Normalistas de Ayotzinapa se llevan cuatro autobuses de pasajeros y dos camionetas

Casi frente a la policía estatal de antimotines, estudiantes de la escuela normal de Ayotzinapa se llevaron cuatro autobuses y dos camionetas de empresas privadas.


Texto: Amapola Periodismo

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

Los normalistas encapuchados llegaron la tarde a la autopista del Sol Cuernavaca_ Acapulco a la altura del kilómetro 272 en donde bloquearon.

En esta misma zona los estudiantes se apropiaron de cuatro autobuses de transporte público foráneo, además de una camioneta de Teléfonos de México y otra unidad de una empresa privada.

Los policías antimotines estatales solo lograron que los normalistas retiraran el bloqueo en la autopista pero no les entregaron los vehículos.

Después los normalistas se retiraron a bordo de las unidades rumbo a las instalaciones de la escuela normal ubicada en Tixtla.

Este sábado, la Asamblea Nacional Popular (ANAP) sesionó en las instalaciones de la normal de Ayotzinapa en la que acordó intensificar movilizaciones para exigir al gobierno de Andrés Manuel López Obrador que les entregue respuestas concretas sobre los resultados de la investigación de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala hace más de siete años.

Durante la reunión en la que participaron los padres de los 43, estudiantes y organizaciones sociales criticaron la actitud del presidente Obrador de tratar de mediatizar el caso para desgastar el movimiento.

Acusaron al presidente de no querer tocar al Ejército Mexicano aún de que existen evidencias de su participación en los hechos de Iguala.

Por eso, los padres, estudiantes y organizaciones van a movilizarse con más dureza en los próximos días.

Te puede interesar: Esfuman en Guerrero 600 millones para Escuelas de Tiempo Completo

Murales por Ayotzinapa: “Fue el Ejército”

En la acción gráfica por Ayotzinapa una brigada de artistas plasmó en las paredes su denuncia por la participación del Ejército Mexicano en la desaparición de los 43 normalistas, hecho que siempre fue denunciado y recientemente confirmado en el tercer informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI)


Texto: Axel Hernández / Ojos de Perro Contra la Impunidad

Fotografía: Axel Hernández y Paola Macedo

26 de abril del 2022

 

“¿Qué quieren hacer qué? ¿Un mural? ¡Ah! ¿Son de Ayotzi? ¡Píntenle!”, les dijo don Vicente, un hombre de la tercera edad, habitante del barrio del Santuario en Tixtla, al grupo de jóvenes que tocó su puerta para preguntarle si podían intervenir una de las paredes exteriores de su casa.

Cruzando la calle, un muro gris va perdiendo terreno ante pinceladas de colores verdes y amarillos que dan vida a un par de iguanas. Los peatones miran con extrañeza a esas personas desconocidas que dibujan letras en la pared mientras un grupo de niños curiosos se acercan a ellos, atraídos por las botellas llenas de pintura y la posibilidad de pintar en los bardas.

La brigada es conformada por artistas urbanos de la Ciudad de México que, junto a estudiantes de la Normal Rural Isidro Burgos, acudieron a diferentes comunidades aledañas de Ayotzinapa, una comunidad del municipio de Tixtla, ubicado en la zona Centro de la entidad a hacer una denuncia a través del arte.

Lo plasmado en las paredes denuncia la participación del Ejército Mexicano en la desaparición de los 43 estudiantes normalistas, hecho que siempre fue denunciado y recientemente confirmado en el tercer informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) publicado hace un mes.

La “Acción Gráfica Fue el Ejército, justicia y verdad Ayotzinapa” se llevó a cabo del 14 al 19 de este abril y contó con la participación de una veintena de personas entre muralistas, artistas gráficos, graffiteros y graffiteras que, armados con brochas, pinceles y botes de pintura, respondieron al llamado de los normalistas para plasmar su rabia y decirle al pueblo tixtleco y al mundo quién, de acuerdo a todas las pruebas existentes, fue el culpable de los hechos del 26 de septiembre del 2014.

Axel Hernández

En las paredes quedaron plasmadas las distintas agresiones que ha vivido la Normal Rural Raúl Isidro Burgos en sus 96 años de historia. La escuela tiene una larga tradición de intervenir sus instalaciones con murales que incluyen mensajes políticos, creados por diferentes artistas en convocatorias surgidas a lo largo de los años.

Sin embargo, esta fue la primera vez en que se planteó trasladar esta práctica a las comunidades. “Salimos de la normal porque creemos que es importante sacar la rabia de los lugares donde normalmente nos concentramos” comenta Hule, integrante del Colectivo 88, una de las organizaciones convocantes a esta actividad.

La pared blanca de don Vicente que hace esquina en las calles Carmen Alcaraz y Acamapixtla, se volvió el lienzo de tres artistas que mezclaron sus técnicas. Con brocha y pincel formaron un paisaje del valle de Tixtla que es contemplado por el rostro de una mujer realizado con aerosol.

Es el rostro de la esposa de Don Vicente, fallecida años atrás, que ahora vuelve a estar presente en el barrio y en el pueblo enarbolando las consignas “Fue el Ejército” y “Nos faltan 43”.

En la contraesquina, los niños curiosos dejaron de ser espectadores para convertirse en pequeños muralistas que sembraron unas coloridas flores en la pared. En esa casa vive la madre de un estudiante que recientemente ingresó a la normal, ella accedió a que intervinieran su casa porque conoce a algunas de las familias que, a siete años, siguen buscando a sus hijos y está consciente de su dolo, pero también de que su lucha sigue vigente. Les pidió a los jóvenes que escribieran la palabra “Justicia” en medio de las iguanas.

Lo sucedido el 26 de septiembre del 2014 en Iguala, es un hecho que ha quedado muy presente en los habitantes de Tixtla ya que varios de los estudiantes desaparecidos vivían en comunidades de este municipio, una de ellas es Omeapa, hogar de Jhosivani Guerrero de la Cruz. También de Emiliano Gaspar de la Cruz y Everardo Rodríguez Bello.

Ahora, en el centro de este pequeño poblado, entre la primaria y la iglesia, existe un espacio rehabilitado mediante el arte para recordarle a todos los que día a día pasan por ahí, que sus paisanos no han sido olvidados.

Fueron los niños y niñas quienes más entusiasmo demostraron, cómo en barrio de El Troncón, donde un grupo de pequeños hicieron una pausa de sus actividades cotidianas y tomaron por asalto varias paredes aledañas al mural.

En Atliaca, una de las brigadas intervino tres muros de la plaza central, en uno de ellos quedó plasmado un pelón con el gesto de rabia tan característico de los normalistas cuando gritan consignas en sus movilizaciones; curiosamente, la fotografía usada por el autor Oner y que rescató de una nota periodística, resultó ser un retrato de Torta, uno de los normalistas que estaba apoyando a los artistas.

A la vuelta de la esquina, en un mural de dos pisos fueron pintados un jaguar y un guerrillero junto a una representación de la ancestral fiesta relacionada al Pozo de Oztotempa, lugar donde según la tradición, habitan los dioses; fueron los niños, después de contarle a los artistas cómo son sus costumbres, quienes dieron origen a la idea de esta obra.

Axel Hernández

De aquí es originario Israel Caballero Sánchez, otro normalista desaparecido desde hace 91 meses al día de hoy. “Atliaco” uno de los sobrevivientes a la llamada “Noche de Iguala” e integrante del Colectivo los Olvidados de Ayotzinapa cree que estos murales son una medio para preservar la memoria de Israel en su lugar de origen, a la par que se reafirma la consigna de vivos se los llevaron y vivos los queremos.

Una vez superada la desconfianza de las comunidades hacia estos jóvenes desconocidos y de aspecto citadino, las personas les ofrecieron agua y alimentos, una muestra de solidaridad que fue gratamente recibida por los acalorados artistas, acostumbrados a los estigmas en contra su arte propios de las zonas urbanas donde viven, que padecen la persecución policial por el carácter ilegal de sus intervenciones en el espacio público.Con el transcurso de los días, la Acción Gráfica se convirtió también en un espacio de encuentro para los artistas con la población de Tixtla.

“Nos dimos cuenta de que somos gente del barrio luchando por los mismos ideales y nos podemos unir con gente de otros lados que igual y no son de barrio, pero son de pueblo, no es igual la lucha, pero es parecida. Luchábamos por los mismos ideales, luchamos por el agua, por el territorio, por recuperar a nuestros compañeros que están desaparecidos.” narra en entrevista Frnrc, integrante del Jonkies Crew, otro de los colectivos participantes.

El encuentro también se vivió entre los mismos artistas, a través de este ejercicio de creación colectiva basado en la solidaridad y la autogestión, pudieron conocer a personas del mismo gremio con las que comparten la convicción de brindarle todo su apoyo a una nueva generación de estudiantes normalistas.

Esta generación mantiene su exigencia de verdad y justicia a la administración del presidente, Andrés Manuel López Obrador. Exigen que cumpla sus compromisos adquiridos en campaña para con el caso Ayotzinapa.

 

Paola Macedo
Paola Macedo
Paola Macedo

Que se investigue al Ejército y la Marina piden estudiantes de Ayotzinapa

Durante la protesta exigieron al gobierno de Guerrero un alto al hostigamiento al impedir que se tomen casetas y vías de cobro


Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Oscar Guerrero

26 de abril del 2022

Chilpancingo

 

Estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa exigieron al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, que se investigue al Ejército Mexicano y la Marina por sus implicaciones en el caso Ayotzinapa.

A siete años y siete meses de los sucesos ocurridos la madrugada del 26 de septiembre, donde desaparecieron 43 estudiantes de Ayotzinapa, organizaciones sociales, y magisteriales reclamaron a López Obrador que a tres años en el gobierno no ha resuelto el caso, ni dado con el paradero de los 43.

La dirigencia estudiantil de la Normal mencionó que continuarán con movilizaciones, marchas y boteos para exigir la presentación con vida de sus 43 compañeros desaparecidos en Iguala.

Reprocharon al presidente López Obrador su nulo interés en investigar al Ejército y a la Marina, “aún cuando ya existen pruebas donde se ve la participación del Ejército y la Marina el presidente los solapa”, denunciaron los estudiantes.

Durante la protesta exigieron al gobierno de Guerrero un alto al hostigamiento al impedir que se tomen casetas y vías de cobro.

Los manifestantes que se concentraron en el antimonumento de los 43, ubicado en la avenida Lázaro Cárdenas, al sur de esta ciudad, acusaron al presidente de que tampoco se ha esclarecido el asesinato de sus tres compañeros la madrugada del 26 de septiembre en Iguala.

En esos hechos del 26 y 27 de septiembre del 2014, hubo seis personas asesinadas a tiros, tres civiles y tres normalistas por parte de un grupo de integrantes del grupo delictivo Guerreros Unidos y policías municipales de Iguala.

“La Fiscalía debe de investigar al Ejército y a la Marina para conocer el paraderos de nuestros compañeros”, dijo uno de los oradores en el mitin.

Exigió también que la Fiscalía General de la República (FGR) integre una carpeta de investigación a los militares del 27 Batallón de Infantería de Iguala por su responsabilidad en los hechos de Iguala como lo cita en su investigación el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI).

En la protesta participaron los normalistas de Ayotzinapa, el grupo de Los Olvidados de Ayotzinapa, el Directorio del Poder Popular (DPP), el Sindicato Unico de Trabajadores del Colegio de Bachilleres (Sutcobach), y el colectivo de familiares de personas desaparecidas Lupita Rodríguez Narciso.

Al término del mitin los estudiantes abordaron el autobús en el que se trasladaron y se retiraron a la una y media de la tarde, no se reportaron incidentes.

 

Normalistas toman caseta de libramiento Chilpancingo y piden cooperación voluntaria

Texto: Redacción

Fotografía: Oscar Guerrero

13 de abril del 2022

Chilpancingo

 

Estudiantes de la escuela normal rural de Ayotzinapa tomaron este miércoles la caseta del libramiento Chilpancingo-Tixtla donde piden una cooperación voluntaria a los automovilistas.

El grupo de jóvenes encapuchados abrieron las plumas de la caseta desde las 9 de la mañana.

Aquí el cobro de peaje a los automovilistas es de 50 pesos.

Se pudo observar que muchos de los automovilistas se rehusaron a pagar la cooperación a los estudiantes.

Según los estudiantes, el dinero que están recabando es para financiar las movilizaciones que realizan ellos para exigir la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala en septiembre del 2014.

En tanto, en la autopista del Sol Cuernavaca-Acapulco, elementos de la Guardia Nacional, Ejército Mexicano y Policías antimotines estatales realizan patrullajes para evitar que en estas vacaciones de semana santa organizaciones sociales, maestros o estudiantes que exigen a la gobernadora morenista Evelyn Salgado Pineda les resuelva sus demandas, cierren esta vía de cuota.

El Secretario General de Gobierno, Ludwing Marcial Reynoso Núñez, reiteró la advertencia que este fin de semana hizo la gobernadora Evelyn Salgado de que ya no se va a permitir que haya bloqueos en la autopista del Sol porque daña la economía de Guerrero.

El pasado viernes 8, más de 200 policías estatales antimotines dirigidos por el coordinador en la zona centro de esta corporación, Ángel Constantino Velázquez impidieron que unos cien normalistas de 9 escuelas cerraran la autopista del Sol a la altura del kilómetro 272. Aquí en jefe policiaco les gritó a los estudiantes (mujeres y hombres) que a partir de ese día ya no va a permitir que se cierre la autopista. «Si ustedes lo hacen van a tener una consecuencia», les advirtió el jefe policiaco a los normalistas que al ver que los agentes armados con toletes y gases lagrimógenos se acercaban a ellos optaron por retirarse. Los jóvenes protestaron ese día porque la gobernadora Evelyn Salgado les incumplió con la entrega de material didáctico y avanzar en el tema de asignación de 300 plazas para maestros. Hasta las 13 horas de este miércoles, los normalistas de Ayotzinapa mantenían tomada la caseta del libramiento Chilpancingo-Tixtla.

 

El Estado miente y solpa a la fuerzas armadas, denuncian padres de los 43

“Nos queda claro a estas alturas que a siete años y seis meses de la busqueda de nuestros hijos, los poderosos han jugado con nuestras esperanzas, nos han mentido sin contemplación mirándonos a los ojos»


Texto: José Miguel Sánchez
Fotografía:
2 de marzo de 2022
Chilpancingo

Madres y padres de los 43 estudiantes desaparecidos de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinpa denunciaron que el Estado continúa mintiendoles y solapando a las fuerzas armadas.

Mediante un pronunciamiento que hicieron público, las madres y padres de los 43, respecto al tercer informe del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), donde se dio a conocer la participación de la Secretaría de Marina (Semar), dijeron que las autoridades continúan mintiendo sobre el caso.

«A las Madres y Padres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa nos queda claro a estas alturas que a siete años y seis meses de la busqueda de nuestros hijos los poderosos han jugado con nuestras esperanzas, nos han mentido sin contemplación mirándonos a los ojos», se lee en el comunicado.

Tambien dijeron estar preocupados por el actuar del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, que por un lado dice tener la volutad política para aclarar el caso, pero mantenga en la impunidad al secretario de la marina, Rafael Ojeda Durán, quien fue comandante de la Octava Región Naval de Acapulco en el momento que se presentaron los hechos en Iguala.

A pesar de que la investigación del GIEI expuso que todos los niveles de seguridad en la entidad estuvieron monitoreando los hechos la noche del 26 de septiembre.

Denunciaon que la Sedena y la Fiscalía General de la República (FGR) siguen sin abrir todos sus archivos y expedientes de los hechos ocurridos en Iguala y los implicados en las tomas de decisión de aquella noche están fuera del alcance de la Ley.

Reprocharon a la Semar que haya tardado ocho años en entregar los vídeos donde se ve como elementos de esa corporación manipulan la escena del crimen en el basurero de Cocula.

Las madres y padres de los 43 dijeron que van a continuar con las actividades para exigir la aparición con vida de sus hijos.

«El que miente una vez miente varias veces y el gobierno nos ha demostrado que sólo se sirve para sí mismo y no para dar justicia al pueblo», finaliza el comunicado.

Ayotzinapa. Vivir infiltrado

La población estudiantil de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, de donde son los 43 estudiantes desaparecidos hace cinco años, ha vivido cercada por la vigilancia policiaca y la infiltración, casi de manera inmediata a su creación en 1929.

¿Vivir infiltrado de quién? Puede ser el Ejército, el Cisen, los partidos políticos, la Secretaría de Educación, según afirman egresados normalistas que estudiaron pensando que convivían con el enemigo. En los últimos ocho años han vivido cercados también por el crimen organizado, indican sus narraciones.

Amapola Periodismo entrevistó a egresados de 17 generaciones, que abarcan 59 años de vida académica, estudiantil y de activismo político. Revelan un hilo conductor: la infiltración como una estrategia de Estado para dividir al movimiento social y desaparecer la institución que sobrevive junto a otras 15 normales rurales, y es de las pocas opciones de educación gratuita en México.

La recomendación que emitió la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), en noviembre del 2018, estableció como motivo de la posible agresión a los normalistas, la infiltración de un grupo del crimen organizado entre los estudiantes. Amapola Periodismo jaló de este hilo: la infiltración, y encontró evidencias de que ésta también sería una modalidad empleada por el Estado.

Dividimos los testimonios en tres grupos: los tres iniciales o históricos a partir de los años 50, los que ocurrieron posterior a la guerrilla de los 70’s, que fueron las décadas de los 80, 90’s, y los testimonios que parten después del año 2000.

Para los egresados históricos, la infiltración comenzó después del movimiento de masas de 1960, que logró derrocar al ex gobernador Raúl Caballero Aburto y la autonomía del Colegio de Guerrero, que se convertiría en la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro); y, durante el inicio de los movimientos guerrilleros de finales de esa década.

Los tres personajes hablan de lo importante que fue el ex normalista de Ayotzinapa y ex guerrillero Lucio Cabañas para la formación política de los estudiantes y cómo se convierte, primero, en un líder estudiantil y después en un líder regional. Más adelante encabezará el Partido de los Pobres, que será un grupo subversivo.

Hacen énfasis en la conciencia social de Lucio y cómo encauzó a los normalistas a involucrarse a las luchas de la época, como el movimiento por la autonomía universitaria. Dejó instaurada la tradición de los círculos de estudio, que consisten en leer autores que hablan sobre socialismo y lucha de clases, como Marx.

César Núñez quien formó parte de la generación 1955-1960, desglosa que: “Ayotzinapa tiene un papel importante en la lucha política de Guerrero a partir de 1960. Los normalistas, encabezados por Lucio, quien en ese año era dirigente de la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM), participaron en el movimiento anticaballerista que pedía la autonomía de la Universidad. Fue fundamental la participación de él y los muchachos”.

Dice que después de eso inició un proceso de cierre de las normales rurales en el país, que eran el principal refugio de la gente del campo, de los pobres. Él coincidió como compañero de Cabañas, pero no se enfiló en la lucha armada, Núñez más bien se formó como un cuadro político y dirigió en Guerrero el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), el partido del actual presidente, Andrés Manuel López Obrador.

Para Núñez, el sello y orientación del normalismo rural, influenciado por su origen cardenista, fue hacia la clase popular. “El normalista rural tenía una identidad con el pueblo y daba todo lo que fuera por la educación. Teníamos una disciplina profunda en ese sentido”.

En este periodo gobernaron México Adolfo Ruiz Cortines y Adolfo López Mateos. Durante esos años en el país ocurrió un movimiento importante de obreros ferrocarriles por incremento salarial y la recuperación del sindicalismo.

También nació el Movimiento Revolucionario Magisterial (MRM), considerado ahora los inicios de la disidencia magisterial en el país, en la que el profesor guerrerense Othón Salazar tuvo la participación más importante.

Otro de nuestros entrevistados es Félix Bautista, de la generación 1956-1962. Él se graduó junto a Cabañas. En su opinión, tras la participación activa de Ayotzinapa, en el movimiento de 1960 que dejó como resultado 17 personas asesinadas, y tras la decisión de su compañero Lucio de tomar las armas, comenzó una época contrainsurgente e inició la infiltración en su normal.

En su periodo fue secretario general de la normal –el cargo más importante de un estudiante, dentro de la organización política de la escuela–, Julián Castillo Navarrete, un primo de Lucio. Él tomó su lugar cuando a Lucio lo nombraron secretario general de la FECSM, organismo que representaba a su escuela a nivel nacional.

“La formación política para nosotros, a cargo antes como ahora del Comité de Organización Política e Ideológica (COPI), era tan importante como la académica.

Se vivía un momento importante fuera de México. Iniciaba la revolución cubana y nos llegaba la información de lo que pasaba También de lo que sucedía en China y en los países de la Unión Soviética, todo lo que tenía que ver con su desarrollo económico, científico y cultural.”, comparte.

Ayotzinapa, dice Bautista ahora de 78 años de edad, siempre estuvo envuelta en la problemática política estatal y del país. “En aquellos tiempos la infiltración política o policiaca del Estado en Ayotzinapa no era como ahora que, se sabe, podrían inscribirse como estudiantes. El Estado tenía todo el control político con Caballero Aburto al frente, entonces no había necesidad de que los agentes policiacos o informantes entraran hasta la Normal”.

El papel de los agentes policiacos, sobre todo de la Policía Judicial, era el de informadores. Eran muy artesanales. Se vestían con guayaberas y mostraban su arma. Se les veía en las plazas públicas, en los mítines, en las marchas. Esa era su estrategia oficial de entonces. Nada de sofisticación. Los equipos de seguridad que acudían a los eventos públicos reportaban lo que ocurría: quién hablaba y qué estaban diciendo. Se usaba mucho.

La infiltración en Ayotzinapa se desarrolló en los años que surgió la insurgencia en Guerrero, que ha tenido diferentes periodos, primero con Lucio Cabañas Barrientos y Genaro Vázquez Rojas, y después con el Ejército Popular Revolucionario (EPR) y el Ejército Revolucionario del Pueblo Insurgente (ERPI). Todo esto ocurrió a partir de 1960, enfatiza.

También de esa generación, Arturo Miranda opina que el gobierno siempre intentó infiltrar a Ayotzinapa. Existe el antecedente de 1941, cuando expulsaron a toda la dirigencia estudiantil y a algunos maestros acusados de agraviar a los símbolos patrios. La cárcel fue su castigo.

En el 2000 fue director de la Normal Rural Emiliano Zapata de Amilcingo, Morelos, otra de las escuelas del corte de Ayotzinapa que sobreviven hasta ahora, en ésta sólo estudian mujeres. Durante ese año se percató que cada vez que hubo un problema interno, agentes policiacos vigilaban la Normal.

“Sé lo que digo. Los agentes de inteligencia militar o de Gobernación me buscaron para que les informara de lo que sucedía. ‘A mí no me mandaron aquí para ser oreja, estoy por un nombramiento de director de la escuela, eso investíguenlo ustedes’”, les dijo.

En el caso de Morelos, detectó a algunas muchachas usando celulares de manera muy discreta. “En esos años no cualquiera podía tener celular, una, por un asunto de dinero y otra, porque la señal era complicada”.

Otro momento en el que confirmó gran interés del gobierno en las normales rurales fue después del asesinato de los normalistas de Ayotzinapa, Gabriel Echeverría de Jesús y Jorge Alexis Herrera Pino, ocurrido en Chilpancingo, en la Autopista del Sol, el 12 de diciembre del 2011.

“El asesinato de estos normalistas es el primero que ocurre en el gobierno de Ángel Aguirre Rivero. Este gobernador ni siquiera concluyó su mandato (2011-2015). Se ve obligado a retirarse en 2014, después de la noche de Iguala en que mataron a tres normalistas más y desaparecieron a otros 43”.

Para Miranda, Aguirre Rivero es uno de los personajes políticos actuales que promovió el cierre de Ayotzinapa. Lo hizo después del asesinato en la Autopista del Sol, con una campaña intensa de odio contra los normalistas. Desde esa fecha, marca un antes y un después para Ayotzinapa.

Los estudiantes de esta Normal que representa la escuela rural mexicana que fortaleció el presidente Lázaro Cárdenas, han vivido con la posibilidad de que el compañero de junto sea el caballo de Troya que busca socavar su organización. Todas las narraciones coinciden en que durante todos estos años han aprendido a lidiar con esa estrategia: para ninguno de ellos es un secreto que sus compañeros, pueda ser un traidor.

Desde los primeros años de su funcionamiento, los normalistas tuvieron que expulsar a compañeros sospechosos, y cerrarle las puertas a un dirigente de izquierda; realizar dobles actividades, protegerse entre miembros del Comité, todo, con la intención de confundir a sus enemigos.

En las generaciones recientes expulsaron a estudiantes con vínculos con el PRI ante la sospecha de pertenecer al crimen organizado. Esta es la vida del normalista de Ayotzinapa, que desde siempre ha sabido el trasfondo de su mal: la desaparición del normalismo rural.

José Ángel Román Espinoza de la generación 2003-2007, quien fue secretario general de 2005-2006, contó como robaron el cerebro de una computadora con toda la información sobre la estructura estudiantil, las carteras que había, las funciones de cada una, cómo se elegían a los integrantes, cómo se tomaban decisiones.

“Nos sentamos a analizar cómo sustrajeron el CPU y llegamos a la conclusión que fue una tarde en que la SEG nos llamó a una reunión a Chilpancingo. Al siguiente año que nosotros egresamos, en 2008, el gobierno abrió otras dos licenciaturas en la Normal, la Licenciatura en Educación Bilingüe y la Licenciatura en Educación Física, por su cuenta, sin que la base estudiantil pidiera que se abrieran”, detalla.

Otro egresado, ya de la generación de 2013, narra cómo su Comité decidió expulsar a tres estudiantes de cuarto año. “Nos dimos cuenta que tenían relaciones con Silvia Ojeda, coordinadora de asesores de la SEG, y con el secretario de ese entonces, José Luis González de la Vega, y también con Héctor Vicario, quien fue diputado por el PRI, y desde siempre cercano al ex gobernador Rubén Figueroa Alcocer”.

Esos chavos que fueron expulsados se oponían a las acciones del Comité, retaban sus indicaciones, tomaban alcohol en las instalaciones y vendían drogas, inclusive, se sabía que andaban armados, por lo menos a uno se le vio portando una pistola nueve milímetros.

A cada egresado se le aplicó una encuesta de 10 preguntas, cuyas respuestas tejen estos testimonios que reflejan a los actores detrás de la vigilancia e infiltración a Ayotzinapa, casi todos asociados a las instituciones de manera directa o indirecta.

Queremos aclararle a nuestros lectores, que de las generaciones de la década de los setentas no conseguimos ningún testimonio, pero sí confirmamos que fue la época más dura a de vigilancia policiaca en la Normal, a través de otros egresados.

Muchos de nuestros entrevistados decidieron no declarar con su nombre, y esto no implica que haya un anonimato, sino confidencialidad: como equipo tenemos la certeza de que formaron parte de la estructura estudiantil de Ayotzinapa, y sus voces son importantes para explicar la infiltración; sin embargo, en un contexto de violencia compleja, prefieren no revelar su identidad.

Con sus narraciones, los egresados nos permiten ingresar a las entrañas de una normal que ha sido reprimida casi desde su creación. Abrir las puertas a su organización política, a comprender la némesis del conflicto en una línea del tiempo reveladora: casi en ningún año desde su creación han dejado de navegar a la par de la organización y la academia.

Una generación entrevistada inició su educación, en pleno triunfo del presidente López Obrador. En un contexto estatal de crispación social. A tres años del gobierno del priista, Héctor Astudillo Flores, y ante el triunfo de la perredista Erika Alcaraz, identificada como gente del diputado Bernardo Ortega Jiménez, cuya familia es acusada de conformar el grupo local del crimen organizado más fuerte de los municipios: Zitlala, José Joaquín Herrera, Chilapa y Tixtla, de donde son varios normalistas.

Los 17 testimonios con los que construimos nuestra hipótesis, se pueden consultar ampliamente de manera unitaria en nuestro micrositio.

 

En Ayotzinapa hay que investigar hasta las cabezas del gobierno: GIEI

Ángela María Buitrago, la exfiscal colombiana integrante del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, dice en entrevista con Momentum que autoridades civiles y militares tuvieron informes que pudieron conducirles a los lugares en los que estuvieron los 43 estudiantes horas después de su desaparición


Texto: Pie de Página

Fotografía: José Luis de la Cruz (Archivo)

30 de marzo de 2022

 

El acceso a documentos que mantuvieron bajo reserva Ejército y Marina durante siete años ha dejado constancia de que, en su momento, autoridades civiles y militares tuvieron información que pudo haberlos conducido a los sitios a los que fueron trasladados los 43 estudiantes de la normal Isidro Burgos.

El día después de haber presentado un tercer informe del caso Ayotzinapa, Angela María Buitrago, exfiscal colombiana e integrante del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), ha ofrecido un larga entrevista a los periodistas Ernesto Ledesma y Alberto Nájar, en el programa Momentum, de Rompeviento TV y Pie de Página.

“Es un camino que apenas comienza, sabiendo que había información desde hace siete años que podía conducir a lugares o los lugares a donde fueron llevados [los estudiantes]. Desde ahí, la conclusión categórica es que esto incide en paradero, incide en autoridades, incide en responsables, incide en acciones”, ha declarado Buitrago.

En esta tercera vuelta, el GIEI hizo revelaciones que colocan al Estado mexicano en una encrucijada. La más notable de ellas da cuenta de la participación activa de elementos de la Marina, quienes no solo parecen haber manipulado uno de los escenarios del crimen, sino que tomaron parte en detenciones y torturas.

“Esto nos lleva indiscutiblemente a que nosotros empecemos a preguntar qué otras actividades hizo la Marina”, dijo Buitrago.

La integrante del GIEI ha sugerido durante la entrevista que el futuro de la información que se ha llegado a conocer, aunque tardío, permitirá revelar elementos fundamentales en una investigación de enorme complejidad como esta.

“En el punto fundamental de cómo cambia [el curso de la investigación] diría que incide en los bueno, incide en lo malo y desde ese punto de vista, si nosotros llegáramos a saber en esa incidencia, por ejemplo lo que a sabemos, que hay comunicaciones en donde el crimen organizado directamente estaba diciendo que tiene a los muchachos en un lugar, pues es una incidencia que debía haber salido hace siete años, porque también da pistas sobre los comportamientos desplegados, los partícipes, los lugares donde fueron llevados los estudiantes, que se ignoraron durante la investigación desde hace siete años”.

La incidencia negativa, añade Buitrago, radica en la “simulación, ocultamiento, desviación, que también incide en los resultados de la investigación y que hacían parte de la desaparición y de un delito de ejecución permanente como tal”.

Ledesma y Nájar formulan una pregunta obligada: hasta dónde llega la cadena de mando en la trama de la desaparición.

“En esta clase de delitos de lesa humanidad-responde Buitrago, llega hasta el máximo ente y jerarquía. En esta investigación de graves violaciones a los derechos humanos, debe investigarse a todos los que participaron, omitieron, conocieron y realizaron acciones. Desde ese punto de vista, podría contestar que hay que hacer las investigaciones con respecto a todos, sin excluir ni siquiera a las cabezas de gobierno”.

Este texto es propiedad de Pie de Página y lo reproducimos como parte de la Alianza de medios de la Red de Periodistas de a Pie

Ayotzinapa: bloquean Autopista del Sol como respuesta a tercer informe del GIEI

“Por qué hasta ahora este gobierno nos dice que la Marina al igual que el Ejército participaron en la desaparición de nuestros compañeros y no desde un principio”


Texto: Jesús Guerrero

Fotografía: Oscar Guerrero

30 de marzo del 2022

Chilpancingo

 

Con gritos de exigencia por la presentación con vida de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala, estudiantes de Ayotzinapa bloquean la Autopista del Sol Cuernavaca-Acapulco a la altura del Parador del Marqués, al sur de la ciudad.

En el mitin, uno de los normalistas dijo que con el informe que presentó este lunes el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI), a siete años seis meses de los hecho, en el que se da a conocer la participación de la Marina se comprueba una vez más que fue el Estado el que perpetró esta acción.

“Por qué hasta ahora este gobierno nos dice que la Marina al igual que el Ejército participaron en la desaparición de nuestros compañeros y no desde un principio”, preguntó el estudiante.

Los normalistas cerraron la vía de cuota el en kilómetro 272.

En el intervalos de 15 minutos los estudiantes dan paso libre en los dos carriles.

“Esta cuarta transformación que encabeza el presidente Obrador, aquí en Guerrero Evelyn Salgado, no han beneficiado al pueblo”, señaló un estudiante a través de un micrófono del aparato de sonido.

El normalista exigió que sea detenido el ex presidente Enrique Peña Nieto así como al ex Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam.

“Si en verdad el presidente Obrador quiere hacer justicia que ordene la detención de Peña Nieto y a los altos mandos del Ejército y La Marina”, dijo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ayotzinapa: José Rafael Ojeda, secretario de Marina con la 4T, era mando naval cuando ocurrió la desaparición de los 43

El actual secretario de la Marina, Rafael Ojeda Durán, estuvo al frente de la comandancia de la Octava Región Naval con sede en Acapulco hasta enero del 2015 y recibió de parte del defenestrado ex gobernador, Ángel Aguirre, diez camionetas para patrullajes del operativo Guerrero Seguro


Texto: Jesús Guerrero

Fotografía: Internet

29 de marzo del 2022

Chilpancingo

 

El almirante José Rafael Ojeda Durán, secretario de la Marina del gobierno de Andrés Manuel López Obrador, era mando naval en el tiempo que ocurrieron los hechos en Iguala la noche del 26 y madrugada del 27 de septiembre del 2014 cuando fueron desaparecidos los 43 normalistas de Ayotzinapa.

En ese entonces, Ojeda Durán, era comandante de la Octava Región Naval con sede en Acapulco, la base más importante en estado de la Secretaría de Marina.

En el informe que dieron a conocer este lunes los integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) señalaron que un grupo de marinos habrían participado en la manipulación del basurero de Cocula y que en eso se basó el entonces titular de la Procuraduría General de la República (PGR), Jesús Murillo Karam para sacar su «verdad histórica».

Para Murillo, el destino final de los 43 normalistas fue en el basurero de Cocula en donde según él, fueron incinerados.

Después que los integrantes de los integrantes del GIEI dieron a conocer su informe dijeron que también la Marina habría participado en la manipulación en el basurero de Cocula, el presidente Andrés Manuel López Obrador, aseguró en su conferencia mañanera que se investiga a los marinos y que incluso ya rindieron sus declaraciones.

Dijo que entre los que ya rindieron su declaración está un almirante pero no dio más detalles.

En el informe de los expertos del GIEI mostraron videos entregados por la Secretaría de Marina donde el día del anuncio, que hizo el procurador de la República, Jesús Murillo, de que en ese basurero habían sido incinerados los 43 normalistas, un grupo de marinos sacaron tres bultos de un vehículo, cuyo contenido se desconoce, e hicieron un fuego que luego quedó apagado.

Luego se ve a personas agarrar y tirar cosas en lo más profundo de la hondanada.
La Secretaría de la Marina no explicó a los expertos independientes sobre esa actividad.

El actual secretario de la Marina, Rafael Ojeda Durán, estuvo al frente de la comandancia de la Octava Región Naval con sede en Acapulco hasta enero del 2015 y fue relevado por el también almirante Ángel Enrique Sarmiento quien fue subsecretario de la Marina en el gobierno de Enrique Peña Nieto.

El 16 de octubre del 2013, un año antes de los hechos de Iguala, el entonces gobernador Ángel Aguirre Rivero le entregó diez camionetas a la Octava comandancia que dirigía el almirante Rafael Ojeda Durán.

Las diez camionetas eran para ser utilizadas en los patrullajes de seguridad del operativo Guerrero Seguro.

Cuando Aguirre Rivero, acusado por su omisión de los hechos de Iguala de la noche del 26 de septiembre del 2014, era gobernador de Guerrero eran cotidianas las reuniones que tenía con el almirante Rafael Ojeda Durán.

En el 2018 durante el gobierno del priísta Héctor Astudillo, este le entregó otras cinco camionetas marca Dodge Ram a la Octava Región Naval.

La Subsecretaría de Administración de Control Patrimonial y Vehicular de la Secretaría de Administración y Finanzas del Estado, informa que esas cinco camionetas siguen en poder de la Octava Región Naval.

 

Te puede interesar: Acusan padres de los 43 a López Obrador, Marina y Ejército de ocultar información

Acusan padres de los 43 a López Obrador, Marina y Ejército de ocultar información

A partir de este montaje jurídico no se pudo explorar otras líneas de investigación, por lo menos durante cinco años, antes del actual gobierno federal, y no hubo línea de investigación adicional que se pudiera seguir, porque siempre se luchó para desmontar el escenario de la “Verdad Histórica”


Texto: Beatriz García

Fotografía: Tlachinollan

29 de marzo del 2022

Chilpancingo

 

Los padres y madres de los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa lamentaron que durante los tres años que lleva al frente del gobierno el presidente, Andrés Manuel López Obrador, tanto el Ejército como la Marina incumplieron con dar información sobre la desaparición de sus hijos.

Después de que el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) revelara la participación de elementos de la Secretaría de Marina en la construcción de la “Verdad histórica” que anunció el ex procurador, Jesús Murillo Karam, durante el sexenio de Enrique

Peña Nieto, los padres exigieron una nueva investigación a la cadena de mando que ordenó el montaje jurídico que impide conocer la verdad.

El abogado de los padres y madres de los 43, Vidulfo Rosales Sierra, señaló que después de que la llamada “verdad histórica” quedara sepultada, con la presentación del tercer informe del GIEI, lo que prosigue es dar con el paradero de los estudiantes desaparecidos y que pasó ese 26 y 27 de septiembre del 2014.También exigió investigación puntual a los marinos que participaron en esta construcción.

Ayer lunes el grupo de expertos dejaron clara la simulación de las autoridades durante la conferencia informativa que encabezó la entonces Procuraduría General de la República (PGR), ahora Fiscalía, el 27 de octubre del 2014, cuando informaron sobre la verdad histórica que indicaba que la mayoría de los 43 estudiantes habían sido incinerados en el basurero de Cocula, un municipio contiguo a Iguala, donde ocurrieron los hechos.

Después de las investigaciones siguieron con manipulación de pruebas, falsificación de documentos y fue evidente participación de efectivos de la Marina, sobre esta última intervención, los expertos mostraron un video.

Este martes, los familiares de los estudiantes desaparecidos dieron una conferencia de prensa en las instalaciones del Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, en la Ciudad de México, para a dar a conocer su postura respecto al informe, que un día anterior adelantaron que lo hacían suyo.

El abogado de los 43 sostuvo que hay indignación por todo este proceso de investigación “turbio”, que no contribuye al esclarecimiento de la verdad, y que queda claro que hubo manipulación de la escena del basurero de Cocula, donde se supone incineraron a los normalistas –versión que se echó abajo con las nuevas investigaciones del GIEI-.

Para el abogado, esta manipulación que encontró el GIEI, tuvo como objetivo ensuciar el proceso de investigación y ocultar la verdad. A partir de este montaje jurídico no se pudo explorar otras líneas de investigación, por lo menos durante cinco años, antes del actual gobierno federal, y no hubo línea de investigación adicional que se pudiera seguir, porque siempre se luchó para desmontar el escenario de la “verdad histórica”.

El abogado se preguntó cuál es el motivo y las razones para que las fuerzas castrenses negaran información, primero durante el gobierno pasado encabezado por Enrique Peña Nieto, y en este gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador siguieron la misma ruta.

El 3 de diciembre del 2018 López Obrador junto con otro funcionarios federales, entre ellos el secretario de la Defensa Nacional, Luis Crescencio Sandoval González y el secretario de la Marina, José Rafael Ojeda Durán firmaron el Decreto Presidencial para el Acceso a la Verdad del caso Ayotzinapa, donde se comprometían todas las autoridades a colaborar en el marco de su competencia en las investigaciones.

Pero no pasó nada, siguieron negado información agregó Rosales Sierra.

“El ministerio público hoy en día está teniendo dificultades para dar cauce jurídico a la información que tuvimos ayer del GIEI, porque una cosa es que se le entregue al GIEI otra es que se haga la diligencia concreta para fincar responsabilidad, ahí en las diligencias está habiendo reticencias del Ejército mexicano, las fuerzas armadas, para coadyuvar con la investigación”, lamentó el defensor.

Al principio, los padres y madres, y el abogado, confiaron en las fuerzas armadas, incluso acudieron al Batallón 27 de Infantería en Iguala y les permitieron la entrada, pero no encontraron nada, y otras veces más se reunieron con militares. Ahora dan cuenta de “una actuación sucia de las fuerzas armadas que nada contribuye al esclarecimiento de los hechos”, dijo el abogado.

Mario González, padre de César Emmanuel González Hernández, dijo que junto con sus compañeros están “encabronados”, porque pasaron tres años y el decreto presidencial

del que habló el presidente no se cumplió, porque no se entregó información en su momento y eso retrasa la investigación para dar con sus hijos.

“Como no estar enojados si no sabemos de nuestros hijos y no estoy hablando de las instituciones pasadas, hablo de estos mandos que prometieron llegar a la verdad, que jugaron con nosotros, que lo único que querían era la fotografía, que es lo que está pasando ¿por qué la manipulación tan cruel que se ve en el video, señor presidente?”, reclamó el padre de César Emmanuel.

Clemente Rodríguez Moreno, padre de Christian Rodríguez Telumbre de quien fue hallado un resto óseo, reprochó que en este país los pobres no tienen justicia, que esta se vende al

mejor postor y ahora confirman que tenían motivos para señalar a las fuerzas armadas en México y que estaban involucrados en la desaparición de sus hijos.

Emiliano Navarrete, padre de José Ángel Navarrete, exigió que las investigaciones sigan su curso, que lleguen a actores políticos como al ex presidente Peña, porque le da coraje que en las instituciones del gobierno federal se sigue guardando información, qué seguramente tienen más.

“No vamos a rendirnos hasta saber la verdad, ellos son los que se robaron la juventud de los 43”, sentenció.

Cristina Bautista, madre de Benjamín Ascencio Bautista, demandó al presidente de la República una reunión con sus compañeros de lucha y él, porque desde el año pasado fue la última vez que los recibió, porque tienen muchas cosas de que hablar después del informe del GIEI, porque además se debe abrir una carpeta de investigación hacia el Ejército porque hay obstáculos que impiden alcanzar la verdad.

Los padres, madres y defensores de derechos humanos al unísono hicieron pase de lista de los 43 y gritaron “¡Justicia” y “¡Fue el estado!”.

 

Se investiga a la Marina por caso Ayotzinapa, asegura AMLO

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: José Luis de la Cruz / Archivo

29 de marzo de 2022

Chilpancingo 

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, dijo en su conferencia matutina de este martes, que un almirante de la Secretaría de Marina y otros elementos ya declararon ante la Fiscalía General de la República (FGR) por el caso Ayotzinapa.

En el informe que dio el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) señala que la Marina manipuló las evidencias en el basurero de Cocula en donde según la entonces PGR, fueron incinerados los 43 normalistas de Ayotzinapa después que fueron desaparecidos en Iguala la noche y madrugada del 26 y 27 de septiembre del 2014.

Esto, luego que ayer el GIEI reveló en su tercer informe sobre los estudiantes grabaciones en video donde se aprecia a elementos de la Marina alterando el lugar donde después se hallaron restos de los jóvenes.

El presidente explicó que el GIEI le mostró la nueva evidencia a la par que se pidió que fueran indagados los jefes de la Marina y a un almirante, de los cuales no se dieron mayores detalles.

“Yo ya vi esos videos y los que participaron alterando pruebas ya declararon a la FGR, sobre todo un almirante de la Marina, que fue el que estuvo a cargo”, dijo López Obrador.

El presidente se negó a dar más detalles, según él, porque la investigación continua en curso.

El día de ayer el GIEI presentó su tercer informe sobre el caso Ayotzinapa, y señaló que un mes después de la desaparición de los estudiantes, el 26 y 27 de septiembre de 2014, los elementos de la Marina, acudieron en dos vehículos oficiales al basurero de Cocula, lugar donde según la entonces PGR fueron asesinados e incinerados los normalistas, y manipularon bultos blancos, de los que se desconoce su contenido, y encendieron una hoguera.

El informe presentado este lunes por integrantes del GIEI en donde estuvieron presentes los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, se informó que antes de los sucesos del 26 de septiembre del 2014 el Ejército México infiltró a dos de sus elementos en la escuela normal como infiltrados para que recabaran información se supone que de las actividades que los estudiantes realizaban.

Uno de los infiltrados era un normalistas de primer año que desapareció junto con los otros 42 estudiantes la noche del 26.

A las once de la mañana los padres darán una conferencia de prensa en la Ciudad de México.

Te puede interesar: Evelyn le dice a coordinadores de la CRAC que no puede frenar consulta indígena

GIEI: participa la Marina en la manipulación de la investigación de Ayotzinapa

“Significa simulación en el momento de los hechos de ocurrencia de la desaparición de los 43, en el momento de la iniciación de la investigación por todas las autoridades en octubre del 2014, y en el momento en que se inicia la investigación de la PGR”


Texto: Beatriz García

Fotografía: Tlachinollan 

28 de marzo del 2022

Chilpancingo

 

Integrantes del Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) revelaron un nuevo video que evidencia que efectivos de la Secretaría de Marina participaron en la manipulación de pruebas en el basurero de Cocula, que sustentó “la verdad histórica” sobre la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

Este lunes los integrantes del GIEI dieron a conocer su tercer informe sobre la investigación del caso Ayotzinapa, como parte de la recomendación: MC/409/14 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

El GIEI es un mecanismo de la CIDH con autonomía e independencia de gestión para coadyuvar en los hechos bajo los más altos estándares internacionales de derechos humanos.

La integrante de este organismo internacional, Claudia Paz y Paz expuso que hay información falsa que se ha ocultado al GIEI; por ejemplo, que el Ejército controlaba el Centro de Comando, Control, Comunicaciones y Cómputo (C4), que hubo investigaciones paralelas también por autoridades militares a las que todavía no han tenido acceso, como la de que algunos integrantes del 27 Batallón con sede en Iguala acudieron barandilla de la policía municipal confirmándose que de ese lugar fueron sustraídos los estudiantes.

En su intervención, Ángela Buitrago, otra de las expertas del GIEI, expuso que, en este tercer informe en el capítulo de simulación, tiene tres momentos dentro de este recorrido histórico.

“Significa simulación en el momento de los hechos de ocurrencia de la desaparición de los 43, en el momento de la iniciación de la investigación por todas las autoridades en octubre del 2014, y en el momento en que se inicia la investigación de la PGR”, dijo.

También, que las autoridades omitieron y cambiaron información para ocultar lo que sabían, para simular que no conocían el paradero de los estudiantes, que no conocían de la detención y desaparición y que desconocían sobre la violencia en Guerrero, principalmente en Iguala.

Sobre las actividades de investigación que inician en octubre 2014, dijo, el primer ejemplo de simulación, es la decisión de captura de personas como posibles responsables y a partir de esas detenciones se elabora una versión de los hechos, donde la verdad se perdió, pero que se está en tiempo para recuperarla. El derecho de la no repetición se negó y la reparación será compleja.

En este segundo momento que menciona la experta, hay aspectos que se tienen que recordar en la investigación, la que inició a partir del 27 de septiembre, de manera tardía, en la zona local de Guerrero y después atraída por la entonces Procuraduría General de la República.

Afirmó que parte de esas simulaciones fueron las construcciones de llamadas ficticias creadas por funcionarios.

Informó que también se encontró que hay simulaciones en las fechas de captura de los detenidos, en los lugares y en las formas en que estas se llevaron a cabo.

En el tercer momento que señalaron los expertos, Ángela Buitrago comentó que las tarjetas informativas de las policías de todos los niveles y las bitácoras eran falsas, incluso se cambiaron las placas de las patrullas que participaron en los hechos.

“Actas de la diligencia de la PGR que son completamente falsas que por esta razón se iniciaron las judicializaciones contra los Agentes del Ministerio Público y las personas que firmaron esas actas”, destacó la experta durante el informe en donde estuvieron los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

El mayor caso de simulación de la investigación ocurre a partir de octubre y noviembre del 2015 que derivó en actos de tortura, contra los presuntos responsables, las reconstrucciones de los hechos y obtención de información que perjudicó ampliamente la investigación, añadió.

Mencionó que otro acto de simulación fue el basurero de Cocula que se estableció como el destino final de los 43 normalistas de Ayotzinapa muriendo incinerados.

La experta señaló que existen documentos oficiales que antes del 26 de octubre del 2014-un mes después de la desaparición de los 43- el Ejército visitó el basurero de Cocula y no encontró nada, pero posterior al 27 de octubre este lugar se transformó y se reporta el hallazgo de restos.

Dijo que en esa diligencia cerca de 40 personas recorrieron el basurero desde las 6:30 de la mañana a las 11 de la mañana.

Sin embargo, dicha información que se recobró ahora y que se desconoció por casi siete años, no fue entregada a los elementos de peritos del Equipo de Antropología Forense (EAF) cuando entran a hacer la verificación del basurero de Cocula.

Otra de las irregularidades de estas indagaciones es de que en el acta ministerial del río San Juan, en donde halló un fragmento del estudiante Alexander Mora, es falsa porque la Agente del Ministerio Público Federal (AMPF) que la firma no estuvo en el lugar ni tampoco presenció hechos que llevo a la judicialización.

Durante la presentación del informe, Ángela Buitrago expuso varios videos tomados por un drone de La Marina el 27 de octubre del 2014 sobre el basurero de Cocula y el Río San Juan.

El 12 de noviembre del 2021, el GIEI, tuvo acceso a los archivos de la Marina, como lo solicitaron en reiteradas ocasiones, con esto los expertos obtuvieron documentos confidenciales, archivados como secretos, que hacen referencia a algunas actuaciones de la Marina, especialmente los días 26 y 27 de octubre del 2014, en el basurero de Cocula y en el río San Juan.

“El GIEI encontró y analizó especialmente un video del día 27 de octubre del 2014 en el que se recogen actividades realizadas por la Marina hasta ahora desconocidas, y que no constan en ninguna parte del expediente de investigación de la PGR”, dice el informe del GIEI.

Los peritos concluyeron que un grupo de alrededor de 12 personas, presumiblemente elementos de la Secretaría de Marina, participaron al menos de 6:39 de la mañana hasta la llegada de la comitiva del entonces procurador Jesús Murillo Karam, en una acción de la que no existe registro alguno, información previa ni constancia de su realización en la averiguación e investigación del basurero de Cocula.

Los elementos de la Marina manipularon tres “bultos” que sacan de dos camionetas, en la parte alta del basurero. Posteriormente un grupo de elementos de la Marina descienden al fondo de la hondonada del basurero, mientras encienden fuego, en el inicio de la pendiente.

Poco después esos bultos desaparecieron. Mientras tanto un grupo de marinos deambula por la zona baja de la hondonada del basurero, en la zona donde se señaló posteriormente que se habría dado la hoguera y quema de los estudiantes, según la versión oficial, indica el informe presentado este lunes por los expertos del GIEI.

 

Te puede interesar: Justicia comunitaria: sentencian a 25 años de trabajos comunitarios a feminicida