Firma Evelyn decreto de reforma para despenalizar aborto en Guerrero

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Amílcar Juárez

20 de mayo de 2022

Chilpancingo

 

En su edición de este viernes el Periódico Oficial de Guerrero publicó la reforma al Código Penal que contempla la interrupción del embarazo hasta con 12 semanas de gestación.

Dicha reforma que aprobó este martes 17 de mayo el Congreso local se convirtió en ley ya entra en vigor al publicarse en el Periódico Oficial del Gobierno estatal.

El decreto que es firmado por la gobernadora, Evelyn Salgado Pineda, se lee, “Decreto número 180 por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones del Código Penal para el estado libre y soberano de guerrero, número 499, en materia de aborto”.

En la publicación se explica que con la reforma al Código Penal del estado se reformaron los artículos 154, 155,  156, 157 y el 159 de dicho Código.

De acuerdo con los antecedentes de la iniciativa y que están publicados en el Periódico Oficial  la reforma a los artículos del Código Penal es para armonizarse con la Ley General de Salud, la Ley General de Víctimas y la NOM-046 de Violencia Familiar, Sexual y contra las Mujeres.

También explica que dichas reformas formaron parte de una sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) donde determinó inconstitucional sancionar penalmente a la mujer o persona gestante que decide interrumpir su embarazo, además de una serie de recomendaciones derivadas de las dos alertas de género que emitió la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM).

Con la publicación del decreto en el Periódico Oficial  el aborto deja de ser un delito y la mujer que decida practicárselo antes de las 12 semanas de gestación podrá hacerlo sin necesidad de presentar una denuncia por violación ante la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común (AMPFC).

Este martes durante la sesión del Congreso que debatían sobre esta reforma al Código Penal, grupos religiosos de Provida, dijeron que esperaban que la gobernadora Evelyn Salgado Pineda no firmara el decreto para despenalizar el aborto.

Con la reforma al Código Penal, Guerrero se convierte en el octavo esta del país en despenalizar el aborto, detrás de la Ciudad de México, Oaxaca, Veracruz, Hidalgo, Baja California y Colima.

Médicos: «Queremos trabajar en estados, pero necesitamos seguridad»

En lo individual y agrupados en colectivos, médicos señalan que, contrario a lo que dice el presidente López Obrador, sí están dispuestos a trabajar en comunidades lejanas, pero piden garantías de seguridad para su día a día.


Texto: Samedi Aguirre, Manu Ureste y Andrea Vega / Animal Político

Fotografía: José Luis de la Cruz / Archivo 

20 de mayo de 2022

 

“¿Qué se necesita para que los médicos queramos trabajar en las zonas rurales? Para empezar, que no nos maten”.

La respuesta tajante la da Nora, una doctora que estudió la especialidad en el Hospital Universitario de su ciudad, del que prefiere no dar detalles, así como tampoco de su identidad, para evitar posibles represalias laborales.

Poco antes de terminar su especialidad, se enteró de que había tres plazas en un hospital de una pequeña localidad ubicada en el norte del país. Se trataba de unas de las más de 2 mil 600 plazas que, según datos del IMSS Bienestar, quedaban vacantes para médicos especialistas. Antes de acceder a una plaza de ese tipo, Nora explica que tuvo que acudir a un sorteo anual, donde los médicos egresados de programas educativos del IMSS tienen preferencia. Pero, aun así, la mujer dice que no le importó, pues la plaza que quería estaba en un estado muy poco demandado por los médicos: Tamaulipas.

“Al ser tierra del narco, nadie quería venir para acá. Por eso, el hospital llevaba años sin que un médico llegara a trabajar”, expone.

Sin embargo, pese a cumplir con todos los requisitos, y pese a la escasa demanda en ese centro médico, el resultado no fue el que Nora esperaba: “Aunque yo tenía el certificado del Consejo de Medicina Interna, no me quisieron dar la plaza porque decían que no era egresada del IMSS”.

Finalmente, ante la falta de médicos y la necesidad latente de personal, la directora del hospital tamaulipeco tuvo que saltar por encima de la burocracia e intercedió por Nora ante el sindicato. Y fue así como empezó a trabajar, aunque con un contrato tipo 08, es decir, un contrato que se debe renovar cada 15 días, que por ello no genera antigüedad y que no ofrece ningún tipo de prestación, además de que la paga no está garantizada.

“Yo sí me salí de mi ciudad para trabajar en las comunidades, pero, aun así, no me querían dar la base”, dice Nora, quien asegura que, al contrario de lo expresado por el presidente Andrés Manuel López Obrador, cuando el pasado 16 de mayo justificó la reciente contratación de 500 médicos cubanos diciendo que los especialistas mexicanos no quieren ir a las zonas serranas a trabajar, sí hay doctores que, como ella, están dispuestos a ir a zonas alejadas de las grandes urbes, a pesar del enorme reto que supone para ellos en todos los niveles, tanto económicos como de seguridad.

Nora recalca que sabe muy bien de lo que habla, pues realizó sus prácticas como pasante en la sierra, también en el norte del país. “Sí queremos trabajar en zonas rurales, pero necesitamos seguridad, que no nos maten”, insiste. “A mí, por ejemplo, me amenazaron con machetearme, y nadie está ahí para cuidarte. Además, yo tenía que cubrir mi traslado a la sierra, mi alimentación, y no había medicamentos. Tenías tú que pedírselos a los pacientes”.

No es la única que decidió alzar la voz. Otro ejemplo es la iniciativa #AquíEstamos, a la que se sumaron organizaciones como Nosotrxs. Dicha iniciativa, que surgió en protesta por las declaraciones del presidente y la contratación de 500 médicos cubanos, suma más de 2 mil testimonios recabados en una base de datos a la que Animal Político tuvo acceso.

Otro ejemplo es el testimonio de Samuel, médico especialista en neurología pediátrica, quien, al igual que Nora, expone que “un gran problema” que enfrentan los médicos a diario es la inseguridad que se vive en múltiples puntos del país, especialmente en las zonas más remotas y alejadas, donde el crimen organizado domina el terreno.

“Nos enfrentamos a zonas de extrema carencia y donde la gente es muy agresiva”, dice Samuel. A él, por ejemplo, lo mandaron durante su especialidad a una comunidad de Veracruz. Ahí, sin apenas medicinas ni recursos para atender a la población, un día se le presentó una urgencia: había que trasladar a un recién nacido a un hospital con personal especializado y que tuviera los insumos necesarios.

El padre del niño se negó y lo amenazó para que lo atendiera ahí mismo. Por su seguridad, Samuel tuvo que ser retirado de inmediato de ese centro y fue trasladado a otro lugar en Michoacán, otro estado con altos niveles de violencia.

“Mi primer día fue una balacera”

Al margen de los testimonios de la base de #AquíEstamos, Animal Político entrevistó a otros doctores, que coinciden en señalar que las condiciones de inseguridad y de falta de recursos son una constante que enfrentan a diario.

‘Alicia’, quien pidió ser identificada con un pseudónimo, narra que, en su primer día como médica pasante en San José del Rincón, en la delicada zona limítrofe entre el Estado de México y Michoacán —donde el Cártel Jalisco Nueva Generación y La Familia Michoacana se disputan el control—, el recibimiento que tuvo le metió miedo.

“Mi primer día fue una balacera”, recuerda aún con una risa nerviosa.

Después, una vez cumplida su pasantía, comenzó a trabajar como médica general en otra clínica de una comunidad, también en la zona limítrofe con Michoacán. Y su situación, asegura, no ha mejorado mucho.

“Una vez estaba atendiendo a un hombre que llegó herido, cuando se metieron a la fuerza a la clínica otros hombres. Y claro, ahí no tenemos seguridad ni nada. Y pues no sabes si son familiares o si son de los contrarios que vienen a rematar a esa persona. El caso es que me dijeron: ‘Si no lo salvas, ahora vienen todos los demás a por ti’”.

En cuanto a las condiciones en las que trabaja, la doctora asegura que el lugar donde despacha “es una unidad que se está cayendo a pedazos”.

“Tratas de hablar y de negociar con la misma comunidad, pero la gente no tiene dinero, ni tampoco la intención de remodelarla. De hecho, el mismo municipio te dice: ‘Tú tienes que traer tu computadora, tu impresora y hasta las hojas’”. Y todo, hace hincapié ‘Alicia’, por un salario de apenas 3 mil pesos y un contrato que tampoco genera antigüedad.

“Nosotros nos estamos jugando la vida, literal, por ayudar en las comunidades, y con un sueldo muy bajo. Por eso hay una gran indignación cuando escuchamos que quieren traer a médicos cubanos, a los que, además, les darán sus prestaciones”, asegura ‘Alicia’. “¿Quién va a garantizar la seguridad de esos médicos cubanos, cuando a nosotros nadie nos cuida?”.

No faltan médicos, sino mejores salarios

“No sé cómo van a meter a esa zona a los cubanos”, dice ‘Ángela’, doctora especialista en el Hospital de Alta Especialidad de Veracruz, y a la que también se le modificó el nombre. “Porque los van a llevar a zonas sin condiciones y sin seguridad. Y, además, quién sabe lo que les vayan a pagar, porque a los pasantes mexicanos les dan 2 mil pesos míseros por arriesgar su vida”.

Para ‘Ángela’, contrario a lo dicho por el presidente, el problema no es la falta de médicos ni de doctores que quieran ir a trabajar a las comunidades más alejadas y vulnerables. “El problema son los salarios tan bajos. El problema es que, deja tú las clínicas rurales, los hospitales, incluyendo el mío, que se supone que es de primer nivel, se están cayendo a pedazos, y que no hay medicamentos ni insumos básicos con los que atender a la gente”.

“No es posible, por ejemplo, que un neuropediatra esté cobrando 8 mil pesos quincenales. Y que de contrato no te ofrezcan base, ni nada. Por eso, luego de estudiar tanto, y de arriesgar tanto tu vida, muchos doctores ya no se avientan a jugársela. Y si te ofrecen irte a un pueblito, pues menos, porque la inseguridad es terrible, y por supuesto que nadie se la rifa por una beca de 2 mil pesos”, agrega.

Sobre los salarios, de acuerdo con el último informe de la OCDE, mientras en otros países la remuneración para médicos especialistas se incrementó hasta en 10% (en el caso de Chile) de 2010 a 2019, en México los sueldos para especialistas se han visto disminuidos en 0.1% y en 0.4% para médicos generales.

“No tenemos ni el mínimo básico para trabajar”

Julia es médico general y labora en la Sierra de Oaxaca. Dice que cuenta con una base en un hospital de primer nivel, es decir, donde se otorga la atención médica básica. Pero incluso eso se complica.

“No tenemos un mínimo básico que deberíamos tener. No tenemos jeringa de insulina, ni siquiera vendas o agua oxigenada. La mayoría de las ocasiones tengo que ser yo quien solicita al paciente que si puede apoyar comprando lo que requiere y, al estar a ocho horas del centro de la ciudad, las cosas se tornan un poco más costosas”, señala.

Julia narra que la zona donde se encuentra se considera un foco rojo para la muerte materna. Además, hay violencia y falta de acceso.

“A veces se dice que el médico no quiere venir, pero no se trata de que no quiera. Bueno, llega y aquí está, pero si no tiene esto, no tiene lo otro, y todo es que el paciente lo compre, entonces, ¿a qué viene?”.

Julia dice que ella ha buscado cursar la especialidad, pero no alcanzó vacante.

En 2021, 49 mil 479 médicos presentaron el examen para ingresar al Sistema Nacional de Residencias Médicas (SNRM), pero solo se ofertaron 17 mil 940 plazas, según informó la Secretaría de Salud en un comunicado.

Mauricio Sarmiento, médico y abogado especializado en defensa de los derechos de los médicos en formación, generales y especialistas, explica en entrevista que uno de los grandes problemas con los médicos generales es que, en efecto, los mandan a trabajar a lugares donde no tienen insumos para atender a la población, ni las condiciones de seguridad. Además, dice, la atención a la salud se debe hacer en equipo con varios especialistas, y estar solos les dificulta la tarea de tratar ciertas enfermedades.

Lo otro es que les dan contratos por seis meses o por un año. No tienen estabilidad laboral y esto lo hacen para que no hagan antigüedad y no tengan derecho a su pensión. Así que los médicos generales que trabajan en zonas alejadas lo hacen sin los insumos y medicamentos necesarios, sin el respaldo de un equipo formado por otros médicos, y con sueldos bajos y variados, porque como el sistema de salud todavía está fragmentado, hay una diversidad de instituciones de salud contratando y cada una fija sus sueldos.

Andrés Castañeda, coordinador del Colectivo de Médicos en Formación, señala que para que los médicos quieran ir a trabajar a una comunidad alejada se tienen que crear primero las condiciones adecuadas. Y no solo es una cuestión de salarios, puntualiza, sino que hacen falta infraestructura, insumos y seguridad. Sin eso, concluye, los médicos no pueden hacer bien su trabajo: garantizar a las personas el acceso a la salud.


Este texto es propiedad de Animal Político y lo reproducimos con su autorización. Puedes leer el original en el siguiente enlace.

La violencia en Acapulco es por la ausencia del Estado

Texto: Arturo de Dios Palma

Fotografía: Cromática agencia fotográfica y multimedia 

20 de mayo del 202

Acapulco

 

Acapulco atraviesa por un proceso de violencia desde hace 15 años que parece interminable. En este tiempo ha rozado los límites con el abismo. Ahí se ha mostrado lo peor de la violencia: asesinatos, feminicidios, desapariciones, extorsión, desplazamientos, pero también el caos.

Acapulco se ha convertido en una ciudad, además de violenta, hostil y, también, inoperante, algo cercano a la anarquía.

¿Qué han hecho las autoridades para revertir la violencia, el caos?; ¿El Estado ha renunciado a su responsabilidad en el puerto, lo ha abandonado?; ¿Hay algo que funcione en Acapulco?; ¿Hay aún alguna salida?

Estas son preguntas que Carlos Juárez Cruz, director del Instituto para la Economía y la Paz (IEP), intenta responder en esta entrevista.

Carlos Juárez es acapulqueño y gran parte de su vida la ha pasado en Acapulco. Lo conoce perfecto, conoce sus alcances, sus límites.

Es contundente en su análisis sobre la situación que vive actualmente el puerto: no se ha hecho ni el intento por entender qué está pasando.

—¿Qué está pasando en Acapulco?

—El gran problema es que las personas de alto nivel, las que están tomando decisiones, no se están haciendo las preguntas necesarias para entender lo que está pasando en Acapulco. Todos sabemos qué está pasando, hay muchas manifestaciones de violencia, en la Costera, en las colonias, pero no sabes el por qué. Luego deberíamos saber el cómo es que suceden estos hechos en un sentido más profundo. Hablamos de un enfoque sistémico cuando hablamos de una sociedad. Nos quedamos normalmente en la superficie. ¿Qué pasó? Eso es un síntoma y debe haber una reacción. Es decir hubo un asesinato pues hay que investigar y en el mejor de los casos, que es muy raro, resolverlo.

Pero viene un segundo nivel, uno más profundo ¿Qué es lo que está sucediendo? Algo que está pasando constantemente, ya es una semana, un mes, un año. Con eso ya podemos prevenir.

Lo que nos ha dejado la experiencia, y analizamos hacia atrás es que cuando hay un cambio de gobierno ya sea del mismo partido o del otro, suele agudizarse al violencia, desde el periodo de campaña y el inicio del gobierno por varias razones. Tenemos varias hipótesis. Que los grupos comienzan a presionar, sobre todo a los partidos de oposición.  En campaña vemos cómo se va acercando la elección se va agudizando la violencia y los partidos de oposición son los más propensos a ser agredidos. Y además a nivel municipal son más vulnerables los candidatos. Pero sí esto ya lo sabemos, que viene la elección y los partidos de oposición son más propensos y a nivel local, todo eso nos debe dar una luz para prevenir.

Y eso me parece que falta mucho en Acapulco: entender patrones, tendencias y entender cómo se comportan. Ya sabemos algunas cosas como en los periodos de elección se eleva la violencia y después cuando pasan la elección gane quien gane hay como una especie de reajuste, de generar nuevos equilibrios porque para bien o para mal, negociado o no negociado, de forma explícita o no, los grupos o en el caso de Acapulco las células generan sus equilibrios y se viene un periodo de cierta paz, la violencia baja, pero no quiere decir que se terminó, pero fue porque encontraron un equilibrio.

Por decirlo de una manera falsa: está trabajando en paz, y digo de manera falsa, porque no es trabajo y no hay paz, pero hay una estabilidad.

Lo que pasó en Acapulco al final de la pasada administración, la de Héctor Astudillo Flores, que hubo una caída en los índices violencia, así lo reportamos. Guerrero en los últimos cinco, seis años había estado ocupando la posición 32, 31, 30 de todo el país en el índice de paz. En los dos últimos años Guerrero había mejorado posiciones, el último año se encontraba en el lugar 25. Para este año, esperamos que no cambie mucho, pero estamos viendo que la tendencia está empeorando otra vez porque está en aumento la violencia.

Si no nos quedamos sólo con los eventos, en lo qué pasó, y vamos a entender patrones, tendencias podríamos dar el otro paso: entender por qué está pasando esta violencia. Y ahí ya estamos hablando que estaríamos generando cambios estructurales, sociales, pero eso es a largo plazo, que se mide en décadas.

—En Acapulco ya hay tendencias muy claras de la violencia. Siguiendo con tú ejemplo de la elección, que ya se sabe que habrá violencia, ¿no te parece que hay una omisión deliberada?

—Lo que ahora vemos que está pasando en Acapulco nos parece grave: hay una ausencia del Estado. De pronto si grupos del crimen organizado controlan territorios dentro del municipio y ahí los impuestos los cobran ellos. Si la seguridad la proveen los criminales. Si los ciudadanos rinden cuentas a los criminales, estamos hablando de una ausencia del Estado en esos espacios. Un grupo criminal no podría espontáneamente apropiarse de un territorio, podrían intentarlo pero no podrían y sí el Estado está funcionando, pero si vemos que se han apropiado de algunas economías, de mercados es porque el Estado se ha replegado.

Y donde vemos que hay espacios con mucha miseria, con mucha pobreza, con estos problemas de violencia e inseguridad es porque el Estado fue el primero que se fue, porque dejó de prestar servicios y ese vacío que deja el Estado lo ocupan otros grupos. En el caso de Acapulco, hay una cierta —a lo mejor voy exagerar— anarquía, cuando no se cumplen las reglas, se generan vacíos y alguien está llenando estos vacíos.

—No te parece que ese repliegue del Estado es intencional, ¿no ves una intencionalidad de generar estos vacíos desde el propio Estado?

—Sí, estoy de acuerdo, pero veo que algunas veces es intencional, otras son omisiones, También veo una degradación, un deterioro grave de la ciudad. Ahorita se me vienen dos momentos de la historia reciente de la ciudad, donde parecía que podría pasar algo, algún cambio. Uno, fue cuando los maestros encabezaron, tal vez, la marcha más grande, paralizaron la ciudad. Miles y miles de maestros, habrá sido hace unos 15 años. Antes de esa marcha yo tenía una pregunta constante: ¿Quién puede encabezar un cambio en Acapulco, en el país? Porque está claro que de la clase política no lo hará, porque está muy desprestigiada, la iglesia está muy limitada, la sociedad civil en Acapulco es incipiente, hay mucha gente trabajando pero sin cierta articulación. Yo no veía a alguien que pudiera convocar, con ética, con cierto impulso y fuerza. Surgió esta marcha y yo dije ojalá generen una agenda, además de la propia de sus salarios, sus bonos, sus plazas. Me imaginé muchas cosas que se podrían convertir en observadores contra la corrupción, para que hubiera más seguridad y no sólo para ellos, sino para todos. Pero se quedaron con sus demandas que son muy exclusivas y, sobre todo, de dinero. No pasó nada, fue una oportunidad pérdida.

Luego vino el Acabús. Desde hace tres años vivo en la Ciudad de México y hemos visto cómo funciona el Metrobús, que funciona muy bien, es un transporte digno, tiene fallas pero resuelve. Pensamos que iba a funcionar en Acapulco, pero el proyecto fracasó: nadie respeta el carril exclusivo, todos lo invaden y, lo peor, es que nadie los amonesta.

A lo que voy es que ahí no es crimen organizado, que en la ciudad los servicios no funcionen, que la ciudad no opera, no es el crimen organizado. No sé si hay algo que funcione en Acapulco. El agua, por ejemplo, cómo es posible que el gobierno tenga un monopolio de un servicio indispensable para la vida, donde toda la ciudad es tu cliente y lo quiebran: ¡de plano hay que ser demasiado torpe o corrupto!. Pero la Capama está quebrada. Y eso va minando la esperanza de la gente, el imaginar que la ciudad puede funcionar de otra manera, En cambio lo que está surgiendo es un individualismo, un sálvese quién pueda, una desconfianza profunda. Porque en Acapulco ya no puedes confiar en nadie, ya no sabes bien a bien quién es tu vecino, no sabes a qué se dedica, qué hace y eso por lo menos te genera una sensación de desconfianza. Y la ciudad de ha hecho más hostil.

—Varios empresarios coinciden que parte de la violencia que se vive es por la extorsión, es decir, quién no se somete, recibe su castigo y ya sabemos cuál es el castigo, ¿tú qué opinión tiene de eso?

—La extorsión es otra manifestación de la descomposición y de la inseguridad. No sé si causa otros delitos pero sí me parece que es demasiado doloroso, como el secuestro, porque deja a la víctima en una indefensión completa. Lo que hemos visto últimamente es las protestas de comerciantes del mercado pidiendo la salida de los soldados, que no es así, muchos creemos que los están presionando para que salgan a decir esto. Lo que muestra que en este momento los comerciantes en Acapulco están entre la espada y la pared. Que si lo pones a decidir, van a decidir colaborar con los delincuentes porque están solos, sin la ayuda del Estado. Esa es mi interpretación. Deciden colaborar no porque sean malintencionados, si no porque en una lógica muy básica, muy clara: hay que tenerle más miedo a los delincuentes porque la represalia es mayor.

Me voy a aventurar a una hipótesis. Sería que los grupos delincuenciales no quieren ejercer la violencia, la violencia no es una actividad, es un recurso que tienen, aunque sabemos que sí tienen actividades donde sí usan la violencia, como el secuestro o sicariato, pero en general hay otras actividades que no deberían ejercer violencia, pero lo que está pasando es que con la decadencia de la ciudad, donde Acapulco ha perdido rentabilidad, entonces los grupos que ya tiene protección institucional y controlan un territorio y tienen armas, buscan alternativas como extorsionar a los comercios. Lo que vimos hace 15 años, antes de que se declarara la guerra, es que había violencia focalizada, había tres grupos, con problemas muy específicos entre ellos. Pero ahora, por ejemplo, en Acapulco —hace un tiempo tuvo el dato— de que son 19, 20 bandas y eso genera caos. Y eso complica todo porque ahora hay que entender las dinámicas hiperlocales, ahora no basta entender la dinámica estatal, municipal sino de ciertas zonas, de algunas colonias.

—En lo hiperlocal, ¿han mapeado como está dividido, fragmentado?

—No lo hemos mapeado, porque es muy difícil hacerlo cuando analizamos todo el escenario nacional. Pero lo que sí estamos trabajando es en ubicar algunos patrones, unos paralelismos entre ciudades turísticas. Porque lo que sí hemos visto es que se repiten algunos patrones de Acapulco en la Riviera Maya, en Cancún, en Los Cabos. Yo pienso que sería un error pensar que los patrones se repiten al nivel de colonias, yo pienso que cada colonia, cada barrio tiene sus dinámicas, y eso se tendría que estudiar, caso por caso.

Lo que yo me preguntaría es si de parte de las autoridades hay un genuino esfuerzo por erradicar la extorsión. Porque lo que he visto es que hacen presencia policial, algunas veces disuasión, pero creo que la clave para erradicar este delito está en la investigación, en la inteligencia. Del delito de la extorsión en Acapulco también ya tenemos algunos patrones, pero se debería hacer un trabajo profundo de inteligencia, porque si solo es disuasión lo único que pasa es que si están extorsionando en un mercado se van a otro, a otra calle, a otro giro.

A mi me gustaría que este esfuerzo lo pusieran las cámaras empresariales, los grandes empresarios del puerto. Ellos deberían impulsarlo. Porque dan la impresión de que si no los extorsionan a ellos, no importa, si la extorsión no es en la Costera entonces no les interesa. Y el gran problema es que si se deja que prolifere en la periferia, la extorsión se va ir acercando a donde sí le importa que es la Costera y zonas privilegiadas y atentar contra sus intereses, si es que no está pasando ya.

—Eso ya comenzó o por lo menos hay indicios, como lo que sucedió en la discoteca Baby’O.

—Sí, pero a mi eso me preocupa que se le haya dado tanto revuelo a una discoteca vacía, que es importante, emblemática pero se habla muy poco cuando se quema la Central de Abasto o un mercado. Eso nos habla de una profunda desigualdad que hay en el puerto, esa desigualdad económica, social y ahora mediática. Mucha gente se lamentó más de que se haya destruido una discoteca que por las pérdidas humanas que llevamos en la ciudad.

—¿Ves una salida en Acapulco?

—Yo creo que sí, hay muchas ciudades que han salido de crisis similares, a veces cuando a uno le toca en su casa o en su ciudad se pierde la esperanza. Pero luego te das cuenta que hay otras ciudades con patrones similares que han salido. Veo que hay una concentración fuerte de ver a Colombia, está bien, pero hay que ver otros ejemplos también. A mi me gusta mucho lo que pasó en Palermo, Italia, una ciudad sumida en la delincuencia, con asesinatos aparatosos, sumida en el miedo, con mucha corrupción y la ciudad ha salido, no ha terminado de construir la paz que quieren, pero van saliendo. Yo creo que en Acapulco sí se puede, pero no va a suceder espontáneamente, se deben hacer intentos, deben crecer los liderazgos y eso me parece que en la ciudad falta muchísimo. Liderazgos éticos, que generen respeto, que no vengan egoístamente buscando cómo beneficiarse.

—El asunto social, acá además de resolver la violencia debes resolver el agua, la basura, el drenaje, los servicios básicos pues.

—Tienes razón, de entrada parece una agravante, pero veo una ventaja, que si empiezas a resolver el agua, el drenaje, el transporte público, la contaminación, el respeto a la cultura vial, la contaminación auditiva y toda la lista que no termino aquí ahorita, que no son la violencia y la delincuencia, consecuentemente vendrán beneficios para el tema de la violencia, porque no están desconectados.

—¿Cómo llegar a la paz en Acapulco?

—Acapulco vive por momentos una paz que llamamos negativa, es decir, hay  momentos de cierta tranquilidad, donde no hay tantos asesinatos, le llamamos paz negativa porque por un momento dejó de pasar lo que no queremos: no queremos asesinatos, secuestros, extorsiones, pero qué es lo que si queremos.

Pero para decir que sí queremos, es la paz positiva, y para eso se necesitan cambios en las estructuras, en las instituciones, en los patrones pero eso es a largo plazo. Por eso decimos que para tener una paz que dure hay ocho factores que se alimentan mutuamente: Uno: un gobierno que funcione bien. Dos: distribución más justa del recurso, (acortar la desigualdad, hay brecha que lastima mucho). Tres: el libre flujo de la información (la libertad de expresión, pero también garantizar los medios de comunicación, pero lo que vemos que en Acapulco tiene miedo y son dependientes de los recursos públicos y así es difícil que sean contrapesos, se necesitan medios que denuncien corrupción).

Cuatro: buenas relaciones entre los vecinos, (el tejido social, que se recupere la confianza). Cinco: altos niveles de capitales humanos (un pueblo que está mal desnutrido que no sabe qué va comer mañana, es difícil ponerle atención a otros problemas. En Guerrero es difícil encontrar quien lidere cuesta mucho, pero si los hay, más escasos que en otros lugares). Seis: aceptación de los derechos de los demás. Siete: bajos niveles de corrupción (mejorar la ética pública). Y ocho: un entorno empresarial sólido.

Exigen a Evelyn agilice trámites para la octava región económica en Guerrero

Texto y fotografía: José Miguel Sánchez

Chilpancingo

Comisarios de comunidades serranas de los municipios de  Chilpancingo, Leonardo Bravo y Heliodoro Castillo pidieron a la gobernadora, Evelyn Salgado Pineda, agilice los trámites para la creación de la octava región económica del estado.

La denominada región Sierra es un proyecto que se tiene planeado desde 1996 pero nunca se realizó, el antecedente más cercano fue durante la administración del gobernador interino Rogelio Ortega Martínez quien firmó un decreto para crear la octava región, pero nunca se concretó.

El pasado 6 de mayo la gobernadora Evelyn Salgado Pineda presentó el Plan de Apoyo a la Sierra en la comunidad de Jaleaca de Catalán, del municipio de Chilpancingo.

Durante su discurso la mandataria estatal anunció que va enviar una iniciativa de ley el Congreso local para crear la octava región del estado.

En conferencia de prensa en las instalaciones del Comedor Universitario de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro), comisarios de más de 20 comunidades agradecieron la visita de la gobernadora al poblado de Jaleaca de Catalán, el pasado 6 de mayo, donde anunció denominar a la Sierra como octava región.

Sin embargo las autoridades pidieron a Salgado Pineda cumplir su palabra y el compromiso que realizó aquel día para agilizar la creación de la Sierra.

De acuerdo con los comisarios la creación de una octava región permitirá el reconocimiento legal y remunicipalización de la zona para que los recursos económicos y apoyos federales lleguen a la población que vive en la sierra y que muchas veces no llegan debido a que están distantes de las cabeceras municipales, denunciaron.

«La creación de esta octava zona económica ayudará a que los recursos lleguen de manera directa a los municipios», dijo durante su participación el comisario de Santa Bárbara, municipio de Chilpancingo, Silvino Saldaña Arcos

Agregó que los pueblos de la Sierra confían en la palabra de la gobernadora, e invitó al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, a que visite la región.

José Manuel Saldaña de la Cruz comisario del poblado de Santa Rita, pidió que se le de seguimiento a una solicitud para una carretera que comunica a su comunidad.

«Los pobladores de la sierra comercian todo tipo de productos a Chilpancingo y esta carretera beneficiará a los comerciantes y a los clientes porque se les entregará un productos más fresco», dijo.

En la conferencia estuvo presente Miguel Ángel Hernández Gómez, director de la Unidad de Transparencia de la Uagro, y ex síndico procurador priísta de Chilpancingo durante la administración de Marco Antonio Leyva Mena.

Hernández Gómez es cercano también al ex rector de la Uagro, Javier Saldaña Almazan.

En ese acto que el mismo Saldaña promocionó en sus redes sociales le ofreció a la gobernadora morenista Evelyn Salgado «un ejército con 100 mil estudiantes, maestros y directores para caminar juntos en el rumbo y tiempo que ella decida».

Te puede interesar: Bloquean carretera para exigir la búsqueda de taxista desaparecido

Bloquean carretera para exigir la búsqueda de taxista desaparecido

Texto: Jesús Guerrero

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

 

Familiares y amigos de un taxista de la localidad de Buenavista de la Salud que está desaparecido desde el pasado siete de mayo bloquearon más de tres horas la carretera federal Chilpancingo-Acapulco para exigir a la Fiscalía General de Guerrero su búsqueda por tierra y aire.

Los manifestantes cerraron la vía federal a la altura de la comunidad de Cajelitos, del municipio de Chilpancingo a las ocho de la mañana.

Karen Janet Casarrubias Atrisco, hija del taxista Francisco Imer Casarrubias, señaló que su papá desapareció después de que fue a dar servicio de un viaje a la comunidad vecina de El Ocotito.

«Nosotros lo hemos buscado después que desapareció el siete de mayo porque el gobierno del estado no nos ayuda», sostuvo la hija del trabajador del volante.

Denunciaron que ellos no han visto que la Fiscalía realice la búsqueda.

«Su último pasaje (del taxista) fue en el poblado El Rincón e iba a El Ocotito», aseveró la hermana del taxista.

Francisco Imer Casarrubias tenía su base de taxista en Buenavista de la Salud que es una comunidad que está dentro de este polígono poblacional del corredor de El Ocotito, del municipio de Chilpancingo.

«Estamos muy desesperadas porque no sabemos nada de nuestro familiar porque no aparece él ni su coche», señaló una hermana del taxista desaparecido.

A raíz de que el trabajador del volante desapareció, las unidades de transporte colectivo camionetas Urvan llevan en sus parabrisas leyendas en la que exigen al gobierno la presentación con vida de Francisco Imer Casarrubias.

Los familiares del desaparecido dijeron que acordaron cerrar la carretera federal porque hasta ahora no han visto que la Fiscalía realice la búsqueda del taxista.

El Vicefiscal Especializado en Desaparición Forzada de la Fiscalía, Víctor Parra Téllez llegó al lugar del bloqueo para dialogar con los inconformes a quienes les prometió que van a intensificar la búsqueda con operativos en la zona.

Los familiares le exigieron al funcionario que realicen la búsqueda por tierra y aire.

Casi a las doce del día los familiares y amigos del taxista desaparecido levantaron el bloqueo.

Durante esta semana es la segunda protesta que se registra en Guerrero porque el gobierno de la morenista Evelyn Salgado no realiza la búsqueda de personas desaparecidas.

Este lunes 16 de mayo, familiares de tres policías municipales de Pilcaya que junto con otro agente desaparecieron el pasado 29 de abril.

Uno de los cuatro policías fue hallado muerto el cuatro de mayo en la carretera federal Iguala-Acapulco.

En la protesta del pasado lunes aquí en Chilpancingo, los familiares de los tres agentes municipales de Pilcaya que aún no aparecen denunciaron que no tienen evidencias de que el gobierno de Evelyn Salgado esté realizando la búsqueda.

Según los familiares, los teléfonos celulares de los policías siguen activos y su ubicación es en el Estado de México por lo que presumen que los tres siguen vivos.

Desaparecer en pandemia: otras formas de narrar la violencia

La pandemia por covid-19 modificó las formas en las que se expresa el crimen en nuestro país; la urgencia de narrar estos cambios, orilló a que un grupo de periodistas y artistas apostaran a nuevas narrativas para visibilizar las secuelas de esa otra enfermedad que nos atraviesa desde hace décadas: la violencia


Texto: Alejandro Ruiz / Pie de Página

Fotografía: Cortesía Patricia Mayorga

19 de mayo de 2022

Ciudad de México 

¿Cómo se comportó la violencia durante la pandemia? ¿En qué cambió? ¿Cómo la hemos narrado? Fueron las preguntas que se hicieron un grupo de periodistas, acompañados de artistas, organizaciones, y el colectivo Técnicas Rudas hace un año.

El resultado: Desaparecer en pandemiaun sitio en el que se albergan una serie de investigaciones en formato multimedia; donde, además de la desaparición forzada, se abordan problemáticas como el desplazamiento, la reactivación de las redes de trata de personas y las nuevas formas de reclutamiento de jóvenes por el crimen organizado.

“Tuvimos diálogos con muchas organizaciones para hacer este trabajo”, explicó en entrevista Patricia Mayorga, periodista chihuahuense y coordinadora del área de libertad de expresión de la Red de Periodistas de a Pie.

La red PdP es una organización de periodistas en activo que este viernes 20 cumple 15 años de trabajar en la defensa del periodismo independiente y ético en México, con un enfoque preventivo y asentado en el periodismo de las distintas regiones del país. Por ese trabajo ha recibido diversos reconocimientos internacionales.

Mayorga, quien tuvo que exiliarse varios años fuera de México después del asesinato de Miroslava Breach, es especialista en temas de violencia al norte del país, y, en conjunto con integrantes de Raíchali Elefante Blanco, participó en algunas de las investigaciones que se presentan en el sitio.

«Coincidimos en que era necesario que durante la pandemia no se quitara el foco de estos temas; que se evidenciara que los grupos criminales se reorganizaron durante la pandemia”, añadió la periodista.

Con historias que van desde Chihuahua a Tamaulipas, incluyendo testimonios de personas en Oaxaca, Michoacán y Zacatecas; Desaparecer en pandemia presenta una realidad vigente en nuestro país: la violencia no se ha ido.

Las historias

Los territorios desde donde se narran las historias no son cualquier lugar. En estos lugares la violencia ha sido constante, y sus efectos devastadores.

Desde la frontera en Ciudad Juárez; cruzando por la Sierra Tarahumara y las carreteras de Nuevo Laredo y Monterrey; la criminalidad se ha actualizado. Lo mismo en el terreno, que en la virtualidad.

Patricia Mayorga lo constata. Ella participó, como lo hizo años atrás, en la investigación que pone en evidencia los escombros de la violencia que se vuelven a levantar durante la pandemia en Juárez.

“En Ciudad Juárez se están reabriendo bares y hoteles clandestinos que se habían clausurado en la época de la violencia, sobre todo en la época del megajuicio (2015) (…). Quienes están trabajando en estas zonas nos advirtieron esto; nos alertaron que había mucho movimiento de trata”, refiere.

Asimismo, junto a Raúl Pérez de Raíchali, Mayorga analizó los efectos de la tala clandestina en la Sierra Tarahumara de Chihuahua; entre ellos: el desplazamiento forzado.

“Se incrementó la tala clandestina e ilegal en la sierra. La Semarnat reconoce lavado de dinero a partir de esto; es un foco rojo”.

De igual forma, otro punto que se analizó fue el reclutamiento de jóvenes por parte del crimen organizado. Ahí, integrantes de Técnicas Rudas auxiliaron al equipo de periodistas para contactar a las víctimas directas e indirectas. Recuperar sus testimonios que, como todo durante la pandemia, pusieron al centro la virtualización de la criminalidad.

Como Mayorga, el periodista Carlos Manuel Juárez de Elefante Blanco recorrió las carreteras de Nuevo Laredo y Monterrey; donde decenas de personas han desaparecido a manos de grupos del crimen organizado.

Tanto Patricia como Manuel han sido víctimas de lo que narran. Ambos han sido desplazados por su labor periodística. Ambos están en un proceso de retorno. Ambos buscan seguir ejerciendo su labor.

“Carlos Manuel y yo estamos en retorno de desplazamiento; este proyecto también es una estrategia para seguir dando cobertura a los temas que queremos cubrir en nuestros estados”, explica Mayorga.

Reinventar las narrativas para seguir contando historias

La violencia contra quien narra las violencias es común en nuestro país; y muchas veces implica callar por seguridad. Esto lo saben bien Patricia y Carlos Manuel; así como cientos de periodistas en México.

Parte de los aprendizajes que obtuvieron durante este trabajo, cuenta Mayorga, fue la adquisición de protocolos de seguridad, así como técnicas de coordinación y comunicación “que muchas veces no tenemos como periodistas”.

Estas enseñanzas las brindó Técnicas Rudas; quienes en todo momento acompañaron al equipo de investigadoras e investigadores para que su labor no implicara riesgos.

«El gran aprendizaje es que teníamos que estar en una plataforma segura, monitoreándonos, reportándonos, ordenando. Eso da cierta fortaleza a la hora de hacer periodismo, en el caso de nosotros que estamos como retornados y no sabemos dónde estamos pisando, fue una cosa de certidumbre. En el periodismo nos cuesta aplicar estos protocolos”, relata Mayorga.

Del mismo modo, enfatiza Patricia, “nos enseñaron a usar otras técnicas para contar las historias, usar nuevas narrativas; muchas veces estamos acostumbrados a escribir textos largos, y con estas nuevas técnicas podemos llegar a más gente”.

“Había mucha libertad para expresar emociones e irlas acomodando junto con los creativos; ellos también supieron captar esas otras partes que tuvimos en las reuniones de trabajo”, señala.

La metodología de Técnicas Rudas no es nueva; son varios los proyectos que esta organización ha coordinado con periodistas para narrar temas complejos y dolorosos; pero sobre todo, necesarios de visibilizar.

En compañía del equipo de periodistas, artistas visuales, sonoros y diseñadores dieron forma a un espacio multiplataforma que, de manera interactiva, acompañan los textos con música, videos e imágenes que ponen a relieve realidades complejas.

“Es una forma de hacer periodismo; para no salir tan solos y no arriesgarnos tanto. Otra estrategia de hacer periodismo y llegar a otros públicos”, reflexiona Patricia.

Ziumi Juárez Gámez; Arturo Muñoz Rodríguez el Carcará y Fer Fierro Zago fueron los artistas que participaron en el proyecto; así como un equipo de programadores y colaborades invitados.

Patricia Mayorga concluye que, pese a la importancia de sus investigaciones, este proyecto “no esta descubriendo el hilo negro, ni la forma de presentarlo o investigarlo, pero es otro aporte. Un esfuerzo de darle otros enfoques de multimedia a temas tan complejos”.

El proyecto completo lo puedes consultar en la página desaparecerenpandemia.org; ahí se mostrará un menú interactivo donde las investigaciones periodísticas se combinan con música, videos, ilustraciones y animaciones.

 

Este texto es propiedad de Pie de Página y lo reproducimos como parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Puedes leer el original en este enlace.  

 

Lenta la reactivación de empleos en Guerrero después de la pandemia

Autoridades han colocado a 3,000 guerrerenses en un trabajo, cuando las cifras de desempleo llegaron a 49,607 en primer trimestre de 2020, el periodo más álgido de la crisis sanitaria


Texto: Beatriz García

Fotografía: Oscar Guerrero y Especial

Chilpancingo

 

Aracely Tecolapa Alejo y Obed Valtierra Pineda cumplirán dos años de emprender el chocolate artesanal Tsqueen Xua Suljaa, después de quedarse sin sus empleos a raíz de la pandemia por la Covid-19. Aun cuando ya retoman sus empleos anteriores, mantendran la producción de este comestible.

Uno de los principales fenómenos visibles durante esta pandemia fue el despido de sus trabajos de miles de personas. En Chilpancingo, fue notorio este suceso y muchas de estás historias fueron documentadas en este medio digital.

En Guerrero, los contagios y las defunciones van a la baja, que mantienen a la entidad en color verde en el semáforo epidemiológico, y las actividades, sobre todo económicas, de a poco vuelven a la normalidad.

De acuerdo con el registro de la evolución de la pandemia que hace la Secretaría de Salud (SSA) del estado a diario, en la entidad hay sólo 15 casos activos por contagio de coronavirus, hasta este sábado, en las últimas 24 horas se registró sólo un nuevo caso y ninguna defunción.

El emprendimiento en pandemia

Tsqueen Xua Suljaa surgió a raíz de la pandemia por la Covid-19. Aracely y Obed, que vievne en Xochistlahuaca, Costa Chica del estado, después de quedarse sin empleo –ella daba clases de náhuatl y él trabajaba en su taller de serigrafía– analizaron qué sabían hacer y qué podían emprender.

La historia fue publicada en Amapola. Periodismo el 23 de noviembre del año pasado con el titular: Tsqueen Xua Suljaa, el chocolate creado con productos y manos de zona amuzga.

Ahora que las actividades económicas en el estado son reactivadas por la baja de contagios y defunciones, es importante conocer cómo va el proyecto de ambos emprendedores. Obed empieza a trabajar en su taller de serigrafía y Aracely decicidó estudiar, y retoman las presentaciones de su trabajo como poeta, aun así no abandonarán la producción de chocolate.

“Ahora que ya se controló lo de la pandemia, ya mucha gente está reanudando en sus trabajos, nosotros si nos estamos acomodando otra vez. El chocolate fue un trabajo que quisimos hacer en ese tiempo, como alternativa, pero sí que le fuimos agarrando cariño, de mi parte, porque yo no sabía, no conocía nada sobre el chocolate”, compartió Aracely pa vía telefónica desde Xochistlahuaca.

Ella es quien está a cargo del proyecto. Continuará con la elaboración del chocolate porque cree que mantiene en funcionamiento una economía más local, próxima a su comunidad. A productores de la región compran la materia prima, como cacao y panela, para elaborarlo.

“Nuestra idea es que este negocio vaya creciendo por la demanda de nuestros clientes, nosotros lo vemos como un ingreso más, y esperamos poco a poco ir mejorando la presentación, la imagen, los sabores que podemos incluir; documentarnos más, o sea tenemos ese compromiso de que el trabajo del chocolate no sólo es hacerlo, va más allá”, destacó la joven.

¿Cuáles fueron los números de desempleo en pademia en Guerrero?

En el tercer trimestre del 2020, periodo en que se contempla el inicio de la pandemia, la cifra de desempleo en el estado fue de 3.3 por ciento, de acuerdo con la Encuesta de Ocupación y Empleo del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).

En el tercer trimestre del 2020 había 49,607 desempleados y la Población Económicamente Activa (PEA) era de un millón 514,297 personas. Este periodo fue donde la cifra desempleo fue mayor.

En el cuarto trimestre la tasa de desempleo disminuyó a 2.4 por ciento.

Para el 2021, que es el último registro que INEGI, hizo público la tasa de desempleo, que evolucionó de la siguiente manera: en el primer trimestre del año, la tasa de desempleo descendió a 1.7 por ciento, lo que significa 23,954 desempleados, pero la PEA disminuyó a un millón 415,941.

En el segundo trimestre de ese año siguió a la baja la tasa de desempleo con 1.5 por ciento, pero en el siguiente trimestre subió a 1.6 por ciento y, finalmente, en el cuarto trimestre del 2021 la tasa de desempleo bajó a 1.4 por ciento.
Las cifras de este 2022 se desconocen, pero si las restrcciones sanitarias ya se relajaron, se entiende que el problema es menor.

De 11,000 desempleados en Guerrero, sólo 3,000 han recuperado trabajo

La directora general del Servicio Nacional de Empleo en Guerrero, dependiente de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social del estado, Areli Bailón Vélez, informó que desde octubre pasado que inició la actual administración estatal en la dependencia han atendido a 11,559 desempleados que buscan un trabajo, de los cuales sólo a 3,232 les colocaron en un trabajo formal, porque no todos cumplieron con requisitos solicitados.

Los 11,559 desempleados que registró la dependencia estatal en busca de un trabajo, sólo representa la mitad del número que registró de INEGI en Guerrero, que era de 21,327 desempleados, durante el cuarto trimestre del 2021, que es el último registro que hizo el organismo nacional.

La pandemia afectó a toda la población, expuso, en cuanto al empleo, por ende a su economía, entonces muchas personas empezaron a dedicarse al empleo informal, al autoempleo.

Dijo que desde octubre han realizado 60 eventos presenciales, llamados días por el empleo y ferias del empleo, para reactivar los empleos. Estas actividades estaba canceladas por la pandemia y el elevado número de contagios en el estado.

En estas ferias del empleo, las empresas locales de otros municipios, estados o de otros países piden espacios para ofertar trabajo en Sonora (norte de México), Canadá, Estados Unidos, Alemania, este último país en la actualidad solicita enfermeras.

Aun cuando no tiene una cifra, la funcionaria se dio cuenta que aumentó el número de mujeres que buscan empleo.

“Como la Secretaría del Trabajo y Previsión Social cuidamos que los trabajadores se les beneficie con todos los derechos de ley, como servicio médico, un pago justo, vacaciones, servicio médico, seguro de vida, algunas otras prestaciones. No todas tienen esa posibilidad de ofrecerlos pero si procuramos que todas estas empresas cumplan con lo establecido”, manifestó.

 

Te puede interesar: Tixtla: productor de flores y hortalizas de Guerrero

Feministas protestaron por violencia feminicida

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

Para exigir que en Guerrero y en el resto del país acabe la violencia feminicida, colectivos de mujeres feministas protestaron en la plaza Primer Congreso de Anáhuac de Chilpancingo la tarde de este miércoles.

Esta protesta fue en el marco de la Jornada de luto nacional por las víctimas de feminicidio en el país.

En el mitin exigieron a los tres niveles de gobierno un alto a la violencia feminicida y a las instancias responsables de impartir justica que esclarezca los asesinatos de mujeres en Guerrero.

Fueron dos grupos de activistas que realizaron actos separados.

La activista YolitzinJaimes integrante del colectivo Las revueltas encabezó una protesta en la que hizo un recuento de mujeres y niñas asesinadas o desaparecidas en Guerrero.

Datos de la Fiscalía General del Estado (FGE) indican que en lo que va del año en Guerrero hay 20 fichas activas de niñas y jóvenes desaparecidas, 17 de la Alerta Amber para menores de edad y tres del Protocolo Alba para mujeres mayores de 18 años.

En ese sentido la activista Yolitzin Jaimes dijo:

«¿Cómo las van a encontrar si no las están buscando? Queremos hacer visible la desaparición de mujeres y niñas en Guerrero por eso hoy nos unimos al luto nacional»

Las manifestantes pintaron en el piso de la Plaza Cívica la oración «Ni una más».

En otro punto de la Plaza Cívica, otro grupo de colectivas feministas realizó otra manifestación.

Un grupo de mujeres con una lona de color morado con la leyenda, «Somos la luz de las que ya no están. Por nosotras justicia para rodas».

Colocaron cruces de manera como un símbolo de protesta y en memoria de las mujeres asesinadas en Guerrero y en el país.

Ahí leyeron un pronunciamiento dondw exigieron presupuesto para atender la violencia contra la mujer.

«Exigimos al Estado mexicano dé el mismo trato político y presupuestal al feminicidio, a la trata de personas, y a las violencias generalizadas, que otorga a temas que pareciera que solo a los hombres en el poder les interesan, tales como el narcotráfico, el combate a la corrupción, al huachicol o la a inflación», mencionaron.

Un día después de que el Congreso del Estado aprobó la despenalización del aborto en la entidad la activista Elia Moreno del Moral dijo que es un primer paso para erradicar la violencia pero que falta mucho para que la reforma en el Código Penal sea completa.

«Se debió analizar junto con la Comisión de Salud y de educación para que sea un dictamen integro, pero es primer paso que las mujeres tengan la libertad de decidir sobre sus cuerpos», dijo.

Te puede interesar: Mujeres feministas bailan y gritan en festejo de la despenalización del aborto

Desde 2020 hasta lo que va de 2022, México acumula 726 mil 412 muertes en exceso, el 67.9% de ellas asociado a COVID-19

Para este periodo, se esperaba que se registraran 1 millón 635 mil 356 muertes cuando en realidad se contabilizaron 2 millones 361 mil 768, según la Secretaría de Salud.


Texto: Animal Político

Fotografía: José Luis de la Cruz / Archivo

 

Al corte de la semana epidemiológica nueve de 2022, la Secretaría de Salud federal dio a conocer que en los dos últimos años se registran 726 mil 412 muertes en exceso, de las cuales el 67.9% está asociado a COVID-19.

De la semana uno de 2020 a la semana nueve de 2022, con datos actualizados al pasado 8 de mayo, se esperaban 1 millón 635 mil 356 muertes, pero se registraron 2 millones 361 mil 768, es decir, 726 mil 412 defunciones más.

Hasta el corte de marzo, las muertes en exceso eran alrededor de 670 mil.

El exceso de mortalidad se da cuando en un periodo determinado el número de muertes por cualquier causa sobrepasa a la media de fallecimientos de años anteriores.

En lo que respecta a COVID-19, oficialmente al corte del 8 de mayo se contabilizaban 323 mil 127, pero la Secretaría de Salud estima que en realidad suman 492 mil 980.

Animal Político reportó en marzo de 2022 que los expertos prevén que este fenómeno de exceso de mortalidad seguirá ocurriendo.

El especialista en medicina interna e infectología y excomisionado contra la influenza en México, Alejandro Macías, dijo que probablemente todavía este año va a haber exceso de mortalidad en el país, aunque es difícil estimar cuánto.

Malaquías López, epidemiólogo e integrante de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia por Coronavirus de la UNAM, consideró que este año el exceso de mortalidad va a ser menor, pero depende de qué tanto se puedan recuperar los servicios de salud y la atención para otros padecimientos, así como de que haya material para cirugías y medicamentos.

 

Este texto fue elaborado por el equipo de Animal Político y lo reproducimos con su autorización.

Mujeres feministas bailan y gritan en festejo de la despenalización del aborto

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

 

Entre bengalas verdes y moradas, mujeres feministas celebraron con abrazos, baile, llanto y gritos la despenalización del aborto en Guerrero, fuera de las instalaciones del Poder Legislativo.

En una pequeña computadora y un aparato de sonido monitorearon desde la puerta del estacionamiento del Congreso la sesión que se desarrolló dentro del pleno.

Con 30 votos a favor, 13 en contra, una abstención y un voto nulo se aprueba el dictamen”, se escuchó decir a Flor Añore Ocampo por una bocina cuando las mujeres feministas gritaron de la emoción.

 Muchas se abrazaron y entre llantos de emoción se decían “Lo logramos”.

 Frente a ellas, grupos religiosos y pro vida se manifestaron contra de los diputados por aprobar la reforma a los artículos 158 y 159 del Código Penal del Estado.

 «Si te hubieran abortado no serías diputado», «Tu mamá dijo si, por eso estás aquí», gritaban los religiosos que al igual que las colectivas feministas se concentraron desde muy temprano fuera del Congreso.

Ambos grupos estaban a 20 metros de distancia, pero ya por la tarde cuando ya las y los diputados debatían en el salón de sesiones el dictamen de la despenalización del aborto algunos jóvenes de Provida se acercaron cerca de las feministas repartiendo volantes a los automovilistas.

Pero no hubo pleito, solo algunos gritos. 

«Saquen sus rosarios para mis ovarios», gritaban las feministas.

«Si a la vida, no a la muerte», contestaban los religiosos.

Poco después de las once de la mañana, la legisladora local priísta Julieta Fernández -que ha sido la promotora de las protestas del grupo de Provida- dialogo con el grupo religioso.

Posteriormente la diputada se dirigió a la puerta del estacionamiento del Congreso donde estaba el grupo de las colectivas feministas quienes al verla le gritaron: «no nos representas, no nos representas».

Fernández alzó la mano derecha en señal de saludo y les envió un beso cuando ya estaba en el pasillo del estacionamiento.

El momento del clímax empezó cerca de las 4 de la tarde cuando las colectivas feministas vieron a través de la trasmisión de la sesión del Congreso que empezaba el debate del dictamen de la reforma del Código Penal.

Las mujeres estuvieron atentas a lo que sucedía adentro del salón de sesiones. Abuchearon a los priístas Julieta Fernández y a Jesús Parra cuando hablaban en tribuna en contra de la reforma.

A las 5 con 31 minutos, la feministas estallaron en júbilo cuando el secretario de la mesa directiva del Congreso, Jaoquín Badillo Escamilla informaba el recuento total de votos.

Para las colectivas lo que sucedió en el Congreso  fue resultado de una lucha histórica de 30 años atrás que comenzó con los primeros grupos feministas que buscaron la igualdad de derechos para las mujeres guerrerenses.

Pero mientras las feministas festejaban, los grupos religiosos despotricaban contra las y los diputados que habían aprobado el dictamen.

«Ellos (los diputados) no se van a ir al cielo», decían algunas de sus consignas.

Uno de los dirigentes de Provida, aseguraba que él milita en las filas de Morena pero que le daba verguenza que las y los legisladores morenistas hubieran votado a favor de una reforma que atenta contra los valores humanos y de la vida.

«Yo espero que la gobernadora (Evelyn Salgado) ordene que no se publique en el Periódico Oficial esta reforma para que no entre en vigor», dijo el religioso.

Pero para los del grupo Provida era ya un día de luto, para las feministas, era un día histórico de una lucha que han dado muchas mujeres de Guerrero.

María Garfias Marín, ex diputada local del desaparecido PRT, catedrática de la UAG y emblemática líder de las luchas feministas en Guerrero, decía que fueron 30 años de buscar este anhelo.

Este martes 17 de mayo, las mujeres estuvieron 10 horas fuera del Congreso esperando la culminación de esta lucha.

Durante ese tiempo (diez horas) las mujeres feministas bailaron canciones y gritaron consignas a favor del aborto.

 En medio de las protestas el resguardo policial se hizo presente. Elementos de la Policía Estatal resguardaron en todo momento los alrededores del Congreso.

 Después de la votación los colectivos feministas bloquearon por unos minutos la avenida y marcharon pocos metros en ambos sentidos para celebrar la determinación del congreso.

“Las mujeres que nos antecedieron hace 30 años en esta lucha abrieron el camino para que hoy esto fuera posible, y después de que hace 15 años en la Ciudad de México se hizo legal logramos conseguir eso para Guerrero” dijo Viridiana Gutiérrez, integrante de la Red Guerrerense a una Vida Libre de Violencia de las Mujeres.

Por su parte los grupos pro vida, representados por Gerardo García Sánchez, representante de la Asociación Nacional de Padre de Familia dijo que lo que hoy hicieron los diputados fue una traición al electorado que los apoyó con su voto en 2021 y que no desistirán en su lucha por defender las dos vidas.

 “Les queremos decir a esos diputados de Morena que no se confíen, sabemos quienes son y nos vamos ver las caras en el 2024”, dijo.

Ya casi anochecía y los grupos religiosos se retiraron del lugar.

Las feministas seguían festejando. Bailaban, gritaban y se tomaron uno que otro mezcal.

Para cerrar con broche de oro su alegría las feministas hicieron una proyección virtual sobre la fachada del Congreso con la siguiente leyenda con letras verdes: «Es ley, Guerrero».

 

Te puede interesar: Aborto legal: «Era justo que nos dieran un poco de esperanza»

Aborto legal: «Era justo que nos dieran un poco de esperanza»

Con 30 votos a favor, 13 en contra, una abstención y uno nulo, el Congreso de Guerrero reformó el Código Penal del estado que legaliza el aborto voluntario hasta las 12 semanas de gestación.


Texto: Jesús Guerrero y Arturo de Dios Palma

Fotografía: Amílcar Juárez

Chilpancingo

 

La larga espera terminó. A las 2 de la tarde de este martes comenzó la cuenta regresiva. No había vuelta atrás. La sesión que se postergó por semanas inició y los diputados y diputadas discutieron y votaron la despenalización del aborto.

Con 30 votos a favor, 13 en contra, una abstención y uno nulo, el Congreso de Guerrero reformó el Código Penal del estado que legaliza el aborto voluntario hasta las 12 semanas de gestación.  

Después de casi 15 años, de tres iniciativas, en el pleno del Congreso se aprobó la iniciativa que presentaron en enero pasado las diputadas de Morena, Beatriz Mojica, Citlali Calixto y Nora Velázquez.

Fue una jornada larga que comenzó muy temprano. A las 8 de la mañana un grupo de 20 feministas tomaron el acceso principal del Congreso. Lo cercaron con pañuelos verdes. Esta vez actuaron más rápido que los grupos provida, que semanas atrás habían ganado ese espacio.

La toma del acceso por parte de feministas garantizó la entrada de los diputados y diputadas, trabajadores y reporteros.

La sesión estaba convocada para las 11 de la mañana, pero inició casi tres horas después. Dentro y fuera del Congreso la tensión estaba centrada en el inciso b del punto cuatro del orden del día: el dictamen de reformas al Código Penal.

La sesión comenzó, en hora y media se desahogaron varios puntos del orden del día que en esta ocasión no robaron ninguna atención. Eran las 3:24 de la tarde y llegó el punto de la despenalización. Era la hora que habían tratado de evitar durante varias semanas y años.

La Mesa Directiva propuso dispensar la segunda lectura del dictamen e iniciar de inmediato la discusión y votación. 31 diputados y diputadas estuvieron a favor. La discusión comenzó.

En la lista de oradores se anotaron nueve legisladores y legisladoras, cinco a favor y cuatro en contra. La discusión duró una hora y media. Subieron a ratificar sus posturas.

Los priistas Jesús Parra García, Julieta Fernández Márquez, la panista Ana Lenis Reséndiz Javier; y la perredista, Yanelly Hernández Martínez, dieron sus argumentos en contra del dictamen.

Parra García dijo que no se podía aprobar el dictamen porque el proceso legislativo fue irregular. Como presidente de la Comisión de Justicia siguió su teoría del «albazo legislativo».

Denunció que el dictamen se aprobó de forma ilegal por los diputados Beatriz Mojica, Estrella de la Paz, de Morena y el perredista Bernardo Ortega.

Luego dijeron que con la despenalización en Guerrero se asesinará “tumultos” de niños; uno más aseguró que tras el aborto legal hay un gran negocio que deja ganancias “millonarias” a grandes empresas de “4 millones de pesos al año”. Que la iniciativa Spotlight de la ONU financia con recursos del extranjero a laboratorios que se dedican a realizar abortos en México. 

A favor participaron las tres diputadas de Morena que propusieron la iniciativa, Mojica, Calixto y Velázquez. Denunciaron el hostigamiento al que fueron sometidas; contaron que recibieron decenas de mensajes intimidatorios, incluso, la advertencia de la iglesia de ser excomulgadas.

Velázquez fue contundente, dijo que los diputados y diputadas que se oponían al dictamen no tenían calidad moral ni ética para oponerse a las libertades de las mujeres.

 «Interrumpirán su embarazo quien así lo decida, no vengan con argumentos falaces que encubren adoctrinamiento y recriminación religiosa a cuestionarnos incluso nuestra propia religiosidad para echarnos en cara de que las mujeres debemos ser sumisas y aceptar la voluntad divina de un violador», dijo Velázquez.

 También, casi de forma didáctica, explicaron que con la despenalización ninguna mujer estará obligada a practicarse el aborto; que es un derecho, una libertad de las mujeres; que la despenalización no está contra la vida.

La discusión terminó y la Mesa Directiva anunció la votación. Los diputados del PRI intentaron obstruirla, como último recurso cuestionaron la forma en que se realizaría: en voto secreto. La priísta Alicia Zamora exigió que fuera de manera económica, es decir a mano alzada. Pidió que se leyera un artículo de la Ley Orgánica del Congreso que establece la forma en que se debe de votar reformas de ley.

Visiblemente nerviosa, la presidenta de la Mesa Directiva, Flor Añorve, le pidió al secretario Joaquín Badillo que leyera la petición hecha por la Junta de Coordinación Política de que la votación fuera por cédula.

Badillo leyó el documento y en ese momento Alicia Zamora le exigió que dijera quien había firmado el documento.

Badillo se turbó y contestó que la firma era del morenista Alfredo Sánchez Esquivel en calidad de presidente de la Jucopo.

«Usted está permitiendo que se cometa una ilegalidad porque un documento como ese no debe de ir firmado sólo el presidente de la Junta», reclamó.

Poco después Badillo rectificó y leyó la página adjunta del documento en donde iban las firmas del perredista Raymundo García y la de la diputada del PT, Leticia Mosso Hernández, junto con la de presidente de la Jucopo.

Comenzó la votación. Uno a uno de los diputados y diputadas pasó hasta la tribuna a emitir su voto en la urna. Muy pocos mostraron su voto, entre ellas la priista Gabriela Bernal, que desafió la línea que impuso su partido: votó a favor.

En cuanto se supo el resultado, en el acceso del Congreso estalló la alegría. Cientos de feministas brincaron, cantaron, bailaron, lloraron.

 “Compañeras primero vamos a agradecer a todas las feministas que hemos puesto el cuerpo, el corazón y la lucha para que hoy sea ley en Guerrero. Guerrero no se podía quedar atrás, en Guerrero no se podía seguir violando ese derecho a las mujeres. Mucha gente nos dijo que no se podía, mucha gente nos dijo que era imposible, muchos atentaron contra este proyecto que hoy está dando dignidad a las mujeres. Por todas las víctimas es esta lucha. Por todas las niñas es esta lucha. Incluso es por las que están en contra de esta lucha. Era justo que nos dieran un poco de esperanza en medio de tanta violencia en la que estamos inmersas.”, dijo la feminista Viridiana Gutiérrez Solano.

De forma improvisada comenzaron una marcha en torno al Congreso. Fue reducida, desorganizada pero diferente a todas las demás: esta vez fue de alegría, no de coraje, de indignación, de dolor, de denuncia, como es casi siempre que salen a exigir justicia por los feminicidios, por las desaparecidas, por los matrimonios forzados de niñas o porque las autoridades no escuchan sus gritos de auxilio, por la lacerante impunidad.

 Guerrero se convirtió en el octavo estado en despenalizar el aborto. Este martes los diputados y diputadas no tenían muchas salidas. La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) obliga a legislar para que a ninguna mujer se le criminalice que decida abortar de manera voluntaria y, también, porque la segunda Alerta de Violencia de Género (AVG) decretada en el estado ordena homologar el Código Penal con la NOM-046 para que las mujeres accedan a servicios de salud de calidad, sobre todo, las que sufrieron una violación sexual.  

 

 

Congreso aprueba despenalización del aborto

Texto: Jesús Guerrero
Fotografía: Óscar Guerrero
17 de mayo de 2022
Chilpancingo
 Con 30 votos a favor, 13 en contra y una abstención el Congreso de Guerrero aprobó la reforma del Código Penal que establece la interrupción del embarazo hasta con 12 semanas de gestación.
Fueron los votos de Morena, PRD y PT, además de uno de una legisladora del PRI el que sacó adelante esta iniciativa que la promovieron los morenistas.
La aprobación de esta reforma provocó algarabía de unas 200 mujeres feministas que desde la mañana de este martes se colocaron afuera del Congreso en espera de la votación.
En contraste, grupos religiosos que también desde la mañana están afuera del recinto reprobaron a los diputados.
Hasta las seis de la tarde las feministas seguían bailando y cantando afuera del Congreso.