Tlacolol-En el gobierno de los Salgados: ¿A quién sirve la Policía Estatal?

La confesión de una agente de la Policía Estatal es tétrica y reveladora. Ilustra perfectamente el punto en el que está este gobierno de Guerrero.

El sábado 28 de enero, esta agente junto con 27 de sus compañeros fueron desarmados y retenidos casi 24 horas por pobladores de El Parotal, en el municipio de Petatlán, luego de un enfrentamiento a tiros con habitantes de esta comunidad.

La agente contó que ese día pasaron al hotel Fiesta Americana, en Acapulco, por tres civiles que murieron después en el enfrentamiento. Confesó que a los tres civiles les dieron uniformes oficiales de la Policía Estatal y los integraron al convoy que arribó a El Parotal.

Lo dijo frente al secretario de Seguridad Pública estatal, el capitán de la Marina, Evelio Méndez Gómez; del secretario general de Gobierno, Ludwing Marcial Reynoso Núñez y habitantes de El Parotal.

Armados y encapuchados, los agentes y los tres civiles vestidos de policías allanaron viviendas, las saquearon y luego golpearon a mujeres y niños, según versiones de la gente agraviada.

La gente se organizó y logró detener a los policías a quienes les exigieron su identificación personal. Un comandante protegió a los tres civiles y se desencadenó el enfrentamiento armado. Murió el comandante, un policía y los tres infiltrados a quienes después la gente del pueblo los identificó como miembros de la organización criminal la Familia Michoacana.

También hay la versión de que la agente tenía varios mensajes de WhatsApp en su teléfono celular en donde el subsecretario de Prevención y Operación Policial de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, Irving Jiménez Sánchez, les ordenaba ir a recoger a los tres individuos a dicho hotel en Acapulco.

Otra historia de la Policía Estatal: La mañana del sábado 21 de enero, agentes estatales y soldados de la Guardia Nacional irrumpieron en Apaxtla de Castrejón y desalojaron a supuestos autodefensas de Heliodoro Castillo y del Movimiento Apaxtlense, y lograron la detención de ocho de sus integrantes.

Los líderes de ambas organizaciones que, según se sabe, tienen relación con grupos del crimen organizado, incluidos políticos y funcionarios de esa región, denunciaron que gracias a “una gestión” (se supone que con el gobierno de la gobernadora, la morenista Evelyn Salgado Pineda) lograron la libertad de los ocho detenidos.

Pero los ocho supuestos comunitarios que después dejaron en libertad, fueron custodiados por policías estatales y agentes de la Guardia Nacional hacia la localidad de Riva Palacio, del municipio de San Lucas, Michoacán, y desde entonces están desaparecidos.

Las organizaciones que cobijan a estos dos grupos armados, acusan que las fuerzas de seguridad prácticamente entregaron a sus ocho compañeros a la Familia Michoacana, porque a ese lugar donde los llevaron es territorio que las autoridades han cedido a esta grupo criminal.

Con estos dos hechos, la gente con seguridad se preguntará: ¿en manos de quién está la Policía Estatal? ¿Qué intereses controlan a esa corporación?

Hay que recordar que estos dos sucesos se registran en Tierra Caliente y Costa Grande, donde la Familia Michoacana y otro grupo criminal mantiene rivalidad, aun cuando hace más de un año pactaron una tregua que mediaron políticos y funcionarios.

Parece que esa tregua se rompió con la masacre de San Miguel Totolapan, ocurrida el 5 de octubre del 2022, donde asesinaron al alcalde, el perredista Conrado Mendoza Almeda y a su papá, Juan Mendoza Acosta y otras 21 personas más –las autoridades sólo reconocen a 20. Después, en diciembre, en El Durazno, comunidad del municipio de Coyuca de Catalán, un grupo de hombres armados asesinó a otras siete personas. Ambos casos son atribuidos a la Familia Michoacana.

¿Hasta qué grado está involucrado el gobierno estatal en todo esto?

Pero también este gobierno que se dice de izquierda utiliza un doble rasero; con los delincuentes poco o nada hace para combatirles o contenerles, pero, contra las protestas sociales, en vez de resolver sus demandas les manda a policías para garrotearlos.

El ejemplo más reciente: estudiantes de la Normal Rafael Ramírez durante varios días protestaron en las calles de Chilpancingo para pedir una audiencia con la gobernadora.

Los normalistas pedían material didáctico y una plaza docente. En lugar de eso, el viernes 27 de enero, el gobierno de Salgado Pineda les mandó a la Policía Estatal con equipo antimotín a la Autopista del Sol para apalearlos.

Ese viernes el grupo de policías ejecutaron lo que les ordenaron y para lo que están entrenados, desalojar con violencia.

Esto constituyó otro acto de represión de este gobierno. Pero ojalá podamos ver su magnitud, cuando este gobierno morenista perjuró que no reprimiría.

En pocas palabras, el clan de los Salgado ha mostrado que no hay ningún cambio por más que con retórica y demagogia emulen un discurso que al propio presidente, Andrés Manuel López Obrador, ha desgastado con sus decisiones y políticas públicas, es decir, que vivimos en un país con gobiernos que no son de izquierda.

Además, el gobierno de Guerrero se ha blindado, literal y metafóricamente, informativa y operativamente. Es decir, habrá que reflexionar si Evelyn Salgado Pineda se atrincheró o la tienen acorazada, protegida o separada de lo que tanto habla, estar cerca del pueblo.

Hay que desmenuzar varios acontecimientos.

El 7 de junio de 2022, la gobernadora declaró: “Jamás voy a hacer represora, jamás voy a mandar a golpear ni a maestros ni estudiantes ni a campesinos, pero necesitamos saber quiénes están detrás de estos bloqueos, porque los mismos familiares y colectivos nos han dicho que hay personas ajenas de su movimiento que los están provocando”.

En esa ocasión se refería a que un grupo armado estaba detrás de unos bloqueos en la localidad de Petaquillas, en Chilpancingo, pero con el paso de los meses esas palabras se han diluido, y el principal argumento, es que se prioriza la libertad de circulación de los ciudadanos, aunque no seamos ilusos, lo que en realidad se protege son las ganancias económicas de los empresarios y del peaje de la Autopista del Sol.

En Tierra Caliente, también han ocurrido bloqueos de los que, incluso, las mismas autoridades han señalado a grupos delictivos de esos territorios estar detrás, y el gobierno no actúa de la misma forma ni aplica los mismos criterios, la diferencia, es una carretera federal y es otro nivel económico el que se mueve en esa zona. Aunque han sostenido que no hay guerrerenses de primera o de segunda, operativamente sí los hay.

Pero, siendo benévolos con la gobernadora, tal vez ella no envió directamente a los antimotines a desalojar con patadas, piedras, golpes, escudazos y mentadas de madre a los chavos y profesores, sino un subalterno que quería quedar bien, aún así, de buena fuente sabemos que ella tiene un reporte en vivo y observa las transmisiones de las páginas informativas en Facebook, por lo que sí tenía conocimiento de lo que ocurría.

Lo que observamos es que la gobernadora se ha atrincherado, o la han atrincherado, en varios sentidos; desde que no da declaraciones o responde cuestionamientos relevantes a los medios, ni tampoco la mayoría de su gabinete; cuando uno busca un entrevista con algún secretario, la respuesta es que las entrevistas se acuerdan directamente con la dirección de Comunicación Social, o sea no tienen libertad de contestar.

¿Qué esconden, qué ocultan, por qué evitar dar declaraciones? Lo peor del caso, es que si se pide la entrevista con el director de Comunicación Social, René Poseelt Aguirre, el sobrino del ex gobernador Ángel Aguirre Rivero, no te responde; te lee y te ignora.

Y si nos ponemos más quisquillosos, resulta que tanto en Palacio de Gobierno o Recinto de las Oficinas del Poder Ejecutivo, como pomposamente le nombró el priísta Héctor Astudillo, y que Evelyn Salgado reitera que es la Casa del Pueblo, los policías encargados de la puerta no te dejan entrar libremente, te hostigan, ni siquiera te dejan llegar a la puerta, porque desde las escaleras se te acercan para cuestionarte a qué vas, parece, que lo que menos quieren es que a este espacio público accedan los ciudadanos.

Chirrionazo. Hablando de que los gobiernos morenistas se han develado como no ser de izquierda, Abelina López Rodríguez, en Acapulco, la semana pasada lo dejó bien claro, pues, demandó ante la Fiscalía General del Estado (FGE) a los líderes de dos organizaciones sindicales porque encabezaron el cierre de la costera Miguel Alemán en demanda de pago de salarios y su reinstalación.

Es cierto que los gobiernos anteriores han dejado un número enorme de burócratas, pero eso no justifica que por protestar y manifestarte el gobierno los denuncie penalmente cuando hay problemas más grandes que resolver en Acapulco, como el de la seguridad.

Nada más para que vean, un dato: En los primeros 29 días de este 2023 hay un registro oficial de 62 homicidios dolosos en las calles de Acapulco y muchos de estos ocurridos en la costera que está super vigilada por Ejército, Marina, Guardia Nacional y Policía Estatal.

Pero lo más jocoso es de que López Rodríguez anunció una reunión que tuvo con el defenestrado ex gobernador Ángel Aguirre Rivero, a quien le pidió que interceda para convencer al millonario empresario Carlos Slim que invierta en la construcción de un Maribús. Ya se sabe que la nacida en Oaxaca y alcaldesa de Acapulco, al igual que Aguirre Rivero y el saltimbanqui (porque ha estado en el PRI, PRD, MC y ahora Morena) Luis Walton Aburto andan con la matraca en apoyo al canciller Marcelo Ebrard y ya crearon un frente contra el clan de los Salgado que impulsan a la Sheinbaum.

 

Colaboración especial en Amapola periodismo de sus brothers, sus panas, hermanos, su sangre y su clicka: Arturo de Dios Palma, Emiliano Tizapa Lucena y Jesús Guerrero Salgado. Aquí nos pueden enviar sus comentarios y chismecitos: eltlacololcolumna@gmail.com


Tlacolol es una columna satírica que cuestiona los hechos y dichos de lo que acontece en Guerrero. La opinión vertida en esta columna es responsabilidad de sus autores. Agradecemos el espacio a Amapola Periodismo por respetar la libertad de expresión y no censurar nuestras opiniones e interpretaciones


Te podría interesar:

Tlacolol-El festejo de Félix, un exceso de poder al viejo estilo

Vulcano: cuando lanzar cuchillos se vuelve un arte

Texto: Itzel Urieta

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

 

Vulcano, de 37 años, es un artista urbano de Chilpancingo, que en vez de fuego, lanza cuchillos.

Su nombre es Jorge Lucena.

Vulcano cuenta con la ayuda de su hijo Drake para su acto.

A Drake no le da miedo estar en el blanco. Confía en su padre y en la práctica que realizan juntos.

De lunes a sábado Vulcano y Drake se coloca en la calle José María Morelos y Pavón esquina con Paseo Alejandro Cervantes Delgado, a la altura del Panteón Central de Chilpancingo. Trabaja en el semáforo de 12 a seis de la tarde.

 

A veces Vulcano no está en Chilpancingo. Se va de gira para hacer su arte en otras ciudades importantes del país.

Antes de lanzar cuchillos, Vulcano dominó otros actos del llamado arte urbano. Comenzó como chalán de una compañía, después fue payaso, luego hizo actos de equilibrio, cama elástica y un acto de escapismo de fuego.

Tuvo una infancia triste. Su madre y padrastro lo abandonaron. Fue un niño de la calle.

Con el lanzamiento de cuchillos Vulcano lleva diez años pero ya suma 25 como artista urbano.

«Si este acto sale bien nos llevamos sus aplausos», dice antes de iniciar uno de sus actos en el Paseo

Alejandro Cervantes Delgado, mientras Drake se coloca en la tabla, no se mueve y solo espera a que Vulcano lance los cuchillos.

Los automovilistas lo observan con atención, los sorprende su precisión.
El arte urbano es una forma de empleo para muchas personas.

Max y Julián: la pareja que no puede casarse en Guerrero

Aunque hace tres meses se aprobó en Guerrero el matrimonio igualitario, la población LGBT tiene que esperar 180 días más para casarse; se tienen que modificar leyes secundarias en materia de registro civil


Texto: Itzel Urieta

Fotografía: Oscar Guerrero/ Archivo 

Chilpancingo

 

Aunque hace tres meses el Congreso local aprobó el matrimonio igualitario, las parejas de las poblaciones LGBT podrán contraer matrimonio hasta dentro de 180 días.

Max y Julián llevan cinco años de relación. Después de que se aprobó el matrimonio igualitario, vieron la oportunidad de casarse.

Decidieron esperar un tiempo para acudir al Registro Civil y así dar oportunidad a que la dependencia hiciera todos los trámites burocráticos para la celebración de los primeros matrimonios igualitarios.

El matrimonio igualitario se aprobó en el mes de octubre. Julián (pareja de Max) decidió ir en diciembre, dejó pasar dos meses, creyó que ese tiempo era suficiente para que el Registro Civil afinara el proceso de este tipo de matrimonios.

Julián pidió información sobre qué requisitos necesitaría para casarse, pero no tuvo la respuesta que esperaba. Al acercarse al Registro Civil de Chilpancingo le comentaron que aun no podrían efectuar el matrimonio porque no tenían información al respecto, además, algunos trabajadores se rieron de su petición.

Realizaron dos visitas más, en las siguientes, les comentaron que no tenían los formatos y que el personal no estaba capacitado para realizar bodas entre personas del mismo sexo.

Aunque el Congreso local ya había aprobado el matrimonio igualitario, el Poder Ejecutivo aún no emitía el decreto para hacerlo realidad.

Fue hasta el 30 de diciembre que se publicó en el Diario Oficial del Gobierno del Estado de Guerrero el decreto que permite el matrimonio igualitario.

Una vez aprobado y publicado el decreto, Max y Julián intentaron casarse nuevamente, pero otra vez les negaron ese derecho.

El Registro Civil de Chilpancingo argumentó nuevamente que no tenían los formatos y que sus trabajadores no estaban capacitados.

Max y Julián se acercaron a un integrante del Colectivo Lgbti+ Orgullo Guerrero, quien les brindó acompañamiento y apoyo para presionar a las instituciones para que les dieran una explicación del por qué no se podían casar.

Hasta ese momento todas y todos los integrantes de las poblaciones LGBT desconocían que no podían casarse.

El lunes 23 de enero integrantes de colectivos LGBT de diferentes municipios del estado, se reunieron con la subsecretaria de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos, Anacleta López Vega, para solicitar una explicación del porqué todavía no se pueden casar.

La explicación que recibieron fue que se deben modificar leyes secundarias en materia de registro civil.

“Las parejas que pretenden casarse tendrán que esperar 180 días más, porque faltan reformar leyes secundarias para que se pueda aplicar la ley”, explicó Efraín De Jesús Arroyo, vocero estatal de la Red de Jóvenes por los Derechos Sexuales y Reproductivos (Redefine Guerrero), e integrante del Colectivo Lgbti+ Orgullo Guerrero.

Los 180 días se traducen en seis meses en los que el Congreso local tiene que reformar leyes secundarias en materia de registro civil y de divorcio.

Max explicó que le informaron que sí podría casarse pero que su matrimonio no sería válido.

“Me dijeron, se pueden casar pero sería un matrimonio nulo más adelante porque todavía queda ver lo de los códigos para los divorcios”, agregó Max.

La única manera en la que las personas del mismo sexo pueden casarse es a través de un amparo solicitado ante cualquier juzgado de distrito.

El cual es un trámite que lleva hasta ocho meses. En el caso de Max y Julián está descartado, ellos quieren casarse a mediados de febrero porque Max viajará a Estados Unidos, (Max tiene nacionalidad estadounidense) y quiere darle esa nacionalidad a su pareja.

Su idea es irse en marzo ya casado y comenzar el trámite de nacionalidad para que Julián tenga ese derecho al que solo  accederá si se casan.

Esperaban casarse en Chilpancingo, pero no podrán esperar 180 días.

De Jesús Arroyo comentó que no se nota compromiso por parte de las autoridades en agilizar el proceso e incluso recibieron comentarios ofensivos por parte de López Vega.

“Que prisa tienen por casarse los de la comunidad, de todos modos se van a divorciar”, les respondió López Vega en la reunión a los representantes de las poblaciones LGBT.

Además de que les pidieron a ellos que difundieran la información sobre el matrimonio igualitario.

“Eso no nos corresponde a nosotros. Sí, como colectivos podemos compartir esa información pero ellos desde sus páginas oficiales tienen que informar lo que pasa”, expuso De Jesús Arroyo.

Para las poblaciones LGBT esto es un impedimento a sus derechos.

“Estoy seguro de que muchas parejas que se quieren casar ya han esperado mucho tiempo y ahora nos impiden acceder a este derecho”.

Max y Julián se casarán en Michoacán.

Después de la respuesta de las autoridades, Max y Julián decidieron que lo mejor era casarse en otro estado. Se casarán en Michoacán, lugar de donde es originario Max.

“La verdad me sentí mal, yo estaba planeando todo aquí. La familia de mi pareja aquí vive, mi idea era hacer todo aquí pasar un tiempo en Michoacán ya casado y, de ahí, irme a Estados Unidos”, comentó Max.

Para casarse en Michoacán tienen que viajar ocho horas.

La familia de Julián no estará presente en la ceremonia, les es complicado viajar de Chilpancingo a Michoacán por cuestiones laborales.

Aunque Max y Julián no se casarán en Guerrero, Max se siente conforme con que su historia sirva  para que se visibiliza la problemática de los matrimonios igualitarios.

“Siento que todo esto no fue en vano porque habrá más parejas de la comunidad que se van a querer casar después. Se logró todo esto de las reuniones para que le metan mano y ya quedé legal todo esto”.

“Me quedé con las ganas de que fuera aquí en Guerrero, lamentablemente no se pudo”.

 

El cacahuate, la botana que sostiene a muchas familias guerrerenses

Texto: Itzel Urieta

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

 

El cacahuate es una de las botanas más conocidas del mundo. Es originaria de América y se cultiva en México desde la época prehispánica.

En la zona Centro del estado de Guerrero, el cultivo y cosecha de cacahuate es una de las principales actividades económicas de muchas familias.

El proceso para obtener el cacahuate que consumimos es largo. La siembra comienza en julio y la cosecha en diciembre.

El cacahuate que consumimos los chilpancinguenses y que se vende en el Mercado Baltasar R Leyva Mancilla, es producido en Colotlipa, que pertenece al municipio de Quecultenango. Ahí también los habitantes producen jamaica.

El proceso en realidad comienza meses antes: en mayo y junio preparan la tierra, en julio lo siembran, en diciembre lo cosechan y empiezan a secarlo por unos ocho días para después tostarlo y, finalmente, venderlo a partir de enero.

Antonio, es originario de Colotlipa, y desde hace 16 años dedica su vida a la siembra y cosecha del cacahuate.

Viaja diario de Colotlipa a Chilpancingo, capital de Guerrero –camino en el que invierte alrededor de una hora–, para vender su producto.

Su jornada laboral es de 12 horas; llega a las seis de la mañana y se va a las seis de la tarde. Viaja con otras personas de su comunidad, la mayoría son familiares y se conocen.

Antonio vende su cacahuate en el mercado central, en la calle 21 de marzo, es una de las calles aledañas al mercado, en la que suelen ponerse productores y vendedores de diferentes municipios del estado.

“Yo hago todo el trabajo de sembrar, cosechar y salir a vender, porque si sólo lo vendo allá (en Colotlipa) lo pagan bien barato”, comenta.

La venta de cacahuate es una actividad que les permite tener ingresos todo el año.

Los productores como Antonio salen a vender el cacahuate desde enero y a partir de ahí racionan el producto para tener venta todo el año. Otros sólo l entregan a revendedores.

Él prefiere venderlo por cuenta, porque así le saca más ganancias.

Por ahora, comparte, las ventas están bajas, pero es común este comportamiento, a veces suben y otras veces se les complica venderlo.

El precio del cacahuate es de 20 pesos por un cuarto. El litro, la medida que utilizan en los mercados de Guerrero para estos productos, cuesta 60 pesos.

Si se compara con botanas industrializadas, como una bolsa de frituras de 240 gramos, el cacahuate que vende Antonio es más económico. Esa bolsa de frituras en tiendas y supermercados ronda entre los 50 a 60 pesos.

Varas personas que pasan frente a Antonio en el mercado se acerca a preguntar por el precio. Algunas se llevan un cuarto, otras un litro.

–¿Usted consume mucho el cacahuate?, –se le preguntó a una mujer que realizaba compras en el mercado.

–Sí, suelo comprarlo para comerlo como botana con mi familia. Conviene más que comprar los cacahuates japoneses, que ni han de ser japoneses, –contesta.

Al final se lleva medio kilo.

Antonio no tiene conocimiento científico sobre el cacahuate, pero sabe que tiene beneficios.

“Dicen que tiene mucha grasa buena, que sirve para que, pues, si uno no tiene grasa con eso ya puede uno estar mejor. Nosotros en Colotlipa lo consumimos mucho por eso estamos flaquitos, pero bien fuertes”, comenta entre risas.

Otra cosa que Antonio sabe es que el cacahuate es una semilla que se da con poca agua y resiste a las sequías.

La región alrededor de Colotlipa generalmente es árida y la siembra del maíz no es rentable más que para consumo propio. Es ideal para el cacahuate.

“El cacahuate es un cultivo alterno que crece en áreas con problemas de sequía o donde el fenómeno climático de la canícula se acentúa más, lo que ocasiona que la agricultura lo resienta y ocasione pérdidas en cultivos como el maíz”, se lee en un artículo sobre el cacahuate escrito por Aurelio López Luna del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP).

El lado científico y los números de la producción del cacahuate

De acuerdo con la bióloga Fanny Imelda Pastenes Felizola, el nombre científico del cacahuate es Arachis hypogaea. Es una semilla conocida como legumbre y no una raíz como muchas personas creen.

“Una característica única de esta planta es que una vez fecundadas/polinizadas, las flores se marchitan y generan una especie de tallo que se dirige al suelo y se entierra, que más tarde se convertirá en la vaina (cajita que contiene la semilla) y para conseguir acceder a ellos se debe extraer la planta completa del suelo”, explica.

Es la única planta que hace esto “o sea, el maní o cacahuete madura bajo tierra, pero no está adherido a las raíces, por eso es que es un tallo”.

Dentro de los beneficios del cacahuate está un alto contenido en grasas buenas como el Omega 3, fuente de proteína y ácido fólico que ayuda a prevenir enfermedades cardíacas, favorece al sistema nervioso y periférico y evita la pérdida de memoria, de acuerdo con la bióloga.

La Secretaría de Desarrollo Rural (Sader) difundió que el cacahuate es usado principalmente  para la elaboración de alimentos como galletas, panes, dulces, cereales y ensaladas. En la industria lo ocupan para fabricar mantequilla, aceites, harinas, tintas, cremas humectantes y labiales.

En números, el cacahuate aporta a la economía nacional 138 millones de pesos, de acuerdo con el INIFAP.

Los estados del país donde producen cacahuate son Guanajuato, Guerrero, Chiapas, Chihuahua, Morelos, Nayarit, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí y Sinaloa. 80 por ciento de la superficie con este cultivo es bajo condiciones de temporal.

Estadísticas del INIFAP revelan que en los últimos cinco años se cultivaron 56,780 hectáreas de cacahuate en el país.

El tiempo y la dedicación que invierten los productores en sus siembras es valioso. Es su fuente de empleo y su sustento económico.

“Me gustaría que la gente viniera a conocer y probar este cacahuate que es de calidad. Nosotros venimos de lejos con la esperanza de vender y así llevar algo de dinero a la casa”.

Productores locales como Antonio dependen de nuestro consumo.

Chilpancingo genera casi 500 toneladas de basura al día sin política para la separación de residuos

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

 

Por las esquinas de las calles y avenidas de Chilpancingo es común ver bolsas de basura, aun cuando existen multas para quienes sean sorprendidos dejándolas en las calles. Datos de la Dirección Municipal de Limpia indican que en la capital se generan entre 300 y 450 toneladas de basura al día, para las que no hay un programa o política pública de separación de residuos

«Toda la basura que se genera se va al relleno sanitario que está en el cerro del Huiteco, por el nuevo libramiento a Tixtla”, mencionó Juan Manuel Adame Sánchez, director de Limpia de Chilpancingo.

Al no existir un programa para la separación de residuos los trabajadores de los camiones de basura asumen esa labor.

«Por lo regular los mismos compañeros separan la basura, lo que es el Pet (plástco), papel, aluminio y fierro, todo eso ellos mismos (los recolectores) lo van separando al ingresar al camión”.

En el relleno sanitario, los pepenadores también tienen esa función, por cuenta propia recolectan y separan los residuos los reutilizables para después venderlos. Los trabajadores de los camiones también llevan a centros de reciclaje lo que separaron, de acuerdo con el funcionario.

Así funciona la separación de residuos en Chilpancingo.

Adame Sánchez mencionó que trabajan en un proyecto para la separación de residuos en la capital, pero nunca ofreció detalles.

Las zonas que más generan basura son el centro de Chilpancingo y el mercado Baltazar R Leyva Mancilla. En el mercado se generan cinco toneladas al día; sólo para dimensionar la cantidad, una colonia genera entre siete y ocho toneladas a la semana, según las mismas fuentes municipales.

«En el centro tenemos que pasar cinco veces al día y en todas el camión de ocho toneladas se llena, por la cantidad de comercios”.

Mucha de esta basura los habitantes la dejan en las calles.

«El principal problema de Chilpancingo es que no hay una cultura para tirar basura, la gente se va a trabajar y no hay quién tire la basura, y la saca o muy temprano o muy tarde”.

Estos datos sólo son los que genera la Dirección de Limpia, porque los recolectores privados, conocidos popularmente como la basura jefa, también recolectan y llevan los residuos de manera directa al relleno sanitario.

Otro residuo que también llega al tiradero y no reporta el municipio, son las llantas que, muchas veces, son quemadas, lo que provoca mayor contaminación al ambiente.

Datos de la Uagro Verde (Programa de Sustentabilidad de la Universidad Autónoma de Guerrero) revelan que las llanteras y vulcanizadoras generan entre 500 y 600 llantas a la semana.

Para el tema de la recolección de basura, el municipio tiene 30 camiones que atienden las 600 colonias de Chilpancingo.

 

Verdad y justicia, la exigencia de familiares de Doroteo a 48 años de su desaparición forzada

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Tlachinollan 

Chilpancingo

Doroteo Iturio de Jesús trabajaba en la construcción de caminos en Coyuca de Benítez. Una tarde del 15 de octubre de 1974 regresaba del trabajo con sus compañeros cuando en un reten militar, a la altura del vado de Aguas Blancas, lo detuvieron y nadie más supo de él.

Cada mañana Doroteo salía a trabajar, era parte de la Junta Local de Caminos de Coyuca de Benítez, un organismo que dependía de la Dirección de Obras Públicas municipal que se encargaba de construir, reparar y dar mantenimiento a las carreteras locales, principalmente a las que conducían a las comunidades rurales.

Se lo llevaron de la carretera que lleva a Aguas Blancas, donde trabajaba.

Desde la mañana de ese 15 de octubre, Doroteo, también junto a un grupo de compañeros, vio el retén militar, pero los soldados sólo los pararon minutos y los dejaron ir a trabajar.

“Entonces los militares le dijeron que fuera a trabajar y que al regreso se iba a quedar con ellos. Si él hubiera sido otro, entonces, ya no pasa, pero él era obediente y por eso regresó, y cuando lo detuvieron ya no lo soltaron”, cuenta una de sus hijas, Carmen Iturio Nava, en entrevista.

“Entonces, uno de sus compañeros del trabajo nos fue a avisar, me dijo: ‘agarraron a Doroteo, ya no lo dejaron venir y yo no sé qué va a pasar’”.

La familia buscó ayuda de inmediato para localizar a Doroteo, pero nunca la consiguió.

En las oficinas de la Junta Local de Caminos tampoco dieron razón de él, le dijeron a la familia que na sabían nada.

Las pocas pistas que recabó la familia los llevo a un búsqueda que tampoco tuvo éxito. Les dijeron que a Doroteo lo llevaron a un retén de Pie de la Cuesta, en Acapulco; uno de sus hijos lo fue a buscar pero nunca lo vio y las autoridades militares no le dieron información.

El caso de Doroteo también es parte de una recopilación de testimonios publicada en 2020 por el Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México, en el que los ocho hijos cuenta parte su vida después de la desaparición de su padre.

“Lo buscamos en los retenes, lo buscamos en el cuartel militar de Atoyac, lugar donde realmente nos cerraron las puertas, no decían nada o nos decían a lo mejor anda por ahí de borracho, a lo mejor se fue con otra mujer, le decían a mi mamá, o sea, vulgaridades que los militares tenían preparadas para alejar a las familias”, es un fragmento en el libro del testimonio de Antonio Iturio Nava, otro de los hijos de Doroteo.

En la imagen, Carmen Iturio Nava muestra la foto de su padre desaparecido durante un testimonio a la Comisión de la Verdad de la Guerra Sucia, el pasado 9 de diciembre del 2022, en Chilpancingo.

En el momento de su desaparición, Doroteo tenía siete hijos y una más que estaba por nacer. Derivado de su desaparición, su familia se vio en la necesidad de emigrar a Chilpancingo ante la falta de condiciones para vivir en su natal Coyuca de Benítez, en la Costa Grande de Guerrero.

Doroteo era el sustento de su familia, su esposa era ama de casa y cuidaba a los siete hijos.

Con la desaparición de Doroteo la familia se quedó sin ingresos y las tierras fueron acaparadas por otros familiares.

“Mis hermanos trabajaron de lo que fuera para tener, los más pequeños hacían mandados en las casas por unas monedas que les pudieran dar”, recuerda Carmen.

En época de cosecha, la familia se alquilaba para el corte de café, pero fue insuficiente y al final migraron.

La familia Iturio Nava también sufrió acoso e intimidación de parte del Estado. “(…) Después de que desaparecieron a mi papá, cerca de la casa, todas las noches, pasaban los militares y se oía cómo andaban recorriendo en la colonia donde vivíamos nosotros, porque era parte de la intimidación que hacían hacia los hijos y esposas”, narra Carmen.

“Nosotros denunciamos al Estado mexicano que nos hizo víctimas de lo que ahora somos y de la situación en la que estamos, porque nosotros quisiéramos que nuestro familiar estuviera a lado de nosotros, pero no es así por culpa del Ejército”.

La detención de Doroteo, creen algunos familiares, fue porque era familiar del entonces guerrillero Lucio Cabañas Barrientos –sus padres de ambos eran primos–, y por algunas colaboraciones a su primo.

Era 1974, la época de la llamada guerra sucia, término que algunos académicos y familiares de las víctimas prefieren llamar terrorismo de Estado.

Entre 1960 y 1980 el Ejército y grupos paramilitares desaparecieron, de acuerdo con cifras oficiales, a 800 personas, entre estudiantes, militantes de izquierda y personas sumadas a la guerrilla, por considerarlos un peligro para el Estado.

Entre esas 800 personas está Doroteo, de quien no hay pistas de su paradero. 48 años después todavía exigen su aparición con vida y justicia.

“Queremos que nos explique y se nos diga dónde está nuestro padre. Puedo decir que a mi no me avergüenza que mi padre haya sido un guerrillero, a mí me enorgullece ser hija de Doroteo Iturio de Jesús y quiero se escuche su nombre donde quiera que vaya yo”, dice Carmen.

La familia de Doroteo es parte del Colectivo de Integrantes Esposas e Hijos de Desaparecidos y Desplazados de la Guerra Sucia del Municipio de Atoyac de Álvarez, Guerrero, donde junto con otras familias en la misma situación piden justicia y reparación del daño.

“Mi padre no era un criminal, era un guerrillero que peleo por sus ideales y del que siempre voy a vivir orgullosa”.


Te podría interesar:

Pese a crisis de desapariciones, comisiones de búsqueda estatales dejaron sin usar 230 mdp del dinero que recibieron en tres años

En medio de una depresión fallece Antonio, un desplazado por violencia de la Sierra

Texto: José Miguel Sánchez 

Fotografía: Centro de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón

22 de enero del 2023

 

Antonio Trujillo Benito falleció el 21 de enero y nunca pudo regresar a su casa, Campo de aviación, un pueblo de la Sierra de Leonardo Bravo, de donde salió hace cuatro años de manera forzado.

La depresión de Antonio, que se desprende desde su desplazamiento forzado, lo condujo al alcohol y este a su muerte, informó Centro de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón

El 11 de noviembre de 2018 un grupo de civiles armados “habrían invadido a comunidades de Filo de Caballos en El Ranchito, Puentecillas, Carrizal, Mirabal y Campo de Aviación donde habrían disparado contra la población civil”, se lee en una recuento de los hechos realizado por la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas de la Violencia (CEAV) que da cuenta de la razón por la que salió desplazado Antonio.

Derivado de esa agresión, en total, unos 2,000 pobladores de dichas comunidades salieron en calidad de desplazados ese mismo día y se refugiaron en el auditorio municipal de Chichihualco, cabecera municipal de Leonardo Bravo.

“Duele mucho la partida de nuestro querido compañero Antonio Trujillo Benítez, pero más me duele que se fue con la esperanza de algún día volver a su pueblo natal”, se lee en el comunicado del Centro Morelos, organización que acompaña personas desplazadas.

En el contenido del comunicado se entiende que derivado de estar fuera de su hogar y con toda su familia, Antonio se refugió en el alcohol, porque pensó que así “encontraría la solución a su tristeza y coraje en contra de un gobierno insensible al cual no le importamos”.

En marzo de 2019, durante un plantón fuera de Palacio Nacional, en la Ciudad de México, para exigir al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, solucionar el tema de las personas desplazadas, Francisco, otra persona desplazada tuvo un infarto y fue Antonio, quien con “desesperación fue capaz de darle respiración de boca a boca, tratando de salvarlo, pero finalmente se nos adelantó y ahora él (Antonio)”.

“Finalmente la depresión lo venció, pues es dura y sabemos que por esa causa podemos en cualquier momento perder la vida, por tanta tristeza provocada por haber tenido que dejar todo desde el 2018 para salvar la vida, el no poder regresar a su tierra, la falta de justicia, reubicación y reparación del daño”.

El 17 de noviembre de 2018, seis después de que Antonio huyó de su hogar, los desplazados intentaron retornar en una caravana acompañados de militares, policías, activistas, periodistas y personal de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), pero fueron atacados entre Los Morros y Campo de Aviación, dos comunidades de la Sierra.

Por el ataque, los pobladores decidieron no seguir hacia sus hogares y se regresaron a Chichihualco, donde muchos permanecen, otros migraron a Cuernavaca, Morelos y Ciudad de México, pero esperan el apoyo federal para un retorno seguro.

“Seguiremos luchando para que sus hermanos e hijos alcancen la reubicación y un trato digno, exigiendo justicia para las víctimas que se quedan”, precisó en el texto Centro Morelos.

También exigió a los tres niveles de gobierno cumplir con su promesa de pronta reubicación y reparación del daño para todas las familias víctimas de desplazamiento interno forzado.

“Que ningún/a compañera/o más mueran sin tener un lugar y un techo seguro donde vivir. Hasta siempre compañero Toño, abrazos hasta al cielo”.

En la imagen, Antonio Trujillo Benito en su posición de víctima de desplazamiento forzado durante una manifestación en la Ciudad de México en apoyo a los 43 normalistas desaparecidos de Ayotzinapa. Foto: Centro de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón.

 

Denuncias en redes sociales deben formalizarse ante autoridades para acabar con maltrato animal

Texto: Itzel Urieta

Fotografía: Cortesía / Peludos de la montaña 

14 de enero del 2023

Chilpancingo

En Guerrero el maltrato animal está sancionado desde el 2014. De acuerdo con organizaciones de bienestar animal, las instituciones no prestan atención al tema.

Gretta Fuentes de María, coordinadora de Bienestar Animal de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales de Guerrero (Semaren), expuso que es importante realizar las denuncias formales ante las instancias correspondientes para que se aplique la ley y haya castigo para los agresores de animales.

 

En agosto del 2022, Tlapa de Comonfort, en la región Montaña, se convirtió en el primer municipio del estado en sancionar a dos personas por maltrato animal.

La asociación civil Peludos de la Montaña acompañó ambos casos.

Actualmente Tlapa es el municipio con más multas por maltrato animal aplicadas. Lleva cinco.

Uno de estos casos fue el de Angelita, una perrita a la que su dueña la dejaba abandonada en un terreno baldío, sin comida y sin agua, por periodos de hasta 15 días.

Vecinos del lugar denunciaron el caso de Angelita a Peludos de la Montaña y la organización canalizó la denuncia al Ayuntamiento de Tlapa.

El Ayuntamiento sancionó a la dueña de Angelita con el pago de los gastos médicos.
Aunque si hubo una sanción, ésta no estuvo regulada por la Ley 491 de Bienestar Animal.

En diciembre de 2022, en Acapulco, también se multó a una persona que atropelló a un perro. La multa consistió en el pago de los gastos médicos del canino.

Aunque en algunos municipios estas sanciones se realizan, hay otros en los que no se aplica ningún tipo de sanción a personas que maltratan animales.

Fuentes de María considera que muchas personas no denuncian el maltrato animal porque desconocen la legislación y porque normalizan el maltrato a los animales. No saben que hay una ley que protege a los animales.

Otra de las causas es que no se denuncia por miedo o por evitar conflictos con los vecinos o personas conocidas.

Las denuncias se realizan de manera anónima. Se pide un nombre y un número de teléfono solo para informar cómo va el caso.

Loki y Panda fueron encerrados por su dueño en un domicilio en Tlapa, Guerrero Foto: Cortesía Peludos de la Monu

«Hace falta la cultura de la denuncia. Hemos normalizado el maltrato animal tanto que si vemos un perro amarrado en una azotea nos parece normal, cuando no es así», mencionó Fuentes de María.

Las denuncias en Facebook sobre maltrato animal son comunes, pero no son denuncias oficiales.

Si bien las redes sociales son un apoyo para difundir y ejercer presión a las instituciones, lo ideal es que estas denuncias primero se realicen de manera formal y después se viralicen en Facebook.

El área de Bienestar Animal tiene registradas desde septiembre de 2022, a la fecha, solo 15 denuncias formales de maltrato animal, a las cuales se les brinda asesoría y acompañamiento.

«Es importante que se realicen las denuncias de manera formal para que las instituciones vean que a la gente sí le interesa en el tema, haya más presión y se pueda sancionar y aplicar la ley».

Son diversas las instituciones ante las que se realizan las denuncias por maltrato animal.

Si conoces algún caso de maltrato animal acude a los ayuntamientos con el síndico procurador, a la Dirección de Medio Ambiente o Ecología, a la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de Guerrero (Propaep), al Ministerio Público y a la Fiscalía General del Estado (FGE).

Los datos que se solicitan para realizan las denuncias son: datos de localización del infractor (agresor), evidencias del maltrato (fotografía o video), descripción de los hechos y el nombre del denunciante con un número de contacto.

Las denuncias se realizan de manera anónima, el nombre del denunciante se solicita solo para informarle cuestiones de la denuncia.

Algunos municipios tienen su propio reglamento de bienestar animal y consejos municipales de bienestar animal, esto facilita obtener información y acercamiento con otras instituciones.

Fuentes de María llamó a las personas a denunciar de manera formal los casos de maltrato animal.

«Debemos dejar de pensar que los animales no sienten. Los animales merecen que hablemos por ellos».


Te puede interesar:

Los watusis y la cebra están en el Estado de México y Querétaro, reveló Semarnat

Los watusis y la cebra están en el Estado de México y Querétaro, reveló Semarnat

El sitio en que se supone están los cuatro watusi no es un zoológico


Texto: Amapola Periodismo

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

 

Los cuatro watusis y la cebra desaparecidos del Zoológico Zoochilpan están en el Estado de México y Querétaro, de acuerdo con información de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

Armando Sánchez Gómez, delegado de Semarnat, informó que sí hay permisos de traslado de la cebra y los cuatro watusis de los que se desconocía su paradero.

Sánchez Gómez mencionó que desde el 2020 hay una autorización de Semarnat para el traslado de los animales. La autorización tiene el folio SGPA/DGBS/06628/20.

«Es una autorización de aprovechamiento extractivo en la cual ellos ya no necesitan autorización para que los puedan mover (a los watusis), ellos con esa autorización ya los pueden mover libremente sin problema», mencionó Sánchez Gómez.

La Semarnat revisó los expedientes del Zoochilpan y concluyeron que los cuatro watusis fueron entregados a Juan José Jiménez Ordaz, con domicilio en Fraccionamiento Valle de San Pedro, municipio de Tecámac, Estado de México.

En una consulta de internet se constató que dicha dirección corresponde a un fraccionamiento privado, en el que se observa que todas son casas habitación.

En el acta está plasmado que los watusis fueron entregados por José Rubén Nava Noriega, ex director del Zoochilpan, quien fue removido en días recientes después de la negligencia en el zoológico con un venado.

Con respecto a la cebra hay una autorización SPARN/DGBS/04746/22, con fecha de 1 de diciembre del 2022. También hay una acta administrativa de entrega-recepción a René David Trujillo Sotelo, con domicilio en Fraccionamiento Paseo de la Venta, San Juan del Río Querétaro.

Sobre esta dirección que está incompleta se vio que La Venta es una zona de fincas y haciendas.

Sánchez Gómez explicó que aunque ellos tienen esas autorizaciones la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) debe intervenir para cerciorarse de que los animales se trasladaron a lugares adecuados.

Agregó que también verificarán si estos domicilios son una Unidad de Manejo Ambiental (UMA) o Predios e Instalaciones que Manejan Vida Silvestre (PIMVS) autorizados por Semarnat; la revisión estaría a cargo de Profepa.

En conferencia de prensa en Acapulco, después de tomar protesta como coordinador de la zona Centro del Colegio de Veterinarios Zootecnistas de Guerrero, José Rubén Nava Noriega, aclaró que los cuatro watusis y la cebra fueron intercambiados.

«Es bien sabido que los zoológicos hacen estos tipos de intercambios cuando ya no tienen espacio para albergar a más animales, los cambian por otros ejemplares o por equipo para el zoológico», comentó.

Nava Noriega mencionó que los cuatro watusis fueron intercambiados por equipo de sonido y un aparato para calentar la leche para los animales recién nacidos.

La cebra fue intercambiada por una pareja de ciervos rojos.

Nava Noriega nunca especificó con qué dependencia, institución o persona realizó estos intercambios.

Al término de dicha conferencia, dijo que desconocía en dónde están específicamente los animales.

«Desconozco a dónde se fueron porque muchas veces son zoológicos privados».

 

El centro de operaciones de Vicente Guerrero en la Montaña está en venta

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Cortesía Masedonio Mendoza Basurto 

19 de enero del 2023

Chilpancingo 

 

En Guerrero aún existen vestigios que nos cuentan la historia de México, edificaciones que existen desde la independencia y que muchos se niegan a que desaparezcan.

Uno de los casos es una pequeña casa ubicada en la cabecera municipal de Alcozauca, en la Montaña de Guerrero, que fue el centro de operaciones de Vicente Guerrero en 1817.

El inmueble está en venta desde hace un año y no hay institución que pretenda conservarlo.

La casa está a pocos metros de la iglesia de Alcozauca, es de adobe, con una puerta de lado derecho y una pequeña ventana en el costado.

Si no fuera por una placa que hay en la fachada donde se lee que ahí fue “donde se hospedó el general Vicente Guerrero de paso a Xonacatlán”, pasaría inadvertida y sería otra casa con el mismo estilo arquitectónico. Su valor radica en su historia.

Arriba de la placa también hay un lona amarilla donde se lee: “Se vende”.

En la actualidad la propiedad es de un particular que pretende vender el inmueble.

Vicente Guerrero acudía a esa pequeña casa a planear su estrategia de guerra en la última etapa de la Independencia.

En esa casa fue sitiado por tropas españolas en 1817 y en una batalla por defender la región asesinaron al hombre en el que descaragaba la mayor de su confianza, Juan del Carmen.

En lo que actualmente se conoce como La Montaña de Guerrero y anteriormente la Sierra de Tlapa, los colonizadores impusieron un orden administrativo, político, militar y religioso para sojuzgar a los pueblos originarios.

«Por toda la carga de trabajo y explotación, los pueblos originarios de La Montaña se incorporaron a la lucha insurgente por la Independencia en 1810, respaldando al cura José María Morelos y a Vicente Guerrero, quienes utilizaron la región como zona de operaciones y de resguardo. Vicente Guerrero instaló su cuartel general en Atlamajalcingo del Monte y en Alcozauca, donde recibió ayuda militar, comida y pertrechos por parte de la población», se lee en apartado histórico de la página del Ayuntamiento de Alcozauca.

Aun cuando el Ayuntamiento lo presuma con cierto orgullo, no hay autoridad que pretenda restaurar o poner atención a la casa en venta.

En la imagen, la casa donde se hospedaba Vicente Guerrero en sus visitas a la Montaña de Guerrero durante el movimiento de Independencia, ubicada en Alcozauca. Foto: Cortesía Masedonio Mendoza Basurto.

Cuenta la historia oral de Alcozauca que los pueblos originarios fueron un bastión importante para mantener viva la independencia, «suministrando carne seca, sal, agua, pinole, totopos, quelites, tortillas y alimentos para las tropas insurgentes».

«También aportaban información, recursos económicos, pertrechos, armas, leña, caballos y otros recursos para sostener la lucha revolucionaria», se lee en un artículo histórico sobre Alcozauca, escrito por Jaime García Leyva, poeta y cronista Ñu Savi.

La importancia de Vicente Guerrero en Alcozauca fue tal que el 18 de febrero de 1869 el gobernador del estado, Francisco O. Arce, publicó el decreto que nombra a Alcozauca como de Guerrero.

El decreto concedió, además, una feria anual que debía iniciar cinco días antes del primer viernes de cuaresma.

Actualmente la feria tampoco se realiza.

El decreto pretendía conmemorar la lucha en contra del dominio español que Vicente Guerrero desarrolló en la Montaña y Costa Chica entre 1814 y 1817.

De acuerdo con datos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), existen varios testimonios sobre la estadía de Vicente Guerrero en la Montaña y de los diversos enfrentamientos armados que tuvo con las tropas del gobierno virreinal y de los cerros que fortificó.

Uno de esos relatos fue que en 1816 el comandante realista Gabriel Armijo informaba que “gavillas de rebeldes que se han establecido son las de Vicente Guerrero situado y fortificado en Xonacatlán, su fuerza constante es de 800 hombres, de ellos 500 con armas de fuego y el resto de machetera», establece un documento propiedad del INAH y publicado en su página oficial.

Sobre el mismo tema, la historiadora del INAH Guerrero, María Teresa Pavia Miller cuenta que Xonacatlán fue el cuartel general la mayor parte del tiempo que Vicente Guerrero acudía a la Montaña.

Pavia Miller también establece la hipótesis en la que es probable que el insurgente tixtleco se ubicará por Xonacatlán cuando ocurrió el famoso encuentro con su padre, quien lo buscó con la encomienda del gobierno realista de convencerlo para que se indultara.

Con más de 200 años de historia, el miércoles 18, el diputado de Morena, Masedonio Mendoza Basurto, presentó un punto de acuerdo para exhortar a la titular de la Secretaría de Cultura del estado, Aída Melina Martínez Rebolledo, para que haga las gestiones necesarias para el rescate del inmueble donde se hospedaba Vicente Guerrero.

En la imagen, el diputado de Morena, Masedonio Mendoza Basurto, durante su intervención sobre la casa de Vicente Guerrero en la sesión del 18 de enero. Foto: Congreso del estado

Mendoza Basurto pretende que la Secretaría de Cultura rescate dicho espacio histórico para se convierta en un centro cultural o museo que rinda homenaje a Vicente Guerrero.

Durante su intervención en tribuna, Mendoza Basurto resaltó en su propuesta, la importancia histórica de Alcozauca al ser «escenario de batallas militares durante varios años, hasta 1821, cuando se establece una tregua entre Guerrero e Iturbide para pacificar el país y lograr la Independencia».

«Por todo lo anterior es de suma importancia recuperar el bien inmueble donde se alojara el general Vicente Guerrero durante sus incursiones por la Montaña, y con ello coadyuvar a la conservación del legado histórico y memoria de un guerrerense ilustre y valeroso que hizo importantes aportaciones al país», mencionó Mendoza Basurto.

La propuesta fue turnada a la Comisión de Cultura para su correspondiente análisis y dictaminación.

 

Este es un texto patrocinado por el Congreso del Estado de Guerrero


Te puede interesar: 

Los murales de Tixtla, una historia que reivindica a Guerrero y a México

Confirma Semarnat la falta de cuatro watusis y una cebra en el Zoochilpan

Está pendiente la evaluación que confirme o deseche que esta desaparición es una irregularidad


Texto: Itzel Urieta

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

 

La Secretaría de Medio Ambiente y  Recursos Naturales (Semarnat) confirmó la ausencia de cuatro watusis y una cebra en el Zoológico Zoochilpan, pero la investigación sobre qué pasó con ellos todavía está en curso.

El delegado de Semarnat, Armando Sánchez Gómez, dijo que todavía falta que determinen, junto con la Semaren, si su desaparición en realidad es una irregularidad. El siguiente proceso tendría que realizarlo la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

El viernes 13 de enero, la dependencia federal junto con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales Guerrero (Semaren) acudieron a las instalaciones del Zoochilpan para realizar una visita técnica, corroborar el número de animales que hay en el zoológico y las instalaciones.

Esta visita la realizaron después de la destitución de José Rubén Nava Noriega como director general del Zoochilpan.  La Semaren y Semarnat realizaron un recorrido por las instalaciones del lugar y levantaron un inventario para saber el número de animales que hay en el zoológico.

Amapola, periodismo transgresor documentó desde el lunes la falta de cuatro watusis y dos cebras del zoológico, de los que se desconoce su paradero. Desaparecieron del zoológico subsidiado por el gobierno estatal.

De acuerdo con la delegado de Semarnat, la visita se realizó porque los zoológicos cada año deben reportar un informe anual y la dependencia hacer las verificaciones.

“Esto también coincidió con lo que apareció en estos medios sociales de lo que estaba ocurriendo. Nosotros hacemos la verificación y tenemos que realizarla. Semarnat es sólo verificación, no podemos hacer inspecciones, inspecciones sólo Profepa”, aclaró Sánchez Gómez.

Aun no tienen el número total de animales que alberga el zoológico.

Respecto a los cuatro watusis y la cebra, Sánchez Gómez dijo que al hacer la verificación se observó la falta de esos ejemplares.

“En el inventario que se hace, en el recorrido que se hizo no se encuentran, pero todavía no podemos decir que sea irregularidad. Tenemos que ver el movimiento que tiene el zoológico, si se le autorizó ese movimiento, por eso tenemos que ir al expediente para ver si tiene alguna autorización de movimiento”, explicó.

Los zoológicos realizan intercambios de ejemplares cuando hay sobrepoblación de especies, para no aglomerar sus hábitats y evitar que los animales sufran estrés. En este caso, no se sabe si los cuatro watusis y las dos cebras fueron intercambiados a otro zoológico.

De haberlo hecho, el  Zoochilpan tuvo que notificar a Profepa de esos movimientos.

“En caso de que no haya autorización de movimiento, se tipifica como algo irregular que nosotros lo turnamos a la Profepa, y ellos proceden”.

Los expedientes de la visita al Zoochilpan están en proceso, por lo que aún no se sabe sobre el paradero de los cuatros watusis y la cebra.

El gobierno estatal emitió un comunicado que difundió el Zoochilpan en su página de Facebook. “El zoológico Zoochilpan está en un proceso de entrega-recepción derivado de los cambios en la dirección. Se está en proceso de recibir y cotejar cantidad y organismos que se tienen en este espacio de conservación de especies y esparcimiento familiar”, es un párrafo de ese texto.

Fernando Domínguez Bernaldez, encargado de despacho del Zoochilpan, dijo en entrevista que está en espera de los resultados de la información obtenida del recorrido de Semarnat y Semaren.

“Estamos en el proceso de entrega-recepción. No tenemos aun a ciencia cierta la cantidad de animales con los que cuenta el zoológico y si hubo o no movilización de uno de ellos. Todo esto lo veremos determinado una vez se concluya el acta de entrega”, agregó.

Todavía está pendiente, si es que hay una irregularidad documentada, la visita o inspección de Profepa a las instalaciones del Zoochilpan.

El agua en Guerrero es vasta, la carencia está en los servicios básicos, revela estudio

Entonces, si la población en ciudades como Chilpancingo tiene menor acceso al agua, es por la falta de infraestructura


Texto y fotografía: José Miguel Sánchez

Chilpancingo

 

A nivel nacional el problema del agua en Guerrero no es considerado un tema prioritario, diversos estudios afirman que en el estado hay agua suficiente y pocas veces en su historia presentó problemas de sequía.

Pero el desabasto de agua en los hogares de los guerrerenses es un problema con el que lidian todos los días, de manera principal en Chilpancingo, donde el agua es suministrada en algunas colonias del centro de la ciudad cada 15 días y en las más alejadas la espera puede durar hasta tres meses o cuatro meses.

Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) mencionan que el 62 por ciento del territorio guerrerense cuenta con agua disponible.

Para dimensionar el caso, los estados del norte como Baja California, Baja California Sur, Coahuila, Chihuahua, Nuevo León, Sonora y Tamaulipas apenas tienen 9 por ciento del agua disponible para su territorio.

Guerrero está dentro de los siete estados donde más de la mitad de su agua es renovable, es decir, que proviene de la temporada de lluvias y no presentan afectaciones por sequía.

Los otros estados en esta condición son Chiapas, Oaxaca, Campeche, Quintana Roo, Yucatán, Veracruz y Tabasco, de acuerdo con el último Censo sobre acceso al agua potable y drenaje publicado en 2020.

El mismo estudio reconoce que en estos estados del sur es donde sus habitantes tienen menos acceso al agua.

Ahí concluyen que el problema de disponibilidad de agua en el país se debe a la falta de servicios básicos, como las tuberías y el drenaje.

“Estos estados tienen menor acceso al vital líquido, pues, no cuentan con los servicios básicos, como es agua entubada dentro de la vivienda”, se lee en el censo.

Las cifras de agua entubada y drenaje es donde se observan las principales diferentes y probablemente el origen del problema.

En Guerrero, como ya se mencionó, 62 por ciento de su territorio cuenta con agua, pero es el penúltimo estado en el que sus habitantes cuentan con servicio de agua entubada, seguido de Oaxaca.

“A nivel nacional, en 1990, el 62 por ciento de las viviendas contaban con servicio de agua entubada, el porcentaje se elevó a 75 por ciento en el año 2000, para 2005 fue de 85 por ciento y en 2010 se ubicó en 89 por ciento. Las entidades con el menor porcentaje de viviendas que cuentan con este servicio son Guerrero y Oaxaca con 72 y 70 por ciento respectivamente”, se lee en el documento del censo.

Caso contrario ocurre en los estados del norte, donde la sequía y falta de agua es un problema recurrente.

En Nuevo León, Tamaulipas, Baja California y Baja California Sur el servicio de agua entubada está garantizado para 98 por ciento de su población, de acuerdo con la información del censo.

Aun cuando en sus estados el agua el insuficiente, el suministro en los hogares de ciudades como Monterrey, Tijuana y Mexicali es diario. “En tanto, las capitales de los estados donde hay agua, los suministros no están garantizados para la población”.

Los datos del INEGI concluyen que el crecimiento demográfico también es un factor determinante para el suministro de agua.

“Debido al crecimiento de la población, la disponibilidad de agua ha disminuido de manera considerable: en 1910 era de 31,000 metros cúbicos por habitante al año; para 2019 disminuyó a 3,586 metros cúbicos anuales por cada mexicano”, exponen en el estudio.

En la edición del día de ayer, la activista por el medio ambiente, Angela Memije Alarcón, atribuyó la falta de agua a un desinterés gubernamental en tres rubros: infraestructura, presupuesto y educación ambiental.

 

Salir de la versión móvil