AMLO anuncia una veda a cerveceras en el norte, frente a la crisis hídrica

El presidente ofreció “todo el apoyo” a la producción cervecera en el sur del país, pero aclaró que no pueden seguirse otorgando concesiones de agua donde están abatidos por completo los mantos freáticos. “No vamos a tener plantas para quitar arsénico al agua, como sucede en la Laguna”


Texto: Arturo Contreras / Pie de Página

Fotografía: Presidencia 

Ciudad de México

 

Ante la escasez de agua en el norte del país, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció una revisión de las concesiones de agua que tienen las empresas cerveceras para establecer «una especie de veda» en esa región, así como incentivos para que puedan instalarse en el sur-sureste, donde hay mucha agua.

Esto les permitiría mantener los niveles de producción, en su mayor parte para exportar.

Durante su conferencia de prensa diaria, el mandatario recordó el caso de la cervecera Constellation Brands en Mexicali, Baja California, donde se revocó el permiso después de que en una consulta pública en la que ganó la no instalación de la planta.

Los pobladores de Mexicali rechazaron la instalación de la cervecera porque comprometía “incluso el agua para uso doméstico”, dijo el presidente.

En otros casos, dijo, “tenemos que hacer algo parecido y buscar no dejar sin permiso a las cerveceras”.

Necesitamos poner orden

El tema surgió como respuesta a una pregunta de Pie de Página, sobre cómo lograr que Conagua sea un órgano que defienda a los consumidores primarios del agua y no a las grandes empresas.

“Vamos a trabajar sobre eso. Estoy convencido, desde hace tiempo, pero por lo que ha estado sucediendo en los últimos tiempos, es importante poner orden en todo lo que son las concesiones de agua y darle la prioridad, como debe de ser, al usuario, al que utiliza el agua para alimentarse, para desarrollarse (…) porque es un derecho humano. Eso lo vamos a garantizar. Es cosa de ver cómo”, comentó el presidente.

Para el caso de las cerveceras, pidió transmitir un video de la base de datos de la ONU, que muestra un histórico gráfico, a partir de 1995, cuando México ocupaba el cuarto lugar mundial en exportaciones, con 320 millones de dólares anuales.

En ese año Países Bajos (Holanda) ocupó el primer lugar con mil 90 millones de dólares, seguido por Alemania, con 714 millones, y Estados Unidos, con 409.

Para 2010, México pasó al primer lugar con mil 972 millones de dólares, seguido por Países Bajos con mil 878 millones.

A partir de 2019, la gráfica muestra un constante crecimiento de exportaciones de cerveza, que se mantuvo a pesar de la pandemia. En 2021, México llegó a 5 mil 15 millones de dólares de exportaciones, que representan más del doble de los 2 mil 160 millones de dólares de Países Bajos, que se mantiene en segundo lugar.

“Entonces, no es decir: ‘ya no vamos a producir cerveza’. Es decir: ‘no se va a producir cerveza en el norte’. O sea, ya veda”, dijo el presidente.

“¿Quieren seguir produciendo cerveza aumentando la producción? Todo el apoyo para el sur, sureste, ahí está el (río) Grijalva, el Usumacinta, el Papaloapan. Lo mismo en el caso de otros productos, pero ya no se puede dar permiso en donde no hay agua donde están abatidos por completo los mantos freáticos y ya lo que se está sacando es agua con arsénico. No vamos a tener plantas para quitar arsénico al agua, como sucede en la Laguna, eso no se puede”, insistió.

Aclaró que en México también se consume cerveza pero la mayor parte de la producción no es consumo interno, sino para exportación.

Constellation Brands ya tiene permisos en Veracruz

El 22 de abril pasado, en su conferencia de prensa matutina realizada en Veracruz, el presidente López Obrador informó que, tras la cancelación de la construcción de la planta en Mexicali, la cervecera estadounidense movería sus operaciones a ese estado.

El día anterior, el presidente se había reunido con representantes de la cervecera, que presentaron un proyecto por 1.3 mil millones de dólares.

El canciller Marcelo Ebrard lo anunció como un proyecto que generará dos mil empleos directos y diez mil indirectos. “La inversión más grande en 60 años para la zona”.

Por su parte, el mandatario dijo que la nueva planta de la cervecera ya tenía los permisos para instalarse en la Antigua Hacienda de Santa Fe, en Nevería.

El 4 de agosto pasado, la empresa anunció que obtuvo 14 concesiones de agua para una planta en el estado de Veracruz por alrededor de 3 millones de litros, según explicó el abogado Bernardo Martínez Aguirre, responsable de inversión de la compañía en el sureste mexicano, a la revista Forbes.

El abogado destacó que el agua proviene de una fuente independiente de la ciudad de Veracruz, y que la cervecera se está adaptando a un programa del gobierno federal para mantener su cuidado.

“Encontramos un espacio de terreno que cumple con características que nosotros buscamos en este tipo de exploraciones con las vías del tren cercanas, con acceso ferroviario y carretero al puerto, con acceso directo a una fuente de abastecimiento de agua que el gobierno federal nos ha señalado y que es independiente al de la ciudad”, insistió Martínez.

Bienvenidos al sur

En la conferencia de Veracruz, López Obrador destacó que en el sur de México se encuentra el 70 por ciento del agua que tiene el país, por lo que, desde su perspectiva, proyectos como el de la cervecera son viables en esa región.

Por su parte, en la presentación del proyecto, los directivos de Constellation Brands aseguraron que la planta tendrá la mejor tecnología.

El canciller Marcelo Ebrard destacó que “a los directivos de Constellation Brands la inversión que se pone en marcha les parece increíble y están muy complacidos de ser parte de la comunidad local”. También anunció que al día siguiente tendrían un encuentro con numerosas empresas de Estados Unidos y Canadá interesadas en invertir en el corredor del Interoceánico.

Luego, difundió un mapa de las rutas de exportación que tendrá Constellation Brands, desde los municipios de Veracruz y Coatzacoalcos, hacia varios puntos de la costa este de Estados Unidos, desde Galveston hasta Nueva York.

“Una ventana de oportunidades se abre para la región”.

Comando incendia dos camiones cerca de Mazatlán y en Chilpancingo asesinan a dos hombres en las últimas 24 horas

Texto: Amapola Periodismo

Fotografía: José Luis de la Cruz / Archivo

Chilpancingo

 

En nuevos hechos de violencia registrados en las últimas 24 horas en Chilpancingo, un grupo de hombres armados incendiaron dos camiones de carga y otros hechos; fueron asesinados dos jóvenes.

La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que este sábado a las dos de la madrugada un grupo numeroso de personas realizaron disparos y posteriormente detuvieron dos automotores de carga que circulaban en la carretera federal Chilpancingo-Acapulco, a la altura del punto conocido como La Laguna, cerca de la comunidad de Mazatlán.

Después este grupo armado le prendió fuego a las dos unidades, mismas que utilizaron para bloquear la vía federal para después despojar de sus pertenencias a los automovilistas que transitaban por esta vía.

Agentes de la Policía Investigadora Ministerial y personal de Servicios Periciales llegaron al lugar para iniciar las investigaciones.

Este sábado en la noche fue asesinado un joven a tiros cuando estaba en las gradas de su vivienda ubicada en el andador 11 de enero de la colonia Guerrero.

Hoy domingo en la mañana, individuos armados asesinaron a un hombre a quien lo dejaron tirado en un camino de terracería que está entre las colonias Eduardo Neri y 4 de abril, al poniente de Chilpancingo.

Desde hace dos semanas la violencia en Chilpancingo sigue al alza aun cuando hace ocho días arribaron 100 elementos de la Marina para realizar labores de vigilancia en las calles y comunidades de este municipio.

A principios de este mes de junio, dos distribuidores de pollos fueron asesinados, uno en el interior del mercado Baltazar R. Leyva Mancilla y otro en el acceso al estacionamiento de esta zona de abasto.

Posteriormente otro distribuidor, su hija de 14 años y cuatro de sus trabajadores fueron asesinados por hombres armados en una granja de pollos en la comunidad de Petaquillas, ubicada a 15 minutos de esta capital del estado.

Seis vehículos, cinco de transporte público y uno particular fueron incendiados en diversos puntos de Chilpancingo.

Durante tres días los vendedores de pollos de los mercados de Chilpancingo suspendieron la venta de este producto por temor a una agresión por parte de la delincuencia.

Te puede interesar: Gira de AMLO en la Montaña: Protestas, apapachos y eventos cerrados

Gira de AMLO en la Montaña: protestas, apapachos y eventos cerrados

Texto: Amapola Periodismo

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

 

Con megáfono en mano un ciudadano de La Unión de las Peras le gritó al presidente Andrés Manuel López Obrador: «bájese de su carro así como lo hacía cuando venía aquí a la Montaña a pedir votos».

«No podemos detenernos tenemos otros eventos, apenas hemos llegado al primer pueblo», contestó el presidente a dos mujeres que se le acercaron a la camioneta en la que viajaba.

Luego una de ellas le entregó a Obrador una bandeja llena de peras y otra más a la gobernadora Evelyn Salgado Pineda, quien iba en uno de los asientos de atrás de la unidad.

El convoy encabezado por López Obrador siguió su ruta mientras que los habitantes de la comunidad de la Unión de las Peras, del municipio de Malinaltepec, se quedaron con las ganas de platicar con el presidente para plantearle una serie de demandas y acusaciones contra el alcalde de Acacio Flores Guerrero.

Así fue parte de la gira que realizó durante este viernes y sábado López Obrador en la Montaña, región de Guerrero que sigue sumida en la pobreza y en el olvido por parte de los tres niveles de gobierno.

Como presidente, es la cuarta vez que López Obrador visita esta región; hace años lo hizo decenas de veces como líder del PRD y candidato presidencial perredista y morenista.

En su recorrido de Tlapa- Marquelia, Obrador fue recibido con protestas de habitantes de las comunidades indígenas que le pedían la construcción de hospitales, centros de salud, caminos, escuelas y denunciaron la corrupción de algunas autoridades de la región.

Este viernes en la noche, horas después de la llegada a Tlapa de López Obrador, a los reporteros que cubrían la gira presidencial se les pidió se dirigieran directo a Acapulco. De último momento se canceló el acceso de los medios de comunicación a los eventos en los municipios de Tlacoapa, Malinaltepec e Iliatenco, donde López Obrador y la gobernadora supervisaron los trabajos de construcción de los caminos artesanales.

El acto en el municipio de San Luis Acatlán que estaba programado para las 14:15 minutos fue cancelado. Sin embargo eso no fue motivo para que cientos de habitantes de este municipio recibieran a López Obrador cuando pasaba por la carretera que conecta a las regiones Montaña y Costa Chica.

Un grupo de policías comunitarios de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) también hicieron fila en las laterales de la vía para saludar al presidente. Las autodefensas portaban escopetas de bajo calibre.

 

Te puede interesar: Lupita, la campeona de las artes marciales de Chilpancingo en la ruta de títulos internacionales

Con un bloqueo en carretera pobladores obligan que AMLO los escuche

Habitantes de Unión de las Peras, municipio de Malinaltepec, lograron que López Obrador ordenara que se detuviera el vehículo y los escuchara.


Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Óscar Guerrero

25 de junio de 2022

 

Pobladores de comunidades del municipio de Malinaltepec tuvieron que cerrar un tramo de la paupérrima carretera Tlapa-Marquelia para que el presidente Andrés Manuel López Obrador los atendiera, aunque se negó a bajarse de la camioneta en la que viajaba.

En el segundo día de gira de López Obrador, habitantes de esta zona le salieron al paso a la comitiva que él y la gobernadora Evelyn Salgado Pineda encabezaban.

Habitantes de Unión de las Peras, municipio de Malinaltepec, lograron que López Obrador ordenara que se detuviera el vehículo y los escuchara.

Le pidieron al mandatario la construcción de dos kilómetros de un camino artesanal y servicios básicos para su comunidad.

El comisario de este pueblo, Omar Rivas denunció que el alcalde de este municipio de Malinaltepec, Acacio Flores Guerrero solo ordena la realización de obras para las comunidades en las que el ganó en las elecciones del 2021.

Mencionó que desde el pasado 13 de diciembre firmaron una minuta de acuerdos con el ayuntamiento para iniciar los trabajos de la construcción de dos kilómetros de caminos artesanales y dotar de los servicios básicos a la comunidad como es el agua potable, drenaje y una cancha de usos múltiples.

“Queremos con la gobernadora hacer el enlace de manera directa para que a través de ella solucionemos dichas dificultades”, dijo Omar Rivas.

Los pobladores bloquearon la carretera por donde circulaba el presidente y le solicitaron que se bajara de su automóvil para dar un recorrido por la comunidad, el presidente se negó y dijo que le faltaba recorrer otras comunidades.

El presidente iba acompañado de la gobernadora y ambos recibieron regalos y solicitudes de la población.

“Vamos a seguir trabajando en los caminos artesanales y en donde falta ya estamos revisando lo de mano de obra”, mencionó el presidente cuando los reporteros le  preguntaron sobre los caminos que faltan.

Unión de las Peras fue una comunidad afectada por los huracanes Ingrid y Manuel en el año 2013, de acuerdo con el comisario. 125 familias fueron reubicadas por los daños causados por las lluvias y esas familias son las que solicitan los servicios de agua potable y drenaje.

Derivado de la reubicación el poblado se dividió en parte alta y baja y desde hace nueve años solicitaron los servicios básicos con distintos presidentes municipales y aunque reconocen que si los apoyaron la población todavía necesita los servicios básicos.

“Somos una población reubicada, nos hace falta casi todo y por eso el planteamiento de que nos resuelven los problemas”, agregó el comisario.

Desde este viernes, el presidente López Obrador realiza una gira por la Montaña de Guerrero para supervisar los caminos artesanales y en la ciudad de Tlapa colocó la primera piedra de lo que será un Centro Teletón para personas con discapacidad.

Durante su visita en la región pobladores de distintas comunidades han protestado y solicitado al presidente más caminos y terminar algunos que están abandonados.

En febrero de este año, López Obrador puso en marcha este programa de construcción de 66 caminos artesanales para comunidades de 23 municipios de las regiones de la Montaña y Costa Chica con una inversión de mil 18 millones de pesos para este 2022.

Estas obras iniciaron en abril y muchas de estas llevan un avance del 50 0 70 por ciento.

Sin embargo algunos caminos artesanales como el de San Nicolás Zoyatlán, del municipio de Xalpatláhuac están tirados.

En la gira que López Obrador realizó por esta zona precisamente para supervisar el avance de los caminos artesanales no pasó por esta obra tirada de San Nicolás.

Gira de AMLO en Guerrero: Dejan tirada obra en la Montaña

Habitantes de San Nicolás Zoyatlán denunciaron que la construcción del camino empezó en abril pero en mayo se detuvo la obra sin que se les de alguna explicación.


Texto: Amapola Periodismo 

Fotografía: Cortesía 

24 de junio de 2022

 

Un camino artesanal que forma parte de un programa que impulsa el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador está abandonado en el municipio de Xalpatláhuac, denunciaron los pobladores de la comunidad de San Nicolás Zoyatlán, en la región de la Montaña.

Los habitantes de esta comunidad indígena que pertenece al municipio de Xalpatláhuac, dijeron que desde hace un mes la obra está detenida.

Este camino de San Nicolás conectará a la carretera Tlapa-Marquelia y a uno de los accesos de la cabecera municipal de Xalpatláhuac.

Los vecinos del pueblo dijeron que uno de sus temores es de que las toneladas de cemento que se va a utilizar para la construcción del camino se eche a perder.

Los bultos de este material están apilados a unos metros del camino en un techado improvisado.

En febrero de este año, López Obrador estuvo en Chilpancingo en donde anunció el arranque de 66 caminos artesanales para 22 municipios de las regiones de la Montaña y Costa Chica de Guerrero.

La inversión para este 2022 es de mil 85 millones de pesos para construir 221. 3 kilómetros de caminos.

Según los habitantes de San Nicolás Zoyatlán, la construcción del camino empezó en abril pero en mayo se detuvo la obra sin que se les de alguna explicación.

La queja de los pobladores de esta comunidad se registra a unas horas de que López Obrador realice una gira de trabajo por la región de la Montaña para supervisar los caminos artesanales.

Obrador estará este viernes en Tlapa y el sábado en los municipios de Malinaltepec y Tlacoapa.

Por su parte, el alcalde del municipio de Cochoapa el Grande, Bernardo Ponce García, aseguró que los cuatro caminos artesanales que ellos están construyendo llevan más de un 50 por ciento de avance.

«Estos cuatro caminos artesanales va a beneficiar a muchos pueblos que conectan con la cabecera del municipio», señaló el edil entrevistado vía telefónica.

Para estas cuatro obras el gobierno federal entregó 47 millones de pesos al municipio de Cochoapa el Grande.

«Al presidente le voy a entregar un documento en donde le pido que nos den más recursos para la construcción de otros cuatro caminos que va a beneficiar a 80 comunidades», expresó.

El edil que milita en las filas del Partido Verde Ecologista de México (PVEM) aseguró que ya que quedó restablecida la vialidad en el camino de terracería que conduce a Arroyo Prieto y otras comunidades después que maquinaria pesada retiró las toneladas de tierra y piedra que cayeron al desgajarse un cerro como consecuencia de las lluvias.

Previa a visita de AMLO, pobladores y policías comunitarios cierran vía para exigir detención de grupo armado

Texto: Amapola Periodismo

Fotografía: Especial

Chilpancingo 

 

A unas horas de que el presidente Andrés Manuel López Obrador visite Guerrero, policías comunitarios y pobladores de la Montaña baja bloquean la carretera Chilapa-José Joaquín Herrera para exigir la detención de integrantes de un grupo delictivo.

El cierre de la vía, es a la altura de la comunidad de Alcozacán, del municipio de Chilapa.

Jesús Plácido Galindo, dirigente de la policía comunitaria de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias de Pueblos Fundadores (Crac-Pf) dijo que la protesta es porque los agentes de la Guardia Nacional solo tienen instalado un retén en la carretera pero no se mueven para buscar al grupo armado que según él, desde hace siete días están atacando a los pueblos con disparos de arma de fuego y drones con explosivos.

Mencionó que este jueves los miembros de Los Ardillos lanzaron drones con explosivos en la comunidad de Tula.

“Primero tiraron un dron a las nueve de la mañana, luego otro a las once y el tercero a la una de la tarde y los habitantes de Tula denunciaron esta acción a los de la Guardia Nacional y les dijeron que ellos no escucharon nada”, dijo el líder de las autodefensas.

En el plantón que se instaló este jueves participan mujeres, niños y policías comunitarios de la Crac-Pf.

Apenas este martes 21 de junio, un grupo de reporteros que fueron a cubrir una conferencia de prensa con los dirigentes de la Crac-Pf estuvieron atrapados durante un enfrentamiento que protagonizaron las autodefensas y e integrantes de otro grupo armado en el cerro de la comunidad de Tula. En este hecho, no hubo personas heridas o asesinadas. Después de estos hechos, el Secretario General de Gobierno, Ludwing Marcial Reynoso Núñez, calificó de «mucha casualidad» que se haya registrado esta balacera cuando estaban los reporteros. Según el funcionario durante los días lunes y martes ellos verificaron la situación de esa zona y no detectaron algo anormal. Plácido Galindo le pidió al Reynoso Núñez que acuda a esa zona para que verifique bien lo que están sucediendo. «Lo que pasa es de que el gobierno quiere justificar su inacción diciendo mentiras para seguir protegiendo a los dirigentes de esa organización criminal», señaló el dirigente de la Crac-Pf en entrevista telefónica. Reconoció que está instalado un retén de la Guardia Nacional en la carretera a la altura de la comunidad de Tula pero, según él, este filtro de seguridad de nada sirve porque los ataques contra los pueblos siguen. «Nosotros no queremos que los policías y agentes de la Guardia Nacional estén ahí parados en la carretera y lo que pedimos es de que actúen», expresó. Plácido Galindo afirmó que la protesta que realizan este jueves es para que el presidente Andrés Manuel López Obrador se dé cuenta de lo que en verdad ocurre en Guerrero. Este viernes 24, López Obrador realizará una gira de trabajo en Tlapa, Malinaltepec y San Luis Acatlán para supervisar los trabajos de los caminos artesanales que puso en marcha su gobierno en 22 municipios de la región de la Montaña y Costa Chica. «Que el presidente venga mejor a resolver los conflictos que hay en Guerrero en donde las comunidades viven situaciones de violencia ante el acoso de los grupos del narcotráfico», dijo. En opinión del dirigente de las autodefensas esos caminos artesanales que están construyendo en la Montaña van a durar muy poco porque están hechos con mala calidad. «Esos caminos serán arrasados por las lluvias», pronosticó.

Plácido Galindo justificó que los habitantes de 23 comunidades de los municipios de Chilapa y José Joaquín Herrera se hayan armado y constituirse en una policía comunitaria.

«El gobierno no nos dejó otra opción de armarnos y defendernos ante el acecho y acoso de los grupos criminales que quieren apoderarse de nuestros pueblos para envenenar a nuestros jóvenes», dijo. En enero del 2020, la Fiscalía General de Guerrero, reconoció que integrantes de la organización de Los Ardillos fueron los responsables del asesinato de diez músicos de la comunidad de Alcozacán. Desde esa fecha, las hostilidades entre la Crac-Pf y la otra organización no han parado.

 

 

 

AMLO minimiza violencia, va más allá de 6 estados; usa dichos engañosos sobre apoyos y enfrentamientos

Aunque la violencia se concentra en algunas zonas, más de seis estados viven homicidios, feminicidios, desapariciones y ataques de personas armadas.


Texto: León Ramírez y Siboney Flores / Animal Político 

Fotografía: José Luis de la Cruz (Archivo) 

16 de junio de 2022

 

El presidente Andrés Manuel López Obrador desestimó que en todo el país se vivan situaciones de violencia pues afirmó que los homicidios están focalizados en seis estados, y que además en esas entidades ya se atiende la situación con programas sociales.

Sin embargo, su información es engañosa y falsa: existen estados con mayor tasa de homicidios que no están contemplados en su lista; han sucedido eventos graves de violencia en entidades con menor número de asesinatos.

Estados con altas tasas de desapariciones tampoco aparecen en su conteo, y es mentira que el programa Jóvenes Construyendo el Futuro se enfoque en los estados más violentos.

Además, el mandatario repitió la idea de que supuestamente 75% de los homicidios se relacionan con enfrentamientos entre bandas, y en respuestas vía transparencia el gobierno negó tener un estudio que sustente dicha afirmación.

“No es generalizado”, dijo el presidente durante la conferencia matutina del 15 de junio, y agregó que “en seis estados se concentra el 50 por ciento de los homicidios, en seis de 32 estados”.

Según el gobierno, los estados que tienen la principal situación de violencia son Michoacán, Guanajuato, Estado de México, Baja California, Jalisco y Sonora, entidades que “concentran programas sociales”.

Si se analizan únicamente las cifras absolutas de víctimas de homicidio doloso y feminicidios del registro del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), de enero a abril de 2022, es verdad que estas entidades encabezan la lista.

Pero si se toma en cuenta la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes –la relación de asesinatos con la población del estado–, aparecen otras que no están contempladas entre la lista del gobierno de las seis entidades con más violencia.

Los seis estados con mayor tasa de homicidios son ColimaZacatecas, Baja California, Michoacán, Sonora y Morelos. Además, otros cuatro estados –Guanajuato, Chihuahua, Guerrero y Quintana Roo– superan la tasa de homicidios a nivel nacional, que de enero a mayo de 2022 se ubicó en 8.36 por cada 100 mil habitantes.

De acuerdo con Alejandro Hope, especialista en seguridad, el análisis de los homicidios es la herramienta idónea para evaluar la situación de violencia que se vive porque es el delito con la menor cifra negra, y porque el derecho tutelado es la vida.

Sin embargo, considera que resulta una obviedad afirmar que las cifras totales de homicidios se concentran solo en algunos estados, porque es una tendencia que se mantiene desde gobiernos anteriores y no toma en cuenta a la población.

En un lugar como Colima o como Zacatecas, la situación es gravísima aunque el número absoluto de homicidios no pinte en términos nacionales”, comentó.

Por otro lado, en los estados de Morelos, Nuevo León, Chihuahua, Veracruz, Baja California Sur y Zacatecas se concentran los feminicidios, según la tasa obtenida con datos del SESNSP, pero no aparecen en el listado del gobierno de estados con más violencia.

Además, datos del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y No Localizadas (RNPDNO), también de enero a mayo de 2022, ubican a Zacatecas, Morelos, Quintana Roo, Jalisco, Sinaloa y Ciudad de México como las entidades con mayor tasa de personas en esta situación. De ese listado, solo Jalisco aparece en el conteo de seis estados que dio el presidente.

Sobre este punto, Hope considera que se debe tener precaución al incluir las cifras de desapariciones en un análisis sobre la violencia, dado que no queda claro en la base de datos qué se está midiendo ni las causas de la desaparición.

Ernesto López Portillo, Coordinador del Programa de Seguridad Ciudadana de la Universidad Iberoamericana, señala que es complicado relacionar desapariciones y homicidios, “pero es una hipótesis que sí hay que trabajar. Sí hay que hacerse preguntas, de qué tamaño serían las desapariciones, y hay que relativizar el tema de la cifra oscura de los homicidios”.

“Hay que insistir en que la inseguridad se compone de temores, riesgos y daños de múltiple naturaleza, y que los homicidios son uno de múltiples indicadores que deben ser utilizados”, comenta.

“La inseguridad está hecha de cuestiones subjetivas relacionadas con los temores, de las percepciones, son cuatro indicadores: temor asociado a percepción de seguridad, confianza institucional, victimización y denuncia”, agrega.

Eventos de violencia abarcan más de seis estados

Si bien el presidente sostiene que la violencia se concentra en seis estados, en lo que va del año se han registrado importantes multihomicidios, enfrentamientos y ataques en otras demarcaciones.

Apenas el 14 de junio, en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, hombres armados recorrieron calles, se enfrentaron a balazos y provocaron que personas en la zona se atrincheraran en sus casas y negocios para protegerse.

En Atlixco, Puebla –estado que no figura en las listas con más homicidios– asesinaron a 10 personas, entre ellas dos menores de edad, el 9 de marzo de 2022. El gobernador de la entidad, Miguel Ángel Barbosa, acusó sin dar detalles que se trataba de “una ejecución entre bandas”.

La violencia también llegó a Querétaro, el cuarto estado con menor tasa de homicidios, cuando el 5 de marzo se registraron enfrentamientos y hechos violentos en el estadio Corregidora, con un saldo de al menos 26 personas heridas.

La organización Causa en Común lleva un registro de “atrocidades” en el país, que abarca de multihomicidios y casos de tortura hasta violencia contra migrantes. Según este conteo, basado en notas periodísticas, se han contado 1,940 hechos de enero a abril.

Si bien estas “atrocidades” se concentran en algunos estados, en los 32 estados se ha reportado al menos una.

Además, el Informe de Búsqueda e Identificación de Personas del primer semestre del año pasado detalló que se habían ubicado 1,749 fosas con restos humanos del 1 de diciembre de 2018 al 30 de junio de 2021.

Entre los municipios con más fosas se ubicaron Tecomán, en Colima, y Ahome y Mazatlán, en Sinaloa, de nuevo dos estados que no aparecen en la lista del presidente.

El mayor número de cuerpos se ubicó en los estados de Jalisco, Colima, Sinaloa, Guanajuato y Sonora.

Jóvenes Construyendo Futuro no se enfoca en estados con más homicidios

El presidente también afirmó que en los estados donde hay más violencia, “ahí tenemos más Programas de Bienestar”. Posteriormente, el vocero de la Presidencia, Jesús Ramírez Cuevas, difundió el número de beneficiarios de “programas sociales” en estas entidades.

“6 estados concentran 49% de los homicidios del país. Esas entidades concentran programas sociales: Michoacán (25,979), Guanajuato (5,653), EdoMex (27,349), Baja California (1205), Jalisco (7,428) y Sonora (2,553). Nuestro objetivo es arrebatarle los jóvenes a la delincuencia”, escribió en Twitter.

Aunque no especificó a qué refieren estas cifras y el área de comunicación de la oficina de Presidencia no respondió a la solicitud de aclaración, sus datos coinciden con el padrón de beneficiarios del programa Jóvenes Construyendo el Futuro en los estados, según la página del Padrón Único de Beneficiarios.

Sin embargo, si se cotejan los datos de los 32 es falso que estos programas se concentren en la lista que difundió el gobierno.

En realidad, Veracruz, Chiapas, Tabasco, Guerrero, Estado de México y Michoacán tienen más beneficiarios; mientras que Baja California registra menos en todo el país.

Sin sustento, que el 75% de homicidios se relacione con enfrentamientos “entre bandas”

Sobre el tema de homicidios, el presidente también afirmó que “la mayor parte de los homicidios, 75%, tiene que ver con enfrentamientos entre grupos de las bandas”, aunque ni la Oficina de la Presidencia, ni el SESNSP, ni la Secretaría de Gobernación ni la Fiscalía General de la República (FGR) tienen información que sustente esta afirmación.

En respuesta a solicitudes de información dirigidas a estas instituciones, todas reconocieron no tener datos que demuestren que 3 de cada 4 homicidios están relacionados con enfrentamientos entre grupos delictivos.

Presidencia dijo el 6 de abril que “no es competente para atender su solicitud” y refirió al SESNSP, mientras que este organismo indicó que no cuenta con esos datos y que la solicitud podría hacerse a la oficina de la Presidencia de la República.

La FGR, por su parte, dijo que no tenía el dato y recomendó hacer la petición a Presidencia. La Secretaría de Gobernación sugirió acudir al SESNSP y a la FGR.

Según Alejandro Hope, este cálculo es especulación, porque no hay una base de datos oficial que desglose los homicidios por móvil.

“Hay ‘ejecutómetros’ –uno público y varios privados– que clasifican homicidios cómo relacionados con delincuencia organizada a partir de ciertas características del incidente (uso de arma larga, cadáver mutilado, mensaje, etc.), pero no pasa de ser especulación informada”, comentó.


Este texto es propiedad de Animal Político y lo reproducimos con su autorización. Puedes leer el texto original dando click en este enlace. 

Huachicol: cuando el hambre perfora las válvulas y acaba la vida

Es la zona limítrofe entre Tlaxcoapan y Tlahuelilpan, Hidalgo. Aquí mismo, a unos metros, un lago de fuego encendió la carne y los huesos de los cuerpos cuando se consumían. Llegó el luto, llegó el llanto; sobre éstos relanzaron su imperio criminal los huachicoleros


Texto y fotografía: Áxel Chávez

22 de abril del 2022

 

“¿Has olido la gasolina carburar en un vocho viejo?”. Esa mezcla entre el humo del escape y el tufo del crudo que se escabulle del tanque. “Es lo mismo que estar a pie de ducto, pero mucho más fuerte, como si en lugar de vocho fuera un tractor, o varios más. Los poros de la nariz arden, luego queman; es como inhalar lumbre”.

A juzgar por lo sucio y raído, al cubrebocas de Piquetero le anteceden muchos días. Dice que ya no huele porque el combustóleo le quemó las fosas. Ríe porque uno de los síntomas de Covid-19 es la pérdida de olfato, pero él no lo tenía bien desde antes. Lleva tres años, desde los 16, perforando ductos con el teco, una herramienta hechiza con la que abren la válvula para que no haga chispa.

Su risa estridente, dada a la locura. Reír incluso por lo que no tiene sentido, con los ojos vidriosos. Si no trajera el cubrebocas pensaría que, de tan grande carcajada, se puede ver por su garganta, no sólo las muelas y los dientes un poco retorcidos en los que sólo queda un hilo blanco a la mitad. Halcón, que está más lejos, dirá después que es el efecto de la gasolina. No es como jalarle las patas al diablo, dice, en alusión a fumarle a la yesca, a la mota, que los adormece, es más como estar bien jalado por el LSD.

Morrillos expertos que saben tanto de la droga como del crudo, más cuando escurre esa línea verdeazul por la maleza, porque no se abre o cierra bien el metal por donde corre el combustóleo.

¿A qué le temes más: a morir calcinado o intubado por Covid?, le pregunto a Halcón. Las charlas constantes han hecho que no sea la dureza de las primeras veces, cuando desconfiaba.

Su respuesta a cualquiera para en seco: “pues más más a morirme de hambre, ¿o tú no, cabrón?”.

Un tío suyo falleció cuando la explosión de Tlahuelilpan, este poblado donde el 18 de enero de 2019 un ducto estalló y dejó 137 muertos. Una perforación quedó abierta y la gente, con días de sequía de combustibles, empezó a recolectar el líquido, hasta que la parcela de San Primitivo se convirtió en un hades sobre la tierra. Tardaron días en reconocer a su tío, calcinado como había quedado. Con él, Halcón descubrió en los ojos la muerte.

Adentro del hoyo está Piquetero, hay cuatro halcones, seis despachadores, entrarán seis Torton de seis mil litros cada uno entre la oscuridad de la una a las cinco de la mañana del cuarto mes del segundo año de confinamiento. Cubiertos entre la maleza, sicarios dispersos con fierros R15 y, a una distancia invisible, con las luces apagadas, dos patrullas de policía sobre la carretera.

Aquí debería estar el Ejército, pero no se aparecerá hasta las seis de la mañana, cuando los camiones estén ya en baldíos y el ducto haya sido soldado con la corriente de dos baterías de autos.

“Las erres son pa’ la chamba, que si hay una bronquilla, esos vatos –los sicarios– llevan una pistolilla ahí, cuando hay madrazos”, suelta El Dos. ¿Y de dónde las sacan? Ya me lo había contado hace un año, a inicio de contingencia: “Los mismos ministeriales las llevan o los mismos de la PGR –hoy Fiscalía General de la República (FGR)”. “Ahí dicen: ‘aquí traigo una recortito o aquí traigo un cuerno’”.

Es la zona limítrofe entre Tlaxcoapan y Tlahuelilpan, Hidalgo. Aquí mismo, a unos metros, un lago de fuego encendió la carne y los huesos de los cuerpos cuando se consumían. Llegó el luto, llegó el llanto; sobre éstos relanzaron su imperio criminal los huachicoleros.

El presidente Andrés Manuel López Obrador ha dicho que ese es el episodio más triste de su mandato, por eso emprendió una lucha contra el huachicol que, aunque él afirme lo contrario, no ha terminado. El combustible que corre por el estómago de la manguera, que está conectado al ducto y que desemboca en el Torton, que se nutre de litros que, en este momento, se venden a doce o a trece pesos, según donde vaya, dice que no, que no ha terminado; el néctar que salpica de esta culebra metálica que anida bajo la tierra refuerza que no ha terminado.

El Dos sabe bien de esto: de picotear ductos y de llevar los ojos llenos de muerte. Operaba en el Valle del Mezquital, pero a 70 kilómetros de aquí, en Tezontepec de Aldama. Era el hombre de confianza de un capo, hasta que a éste lo asesinaron. Antes, perdió a su padre, hace tres años, en una brecha de carretera en San Gabriel, Tezontepec, en un tiroteo entre dos grupos enfrentados por el control de las válvulas de Pemex, Los Parkas y Los Talachas.

Aunque estos dos últimos ya están muertos, dejaron células en las que, ya aprendido el negocio, algún Segundo curtido en fuego –AKA, calibres sin distingo…–, el teco y herramientas para soldar los ductos quiere pelear por un territorio en el estado donde pasan los 101 kilómetros del ducto Tuxpan-Tula, 17 del Tuxpan-Azcapotzalco y 80 del Tula-Salamanca.

El Dos dice que no va a pelear. Lo persigue el riesgo. Se libra de los recuerdos cuando habla. Dice que el cuerpo de su padre tenía un orificio en la frente, varios más entre el abdomen y el pecho. “Cuando entierras a un padre lo demás vale madre”. Con la rabia en el labio, remarca: “pinche precio”. Luego añade, como resignado: “pero no había de otra”.

Su papá no era un sicario, sino un piquetero al que le tocó la ráfaga sin distingo.

Aquel día murieron siete. Él dice: “pero a la que chingaron era pura gente que no tenía nada que ver: chingaron a unos que fueron a revolver alimento para los toros. Esa gente era de Puebla. Otro que estaba arreglando una camioneta, luego una señora y sus dos chavillos; ellos no sabían nada”.  La bala sin tregua agarró parejo.

A raíz de la explosión de Tlahuelilpan empezó a llegar más gente de seguridad, pero pronto se alió al negocio.

“Allá está muy controlado, en tramitos ya hay campamentos de soldados. Dirías que ya no se puede hacer nada, pero el dinero lo puede todo”, dice el Dos.

En Bomintzha, Tula, hacían cuatro tomas y llenaban pipas de cinco mil litros.

“Nos daban chance en lo que botaba la alerta y eso. Igual eran casi 40 minutos en abrir el ducto y otros 40 para ordeñarlos, pero por tomas sacábamos lo que eran siete camionetas”. Son 35 mil litros que vendían en dos días, a 13 pesos cada uno. El ducto salpicaba casi medio millón, 455 mil pesos un día sí y un día no.

El Cártel Jalisco junto con Zetas Vieja Escuela son los principales extractores de combustible en el centro del país, según el informe Mexico: Organized Crime and Drug Trafficking Organizations, elaborado por el Congressional Reserve Service –servicio de investigación del Congreso de Estados Unidos–, y aquí, Hidalgo resalta por su estadística: es el estado más ordeñado de México desde hace cuatro años: dos mil 111 tomas clandestinas en 2018 –en esos doce meses tuvo más que las mil 86 acumuladas en 17 años (2000-2018)–; cuatro mil 29 en 2019 –un incremento de 92 por ciento–, cuatro mil 994 en 2020, el primer año de la pandemia, y cuatro mil 461 en 2021, según la estadística que obra en la Gerencia de Estrategia y Sistemas de Seguridad y Monitoreo de Petróleos Mexicanos (Pemex)[1]… pero los picotazos en las válvulas no cesan; son como cuervos tras la carroña.

Estos grupos no están solos: inteligencia del estado ubica al Cártel de Palmillas –surgido en Palmillas, Querétaro– como uno de los responsables de la cadena de sangre que ha dejado la pugna entre grupos, con asesinatos de otrora líderes de la ordeña y lugartenientes, pero que no han desarticulado a sus estructuras, que perpetúan el delito: El Rabias, El M1, La Marrana, El América, El Rex, El Fénix… y los abatidos El Parka, El Talachas, El Tito, El Puerco, El Hormiga…. son sólo unos nombres que forman los eslabones de esta cadena.

Hidalgo es el estado más vulnerable para perforar un ducto, y no es para menos, el huachicol es una economía ilegal que, de acuerdo con los Sistemas Jurídicos Institucionales de Pemex, ha generado un quebrando económico al país por 25 mil 364 millones 370 mil 51 pesos[2], desde 2006, cuando se comenzó a contabilizar el daño, y sólo por tomas clandestinas.

El monto robado por los huachicoleros equivale a comprar todo un complejo de refinación, literalmente: duplica los 12 mil millones de pesos que el gobierno mexicano pagó por el 50 por ciento de las acciones de la refinería Deer Park en Texas a Shell Oil Company, en mayo de 2021, también es 14 veces más que los mil 794 millones 404 mil 37 pesos gastados por el gobierno de Felipe Calderón en la fallida refinería Bicentenario, en Tula, Hidalgo, sólo en retiro de residuos, acondicionamiento del predio y en una barda perimetral, insignia de una obra errante que dejó 700 hectáreas de tierra estéril en lo que antes eran cultivos de tomate, calabacita, alfalfa, cebada, frijol…

Así, de manera sigilosa, el plomo y la sangre han corrido a causa de este negocio, mientras el crudo se mese en el ducto hasta llegar al agujero.

Abrieron válvulas para financiar guerra

Los Zetas se dieron cuenta que a la par del narco, incluso más rápido, tenían suficientes ingresos de la extorsión y el secuestro, pero, más que de éstos, del huachicol. Lo necesitaban para financiar la lucha por las plazas que tenían contra el Cártel de Sinaloa, protegido –según testimonios en el juicio del narcotraficante Joaquín El Chapo Guzmán– por Genaro García Luna, entonces secretario de Seguridad, líder de la estrategia de combate a las organizaciones criminales y mano derecha del presidente Felipe Calderón.

“De ahí se diversificó el negocio y ya todas las mafias lo hacen: ve a la Unión Tepito, cómo tiene el control del Centro Histórico (de la Ciudad de México, a través de la extorsión y el despojo) y ellos también venden la ‘ordeña’, cuando antes sólo eran narcos, o Sinaloa y el Cártel Jalisco, que ni se diga.

“Con esto ya también se perdió la categoría del narco, de que era mafioso, pero no se metía con la raza. No, ahora no, ya los cárteles sangran por sus fortunas”, cuenta el primo, quien conoce por testimonios directos parte del origen del robo de combustible en Hidalgo. Cuando dice que “sangran por sus fortunas” se refiere al ‘huachicol rojo’: la cadena de muerte y crímenes que ha traído este delito: homicidios dolosos, robos de vehículos, extorsión, trata, secuestro…

A él se lo contó El JC, otrora jefe de la plaza en Tampico, Tamaulipas, que respondía a las órdenes del Zeta Rex, Luis Reyes Enríquez, un alto jefe del narco en Ciudad de México, Tamaulipas, San Luis Potosí e Hidalgo en la época en que este cártel comenzó a apoderarse del huachicol en el estado. Además, capo hidalguense, nacido en el vientre de la sierra, en la comunidad de Pemuxtitla, Molango.

El JC fue recluido en la cárcel de máxima seguridad de Puente Grande y fue cuando el primo lo conoció, porque también estuvo ahí, tras ser detenido en junio de 2007 acusado de delincuencia organizada y delitos contra la salud en modalidad de fomento. Al no probarse su responsabilidad, fue liberado después de tres meses de arraigo y ocho más en prisión.

En las celdas de Puente Grande, el exjefe de plaza le contó que El Lazca, Heriberto Lazcano Lazcano, entonces jefe máximo de Los Zetas, había ordenado diversificar el negocio para obtener más recursos y afrontar el avance del Ejército, la Policía Federal y el Cártel de Sinaloa. Pero después fue tan redituable que del derecho de piso a los mandos de Pemex que manipulaban los tableros y las válvulas desde la refinería Miguel Hidalgo, en Tula, se apoderaron de todo, como sabían hacerlo: con un reguero de balas y, sobre todo, con sangre.

“Para seguir con la guerra nosotros necesitábamos conseguir cómo financiarnos, porque Sinaloa traía al Ejército y a la Policía Federal. En las plazas los tres peleaban contra nosotros”, le decía El JC.

En junio de 2020, El Dos, un exlugarteniente de un capo del huachicol asesinado, me dijo: “¿Esto del huachicol sabes de dónde vino? De los mismos de adentro. El huachicoleo más más perro que había era ahí adentro, en la refinería, ahí una pipa pasaba y con los mismos papeles salía otra; es decir, no se contabilizaba, o cajas extras salían con bidones. El huachicoleo más perro siempre fue adentro”.

El Rex, otrora jefe del JC, es una pieza clave en esta historia, porque fue uno de los supuestos padres del huachicol en la última década, como fundador de Los Zetas Vieja Escuela.

El primo y el Rex se conocían, y se reencontraron el 15 de mayo de 2015, en la fiesta en honor a San Isidro Labrador, en Pemuxtitla, Molango.

—¿Cómo ves?—, le preguntó el Rex.

La pregunta fue un fuego vivo: la opción de reintegrarse a Los Zetas, ya bajo otro liderazgo tras la supuesta muerte del Lazca en octubre de 2012 –un cadáver prófugo de la justicia–, pero cártel dominante aún en su tierra y en los territorios que él lideró, pese a la escalada del Cártel Jalisco Nueva Generación, que entonces ya había encontrado en las válvulas de Pemex una economía subterránea que comenzaba a dejar un reguero de cuerpos por un tercio del territorio del estado, desde los linderos con Querétaro, en Huichapan, hasta la sierra norte poblana, en Cuautepec.

—Enrolarse en esa madre es la muerte o es la cárcel –le dijo– y tú ya la libraste.

Nadie esperaba al Rex, pero había sido liberado por un tecnicismo legal cuando aún le faltaban 39 años de condena, sin apelación por parte de la PGR.

Inteligencia federal presume que el Rex reagrupó a una facción de Los Zetas, la que estaba en contra de Miguel Treviño Morales, el Z-40, a quien acusaba de haberlo entregado al gobierno federal al proporcionar la ubicación de su boda, en Atotonilco el Grande, el 24 de junio de 2007. La Vieja Escuela, como se hicieron llamar, se financió con la extracción de hidrocarburo en Hidalgo, así como en Minatitlán, Cadereyta, Salamanca –entonces recién emergía el Cártel Santa Rosa de Lima– y Salina Cruz, sede de refinerías en el país y viejos feudos zetas.

El Rex fue detenido por segunda ocasión en agosto de 2016 en San Pedro Garza García, Nuevo León. La división antidrogas de la policía federal lo señaló como uno de los jefes del huachicol en el país. A la par, en Hidalgo aparecían mantas que lo acusaban de perforar las válvulas bajo la protección del poder estatal. Cuando fue asesinado en una cárcel de Tamaulipas en 2018, a manos del Cártel del Noreste de Treviño Morales, el negocio de los ductos de Pemex –según informes de inteligencia federal– ya tenía muchas manos en su estado natal, no sólo de cárteles, entre los que también estaba el de Santa Rosa de Lima en Tula a través de una alianza con grupo La Sombra, formado por exmiembros del Cártel del Golfo, sino de grupos locales que habían aprendido a ordeñar y usaban la mano de obra más vulnerable para sus economías ilegales: niños como halcones, mujeres como despachadoras y jóvenes como piqueteros y sicarios.

Un exalto mando de seguridad en Hidalgo, actualmente en el retiro por situaciones políticas, pero que fue parte de las áreas de inteligencia del estado en la etapa en que los Zetas fueron el cártel más fuerte del país y tenían a la entidad como uno de sus centros de operaciones (2006-2012), contó para este trabajo y a reserva de su identidad que permitieron el acaparamiento de los Zetas del negocio del huachicol porque en aquel momento no era un delito de sangre.

Al concederles las válvulas y la operación de los tableros desde la refinería Miguel Hidalgo, delito que antes controlaban trabajadores de la petrolera, se les entregaba una economía redituable que bajaba delitos de alto impacto como el secuestro y los homicidios.

Este alto mando refiere que cuando detuvieron al primo del Lazca, Humberto Canales Lazcano, en febrero de 2012, que era el jefe de los huachicoleros, el objetivo era obtener información y entregar un “pez gordo” para la entonces guerra contra el narcotráfico de Felipe Calderón, por la presión que existía del gobierno federal que acusaba la protección estatal a Los Zetas, sin que buscaran desarticular el entramado delictivo de la ordeña.

El caballo negro del huachicol

Son dos pueblos sobre ductos donde el imperio del huachicol sentó sus reales: Amealco y San Bartolo Xocalpan, en Chapantongo, al poniente del estado. Este municipio sólo representa el 1.34 por ciento de la superficie total de Hidalgo, pero en el ajedrez del crimen es un caballo negro que, en cada movimiento, salpica millonarios réditos para el hampa, como el ducto cuando se perfora.

Mientras las balas se concentran en los otros territorios del Valle, aquí, la ordeña crece sigilosa.

En toda la franja en Chapantongo, hasta salir a Nopala, se trafica gasolina. Se conecta con el Estado de México y con el corredor de la ordeña en la zona Tula-Tepeji (que incluye a Tezontepec de Aldama y Tepetitlán); además, en la zona limítrofe a Querétaro, con Huichapan, otro pueblo huachicolero.

“Antes la gente se dedicaba al campo o a vender alfalfa, queso; el producto que les dejaban los animales, y ahorita ya no se dedican a eso al ciento por ciento. Luego luego se ve cuando entra el huachicol, porque hay casas, locales, comercios… hay más derrama económica”, cuenta Albina, una mujer de Chapantongo. Como su casa está a la orilla de la carretera, ha contado 27 camionetas pasar en la oscuridad. Si los bidones en las bateas no los delataran, lo haría el olor a crudo que van regando sobre el pavimento.

Para saber cómo el hampa se apoderó de los ductos, hay que ir atrás una década.

Aquí hay una cabeza: el capo, lo conocen por su nombre de pila, Arturo. El negocio lo empezó su hijo a los 15 años, como piquetero, hoy tiene 25 o 26. Sin embargó, no empezó aquí, sino en Tepetitlán, otro pueblo sobre ductos, con otro capo conocido como el Bárcenas o el Pelón, Carlos Bárcenas Jiménez.

Cuando publicó el Mapa del huachicoleo con informes de Pemex y la Policía Federal, el semanario Proceso reveló que este personaje estaba ligado a Rodrigo Castillo Martínez, expresidente municipal de Tepetitlán, diputado local por el distrito 6 de Huichapan, postulado por la coalición Va por México (PRI-PAN-PRD). A Rodrigo, su hermano Elías lo sucedió en la alcaldía de Tepetitlán, un pueblo tomado por la ordeña.

Arturo aprendió el negocio con Bárcenas y tejieron una alianza de facto para cuidarse del resto, porque sólo en esta zona, el Valle del Mezquital, se enfrentan entre sí Los Americanos, en Tezontepec; el grupo del Chita, en Mixquiahuala, Actopan y Tetepango, y el del Geisha, en Tlahuelilpan. Más Los Michoacanos o Pueblos Unidos, que de Tepetitlán se extendieron por los caminos del Valle, del que mantienen control aunque se refugiaron en la montaña de Michoacán después de que José Artemio y Mariano Maldonado Mejía, El Rabias y el M1, fueran liberados de la cárcel de Tula el primero de diciembre de 2021, en una operación que incluyó autos bomba, presunta entrega de dinero a policías y decenas de operarios y sicarios.

Antes, en esta región asesinaron al Parka, líder sanguinario, al Tito y al Talachas… de los primeros “jefes” de la ordeña.

El capo, en Chapantongo, “inició con dos, tres camionetas, a venderla nada más para los tanques (de autos). Ahorita ya él distribuye hasta la zona de Ixmiquilpan y Alfajayucan”, revela un hombre que conoce desde la entraña el negocio por la cercanía con uno de los hijos de este líder del huachicol.

A condición de reserva, da cuenta de todo lo que sabe: en Amealco, el capo ha tejido una economía subterránea en la que involucra a 60 familias, entre piqueteros, halcones y vendedores, desde los niños que “pisan el ducto”, como se dice a los vigías que alertan sobre la presencia de policías, hasta los despachadores o revendedores.

Con esto, añade, ha creado una base social: el pueblo está a un silbido de movilizarse. En su territorio ha creado un escudo en el que al frente va la gente, por si ingresa una policía no cooptada.

Este esquema no es privativo de este líder, en Hidalgo así opera el huachicol: en Tezontepec, la población ha desarmado y amenazado con linchar a soldados, a quienes también acusan de colusión, al supuestamente proteger a unos grupos y perseguir a otros, además de presuntamente atacar a inocentes.

Lo mismo ha sucedido con policías en Cuautepec, en el Valle de Tulancingo –el municipio más ordeñado de Hidalgo, además–, donde el 9 de junio de 2021 habitantes de las comunidades de Guadalupe Victoria y San Juan Hueyepan –puntos álgidos de la ordeña según la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena)– quemaron un vehículo de la procuraduría de Hidalgo, que acompañaba a la FGR en un operativo de cateo a supuestos almacenes de gasolina robada. La cizaña creció entre el trigo.

Pero no es todo: el primero de julio de 2018, con apoyo de los pobladores, huachicoleros “levantaron” a un elemento de Seguridad Física de Pemex, al que torturaron, le rociaron gasolina y prendieron fuego. El cadáver quedó sobre la batea de la camioneta institucional que el agente tenía bajo su custodia; sólo así lo identificaron, calcinado como había quedado.  Pero son sólo escenas, piezas que arman el rompecabezas de realidad.

En el tramo de Chapantongo a Alfajayucan hay construcciones de block: paredes levantadas a un par de metros, algunos pies de casa, deshabitados, que se ocupan como bodegas o tiendas clandestinas. Lo que se observa en la carretera también lo confirman los pobladores.

El capo, dice la fuente que conoce la operación desde el interior, mete alrededor de 45 o 50 camionetas en las que puede trasladar dos mil litros. Son cien mil litros por noche trabajada. Él, además, “renta” la toma: cada litro que alguien saca de ahí, en el punto que él controla, se lo pagan a seis pesos.

Como si se tratara de la ficha para alcanzar consulta en un hospital, él asigna quiénes pasan y a qué horas.

“Tú dices: ‘yo tengo una camioneta de dos mil litros’. ‘Órale, te voy a formar y te voy a dar un turno, el 25, digamos; entonces, más o menos como a las 3:00 o 3:30 de la mañana te vas a meter, te voy a cargar tus dos mil litros y ya te vas, no me interesa dónde la vendas, con quién la vendas ni a dónde la lleves. Saliendo de ahí ya es tu responsabilidad.

“Imagínate, son 600 mil pesos por noche trabajada, pero de esos no todo queda libre. Pagar cien mil a los trabajadores ya es muy exagerado, porque aquí la gente trabaja por mil pesos, y tiene un aproximado de 60 gentes en San Bartolo, más los sobornos a las policías, municipales, estatales… de los de Pemex y a veces de los soldados sí debes cuidarte, por eso pones halcones”, precisa este hombre.

Él sabe que de estos ductos sale el huachicol que se vende en una decena de municipios del Valle del Mezquital, porque lo ha escuchado de voz del capo: Ixmiquilpan, Chilcuautla, Francisco I Madero, Actopan, Ajacuba, Progreso de Obregón, El Arenal, Santiago de Anaya, San Salvador y Alfajayucan.

Otra fuente en Amealco cuenta: “en Alfajayucan luego la llegan a vender a 15 o 16 pesos, pero ese precio subió a partir de la crisis que hubo de desabasto, cuando entró López Obrador, porque antes estaba a seis o siete pesos (enero de 2019).

“Entonces se viene el tiempo en que no dejan trabajar y no hay nadie, entonces cuando empieza a haber ya la empezaron a cobrar de a 11 o 12 pesos hasta que llegó a 16. Pues la gente de estos lados llega a comprar ahí porque tampoco hay gasolineras cerca.

“Hay muchos que dicen: ‘yo estoy a lo mejor en contra de esto, pero ¿dónde voy y compro?’. Las gasolineras más cercanas son en Jagüey, Nopala, o Alfajayucan”, a más de 20 kilómetros.

El año anterior pasó algo muy extraño para los pobladores: “de repente dejó de haber huachicol (marzo de 2021, cumplido un año de pandemia) y nada y nada y nada, y el que tenía te quería vender como si fuera gasolinería, a 20 pesos”.

Los habitantes empezaron a preguntar entre los que venden. La respuesta los atemorizó, como había hecho antes con los huachicoleros: supuestos emisarios del Cártel Jalisco Nueva Generación exigían derecho de piso si alguien quería ordeñar las válvulas.

Halcones, revendedores, piqueteros… todos dependían totalmente de este negocio, entonces empezaron a sacar gasolina con tambos que cargaban en carretillas, pero era muy poco para mantener toda una economía que mantiene a un grueso de la población.

“No había nada de huachicol. Sacaban 200 litros por viaje en una carretilla y un tambo, pero tenían que caminar como un kilómetro sobre piedra y barrancos y ahí iban con sus 200 litros y los vendían a 19, 18 pesos. Ya casi al precio”, refuerza esta versión otra pobladora de Chapantongo.

La gente no salía, tenía miedo de encontrar las balas del grupo armado, ya afincado en la periferia, en el corazón del Valle del Mezquital y también en la zona Tula-Tepeji, donde se ubica la refinería.

De un día para otro, así como había desaparecido, volvió. Los habitantes no saben si la amenaza a los huachicoleros locales era o no real, si habrán o no pactado, pero el ducto comenzó a salpicar de nuevo, y con ello la economía ilegal de la que se sostiene.

Delinquir: las tantas formas

El panteón no sólo es para los muertos, los huachicoleros han encontrado en las tumbas, junto a los vestigios y cadáveres, un sitio para resguardar la gasolina robada y también para extraerla. Tan sólo en enero de 2021, autoridades de la Ciudad de México descubrieron que el panteón de Santa Lucía era utilizado para extraer crudo del ducto Tuxpan.

La savia negra también se mueve por debajo de la tierra, a través de túneles. La Guardia Nacional ha detectado obras subterráneas en los municipios de Nopala y Atotonilco el Grande, también en Tula, a dos kilómetros de la refinería Miguel Hidalgo, donde los gasotraficantes usaron una estructura paralela a través del gasoducto inconcluso que construiría la empresa Transcanada. Este es uno de los puntos en disputa, debido a que, por medio del poliducto bidireccional 12’’-14’’-12’’, que tiene como destino Salamanca, Pemex transporta 38 mil barriles diarios de producto.

Las redes criminales que comercian las combustibles tienen más variantes: en Hidalgo la ordeña se ha movido en carrozas fúnebres, ambulancias apócrifas, taxis y bolsas de plásticos en cajuelas, según los casos detectados por las policías.

A condición de resguardar quiénes son, personas allegadas al negocio revelaron un nuevo esquema de tráfico que comenzó ante el cierre parcial de válvulas desde los tableros de la refinería Miguel Hidalgo, como una medida para reducir la ordeña.

Por los ductos empezó a correr más turbosina, que, por su octanaje, no es recomendable para automóviles, sino para aviones. Pemex creyó que con ello reduciría el tráfico, si los huachicoleros no podían comerciarla, mas no fue así.

Los traficantes comenzaron a mezclarla con aceite de dirección, para que diera un color rojizo, y así a venderla como gasolina. De esta forma hicieron por el corredor del Valle del Mezquital, el más extenso del estado, con 23 de los 84 municipios.

La turbosina es color paja, pero no sólo es la tonalidad, sino la picazón que ocasiona en las fosas de la nariz por el nivel de octanaje. “La reconocemos por el color y por el olor, porque huele muy feo, pica también hasta los ojos”, precisa un operador de la ordeña, encargado del resguardo de combustibles en una casa de seguridad.

“Te queda como babosa, como el aceite, pues. La gasolina tiene que secar en tu mano y ésta queda espesa. Entonces ahí quiere decir que le mezclaron ese aceite de dirección para hacerla rojita, como la premium, porque la turbosina es como blanca”, añade.

Cada litro cuesta 12 pesos y, por su octanaje, revienta las bombas de gasolina. Esta economía ilegal ha potenciado la venta de refacciones. Titulares de estos negocios por la carretera México-Laredo confirmaron esta versión.

Los ojos de Halcón

Los ojos de Halcón guardan mucho, suficiente para saber que la ordeña no opera sin la corrupción.

Cuenta que hay un pacto para ingresar por días terciados de doce de la noche a seis de la mañana y drenar los ductos. El pacto tiene precio: 45 mil a la cabeza, que distribuye entre todos. La cabeza está a cargo de los militares que llegaron tras la explosión de Tlahuelilpan.  Dice que pagan 50 mil más a la estatal y cinco mil a cada municipal.

Quien opera la toma se comunica por radio para saber cuándo cerrar, por las alertas que reciben en el tablero los operadores de Pemex, o por los reportes que arrojan las frecuencias radiales de seguridad estatal y municipal, ahí también.

Ellos dejan mangueras y bidones cargados que se reportan como decomisos. Es un combate de facto.

En dos minutos llenan un bidón. La manguera es de dos pulgadas y la presión la detecta tras cinco minutos. Después, cierran la válvula y esperan indicación desde Pemex para volver a abrir. Sacan entre cinco y seis Torton, cada uno con capacidad de seis mil litros. Son 35 mil, casi medio millón.

El cubrebocas es más para disipar un poco el olor a gasolina que para protegerse del Covid, dejados los rastros de éste u otros virus mientras se manipulan las mangueras o en las herramientas. De los que conocen aquí entre estos ordeñadores, seis han enfermado, de entre unos 40 que por noches van entrando al quite. Sólo uno estuvo muy grave, pero dicen que fue por la hipertensión y el sobrepeso. No era morro como la mayoría, “él ya estaba más ruco”. Éste viene desde el tiempo del poblano, un viejo jefe del huachicol, de hace más de una década, que empezó con Los Zetas.

La mordedura del destino

Tenía que mirar atrás, con el miedo de volverse estatua de sal, una sal flamable que chispó del ducto cuando acarreaban la gasolina y, al estallido, encendió los cuerpos en San Primitivo hasta volverlos ceniza. Tenía que mirar atrás y lo hizo, después de que el estruendo que cimbró la tierra lo desbalanceó y lo dejó en el piso.

En los linderos del predio, Halcón vio cuando la gente se calcinaba. Era un aullido en cada ser mientras su cuerpo se derretía, en una agonía que los hacía tirarse al piso para tratar de apagarse con los pastizales. Quiso meterse entre la columna de lumbre que había cubierto la parcela tras sus rostros aturdidos, con el grito atorado en la quijada.

Él jura que, en la sinfonía de alaridos que se hizo en el terreno, escuchaba a su tío gritar; Piquetero, con él entonces, dice que no, que era Halcón el que lo hacía. Presenciar la muerte de los suyos, con los bidones cargados en una batea, era la mordedura que el destino les tenía preparada.

Apenas habían salido minutos atrás antes de que fuego cubriera San Primitivo… son memorias que duelen al soñarse.

Dice que los soldados les habían dicho que recolectaran, porque iban a cerrar la toma a las ocho, pero explotó a las seis cincuenta y ocho. Acarreaban en garrafas y bidones, tras días de sequía en la región, porque en las gasolineras hubo desabasto.

No saben si el olfato se perdió aquella noche, en Tlahuelilpan, entre los cuerpos quemados, pero sus ojos tienen algo que no borró la memoria: las espaldas encendidas que corrían entre la hierba húmeda, recién regada por el combustible. Tatuadas en sus recuerdos lleva las muecas de agonía: una quijada que se tensa mientras la piel, alrededor de los ojos, abiertos, con llamas en el iris, se derrite.

Entre las tuberías, los morrillos se pierden entre el hampa vieja. Cuando alguno caiga entre balas, lo relevarán. Morro también es la parte baja de la cara, la boca y los mofletes de algunos animales: el hocico. Son eso, las fauces que clavan los dientes en el ducto, a riesgo de estallido.

[1] Solicitud de información 1857200111721

[2] Solicitud de información 1857200111621. La cifra sólo se cuantifica cuando hay denuncias.

 

*Este reportaje fue elaborado como resultado del curso-taller “Prensa y Crimen en la pandemia” con el apoyo de El Colegio de México y el Instituto Nacional para la Seguridad y la Democracia.

 

Te puede interesar: Las cuatro generaciones de la amapola en Guerrero: del auge al ocaso del opio

Casi 600,000 de Guerrero apoyan que AMLO siga en el cargo

Texto: José Miguel Sánchez 

Fotografía: Amílcar Juárez

11 de abril de 2022

Chilpancingo 

Al computarse 95 por ciento de las 1,598 casillas que se instalaron en Guerrero este domingo 10, el presidente Andrés Manuel López Obrador obtuvo el apoyo electoral de 595,0 28 ciudadanos para que siga en el cargo los otros tres años que le restan de su mandato constitucional.

López Obrador fue ratificado en el cargo con menos votos de los que obtuvo la gobernadora morenista de Guerrero, Evelyn Salgado Pineda, en las elecciones constitucionales de junio del 2021. La Torita, como apareció escrito  su nombre en la papeleta electoral, sacó 643, 814 votos.

Pero los sufragios que obtuvo López Obrador en la consulta de revocación de mandato que se realizó este domingo fue con un 30 por ciento de casillas instaladas.

Aun cuando durante la jornada electoral se notó baja la afluencia de votantes en las urnas, el Instituto Nacional Electoral (INE) informó que Guerrero ocupó el sexto lugar a nivel nacional en la participación de la ciudadanía.

Al concluir el cómputo de las 57 mil 449 actas de la consulta, el órgano electoral informó que 16 millones 502 mil 636 acudieron a votar en todo el país. De estos números, 15 millones 159 mil 323 personas, es decir, 96. 8 por ciento, votaron a favor de López Obrador para que continué en el cargo; millón 63 mil 209 de personas votaron porque se vaya del cargo.

Durante la conferencia mañanera que dio este lunes el presidente Andrés Manuel López Obrador mostró una gráfica de los resultados de la votación de todos los 31 estados y en la Ciudad de México. Dijo que Guerrero es la entidad que se ha distinguido por dar la lucha a las mejores causas sociales y que de ninguna manera es un estado «conservador».

En Chilpancingo, los consejeros de la Junta Local del INE que preside Dagoberto Santos Trigo rindieron un informe y destacaron que la jornada electoral del domingo fue pacifica, sólo se hubo inconformidades en Tierra Caliente, Acapulco, Chilapa y Tlapa porque no se instalaron las 5,012 casillas como en el proceso electoral del 2021.

En Guerrero la participación fue de un 24 por ciento del total de la lista nominal que es de 2 millones 551 mil 464 votantes.

Las personas que ayer (10 de abril) acudieron a las urnas a emitir su voto fueron 622,872. De ahí se desprenden los siguientes resultados: 95 por ciento votó porque el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, continúe en el cargo, 3 por ciento votó porque se le revocara el mandato, y el resto, que representa un 2 por ciento, fueron votos nulos.

Los que votaron porque López Obrador dejara el cargo fue de 16,858 personas, y los nulos corresponden a 10,986 personas.

A nivel distrital fueron las regiones de Tierra Caliente, Montaña y Costa Grande donde se obtuvieron más votos. En el distrito federal número 1, integrado por los municipios de Tierra Caliente y algunos de la región Norte, hubo una participación de 87,970 personas. En la región Montaña participaron 85,297 personas y en tercer lugar está Costa Grande, con una participación de 72,963 votantes.

La región Norte fue la que menor participación tuvo en la entidad con 50,348 votos, seguida de la Montaña Baja, que abarca municipios como Tixtla, Mártir de Cuilapan, Zitlala, Chilapa, Quechultenango y Mochitlan, donde hubo una participación de 60,061 personas. En Chilpancingo se registró una participación de 64,558 personas.

La tarde de este lunes la Junta Local del INE declaró terminada la sesión de seguimiento del proceso electoral de revocación de mandato presidencial y convocó a otra sesión el próximo jueves para dar por terminado el proceso.

Te puede interesar: Congreso viola ley que proteje la movilidad de personas con discapacidad

Salgado Macedonio plantea reelección de AMLO; él tendría posibilidades de repetir en la senaduría para 2024

Texto: Jesús Guerrero

Fotografía: Oscar Guerrero

11 de abril del 2022

Chilpancingo

 

Después de una serie de festejos que realizó por la votación que obtuvo en la consulta el presidente Andrés Manuel López Obrador, el senador con licencia, Félix Salgado Macedonio, propuso la reelección del primer mandatario del país.

“¡Hay AMLO para 2024! Hay reelección para senadores, diputados federales y locales, presidentes municipales, síndicos y regidores. ¿Podría haber reelección para gobernadores y presidente de la República?”, escribió en su perfil de Facebook. Enseguida agregó: “Sólo es pregunta, lo que el pueblo diga. Saludos y abrazos”.

El senador morenista encabezó ayer domingo junto con su hija la gobernadora, su otra hija Liz Salgado Pineda, presidenta del DIF estatal, y su esposa María de Jesús Pineda, un festejo en la plaza central de Chilpancingo el triunfo de López Obrador en la consulta de revocación de mandato.

Hasta el mediodía de este lunes, el Instituto Nacional Electoral (INE) daba a conocer que con 95 por ciento de casillas computadas López Obrador tenía 598,000 votos a favor de que se mantenga en el cargo de presidente por los siguientes tres años.

Ayer domingo, después de que el INE dio a conocer los resultados preliminares de la consulta, López Obrador reiteró que su período constitucional es hasta el 2024 y que no extendería su mandato, pues, no está dispuesto a reelegirse. Además de que fue una garantía que ofreció desde antes de tomar el cargo de presidente de la República.

Desde febrero pasado, el senador y la gobernadora promovieron la consulta de revocación de mandato del presidente aun con la veda electoral que decretó el INE.

Anoche durante el mitin de la familia Salgado en el zócalo de Chilpancingo, Salgado Macedonio anunció que este lunes daría a conocer “algo interesante” en una reunión que tendría con sus simpatizantes.

Se supo que Félix regresaría al Senado de la República después de que en enero de este año solicitó licencia por tiempo indefinido. También que pretende reelegirse en las elecciones federales del 2024, esta intención de alguna manera la reflejó en el recorrido que realizó desde febrero pasado por Guerrero para promover la consulta de revocación de mandato del presidente.

El senador con licencia además estaría entre los aspirantes para la candidatura a la gubernatura en Guerrero para el 2027 para suceder a su hija Evelyn Salgado Pineda.

 

Te puede interesar: ¿Y los más de 600,000 votos que prometieron los Salgado dónde están?

¿Y los más de 600,000 votos que prometieron los Salgado dónde están?

Texto: Jesús Guerrero

Fotografía: Amílcar Juárez y Oscar Guerrero

11 de abril del 2022

Chilpancingo

 

Durante tres meses el senador con licencia Félix Salgado Macedonio y su hija la gobernadora Evelyn Salgado Pineda promovieron el voto para la consulta de revocación de mandato y durante el domingo en Chilpancingo y Acapulco, bastiones de Morena, no hubo la afluencia esperada de votantes en las casillas.

Los Salgado tejieron una estrategia de obtener al menos 600,000 votos a favor de que el presidente Andrés Manuel López Obrador permanezca en el cargo aún con un 30 por ciento de casillas instaladas en Guerrero.

En las elecciones presidenciales del 2018, López Obrador tuvo un millón 14 mil 265 votos, 700,000 más que el priista Antonio Meade.

Cuando era visible la ausencia de ciudadanos en las casillas, tres de la tarde de ayer domingo, es decir, tres horas antes del cierre de las votaciones, la gobernadora escribió en su cuenta personal de Facebook lo siguiente: “Amigas y amigos aún están a tiempo de salir a votar y ser parte de este ejercicio democrático”.

Pero eran las 17:30 horas y las casillas, como la ubicada en el zócalo de Chilpancingo, estaban semivacías. Antes, a las dos de la tarde, en una urna de la cancha de basquetbol de la colonia Los Ángeles de esta ciudad sólo había 10 papeletas depositadas.

Donde sí hubo una fila larga fue en la casilla especial ubicada en la zona de las centrales de autobuses, a la que acudió por la mañana la gobernadora Evelyn Salgado Pineda, su mamá, María de Jesús Pineda y su hermana Liz Salgado Pineda, presidenta del DIF estatal.

Cuando la gobernadora esperaba para votar, un grupo de universitarios de la Uagro llegaron a esta casilla para echarle porras al presidente Andrés Manuel López Obrador y a la gobernadora.

«A ver, pues, una foto de esas como se la toman los equipos de futbol», les dijo Salgado Pineda a los jóvenes que eran encabezados por Filemón Vital Ventura, coordinador de la Comisión mixta para la admisión del personal de la administración central de la Uagro.

“¡Juntos seguimos con AMLO, que viva la UAGro y Evelyn Salgado!”, gritaron los estudiantes.

A los estudiantes les prometieron subirles un punto de calificación en la materia académica que ellos quisieran para que acudieran a emitir su voto a favor de que López Obrador siguiera en el cargo. También hubo presiones para los trabajadores académicos y administrativos de la Uagro, pero muchos no obedecieron ese llamado de los directivos de las escuelas, denunciaron los propios universitarios.

Desde febrero pasado, después de que solicitó licencia al Senado de la República, Salgado Macedonio anunció que iniciaría una gira por Guerrero, Puebla, Morelos, Michoacán y Oaxaca para promover la consulta de revocación de mandato, con el argumento de que el INE no la difundía en los medios de comunicación ni en las calles.

La promoción sólo la realizó en Guerrero con mítines y reuniones en donde se observó la participación de funcionarios del gobierno estatal.

«El INE nos debería de pagar porque estamos haciéndole el trabajo que los consejeros como Lorenzo Córdova y Ciro Murayama no hacen», era la frase favorita del papá de la gobernadora en su recorrido.

A las reuniones y mítines que encabezaba Salgado Macedonio y a la que acudían funcionarios también llegaba gente que le quería pedir algún favor, como empleo. «Hola, hola, hola, conéctense, conéctense», así iniciaba sus reuniones que transmitía en vivo en sus redes sociales.

El pasado 27 de marzo fue el día en que fue más visible la participación del gobierno estatal en la promoción de la consulta con la movilización de más de 5,000 personas que fueron encabezadas por la gobernadora y su padre.

En esta marcha denominada «Que siga la democracia” ocurrida en Chilpancingo participaron alcaldes, diputados locales y funcionarios del gobierno estatal que militan en Morena.

Ese mismo día de las movilizaciones a las que convocó Salgado Macedonio y su hija, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) dio a conocer una resolución que confirmaba la no permisión de propaganda gubernamental, incluida la de servidores públicos en el periodo de veda por revocación de mandato.

A cinco días de que se realizara la consulta y a pesar de la veda electoral, la gobernadora dio el banderazo del arranque de la supervisión de la conservación y construcción de caminos en las comunidades de 23 municipios de las regiones Montaña y Costa Chica.

Se trata de la construcción de 66 caminos rurales de concreto hidráulico en esas dos zonas de alta marginación que el pasado 20 de febrero anunció en Chilpancingo el presidente Andrés Manuel López Obrador con una inversión de mil millones de pesos en este año y dos mil millones más para el 2023 y 2024.

Tres mese después de que inició la promoción de la consulta de revocación de mandato, el senador con licencia acudió este domingo a emitir su voto en una casilla ubicada al sur de esta ciudad y en donde nuevamente arremetió contra el INE. «Al INE le quedó grande la yegua», dijo.

La noche de ayer, la familia Salgado cerró su jornada con un mitin en la plaza central Primer Congreso de Anáhuac de Chilpancingo y sin conocer los resultados oficiales de la votación de la consulta festejaron a lo que ellos le llamaron el triunfo del presidente Andrés Manuel López Obrador.

«La gente votó porque siga nuestro presidente pese a los ataques del INE, los del yunque y los conservadores», dijo Salgado Macedonio acompañado por la gobernadora, su otra hija Liz Salgado y su esposa María de Jesús Pineda, así como de la alcaldesa Norma Otilia Hernández Martínez y el líder estatal de Morena, Ney Cuauhtémoc Catalán.

El mitin fue animado por el subsecretario de Educación Superior de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG), Marco Antonio Marbán Galván, quien en la campaña política de la gobernadora fue el animador de los mitines.

Más noche, la familia Salgado encabezaría otro festejo en el Asta Bandera de Acapulco. Hasta allá se trasladó la porra ambulante que acompañaba a Salgado Macedonio.

 

 

Festejan los Salgado votación de consulta en Guerrero

Texto: Jesús Guerrero

Fotografía: Oscar Guerrero

10 de abril del 2022

Chilpancingo

 

Sin que se conocieran aún los resultados oficiales de la consulta de revocación de mandato, el senador con licencia, Félix Salgado Macedonio; la gobernadora Evelyn Salgado Pineda; su otra hija Liz Salgado Pineda, directora del DIF Guerrero, y su esposa María de Jesús Pineda, festejaron esta noche en la plaza central de esta capital lo que ellos llamaron el triunfo del presidente Andrés Manuel López Obrador.

A este festejo de los Salgado se unió la alcaldesa de Chilpancingo, Norma Otilia Hernández Martínez, quien cuando fue presentada por el subsecretario de Educación Superior de la Educación Guerrero (SEG), Marco Antonio Marbán Galván, recibió varias rechiflas de la gente. El funcionario fungió como animador del mitin de los Salgado.

El senador con licencia dijo que la gente votó porque siga en el cargo el presidente Andrés Manuel López Obrador. «Este proceso fue inédito porque ningún presidente se había sometido a un ejercicio como éste y el pueblo votó porque se quede», dijo Salgado Macedonio, quien llegó a la plaza Primer Congreso de Anáhuac de Chilpancingo después de visitar a su familia en Iguala.

Antes del cierre de las votaciones de la consulta convocó a la gente concentrarse en este punto de la capital y más noche en el Asta Bandera en Acapulco para celebrar, dijo, el triunfo del presidente. «Ya pasó este proceso, ahora a darle la vuelta a la página e invito a los actores políticos a que se sumen y haya unidad”, mencionó.

Después dijo que para mañana (lunes) dará a conocer en Chilpancingo una serie de anuncios “interesantes”. Se prevé que Salgado Macedonio anuncie su regreso al senado de la República, después de que en enero de este año solicitó licencia para promover en Guerrero la consulta de revocación de mandato. En estos tres meses, él y su hija la gobernadora fueron los promotores de la consulta.

Después el senador se retiró del templete, dijo, para dirigirse a Acapulco a un acto similar en la costera Miguel Alemán. La gobernadora y la alcaldesa se quedaron en el templete para seguir con el mitin.

Las porras al presidente Andrés Manuel López Obrador y a la gobernadora se perdían ente los gritos de los niños que jugaban en la plaza.

Te puede interesar: Que siga AMLO, la tendencia de los resultados en la entidad

Salir de la versión móvil