Toman maestros, madres y padres sus propias medidas para regresar a clases, principalmente en los turnos vespertinos

Ante la ausencia de avisos de parte de la autoridad educativa

Texto: Margena de la O

Foto: Andrea Mendoza y Marlén Castro

Martes 20 de febrero de 2024

Chilpancingo

Aun cuando las clases de manera oficial fueron retomadas por completo desde este lunes, después de dos semanas que la ciudad estuvo en un trance por el temor que acarreó los ataques a choferes del transporte público, en los planteles, los directivos y maestros tomaron algunas medidas, como la reducción de los horarios, particularmente en la tarde, porque las condiciones de seguridad todavía no están garantizadas.

La primer incertidumbre es que el servicio del transporte público, que estuvo paralizado, sigue restringido. El horario habitual para las camionetas Urvan con rutas para toda la ciudad es hasta las nueve de la noche, pero ahora comienzan a parar desde las seis y media de la tarde, según una consulta con los conductores del servicio público. El temor no es infundado, en esos días de crisis por la inseguridad, mataron a siete conductores e incendiaron 10 unidades.

Ese lapso, lo que se creía como una condición exclusiva de zonas marginadas del estado, como la Sierra, donde los maestros no suben por la inseguridad, ocurrió en la capital de Guerrero: las niñas, niños, adolescentes y jóvenes se quedaron sin clases por no existir condiciones para recibir educación.

Un menor de educación básica atraviesa el zócalo de Chilpancingo, el 19 de febrero del 2024. Foto: Andrea Mendoza.

Este lunes retomaron sin medidas oficiales especiales. Para las autoridades estatales parece que estos días no ocurrieron, porque no las vieron como una necesidad, al menos eso mostró el secretario de Educación, Marcial Rodríguez Saldaña, en una breve entrevista por teléfono, donde informó que las clases fueron reanudadas en su totalidad.

–¿Hay algunas medidas que tomar? ¿Recomendaciones?, –se le preguntó.

–¿Qué medidas? Las medidas normales de protocolos en las escuelas, pero no más, –contestó.

–¿Nada especial por la situación que se vivió hace algunos días en la ciudad?, –se le insistió.

–No. Una vez que está normalizado el transporte y hay seguridad en la ciudad, no, –atajó.

Pero la cancelación de las clases en zonas riesgosas no son escenarios figurados, en Chichihualco, cabecera de Leonardo Bravo, ubicada a unos 40 minutos de esta ciudad, las clases presenciales en los planteles están canceladas desde agosto pasado que ocurrió una balacera y hubo muertos en las calles, de acuerdo con algunos de los habitantes.

Al seguir el temor y el transporte público limitado, en los planteles hay medidas, en particular en las escuelas con turnos vespertinos. En la Escuela Primaria Revolución, ubicadas en pleno centro de la ciudad, en el edificio que comparte con la José María Morelos y Pavón, del turno matutino, recorrieron un hora el horario. La salida es a las siete de la tarde, pero salen a las seis; las madres y los padres de familia son citados desde 17:50 para que ya esperen a su hijos a la salida.

Estudiantes de la escuela Primaria José María Morelos y Pavón, en Chilpancingo este lunes 19 de febrero al regresar a clases después de dos semanas de ausencia por la inseguridad. Foto: Andrea Mendoza.

Una de las trabajadoras que atendía la puerta de la Primaria Revolución comentó que la medida fue tomada porque muchos de las niñas y los niños estudiantes viven en las zonas apartadas de la ciudad, no son del centro, y las madres y los padres de familia plantearon la necesidad de una medida por el tema del transporte.

Otras escuelas del centro de la ciudad con turnos vespertinos son las Preparatorias No.1 y No. 9 de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro), donde estudian adolescentes, también tomaron medidas desde este lunes.

En la Preparatoria No.9 redujeron el horario del turno vespertino a partir de este lunes, de ocho de la noche a las 17: 40 de la tarde, informó el director del plantel, Alfonso Heredia Alarcón. Porque el segundo semestre del año lo comenzaron la semana pasada vía virtual.

Para este semana, detalló, apelaron a la consideración de los docentes de las últimas dos horas para que se limitaran a asignar tareas y trabajos a los estudiantes, y repusieran el tiempo en las siguientes clases en horarios más tempranos.

No es la primera vez que en las preparatorias y facultades de la Uagro ajustan el horario. Heredia Alarcón recordó que en 2015 que hubo otra crisis de inseguridad recorrieron el horario.

Todo este asunto coincide con el hecho de que la administración central de la Uagro canceló desde enero pasado la seguridad privada que había en las entradas de los planteles sin una justificación clara sólo les hablaron de un gasto excesivo en ese servicio. “Las guardias de policías que teníamos de seguridad privada en las escuelas desaparecieron, en todas la escuelas. No se nos hizo llegar una razón, nada más nos dijeron ya no va haber servicio de guardia”, comenta.

Ante eso emplearon otras medidas, como que los supervisores e intendentes permanezcan en la entrada para recoger datos de las personas que ingresan y revisar que los alumnos lleven su uniforme completo y, de ser necesario, su credencial de estudiante colgada en el cuello. Estas preparatorias del centro de la ciudad son las de mayor matrícula de la institución, sólo en la nueve hay unos 2,100 estudiantes; el número de alumnos del turno vespertino es de alrededor de 800.

Las y los estudiantes de la primaria Nicolás Bravo, de la periferia de Chilpancingo, retornaron a clases igual que el resto de escuelas en la ciudad, el 19 de febrero del 2024. Foto: Marlén Castro.

También se observó que en la Preparatoria No.1 ya no están los guardias de seguridad como antes.

En el terreno de las escuelas de nivel básico, tal como lo expuso Rodríguez Saldaña, la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) consideró que no eran importantes las recomendaciones ni siquiera para las escuelas más apartadas del centro de la ciudad. Parte del personal docente de la escuela primaria Aarón M Flores, ubicada en la colonia Polvorín, confirmó que nos les llegó ninguna recomendación oficial.
Los maestros sortearon el periodo de crisis con sus propias dinámicas. “Durante todo este proceso de violencia, como no todos los niños cuentan con internet y diversos servicios electrónicos, les mandábamos fichas de trabajo con temas para reforzar contenidos que ya habíamos visto, sobre todo de escritura, lectura y matemáticas”, menciona uno de los docentes.

El secretario general de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación en Guerrero (CETEG), Héctor Torres Solano, informó también que la SEG no envió ninguna recomendación de seguridad a los planteles donde tiene presencia la organización, lo que sí hizo, dijo, fue presionarlos para volver clases aun cuando no había condiciones.

“Hubo de parte de las autoridades recomendaciones, oficios que se giraron, para que los supervisores, a través de los directores, presionaran a la planta docente y pudieran regresa a clases normales”, comenta en entrevista.

En este contexto es que como se reanudaron las clases en la ciudad.

Así vivieron las vendedoras ambulantes de Chilpancingo los días sin transporte

La mayoría son personas de la tercera edad, cuyas ventas en la calle son su única fuente de ingresos para vivir


Texto y foto: Alberto Ramírez Santos

16 de febrero del 2024

Chilpancingo

 

Durante los días en los que la ciudadanía de Chilpancingo vivió sin transporte público por la inseguridad y ataques a los conductores, toda la población chilpancinguense fue afectada, unos más que otros, como es el caso de las vendedoras y vendedores ambulantes que su única fuente de ingresos es esta actividad.

La señora Alicia, vecina del barrio de San Mateo, comentó que fueron días muy complicados en los que tuvo que suspender sus ventas porque es una persona mayor y no puede cargar sus productos para llegar al centro.

Alicia vende empanadas y un tipo de pan diminuto que ella llama “borrachito”, un producto único que fabrica la comerciante, además revende productos de temporadas como bolsas para regalos, veladoras, entre otras cosas.

Alicia, comerciante ambulante en una de las entradas de la catedral Asunción de María vendiendo sus productos, el 16 de febrero del 2024. Foto: Alberto Ramírez

Comentó que lleva más de 30 años con su negocio ambulante, es su única fuente de ingresos, con el logró sacar adelante a su hijos.

Que no hubiera transporte público durante varios días le afectó demasiado porque, además de que no tenía manera de mover sus productos porque está enferma de las piernas, tampoco había gente a quien venderle.

Ella vende en una de las entradas de la catedral Asunción de María y el restaurante El Toronjil, desde las ocho de la mañana hasta que termina de vender sus empanadas. Comentó que el zócalo estaba casi vacio por lo que no tenía más opciones que quedarse encerrada en su casa.

A pesar de que el transporte se regulariza poco a poco, la señora Alicia no se ha podido recuperar, pues elaboraba alrededor de 150 empanadas diario y ahora solo hace 60, incluso, a veces no las vende todas.

Su rostro refleja tristeza y preocupación y no solo por ella, sino también por sus demás compañeros y compañeras que son comerciantes ambulantes, que dependen de esta actividad.

Productos de temporada y empanadas sobre la mesa que ocupa Alicia para vender en el zócalo de Chilpancingo, 16 de febrero del 2024. Foto: Alberto Ramírez

Otra señora que vende frituras frente a la catedral, bajo las sobras del árbol frondoso conocido como “el árbol de los huevones”, pasó a encargarle a Alicia su mercancía mientras iba a realizar algunas cosas antes de iniciar su jornada.

La señora que vende frituras es una persona de la tercera edad, como la mayoría de las vendedoras ambulantes del centro. tiene una hija que necesita que le realicen diálisis todos los días.

La señora de las frituras no solo se vio afectada en las bajas o nulas ventas de su negocio, sino que también por el transporte público, ya que lo necesita para trasladar a su hija al hospital.

De acuerdo con la señora Alicia, la otra comerciante no tiene más fuentes de ingresos, por lo que cree que pasó y que aún está pasando, por peores cosas que muchos, tiene una hija enferma que atender, llevarla al hospital y vender su mercancía para subsistir.

A la señora de las frituras se le nota el cansancio. Cuando llegó al puesto de Alicia saludó con una expresión de agotamiento, sin sonreír, con la mirada perdida y con pasos rápidos para continuar con su ventas.

A estas comerciantes les es difícil vender todo su producto diario, pero sobre todo, comentan que viven con miedo de salir y de subirse al transporte público porque, consideran, que las cosas en cuanto a seguridad siguen mal.

Alicia dijo que lo único que está en sus manos es encomendarse a Dios para que haya buenas ventas y llegue a sus casas con bien después de su jornada de trabajo.

“En estos días que no pude venir a vender comimos de lo que había, frijolitos, huevos, despensa de lo más barato… solo le pido a Dios que lleguemos con bien a descansar”.

«Borrachito» producto que solo Alicia vende en la ciudad sobre una canasta en exhibición sobre su puesto ambulante, 16 de febrero del 2024. Foto: Alberto Ramírez

A una calle de donde vende Alicia, está el pequeño puesto de comida de otra comerciante que prefirió omitir su nombre, pero que todos la conocen como La Güera.

La Güera está ubicada entre el Casino del Estudiante y la Plaza Laura Elena, tiene una pequeña mesa, una sombrilla grande y tres bancos, uno de ellos lo ocupa para sentarse mientras espera a sus clientes.

Ella vende tortitas de papa, queso en salsa verde, huevos en salsa, entre otros tipos de comida.

También en una señora de la tercera edad y la venta de comida es su única fuente de ingresos.

Durante los días de incertidumbre y preocupación en los que no hubo transporte público, La Güera no tuvo más opción que caminar para vender y obtener algo de recursos.

Contó que ella trata de adaptarse a la situación que se vive, pero nunca deja de vender su comida o algunas otras cosas.

“Ahora que no hubo transporte y no hubo mucha gente aquí en el centro tuve que caminar al mercado a comprar rosas para venderlas porque la comida se vendía muy poca”.

La señora dijo que ella se siente afortunada porque incluso en los días difíciles como los de la semana pasadas, ella siempre logra vender sus productos o comida, piensa que tal vez la gente lo hace por ayudarla más que porque necesiten de lo que vende.

Dos de los bancos de plástico que tiene se los regalaron para que los usara en su negocio, en los días difíciles como los anteriores y en cualquier momento, siempre hay alguien que la apoya; ella tiene la firme certeza que es Dios que nunca la abandona.

“Llevo aquí veinte años y la gente ya me conoce, a veces pasan y si no me compran algo me dejan 10 o 15 pesos para mi refresco, pero yo los uso para invertirlo ya sea en aguas o productos para hacer más comida”, contó La Güera mientras respondía el saludo de una persona que pasaba junto a su puesto.

Cada comerciante vivió de manera diferente los días sin transporte en la ciudad, para algunos fue más complicado sobrellevar sus gastos y sus problemas familiares, otros más tuvieron que planear una forma diferente de generar recursos sin dejar de trabajar.

Muchos de ellos padecen que el transporte público deje de laborar más temprano de lo habitual, porque algunos comerciantes se van a sus respectivas casas hasta que terminan sus ventas y muchas veces terminan tarde, no alcanzan transporte y tienen que caminar a sus hogares.

Chilpancingo: la capital donde un viaje en transporte público es arriesgar la vida

Las colonias Javier Mina y la Izazaga están vacías de gente en las calles. En la esquina trasera de la capilla está el punto donde atacaron al conductor la noche anterior. La sangre que salió de la persona que perdió aquí la vida dejó una mancha roja intensa


Texto y foto: Marlén Castro

14 de febrero del 2024

Chilpancingo

 

Parada del centro. 10:30 de la mañana. Unas ocho personas esperan con resignación la Urvan. La noche anterior asesinaron a un conductor cuando paró en su base, en la colonia Javier Mina, alrededor de las siete y media de la noche.

Para este martes 13 de febrero se cumplen nueve días de una crisis de violencia en la capital, con siete conductores del transporte público asesinados y varias unidades incendiadas, un taxi fue quemado con todo y el conductor dentro.

Transcurren 20 minutos desde que esperan que pase una Urvan, la que sea, que los acerque un poco a donde van. Ninguna Urvan pasa, ni taxi tampoco.

Después de media hora de espera, llega una Urvan de la ruta al Hospital.

Subimos cinco personas. La Urvan ya trae arriba 15 pasajeros. Con los tres que subimos llegamos a 20. Vamos apretados. Cuatro personas van paradas. Nadie habla. Cada persona sube al transporte público con su miedo y desconfianza a cuestas.

El ataque de la noche de ayer ocurrió cuando la Urvan llegó a la base, entonces, rociaron de balas el costado derecho de la unidad. El conductor murió y otra persona quedó herida, ninguna autoridad proporcionó información de si la persona herida era un pasajero o alguien que acompañaba al conductor.

Caseta de la colonia Javier Mina, donde la noche del lunes 12 de febrero, asesinaron al séptimo conductor del transporte público de esta crisis de violencia en Chilpancingo.

La Urvan avanza. En las siguientes paradas de la avenida principal otros quieren subir. El conductor ya no sube a nadie. Va al tope.

La mayoría baja en el mercado central, en este punto, la Urvan se vuelve a llenar. Otra vez hay personas paradas. Entre los pasajeros sube un sacerdote. Tiene que llegar a la iglesia de San Judas Tadeo, precisamente en la colonia Javier Mina. Pregunta si esta Urvan lo puede acercar un poco. Le dicen que lo deja muy lejos, que espere la de la Javier Mina.

“Ya estuve esperando mucho tiempo”, dice el padre Alfonso. Es el cura de la iglesia del panteón central.

“Sí, no va a haber combi para allá, por lo que pasó ayer”, dicen varios.

“No tengo de otra. Voy a caminar”, dice el sacerdote, el que por su aspecto se ve mayor a los 80 años; usa bastón y porta cubrebocas.

La gente de la Urvan no sabe que es un sacerdote. En este momento, tampoco yo. Lo sabré más adelante cuando lo vea saludar a todos los sacerdotes en la capilla de San Judas Tadeo, en la colonia Javier Mina, precisamente a unos 20 pasos de donde ocurrió el ataque de la noche del lunes.

La Urvan de la ruta del Hospital deja al sacerdote sobre la carretera, a la altura de la colonia Tatagildo, de ahí toma la avenida principal de este asentamiento, con una pendiente muy pronunciada, hasta llegar a la cima del cerro.

Bajé con él, con la intención de ayudarlo, yo quería llegar hasta el Hospital. Antes trato de persuadirlo de que no camine toda esa pendiente, que deje para otra ocasión su ida a la capilla, la visita a Dios en estas circunstancias puede esperar, sobre todo porque Dios está en todos lados. Después reiré de lo que le dije a un sacerdote.

“No, yo tengo que llegar, porque me toca confesarme”, dice.

El padre Alfonso, integrante del Decanato de Chilpancingo, en su caminata a la capilla de San Judas Tadeo en la colonia Javier Mina, donde se reunieron los integrantes de las iglesias católicas de la ciudad para llamar a las autoridades a llevar a cabo acciones contundentes para detener la violencia en la ciudad.

La avenida principal de la entrada de la colonia Tatagildo conecta con varias colonias de esta parte de la ciudad, es amplia, pero tiene tramos con mucha pendiente. El padre Alfonso va con paso lento. Cuenta que tiene 86 años y una operación en cada rodilla. Me dice que se llama Antonio Casarrubias. En estos tiempos hay desconfianza hasta en los hombres de la iglesia.

Después de unos 25 minutos de caminar, el padre pregunta si ya falta poco. Dice que ha ido varias veces, pero esta es la primera vez que llega a pie. Unas personas que cortan guamúchiles indican que lo que vemos desde este punto ya es la capilla. El camino no fue tan largo.

Cuando el padre Alfonso llega a la capilla, los demás sacerdotes se acercan a él y lo saludan con mucho respeto. Es el sacerdote de más edad del Decanato de Chilpancingo. Más tarde, como cinco horas después, esta congregación de sacerdotes católicos emitirá una carta pastoral para pedir a los tres niveles de gobierno acciones claras y contundentes para acabar con la violencia. En esta capilla se reúne el Decanato. Por eso el padre Alfonso no podía faltar a la capilla de San Judas Tadeo.

Las colonias Javier Mina y la Izazaga están vacías de gente en las calles. En la esquina trasera de la capilla está el punto donde atacaron al conductor la noche anterior. La sangre que salió de la persona que perdió aquí la vida dejó una mancha roja intensa.

Calles de la colonia Javier Mina y colonia Izazaga vacías de gente y de unidades de transporte público un día después del asesinato del conductor.

Por lo que pasó ayer ninguna Urvan ni taxi sube, es lo que informa la señora de la única tienda de abarrotes abierta, casi enfrente de la capilla.

La única opción es caminar de nuevo y llegar hasta la carretera a esperar de nuevo la única ruta que al parecer está en servicio por esta parte de la ciudad. Pasan como 30 minutos sin resultados, no hay otra opción más que caminar hasta el mercado, aproximadamente a un kilómetro y medio.

Afortunadamente pasa una patrulla de Protección Civil trae gente atrás y en cabina. No se ve que sea personal de la dependencia. Baja una señora con dos bolsas enormes de mandado. Es de las unidades que dispuso el Ayuntamiento de Chilpancingo para dar servicio mientras no haya transporte. Parece una parodia, porque es a la alcaldesa a la que la ciudadanía culpa de esta crisis violenta.

La patrulla de Protección Civil primero va al Hospital y después al mercado. El conductor de la unidad compartió que tienen base en el mercado bajo el puente morado. Ahí esperan. Cuando se juntan unas cinco personas que van por la misma ruta hace el viaje, da unas 25 vueltas al día.

En la parada de norte a sur del mercado no hay urvans, pero mucha gente espera el transporte que los lleve a las colonias del sur y poniente de la ciudad. Entre todas estas personas está Adriana, quien vive en la colonia Los Sauces. Cuenta que todos estos días no ha habido transporte para su colonia. Que la gente que tiene necesidad de salir de sus casas a trabajar o a atender algunas situaciones de emergencia, camina hasta el parque Unidos por Guerrero, sobre la avenida Miguel Alemán, algunos caminan como media hora.

Adriana se aguantó de salir toda la semana pasada en la que empezó la crisis del transporte Dice que tuvo miedo. Ayer lunes salió por primera vez en ocho días. Bajó al parque Unidos por Guerrero y ahí tomó la Urvan que la trajo al mercado. Adriana obtiene sus ingresos de la venta de pozole. El lunes salió a comprar lo que necesita para hacer su pozole, el jueves anterior no vendió, pero no puede darse el lujo de hacerlo dos semanas.

“El lunes salí y hasta pensé que no era cierto lo que decían en las noticias de que no había transporte y que la ciudad estaba sola. Tomé la combi, la que pasó rapidísimo y llegué al mercado, pero hoy volví a salir porque me faltaron algunas cosas, y ahora sí vi que, efectivamente, no hay transporte”.

El lunes 12 de febrero parecía que la situación sobre el transporte se normalizaría, por la mañana se informó que ya estaba en circulación un 85 por ciento aproximadamente, no era tan cierto, pero se observaron a varias unidades en circulación. Lo que pasó en la noche en la colonia Javier Mina generó este miedo, otra vez, de los conductores de salir a trabajar.

Adriana tiene unos 10 minutos en espera del transporte que la acerque a su casa. Lleva una bolsa de mandado grande, es mucha carga para caminar hasta su casa desde el mercado, más o menos se haría unas dos horas, recorrería a pie unos seis kilómetros. Prefiere esperar. Confiesa que siente miedo de viajar en el transporte público.

“Pero si no vengo a comprar no puedo hacer mi pozole y no tendré dinero para vivir”. El tiempo pasa. Al cabo de unos minutos, la única Urvan que llega es la de la ruta Mercado-Independencia. La acerca a una cuadra del Parque Unidos por Guerrero. Se sube. Casi todas las personas que esperaban en la parada se suben. La combi llena los asientos y sube más gente que se va de pie. El conductor cobra 10 pesos.

“Entiendan –justifica–en verdad estamos arriesgando nuestra vida”. La gente que dio solo ocho pesos, saca los otros dos, para completar.

En 15 minutos la Urvan llega a donde se baja Adriana. La circulación vial es en estos días, sin las más de 800 Urvans y 700 taxis, es ligera; en poco tiempo se llega a los puntos de interés.

Usuarios del transporte público en Chilpancingo suben a las unidades a pesar del miedo y de la desconfianza por todos los hechos de violencia ocurridos en los últimos días.

La Urvan sigue su trayecto. Ya nadie sube porque va llena. Tampoco nadie baja. El destino de esta unidad es la cima de un cerro al poniente de la ciudad. Trato de platicar con la gente que se acaba de bajar sobre cómo se siente al subir, pero la gente huye. Tiene desconfianza de decir algo. La Urvan no hace base. Es una medida de seguridad. El conductor no espera el pasaje. Ni la gente espera a la Urvan en la base. Quien va a abordar se espera en sus casas, en las esquinas, en las tiendas abiertas, cuando escuchan un carro, que podría ser la Urvan, salen a hacer la parada, si no es la Urvan vuelve al punto en el que aguardaban.

La caseta de madera vieja donde los conductores de esta ruta checan, está cerrada. En esta cuadra sólo hay una casa con las puertas abiertas. Pregunto cuánto tarda la Urvan en bajar. En estos días nadie sabe con exactitud. Saben que hoy trabajaron sólo dos y que un viaje más o menos tarda una hora.

“Calcule”, dice la señora de la casa.

Le pido permiso para estar ahí mientras pasa la Urvan de nuevo.

“Sí, sí quédese aquí, allá afuera no es seguro”, dice y luego agrega:

“Está complicado, verdad, todo por Norma Otilia (la presidenta municipal)”.

¿Por qué, por ella?

“Pues, por su reunión con un líder criminal, no sé de qué grupo, pero cómo se le ocurre reunirse si ya tiene compromiso con otro”, dice la señora.

La Urvan tarda unos 40 minutos en aparecer, baja por la principal de la Independencia. Son las dos y media de la tarde. Avisa que sólo una hora más seguirán en circulación.

“Para que midan su tiempo”.

Poca gente, miedo y un rezo de por medio en la marcha en Chilpancingo para pedir paz

Texto: Marlén Castro

Fotos: José Miguel Sánchez 

Jueves 9 de febrero del 2024

Chilpancingo

 

—En tu nombre señor vamos a marchar¬, dijo un hombre de camisa blanca con una biblia en la mano izquierda pegada al abdomen. Automáticamente el resto de gente, la que tardó más de una hora en reunirse, se sumó a la plegaria e iniciaron la marcha para pedir paz a las autoridades estatales.

Eran las 10:15 de la mañana del jueves 8 de febrero, cuando el contingente de unas 100 personas salió de la estatua del Caballito, en el parque Margarita Maza de Juárez, dobló a la derecha, rodeó la entrada a la colonia Electricistas y se metió al carril Norte-Sur del bulevar Vicente Guerrero.

Así inició la marcha por la paz y la seguridad en esta ciudad que la mañana del jueves sumó cuatro días sin transporte público porque el primer fin de semana largo del año, del 3 al 5 de febrero, asesinaron a seis conductores de taxis, mixtas y urvans.

Conductores de Taxis y transporte público marchan por el bulevard Vicente Guerrero para exigir seguridad, en Chilpancingo, este 8 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

—“¿Qué queremos para Chilpancingo?”

—¡Seguridad¡ ¡Seguridad! ¡Seguridad! Contestaba el escaso contingente.

La marcha se internó al carril de alta velocidad de la Autopista del Sol. Durante el recorrido de unos seis kilómetros, hasta el punto donde doblaron para dirigirse al Palacio de Gobierno, del lado derecho del bulevar, vieron cuatro taxis con pasaje.

—¡Bájate, súmate! Les gritaron.

«¡Auxilio! Gob. Del Edo. ¡Nos están matando!» Decía una pancarta que portaba un transportista de unos sesenta años. Este señor dijo tener 40 años con su permiso de taxi.

«¡Gobernadora necesitamos trabajo!» Decía la pancarta de otro transportista, quien contó que lleva cuatro días sin llevar sustento a su familia.

En la marcha iban dos mujeres comerciantes de venta de chicharrones y palomitas. Las mujeres contaron que tienen hijos que mantener y si las niñas y los niños no acuden a las escuelas ellas no venden sus productos.

“Tengo miedo pero por amor a Chilpancingo me tengo que manifestar”, decía la pancarta de otro señor, un maestro jubilado que bajó de la colonia PRD para pedir paz. Dijo que leyó la convocatoria, que salió a invitar a sus vecinos, que éstos le dijeron que no irían porque temían por sus vidas y se vino solo, aunque traía temor.

Conductores de Taxis y transporte público marchan por el bulevard Vicente Guerrero para exigir seguridad, en Chilpancingo, este 8 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

Este señor durante la marcha gritaba a la gobernadora que se preocupara por la paz de los capitalinos y el sustento de cientos de familias, también que tuviera compasión por las familias que lloran a sus difuntos y aparte de eso no tienen recursos para comer porque las actividades están paralizadas.

El grupo de transportistas dentro del contingente aparte de que gritaba que querían paz y seguridad, también decían: —“Fuera la MUTOEG”. “Fuera”. “Fuera”. “Fuera”.

¿Por qué quieren fuera a la MUTOEG? Se preguntó a uno de los que gritaban. Todos los transportistas callaron.

Movilidad Unión de Transportistas y Organizaciones del Estado de Guerrero (MUTOEG), es la organización que aglutina a las uniones de transportistas de la capital y de otras ciudades del estado de Guerrero.

De acuerdo con uno de los transportistas, hace más o menos un mes y medio, aproximadamente a mediados de diciembre, los líderes de cada organización llamaron a los agremiados y pasaron la voz de que tenían que pagar una cuota de 1,000 pesos por concepto de seguridad. Junto con esta solicitud, la MUTOEG también les dijo que de ahora en adelante todos los vehículos de transporte público deberán estar registrados en el Registro Público de Vehículos (Repuve). Una gran parte, aceptaron, no están en ese listado.

De acuerdo con la misma fuente, la negativa a pagar esta cuota es lo que generó la violencia actual contra los conductores.

El escaso contingente llegó a la intersección del bulevar con la calle que baja al Palacio de Gobierno. Ahí bloqueo durante unos 10 minutos la circulación del carril Sur-Norte de la Autopista del Sol para una breve manifestación.

Pidieron al presidente Andrés Manuel López Obrador, a la gobernadora, a la alcaldesa Norma Otilia Hernández Martínez, los tres niveles de gobierno en manos del partido Morena, no dejar solo a Chilpancingo con el problema de la violencia y de las familias que no tienen ingresos por la parálisis económica.

En seguida bajaron al Palacio de Gobierno. En el trayecto, los encontró el titular de la Comisión Técnica de Transporte y Vialidad, Arturo Salinas Sandoval, quien les dijo que en el gobierno estatal querían escucharlos para hallar la solución. Pidió que formaran una comisión para dialogar.

-«Entramos todos o nadie», gritaron.

Protesta de transportistas llega al Palacio de Gobierno para exigir medidas de seguridad ante la ola de violencia en Chilpancingo, el 8 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

En una breve entrevista, en este punto, Salinas Sandoval aseguró que 30 por ciento aproximadamente del transporte público había reanudado actividades desde temprano. Se vio circular a taxis, los que encontró este contingente durante la marcha, pero ninguna Urvan o mixta.

A partir de aquí, Salinas Sandoval, formó parte del contingente.

En la entrada del Palacio de Gobierno se negaron a formar una comisión. Entraron todos.

Mientras negociaron, se notó que las oficinas gubernamentales no suspendieron labores. Este jueves que ya es el cuarto día sin transporte, salvo alguno que otro taxi, la gobernadora morenista Evelyn Salgado Pineda, no explica todavía a la ciudadanía qué problema hay con el transporte, por qué la gente tiene que quedarse encerrada en su casa, porque no hay unidades para moverse, y por miedo a quedar en medio de un fuego cruzado.

Unas horas más tarde, por primera ocasión, el secretario general de Gobierno, Ludwing Marcial Reynoso Núñez, dará la cara en un mensaje vía redes sociales. No explicará cuál es el origen del problema, pero pedirá calma a la ciudadanía y a los transportistas. Para tranquilizarlos dirá que no ha ocurrido ningún asesinato en las últimas 48 horas, que la ciudad está vigilada y que detuvieron a 14 sospechosos y decomisaron equipo como armas y cartuchos, además de autos y motocicletas.

El secretario general de Gobierno, Ludwig Marcial Reynoso Núñez, en su mensaje a la ciudadanía y transportistas para pedir calma. Foto: Captura de video del mensaje difundido en redes

La respuesta

Sólo unos veinte minutos estuvo el contingente de marchistas en la Comisión Técnica de Transporte y Vialidad. Los aproximadamente 100 marchistas salieron en tres grupos diferentes. El de las ciudadanas y ciudadanos contaron que lo que escucharon no les dio indicaciones de que el problema del transporte en la ciudad se resolvería pronto.

La propuesta que escucharon como solución al problema, hasta a ellos, que no eran transportistas, les pareció disparatada. Contaron que Salinas Sandoval propuso que una comisión de cuatro o cinco transportistas se integrara a un grupo de WhatsApp en el que mientras cubren sus rutas informen los puntos críticos y el gobierno y las fuerzas policíacas refuercen la seguridad.

—Obvio nadie quiso estar en un grupo así, quien lo haga corre peligro de morir por estar informando tal cosa—, contó el colono de la PRD.

Protesta de transportistas llega al Palacio de Gobierno para exigir medidas de seguridad ante la ola de violencia en Chilpancingo, el 8 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

Un segundo grupo estuvo conformado por transportistas viejos de la ciudad, los que refirieron al salir que la propuesta que escucharon de la autoridad les indicó que el problema del transporte no se resolvería en corto, porque no se resuelve con retenes y vigilancia en las bases y paradas.

El tercer grupo, el de los transportistas que gritaban «fuera la MUTOEG», dijeron que no llegaron a ningún acuerdo, pero que seguirían dialogando.

De acuerdo con esta tercera versión, este viernes a la una de la tarde, tienen un nuevo encuentro con la Comisión Técnica de Transporte y Vialidad.

—Después de mañana, veremos, dijeron—. Se fueron de ahí en sus carros particulares. Sus taxis, urvans y mixtas están guardadas en sus casas.

La MUTOEG

Una rápida búsqueda en redes sociales y en noticias de internet arrojaron que el líder de la MUTOEG, Arturo Godínez Alarcón, es uno de los 21 aspirantes morenistas al Primer Distrito electoral local.

Que en la anterior paralización de la ciudad, en agosto del 2023, cuando asesinaron y calcinaron a tres conductores del transporte público de la ruta de Los Angeles-Mercado, el líder transportista firmó los acuerdos con el secretario general de Gobierno, Ludwig Marcial Reynoso Núñez, para volver a circular y que el transportista junto con la alcaldesa morenista Norma Otilia Hernández Martínez recorrieron la ciudad capital, en noviembre del año anterior, para mejorar las operaciones de seguridad implementadas por el Ayuntamiento.

En las redes sociales, como WhatsApp, circula una amenaza de muerte de Los Ardillos, uno de los dos grupos del crimen organizado con operaciones en la ciudad, contra Arturo Godínez Alarcón, a quien llaman empleado de Los Tlacos, el otro grupo del crimen organizado con dominio territorial, económico y político en esta parte de la entidad.

Chilpancingo: tres días de parálisis por la violencia

Texto: Marlén Castro

8 de febrero 2024

Chilpancingo

 

A las 6:50 en punto, el conserje de la Escuela Primaria Nicolás Bravo suele poner la primera canción. Es como la primera llamada a clases, para que las madres, padres y estudiantes alrededor se apuren y no lleguen tarde.

Hoy no hubo canción, porque no habrá clases por la violencia.

La Escuela Primaria Nicolás Bravo, al poniente de Chilpancingo, en su segundo día sin clases por la violencia en la ciudad. Foto: Marlén Castro

La Escuela Primaria está vacía, como todas las primarias, secundarias, preparatorias y aulas del nivel superior. Las avenidas y calles principales de la ciudad están vacías. La mayoría de los negocios locales están cerrados.

En esta mañana del tercer día sin transporte público, porque cuatro conductores fueron asesinados la mañana del lunes 5 de febrero, Chilpancingo se parece más a una ciudad construida para ensayos nucleares que a una ciudad con 240 mil habitantes.

Esta es la tercera jornada de terror que viven los habitantes de la capital guerrerense. La primera ocurrió en julio del 2023, cuando habitantes de diferentes pueblos que conforman el llamado Circuito Azul, de los municipios de Mochitlán y Quechultenango, entraron a la ciudad de forma violenta; la segunda vez fue en agosto del mismo año, después del asesinato de tres conductores en la base del servicio de la colonia Los Ángeles, al oriente de Chilpancingo. Los conductores fueron baleados y calcinados.

En el tercer día de esta tercera jornada hay silencio. No se escucha el ir y venir de la gente a sus actividades diarias. El silencio más notorio es el de las niñas, niños y adolescentes en las escuelas.

Preparatoria No. 9 de la Uagro permanece cerrada por la ola de violencia en Chilpancingo, el 7 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

De hecho, esta nueva jornada violenta que padecen los habitantes de la capital guerrerense comenzó desde el fin de semana, sábado 3 y domingo 4 de febrero, con los asesinatos de dos conductores de taxis.

La tarde del sábado 3 de febrero, un taxista fue asesinado a balazos en la colonia Bosques del Oriente, en el cruce de calles que conduce a las colonias Yerbabuena y La Nopalera. El domingo, esta vez al poniente de la ciudad, fue asesinado otro taxista en una calle de terracería en la colonia Bella Vista.

El día lunes 5 de febrero después de los asesinatos de los cuatro conductores, hechos que ocurrieron entre las 6:30 y 8:30 de la mañana, el titular de la Comisión Técnica de Transporte, Arturo Sandoval Salinas, aseguró que el martes se restablecería por completo el servicio del transporte.

Ocurrió todo lo contrario, no se vio circular un solo taxi o Urvan por la ciudad. Sandoval Salinas, a pesar de la evidente situación con los seis homicidios, dijo que “todo estaba tranquilo”.

Desde el lunes, no había forma de creerle al funcionario estatal, porque ese día aseguró que la suspensión del servicio de transporte en la capital era de un 60 por ciento, de un total de 700 urvans y 300 taxis. Para entonces, la ciudad ya estaba paralizada. Por la mañana, las últimas urvans y taxis circularon alrededor de las once del día. Después de esa hora, las unidades de transporte público fueron estacionadas en diferentes calles de forma apresurada, como si los conductores recibieran una advertencia fulminante.

Una de esas urvans abandonadas fue incendiada la noche del martes, a la entrada de la colonia Vista Hermosa, al poniente de la ciudad. La unidad del transporte público estaba ahí desde el lunes a mediodía. El incendio de la Urvan generó pánico y es la causa de que las primeras horas de este tercer día sin transporte sea así de silencioso, por lo menos, en la parte poniente de la ciudad.

Bomberos sofocan el fuego de la Urvan 248 de la ruta Mercado-Rosario Ibarra, el 6 de enero del 2024. Foto: Captura de video

Hasta el momento, ninguna autoridad ha explicado a la ciudadanía lo que ocurre en la capital.

La única forma en la que se ha hecho evidente la gobernadora morenista Evelyn Salgado Pineda es a través de sus redes sociales; fue la vía por la que condenó el asesinato de los cuatro conductores del transporte público del lunes.

El martes por la mañana, en otro posteo en redes, indicó que en las primeras horas del día encabezó la sesión de la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz en Chilpancingo.

Dijo que instruyó una operación de reforzamiento de seguridad en puntos estratégicos y bases del transporte público para garantizar la tranquilidad del sector de transportistas y la de las y los ciudadanos.

Agregó que desde el lunes, elementos de la Secretaría de Seguridad Pública de Guerrero, la Guardia Nacional y la Secretaría de la Defensa Nacional vigilaban de forma permanente la capital del estado para generar las condiciones necesarias en el servicio de transporte.

Calles de Chilpancingo este 6 de febrero en el segundo día sin transporte público. Foto: José Miguel Sánchez

“Les pido hacer caso omiso a la infodemia, no propagar rumores y mantenerse informados mediante canales oficiales”, cerró su posteo.

La usuaria Antonia Ramírez le respondió que no había transporte para moverse en Chilpancingo, que no se trataba de rumores.

La Fiscalía General del Estado (FGE) emitió dos comunicados para referirse a la situación que afecta a la ciudadanía; uno, para decir que investiga las agresiones; el segundo, para informar que participa en las operaciones para garantizar la seguridad de los habitantes.

De acuerdo con su primer comunicado, en los ataques del lunes hubo cuatro muertos y un herido.

Autoridades resguardan base de combis Chilpancingo-Chilapa tras ataque armado, el 5 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

“La FGE inició carpeta de investigación contra quien o quienes resulten responsables por el delito de homicidio calificado en agravio de cuatro personas, aún sin identificar y por lesiones en agravio de un masculino en distintos hechos registrados en la capital de la entidad”.

En el segundo afirma que la Policía Investigadora Ministerial (PIM) “refuerza la presencia para la ampliación de las indagatorias correspondientes, tras los incidentes registrados esta mañana en la capital del estado”.

El martes, el segundo día de parálisis, en las bases del transporte público y en los puntos donde hay paradas, había patrullas de las diferentes corporaciones policíacas para vigilar, pero ni así circuló ninguna unidad y la gente tampoco se acercó a esperar el servicio. La gente que había en la ciudad caminó o se movió en transporte particular. La gran mayoría de habitantes de Chilpancingo se encerró en sus casas. Cerca de mediodía abrieron algunos negocios y los cerraron alrededor de las cinco de la tarde.

Las principales calles y avenidas estuvieron vacías durante el día, principalmente en la mañana.

Locales cerrados y calles del centro vacías desde temprano, el 6 de febrero del 2024, en Chilpancingo. Foto: José Miguel Sánchez

La alcaldesa capitalina, la morenista Norma Otilia Hernández Martínez, se resguardó muy bien para hacer en este contexto su conferencia matutina semanal, a diferencia de otras ocasiones, este martes, lo hizo de forma virtual desde el cuartel de la Policía Municipal, al oriente de la capital. Siempre es presencial y en el Ayuntamiento, edeficio que se ubica en el centro de la ciudad.

En la conferencia aseguró que no rehúye a la responsabilidad que le corresponde en el ámbito de la seguridad, por lo que instruyó reforzar los operativos municipales como el del alcoholímetro, motociclista seguro, en mercados, sucursales bancarias y en las entradas y salidas de la ciudad.

En realidad, no hay ninguna operación de las que menciona. Las patrullas de la Policía Municipal, con cuatro o seis elementos cada una, solo recorren las calles de la ciudad.

La alcaldesa fue exhibida en varios videos en los que aparece en un desayuno con un hombre identificado como el líder del grupo del crimen organizado Los Ardillos, Celso Ortega Jiménez.

En la capital, la población está enterada de que estas jornadas violentas obedecen a la disputa entre Los Ardillos y Los Tlacos.

Estas dos organizaciones se disputan el poder económico y político. Varios representantes populares, alcaldes y diputados, son relacionados con uno y otro grupo.

Los Tlacos y Los Ardillos son llamados por la FGE como “grupos generadores de violencia”.

Por sus características y formas de operar se trata de dos grupos del crimen organizado. Especialistas como el jurista estadounidense Howard Abadinsky, uno de los primeros en estudiar estas organizaciones, afirman que un grupo de criminales constituyen crimen organizado cuando en la asociación es evidente la complicidad de alguna autoridad que les permite actuar con toda impunidad y cuando sus dos principales objetivos son el dinero y el poder.

En medio de la parálisis, durante este miércoles, en redes sociales convocaron a la población a una marcha a las nueve de la mañana del jueves “para salir a trabajar en los diferentes ámbitos pero principalmente en el medio del transporte, ya que por esta situación de inseguridad no podemos llevar el sustento de cada día a nuestras familias”.

Aunque la convocatoria circula en todas las redes se conoce si es un hecho genuino de algún sector de la población.

La Danza de los Manueles y cómo visibilizaron las injusticias en la época novohispana

Texto: Andrea Mendoza
7 de febrero del 2024
Chilpancingo

 

La Danza de las Manueles cuenta la historia de Don Manuel, un hacendado español que vivía en la Nueva España. Era una persona injusta y déspota con su gente: los indígenas y negros.

Don Manuel era alcalde de la zona sur de Nueva España, según las historias que cuentan danzantes como Jorge Alberto Brito Guzmán, maestro de danza folklórica en la ciudad de Taxco, Guerrero. El hacendado vivía con su esposa, una joven castellana, quien tampoco era querida por la población marginada. Trataban mal y eran consideradas personas avaras.

En uno de sus cumpleaños, los negros e indígenas, cansados de los malos tratos de don Manuel y su esposa, hicieron una danza con toques de protesta y burla hacia ellos.

Se personificaron con ropa parecida a la de los españoles y utilizaron máscaras con cara de viejos blancos, mejillas rosadas y bocas chimuelas, haciendo alusión a estos dos personajes.

La caracterización de Don Manuel consistió en un traje negro parecido al de los gachupines, un puro en la boca y una víbora en forma de bastón.

Mientras que la caracterización de Manuela, como se le conoce actualmente al personaje de la esposa, se basó en una ropa similar a la de una española adinerada; vestido largo y unas cuantas joyas, trenzas largas y la máscara de vieja blanca con tan solo un par de dientes.

Danza de los Manueles, una sátira a los ancianos españoles que prevalece hasta nuestros días. Foto: Cortesía

La danza estuvo acompañada de tambores, panderos y jarana; todos bailaron al son de la música.

Al término de la fiesta, don Manuel preguntó el significado de la danza y una persona de su confianza comentó que era para burlarse de ellos.

Don Manuel no se tomó esto como un insulto e invitó a la población a bailarlo en cada uno de sus cumpleaños.

Esta es una de las versiones más contadas por maestros, estudiosos y cronistas de la danza mestiza en Guerrero, actualmente, la Danza de los Manueles recibe el nombre de Danza de los Viejitos en algunas zonas de Guerrero y parte del estado de Oaxaca.

Se baila en fiestas patronales, religiosas y carnavales. La danza se caracteriza por las máscaras de viejos blancos y Manuela, quien siempre lleva trenzas largas y blancas.

Danza de los Manueles, una sátira a los ancianos españoles que prevalece hasta nuestros días. Foto: Cortesía

La mayoría de las danzas de orígenes novohispanas tienen una carga de burla y la exhibición de injusticias por medio del baile.

Era la única forma de los indígenas de mostrar su disgusto al mal gobierno por medio de la sátira, según la opinión del historiador Óscar Mazín Gómez en su libro Iberoamérica. Del descubrimiento a la Independencia.

En Guerrero existen 14 danzas, de acuerdo con el portal oficial del gobierno estatal, entre ellas, las que más destacan, son la danza de los Tlacololeros, la Danza de los Diablos y la Danza de los Manueles.

Estas danzas tienen orígenes prehispánicos y novohispanos, además de una influencia negra e indígena.

Espectaculares de revistas, una forma de burlar la ley electoral y a la sociedad

Se trata de un vacío legal que de forma ilegal posiciona a un personaje frente a la ciudadanía: especialista


Texto: José Miguel Sánchez
Fotografía: Marlen Castro
12 de enero del 2023
Chilpancingo

 

El uso de portadas de revistas con fines de promoción política de personajes interesados en un puesto de elección popular es considerado por especialistas como una burla a la ley, a la sociedad y la as autoridades electorales.

En Guerrero esta práctica es una de la más comunes que realizan los políticos; aparecen en portadas de revistas en tiempos que no son electorales y las portadas se colocan en espectaculares por toda la ciudad.

Estos anuncios espectaculares aparecen meses antes de algún proceso electoral, en el caso de Guerrero, las revistas que se prestan para estos fines son 99 Grados y Momentos.

En diciembre del 2023 en la portada de Momentos apareció una fotografía familiar navideña de la diputada local morenista Jessica Ivette Alejo Rayo, la que fue colocada en varios espectaculares de la capital.

Alejo Rayo es aspirante a la alcaldía de Chilpancingo.

Otro personaje que aparece seguido en estos espacios es Oscar David Galeana Cuevas, otro aspirante morenista a la alcaldía de la capital.

El diputado federal y ex delegado del Bienestar en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, aparece en un par de espectaculares por Chilpancingo, en la portada de la revista 99 Grados.

De acuerdo con el abogado y maestrante en derecho electoral, Cristopher Rosas Rivera, a pesar de que hay denuncias de varios partidos sobre el tema, existe un vacío electoral «que no permite hallar un criterio contundente para frenar esta presunta ilegalidad».

En junio, julio y agosto, las portadas de estas revistas fueron ocupadas por los aspirantes morenistas a la candidatura presidencial del país.

Adán Augusto López Hernández, Ricardo Monreal Ávila y Clauda Sheinbaum Pardo aparecieron en varios espectaculares de revistas, presuntamente nacionales.

Muchas veces, esos espectaculares con publicidad política de las revistas es considerada como «una burla que se hace a la ley y a la sociedad porque son revistas a veces inexistentes o recién creadas electrónicamente para promocionar a un pre candidato para lo que sea», mencionó el abogado Christopher Rosas Rivera, maestrante en derecho electoral.

«Es una debilidad que tiene el sistema electoral mexicano que no ha encontrado la forma de controlarlo”, agregó Rosas Rivera.

Este tema, en 2022, llegó incluso al Concejo General del Instituto Nacional Electoral (INE), donde diferentes denuncias pusieron sobre la mesa la discusión de varios casos sobre el tema de las revistas que venden esta publicidad.

“Estas revistas refieren que promocionan su revista, pero en realidad lo que difunden es la imagen y el nombre de una persona con un fin electoral”, era parte de la sentencia del INE que al final fue impugnado por los partidos y fue el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) quien emitió que no había delito ni sanción.

Ante el INE se presentaron los casos de revistas como Mundo Ejecutivo y Líderes, creadas exprofeso y en forma virtual que aparecen en espectaculares y en algunos casos hay ediciones físicas.

“Sí se les ha denunciado (a las revistas) pero es el criterio que prevalece en el Tribunal Electoral Federal es el principio de la libertad de expresión y en libertad de imprenta porque se trata de revistas dedicadas al ámbito político y pueden hablar de política», mencionó.

“Esa es parte de su labor y libertad de trabajo, pero es una presunción, el reto está en derribar esa presunción de validez y para derribar esta presunción implica demostrar ante la autoridad que se trata de un abuso del derecho, de un fraude a la ley», agregó.

El abogado Rosas Rivera considera que se trata de un vacio legal especialmente diseñado para posicionar a un personaje frente a la ciudadanía, que lo aparta propiamente de la libertad de expresión.

A nivel local hay varias denuncias contra estas revistas ante la Comisión de Quejas y Denuncias del Iepcgro, aunque no se especifican más datos, pero ninguna ha procedido.

«Hasta el momento no se ha logrado, hay varios casos sobre el uso de revistas y es un poco frustrante no poder derribar esta presunción de ilegalidad cuando está a la vista”.

«Yo creo que con un trabajo bien documentado, los tribunales electorales pueden dar un criterio más contundente en este sentido porque son revistas que cobran por esta publicidad del personaje político», agregó.

Los espectaculares de las revistas por la ciudad son una burla a la sociedad y a la ley electoral, de acuerdo con especialista. Foto: Marlén Castro

Las revistas

En el caso de la revista Momentos, cuyo nombre completo es Tus Mejores Momentos, se trata de una edición del foto estudio y agencia de publicidad Castro Films.

Momentos es una revista publicitaria que se regala en negocios que se publiciten con Castro Films y en tiempos que no son electorales generalmente aparecen en portada eventos sociales.

En el interior de la revista, que es mensual, hay fotos de eventos sociales como bodas, bautizos, quince años, fiestas y la publicidad de varios negocios de comida, de ropa y otros giros en la capital.

Cuando un político aparece en la portada de esta revista general es acompañada en el interior de una entrevista a modo.

Los paquetes de este tipo de publicidad varian de los 15,000 a 30,000 pesos, depende de las fotos, la entrevista y el espectacular.

Un anuncio espectacular en la capital ronda los 15,000 pesos mensuales.

En la portada de este mes el político que aparece es el actual dirigente estatal del PRD, Alberto Catalán Bastida, de quien se menciona aspira a ser candidato a la alcaldía de Chilpancingo por la alianza PRI-PRD-PAN.

En el caso de 99 grados no se pudo obtener más información, sus números de contacto no contestan y no tienen ediciones físicas de su revista, existen en el internet algunas digitales de años pasados, pero ninguna actual.

Aunque sean ediciones mensuales, los espectaculares con las portadas de meses pasados permanecen por toda la ciudad.

Por ejemplo, Óscar David Galeana Cuevas, desde noviembre tiene espectaculares por la ciudad.

También Sandoval Ballesteros tiene un espectacular desde hace seis meses con la misma portada de revista.

Clavellina, el árbol con propiedades curativas que está por desaparecer en Chilpancingo

Texto y foto: Alberto Ramírez Santos
6 de febrero del 2024
Chilpancingo

Clavellina, cabello de ángel o la escobetilla es un árbol nativo de México y de países de Centroamérica, pero en Chilpancingo, donde hace años había varios, ahora existen muy pocos.

Las flores de este árbol son como pequeños cepillos de color rosa, blanco o rojo. Florecen en las ramas desnudas.

El ingeniero forestal Gabriel Pintor Alcaraz indicó que el uso que dan los habitantes de las comunidades a la Clavellina es diverso, dependiendo de la parte que necesiten, algunos lo ocupan como medicina, otros como adorno.

Las flores son utilizadas para controlar el asma, la bronquitis y la tos, también para tratar las úlceras, la gastritis y los riñones dañados; para controlar los niveles de azúcar en la sangre utilizan la corteza y la raíz.

En algunos lugares, el árbol lo utilizan para quemarlo como leña en fogones o chimeneas, otras personas lo usan para hacer artesanías con su madera.

Por la belleza de las flores, algunas culturas la utilizan como planta ornamental para adornar sus casas y las iglesias.

Los árboles de clavellinas de Chilpancingo empiezan a florecer en estos días. Foto: Alberto Ramírez Santos

Pintor Alcaraz comentó que no hay un estudio científico que avale que el árbol de clavellina sirva como medicina, sin embargo, las personas que lo utilizan para este propósito de manera empírica, aseguran que sí funciona.

La clavellina también es conocida comúnmente como cabello de ángel, clavellina, escobetilla, entre otros nombres, esto depende del lugar donde crezca.

Su nombre científico es Pseudobombax ellipticum (Kunth) Dugand.

La planta se reproduce de manera sexual, es decir, por medio de las semillas y también de forma asexual; por estacas (palo verde sin raíces).

Pintor Alcaraz, egresado de la División de Ciencias Forestales de la Universidad Autónoma de Chapingo, mencionó que este árbol es una especie dominante pues su diámetro llega a medir hasta dos metros y puede alcanzar de siete a nueve metros de altura.

El ingeniero explicó que, como todas las plantas, al cortarla influye de manera negativa en el ecosistema porque el bosque pierde su estructura original y queda solo la vegetación secundaria y tarda mucho para recuperarse.

“Es importante no extraerla porque es un árbol en el que viven pequeñas especies de animales, sobre todo, algunas aves cómo el pájaro carpintero, algunos mamíferos, iguanas, lagartijas, serpientes, insectos, entre otros animales”.

En el estado de Guerrero crecen principalmente en las regiones de Tierra Caliente, Norte y en algunas partes de Acapulco. En menor medida, crecen también en las costas de la entidad.

Pintor Alcaraz dijo que personalmente ha visto que en la zona Norte del estado de Guerrero es donde más se venden partes de este árbol en los mercados.

En la ciudad de Chilpancingo, específicamente, hace algunos años había muchos árboles de clavellinas, sin embargo, por la urbanización, muchos de ellos fueron talados para construir en ese espacio, casas, calles o algún edificio.

“Cuando era pequeña jugamos con las flores dándoles vueltas, como si fueran faldas de muñequitas, antes había muchos árboles, ahora he visto como cuatro nada más porque los cortaron para construir”, contó con una expresión de nostalgia en su rostro Silvia Martínez, vecina de la colonia San Antonio.

En la ciudad capital solo se visualizan alrededor de 5 a 10 árboles de clavellinas en diferentes puntos, todos los demás fueron talados desde hace tiempo.

Los árboles de clavellinas de Chilpancingo empiezan a florecer en estos días. Foto: Alberto Ramírez Santos

Que en la actualidad haya muy pocos de esos árboles en la ciudad, de acuerdo con el ingeniero forestal, significa que hubo una fragmentación de hábitat con la urbanización, la misma población saqueó esta especie y por ende se fue perdiendo poco a poco.

El tipo de suelo en el que crece, por lo general, son zonas rocosas, principalmente en los bosques tropicales caducifolios, es decir, en bosques con clima cálido dónde dominan las especies de árboles que pierden sus hojas en la época seca del año.

La floración de la clavellina es común verla desde febrero hasta marzo, hay quienes dicen que anuncia la llegada de la primavera.

Su fruto se observa de abril a junio.

El árbol se llena de hojas en la temporada de lluvias.

El ingeniero forestal mencionó que hasta el momento este árbol no se clasifica en ninguna categoría de riesgo, de acuerdo con las normas que rigen el cuidado de la flora del país.

Considera que las autoridades correspondientes no hacen mucho y no le da la importancia necesaria a esta especie.

“Las autoridades actúan ya que las especies casi no tienen existencia en el ecosistema“, lamentó.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) solo actúa cuando las especies se clasifican en algún tipo de riesgo o en peligro de extinción.

El listado de especies en estas categorías se actualiza cada cinco años y la clavellina no la han estudiado a fondo para ingresarla a esta lista.

El ingeniero forestal recomendó a las personas que hacen uso de este árbol para fines comerciales o uso propio, que no extraigan en su totalidad las flores ni las semillas, que dejen algunas para que cumplan su ciclo de reproducción y así no extinguir esta especie o ponerla en algún riesgo.

Sugirió que si se trata de extraer corteza que solo le quiten una pequeña parte y no por todo el diámetro del árbol ya que por esa acción los nutrientes ya no llegan a las demás extremidades como son las ramas, por lo tanto, no se efectúa el proceso de fotosíntesis.

Los árboles de clavellinas de Chilpancingo empiezan a florecer en estos días. Foto: Alberto Ramírez Santos

No cortar las raíces también fue una de las sugerencias del ingeniero, pues de ellas también depende el que los nutrientes lleguen a toda la anatomía del árbol.

También sugirió a la población que en la medida de lo posible planten estos árboles, pues por reproducirse de forma sexual y asexual hay más posibilidades de que crezcan y no sea una especie candidata a extinguirse o a estar en riesgo.

Mañana violenta en Chilpancingo, atacan cuatro unidades del transporte público

Texto y foto: José Miguel Sánchez

5 de febrero del 2024

Chilpancingo

 

Esta mañana hombres armados atacaron cuatro unidades del transporte público en distintos puntos de la capital, lo que dejó un saldo de tres personas asesinadas y un herido.

El primer hecho ocurrió cerca de las 6:30 de la mañana, en la base del transporte público Chilpancingo- Chilapa Aguilas Doradas, a un costado del mercado central Baltasar R Leyva Mancilla.

Los primeros reportes policiacos mencionan que hombres armados llegaron a la base y dispararon contra el conductor de una de las urvans, el cual quedó herido y fue trasladado a un hospital para su atención médica.

En un segundo hecho reportado, también a las 6:30 de la mañana, ocurrió otro ataque contra las urvans de la ruta Chilpancingo- Petaquillas.

Este segundo ataque ocurrió sobre la calle Juan Ruiz de Alarcón, frente al mercado de San Francisco, a dos cuadras del centro de la ciudad.

Autoridades resguardan base de combis Chilpancingo-Chilapa tras ataque armado, este 5 de febrero del 2024. Foto: José Miguel Sánchez

Al igual que en el sitio de la ruta Chilpancingo-Chilapa, hombres armados llegaron a la base del transporte de Petaquillas y dispararon contra el conductor, quien falleció.

En un tercer hecho, un taxi de Chilpancingo fue incendiado en el bulevar Chilpancingo-Petaquillas, a la altura del Fraccionamiento Virreyes.

Bomberos extinguen el fuego de taxi incendiado en el Fraccionamiento Virreyes, este 5 de febrero del 2024. Foto: Miguel Sánchez

Cerca de las ocho de la mañana se reportó al número de emergencias 911 un automóvil incendiado en los carriles norte-sur del boulevard Chilpancingo – Petaquillas.

Al llegar, las autoridades hallaron el taxi incendiado y una persona calcinada en el interior.

En un cuarto hecho, en la calle Vicente Guerrero, de la colonia Las Torres, al poniente de la capital, fue atacada a balazos la urvan 744 de la ruta Las Torres Mercado.

Al llegar las autoridades a corroborar el hecho el conductor ya no tenía signos vitales.

Las zonas donde ocurrieron los tres primeros hechos violentos corresponden a un territorio controlado por un grupo del crimen organizado conocido como Los Ardillos.

Los Ardillos tienen una disputa con otro grupo criminal denominado Los Tlacos, por el control económico y político.

Estas organizaciones criminales, como sucede en todas las ciudades donde existen, están ligados a grupos económicos y políticos de la región, los que se disputan, sobre todo, el poder político para tener el dominio territorial.

Los grupos de la delincuencia tradicional, a diferencia de los grupos criminales organizados, no van tras el poder político, solo les interesan las ganancias económicas.

La disputa territorial de estos grupos criminales organizados atraviesan todos los ámbitos de las economías locales y uno de ellos es el transporte público, donde hay ganancias constantes y con plusvalía alta.

Por estos hechos transportistas de rutas locales mencionan una suspensión total del transporte en la capital para las próximas horas.

Amenaza madre a una maestra con matarla en jardín de niños en Chilpancingo

Le dijo que se dedicaba a asesinar


Texto: Marlén Castro

Foto: Andrea Mendoza

Chilpancingo

02 de febrero del 2024

 

El 23 de septiembre del 2023, la profesora Sandra Nava Bustamante, del Jardín de Niños María Luisa Ocampo, de la colonia Cooperativa, recibió la primera de las dos amenazas de muerte que afectaron su trabajo y con ello su vida.

“Te voy a matar. Eso es lo que yo hago. No sabes con quien te metiste”, le dijo la madre de una de sus niñas más queridas.

No estaban solas. Había otras madres y algunos menores del segundo año que atiende, entre ellos, su propia hija.

El problema inició porque la madre, una joven de unos 23 años, quería que la profesora escribiera en el cuaderno de la niña todas las tareas acumuladas por varios días que no llevó a su hija a la escuela.

“Me es imposible hacerlo yo –recuerda que le dijo–. Tengo otras mamás que atender, yo te voy pasando las tareas pendientes y tú vas escribiendo y pegando los dibujos”.

La maestra así procede con las niñas y los niños que no van por varios días a la escuela. Cuando tiene el cuaderno de tareas en el salón, al final del día, escribe en cada cuaderno, cuando no y además son muchos días, no puede hacerlo sola, necesita la ayuda de la madre o el padre de familia.

Cuadernos de tareas de las alumnas y alumnos del Jardín de Niños María Luisa Ocampo. Foto: Andrea Mendoza

En esta ocasión, la madre le dijo que para eso estaba la maestra. Sandra explicó que necesitaba de su ayuda. La mamá se enojó y soltó la primera amenaza de muerte.

Días después, el Comité de Madres y Padres de Familia del Jardín de Niños María Luisa Ocampo acudieron con la directora Ricarda Real Don Juan, para que reconviniera a la madre de familia a cambiar su actitud.

“Pero ellas son amigas –la madre que amenazó y la directora– y la madre continúa con una actitud grosera con otras maestras y trabajadores del plantel”, contó Luisa Fernanda Ramírez, integrante del Comité de Madres y Padres de Familia.

Por esa razón, el pasado martes 30 de enero, madres, padres y docentes de la institución bloquearon la avenida Gobernadores, la artería principal de la colonia Cooperativa, para exigir la destitución de la directora.

La maestra Sandra Nava cree que la solución no es expulsar a la niña, porque a la menor no se le puede violar su derecho a la educación por culpa de la madre, pero si destituyen a la directora que la protege, probablemente, la actitud de la señora sea diferente. Además la niña, dijo la maestra, es apreciada en el plantel por la mayoría de los docentes. “Aquí todos la queremos, se da a querer”.

Sandra tiene 24 años como educadora, aquí sólo nueve.

El aula de Sandra es cálida y alegre. El color amarillo que domina proporciona esa sensación. Tiene cortinas de flores y caracoles, jugueteros rebosantes de diversas piezas, libreros, un garrafón y vasos pequeños para que sus estudiantes tomen agua.

Aula del Jardín de Niños María Luisa Ocampo donde da clases la profesora Sandra Nava Bustamante. Foto: Andrea Mendoza

La segunda amenaza ocurrió en diciembre, porque pidió la cooperación para hacer los aguinaldos para las niñas y los niños.

La madre no quiso aportar cooperación económica o en especie. Cuando se la pidieron se enojó, se acuerdan de que gritó y amenazó de nuevo. En esta ocasión dijo textual: “Soy sicaria y me dedico a matar”.

Las madres, padres de familia y los demás docentes volvieron a hablar con la directora. Creen que Ricarda Real nunca le dijo nada a la madre, porque mantuvo su actitud desafiante con la maestra de su hija, otros trabajadores y, además, comenzó a tener problemas con otras madres y padres de familia.

El Jardín de Niños es un edificio de dos pisos, desprovisto de vegetación, con restos de pasto silvestre seco. Algunas partes del edificio están descarapeladas. El entorno no es agradable a la vista. Las madres y padres de familia acusan de este descuido a la directora, porque en los ocho años al frente no hizo gestiones para mejorar las condiciones y, obstaculiza, las que ellos realizan.

Madres y padres del Jardín de Niños María Luisa Ocampo regresan por sus hijas e hijos para llevarlos a casa. Foto: Andrea Mendoza

Luisa Fernanda Ramírez y Fernando Manrique Miguel, ambos integrantes del Comité de Madres y Padres de Familia indicaron que la directora no les quiere sellar las solicitudes que necesitan llevar a las instituciones para hacer alguna gestoría.

“No hace y ni deja hacer”, se quejó Fernando Manrique.

Lo peor de todo, contaron, es la actitud con respecto a la señora que amenazó a la maestra Sandra.

La maestra Sandra, por su parte, asegura que recibe a la niña igual que antes, porque nunca va a coartar su derecho a la educación. Hizo sus denuncias ante el área jurídica de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) y ante el Ministerio Público no la ha hecho porque requiere emplear mucho tiempo, dar varias vueltas, y tendría que dejar solos a las niñas y los niños.

Sandra Nava contó que con las amenazas se siente vulnerable y alguien de su familia la lleva a la escuela y va por ella.

“Lo único que le pido a Dios es que me cuide, porque sí me siento expuesta”.

Temen que terreno para escuela sea para un cuartel

Por eso, aún con las condiciones en las que trabajan y que ya iniciaron las obras de construcción, docentes, madres, padres y estudiantes no se mueven de La Bloquera, el espacio que consiguieron con marchas, bloqueos y tomas de edificio


Texto: Marlén Castro

Foto: Andrea Mendoza

Chilpancingo

02 de febrero del 2024

 

Génesis y Pedro no están hoy en clases en la Escuela Primaria Rafael Ramírez Castañeda, al norte de Chilpancingo. Ambos enfermaron.

Génesis ya no regresará. Su salud se deterioró por las condiciones en las que recibe clases. Su mamá buscó otra escuela para no arriesgarla. Su nariz sangra por el polvo. Tiene sinusitis.

Pedro lleva dos semanas en las que asiste un día y falta dos o tres, también por problemas en las vías respiratorias.

En la Escuela Primaria No hay aulas. No hay baños. No hay agua. Es una galera para carros arruinados y materiales en desuso.

Hay ruido y mucho polvo.

Las butacas rojas tienen polvo, las paredes improvisadas con lonas tienen polvo.

El profesor de cuarto grado, Saúl Cruz Nava, al concluir el recreo, intenta retomar la clase pero no puede. Los carros de volteo que pasan frente a la escuela improvisada apagan su voz, disminuida por hablar todos estos días a todo pulmón.

En estas condiciones, 170 menores entre los seis y 12 años, intentan estudiar.

Pocos lo logran.

Niñas y niños de la primaria Raúl Ramírez Castañeda intentan tomar clases en aulas improvisadas. Foto: Andrea Mendoza

Sin cancha, pero en recreo

Son las 10:30 del jueves 1 de febrero. No hay timbre que anuncie el receso. La maestra o el maestro de cada espacio donde debería haber un aula avisa y sus estudiantes salen de entre las lonas o cortinas.

Como no hay cancha, las y los estudiantes no juegan, solo caminan por la superficie de tierra suelta. Como en cada escuela, algunas madres de familia llegan con el desayuno para sus hijas e hijos. Se acercan a la malla ciclónica que a principios de año colocaron para generar algo de seguridad en este espacio abierto.

Niños y niñas de la primaria Raúl Ramírez Castañeda en su receso. Foto: Andrea Mendoza

Entre estas madres de familia llega María Robledo. María tiene tres hijos. Los dos mayores estudiaron en el edificio arruinado de la Primaria Rafael Ramírez Castañeda, ubicada en la calle Taxco, sin número, de la colonia San Rafael Norte.

La generación de Manuel y Jesús, los hijos de María, fue la 2010-2016. Les tocó ir a una escuela enmohecida por la inundación del 2013, el año del huracán Ingrid y la tormenta tropical Manuel.

Desde entonces, las madres y padres de familia de la escuela comenzaron a hacer peticiones para reubicar la escuela. Ahora Manuel y Jesús son dos jóvenes de preparatoria.

María cuenta que llevar a sus hijos a la escuela después de la inundación le daba miedo, por las condiciones en las que quedó el edificio. No tenía otra, las demás escuelas de la zona estaban saturadas.

María y sus hijos ya no padecieron lo peor. Los temblores del 2017 y 2019 afectaron la estructura del edificio y en 2020 se detectó una falla geológica en varias colonias del norte de Chilpancingo, la San Rafael es una de ellas, entonces Protección Civil ordenó el desalojo del inmueble.

Ahora María lleva a la primaria a Diego, su hijo más pequeño, a quien ya no le tocó estar en el edificio, sino en las canchas de la escuela Galeana y ahora en esta galera polvorienta. Diego tiene una virtud. Aprende bien y rápido. Tiene buenas calificaciones, cumple con sus tareas y no se enferma seguido como otras niñas y niños.

“De lo único que se queja es del frío. Mami tengo mucho frío siempre me dice”.

En enero hubo días con bajas temperaturas. Los menores entran a las ocho de la mañana.

Termina el recreo. Nunca se escucharon los gritos y algarabía de los menores. Aquí no hay forma de jugar a las encantadas, agarradoras, al avión. Aquí no se puede improvisar nada. Los menores no tienen razón para reír.

El ruido de los volteos que acarrean el material extraído y la retroexcavadora apagan cualquier otro sonido. Al fondo de La Bloquera comenzó lo que podría ser la construcción de su edificio.

Camiones y maquinaria de construcción cerca de las instalaciones improvisadas de la primaria Raúl Ramírez Castañeda, donde niños y niñas intentan tomar sus clases. Foto: Andrea Mendoza

Aquí nos quedamos: Comité de Reconstrucción

Miguel Ángel Ventura Ramos es otro profesor de la Escuela Primaria Rafael Ramírez Castañeda, además de eso, asumió la tarea de organizar a las madres y padres para demandar al gobierno la reubicación de la escuela. Aunque este terreno tiene materiales del Ayuntamiento y lo consiguieron después de varias movilizaciones, no es propiedad municipal, sino del gobierno estatal.

Consiguieron la donación de parte del gobierno municipal, en 2022, después de bloqueos. Cuando ese paso ya estaba dado, el Instituto de Vivienda y Suelo Urbano (Invisur) reclamó La Bloquera como propio. Otra vez bloqueos, tomas de edificios y marchas. Invisur accedió a donar el predio por la presión.

A mitad del sexenio del priísta Héctor Astudillo Flores, en 2019, la Escuela Primaria consiguió la asignación de 10 millones de pesos para la construcción.

Pero en 2020 se presentó el dictamen de protección civil acerca de la falla geológica que afectaba sobre todo a la primaria. Se detuvo el proyecto, porque necesitaban conseguir otro predio para la reubicación. Se vino la pandemia. Se fue la pandemia. En 2021 comenzaron las movilizaciones para conseguir este predio.

El 22 de enero, docentes, madres, padres y estudiantes marcharon por las calles de Chilpancingo y tomaron el edificio gubernamental Juan Álvarez. Ese día, el gobierno estatal se comprometió a que el lunes 29 de enero iniciarían los trabajo para la construcción de la nueva escuela en La Bloquera.

El lunes no hubo ningún movimiento. Sólo llegaron funcionarios a solicitar una prórroga de una semana. Las madres y padres recibieron esa información, pero advirtieron que radicalizarían sus protestas.

El martes 30 llegó la maquinaria pesada y la obra comenzó. Por eso en medio de las clases transitan carros de volteo cargados de piedras y tierra para desalojar el material que arrancan con la excavadora.

Aunque la obra ya inició y que las clases no se desarrollan en las mejores condiciones, el Comité de Reconstrucción decidió que la Escuela Primaria siga funcionando aquí, porque aún tienen dudas de si las obras de extracción de material serán para iniciar la construcción de su edificio.

Las razones de estos temores son porque la gobernadora Evelyn Salgado Pineda no se presentó a dar el arranque de la obra. Porque anunció 50 obras este año y, entre ellas, no figura la primaria.

En este terreno acordaron que no sólo se construirá la Primaria Rafael Ramírez Castañeda, sino también el Jardín de Niños Moisés Guevara.

“Estas dos obras no son pequeñas, entonces, ¿Por qué no las anuncia entre las 50 de este año?”, pregunta Ventura Ramos.

En una reunión de trabajo cuando negociaban la donación del predio, gente cercana a la alcaldesa Norma Otilia Hernández Martínez compartió que este terreno estaba destinado para un cuartel de la Guardia Nacional.

Ese es el temor, salirse y después de mucho ir y venir, les digan que los reubicarán en otro terreno, porque aquí hay otro proyecto.

Sustraerse del ruido para iniciar la clase

Cuando acaba el receso, al profesor Saúl Cruz Nava, le cuesta trabajo retomar la clase.

“Vamos a abrir su libro de…”. Pasa un volteó. Se calla. “Abran su cuaderno en la página…”, ahora un carro grande que circula por la calle toca su claxon por unos segundos. Sus estudiantes se sientan, se levantan, algunos afinan su oído para escuchar mejor. Otros mejor platican entre ellos. En su espacio solo atiende a 15 niñas y niños.

Saúl Cruz Nava imparte su clase a niñas y niños a pesar de las condiciones desfavorables. Foto: Andrea Mendoza

El profesor Saúl no se rinde. Respira para tranquilizarse. Aunque lleve a sus pulmones una mezcla de polvo y aire.

Vuelve a dar indicaciones. Sus estudiantes fijan sus ojos en el profesor, toman sus cuadernos, abren de acuerdo con la instrucción y, después de varios intentos, se sustraen del ruido exterior.

Pezuapan, la zona arqueológica desconocida de Chilpancingo

Texto: Alberto Ramírez Santos 

1 de febrero del 2024

Chilpancingo

 

La zona arqueológica Pezuapan (lugar de la gran barranca) está ubicada entre las calles Zirándaro y Coyuca de Catalán de la actual colonia Unidad Guerrerense, mejor conocida por los capitalinos como la Indeco.

A pesar de que está a unas cuadras de las instalaciones de la Feria de San Mateo, Navidad y Año Nuevo, pocos habitantes de la ciudad de Chilpancingo conocen sobre su existencia.

“Es una zona arqueológica interesante de Chilpancingo, pero considero que hace falta la intervención de las autoridades para que se le dé un mantenimiento digno y se impulse su difusión y apertura al público”, comentó Moisés Nava, residente de la ciudad capital.

Mide aproximadamente media hectárea, está resguardada por malla ciclónica que impide el acceso libre a las personas que quieran entrar a explorar.

Está rodeada por decenas de casas. Es un lugar que el tiempo convirtió en un pequeño punto de historia, o de abandono, entre tanta urbanización.

La zona arqueológica Pezuapan desvalorada por los vecinos y el resto de habitantes capitalinos. Foto: Alberto Ramírez

Es un espacio de la historia de Chilpancingo en el interior de la mancha urbana, que las personas que habitan en las colonias vecinas tienen poco o nulo conocimiento de su existencia.

“Siempre la cultura, el arte y el deporte son rezagados en presupuesto, no es de extrañar que esta sea la situación con esta zona. Los vecinos pasan cerca y pocos saben que es una zona arqueológica y es porque no se le ha dado difusión”, lamentó Carlos Cabrera vecino de la colonia Los Ángeles.

La zona arqueológica no tiene la difusión necesaria, muchas personas de la ciudad ni siquiera saben de su existencia y otros solo saben que en la ciudad hay una zona arqueológica porque se han enterado por redes sociales, pero no saben su ubicación.

Los pocos capitalinos y foráneos que sí conocen de la zona consideran que hay mucho trabajo por hacer para que deje de estar en el abandono y se convierta en un lugar educativo y sobre todo, para que la gente pueda entrar, conocer y disfrutar de la historia del lugar y de Chilpancingo.

“Nadie hace nada por seguir la excavación”, “Años y años de abandono”, son comentarios que se leen en publicaciones de Facebook donde aparecen fotos de la zona arqueológica.

No hay alguna autoridad o institución que tenga la labor de estar en la zona para dar algún recorrido o explicación de lo que ahí sucedió o existe.

La zona arqueológica Pezuapan desvalorada por los vecinos y el resto de habitantes capitalinos. Foto: Redes

De acuerdo con el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), la zona arqueológica Pezuapan fue descubierta en el año 1982.

En ese año, el Instituto Nacional de la Comunidad Rural y la Vivienda Popular (Indeco), realizaba trabajos para que, la entonces colonia Nicolás Bravo, se poblara y se urbanizara por el creciente aumento de la población de la capital.

Durante la urbanización de esa colonia, grandes maquinarias destruyeron parte de la base piramidal, por lo que el gobierno intervino. Llamó al Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de Chilpancingo para que realizara los estudios de la zona.

Para ese momento, el lugar y su alrededor ya estaba ocupado por asentamientos humanos y ya habían realizado obras como drenajes y tomas de agua.

El gobierno en turno realizó el rescate de la zona a través de excavaciones. Halló muros, pisos y escalinatas.

Desafortunadamente, los vecinos aprovecharon para apropiarse de más territorios, por la noche demolieron los trabajos realizados.

Debido a estas acciones, el gobierno volvió a cubrir lo que ya se había excavado y la gente usó el lugar como basurero, dejaban ahí todo tipo de desechos.

Se ha estimado que la extensión del sitio abarcó cerca de 80 hectáreas.

Lo que queda de la zona arqueológica está conformada por un basamento piramidal de aproximadamente 50 metros por lado y 12 metros de altura.

El asentamiento Pezuapan alcanzó su máximo nivel poblacional entre los años 800 d. C. y el 1100 d. C. Sin embargo, según las evidencias, su origen data de muchos años atrás.

De acuerdo con los objetos encontrados y la arquitectura, a partir del año 900 d. C. presenta influencia tolteca.

Para la construcción de esta zona se utilizaron grandes bloques de piedra, también se usó la cal para elaborar los pisos y los acabados de la pared.

Se manifestaron características propias de la cultura Mezcala como los clavos decorativos.

En ese lugar se concentraron distintas funciones cívicas y administrativas. Se fusionaron los espacios palaciegos, religiosos, talleres de manufactura y cuartos de almacenamiento.

La población del Pezuapan dependía de muchos manantiales de agua a su alrededor, mientras que los plantíos de alimentos los regaban con aguas del río Huacapa.

La existencia de estos manantiales y del río Huacapa permitieron que el territorio del Pezuapan creciera y se convirtiera, probablemente, en uno de los asentamientos que controlaban las rutas o corredores que unían el centro de México con el Océano Pacífico.

Salir de la versión móvil