Grupos del crimen organizado incendian bosques de la sierra de Guerrero, denuncian pobladores

Texto: Jesús Guerrero

Foto: Astrid Cisneros

Lunes 13 de mayo de 2024

Chilpancingo


Integrantes de dos grupos del crimen organizado son los que desde hace días incendian los bosques madereros de la sierra de Tierra Caliente, por la disputa para mantener el control de esa zona de Guerrero, denuncian habitantes de localidades del los municipios de Coyuca de Catalán y Ajuchitlán del Progreso.

Pobladores del ejido Guajes de Ayala, que por temor a represalias pidieron que se omitiera sus nombres, dicen que en estos momentos hay incendios muy fuertes en la sierra, pero que ellos no pueden trasladarse para combatirlos, debido a los conflictos que hay entre dos organizaciones criminales.

En un comunicado enviado a los medios de comunicación y al gobierno, los denunciantes aseguran que ya solicitaron la presencia de un helicóptero de la Secretaría de la Marina para que combata los siniestros forestales.

Hasta este lunes 13, no han recibido ninguna respuesta del gobierno sobre la petición, ni han acudido brigadas de Protección Civil del estado, el Ejército, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semaren) ni tampoco de la Comisión Nacional Forestal (Conafor).

Los pobladores refieren que su ejido cuenta con una superficie de 18 mil hectáreas de tierra, entre las cuales se encuentra una gran biodiversidad de árboles maderables de diferentes especies y que ha sido hábitat para animales en peligro de extinción, mantos acuíferos que nutren con su caudal los ríos.

«Los incendios, lo sabemos, son causantes del cambio climático y sequía, que hoy más que nunca amenazan al estado de Guerrero; y hoy somos víctimas colaterales, porque esos siniestros son provocados por personas irracionales», acusan los pobladores de esa región en el escrito que envían a las autoridades.

35 incendios incontrolables en Guerrero

La Secretaría Integral de Riesgos y Protección Civil (SIRPC) estatal consideró que este lunes 13 de mayo es uno de los días más críticos de incendios forestales, ya que hay 35 siniestros incontrolables.


En Chilpancingo, que este lunes cumplió su tercer día con una densa capa de humo, hay cuatro incendios forestales.

En la parte de la sierra que comprende los municipios de Ajuchitlán del Progreso, Coyuca de Catalán, San Miguel Totolapan, Heliodoro Castillo y Coahuayutla, hay 14 incendios forestales, precisa un informe de este lunes de la SIRPC.

Desde el viernes 10, en Chilpancingo hay una densa capa de humo por los cinco incendios forestales que permanecían activos hasta el domingo 12; aun así, el sábado 11, las autoridades municipales organizaron una fiesta por el Día de las Madres en el zócalo a la que asistieron cuando menos cuatro mil mujeres.

En entrevista, la presidenta municipal, Norma Otilia Hernández, argumentó que se decidió que el festejo a las madres se desarrollara, porque hasta el momento no existe una declaratoria de contingencia ambiental por los incendios forestales.

«A nadie se le obligó (a asistir a la fiesta del sábado 11); es un evento que ya estaba programado y, efectivamente, hay una contingencia ambiental, pero no hay una declaratoria, pero cuando la haya la vamos acatar», se justificó la edil morenista.

–Pero desde el viernes 10 estaba la bruma por los incendios, ¿no fue una irresponsabilidad de su parte que se realizara el festejo?

–No, porque se invitó a la gente y a nadie se le obligó a venir. No hay una declaratoria ambiental.

De enero a la fecha, en el municipio de Chilpancingo hay un registro de 54 incendios forestales.

Norma Otilia Hernández exigió a las autoridades mano dura contra las personas que están provocando los incendios en el municipio de Chilpancingo.

«Hay una ley que sanciona penalmente a los que provocan incendios, y es necesario que se les aplique a esos infractores», sostuvo.

Masacre en la Sierra de Guerrero habría dejado un saldo de 17 muertos

Versiones de un grupo del crimen organizado habla de un enfrentamiento, pero lo que se aprecia en los videos que hacen circular es una masacre de jóvenes con indumentaria tipo militar


Texto: Marlén Castro

Martes 20 de febrero del 2024

Chilpancingo

Esta mañana por tres videos que circularon sin restricciones por las redes sociales se conoció de un enfrentamiento en la Sierra de Guerrero que habría cobrado la vida de 17 personas. Los rostros de estas víctimas destrozadas por las balas corresponden, la mayoría, a jóvenes que probablemente no tenían aún la mayoría de edad.

Estos hechos habrían ocurrido la tarde de ayer 19 de febrero.

Se trata, de acuerdo con lo que gritan quienes hicieron circular los videos, de un encuentro entre hombres armados de los grupos criminales la Familia Michoacana y Los Tlacos.

Los muertos, en estos videos, serían de la Familia Michoacana, de acuerdo con la narrativa que se muestra. Aunque se dice que fue un enfrentamiento, lo que se aprecia en los videos es la masacre de jóvenes, que tenían puesta indumentaria tipo militar.

Hasta ahora los videos que circulan son la única fuente.

La Fiscalía General del Estado (FGE) emitió cerca de la una de la tarde un comunicado para informar que la Policía Investigadora Ministerial, la Policía Estatal y el Ejército Mexicano se trasladan al lugar de los hechos “para investigar y corroborar fehacientemente la veracidad de los videos que circulan en redes sociales”. No especifican el lugar exacto al que se trasladan.

Añade en su comunicado que la Fiscalía Regional Norte informó que la zona es de difícil acceso por lo que una vez que arriben a dicho sitio se ampliará la información entorno al hecho.

Hay una parte en los videos en la que se aprecia los cráneos y los cuerpos destrozados de las víctimas. Salen a cuadro algunos rostros de jovenes, practicamente adolescentes. También algunos de los que se supone abatieron a los de la Familia Michoacana son hombres de rostros de facciones juveniles. También están vestidos tipo militar.

Cuerpos apilados de las víctimas de la masacre en la Sierra de Guerrero, el 19 de febrero del 2024. Foto: Captura de video.

La información periodística que ya circula sobre este hecho indica que la masacre habría ocurrido en la localidad Piedra Concha, municipio de San Miguel Totolapan, en la región de la Tierra Caliente, porque junto con los videos, hicieron llegar detalles del número de muertos. En los videos no es posible contar el número de víctimas, pero las informaciones que circularon indican que son 16 muertos supuestamente de la Familia Michoacana y uno de Los Tlacos.

En uno de los videos, mencionan a El Pescado, le dicen que ahí le mandan de regreso «a sus pendejos».

Se aprecia que las víctimas de esta masacre estaban en un campamento, desde el cual vigilaban resguardados en bardas de piedra. Se aprecia una vegetación compuesta por ocotes, pinos y encinos, que corresponde a los parajes de lo alto de la Sierra Madre del Sur.

En el último de los videos, se aprecia cómo amontonan los cadáveres de todas las víctimas. Todo el tiempo, la misma voz que se escucha en los tres videos increpa a El Pescado. Ese es el apodo de Jhon Hurtado Olascoaga, presunto líder de la Familia Michoacana en la Tierra Caliente de Guerrero.

A los cadáveres amontonados encima de troncos de árbol le echan ramas secas y luego prenden fuego.

Gobierno federal declara 340,000 hectáreas como Área Natural Protegida en la Sierra de Guerrero, pero ignora a quienes lo impulsaron

Ambientalista denuncia que el gobierno federal convirtió un proyecto comunitario en uno centralista


Texto: Itzel Urieta

Foto: Guerrero Jaguar/Archivo

9 de enero del 2024

Chilpancingo

 

Durante la conferencia matutina presidencial de hoy, el titular de la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (Conanp), Adán Peña Fuentes, informó que por decreto presidencial Guerrero pasó de tener 5,000 hectáreas de áreas naturales protegidas a 340,000, aunque de acuerdo con activistas ambientales los hicieron a un lado a pesar del trabajo para conseguir la declaración.

Se trata de la denominada Sierra Tecuani, que abarca los municipios de San Miguel Totolapan, Ajuchitlán del Progreso, Tecpan de Galeana, Coyuca de Catalán y Atoyac de Álvarez, entre las regiones de Tierra Caliente y Costa Grande.

“En Guerrero, solo teníamos hasta este año cinco mil hectáreas de conservación en el marco federal, hoy podemos informar al pueblo de México que avanzamos a 340,000 en la Sierra alta de Guerrero”, mencionó Peña Fuentes.

El funcionario federal agregó que esta declaratoria abarca el Corredor del Jaguar, ubicado en la Sierra de Tecpan de Galeana, en la Costa Grande de Guerrero.

El llamado Corredor del Jaguar es una zona que abarca 16,039 hectáreas en la Sierra de Tecpan y que fue impulsada hace 10 años a través de la asociación civil Guerrero Jaguar y Wild Felids Conservation.

El presidente de Wilds Felids Conservation, Fernando Ruiz Gutiérrez, celebró el decreto federal, pero mencionó que las instituciones federales no los tomaron en cuenta a pesar de tener ya trabajos con las comunidades y la creación de un corredor comunitario para la conservación.

“Como Wilds Felids nos hicieron a un lado prácticamente a pesar de que gestionamos todo este proyecto de conservación desde el inicio, aunque si nos congratula que se establezca este decreto, está perfecto y creemos que es lo que se necesita, pero nosotros ya no colaboramos y nuestra participación se limita”, mencionó Ruiz Gutiérrez.

De acuerdo con lo explicado por Ruiz Gutiérrez, Guerrero Jaguar trabaja bajo un sistema comunitario donde los ejidos y comunidades son los principales actores en el establecimiento de estrategias de protección, conservación y desarrollo sustentable.

“Aquí nos voltearon la tortilla, porque la Conanp es quien se va a hacer cargo de todas estas actividades, obviamente, en colaboración con las comunidades, pero al ser un proyecto federal es la Conanp quien va a regir como se desarrollan las actividades dentro de la reserva de la biósfera”, mencionó Ruiz Gutiérrez en entrevista telefónica.

“Entonces ya no es un proceso comunitario, ahora es un proceso centralista que viene desde el gobierno federal y no sabemos cómo vaya a funcionar”, agregó.

Con ese decreto federal se protegen más de 348,000 hectáreas de la Sierra de Guerrero, con lo que se pretende proteger todos los elementos naturales que hay en la zona, desde los paisajes, las especies de plantas, de animales , ríos arroyos y demás, explicó Ruiz Gutiérrez.

Los estudios realizados por Guerrero Jaguar y Wilds Felids Conservation en la zona indican que en la nueva área natural protegida hay un registro de alrededor de 300 especies de animales, 289 especies de invertebrados y un número similar de plantas.

Con el decreto también se protegen a las poblaciones de jaguar que por 10 años estas organizaciones han monitoreado en la zona.

“Eso nos va a ayudar a que se conserve el jaguar en el mediano y largo plazo, pero esto va a depender de las políticas públicas que la propia Conanp establezcan en los próximos años”, dijo Ruiz Gutiérrez.

Pobladores de la Sierra de Guerrero impiden a pedradas que militares destruyan sus plantíos de amapola

Texto: Jesús Guerrero

Fotografía: José Luis de la Cruz / Archivo

Chilpancingo

20 de octubre del 2023

 

Habitantes de comunidades del municipio de Heliodoro Castillo agredieron a efectivos del Ejército que destruían plantíos de amapola en ese territorio de la Sierra de Guerrero, en una operación que realizaron ayeres ese territorio.

De acuerdo a un reporte que dio a conocer la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), como parte del Plan Nacional de la Paz y Seguridad 2018-2024, los militares tenían una operación para destruir plantíos de enervantes.

“El personal (de la Sedena) desplegado en el estado de Guerrero al dirigirse a realizar las actividades de erradicación fue bloqueado por pobladores de la comunidad de Pueblo Viejo, municipio de Heliodoro Castillo, poniendo en peligro la integridad física de la autoridad, dañando el medallón de un vehículo militar a fin de evitar la destrucción de plantíos de enervantes”, es un fragmento del comunicado de la Sedena.

La Sedena detalló que habitantes de las comunidades de La Guitarra, Pueblo Viejo, del municipio de Heliodoro Castillo y de Las Juntas, del municipio de Coyuca de Benítez, primero se acercaron al personal militar para pedirle que dejaran de destruir los plantíos de la flor. Eran 17. Los pobladores les dijeron que con la siembra de amapola tenían algunos ingresos, pero aún así los destruyeron.

En ese momento,“el personal militar escuchó respetuosamente las peticiones de los pobladores, haciéndoles del conocimiento que continuarán con la actividad de destruir los plantíos ilícitos localizados, respetando en todo momento los derechos humanos y apegándose a lo establecido en la Ley Nacional sobre el uso de la fuerza”, según el comunicado de la Sedena.

.Elementos del Ejército junto a policías estatales realizan recorrido a pie en el mercado central Baltasar R Leyva Mancilla, en Chilpancingo. Foto: José Luis de la Cruz/Archivo.

Desde el 2018 a la fecha suman cinco veces que habitantes de comunidades de municipios de Heliodoro Castillo, San Miguel Totolapan, Coyuca de Catalán y Chilpancingo han confrontado con elementos del Ejército para impedirles la destrucción de sus plantíos y por la exigencia a los gobiernos de sus demandas sociales. Aquí el recuento:

En abril del 2019, habitantes de la comunidad de Campo Morado, Heliodoro Castillo, retuvieron a un grupo de militares en protesta porque destruían sus plantíos de amapola.

En el 2018, habitantes ñomndaa de las comunidades Santa Cruz Yucucani y Juquila Yucucani, municipio de Tlacoachistlahuaca, retuvieron a 100 militares que pretendían ingresar a este territorio para destruir plantíos de amapola.

En febrero del 2021, pobladores de la comunidad de Los Hoyos, Heliodoro Castillo, atacaron con piedras y palos a elementos del Ejército cuando destruían plantíos de la flor en las inmediaciones del lugar.

Durante diciembre del 2020 un grupo de campesinos de la comunidad de San Miguelito, también de Heliodoro Castillo, impidieron que militares destruyeran sus plantíos de amapola.

“Aquí no hay nada, estamos jodidos y no hay forma de hacer dinero y es lo único que tenemos para hacernos de un dinerito; además, no estamos robando”, dijo aquella vez un campesino durante una protesta al momento que los militares pretendían arrasar con los plantíos de amapola.

Pide CEDH a la SEG generar las condiciones para garantizar el derecho a la educación de las infancias y adolescencias que viven en zonas violentas

Texto y fotografía: Marlén Castro

Chilpancingo

La Comisión Estatal de Derechos Humanos de Guerrero (CEDHG) pidió a la Secretaría de Educación que genere las condiciones indispensables para que maestros y maestras que laboran en lugares con problemas de violencia impartan clases y se cumpla el derecho a la educación de las infancias y adolescencias.

Cecilia Narciso Gaytán, presidenta de la CEDHG, indicó que envió esa petición al secretario de Educación, Marcial Rodríguez Saldaña, de asignar los maestros que hagan falta en aquellas poblaciones con problemas de violencia y si están asignados y no asisten por la misma circunstancia social generar las condiciones para que lo hagan.

En El Nuevo Poblado El Caracol, municipio de Heliodoro Castillo, el que cuenta con unos 200 habitantes, de acuerdo con autoridades locales y el INEGI tiene censados a más de 650, los estudiantes de los niveles preescolar, primaria y secundaria no iniciaron el año escolar el pasado 28 de agosto, como ocurrió en el resto de la entidad.

El ciclo se retrasó debido a que los días 26 y 27 de agosto, los habitantes fueron atacados con bombas caseras manejadas por drones que cobró la vida de un joven de 20 años. Esta es la tercera ocasión que hombres armados, al parecer, se trató de integrantes de la Familia Michoacana, organización del crimen organizado que, de acuerdo con las mismas autoridades, controla parte de municipios de la Tierra Caliente y la zona Norte y están en confrontación con otra organización criminal denominada Los Tlacos, cuya base de operaciones está en Tlacotepec, cabecera del municipio de Heliodoro Castillo.

El pasado mes de julio, después del primer ataque a los habitantes de El Nuevo Caracol y que las madres y padres de familia denunciaran que sus hijos no tenían clases presenciales desde dos años atrás, situación que siguió así después de la pandemia por la covic, el secretario de Educación aseguró que los menores ya tendrían clases presenciales. Aunque los maestros y maestras sólo acuden a dejar tareas y calificaciones, denunciaron madres de familia el martes 29 de agosto durante la presencia de una caravana humanitaria en la comunidad para llevarles víveres debido a la situación por la violencia y el ataque reciente.

Narciso Gaytán indicó que el derecho a la educación debe garantizarse a los menores de El Nuevo Caracol, como a las infancias de cualquier otra comunidad con problemas, porque ser uno de los derechos sociales más importantes para el desarrollo de las infancias.

La presidenta indicó que el director del Centro de Derechos Humanos Minerva Bello, José Filiberto Velázquez Florencio, pidió la intervención de la CEDHG para atender el tema de la educación de los menores, entre otras situaciones, razón por la que se reunirán posiblemente este jueves o viernes para ver de qué forma la Comisión apoya la labor humanitaria de la organización no gubernamental.

La CEDHG también busca una sesión de trabajo con la Secretaría de Educación para afinar una estrategia que se implemente en El Nuevo Caracol y los menores tengan clases finalmente.

En El Nuevo Poblado El Caracol están asignados con carga laboral 20 maestros, en la primaria hay cinco profesores y el director, en la secundaria cuatro profesores y también un director, pero no hay clases presenciales, sólo a distancia, pero las madres y padres deben pagar fichas de internet y no todas las familias tienen las posibilidades de hacer esa inversión para que sus hijos reciban clases.

La barda en la que está sentado el niño tiene varios orificios resultado de los diversos ataques.

Siete muertos en un enfrentamiento a balazos en Corral de Piedra durante baile por Día de las Madres

Texto: Amapola periodismo

Fotografía: José Luis de la Cruz (Archivo Amapola)

11 de mayo del 2023

Chilpancingo

 

Siete personas muertas y al menos cinco heridas es el saldo de un enfrentamiento a balazos entre personas armadas durante una fiesta por el Día de la Madres ayer miércoles en la noche, en la comunidad serrana de Corral de Piedra, municipio de Leonardo Bravo, informaron autoridades del gobierno estatal.

Según los reportes, el combate a balazos ocurrió después de las once de la noche, producto de una riña entre familias de la localidad que acudieron al baile popular.

Peritos de la Fiscalía General del Estado (FGE) y personal del Servicio Médico Forense (Semefo) se trasladaron a la comunidad este jueves en la mañana para realizar las diligencias de ley.

Corral de Piedra está ubicado a unas tres horas de la ciudad de Chilpancingo; ya forma parte de la Sierra de zona Centro. Tiene unos 800 habitantes.

Informaron que el número de fallecidos podría ser mayor porque el estado de salud de algunas personas heridas de bala es grave.

Con cintas de seguridad resguardan la escena del enfrentamiento en la población serrana de Corral de Piedra. Foto: Difundida en grupos de WhatsApp

El grupo de personas lesionadas de bala, entre ellas una mujer de la tercera, fueron trasladadas al Hospital Básico Comunitario de Filo de Caballos, también comunidad serrana de Leonardo Bravo.

De esta comunidad era originario Jesús Nava Romero, un criminal apodado El Rojo, quien murió en diciembre del 2009 junto con quien sería su jefe, Arturo Beltrán Leyva, líder del llamado «cártel de Sinaloa», durante un enfrentamiento a balazos con elementos de la Marina en un condominio ubicado en la ciudad de Cuernavaca, Morelos.

En julio del 2019, fuerzas de seguridad detuvieron en Corral de Piedra a Santiago Mazari, quien quedara como líder del grupo criminal de Los Rojos en Morelos. Este grupo criminal se desprendió de la relación Nava-Beltrán y operaba en Guerrero y Morelos.

En la actualidad esta zona de la Sierra de Guerrero donde ocurrieron los hechos de ayer, según las autoridades, opera el grupo del crimen organizado de Los Tlacos, que dirige Onésimo Marquina.

Policías del estado a bordo de una patrulla realizan recorridos por el antiguo libramiento a Tixtla ante el recrudecimiento de la violencia en la capital, el pasado 25 de octubre del 2021. Foto: José Luis de la Cruz (Archivo Amapola)

 

Antecedentes de enfrentamiento armado en la Sierra que evidencian abandono instituciona

Texto: Jesús Guerrero

Fotografía: José Luis de la Cruz / Archivo

Chilpancingo

 

Orbelín Hernández Peñaloza, alias El Gordo, fue una de las cinco personas que murieron durante el enfrentamiento con el Ejército cerca de la comunidad de El Pescado, del municipio de Coyuca de Catalán, el viernes pasado, y es acusado por los pobladores de esa parte de la Sierra de cometer varios asesinatos en la zona.

El pasado viernes 17 de marzo, Hernández Peñaloza, sus hijos Isacc y Lide, así como Margarito Sánchez y Alfredy Espinoza que, presuntamente, pertenecen al grupo del crimen organizado de la Familia Michoacana, fueron abatidos por el Ejército.

Hernández Peñaloza junto con otro individuo al que le apodan El Borrego son quienes encabezaron la masacre de siete hombres en la comunidad de El Durazno, del municipio de Coyuca de Catalán, el pasado 10 de diciembre del 2022, de acuerdo con la comisaria municipal de ese poblado, Azucena Rosas García.

Ese día, recordó, hombres armados llegaron a la comunidad de El Durazno a bordo de 20 camionetas y citaron a los pobladores en la comisaría de la localidad.

La mayoría de la gente había acudido a un pueblo vecino para asistir a una boda y otros estaban en las labores del campo. Un grupo de personas llegó a la comisaría; siete fueron asesinados y alguien más resultó herido.

En febrero de este año, Javier Hernández Peñaloza, quien se presentó en un video como comisario del núcleo ejidal Guajes de Ayala, se supo que es hermano de Orbelín. A través de ese video que montó en su cuenta personal de Facebook dijo que había un pacto de no agresión entre los líderes de la FM con Crescencio Arreola, alias Chano, pero que éste último lo rompió y por eso ocurrió lo de El Durazno.

Arreola fundó en el 2018 la Policía Comunitaria en comunidades de Tecpan y Petatlán, la cual ya desapareció. A Chano lo señalan de tener relación con otro grupo del crimen organizado de la Sierra.

Este sábado 18 de marzo, un día después del enfrentamiento del grupo de civiles armados con el Ejército, pobladores de El Pescado subieron un video en las redes sociales en el que se ve a varias personas con unos soldados que custodia una camioneta con los cadáveres de los civiles.

«Va a venir en dos horas (personal) el Servicio Médico Forense, espérense y vienen por él», les dice un soldado a estas personas que quieren llevarse los cadáveres.

Se escucha la voz de una mujer que les reclama a los militares, porque las personas que murieron los defendieron antes cuando un grupo armado atacó a balazos el pueblo. «Ellos nos defendieron a nosotros cuando se metieron», dijo una mujer.

En junio del 2021, un grupo de mujeres de la comunidad de El Pescado subieron un video en las redes sociales en el que piden auxilio al gobierno porque su pueblo es atacado por un grupo armado. Todas estas mujeres están dentro de una casa, al parecer refugiadas al momento el ataque.

Los habitantes de El Pescado enviaron un comunicado donde denunciaron que lo ocurrido el viernes no fue una emboscada contra los militares, sino un enfrentamiento. Los pobladores de la Sierra, en particular de la zona que esta hacia la Costa Grande, denunciaron que fue una emboscada; el Ejército en un reporte interno también lo manejó como una agresión a los militares.

En informes de la Fiscalía General del Estado (FGE), difundidos ayer domingo, exponen que Hernández Peñaloza coordina trabajos de la FM en la zona y que opera desde Ciudad Altamirano, cabecera del municipio de Pungarabato, hasta las comunidades de El Pescado y El Capulín, del municipio de Coyuca de Catalán.

Difundió que después del enfrentamiento del viernes, el Ejército aseguró cuatro armas tipo R-15, una arma corta, 10 cargadores de AR-15, cuatro cartuchos calibre 38 súper, 295 cartuchos .223, dos granadas de fragmentación así como dos vehículos particulares y dos camionetas de doble cabina.

Para la FGE Orbelín Hernández y los otros cuatro civiles que murieron en el enfrentamiento son miembros de se grupo criminal que lideran los hermanos José Alfredo y Jhonny Hurtado Olascoaga.

Desde hace más de una década se ha documentado que en la Siera están asentados grupos criminales con propósitos económicos, sobre todo, en los recursos naturales; eso ha originado enfrentamientos.
La inacción de las autoridades de los tres niveles de gobierno es lastimosa, porque condena a las comunidades a la marginación y desamparo. En el contexto reciente de la Sierra, servidores públicos, como los policías estatales, han salido involucrados en las acciones criminales, de tal manera que se confunde el papel de las instituciones.

En el 2022, el Congreso local aprobó a la Sierra como la octava región económica, pero sin que propiciará un plan de desarrollo social para la zona.

Más datos de Orbelín Hernández

Por versiones de lugareños de comunidades de la Sierra, Orbelín Hernández Peñaloza también habría participado en el asesinato de Rubén Santana Alonso, quien junto con Omar Guerrero, llamado el comandante Ramiro del Ejército Popular Insurgente (ERPI), operaban en esa zona de Tierra Caliente y Costa Grande.

Santana quien también era defensor de los bosques y fue asesinado en abril del 2011.

En ese mismo 2011, Juventina Villa, quien junto con decenas de familias de La Laguna se desplazaron a la localidad de Puerto las Ollas por la violencia que se vivía en su pueblo, acusó a Hernández Peñaloza y a otro grupo de hombres armados de asesinar a su esposo Rubén.

En noviembre del 2012, un año después que Juventina hizo la acusación en medios de comunicación, fue asesinada a balazos junto a su hijo Rubén Santana Villa, de 17 años en La Laguna.

Estos dos asesinatos también se los atribuyeron a Orbelín Hernández, según versiones de familias de La Laguna, que están desplazadas en localidades del municipio de Ayutla de los Libres.

 

Confirma Sedena enfrentamiento en la Sierra de Tierra Caliente; hay dos militares y cinco civiles muertos 

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: José Luis de la Cruz (Archivo)

18 de marzo del 2023

Chilpancingo 

 

Esta mañana la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), a través de la Novena Región Militar, confirmó que en el enfrentamiento ocurrido ayer entre militares y civiles armados, supuestamente integrantes de la Familia Michoacana, hubo siete muertos y dos heridos.

Mediante un comunicado la IX Región Militar, con sede en Acapulco, informó que el enfrentamiento se registró en un punto conocido como El Capire, en las inmediaciones de la comunidad de El Pescado, municipio de Coyuca de Catalán, en la Tierra Caliente de Guerrero.

En el enfrentamiento murieron el cabo de infantería Bernardino Enrique Gálvez y el soldado Marco Antonio Rizo Ventura. También cinco civiles armados.

La Novena Región Militar informó que el teniente de infantería Eduardo Cervantes Hernández y el cabo Emiliano Torres Beltrán resultaron heridos.

De acuerdo con la Sedena, a las tres de la tarde de ayer viernes, elementos del Ejército fueron agredidos a balazos por un grupo de uno 18 civiles armados que iban a bordo de dos vehículos.

Habitantes de comunidades de la Sierra informaron que desde el jueves en la noche, un día antes de la agresión, observaron movimientos de vehículos en la comunidad de El Pescado, donde, dijeron, hay presencia de líderes de la FM, lo que también sostienen reportes de seguridad.

El convoy del Ejército acudió la mañana del viernes a las inmediaciones de la comunidad a un recorrido de seguridad, y ocurrió el enfrentamiento.

Según los lugareños, en El Pescado estaba Orbelin Hernández Peñaloza alías El Gordo, a quien identifican como uno de los hombres de confianza de los líderes de la Familia Michoacana, los hermanos José Alfredo y Jhonny Hurtado Olascoaga, alias La Fresa y El Pez, respectivamente.

Fuentes de seguridad señalaron a Hernández Peñaloza como uno de los perpetradores de los asesinatos de siete habitantes de la comunidad de El Durazno, del municipio de Coyuca de Catalán, el 10 de diciembre del 2022.

En las últimas semanas el gobierno federal y estatal intensificaron operaciones de seguridad en la Sierra de Tierra Caliente y la Costa Grande para, supuestamente, detener a los dirigentes de la Familia Michoacana.

El 10 de octubre del 2022, un grupo de más de 50 civiles armados de este grupo criminal ingresó a San Miguel Totolapan y asesinó a 20 personas –los habitantes sostiene que más–, entre ellas el alcalde perredista de ese municipio, Conrado Mendoza Almeda, de acuerdo con la versión oficial de los hechos.

Elementos del Ejército y Guardia Nacional durante un operativo en el municipio de Leonardo Bravo ante el reporte de un enfrentamiento en comunidades aledañas a Chichihualco, el pasado 5 de mayo del 2020. Foto: José Luis de la Cruz (Archivo Amapola).

 

Enfrentamiento en la Sierra de Guerrero deja un saldo de ocho muertos 

Texto: Amapola periodismo 

Fotografía: José Luis de la Cruz (Archivo)

17 de marzo del 2023

 

Un enfrentamiento entre presuntos integrantes del grupo criminal la Familia Michoacana (FM) y elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) dejó un saldo de ocho muertos; dos por parte de la Sedena y seis por parte de la Familia Michoacana, en las inmediaciones de El Pescado, una comunidad del municipio de Coyuca de Catalán, en la Tierra Caliente del estado.

De acuerdo con una fuente del gobierno del estado, el enfrentamiento entre los militares y los integrantes de la FM se registró alrededor de las tres de la tarde del viernes.

También se dice que hubo varios heridos.

En un comunicado emitido por la Mesa de Coordinación para la Construcción de la Paz informaron que «elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) realizaban un recorrido para inhibir los delitos en comunidades serranas de las regiones de la Costa Grande y Tierra Caliente, cuando se dio un enfrentamiento».

Hasta la noche de este viernes, elementos de seguridad y de la Fiscalía General del Estado (FGE) se dirigían al Pescado para constatar los hechos y realizar las diligencias de ley.

Versiones de habitantes de las comunidades de la Sierra indican que desde la noche del jueves anterior hubo movimiento de vehículos en la comunidad de El Pescado.

De acuerdo con los lugareños, la mañana de este viernes un convoy del Ejército, Policía Estatal y Policía Ministerial se trasladaron al lugar para realizar un recorrido y fue cuando ocurrió el enfrentamiento.

Los habitantes de la Sierra mencionan que en El Pescado estaba Israel Hernández Peñaloza, alias El Gordo, quien es uno de los lugartenientes de los líderes de la FM, los hermanos José Alfredo y Jhonny Hurtado Olascoaga, alias La Fresa y El Pez.

Fuentes extraoficiales informaron que Hernández Peñaloza fue uno de los que participaron en la matanza de los siete habitantes de la comunidad de El Durazno, del mismo municipio de Coyuca de Catalán, el 10 de diciembre del 2022.

Otra versión indica que Hernández Peñaloza fue uno de los civiles armados que murieron en el enfrentamiento de hoy, pero hasta esta noche ninguna fuente estatal lo confirmaba.

En las últimas semanas el gobierno federal y estatal intensificaron las operaciones en la Sierra de la Tierra Caliente y Costa Grande para, dijeron, detener a miembros y colaboradores de la FM.

El 10 de octubre del 2022 un grupo de más de 50 civiles armados de la FM ingresó a San Miguel Totolapan y asesinó a 20 personas, según la versión oficial, entre ellas el alcalde perredista de ese municipio, Conrado Mendoza Almeda.

Elementos del Ejército colocaron un filtro de revisión a la altura de Buena Vista de la Salud, zona rural de Chilpancingo, después de un enfrentamiento a balazos entre dos grupos armados el pasado 8 de junio del 2020. Foto: José Luis de la Cruz (Archivo Amapola periodismo)

 

Irrumpen policías ministeriales a comunidad de la Sierra; la FGE aduce boicot para impedir detenciones

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Fotograma

3 de marzo del 2023

Chilpancingo 

 

Elementos de la Policía Ministerial irrumpieron en Campo del Cielo, pueblo serrano del municipio de Petatlán, catearon viviendas «sin alguna orden judicial» y dispararon contra pobladores, denunciaron los propios habitantes.

La Fiscalía General del Estado (FGE) justificó que los agentes sólo iban de paso por la población cuando fueron agredidos.

Los pobladores de Campo del Cielo, comunidad ubicada en el municipio de Petatlán, en la Costa Grande de Guerrero, exhibieron a través de un video a Policías Ministeriales que realizan disparos e insultan a la población.

«¡Órale a chingar a su madre!», se escucha gritar a un agente ministerial encapuchado a un grupo de pobladores que están sobre una calle del poblado.

Inmediatamente se escuchan varios disparos de arma de fuego y gritos de mujeres.

Para defenderse de las agresiones los pobladores, entre hombres y mujeres, portan palos con los que tratan de hacerle frente a los agentes ministeriales armados.

«¿Por qué se van?», les pregunta una mujer a los policías ministeriales que portan rifles AR-15.

En el video se ve que una mujer le lanza un garrotazo a un agente e inmediatamente se escucha como los agentes cortan cartucho.

«No, no hagan eso», les gritan de nuevo los pobladores.

Entonces los policías disparan al aire y al suelo y gritan insultos contra los pobladores.

«¡Órale a chingar a su madre pendejo!», grita un agente luego de accionar su arma.

En el video se aprecia que patrullas de la FGE, Guardia Nacional y Ejército circulan por una calle de la comunidad y ante las agresiones por parte de los elementos ministeriales, las otras corporaciones no hacen nada para impedirlas.

En un escrito redactado en una hoja de cuaderno, los habitantes de esa zona de la Sierra de Guerrero denunciaron que en la irrupción que realizaron este jueves los agentes de la FGE golpearon a niños y a mujeres de las comunidades de La Morena y La Barranca del Bálsamo, del municipio de Petatlán.

En su escritorio los pobladores agregan que algunas mujeres lesionadas por los policías están embarazadas.

Narraron en esas líneas que los ministeriales saquearon sus viviendas a las que se metieron sin una orden judicial de cateo.

Por los hechos exigieron la presencia de personal de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos de Guerrero (CDHEG) para que recaben las denuncias de las agresiones que sufrieron por parte de las fuerzas de seguridad.

Los agentes fueron los agredidos, respondió la FGE

En un comunicado que emitió la Fiscalía General del Estado (FGE) está tarde informó que un grupo de 25 personas de la comunidad Campo del Cielo comenzaron las agresiones contra los agentes ministeriales luego de que éstos, en compañía de elementos del Ejército, realizaron una diligencia judicial en el pueblo La Morena.

Además, de cuerdo con la FGE los pobladores colocaron obstáculos en el camino, lo que provocó la huida de dos personas identificadas como «jefes de plaza y de sicarios del grupo del crimen organizado de la Familia Michoacana», se lee en e comunicado de la Fiscalía.

La FGE difundió que a las 17:15 horas de este jueves 2 de marzo, los agentes y militares arribaron a La Morena y en el camino se hallaron «estrellas poncha llantas que averiaron ocho vehículos, además de personas que bloquearon la vía con vehículos abandonados tipo tortón cargados de madera».

La FGE asegura que estos obstáculos tenían el objetivo de impedir que las fuerzas de seguridad arribaran al lugar y completar unas órdenes de aprehensión, lo que ocasionó que esas personas (supuestamente integrantes de la FM) huyeran del lugar.

En los cateos que realizaron los elementos de seguridad en La Morena, aseguraron, de acuerdo con el mismo comunicado, una cabaña con acabados de lujo, diseñada en madera, de dos plantas, con ocho cuartos y estancia principal.

También aseguraron una camioneta Camper Pinnacle de aproximadamente 12 metros de largo y 3 metros de ancho, acondicionada con 2 recámaras cocineta, refrigerador y lavadora.

«Cuatro camionetas tipo Pick-Up con reporte de robo, uniforme tipo militar pixelado, artefacto explosivo artesanal tipo granada, envoltorios con marihuana y diversos cartuchos útiles, además de un plantío de marihuana de 600 metros cuadrados».

La FGE informó que durante el retiro del convoy de los agentes y militares hacia Petatlán fueron interceptados por unas 25 personas, en su mayoría mujeres, en el poblado de Campo del Cielo.

«Trataron (las personas) con palos y piedras de impedirles el paso (a agentes y militares) al poblado, siendo golpeado un elemento de la policía investigadora ministerial y otro más resultó golpeado por una piedra», es un párrafo del comunicado de la FGE.

«En ese contexto y a fin de evitar mayores agresiones físicas, un agente ministerial realizó diversos disparos con su arma de cargo hacia el piso, con el objetivo de disuadir a dichas personas, acción que se permitió que lograran pasar (los agentes y soldados)», es la explicación de la Fiscalía sobre los disparos.

Fotograma del momento en que elementos de la Policía Investigadora Ministerial discuten con Pobladores de Campo del Cielo.

 

Violencia en Sierra de Guerrero desplaza a otras 240 personas 

Texto: Amapola periodismo

Fotografía: Especial 

Chilpancingo 

 

Familias de la comunidad de Los Bayados, municipio de Ajuchitlán del Progreso, se desplazaron debido a los hechos de violencia ocurren en esa parte de la Sierra desde el pasado 28 de enero.

A través de un comunicado, los habitantes del pueblo denunciaron que la decisión de salirse de sus casas a partir del domingo 19 de febrero fue porque un día antes hubo un enfrentamiento a balazos en un punto conocido como Las Golondrinas, cerca de su comunidad.

“Ya no pudimos más y elegimos abandonar nuestra comunidad ante los rumores de que nos daban hasta las 12 horas del día domingo para abandonar nuestro pueblo; salimos con lo que pudimos agarrar pensando sólo en ponernos a salvo”, dice el texto enviado por los pobladores.

Son un total de 246 personas desplazadas, de ellos 70 son menores de edad y 70 son adultos mayores, dos de ellos con discapacidad.

La mayoría de los desplazados se refugiaron en casas de familiares en Tecpan de Galeana y otros puntos de la Costa Grande. Aun cuando Ajuchitlán del Progreso pertenece a Tierra Caliente, esta región colinda con Costa Grande en lo alto de la Sierra.

“Le solicitamos a la gobernadora (Evelyn Salgado Pineda) que nos brinde apoyo, que ya no nos deje olvidados, somos gente de paz y ahora no tenemos nada que darle a nuestros hijos”.

También expusieron que cuando se salieron de su pueblo ni siquiera pudieron despedirse de sus muertos que están sepultados en el panteón del pueblo.

Exigen el apoyo del gobierno para poder regresar a su comunidad o por lo menos sacar sus cosas personales. También piden despensas y becas para sus hijos.

En el comunicado que va dirigido a la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG), los habitantes de Los Bayados exponen que en su pueblo siempre han vivido el abandono institucional, pero, al menos, vivían en paz.

Comparten que apenas hace unos meses comenzaron a recibir el apoyo del programa federal Sembrando Vida, que utilizaban para la siembra de huertos d aguacate, durazno y maguey, porque también se dedicaban a la elaboración del mezcal. “Pero ahora ya no tenemos nada”, dicen.

Desde el 10 de diciembre del 2022 la violencia detonó en la Sierra con el asesinato de siete personas en la comunidad de El Durazno, del municipio de Coyuca de Catalán por parte de un grupo armado.

Después el 28 de enero, en la comunidad de El Parotal, municipio de Petatlán, los pobladores retuvieron a policías después de un enfrentamiento a balazos.

El saldo de esa supuesta confrontación armada fue un comandante, un policía y tres civiles muertos.

Los tres civiles subieron en el mismo convoy de policías estatales y, según los pobladores de El Parotal, eran miembros del grupo criminal de la Familia Michoacana.

Desde el 28 de enero, los enfrentamientos a balazos entre grupos armados en varias comunidades de los municipios de Tecpan de Galeana, Petatlán, Ajuchitlán del Progreso y Coyuca de Catalán, no han parado aun con la presencia de fuerzas de seguridad federal y estatal.

Habitantes de la comunidad Los Bayados, municipio de Ajuchitlán del Progreso, se desplazaron tras una serie de hechos de violencia en esa zona de la Sierra. En la imagen el pueblo deshabitado.

 

Un enfrentamiento en Sierra de Guerrero deja un herido y tres desaparecidos

Texto: Amapola periodismo

Fotografía: José Luis de la Cruz / Archivo 

Chilpancingo

 

Un nuevo enfrentamiento a balazos registrado este sábado entre habitantes de comunidades de la Sierra de Guerrero con presuntos integrantes del grupo del crimen organizado de la Familia Michoacana (FM) dejó un saldo de una persona herida y tres desaparecidas.

En un video que se difundió en las redes sociales que circuló este sábado en la noche se escuchan detonaciones de arma de fuego. Según versiones extraoficiales este hecho es un enfrentamiento de pobladores de las comunidades de Santa Clara y Las Golondrinas, del municipio de Coyuca de Catalán contra miembros de la FM.

Según los lugareños, este viernes en la noche, presuntos integrantes de la FM llegaron al pueblo de Santa Clara de donde se llevaron dos cuatrimotos. Los habitantes pidieron el auxilio del Ejército para que fueran con ellos y trajeran de nuevo las cuatrimotos.

Debido a que los militares no les hicieron caso, habitantes de las comunidades de Santa Clara, La Sierrita y La Olla, del municipio de Tecpan de Galeana y el Crucero de San Antonio Texas, del municipio de Coyuca de Catalán se armaron con rifle 22 y de alto poder y se trasladaron este sábado en la tarde a un punto conocido como Las Golondrinas en donde estaban los miembros de la Familia Michoacana.

En este punto se registró un enfrentamiento a tiros que duró una hora.

Durante la confrontación armada uno de los habitantes de nombre Nicolás, de la comunidad de Santa Clara, resultó herido de bala y hay otras personas lesionadas por parte de la FM.

Los lugareños aseguraron que posterior al enfrentamiento se enteraron que los miembros de la Familia Michoacana se llevaron por la fuerza a Prisco Herrera Mendoza, Onidis Herrera Montor y Lalo Aguilar, de 50, 20 y 18 años, respectivamente.

Prisco y Onidis viven en la comunidad de La Trinidad, municipio de Ajuchitlán del Progreso y Lalo de El Porvenir, municipio de Tecpan de Galeana.

“Los dos adultos y el menor de edad que siguen desaparecidos eran ajenos totalmente al conflicto que existe entre la gente de la Costa Grande con el grupo de la Familia Michoacana”, afirmó uno de los lugareños.

Hasta este domingo en la tarde, los integrantes de la FM tienen tomada la comunidad de Ballades, municipio de Ajuchitlán del Progreso y sus opositores están en Santa Clara por lo que se prevé nuevos enfrentamientos.

Azucena Rosas García, comisaria de la comunidad de El Durazno, del municipio de Coyuca de Catalán, contó que los militares que tienen su base en este lugar luego de la masacre de las siete personas el 10 de diciembre del 2022, no quisieron acudir al sitio donde se registraba el enfrentamiento este sábado en el punto conocido como Las Golondrinas.

“La gente tiene mucho miedo porque a pesar de la presencia del Ejército sigue la violencia en la Sierra”, expresó.

La violencia en esta parte de Guerrero, en donde colinda la Costa Grande y Tierra Caliente, se agudizó a partir del pasado 28 de enero cuando un grupo de policías estatales realizó una operación en la comunidad de El Parotal, municipio de Petatlán.

Según la versión de los habitantes de El Parotal, el enfrentamiento a balazos que tuvieron los agentes fue porque en este grupo tres individuos se negaron a identificarse, los que murieron en la confrontación, junto con un comandante de la corporación y un policía raso.

En videos que los pobladores montaron en las redes sociales, los policías estatales admitieron que los tres individuos que iban en la operación pertenecían a las filas de la FM.

Informes oficiales aseguran que en los municipios de la Costa Grande operan cuatro grupos del crimen organizado que tienen conexión con los poderes económicos y políticos de esta zona.

Estas organizaciones criminales que reconoce el gobierno son Los Granados, Sangre Nueva, Cártel Jalisco Nueva Generación y Los Viagras.

Estos cuatro grupos del crimen organizado tienen una disputa con la Familia Michoacana que desde hace más de una década opera en los nueve municipios de Tierra Caliente.

 

 

Salir de la versión móvil