Cocodrilo muerde a una familia, entre ellos un niño, en playa de Zihuatanejo

Texto: Jesús Guerrero

Martes 16 de abril del 2024

Chilpancingo, Gro.

 

Un niño, su madre y su padre resultaron heridos al ser atacados por un cocodrilo en Playa Linda, comunidad de Barrio Viejo, municipio de Zihuatanejo, informó la Secretaría de Gestión Integral de Riesgo y Protección Civil.

De acuerdo con la versión de esta secretaría, la tarde de este lunes, un niño de once años estaba nadando, cuando de pronto fue alcanzado por el reptil. Su madre y su padre, lo auxiliaron, pero también fueron mordidos.

Foto: Captura de pantalla

Después de que se recibió el reporte, personal de protección civil se trasladó a la playa, y la gente les informó que los tres integrantes de la familia fueron trasladados en una camioneta particular Jeep Grand Cherokee color negra con placas de circulación del estado de Michoacán.

El niño y sus padres fueron internados en el Hospital de la Marina.

De acuerdo al parte médico, el niño Fernando Vega Hernández fue herido en la oreja y en las extremidades superiores e inferiores.

Blanca Estela Vega Sánchez, de 58 años, madre del niño, recibió una mordedura en el brazo, mientras Frank Vega Sánchez, de 50 años, resultó herido en una pierna.

Después de que fueron atendidos de emergencia en el hospital de la Marina, los tres integrantes de la familia fueron trasladados en una ambulancia de Protección Civil a una clínica del IMSS en Zihuatanejo.

El niño y sus padres son vecinos de la comunidad de Barrio Viejo.

Durante el mes de diciembre de 2023, un cocodrilo atacó a una pareja de turistas extranjeros cuando nadaban en Playa Quieta, en Zihuatanejo. A consecuencia de la herida que sufrió por parte del reptil, Joseph Bynens, de origen belga, murió.

Las autoridades estatales cerraron durante varios días Playa Quieta, además de que elementos de la Marina y personal de Protección Civil fueron en busca del cocodrilo.

Observación de aves en Chilpancingo, actividad que contribuye a su protección 

Texto: Alberto Ramírez

Foto: Cortesía de Marisol Castro 

Martes 16 de abril del 2024

Chilpancingo 

 

La actividad que realiza el grupo de observadores de aves en Chilpancingo consiste en salir a observar las aves y talleres relacionados con la naturaleza con el propósito de registrar y de contar a las aves en las localidades o áreas que se visiten.

Marisol Castro Torreblanca, bióloga egresada de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro), es una de las coordinadoras de esta actividad.

La bióloga comentó que salen a realizar caminatas por las mañanas o en las tardes para observar y hacer el registro de aves.

Grupo de observadores de aves en el Jardín Botánico de la Uagro, el sábado 09 de marzo del 2024. Foto: Marisol Castro Torreblanca

En estas caminatas se comparte la información de las aves observadas de qué colores son, nombre común y científico, entre otros datos.

Toda esta observación se hace con binoculares que ellos mismos les prestan a los asistentes.

Los participantes identifican las aves a través de guías que también les prestan los coordinadores con la finalidad de que aprendan y realicen correctamente el registro.

Colibrí Opaco (Phaeoptila sordida) en el Jardín Botánico de la Uagro. Foto. Marisol Castro Torreblanca

En ocasiones hacen talleres a la par de las observaciones, donde les enseñan a los participantes a utilizar estas guías y aplicaciones digitales que sirven para la identificación de las aves ya sea en el recorrido, en sus perspectivas casas o en alguna área verde.

Esta actividad es una iniciativa a nivel internacional de la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio).

Esta institución tiene un programa llamado Programa de Aves Urbanas (PAU), que funciona en México y en otros países de América Latina.

Primavera (Turdus rufopalliatus) en el Jardín Botánico de la Uagro. Foto: Marisol Castro Torreblanca

El Programa de Aves Urbanas (PAU) promueve la observación, el conocimiento, el cuidado y la protección de las aves y de su entorno, también promueve que cualquier persona pueda ser partícipe de algo que se llama ciencia ciudadana.

La biologa explicó que la ciencia ciudadana tiene como propósito que la ciudadanía conozca a las aves, que sepan cómo se llaman, dónde están, por dónde se mueven y ellos con sus observaciones contribuyan a hacer ciencia participativa.

Al finalizar los recorridos y el conteo de las aves, los encargados suben ese registro a una plataforma que se llama eBird.

En esta plataforma se puede registrar cualquier persona con su correo electrónico y hacer ahí el registro de aves que ven para que los investigadores a nivel mundial sepan cómo se mueven las aves, dónde están, cuándo llegan, de qué se alimentan, entre otros datos.

Estos registros permiten que se haga ciencia ciudadana y a la vez para conocer a las aves que nos rodean y conviven con nosotros en el entorno y que muchas veces pasan inadvertidas.

Las actividades de observación se realizan dos veces por mes, cada dos semanas, regularmente se realizan los días sábados o domingos.

Para conocer las fechas exactas se tiene que estar al pendiente de la convocatoria en la cuenta oficial de Facebook Observadores de aves de Chilpancingo.

En la ciudad de Chilpancingo se inició con esta actividad desde el año 2022. En otras ciudades como Tlapa, Acapulco, Zihuatanejo y San Gerónimo también las realizan, pero se adaptan de acuerdo con el contexto.

Luisito Común (Myiozetetes similis). Foto: Marisol Castro Torreblanca

Los que coordinan las actividades en Chilpancingo son el maestro Epifanio Blancas, del Instituto de Investigación Científica y la bióloga Marisol Castro Torreblanca, quien además también tiene estudios de posgrado en ciencias biológicas en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Existen actividades que se realizan en fechas específicas, hay un calendario a nivel global en las que se marcan días concretos.

Las fechas más próximas son del 22 al 26 de abril que se realiza el conteo naturalista, se realiza la caminata y registran todos los organismos, plantas, insectos y mamíferos, entre otros.

Como estas fechas hay muchas más en las que se puede participar, para eso es importante estar al pendiente de las redes sociales para enterarse.

El número de participantes puede ir desde 1 a 30 personas; es conveniente que los grupos sean un poco reducidos para una mejor experiencia y atención porque además los binoculares son pocos.

El uso de binoculares es muy importante porque con ellos se puede ver a las aves a detalle y al no contar con esta herramienta los participantes que no logren observar correctamente puede perder el interés en la actividad.

Castro Torreblanca dijo que cuando los grupos son de muchas personas es un poco más difícil la observación de aves porque hay mucho ruido y las aves se dispersan.

En la actividad pueden participar todas las personas, desde niños hasta adultos mayores, pero es importante considerar que se trata de caminar y a veces resulta un poco pesado para algunos.

Momoto Corona Canela (Momotus mexicanas). Foto: Marisol Castro Torreblanca

El único requisito que se necesita es que tengan interés por aprender acerca de la biodiversidad, gusto por caminar y entusiasmo, no se necesita tener experiencia, esa se adquiere ahí en las actividades.

Los recorridos son gratuitos, a los participantes se les presta binoculares y las guías para identificar a las aves.

En ocasiones puede haber cuotas de recuperación simbólica, pero solo cuando se invita a personas que vayan a dar algún taller de dibujo, alebrijes u otro que se relacione con la naturaleza.

Las observaciones de aves se realizan principalmente en el jardín botánico de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro), en las instalaciones de la Escuela Superior de Ciencias Naturales, pero también en las colonias Emperador Cuahutemoc, Rosario Ibarra, la colonia México y en cualquier otra área verde con un permiso .

Grupo de observadores de aves en la Facultad de Ciencias Naturales UAGro, Ex-Rancho Shalako, Petaquillas, el 15 de Marzo del 2024. Foto: Marisol Castro Torreblanca

Los organizadores tratan de hacer estas actividades en espacios seguros para los participantes debido a la inseguridad que se vive.

También reciben invitaciones de parte de los ciudadanos que quieran ques e visite a su comunidad o alguna área verde de alguna colonia.

Tejones, los mamíferos de Guerrero encargados de distribuir semillas 

Texto: Alberto Ramírez 

Foto: Bio-explora Guerrero/E.A.T.A

Martes 16 de abril del 2024

Chilpancingo 

 

Los tejones son los mamíferos medianos más abundantes de los bosques y selvas guerrerenses, con una función importante en el ecosistema donde habitan.

Son animales de tamaño medio, cuerpo largo y esbelto; puede medir hasta 120 centímetros, incluida su cola qué, prácticamente, corresponde a la mitad de su medida. Su hocico es muy alargado y puntiagudo, cabeza delgada, ojos pequeños, orejas cortas redondeadas, tienen extremidades cortas con uñas fuertes en los pies.

Foto: Bio-explora Guerrero/E.A.T.A

De acuerdo con el biólogo Enrique Vázquez Arroyo, fundador y miembro activo de Bio-explora Guerrero, la función que cumple esta especie en el ecosistema es muy importante pues dispersan semillas de diferentes especies de flora por todo el monte.

Además ayudan a mantener el equilibrio de las poblaciones de algunos bichos que podrían considerarse una plaga.

Son conocidos comúnmente como tejones, coatíes, pizote, entre otros nombres, depende de la zona de distribución es el nombre que reciben, su nombre científico es Nasua narica.

La alimentación de esta especie es omnívora; consume principalmente frutas e insectos, en menor cantidad vertebrados pequeños, ellos, a su vez, forman parte de la alimentación de animales grandes.

Foto: Bio-explora Guerrero/E.A.T.A

“Los coatíes se pueden llegar a avistar en manadas hasta de 20 individuos, conformadas por hembras juveniles que aprenden a identificar los sitios de alimentación, hidratación y refugio”, explicó el biólogo.

Los machos adultos solo se acercan en temporada de apareamientos, en otro momento no se les permite acercarse.

Regularmente los machos andan solos y son conocidos como tejones solitarios, mucha gente cree que son una especie diferente, pero no es así.

El problema de la pérdida, la fragmentación de su hábitat y la cacería ilegal son el resultado de la poca distribución en algunas zonas.

Por ser una animal que tiene una distribución desde Estados Unidos hasta Uruguay no se clasifica en alguna categoría de riesgo.

“En México está reportado en todos los estados de la República, excepto en la Península de Baja California, Norte y Sur”.

Foto: Bio-explora Guerrero/E.A.T.A

Vázquez Arroyo también dijo que en Guerrero se distribuye en todo el estado o por lo menos en la mayoría de los municipios.

En un reciente monitoreo, el biólogo publicó en el grupo de difusión de Facebook, Bio-explora Guerrero, un video donde se aprecia una familia de estos mamíferos en busca de alimento.

El video fue grabado en el municipio de Cocula, sobre el borde del Río Balsas.

Estos vídeos de monitoreo sirven para conocer la biodiversidad de un sitio en específico.

En las imágenes se observa a los animales en una minuciosa búsqueda de su alimento en el suelo.

Vázquez Arroyo explicó que estos monitores de la biodiversidad tienen una importancia muy grande porque permite conocer qué especies existen en determinados sitios.

Además, los monitores ayudan a conocer la población aproximada, conocer los hábitos e identificar si alguna especie está dentro de alguna categoría de riesgo, también conocer las posibles amenazas y las oportunidades de conservación.

 

 

Palo prieto, el árbol de flores blancas y corteza negra endémico de México

Este árbol florece de forma abundante en febrero y marzo; tienes unos días para disfrutarlo


Texto: Alberto Ramírez 

Foto: Enrique Vázquez Arroyo 

26 de marzo del 2024 

Chilpancingo 

 

El palo prieto es una especie endémica de México, se distribuye en regiones de Guerrero, Jalisco, Colima, Michoacán, Estado de México, Morelos y Puebla.

Este árbol crece de dos a cuatro metros de altura, sus hojas son alargadas y ásperas por uno de sus lados, sus flores son pequeñas color blancas con forma de embudo y el conjunto de ellas forman una flor grande a simple vista, su corteza es negra, de ahí uno de sus nombres comunes.

Árbol de palo prieto en Cocula, cuenca del Río Balsas. Foto: Enrique Vázquez Arroyo

Enrique Vázquez Arroyo, biólogo egresado de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro) dijo que este árbol es apto para las reforestaciones debido a su capacidad de vivir con poca agua y por ser tolerante a la sequía.

Su nombre científico es Cordia morelosana, sin embargo, tiene diferentes nombres comunes de acuerdo con su zona de distribución, en algunos lugares lo conocen como palo prieto, anacahuitle, árbol del muerto, encinillo, entre otros.

Se distribuye en la selva baja caducifolia, tipo de ecosistema en el que los árboles pierden sus hojas durante la época seca. La distribución en el estado de Guerrero, en gran medida, es en la región Norte.

Su floración es de un periodo muy corto, va desde el mes de febrero a marzo, pero cuando lo hacen cubren casi toda la copa del árbol con sus coloridas flores.

De acuerdo con documentos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en algunos lugares le dan un uso medicinal, utilizan las hojas, flores y cáscaras para aliviar la tos, asma, fiebre, tratamiento de la diarrea, inflamación de los riñones y más, sin embargo, no hay información experimental que comprueba que realmente sea efectivo, solo lo usan de forma empírica.

El uso más común de este árbol es el ornamental por la belleza de sus flores, regularmente los cultivan en plazas y jardines para sombra y por su hermoso aspecto.

Por su capacidad de ser trasplantado, de acuerdo con comentarios de Facebook, en el programa de gobierno Sembrando Vida lo producen para las reforestaciones.

También en algunas regiones usan la madera de este árbol para tornería y carpintería, para construcciones, para hacer yugos y mangos de herramientas y en varias comunidades lo usan para leña.

Por ser una planta que se puede producir en viveros, hasta ahora no se clasifica en ninguna categoría de riesgo ni en peligro de extinción.

En redes sociales hay un debate entre la comunidad guerrerense y vecinos de otros estados quienes dicen que el árbol de palo prieto es el mismo que el de cazahuate.

Muchas de las personas los confunden porque ambos árboles tienen flores blancas, sin embargo, el tallo es diferente, además de que el periodo de floración tampoco es el mismo.

Clavellina, el árbol con propiedades curativas que está por desaparecer en Chilpancingo

Texto y foto: Alberto Ramírez Santos
6 de febrero del 2024
Chilpancingo

Clavellina, cabello de ángel o la escobetilla es un árbol nativo de México y de países de Centroamérica, pero en Chilpancingo, donde hace años había varios, ahora existen muy pocos.

Las flores de este árbol son como pequeños cepillos de color rosa, blanco o rojo. Florecen en las ramas desnudas.

El ingeniero forestal Gabriel Pintor Alcaraz indicó que el uso que dan los habitantes de las comunidades a la Clavellina es diverso, dependiendo de la parte que necesiten, algunos lo ocupan como medicina, otros como adorno.

Las flores son utilizadas para controlar el asma, la bronquitis y la tos, también para tratar las úlceras, la gastritis y los riñones dañados; para controlar los niveles de azúcar en la sangre utilizan la corteza y la raíz.

En algunos lugares, el árbol lo utilizan para quemarlo como leña en fogones o chimeneas, otras personas lo usan para hacer artesanías con su madera.

Por la belleza de las flores, algunas culturas la utilizan como planta ornamental para adornar sus casas y las iglesias.

Los árboles de clavellinas de Chilpancingo empiezan a florecer en estos días. Foto: Alberto Ramírez Santos

Pintor Alcaraz comentó que no hay un estudio científico que avale que el árbol de clavellina sirva como medicina, sin embargo, las personas que lo utilizan para este propósito de manera empírica, aseguran que sí funciona.

La clavellina también es conocida comúnmente como cabello de ángel, clavellina, escobetilla, entre otros nombres, esto depende del lugar donde crezca.

Su nombre científico es Pseudobombax ellipticum (Kunth) Dugand.

La planta se reproduce de manera sexual, es decir, por medio de las semillas y también de forma asexual; por estacas (palo verde sin raíces).

Pintor Alcaraz, egresado de la División de Ciencias Forestales de la Universidad Autónoma de Chapingo, mencionó que este árbol es una especie dominante pues su diámetro llega a medir hasta dos metros y puede alcanzar de siete a nueve metros de altura.

El ingeniero explicó que, como todas las plantas, al cortarla influye de manera negativa en el ecosistema porque el bosque pierde su estructura original y queda solo la vegetación secundaria y tarda mucho para recuperarse.

“Es importante no extraerla porque es un árbol en el que viven pequeñas especies de animales, sobre todo, algunas aves cómo el pájaro carpintero, algunos mamíferos, iguanas, lagartijas, serpientes, insectos, entre otros animales”.

En el estado de Guerrero crecen principalmente en las regiones de Tierra Caliente, Norte y en algunas partes de Acapulco. En menor medida, crecen también en las costas de la entidad.

Pintor Alcaraz dijo que personalmente ha visto que en la zona Norte del estado de Guerrero es donde más se venden partes de este árbol en los mercados.

En la ciudad de Chilpancingo, específicamente, hace algunos años había muchos árboles de clavellinas, sin embargo, por la urbanización, muchos de ellos fueron talados para construir en ese espacio, casas, calles o algún edificio.

“Cuando era pequeña jugamos con las flores dándoles vueltas, como si fueran faldas de muñequitas, antes había muchos árboles, ahora he visto como cuatro nada más porque los cortaron para construir”, contó con una expresión de nostalgia en su rostro Silvia Martínez, vecina de la colonia San Antonio.

En la ciudad capital solo se visualizan alrededor de 5 a 10 árboles de clavellinas en diferentes puntos, todos los demás fueron talados desde hace tiempo.

Los árboles de clavellinas de Chilpancingo empiezan a florecer en estos días. Foto: Alberto Ramírez Santos

Que en la actualidad haya muy pocos de esos árboles en la ciudad, de acuerdo con el ingeniero forestal, significa que hubo una fragmentación de hábitat con la urbanización, la misma población saqueó esta especie y por ende se fue perdiendo poco a poco.

El tipo de suelo en el que crece, por lo general, son zonas rocosas, principalmente en los bosques tropicales caducifolios, es decir, en bosques con clima cálido dónde dominan las especies de árboles que pierden sus hojas en la época seca del año.

La floración de la clavellina es común verla desde febrero hasta marzo, hay quienes dicen que anuncia la llegada de la primavera.

Su fruto se observa de abril a junio.

El árbol se llena de hojas en la temporada de lluvias.

El ingeniero forestal mencionó que hasta el momento este árbol no se clasifica en ninguna categoría de riesgo, de acuerdo con las normas que rigen el cuidado de la flora del país.

Considera que las autoridades correspondientes no hacen mucho y no le da la importancia necesaria a esta especie.

“Las autoridades actúan ya que las especies casi no tienen existencia en el ecosistema“, lamentó.

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) solo actúa cuando las especies se clasifican en algún tipo de riesgo o en peligro de extinción.

El listado de especies en estas categorías se actualiza cada cinco años y la clavellina no la han estudiado a fondo para ingresarla a esta lista.

El ingeniero forestal recomendó a las personas que hacen uso de este árbol para fines comerciales o uso propio, que no extraigan en su totalidad las flores ni las semillas, que dejen algunas para que cumplan su ciclo de reproducción y así no extinguir esta especie o ponerla en algún riesgo.

Sugirió que si se trata de extraer corteza que solo le quiten una pequeña parte y no por todo el diámetro del árbol ya que por esa acción los nutrientes ya no llegan a las demás extremidades como son las ramas, por lo tanto, no se efectúa el proceso de fotosíntesis.

Los árboles de clavellinas de Chilpancingo empiezan a florecer en estos días. Foto: Alberto Ramírez Santos

No cortar las raíces también fue una de las sugerencias del ingeniero, pues de ellas también depende el que los nutrientes lleguen a toda la anatomía del árbol.

También sugirió a la población que en la medida de lo posible planten estos árboles, pues por reproducirse de forma sexual y asexual hay más posibilidades de que crezcan y no sea una especie candidata a extinguirse o a estar en riesgo.

Frías Organista: una vida de arte dentro del Zoochilpan

Texto: Alberto Ramírez Santos 

Chilpancingo

24 de enero del 2024 

Marcial Frías Organista, de 64 años, es un pintor que desde hace 28 años está al frente del taller de pintura que se ubica en el interior del Zoológico de Chilpancingo Zoochilpan.

Los conocimientos acerca del dibujo y la pintura que ahora tiene los ha adquirido de forma empírica a lo largo del tiempo y con mucho esfuerzo.

“Lo que hago, la gente le llama arte, yo solo me distraigo haciéndolo”, expresó el pintor mientras trazaba con su lápiz un dibujo animado de un pez en una cartulina reciclada.

Marcial Frías Organista realiza un dibujo a mano en una cartulina, el 19 de enero del 2024. Foto: Andrea Mendoza

Muchos jóvenes recuerdan a Marcial con cariño porque más de una vez asistieron a su taller de pintura al visitar el zoológico con sus familiares y les dio algún consejo.

“A este señor lo recuerdo desde que tenía como seis años, desde que tengo memoria él está aquí dibujando para los niños”, comentó Michelle García, una joven que mientras pasaba por el taller admiraba lo que el artista hacía.

Este emprendimiento lo inició con cinco personas más, pero al paso de unos meses sus compañeros se desesperaron por no ver grandes resultados y decidieron irse.

“Ellos esperaban que al mes o a los dos meses iban a tener grandes ganancias, pero no es así, hay que trabajar duro para lograr las cosas, tener paciencia y fe en uno mismo”.

Frías Organista tenía claro sus objetivos y sabía que era un proyecto a largo plazo, así que decidió continuar él solo. Comentó que no es nada fácil el camino porque la sociedad y el gobierno no le apuestan al ámbito cultural.

Para tener en funcionamiento su taller dentro de las instalaciones del zoológico, tiene que pagar una renta mensual de 720 pesos.

Talle de dibujo del pintor Marcial Frías en el interior del Zoochilpan, el 19 de enero del 2024. Foto: Alberto Ramírez

El pintor externó su preocupación, pues dice que cada vez hay menos personas interesadas en la cultura y prefieren estar sumergidos en cosas banales con la tecnología .

Cuando inició, realizaba dibujos a mano. Trazaba animales que vivían en el zoológico, pero tuvo que cambiarlos por personajes de televisión, que ahora son los que más les llama la atención a los participantes del taller.

En la actualidad utiliza la técnica de serigrafía, eso le ayuda a que su trabajo sea más rápido porque hay ocasiones en las que asiste mucha gente al taller, esto sucede con frecuencia los fines de semana, pues son días en los que la mayoría de la gente tiene tiempo libre.

Tuvo la posibilidad de trabajar con dibujos impresos, pero esto conllevaba un gasto extra porque le costaban caros y a veces no le resultaban sus cuentas por lo que prefirió continuar con la serigrafía.

Cuando hay poca gente en su establecimiento y tiene tiempo libre, el pintor también realiza dibujos a mano en la parte de atrás de las cartulinas que dejan los participantes, opta por reciclar y de esa manera cuidar el medio ambiente.

Si alguien le encarga algún dibujo y le dicen en qué tipo de material lo quiere, les comenta que solo trabaja con material reciclado de su taller, si el cliente no acepta esa única condición, prefiere no hacer ese trabajo, seguir su forma de trabajar y serle fiel a sus ideales.

Al conversar con los niños que participan en el taller, trata de motivarlos y les dice que no es necesario tener materiales caros, el arte lo pueden hacer en cartulinas o cualquier otro material reciclado.

Los dibujos que realiza a mano también le ayudan a su economía, sin embargo, la mayor fuente de ingreso es el funcionamiento de su taller, por lo que depende totalmente de que las niñas, niños, jóvenes y adultos pinten algunos de sus dibujos.

Los precios de los dibujos que hace para vender fuera de su taller o encargos que le hacen, varían de acuerdo con el tamaño o dificultad de esta o también de los marcos que se le ponga.

Sus trabajos cuestan desde 300 a 1,000 pesos, todo va a depender del material y técnica que use, pero siempre trata de darlos a un precio accesible.

A lo largo del tiempo enfrentó diversos obstáculos, pero el más fuerte fue la pandemia por el COVID-19 porque al estar todos en cuarentena su taller dejó de funcionar.

La falta de participantes al taller es evidente. Hace años Frías Organista compraba cartulinas por millares, ahora es mucho menos lo que tiene que adquirir por la falta de demanda de los dibujos en el taller.

Talle de dibujo en el Zoochilpan casi vacío el 19 de enero del 2024. Foto: Alberto Ramírez

“Recuerdo que hace algunos años tenía tres trabajadores conmigo porque no me daba abasto, pero ahora solo soy yo y a veces viene un muchacho de vez en cuando a ayudar porque ya es poca la gente”, relató Marcial.

El pintor comentó que tuvo varias oportunidades de laborar dentro de algunas instituciones, pero siempre rechazó esas propuestas porque le pedían hacer cambios a su forma de trabajar y no quiso cambiar su forma de trabajar y de pensar.

De acuerdo con Frías Organista, el gobierno no da dinero para actividades culturales, mencionó como ejemplo al recién anunciado cierre del centro cultural El Zanate Azul y otro centro cultural de Acapulco que se llamaba La Quebrada.

“El gobierno solo quiere que los centros de cultura quebremos y utilizar el establecimiento para sus militares, nosotros tenemos ideas pero no las toman en cuenta”, lamentó.

Su taller ha marchado sobre ruedas, pero el artista comentó que ya se cansa rápido y que son muchas las personas que le proponen que les venda su negocio, pero no quiere venderlo a cualquier persona y tampoco puede heredarlo a su único hijo porque apenas es un niño.

Comentó que cuando llegue el momento, incluso es capaz de regalar su negocio siempre y cuando la persona que lo vaya a recibir esté realmente comprometida con el arte y no solo lo vea como negocio, porque es muy importante para él.

Cómo labor altruista fue al Centro Federal de Readaptación Social de Chilpancingo (Cereso) a realizar talleres de pintura y serigrafía para que las personas presas aprendieran a realizar alguna actividad cultural.

Recuerda que fue en varias ocasiones, pero llegó la actual administración y ya no le permitieron seguir con esa actividad.

Iguanas en Guerrero: cuando una comida típica es una especie endémica vulnerable

Texto: Alberto Ramírez Santos
Chilpancingo
23 de enero del 2024

 

En el territorio mexicano, hasta el momento, se tiene registro de 20 especies de iguanas. En la entidad hay tres de ellas, las cuales, están en alguna categoría de vulnerabilidad.

Las tres especies de iguanas que hay en Guerrero son la verde (Iguana iguana), la negra o garrobo (Ctenosaura pectinata) y una conocida como nopilchi (Ctenosaura clarki), indicó el biólogo Eduardo Yesua Barrera Nava, egresado de la Facultad de Ciencias Químicas Biológicas de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro).

La iguana nopilchi es la menos común y la más pequeña, rara vez se le puede observar en el territorio guerrerense.

Barrera Nava explicó que las iguanas son corpulentas y tienen escamas en formas de crestas que empiezan en la cabeza y se distribuyen a lo largo del dorso, son de hocico alargado y algo que las caracteriza es que son muy buenas trepadoras y nadadoras.

Cuando son jóvenes, las tres especies tienen un color verde por lo que es más complicado identificarlas.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) clasifica a la iguana verde en la categoría de protección especial (Pr), y al garrobo y el nopilchi como especies amenazadas (A).

Barrera Nava, quien tiene una maestría en el Centro de Investigaciones Biológicas del Instituto de Ciencias Básicas e Ingenierías de la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo (UAEH), explicó que la razón por la que el nopilchi figura en esta categoría es porque es más propenso a desaparecer, debido a que su especie está restringida al estado de Guerrero y Michoacán.

Iguana nopilchi reposa sobre el tronco de un árbol en Aratichanguio municipio de Zirándaro, el 6 de mayo del 2015. Foto: Jean Cristian Blancas Hernández

Por otro lado, el garrobo tiene presencia en varios estados de la República Mexicana, por lo tanto, hay más ejemplares de su especie comparado con el nopilchi.

La iguana verde tiene protección especial porque además de tener presencia en el territorio mexicano, también habita en otros países.

El riesgo de extinción de estas especies no se delimita a su distribución territorial; existen diversos factores que contribuyen a que estos réptiles desaparezcan: la destrucción de su hábitat, el comercio y la caza ilegal.

“Como pasa con cualquier otra especie, la cacería desmedida tendrá un impacto notable en el ecosistema. Va a provocar la disminución de poblaciones y como consecuencia la desaparición de un herbívoro importante para el control de muchas especies vegetales”.

Las iguanas no son selectivas para escoger un hábitat, por lo que se les puede encontrar en selvas bajas y medias, matorrales y bosques secos.

También pueden habitar en lugares que son destinados a la agricultura y ganadería que conservan árboles o algunos sitios donde puedan anidar o refugiarse.

En general habitan en alturas menores a los 1,700 metros sobre el nivel del mar.

Iguanas negras descansan sobre rocas en la comunidad de Carrizal Cinta Larga, el 14 de octubre del 2019. Foto: Eduardo Yesua

Cuando la especie en riesgo es un platillo típico o medicina

En las comunidades rurales guerrerenses es más común que utilicen a las iguanas para su consumo. Por su mayor existencia, son las iguanas verdes y los garrobos las que más extraen de sus hábitats para este propósito.

No existe un registro certero, pero se cree que el mayor consumo de estas especies se da en la Costa Chica, Costa Grande y Acapulco, por lo tanto, es en estas regiones donde son más cazados estos animales.

Las tres especies que habitan en la entidad son utilizadas para realizar diferentes platillos con su carne.

Dependiendo de la zona es como preparan este platillo, algunos hacen caldo, otros mole verde o rojo, entre otras formas.

“Exquisito platillo, de lo más rico que he probado”, se lee en una publicación en Facebook de una fotografía de un platillo de iguana preparada en mole rojo.

Iguana negra preparada en caldo en la Costa Chica de Guerrero, el 23 de diciembre del 2023. Foto: Redes

A pesar de que a muchas personas les agrada este platillo, otras prefieren no consumirlo porque no les parece correcto.

“No la como ni porque me la regalen, no estoy de acuerdo que las maten para el consumo”, se lee en otro comentario de la misma publicación de Facebook.

En algunas comunidades las personas utilizan la sangre para remedio. Tienen la creencia que contiene vitaminas y ayudan a combatir ciertas enfermedades. No existe un estudio científico que lo pruebe.

En ocasiones mezclan la sangre con refresco o con algún tipo de jugo, otras veces la toman sin ningún otro líquido y lo hacen luego de sacrificar al animal.

“Yo estuve tomando la pura sangre, un señor que pasó vendiendo muebles me la recomendó que según para que se me quitara la diabetes”, contó la señora Miteria Abarca de la comunidad de Los Tepetates, municipio de Ayutla de los Libres, mientras sonreía un poco incrédula y con una expresión de pena.

Barrera Nava explicó que estas acciones conllevan un riesgo de salud para la persona que consume la sangre, al ser un organismo silvestre, está en contacto directo con muchas enfermedades del medio natural y puede existir la probabilidad de contagio a través de bacterias o parásitos.

Cuidados y acciones de las autoridades correspondientes

No existe una ley exclusiva para el cuidado de las especies de iguanas. La Ley General de Vida Silvestre y normas oficiales mexicanas protegen la especie, igual que lo hacen con más fauna endémica, amenazada y protegida.

Hay organismos facultados para atender las denuncias que se realizan sobre el uso y comercio de estas especies, tales como la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semaren).

También hay organismos internacionales que se encargan de estos animales, como la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (CITES).

Huevos de iguana recién extraídos en la Costa Grande de Guerrero, el 11 de noviembre del 2023. Foto: Redes

Barrera Nava considera que frenar la cacería de iguanas es una situación compleja, porque las autoridades deberían de estar en vigilancia constante y permanente en los sitios donde se distribuyen estas especies y en todas las zonas donde habitan.

El biólogo recomienda a las autoridades crear estrategias para detener la cacería y consumo ilegal.

Gran parte del problema no solo recae en las autoridades competentes, también en las personas que consumen o comercializan estos animales. La ignorancia o falta de información de la gente acerca de las consecuencias graves de la caza excesiva contribuyen a la desaparición de las especies.

Acciones y propuestas

Para Barrera Nava, la educación ambiental es clave para concientizar tanto a la población que consume a las iguanas como a las personas que las cazan, pues si no hay demanda no existe la oferta.

La falta de recursos económicos destinados para el sector ambiental también complica mucho la situación, debería destinarse recursos para reeducar a la población para que tengan una perspectiva diferente a favor de la flora y fauna.

Son muy necesarias las campañas y pláticas para la concientización sobre la caza ilegal de iguanas y de muchas otras especies de animales y plantas.

Para las personas que comercializan iguanas y su economía depende de eso existen formas legales de hacerlo, pero por falta de información mucha gente no lo hace o creen que es muy complicado o imposible.

Guardia Nacional rescata varios ejemplares de iguanas en Oaxaca, el 21 de agosto del 2021. Foto: Sitio oficial de Facebook oficial de la Guardia Nacional.

Los Predios e Instalaciones que Manejan Vida Silvestre (PIMVS) son criaderos intensivos que manipulan la vida silvestre con la finalidad de que haya una reproducción controlada de especies con fines reproductivos para comercializar, en este caso para las iguanas.

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) es la encargada de autorizar los criaderos.

Además de realizar las cosas conforme a la ley, cuando se realice una venta, se tendrá la certeza de que se vende o compra un animal sano e incluso, si se tiene un producto de excelencia, se puede vender a un mejor precio.

La Chara de Omiltemi, la especie endémica de Guerrero en peligro de extinción

La venden en el mercado ilegal para que las personas las tengan en casa como mascotas


Texto: Alberto Ramírez Santos

Foto: Enrique Vázquez Arroyo

Chilpancingo

16 de enero del 2024

 

La Chara Garganta Blanca o Chara de Omiltemi es un ave pequeña color azul opaco, cabeza negra, con una línea blanca que recorre su frente, una especie que de acuerdo con la Norma Oficial Mexicana (NOM-059) de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) está catalogada en peligro de extinción.

Enrique Vázquez Arroyo, biólogo especializado en fauna silvestre, egresado de la Unidad Académica de Ciencias Químicos Biológicas de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro) e integrante de Bio-explora Guerrero, explicó que esta especie se localizó por primera vez en 1903 en los bosques vírgenes de Omiltemi, en el municipio de Chilpancingo, por eso también se le conoce como La Chara de Omiltemi.

Con el paso del tiempo y con las investigaciones hay avistamientos y registros en los municipios de La Unión, Zihuatanejo, Tecpan y Atoyac, de la región Costa Grande; Leonardo Bravo, San Miguel Totolapan y Coyuca de Catalán, de la región Tierra Caliente del estado de Guerrero. También hay avistamientos del ave en algunos municipios de Oaxaca.

Su nombre científico es Cyanolyca mirabilis. Pertenece a la familia Corvidae, que son aves de tamaño mediano con picos fuertes y patas robustas. Regularmente se mueven en grupos pequeños, al ras del suelo, entre los arbustos o encima de los árboles para recolectar sus alimentos. Su dieta es omnívora; se alimenta de insectos y de semillas. Habitan en zonas boscosas, en bosques nublados, bosques de pino y bosques de encinos.

Hasta el momento no se tiene registro de que sean cazadas para usarlas como alimento, de lo que sí hay registro es de su venta ilegal para tenerlas cautivas en casas.

En México, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) tiene a La Chara de Omiltemi catalogada en peligro de extinción, pero la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN) la considera una especie en vulnerabilidad.

Se ubica dentro de estas categorías porque existe una gran pérdida y fragmentación de su hábitat por los incendios forestales y por el tráfico ilegal para su venta como mascotas.

Estas aves tienen un rol ecológico muy importante en el ecosistema, pues dispersan las semillas de las frutas que consumen, además de comer insectos que se consideran plagas para algunas plantas.

Es una especie bioindicadora, es decir, cuando no existe presencia en su hábitat indica deterioro de la naturaleza.

De acuerdo con Vázquez Arroyo, las autoridades no actúan conforme a lo que les corresponde, pues cada día bajan de Omiltemi camiones con troncos de árboles talados clandestinamente, sin que hagan algo al respecto para frenar este problema. La tala de estos árboles perjudica en gran manera el hábitat de Las Charas Garganta Blanca.

Chara garganta blanca en bosques de Omiltemi reposa sobre un árbol a lado de una bromelia, el 8 septiembre del 2019. Fotografía: Enrique Vázquez Arroyo

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), la Procuraduría de Protección Ambiental del Estado de Guerrero (Propaeg), la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semaren), esta última del gobierno de Guerrero, en teoría, son las encargadas de frenar las actividades ilícitas, pero no hacen nada para evitarlo.

El tráfico y venta ilegal en mercados y tianguis de esta y muchas otras especies en peligro de extinción o en situación de vulnerabilidad también es evidente y, de la misma manera, las autoridades no atienden este problema.

Vázquez Arroyo comentó que realizaron denuncias públicas en muchas ocasiones y que incluso llamaron a la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), sin recibir atención.

La comercialización ilegal de Las Charas de Omiltemi, de otras especies de animales y de plantas en situación de vulnerabilidad, regularmente se realiza con mayor fuerza los fines de semana y por consecuencia las denuncias no son atendidas porque las dependencias no trabajan en estos días.

«Aunque existen varias leyes que deberían proteger a los animales y plantas, realmente no se cumplen», denunció el biólogo.

Hay leyes que solo existen, pero no se aplican, como la ley 491 de bienestar animal. “Muchas veces solo se enfocan en proteger a los animales domésticos como gatos, perros, entre otros, pero a la fauna silvestre la dejan en segundo plano, aunque esta ley habla de todos los animales, sin excepción”.

Para Vázquez Arroyo es muy importante crear campañas de educación ambiental. “La educación es la base de una mejor convivencia con la flora y la fauna”.

Estas campañas de concientización deben de existir en las regiones con más biodiversidad, pero también para las personas que hacen la compra de estos animales, para que puedan dimensionar el daño que les hacen y que se den cuenta de que son partícipes de la extinción de animales y plantas.

Además de las campañas también es importante realizar caminatas o actividades en el campo dónde haya estas aves y plantas para explicar su importancia y su función en el ecosistema.

También se deben de implementar estrategias para que la población genere recursos de otras maneras y no talar árboles y destruir hábitats de animales y plantas.

Se deberían de implementar grupos locales de guías de naturaleza para observar aves y otras especies, y proponer alternativas para un mejor manejo de los recursos naturales.

Vázquez Arroyo labora en monitoreo, investigación y rescate de fauna silvestre, además administra y es el fundador de la página y el grupo de Facebook Bio-Explora Guerrero.

Este grupo y esta página son de difusión. Vázquez Arroyo invitó a las personas que quieran saber más sobre las especies endémicas, tanto de plantas como de animales, sigan estas herramientas de difusión en esta red social. Ahí hay especialistas que pueden aclarar dudas sobre estos temas.

 

 

Contenido patrocinado por la clínica veterinaria Zooclinic

 

Gobierno federal declara 340,000 hectáreas como Área Natural Protegida en la Sierra de Guerrero, pero ignora a quienes lo impulsaron

Ambientalista denuncia que el gobierno federal convirtió un proyecto comunitario en uno centralista


Texto: Itzel Urieta

Foto: Guerrero Jaguar/Archivo

9 de enero del 2024

Chilpancingo

 

Durante la conferencia matutina presidencial de hoy, el titular de la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (Conanp), Adán Peña Fuentes, informó que por decreto presidencial Guerrero pasó de tener 5,000 hectáreas de áreas naturales protegidas a 340,000, aunque de acuerdo con activistas ambientales los hicieron a un lado a pesar del trabajo para conseguir la declaración.

Se trata de la denominada Sierra Tecuani, que abarca los municipios de San Miguel Totolapan, Ajuchitlán del Progreso, Tecpan de Galeana, Coyuca de Catalán y Atoyac de Álvarez, entre las regiones de Tierra Caliente y Costa Grande.

“En Guerrero, solo teníamos hasta este año cinco mil hectáreas de conservación en el marco federal, hoy podemos informar al pueblo de México que avanzamos a 340,000 en la Sierra alta de Guerrero”, mencionó Peña Fuentes.

El funcionario federal agregó que esta declaratoria abarca el Corredor del Jaguar, ubicado en la Sierra de Tecpan de Galeana, en la Costa Grande de Guerrero.

El llamado Corredor del Jaguar es una zona que abarca 16,039 hectáreas en la Sierra de Tecpan y que fue impulsada hace 10 años a través de la asociación civil Guerrero Jaguar y Wild Felids Conservation.

El presidente de Wilds Felids Conservation, Fernando Ruiz Gutiérrez, celebró el decreto federal, pero mencionó que las instituciones federales no los tomaron en cuenta a pesar de tener ya trabajos con las comunidades y la creación de un corredor comunitario para la conservación.

“Como Wilds Felids nos hicieron a un lado prácticamente a pesar de que gestionamos todo este proyecto de conservación desde el inicio, aunque si nos congratula que se establezca este decreto, está perfecto y creemos que es lo que se necesita, pero nosotros ya no colaboramos y nuestra participación se limita”, mencionó Ruiz Gutiérrez.

De acuerdo con lo explicado por Ruiz Gutiérrez, Guerrero Jaguar trabaja bajo un sistema comunitario donde los ejidos y comunidades son los principales actores en el establecimiento de estrategias de protección, conservación y desarrollo sustentable.

“Aquí nos voltearon la tortilla, porque la Conanp es quien se va a hacer cargo de todas estas actividades, obviamente, en colaboración con las comunidades, pero al ser un proyecto federal es la Conanp quien va a regir como se desarrollan las actividades dentro de la reserva de la biósfera”, mencionó Ruiz Gutiérrez en entrevista telefónica.

“Entonces ya no es un proceso comunitario, ahora es un proceso centralista que viene desde el gobierno federal y no sabemos cómo vaya a funcionar”, agregó.

Con ese decreto federal se protegen más de 348,000 hectáreas de la Sierra de Guerrero, con lo que se pretende proteger todos los elementos naturales que hay en la zona, desde los paisajes, las especies de plantas, de animales , ríos arroyos y demás, explicó Ruiz Gutiérrez.

Los estudios realizados por Guerrero Jaguar y Wilds Felids Conservation en la zona indican que en la nueva área natural protegida hay un registro de alrededor de 300 especies de animales, 289 especies de invertebrados y un número similar de plantas.

Con el decreto también se protegen a las poblaciones de jaguar que por 10 años estas organizaciones han monitoreado en la zona.

“Eso nos va a ayudar a que se conserve el jaguar en el mediano y largo plazo, pero esto va a depender de las políticas públicas que la propia Conanp establezcan en los próximos años”, dijo Ruiz Gutiérrez.

Bromelias, las plantas en riesgo de vulnerabilidad que abundan en diciembre en los mercados

Texto: Alberto Ramírez
Foto: Enrique Vázquez Arrollo

6 de enero 2024

Chilpancingo

Los magueycitos, como conocen a las bromelias nativas, son plantas endémicas de México que en diciembre abundan en los mercados porque personas de la religión católica la usan como adorno en los nacimientos del niño Dios.

Edgar Salmerón Barrera, historiador y naturalista egresado de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro), informó que estas plantas son clave en los ecosistemas donde habitan.

Son muy parecidas a las plantas de maguey, pero más pequeños, y no tienen espinas.
También se les conoce como bromelias. Ese nombre es correcto porque pertenecen a la familia Bromeliaceae. Su nombre común es diferente en cada región. Estas plantas pertenecen al género Tillandsia y su nombre científico es Tillandsia bourgaei.

Cumplen una función muy importante en el ecosistema, explica Salmerón Barrera, porque brindan refugio a muchos insectos, arácnidos, reptiles y anfibios.

La bromelia no figura entre las plantas en peligro de extinción, por el momento, por lo que no está sujeta a una protección especial dentro de las normas oficiales mexicanas. Aunque la recolección desmedida, el uso que le dan los campesinos al suelo, los incendios y el cambio climático sí la colocan como una especie vulnerable.

La existencia de las bromelias son un indicador de que el ecosistema en el que habitan es saludable. Sus nutrientes los obtienen de microelementos que transportan el viento, la lluvia, la neblina y el rocío.

Salmerón Barrera destacó que estas plantas no son parásitas, como cree mucha gente, porque crecen sobre los árboles y piensan que del hospedador o soporte obtienen sus nutrientes. Las bromelias también crecen sobre algunas rocas. Tienen la capacidad de retener humedad y eso ayuda mucho a los bosques, es decir, ni son parásitas y, además, su presencia contribuye a la salud del hospedador.

La cantidad de extracción de esta planta no está contabilizada con exactitud porque no hay un organismo institucional o autónomo que se dedique a ello. Salmerón Barrera considera que se puede hablar de cientos de toneladas extraídas de los bosques entre diciembre y enero.

Las personas de las comunidades rurales son las que hacen la extracción de los mageycitos o bromelias y las venden en las ciudades o comunidades con mayor concentración poblacional.

“La extracción de esta y otras especies proviene directamente de los bosques, desde bosques de Quercus (encinos), hasta bosques de coníferas, selva tropical caducifolia, tanto alta como baja, así como bosques mesófilos”, explicó el naturalista.
El uso principal que le dan a la planta es de carácter religioso, para adornar los nacimientos que los creyentes recrean en las festividades navideñas, junto con el heno y el musgo.

Otro uso que se le da, pero en menor medida, es de combustible, ya que en algunas comunidades lo utilizan cuando ya están secos para sus fogones junto con la leña.

Beomelias en Guerrero. Foto: Enrique Vazquez Arrolló.

Barrera Salmerón mencionó que la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) no regula la extracción de esta especie, aunque su venta esté a la vista de todo mundo en los mercados.

“En teoría, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), son los organismos institucionales que deberían velar por estas especies. La realidad es que esa protección se queda en el papel y es letra muerta ya que en la práctica no se realizan acciones para evitarlo”, aseguró

.
El naturalista también comentó que cuando se denuncia el saqueo de alguna de estas plantas, las autoridades ponen una serie de trámites burocráticos para que se lleve a cabo una investigación.

En otras ocasiones derogan responsabilidades a otra dependencia y al final se convierte en un tipo bucle interminable; el denunciante se harta y abandona su objetivo.

Sugirió crear campañas de concientización en las comunidades donde crecen estas plantas para que las protejan. También recomendó capacitar a la gente para crear viveros de Tillandsias y orquídeas, las que comercialicen para obtener ingresos.

De esta manera podrán cuidar sus bosques y aprovechar su riqueza sin extraer plantas de su hábitat natural.

“El saqueo ilegal se ha convertido en un negocio enorme en mercados asiáticos, europeos y estadounidenses en donde venden especies a precios exorbitantes a costa de la depredación y posterior extinción de varias de ellas”.

Registra Guerrero Jaguar avistamiento de un puma en Jaleaca

Texto: Itzel Urieta

Fotografía: Guerrero Jaguar

26 de diciembe del 2023

 

Chilpancingo

 

Un ejemplar de puma fue captado en Jaleaca, en la Sierra de Chilpancingo por las cámaras trampa colocadas por Guerrero Jaguar.

 

Guerrero Jaguar es un proyecto independiente que se dedica a la preservación y conservación del jaguar y otros felinos en el estado.

 

A través de su página de facebook la organización compartió la información del avistamiento.

 

«De las imágenes mas recientes, un majestuoso puma con un extraño halo de luz y un reflejo de lo que parecen ser dos enormes ojos rojos, desconocemos el origen del efecto en la fotografia, pero es causada por el reflejo del flash», se lee en la publicación.

No se dieron detalles de este avistamiento. En la imagen se observa un puma en medio de la Sierra.

 

El 10 de diciembre Guerrero Jaguar reportó el avistamiento de un ejemplar de jaguar en el ejido de Cordón Grande, en la sierra de Tecpan de Galeana.

 

En aquella ocasión además del jaguar, quedaron registrados venados y un ocelote.

 

Datos de Guerrero Jaguar estiman que en la zona serrana del estado han registrado unos 13 avistamientos de diversos felinos.

Extracción de musgo impacta en los ecosistemas naturales y termina en la basura

Texto y foto: Alberto Ramírez Santos

Chilpancingo

23 de diciembre del 2023

Con diciembre inició la venta del heno y musgo, plantas que se utilizan para elaborar los nacimientos del niño Dios en las casas de muchos mexicanos que profesan la religión católica.

El musgo se clasifica como briofitas, plantas que no tienen raíces y que crecen en las rocas.

El heno es una planta epifita, es decir que crece de manera natural (no se puede sembrar) en las ramas de los árboles, principalmente de los pinos y encinos en lugares fríos, para ser específicos, en la Sierra.

De acuerdo con el naturalista y conferencista Javier Mera Rangel, egresado del Instituto Tecnológico de Zacatepec (ITZ), los musgos tienen una función muy importante en el ecosistema, como mantener la humedad y la retención del agua.

Al igual que en las plantas hay distintas especies de musgos, algunos pueden crecer rápido, pero otros no.

La extracción masiva de los musgos en estas fechas que se celebra la navidad es preocupante, indicó el naturalista.

Además al final de la temporada decembrina, las plantas terminan en la basura.

“Los musgos son como bosques a escala pequeña, son un elemento muy importante en la naturaleza, cumplen un papel fundamental en los ecosistemas, son vitales para muchos organismos. Sus características forman un hábitat para muchas especies de organismos pequeños, desde bacterias hasta invertebrados», mencionó.

Los musgos, indicó, pueden funcionar como semillero natural para plantas de tipo suculento, por lo que si las semillas caen en ellos existe una amplia posibilidad de que dichas plantas puedan crecer con mayor facilidad.

El heno sirve para darle hogar a muchos animales, principalmente a las aves, porque ahí hacen sus nidos o lo ocupan como protección; también ayuda a captar la humedad de la lluvia y del aire.

Mera Rangel explicó que la extracción de esta planta tiene un impacto menor al ecosistema comparándolo con el musgo.

Aclaró que el heno no es un parásito y tampoco se alimenta de los árboles donde crece, pero se expande demasiado y no permite que la luz del sol llegue a las hojas de los árboles, lo que evita el proceso de fotosíntesis y, por consecuencia, se enferman o mueren.

El heno es una de las plantas más utilizadas para hacer la representación del nacimiento de Jesús, y dar paso a la celebración de la navidad, según la religión católica, “pero afortunadamente su propagación es más acelerada que la de los musgos”, agregó Mera Rangel.

En redes sociales, expertos hacen la invitación a la población a hacer conciencia y a no ignorar el daño que causa a la flora y fauna la extracción de esta planta y, en consecuencia, a no comprarlo más.

 

El impacto mayor es en los microsistemas

Sergio Barrientos Matías, coordinador del Instituto de Ciencias Naturales de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro), explicó que la recolección de heno y del musgo hasta ahora no es tan considerable al ecosistema porque su recolección y «saqueo» es sólo en diciembre.

El heno, específicamente, crece en lugares de difícil acceso para las personas, lo que beneficia a que no haya una extracción masiva, pero a la larga, precisó, la práctica puede degradar la zona y disminuir su humedad.

«Cuando arrancan el heno queda un cachito de la planta en las ramas y cuando llueve se vuelve a regenerar, es por eso que no afecta su crecimiento».

Pero, aclaró, no hay un control por parte de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), a diferencia de otras especies, como la orquídea que, de acuerdo con la Norma Oficial Mexicana, está en peligro de extinción, porque el heno y el musgo no están en ese riesgo

El impacto mayor, aclaró, es en el microecosistema que se desarrolla en el heno y el musgo, como los pequeños insectos, quienes se quedan sin hábitat.

Para Barrientos Matías son un problema mayor los incendios forestales en los meses de sequía, porque impactan de manera negativa el crecimiento y reproducción, no sólo del heno y musgo, sino de todas las especies que vivan en el campo, y la fauna.

De cualquier manera planteó que las autoridades controlen el acceso de las personas a estas plantas, porque aun cuando el impacto sea mínimo en el ecosistema llegaría un momento en que sea irremediable, como ha ocurrido con otras plantas, que están en peligro de extinción.

 

 

Venta del heno en la capital

En la calle Abasolo, a un costado del mercado Baltasar R Leyva Mancilla de Chilpancingo, está el puesto de Gelacia, una persona mayor que vende diferentes productos, entre ellos frutas y verduras.

Originaria de Chautla, municipio de Chilapa, Gelacia viaja diario para vender y llevar el sustento a su casa. Por la temporada, su puesto está lleno de heno para los nacimientos; lo venden por montoncitos.

Comentó que compra el heno en esta misma ciudad; son otras personas las que se dedican a traerlo desde diferentes partes de la Sierra del estado, principalmente de Tlacotepec.

Los proveedores de Gelacia ya la conocen bien; lleva unos 20 años vendiéndolo en el mismo puesto y en el mismo lugar.

El precio lo ha elevado porque, según su testimonio, cada vez es más complicado conseguirlo y hay menos personas que se dedican a la comercialización.

En esta temporada un montón del tamaño de una pelota de fútbol costaba hasta 70 pesos. Para un nacimiento pequeño suelen usarse unos cinco montones, un equivalente a 350 pesos.

La vecina de Gelacia, al otro extremo de la calle Abasolo, quien prefirió no dar su nombre, agregó que la venta de heno es un buen negocio siempre y cuando las personas que lo compran no regateen.

Salir de la versión móvil