Un regreso a clases con útiles escolares carísimos

Texto: Itzel Urieta

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

Madres y padres de familia recorren un pasillo ubicado frente al Museo Regional en el zócalo de Chilpancingo.

Se observa variedad de cuadernos, mochilas, uniformes, lápices, colores, tenis, zapatos y todo lo que se utiliza para el regreso a clases.

Todo está caro.

El calendario de educación básica de la Secretaría de Educación Pública (SEP) Marca el 29 de agosto del 2022 el regreso a clases.

Es un gasto que para la mayoría de las madres y padres lo planifican con meses de anticipación. Principalmente en estos momentos en los que la inflación provoca un incremento en algunos productos.

Los útiles escolares también subieron de precio. Nancy Cortés Bravo es madre de dos hijos, Gabriela y Luis David.

El inicio de este ciclo escolar marca una diferencia para ella porque comprará útiles para dos, no solo para una. Luis David es su hijo menor y entrará a preescolar, su hija Gabriela pasó a sexto de primaria. Ambos asisten a escuelas privadas, esto, por el horario de trabajo de ella y de su esposo.

«Ahora el gasto es doble y sí está todo más caro que el año pasado. Por ejemplo, este año gasté 25 pesos más que el año pasado en forro para los libros y no me va a alcanzar, tendré que comprar más”, comenta.

En la lista de útiles escolares de su hijo, Nancy gastó aproximadamente 1,500 pesos entre cuadernos, uniformes, zapatos, tenis y otros materiales como pinturas, papel de baño y servitoallas.

El gasto más fuerte es del de su hija Gabriela. Al estar en primaria, le piden más útiles escolares, le compran aproximadamente siete cuadernos, los cuales este año subieron de precio, 38 pesos cada uno de ellos. Hace un año los compraron en 30 pesos.

En este año el gasto aproximado de los útiles de Gabriela fue de 5,000 pesos entre cuadernos, uniformes, zapatos, tenis, colores, lápices y unos libros que le piden en su escuela.

Pero en el 2021, el gasto para los útiles de Gabriela fue de 3, 500 pesos, o sea aumentó el costo mil 500 pesos, dijo Nancy.

En total Nancy y su esposo, gastaron 8,000 pesos por los útiles del regreso a clases de su hija e hijo. Ellos se preparan con anticipación para gastar lo menos posible, buscan y comparan precios en diferentes tiendas.

“Yo fui a ver a los puestos del zócalo y están casi igual que en otros lugares, no hay mucha diferencia».

“Para estas fechas muchos nos andamos tronando los dedos con gasto del regreso a clases”, comenta Ma. Guadalupe Valenzuela, quien busca los precios más accesibles para los útiles escolares de sus hijos.

Guadalupe es madre de dos hijos, Jaime y Brayan. Jaime tiene 15 años, pasó a segundo de Bachilleres y Brayan pasó a su último año de preescolar.

Para ella el gasto más fuerte es el de su hijo mayor Jaime. «Solo en comprar los cuadernos, lápices, lapiceros y colores me gasté 1,000 pesos, aparte los uniformes y algunos libros que le piden en la escuela», comenta Guadalupe.

El gasto de su hijo Brayan es menor al estar en preescolar, pero sí gasta en cuadernos, colores, uniformes, zapatos y la cooperación que da anualmente para el mantenimiento de la escuela, contó la señora Guadalupe.

Para Guadalupe es un gasto fuerte y  reconoce que es adaptarse nuevamente a las listas de útiles. Por la pandemia de Covid-19 las clases eran en línea y no era necesario comprar todos los útiles.

Por los útiles escolares de sus hijos, Guadalupe gastó aproximadamente 3,500 pesos.

«Los cuadernos cuestan como 10 o 20 pesos más que hace un año, aunque también otros años el gasto era menos porque le pedían menos cosas», aseguró.

Guadalupe considera que, debería haber más apoyos y becas para las y los estudiantes. Su hijo recibe una beca federal de 1,600 pesos cada dos meses pero que es insuficiente para cubrir todos los gastos que hace cada ciclo escolar.

Este gasto lo solventó con el apoyo de su esposo que trabaja en Estados Unidos. Reconoce que, si su esposo  no trabajara allá, el gasto se le hubiera complicado.

María de la Paz también busca los útiles de su hija que pasó a tercero de secundaria.

«Hace dos años con 800 se surtía una buena lista», comenta.

Hoy, María de la Paz necesita más de 1,500 pesos para surtir los útiles de su hija. Recuerda que con la pandemia no era necesario comprar tantas cosas.

La pandemia por Covid-19 minimizó los gastos escolares por un año y medio, es algo en lo que todas las madres coinciden.

En apoyo a la economía de las familias de Chilpancingo la presidenta municipal Norma Otilia Hernández Martínez instaló la Feria del regreso a clases 2022.

Con precios supuestamente menos costosos que en papelerías y tiendas departamentales.

Quienes asisten esta feria comparan precios y comentan que casi están igual de caros los útiles escolares y el único beneficio es que los vendedores están concentrados en un solo lugar como es el zócalo y con eso ya no tienen que realizar recorridos para localizar papelerías.

La alcaldesa Norma Otilia Hernández aseguró que en esta feria habría buenos descuentos en los útiles escolares y mochilas, lo cual no es cierto.

Por ejemplo, una mochila la más sencilla para un escolar de primaria en la feria cuesta 250 pesos y en cualquier papelería de las calles de esta ciudad tienen un costo de 200 y hasta 220 pesos.

Datos de la Asociación Nacional de Pequeños Productores (Anpec) estiman que el alza de precios debido a la inflación va de un 10 a un 30 por ciento, depende de la zona.

La Anpac indica que este año es la mayor alza de precios desde la segunda quincena de marzo de 1997.

Te puede interesar: 

Asociación protectora de animales exige a la alcaldesa aplicar la Ley de Bienestar Animal

Las entrañas del contrabando de ganado de Centroamérica hacia México

La ganadería ilegal se expande en reservas naturales de Nicaragua, Honduras y Guatemala. Deforesta miles de hectáreas y violenta a pueblos indígenas. Esta producción tiene dos propósitos: satisfacer la creciente demanda internacional de carne de res y facilitar una serie de intereses criminales –como el tráfico de cocaína y el lavado de dinero


Texto: Helen Montoya / Insight Crime* / Pie de Página

Honduras

 

La producción ilegal de ganado en reservas naturales de Nicaragua, Honduras y Guatemala resulta en la deforestación de miles de hectáreas y en incontables actos de violencia hacia pueblos indígenas.

Esta producción tiene principalmente dos propósitos: satisfacer la creciente demanda internacional de carne de res y a la vez facilitar una serie de intereses criminales –como el tráfico de cocaína y el lavado de dinero.

InSight Crime le sigue la pista a este ganado, el cual, en parte, es contrabandeado hacia México, generando un millonario mercado ilícito que las redes criminales de la región aprovechan como oportunidad de lucro.

El terror en la selva de Honduras donde los narcos engordan ganado

Durante varios años, la selvática región de la Mosquitia en Honduras ha sido idónea para el tráfico internacional de cocaína. El auge de esta actividad ha potenciado una nueva economía criminal: la ganadería ilegal. Esto ha creado un estado de terror en la selva, donde se amenaza a la naturaleza y a las comunidades indígenas

“Es un animal muerto”, dice Oswaldo, un poblador indígena de la comunidad Miskita de la Reserva de la Biósfera de Río Plátano que viaja con el equipo de InSight Crime en una balsa por el Río Patuca. Oswaldo se refiere a un extraño bulto que flota sobre la superficie del agua y con su rostro hace una señal para guardar silencio.

La Biósfera de Río Plátano es el área natural protegida más grande de Honduras. Se ubica en una región conocida como la Mosquitia, en la punta extrema del noreste del país, donde comparte frontera con Nicaragua y hace parte de los departamentos de Gracias a Dios, Colón y Olancho. La mayor parte de la Mosquitia es selva y territorio ancestral de comunidades indígenas.

Más tarde, cuando llegamos al poblado de Krausirpi y estamos en un lugar privado, Oswaldo explica que el bulto que vimos no era un animal, sino el cadáver de una persona. Hace unos días, cuenta, alrededor de 20 “colonos” habían terminado de construir un nuevo potrero en la selva y para no pagarles, sus jefes los mandaron a asesinar y arrojaron sus cuerpos al río.

Las comunidades indígenas de la Mosquitia llaman “colonos” a las personas que llegaron a esta remota región desde el interior del país para acaparar terrenos en los que se cría ganado bovino. A pesar de ser esta un área protegida, los colonos circulan en sus jeeps por carreteras abiertas en plena selva, cortan árboles con motosierras, queman el suelo y plantan pastizales para criar a miles de reses.

Estos actores también llegan fuertemente armados, por lo que Oswaldo aprendió que es mejor hacerse el de la vista gorda y no preguntar. Desde hace 10 años, vive en un constante estado de pánico porque sabe que la ganadería tiene otros propósitos: facilitar el tráfico de cocaína y blanquear el dinero proveniente de esta actividad. 

El epicentro del narcotráfico en Honduras 

Para llegar a la Mosquitia se debe volar a Puerto Lempira, la capital del departamento de Gracias a Dios. A pesar de ser esta la ciudad más importante de la región, la pista de aterrizaje es de tierra y parece más una ranchería que un campo de aviación. La infraestructura es mínima: entre la cabina del avión y la caseta abierta que sirve como sala de embarque, una tormenta puede convertirse en un obstáculo para poder abordar y desembarcar cualquiera de los tres vuelos comerciales que llegan de manera semanal desde la capital Tegucigalpa y La Ceiba, una ciudad porteña en el norte del país.

Estos vuelos no traen al visitante a un destino turístico, sino a un lugar en el que, mediante la mezcla de los idiomas español, inglés, miskito, garífuna y pech, se pronuncian palabras para referirse a lo mismo: el dinero del narcotráfico. En las calles de Puerto Lempira, los hombres hablan abiertamente de trabajar como peones para descargar avionetas «que caen» con cargamentos de cocaína enviada desde Colombia y Venezuela.

La zona de la Mosquitia ha sido la principal puerta de entrada de la cocaína a Honduras –por aire, mar y tierra– desde hace al menos dos décadas. La ubicación es estratégica: su frontera con Nicaragua es porosa, tiene una amplia costa en el mar Caribe y densas selvas de difícil acceso. Desde aquí, se alimentan los principales corredores de droga que van hacia Guatemala, México y Estados Unidos. Además, la Mosquitia ofrece un atractivo irresistible para las redes criminales: la ausencia casi absoluta del Estado y complicidad de algunos de los pocos representantes de sus débiles instituciones.

Históricamente, las organizaciones criminales hondureñas han estado presentes en esta zona. Aquí operaron grandes clanes como Los Cachiros, el Cartel del Atlántico y los Amador. También otros grupos pequeños que recibían lanchas con cocaína a lo largo de la costa de Gracias a Dios.

Durante la última década, la mayoría de estas redes fueron desarticuladas y sus principales líderes fueron extraditados a Estados Unidos. No obstante, la droga sigue fluyendo. En 2021, por ejemplo, las fuerzas armadas hondureñas desmantelaron 21 pistas de aterrizaje clandestino en la Mosquitia y decomisaron aproximadamente 25 toneladas de cocaína en todo el país. Las investigaciones de InSight Crime en terreno entre 2019 y 2021 arrojaron que los actores criminales que han tomado la batuta del narcotráfico en Honduras son herederos de estas viejas redes. Hoy en día, forman células que también son compuestas por funcionarios, políticos o empresarios.

En la Mosquitia, una de las redes narcotraficantes más conocidas está conformada por los hermanos Paisano Wood, quienes presuntamente dominan las rutas de la droga en el municipio de Brus Laguna y territorios aledaños. En esa zona hay una gran concentración de pistas de aterrizaje ilegales y atracadero de lanchas.

También están organizaciones como los Arrechavala, que trabajan en la frontera con Nicaragua, y los remanentes del clan Amador que operan entre el departamento de Olancho y el poblado de Wampusirpi. Todos ellos han sido ligados a políticos del Partido Nacional, sobre todo, al exdiputado Juan Antonio “Tony” Hernández, quien cumple una cadena perpetua en Estados Unidos por narcotráfico. Su hermano, el expresidente Juan Orlando Hernández, también espera juicio en ese país por los mismos cargos.

La narcoganadería 

Viajar al interior de esta región tan pobre –si se atiende a las estadísticas de la economía formal– es caro, complicado y arriesgado. A falta de caminos vehiculares hechos por el Estado, el transporte se realiza de forma aérea, aterrizando en pequeñas pistas de tierra; por ríos, canales y pantanos en barcas de fibra de vidrio; o a pie por brechas abiertas entre la selva y terrenos desescombrados.

A lo largo de estos recorridos se pueden observar predios deforestados en los que, de manera ilegal, se cría ganado bovino. Esta colonización de la selva empezó hace unos 40 años, y, según los residentes de la zona, se ha potenciado en la última década a la par del narcotráfico.

Hoy en día, las cifras de deforestación son alarmantes. El Instituto de Conservación Forestal de Honduras estima que la Biósfera de Río Plátano pierde unas 2.700 hectáreas de bosque cada año desde 2016. Según una investigación de Wildlife Conservation Society, alrededor del 90 por ciento de estas pérdidas estarían relacionadas a la ganadería ilegal.

Varias fuentes entrevistadas en diversos lugares de la Mosquitia aseguraron a InSight Crime que los dueños del ganado no son personas locales, sino empresarios de los departamentos de Colón y Olancho que presuntamente actúan como testaferros para otros actores dedicados al narcotráfico. De hecho, la vinculación entre la ganadería y el narcotráfico en Río Plátano es tan íntima, que los pobladores de la zona han denominado este fenómeno como “narcoganadería”.

Los nativos conocen a las personas que manejan estos potreros, pero no se atreven a identificarlas ya que, en varios casos, se dedican a apoyar sus actividades en lugar de correr peligro.

“Aquí manda la ley del narco. Es plata o plomo”, dijo a InSight Crime un poblador de Puerto Lempira que, al igual que la mayoría de las fuentes consultadas, pidió no utilizar su nombre.

Por un lado, la ganadería funciona como fachada para el control del territorio. Al tener presencia sobre amplios terrenos, las organizaciones de narcotráfico pueden desarrollar infraestructura para recibir la cocaína que llega a Honduras por vía aérea y marítima, almacenarla y después transportarla hacia la frontera con Guatemala.

Jennifer Devine, profesora de la Universidad Estatal de Texas que ha estudiado la “narcoganadería” ampliamente en la Reserva de la Biósfera Maya en Guatemala y quien también es co-autora de estudios sobre este fenómeno en Honduras, asegura que la ganadería se ha vuelto sumamente estratégica para los narcotraficantes centroamericanos, quienes han movido sus operaciones hacia las reservas naturales para minimizar la presión de las autoridades.

La ganadería les permite a los narcotraficantes esconder y encubrir sus verdaderas actividades. De esta manera, son percibidos como ganaderos ilegales en vez de narcotraficantes, por lo que la respuesta y presión de las autoridades es menor”, dijo la profesora a InSight Crime

Devine agregó que los predios ganaderos requieren poca infraestructura material, por lo que el ganado fácilmente puede ser reubicado dentro de la selva si llegan a ser desplazados por las autoridades.

Hasta ahora no existe un censo de cuánto ganado hay dentro de la Biosfera de Río Plátano. Los pobladores que viven en la ribera del Río Patuca calculan que hay entre 2.000 y 3.000 animales en cada predio. Incluso hay ganaderos que pueden llegar a tener hasta 10.000 cabezas de ganado, según comentaron a nuestro equipo. En total, InSight Crime estima que se estarían criando alrededor de 65.000 reses en la reserva, tomando en cuenta las cifras de deforestación.

Para ingresar el ganado a la reserva, los colonos abren caminos de manera ilegal o emplean a personas nativas para que arreen a los animales por la selva en trayectos que pueden durar hasta 15 días. Las reses son traídas desde los departamentos de Colón y Olancho o desde Nicaragua, cruzando el Río Segovia que divide a la Reserva de Río Plátano de la Biósfera de Bosawás en ese país.

Parte del ganado criado en la Biosfera de Río Plátano se envía de vuelta a ciudades en Olancho y Colón, donde es sacrificado y empaquetado para el mercado local. Otra parte ingresa en una ruta de contrabando bovino que llega hasta Guatemala y México. En esta cadena de contrabando, las organizaciones de narcotráfico nuevamente encuentran un beneficio: el lavado de dinero.

La compra-venta de bovinos se realiza mayoritariamente en efectivo, involucra a varios intermediarios y los controles de las autoridades llegan a ser insuficientes para rastrear el verdadero origen del ganado. De esta manera, los actores criminales pueden inyectar dinero de origen ilícito a la industria –con la compra de ganado e insumos para la producción– y obtener ganancias legales mediante la venta.

El reino del terror 

Para los nativos, la presencia de los colonos es atemorizante. A pesar de que la mayor parte del territorio de la Mosquitia fue concedida por el gobierno como propiedad comunal a los pueblos indígenas, los colonos se han convertido en los «mandamás» de la zona.

Según pobladores de varias aldeas en la reserva que prefieren guardar el anonimato, existen enfrentamientos constantes por el control de territorio entre diferentes bandas de colonos. Los ganaderos tienen acceso a armas largas (AK-47, AR-15 y escopetas) y las utilizan para atemorizar y defender sus fincas de otros ganaderos, que en ocasiones intentan robar ganado.

Por su lado, los pobladores también contaron a InSight Crime que hay varios territorios donde los colonos no les permiten transitar. Según sus testimonios, estas personas amenazan a los que deseen cruzar, y por ello, los peatones prefieren bordear los terrenos ocupados, aunque esto significa caminar varias horas más para llegar a su destino.

Los nativos también se han visto obligados a vender sus tierras a los ganaderos por precios bajos o de lo contrario ser despojados a la fuerza. En 2017, la Agencia de las Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR) señaló la presencia de organizaciones criminales dedicadas al narcotráfico y a la ganadería ilegal como la principal causa de desplazamiento forzado en esta zona. Sin embargo, no hay cifras exactas sobre cuántas personas han tenido que abandonar sus territorios.

“Tienen que instalar producción ganadera para poder justificar su presencia aquí. Pero están monitoreando lo que sucede respecto a sus intereses [de narcotráfico] en nuestros territorios”, dijo a InSight Crime un profesor de la zona, quien hace parte del consejo territorial indígena.

Oswaldo y su familia se han resistido a ceder sus tierras. Por lo tanto, al igual que muchos otros misquitos, pech y tawahkas, sus vidas diariamente corren peligro.

 

*Este es el primer artículo de una serie investigativa compuesta de tres partes, que analiza cómo el ganado producido en Centroamérica se introduce de contrabando en México y es blanqueado de diversas maneras para luego ingresar a la cadena de suministro legal de alimentos. Lea la investigación completa aquí.

Este trabajo fue elaborado por el equipo de Pie de Página y lo reproducimos como parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie.

 

Te pude interesar: Reactivan Hospital en Tlacoapa pero no envían médicos especialistas

Exigen a Evelyn agilice trámites para la octava región económica en Guerrero

Texto y fotografía: José Miguel Sánchez

Chilpancingo

Comisarios de comunidades serranas de los municipios de  Chilpancingo, Leonardo Bravo y Heliodoro Castillo pidieron a la gobernadora, Evelyn Salgado Pineda, agilice los trámites para la creación de la octava región económica del estado.

La denominada región Sierra es un proyecto que se tiene planeado desde 1996 pero nunca se realizó, el antecedente más cercano fue durante la administración del gobernador interino Rogelio Ortega Martínez quien firmó un decreto para crear la octava región, pero nunca se concretó.

El pasado 6 de mayo la gobernadora Evelyn Salgado Pineda presentó el Plan de Apoyo a la Sierra en la comunidad de Jaleaca de Catalán, del municipio de Chilpancingo.

Durante su discurso la mandataria estatal anunció que va enviar una iniciativa de ley el Congreso local para crear la octava región del estado.

En conferencia de prensa en las instalaciones del Comedor Universitario de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro), comisarios de más de 20 comunidades agradecieron la visita de la gobernadora al poblado de Jaleaca de Catalán, el pasado 6 de mayo, donde anunció denominar a la Sierra como octava región.

Sin embargo las autoridades pidieron a Salgado Pineda cumplir su palabra y el compromiso que realizó aquel día para agilizar la creación de la Sierra.

De acuerdo con los comisarios la creación de una octava región permitirá el reconocimiento legal y remunicipalización de la zona para que los recursos económicos y apoyos federales lleguen a la población que vive en la sierra y que muchas veces no llegan debido a que están distantes de las cabeceras municipales, denunciaron.

«La creación de esta octava zona económica ayudará a que los recursos lleguen de manera directa a los municipios», dijo durante su participación el comisario de Santa Bárbara, municipio de Chilpancingo, Silvino Saldaña Arcos

Agregó que los pueblos de la Sierra confían en la palabra de la gobernadora, e invitó al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, a que visite la región.

José Manuel Saldaña de la Cruz comisario del poblado de Santa Rita, pidió que se le de seguimiento a una solicitud para una carretera que comunica a su comunidad.

«Los pobladores de la sierra comercian todo tipo de productos a Chilpancingo y esta carretera beneficiará a los comerciantes y a los clientes porque se les entregará un productos más fresco», dijo.

En la conferencia estuvo presente Miguel Ángel Hernández Gómez, director de la Unidad de Transparencia de la Uagro, y ex síndico procurador priísta de Chilpancingo durante la administración de Marco Antonio Leyva Mena.

Hernández Gómez es cercano también al ex rector de la Uagro, Javier Saldaña Almazan.

En ese acto que el mismo Saldaña promocionó en sus redes sociales le ofreció a la gobernadora morenista Evelyn Salgado «un ejército con 100 mil estudiantes, maestros y directores para caminar juntos en el rumbo y tiempo que ella decida».

Te puede interesar: Bloquean carretera para exigir la búsqueda de taxista desaparecido

Sobrepasa al salario mínimo alza de precios en canasta básica

En los mercados de Chilpancingo los comerciantes y los compradores coinciden que los productos encarecieron, empezando por el kilogramo de limón, que en otros tiempos ha costado hasta en 15 pesos el kilogramo, ahora se encuentra en un promedio de 70 pesos


Texto: Beatriz García

Fotografía: Oscar Guerrero

1 de febrero del 2022

Chilpancingo

 

En una cremería del barrio de San Francisco en Chilpancingo una mujer quien pide un kilogramo de queso cotija, tuerce la boca al recordar que la última vez que lo compró en diciembre, costaba 80 el kilo, ahora está en 100.

El alza en los costos de los productos de la canasta básica es un problema que además de Guerrero afecta, sobre todo, a la clase trabajadora de México, un país con el 56 por ciento de personas viviendo de empleos informales, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

La tendera de San Francisco, uno de los mercados más tradicionales después del Baltasar R. Leyva, en esta capital, responde a la mujer que los precios no sólo de queso están aumentando desde diciembre y no hay para cuándo disminuyan, que incluso sus ganancias también mermaron aunque como tenderos buscaron no encarecer sus productos.

De acuerdo con el monitoreo quincenal del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA) al cierre de 2021, para la adquisición de la canasta agroalimentaria un mexicano necesitaba desembolsar en promedio 2 mil 549 pesos, mientras un año antes lo hacía con 2 mil 207 pesos; es decir, requiere de 342 pesos adicionales, lo que demuestra cómo crecen los precios de los productos que una familia debería consumir.

Una familia que percibe el salario mínimo, que representa dos días más de trabajo, pues con el aumento de este año, el salario mínimo en el país es 172.87 pesos diarios, apenas si puede comprar su canasta básica mensual.

Con 172.87 pesos que puede ganar una familia, que, incluso, muchas de las veces ganan menos de cantidad, en promedio 100 pesos al día, apenas alcanzarían a pagar: un kilogramo de tortillas, 25 pesos, medio kilo de queso, 50 pesos, un litro de leche 25 pesos, un kilo de arroz, 25 pesos, tomando en cuenta que según INEGI en el estado un hombre y una mujer tienen en promedio 2.5 hijos.

En el anterior panorama no se considera que estas familias no sólo ocupan lo que perciben salarialmente en alimentación, sino en otros segmentos como educación, salud y vestimenta.

La titular de la Secretaría de Fomento y Desarrollo Económico (Sefodeco) en Guerrero, Teodora Ramírez Vega, no dio su posición sobre cómo está impactando el alza de precios en la población guerrerense y si existe una estrategia para disminuir el impacto en las familias. La funcionaria decidió turnar la respuesta al área de Comunicación Social del gobierno del Estado. No hubo respuesta.

En los mercados de Chilpancingo los comerciantes y los compradores coinciden que los productos encarecieron, empezando por el kilogramo de limón, que en otros tiempos ha costado hasta en 15 pesos el kilogramo, ahora se encuentra en un promedio de 70 pesos.

El mismo Inegi registró a finales de diciembre que alimentos como el limón y el tomate alcanzaron tasas de inflación interanual de hasta 90 por ciento.

Como lo mencionamos anteriormente la tortilla es uno de los productos que también aumentó de 20 pesos el kilogramo a 25 pesos esa misma cantidad.

En la cremería donde la mujer compró el queso la dueña dio el siguiente panorama:

“Y me acaba de decir el muchacho que me surte el aceite que su precio va a subir, aún no sé cuánto pero el costo del aceite de la marca 1-2-3 actualmente cuesta 38 pesos, pero llegó a costar hasta en 32 pesos”.

Otro ejemplo que podemos mencionar en el aumento de precios, es el huevo que fluctúa entre los 55 a 65 pesos por 30 piezas. Aunque los comerciantes aseguran que está a un precio considerable, porque seguramente en un corto tiempo el precio aumentará hasta en 80 pesos.

El alza de precios también se refleja en las pollerías. Un pollo completo fluctúa en 200 pesos, cuando podía costar hasta 170 pesos, mencionó Martha, una vendedora de pollo.

El presidente de la Asociación Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec), Cuauhtémoc Rivera, explicó que el encarecimiento de los alimentos ha sido más fuerte debido a la escasez por la parálisis económica en la que han caído distintas cadenas de producción, como la de cárnicos, productos agrícolas y avícolas.

La valoración anterior fue dicha a la La Jornada en un texto publicado el pasado 16 de enero: “Alza de 15% en la canasta básica golpea aumento al minisalario”.

 

 

Economía de México cierra 2021 con crecimiento de 5%, pero entra en recesión técnica

En el cuarto trimestre, la actividad económica retrocedió 0.1% tras una baja de 0.4% en el trimestre inmediato anterior.


Texto: Animal Político – AFP

Fotografía: José Luis de la Cruz (Archivo)

31 de enero de 2022

 

La economía de México creció 5% en 2021, según cifras de la Estimación Oportuna del Producto Interno Bruto Trimestral (EOPIBT), elaborada por Inegi.

Sin embargo, el país entró en recesión técnica al sumar dos trimestres consecutivos con retrocesos. En el cuarto trimestre, la actividad económica retrocedió 0.1% tras una baja de 0.4% en el trimestre inmediato anterior.

En ese periodo, la economía se vio arrastrada por un descenso de 0.7% en el sector servicios y un avance de solo 0.4% en la actividad industrial.

“La caída de 0,1% en el PIB de México en el último trimestre confirma que la economía cayó en una recesión en la segunda mitad de 2021 y creemos que el crecimiento este año será más débil de lo esperado”, escribieron analistas de Capital Economics en una nota a sus clientes.

En su comparación anual, la economía creció 1% en el último trimestre del año pasado frente al mismo periodo de 2020.

El Inegi indicó que en 2021, la actividad industrial, que representa un 30% del PIB, creció 6.8%.

El sector servicios, que representa el 60% de la economía, avanzó 4.2% y las actividades primarias crecieron 2.7%.

La economía mexicana se vio duramente golpeada en 2020 por el cierre de actividades que trajo la pandemia de covid-19, que ha dejado en el país 4,9 millones de contagios y 305.893 defunciones.

Para enfrentar la emergencia económica, el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador evitó dar apoyos fiscales a las empresas y en su lugar se concentró en programas sociales y sus obras de infraestructura como el nuevo aeropuerto para Ciudad de México y una refinería en el sureste del país.

Para este año, los analistas privados que regularmente encuesta el autónomo banco central esperan que la economía crezca 2,7%.

El 25 de febrero próximo, el Inegi dará a conocer las cifras definitivas de crecimiento económico.

Vendedores ambulantes en los pasillos del mercado central Baltazar R Leyva Mancilla. Foto José Luis de la Cruz (Archivo)

Los cigarros feos de Chilpancingo que son medicinales

Biyu, el creador de estos cigarros hechos a base de tabaco, menta, romero y pericón, intenta mostrar que desde lo local se puede generar una resistencia a las grandes tabacaleras


Texto: Beatriz García

Foto: Oscar Guerrero

Chilpancingo

 

Como una manera de hacerle frente a las tabacaleras tradicionales, con un producto menos dañino para la salud y el ambiente, es que Biyu Marcos López creó los Cigarros feos, unos cigarros artesanales que hace a base de tabaco y yerbas, como la menta, el romero y el pericón.

Desde una mesa de lo que todavía es Sita, la cafetería alternativa que también creó aquí en Chilpancingo, pero que cerró en marzo del año pasado por la pandemia de la Covid-19, contó que fue en la crisis sanitaria por qué decidió hacer estos cigarros feos, como una manera de continuar con una dinámica que se trazó, la de cuestionar y modificar 43 hábitos.

En realidad esto tiene que ver con un tema más profundo, lo que de alguna manera pone evidencia su nivel de consciencia y compromiso social.

En la charla mencionó que cuando desaparecieron los 43 normalistas de Ayotzinapa en Iguala, él se sumó al movimiento de exigencia de la búsqueda y localización con vida de los muchachos. Fue entonces que decidió tomar el número 43 como un símbolo para modificar cosas de él y de sus entorno.

“Tenemos que crear 43 semillas de independencia, en cuestión sistemática, ya no tanto del estado o del gobierno, sino del sistema capitalista que envuelve todo esto que es la democracia mexicana. Esa fue la idea, se la platiqué a amigos cercanos y empecé con 43 hábitos, empezarlos a cuestionar y empezarlos a tratar de cambiar”, dijo en la entrevista.

Primero dejó de usar transporte público y comenzó a usar la bicicleta como medio de transporte.

Otra de las semillas que se planteó fue crear un espacio alternativo, no un café convencional, debía ser un espacio en el que se expresara el arte, libros, conocimientos. Así fue como nació Sita, sala de infusiones. “No es que haya cumplido los 43, estamos en proceso”, advirtió.

Ya en Sita, en 2017, otro hábito personal que se cuestionó fue el fumar. Al día llegó a fumarse hasta 24 cigarros comerciales, lo cual ya le provocaba malestares físicos. Pensó en dejar de fumar definitivamente, pero una de sus amigas, originaria de Xochistlahuaca, Costa Chica, le sugirió sustituir el tabaco comercial por tabaco natural. En esa zona de la Costa Chica es común la siembra de tabaco.

A Biyu le agradó la idea y de ahí surgieron los cigarros feos.

En la entrevista explicó que parte de las características del tabaco es que tiene un aroma y sabor fuerte. Ya con la idea de crear sus propios cigarros platicó con una amiga naturopata (quienes se dedican a la medicina alternativa) y ella le dijo que también se podía fumar la menta. Entonces ideó mezclar el tabaco con la menta, para restarle intensidad al sabor y al aroma, y comenzó a forjarlos.

Recordó que las primeras veces que comenzó a hacer los Cigarros feos llegó uno de sus amigos a Sita y lo vio forjándolos, le preguntó qué hacía; creyó que eran cigarros de marihuana, pero eran los artesanales de tabaco y menta. Biyu aceptó que el aspecto de sus cigarros era parecido al de un porro.

Después de eso Biyu le invitó un cigarro al amigo y le gustó. Después, cada vez que visitaba la cafetería, le pedía un cigarro; al principio no se los cobraba, pero el amigo, que a la vez era cliente del café, le pidió que lo hiciera. Así fue cómo vendió cigarros artesanales la primera vez en el 2018.

Antes, Biyu investigó sobre el mercado del cigarro artesanal, porque en Guerrero todavía es poco explorado, a diferencia, dijo, de Morelos, Puebla y Michoacán, donde un cigarro artesanal cuesta entre ocho y 10 pesos. Biyu los vende en 10 pesos.

Después su amigo fue con otros amigos y esos otros amigos comenzaron a consumir los cigarros artesanales.

Biyu solía hacer los cigarros en el café, y era común que quienes llegaran lo vieran haciéndolos. Aquella escena con su amigo se repitió, alguien más creyó que forjaba cigarros de marihuana, y recordó lo que exclamó: “‘¡Están bien feos tus cigarros!’”. De ahí surgió el nombre de sus cigarros artesanales.

Pero expuso que al final compró una pequeña máquina para que creara los cigarros y le diera mejor aspecto. También les incorporó un sello: una máscara de la danza de los diablos de la Costa Chica, con el grabado de Cigarros feos.

–¿Alguna vez has tenido problemas por el aspecto de los cigarros?, –se le preguntó.

–En lo personal a mí sí, de hecho me corrieron de un bar conocido de la capital por estar fumando los cigarros, porque se acercó un amigo y me pidió, él los conoce y los fuma, porque sabe que es tabaco. En corto llega un mesero: retírate estás vendiendo droga.

También recordó que otro de sus clientes le contó que después de pasar a comprarle unos cigarros se fue al zócalo de la ciudad y encendió, pero una policía se acercó para decirles que no lo podían hacer, porque pensó que era marihuana; le advirtió que lo detendría. Él le alegó que era tabaco en cigarros artesanales; la policía lo olió y lo dejó ir.

Aun cuando la aprobación de la marihuana para términos medicinales y lúdicos ocurrió en noviembre del 2020 en México, su consumo aun es un tema social con claroscuros.

Características de los feos

Una de las características de los feos es que si lo dejas de fumar se apagan solos, pero un cigarro comercial, según Biyu, por el nivel de alquitrán que contiene, se mantiene encendido. El alquitrán es una sustancia química nociva que, según se sabe, es lo que pueda causar cáncer.

A diferencia de los Cigarros feos que, según su creador, podrían tener una función medicinal, por la combinación con otras yerbas que puede funcionar para algunos malestares. También, expuso, tienen funciones terapéuticas.

–¿Qué fines medicinales tienen?, –se le preguntó.

–La combinación de las plantas, me informé con una naturópata terapeuta, Tensis Lara, ella me dijo que la menta no tenía ningún problema de consumirla, quemada, ni el romero. Le pregunté del romero porque a mí me encanta, y le dije me lo quiero fumar.

Las plantas tienen mucho poder, el tabaco, la nicotina que es el activo del tabaco es bueno para las migrañas. La menta tiene múltiples beneficios, relajarte. El romero en la herbolaria es para cólicos, dolor de cabeza, para relajarte; para la memoria, digestión.

Los Cigarros feos también contienen pericón, una planta que tiene beneficios para la digestión y para la migraña, además de que es aromática.

Biyu tiene en proceso experimental la combinación con lavanda y manzanilla.

“Estos cigarros ya tienen su receta establecida; sí nos costó un poco. La cuestión es la estandarización, tú puedes mezclarlo en un platito, te sale bien, pero a ver ármate 200 gramos. Esa es la clave y secreto de los cigarros artesanales, la mezcla, cómo lo hacen”, explicó.

Él antes de venderlos los prueba, es parte del experimento para poderlos vender. Los cigarros tienen entre un gramo a gramo y medio de cada mezcla.

“Esa es la premisa principal, hacerle frente a las tabacaleras, frenar ese consumo de parte de los fumadores y dar una alternativa. Estamos en la idea de crear otras marcas, crear una diversidad de productos”, adelantó.

En sus planes próximos está impulsar algunos talleres experimentales donde puedan salir nuevas mezclas para más Cigarros feos.

Por ahora estos cigarros que hace Biyu se pueden conseguir en lugares alternativos de Chilpancingo, Chilapa y Taxco. Algunos de estos lugares en la ciudad donde los pueden conseguir son: La Galería, Mar Coral, Xaman Café, en Selva Verde, Delicia Boba y con la artesana Moni Frutitas.

 

Te puede interesar: Lupita, la campeona de las artes marciales de Chilpancingo en la ruta de títulos internacionales

Salir de la versión móvil