Siguen cerradas escuelas de la sierra de Coyuca de Benítez, debido a la inseguridad

Texto: Amapola Periodismo

Foto: Redes

Lunes 22 de abril de 2024

Chilpancingo

 

Escuelas de educación básica de siete comunidades de la sierra del municipio de Coyuca de Benítez siguen cerradas luego de que el 16 de abril unos 40 hombres armados asaltaron a profesores en un plantel educativo y los expulsaron de la zona.

Un líder regional de la Sección 14 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), que por razones de seguridad pidió omitir su nombre, dijo que los docentes acordaron no regresar a clases si el gobierno no les garantiza medidas de seguridad.

Las escuelas de educación primaria, preescolar, secundaria, telesecundaria que permanecen cerradas, son de El Terrero, El Huamuchil, Los Nopales, Huertesillas, Colonia del Río, Las Lomitas y El Porvenir.

Foto: Redes

Las amenazas contra los maestros empezaron y lunes 15 de abril cuando los sujetos armados los interceptaron al llegar a las localidades a bordo de sus vehículos y los obligaron a retirarse.

El grupo de docentes regresó el martes 16, y cuando estaban en una escuela de la comunidad de Las Lomitas, llegaron unos 40 hombres armados y los despojaron de sus automóviles, teléfonos celulares y carteras.

Los profesores acordaron impartir las clases a sus alumnos de manera virtual, pero hasta este lunes no se había establecido la fecha para tal efecto.

«Nuestros compañeros profesores no van a regresar a clases hasta que no haya condiciones de seguridad», sostuvo un líder de la SNTE.

Este lunes, se esperaba que el titular de la Secretaría de Educación en Guerrero (SEG), Marcial Rodríguez Saldaña, se reuniera con los docentes de esa zona de Coyuca de Benítez que son amenazados por integrantes de la delincuencia organizada.

De acuerdo a la versión del líder regional del SNTE, las amenazas e intimidaciones contra el magisterio por parte de la delincuencia, no solamente se está generando en las comunidades de Coyuca de Benítez, sino también en otros municipios de Costa Grande.

«Hay pueblos de la sierra de Petatlán, Tecpan y Atoyac en donde los maestros tienen miedo de subir, pero aun así, se arriesgan y dan clases, pero solamente cuando la situación se complica se bajan a las cabeceras de los municipios», dijo el profesor.

La SEG informó que los maestros y padres de familia de las escuelas de los pueblos de Coyuca de Benítez serán los que decidan la fecha del regreso a clases de manera presencial, y cuando esto ocurra se darán garantías de seguridad.

La Fiscalía General del Estado (FGE) integró una carpeta de investigación por el asalto que sufrieron los profesores.

«No podemos decir los nombres de los maestros que sufrieron el robo de su vehículo, porque eso implicaría ponerlos en riesgo; es muy peligroso», señaló el líder del SNTE en esa zona.

En Chichihualco, cabecera del municipio de Leonardo Bravo, más de seis mil estudiantes de 26 escuelas de educación básica y media superior siguen sin clases presenciales desde agosto de 2023, por la violencia e inseguridad que desde esa fecha existe en esa demarcación ubicada a 40 minuto de distancia de Chilpancingo.

Drones enviados por grupos criminales provocan incendios en Tecpan y Petatlán

Texto: Amapola Periodismo

Foto: Facebook oficial de la SGIRPCGro

Domingo 21 de abril de 2024

Chilpancingo

 

Drones con explosivos enviados por miembros de la delincuencia organizada a cerros de los municipios de Tecpan de Galeana y Petatlán han provocado incendios forestales, que tanto el Ejército mexicano como los propios lugareños tratan de sofocar.

De acuerdo con la versión de gente de El Mameyal y Las Mesas, municipio de Petatlán y El Porvenir, municipio de Tecpan de Galeana, los ataques empezaron el viernes 19 y continuaban hasta el sábado 20.

«Son alrededor de 300 hectáreas de zonas arbustivas y de pastizales que fueron consumidas por el fuego», refirió alguien de una de las comunidades afectadas que pidió omitir su nombre por razones de seguridad.

Con el apoyo del Ejército, se lograron sofocar dos incendios, pero hasta este domingo 21 había otro que no se podía controlar.

Este sábado, un grupo de pobladores lograron derribar un dron y detectaron que los delincuentes también están tirando bombas de gasolina para provocar incendios.

De acuerdo con otra persona, quien dirige los ataques es Servando Bautista Adame, jefe de una célula del grupo criminal Familia Michoacana.

El 14 de marzo, lugareños denunciaron que miembros de la Familia Michoacana lanzaron drones explosivos a casas particulares de El Porvenir, sin que hubiera personas heridas o fallecidas. Solo provocaron daños en una escuela primaria y a la iglesia local.

Después de esos ataques, el gobierno del estado, pobladores y autoridades de localidades de esa zona acordaron reforzar la seguridad, con elementos del Ejército, Guardia Nacional y policía estatal.

«Sí, se reforzaron las Bases de Operaciones Mixtas y hay muchos patrullajes de las fuerzas de seguridad, pero los de la Familia Michoacana siguen con las agresiones, aunque ahora con menos intensidad; y hay que reconocerlo», aseveró uno de los lugareños.

Las incursiones de la Familia Michoacana han provocado que en comunidades de la parte alta de la sierra, muchas escuelas de educación básica sigan cerradas.

«Hay planteles educativos cerrados, porque los maestros tienen mucho miedo de subir a la sierra. Y eso se justifica», informó.

Tecpan y Petatlán son municipios de la región Costa Grande, a la que también pertenece el municipio de Coyuca de Benítez, donde el martes 16, en una de sus comunidades, unos 40 hombres armados irrumpieron en una escuela primaria y despojaron de sus vehículos, carteras y teléfonos celulares a los profesores.

Un líder regional de la Sección 14 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) informó que hasta que no haya condiciones de seguridad, los maestros no van a reanudar clases.

De acuerdo con los reportes, los sujetos armados que asaltaron a los docentes pertenecen al grupo criminal Los Tlacos, que disputan la zona con la Familia Michoacana.

Asesinan a escolta de candidato a diputado local de PRI-PRD-PAN en Guerrero

Texto: Amapola Periodismo

Foto: Facebook oficial de Tomás Hernández Palma

Jueves 18 de abril del 2024C

Chilpancingo, Gro.

 

Un escolta del candidato a diputado local de la alianza PRI-PRD-PAN Tomás Hernández Palma, fue hallado asesinado a balazos y decapitado en la colonia Santa Cruz, de San Marcos, cabecera del municipio del mismo nombre, la mañana de este jueves.

Se trata de Eduardo N de 35 años, integrante del equipo de seguridad del perredista Tomás Hernández, alcalde de este municipio de la región Costa Chica, quien solicitó licencia al cargo, para participar en el proceso electoral.

De acuerdo con los informes de las autoridades, alrededor de las seis de la mañana de este jueves, fue hallado el cuerpo decapitado sobre el cual dejaron una cartulina con un mensaje.

Tomás Hernández, quien ha sido alcalde de San Marcos en dos periodos consecutivos, es candidato a legislador local por el distrito 3 de la coalición PRI-PRD-PAN.

Tomás Hernández Palma en campaña política en la comunidad Rancho Viejo de San Marcos, el jueves 18 de abril del 2024. Foto: Facebook oficial Tomás Hernández Palma

Este miércoles por la tarde, el empresario Ricardo Santiago Brito, cercano al senador Félix Salgado Macedonio, candidato de Morena para reelegirse en el cargo, fue asesinado a balazos por un desconocido mientras comía en una fonda en la colonia Unidos por Guerrero, en Acapulco.

Después del asesinato de Ricardo Santiago, llegó a esta colonia de Unidos por Guerrero, Félix Salgado para encabezar un acto de campaña.

Según fuentes oficiales, el empresario asesinado a tiros era el encargado de instalar los templetes de los actos de campaña de Félix Salgado.

Ataque armado en palenque de gallos de Petatlán deja el saldo de seis muertos y 13 heridos

Texto: José Miguel Sánchez

7 de enero del 2024

Chilpancingo

 

Un ataque armado en un palenque de gallos en Petatlán, en la Costa Grande de Guerrero, dejó el saldo de seis personas asesinadas y 13 heridas, dos de ellas de gravedad.

El ataque ocurrió en medio de una ola de violencia en la entidad, incluido ese municipio costero.

Los hechos ocurrieron cerca de las 10 de la noche de ayer sábado, donde, de acuerdo con fuentes del lugar, después de una pelea de gallos se generó un conflicto con los resultados descritos.

Las peleas de gallos en varios municipios de la Costa Grande son consideradas una tradición. Los fines de semana los galleros y personas acuden a estos eventos a apostar dinero.

Después de una discusión por los resultados, de acuerdo con los testimonios, un grupo armado ingresó al lugar y disparó contra varios de los asistentes, entre galleros y espectadores.

El palenque se ubica en el centro de Petatlán, que recién fue inaugurado por el alcalde.

Existe otra versión de los hechos que indica que el ataque armado fue para asesinar al líder de un grupo criminal local denominado Los Compadres.

A través de un video que se difundió en redes sociales, se observan varios cadáveres y personas heridas en el suelo.

Al lugar llegaron los elementos de seguridad y se inició una carpeta de investigación, según informó la Fiscalía General del Estado (FGE).

El ataque en el palenque se da en medio de una ola violenta que hay en todo el estado desde el inicio de año.

En el municipio serrano de Heliodoro Castillo nueve personas fueron asesinadas y calcinadas y hay un número indeterminado de desaparecidos después de una irrupción de hombres armados al poblado de Buenavista de los Hurtado.

El saldo preliminar del ataque en el palenque era de cinco personas asesinadas y 10 heridas.

La cifra fue actualizada por la FGE, derivado de las investigaciones donde contabilizaron a una víctima más asesinada.

“La Fiscalía General del Estado de Guerrero establece de acuerdo en los avances de la investigación, el fallecimiento de 6 personas y 13 víctimas más lesionadas, de estas últimas aún no se cuenta con la denuncia correspondiente”, indicó la FGE.

De acuerdo con la investigación preliminar de los hechos, realizada por la FGE, el ataque ocurrió porque un grupo de hombres armados agredió a otro, presuntamente, el ataque fue entre integrantes de dos grupos criminales distintos que tienen presencia en la zona, de acuerdo con la versión de la Fiscalía.

El alcalde de Petatlán, Javier Aguilar Silva, solicitó licencia al cargo al Congreso local para competir por una diputación federal por Morena.

En Petatlán no hay alcalde desde el pasado 31 de diciembre porque Aguilar Silva dejó el cargo sin la aprobación del Congreso local, ya que no ha sesionado, pues las y los diputados están de vacaciones.

Es el mismo caso de Chilpancingo, donde la alcaldesa morenista Norma Otilia Hernández Martínez solicitó licencia al cargo para buscar la candidatura al Senado de la República, también a pesar del repunte de hechos violentos.

Sin sal no hay comida en pueblo salinero de Costa Grande

Productores de sal de San Jeronimito piden a Segalmex que adquiera su producción


Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Amilcar Juárez 

Petatlán

 

Bajo el sol abrazador de la Costa Grande de Guerrero, Lázaro Fierro Meza trabaja en su finca de sal. Una escoba, una jaladera, es decir, un artefacto de madera, y una gorra son sus herramientas de trabajo. Sólo él produce, por temporada, 100 toneladas de sal de grano, uno de los condimentos más importes del mundo.

Lázaro, todos los días, desde hace 40 años, se levanta a las cuatro de la mañana; se toma una taza de café y sale de su casa, en el poblado de San Jeronimito, Petatlán, hacía las fincas de sal, un trayecto que le toma unos 20 minutos.

La rutina de Lázaro no es muy diferente a la de los otros 76 productores que están organizados en la Sociedad Cooperativa de Productores de Sal de San Jeronimito y que recolectan la sal en un terrero de 876 hectáreas, ubicado en las costas del municipio de Petatlán.

La historia de Lázaro en la producción de sal se remontan hace 40 años atrás. En 1980 regresó de Estados Unidos a su natal San Jeronimito, no había fuentes de empleo y su único patrimonio era una camioneta con la que empezó a trasladar a los trabajadores a las fincas de sal.

“Una persona de los ocho que comenzaron la Cooperativa que ya murió me dijo cómprate una finca, yo sé que tú la haces, y gracias a ese señor me pudieron fiar una y la compre y ahí vi que era negocio”, contó Lázaro desde su finca de sal.

A los terrenos donde producen la sal, los habitantes de este pueblo le llaman fincas, las cuales se extienden por 876 hectáreas.

Antes del 2000, en estas fincas es donde se comerciaba de manera directa con la sal, Lázaro recuerda que el trueque era muy común entre los productores y los clientes.

“Venían aquí gente de todos lados y trían para cambiar por sal sandías, frenos de caballo, carne, maíz, melón, cobertores, ahorita ya no es común, pero si alguien viene así le cambiamos, no hay problema”, comenta.

Con el paso del tiempo intermediarios y acaparadores llegaron a comprar todo el producto, lo que en un principio a los productores les pareció buena idea por la facilidad de vender, con el paso del tiempo se dieron cuenta que solo malbaratan su sal.

Casos como el de Lázaro se repiten en los 76 socios productores de la Cooperativa.

Arturo Sotelo Romero es otro socio productor y desde hace 40 años se dedica a la sal, hoy, a sus 75 años, sigue activo en la Cooperativa; produce sal y es parte del Comité de Vigilancia.

Gracias a la producción de sal, Arturo sacó adelante a sus 11 hijos y seguirá en el oficio hasta donde, dice, “más pueda”.

Lázaro y Arturo son parte de la segunda generación que producen sal en la Cooperativa, antes de ellos están los fundadores y, actualmente, una tercera generación ya trabaja en las fincas de sal y pretenden llevar el negocio a otro nivel.

Las negociaciones, la espera y la esperanza

El actual presidente de la Cooperativa, Irving Rodríguez Salas, que ya es parte de la tercera generación de productores de sal, gestionó y organizó a los socios para negociar con Seguridad Alimentaria Mexicana (Segalmex) la compra de su producción.

Esto porque escuchó en las conferencias matutinas del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, que al campo guerrerense se le tiene que dar todo el apoyo y comprarle lo que producen.

Fue así que en marzo se acercaron con la subgerente de la unidad operativa Diconsa-Guerrero, Mirna González Rojas, para vender la sal a Segalmex.

En la bodega de la Cooperativa tienen ya recolectadas 4,000 toneladas de sal que esperan ser vendidas a Segalmex, lo único que esperan es la respuesta de González Rojas para vaciar su bodega que ya lucen abarrotadas.

Los costales de sal ya no entran en la bodega, por lo que el patio y galeras de las oficinas de la Cooperativa ya están llenos; tuvieron que improvisar sobre la carretera federal Acapulco-Zihuatanejo un espacio para almacenarlos.

“Nosotros tenemos palabra, le dejamos de vender a los intermediarios y acaparadores para poder tener una reserva y ofrecerle a Segalmex, por lo que llevamos dos meses sin vender y guardando todo en espera de que se haga el negocio”, dijo Rodríguez Salas.

Las negociaciones continúan pero mientras esperan no han vendido su producto, por lo que si no se cierra el trato pronto empezara a mermar la economía de los socios y de las 400 familias que viven de la producción de sal.

Rodríguez Salas llamó al titular de Segalmex, Leonel Cota Montaño, a que los voltee a ver, a no dejarlos solos y hacer que el presiente López Obrador cumpla su promesa.

“El presidente de la República dijo que se tenía que apoyar a todos los productores, pero especialmente a los productores de Guerrero”, dijo Rodríguez Salas.

Para Rodríguez Salas el trato con Segalmex es sólo el comienzo de un proyecto que vislumbra para que toda la comunidad de beneficie de la producción de sal.

Con un comprador seguro y formal como Segalmex, Rodríguez Salas cree que más personas van a dedicarse a recolectar sal, y entre más cantidad habrá más empleos para apoyar a los jóvenes.

“Lo que queremos es producir a granel y empacar en lo que ahorita es la bodega, eso detonaría el empleo y nos pondría en el radar nacional”.

La sal en números

La Cooperativa está legalmente constituida desde 1942, y producen, a través de una concesión por extracción de minerales, otorgada por el gobierno federal, 10,000 toneladas de sal por temporada.

La concesión es vigente hasta el 2049 para aprovechar 875 hectáreas de terreno, y de acuerdo con Rodríguez Salas, la Cooperativa es la principal productora de sal en Guerrero, por extensión y tonelada.

Colima es el principal productor de sal a nivel nacional, de acuerdo con dato del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), en 3,500 hectáreas producen hasta 39,000 toneladas al año, números muy alejados de los de Guerrero.

Para Rodríguez Salas la disparidad en los números es por falta de atención institucional a los productores, “desde que existe la Cooperativa son contadas las veces que el gobierno nos ha apoyado, a veces el estatal nos apoya con créditos, pero al final tenemos que pagarlos y solo se recupera la inversión, pero de que podemos hacer esto en grande podemos, tampoco queremos todo gratis, lo que queremos es trabajo y que se vea que en Guerrero se producen cosas de calidad”.

En una de las paredes de las oficinas de la Cooperativa hay un gran documento enmarcado en un rectángulo, es la certificación de la Secretaría de Salud federal en la que da fe que la sal producida en San Jeronimito contiene los nutrientes necesarios y es apta para el consumo humano.

El kilo de sal, de manera directa, los productores lo venden a seis pesos, 300 pesos el saco y a 6,000 pesos la tonelada.

Con Segalmex, menciona Rodríguez Sala, esperan un trato mínimo de vender 1,500 toneladas, “si puede todo mucho que mejor, para eso estamos listos”.


Te puede interesar: El cacahuate, la botana que sostiene a muchas familias guerrerenses

Tsqueen Xua Suljaa, el chocolate creado con productos y manos de zona amuzga


¿Cómo llega la sal a nuestra mesa?

La sal que producen en San Jeronimito conserva las formas de extracción más tradicionales, lo que da como resultado un producto artesanal y orgánico.

Eso es lo que más orgullo les genera a los socios de la Cooperativa.

El proceso es por temporal, en época de sequía, de noviembre a mayo la laguna se seca y es en esa zona donde produce.

Desde el agua que se obtiene del subsuelo de los terrenos salitrosos que dejó la laguna, se generan pequeños pozos o norias de donde es extraída y enviada a estanques, que son piletas rectangulares con medidas aproximadas de siete metros por cinco de largo, pero varia según la experiencia y técnicas de cada productor.

Todo esto es de manera artesanal, el pozo y las piletas son de tierra, no hay concreto ni algún material ajeno.

En las piletas “el sol y el aire separa lo dulce de lo salado”, y después de un par de días se bombea a las eras, que son pequeños cuadros, de poca profundidad en los que se almacena el agua salada; en un lapso de tres a cuatro días se solidifican los minerales y se crea la sal de grano.

De ahí toca barrer la sal, con escoba y un jalador de madera se separa el sal con la poca agua que quedó en las eras; hacen pequeños montones al final de cada era.

Todo este proceso lo repiten cada semana por tres meses.

El trabajo comienza a las cinco de la mañana, porque “lo importante es ganarle al sol”, dice Lázaro. La jornada termina entre las once y doce del día.

En la tarde, después de las cinco, regresan para otra pequeña jornada de trabajo y aprovechar los últimos rayos del sol.

La dinámica es así para evitar trabajar bajo el sol del mediodía en esta zona costera de Guerrero es pesado; las temperaturas en Costa Grande pueden alcanzar los 35 grados y un sensación de humedad de 40 grados.

“Muchos dicen que los costeños somos flojos, pero no, flojos son los que dicen eso, si me vienen a ver a las once o doce en mi finca yo ya estoy en mi hamaca descansando, porque ya trabajé desde la madrugada”, cuenta Lázaro.

Después de juntar los montones de sal, en una carretilla que tiene que ser plástico para que no se oxide, juntan una gran montaña de sal, donde ahora tiene que venir el empacado.

Con costalillas al hombro, pala y una gran aguja, comienzan a empacar la sal, después la carga en las camionetas que harán la distribución, o en este caso, al almacén en espera de que Segalmex compre el producto.

A finales de mayo, con las primeras lluvias, el nivel del mar sube, entra a la laguna de San Jeronimito y lo que por seis meses fueron fincas para la producción de sal se convierten en manglares.

Estará así otros seis meses, tiempo en el que los productores o salineros, como también se les conoce, se dedican a otros oficios, algunos son herreros, mecánicos, carpinteros, albañiles y otros, con una buena administración, viven de la venta de sal.

 

Salir de la versión móvil