Marchan normalistas rurales de todo el país en Chilpancingo para exigir justicia para Yanqui Kothan

Texto: Marlén Castro

Foto: Andrea Mendoza

Sábado 16 de marzo del 2024

Chilpancingo

 

“No has muerto. No has muerto. No has muerto camarada, tu muerte, tu muerte será vengada”, consignaron los normalistas rurales del país, entre otras frases combativas, en las calles de Chilpancingo, donde esta mañana marcharon para exigir castigo para el policía que asesinó a su compañero Yanqui Kothan Gómez Peralta.

Esta consigna dedicada al Che Guevara, en 1967, acomoda bien a los estudiantes normalistas para protestar este 2024 por el asesinato de Yanqui Kothan asesinado el pasado jueves 7 de marzo.

Los 61 años que han pasado desde la ejecución del Che a manos de un policía, parecen ser en vano. Yanqui Kothan murió por la mano de un policía, ahora prófugo, se dice.

 

Se trató de un contingente de unos 800 normalistas rurales de todo el país, al que se sumaron madres y padres de los 43 desaparecidos, integrantes de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación (CETEG) y los colectivos Centro de Derechos de las Personas Víctimas de Violencia Minera Bello y el Colectivo de Personas Desaparecidas en Chilpancingo Lupita Rodríguez Enciso. En total, entre 1,100 y 1,300 personas marcharon para exigir justicia.

La marcha partió de la avenida Insurgentes, de la estatua de Nicolás Bravo, a las 11:20 de la mañana, una hora con 20 minutos más tarde del horario establecido en la convocatoria y concluyó hasta la salida a Tixtla, en el sitio en el que Yanqui Kothan fue asesinado.

Vianey Guzmán, la madre y otros familiares de Yanqui Kothan, también participaron en esta multitudinaria marcha para exigir justicia por el hijo, el hermano, el primo, el que ya no está con ellos desde hace nueve días. Los familiares se mimetizan entre los normalistas, por medidas de seguridad también se cubren el rostro para no ser identificados.

La marcha pasó por las avenidas Insurgentes e Ignacio Ramírez, hasta llegar al punto conocido como Las Banderas en donde se hizo una parada en el antimonumento a las 43, donde las madres y padres de los 43 se solidarizaron con la madre de Yanqui Kothan. Dijeron que comprenden su dolor, porque es un sentimiento compartido porque a nueve años y seis meses no saben nada de sus hijos.

De ahí se encaminaron rumbo al viejo libramiento a Tixtla, punto en el que los primeros manifestantes comenzaron a arribar alrededor de las 13:40 horas. Todo el contingente llegó al punto del lugar del asesinato hasta las 14:00 horas.

En el sitio del asesinato realizaron una manifestación, en donde habló Vianey Peralta; de parte de las madres y padres de los 43, Emiliano Navarrete, padre del normalista José Angel Navarrete, además de un joven normalista de cada delegación de las normales del país integradas a la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM).

Vianey Peralta exigió justicia para su hijo, pero también habló de cómo está la economía nacional y local, la que hace que las familias apenas tengan para sobrevivir.

Emiliano Navarrete, por su parte, criticó a los policías que sin miramientos asesinan a jóvenes estudiantes, como ahora le tocó a Yanqui Kothan, de 23 años.

Protestan normalistas en el Congreso local para exigir la remoción de la fiscal

Advirtieron que si la fiscal se queda exigirán la destitución de la gobernadora

 

Texto: Marlén Castro

Viernes 15 de marzo del 2024

Chilpancingo

“¿Cómo es posible que la gobernadora no puede remover (destituir dijo) a la fiscal?”, se preguntó un normalista de Ayotzinapa en la puerta del Congreso local, a donde unos 100 estudiantes protestaron este viernes, a ocho días del asesinato de su compañero Yanqui Kothan Gómez Peralta.

 

Este día los estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, protestaron en el Congreso local para exigir a las diputadas y a los diputados locales que se concrete la remoción de la fiscal Sandra Luz Valdovinos Salmerón.

 

El estudiante que se refirió a este hecho en concreto advirtió que si la gobernadora no puede removerla, entonces exigirán la destitución de Evelyn Salgado Pineda, y pidió a la población que se una al movimiento para echar abajo a este gobierno.

Estudiantes normalistas de Ayoztinapa protestan en el Congreso del Estado para exigir la remoción de la fiscal Sandra Luz Valdovinos Salmerón, el 15 de marzo del 2024. Foto: Alberto Ramírez

Desde el viernes pasado que los normalistas comenzaron una jornada de lucha para exigir castigo a los culpables del asesinato de Yanqui Kothan, hay entre todos los estudiantes representantes de las 17 normales rurales del país, algunos ya estaban en la Normal de Ayotzinapa porque esos días celebraban el 98 aniversario de la creación de la institución.

 

En estos días de lucha, estas representaciones de las normales, afiliadas a la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM), forman parte de las protestas y plantean a nombre de todos los normalistas rurales sus exigencias.

Pintas realizadas por normalistas de Ayotzinapa afuera de las instalaciones del Congreso del Estado donde exigieron la remoción de la fiscal del estado

Un integrante de la FECSM dijo en el mitin de hoy en la puerta del Congreso que esa policía que actuó impunemente contra los normalistas no hace nada contra los integrantes del crimen organizado. “Se esconden cuando están quemando unidades del transporte público, pero contra los normalistas si que van tras ellos, aunque está demostrado que no los agredieron, ni siquiera fueron prepotentes”.

 

Otro normalista dijo que la gobernadora tiene que irse sino es capaz ni de remover a la fiscal. Dijo destituir, pero no es el término legal que aplica, porque la Fiscalía General del Estado (FGE) es un órgano autónomo.

 

Agregó que es el dominio público que “la gobernadora se la pasa en fiestas y sentada en su silla cómodamente, no hace nada, cuando existe tanta violencia”.

Un par de estudiantes pidieron a las autoridades información sobre el paradero del asesino de Yanqui Kothan.

Normalistas de Ayoztinapa gritan consignas afuera del Congreso del Estado para exigir la remoción de la fiscal del estado.

Otro estudiante más se dirigió al presidente Andrés Manuel López Obrador para recordarle que ya le faltan pocos meses para que termine su mandato y no ha resuelto la desaparición de los 43 normalistas, como lo prometió, al contrario, ha empleado más tiempo en ocultar información para el esclarecimiento, como el hecho de no permitir que los abogados accedan a los 800 folios faltantes del informe del Ejército sobre los hechos.

 

El gobierno del estado informó anoche en un comunicado de prensa sobre la remoción inmediata de la fiscal, luego de que Valdovinos Salmerón respondió en un comunicado de la Fiscalía que seguiría al frente de sus funciones y que ejercería su derecho de audiencia en el Congreso local.

 

El comunicado del gobierno indicó que ya estaba separada de su cargo y de acuerdo con la Constitución Política del Estado de Guerrero, tenía 10 días hábiles para que las dos terceras partes de la Cámara la restituyan, si no ocurría, se daba la destitución como un hecho.

Remueven a funcionarios estatales que crearon primera versión del ataque a normalistas de Ayoztinapa

Texto: Margena de la O 

Jueves 14 de marzo del 2024 

Chilpancingo

 

Derivado del ataque a los normalistas de Ayotzinapa el jueves pasado al oriente de Chilpancingo, donde fue asesinado por policías estatales el joven de 23 años, Yanqui Kothan Gómez Peralta, renunciaron a sus cargos los secretarios de Gobierno, Ludwig Marcial Reynoso Núñez y el de Seguridad Pública, Rolando Solano Rivera, a la vez que será removida de su cargo la fiscal general, Sandra Luz Valdovinos Salmerón, informó la gobernadora Evelyn Salgado Pineda.

La información la dio a conocer mediante un mensaje en sus redes sociales oficiales. Fue breve. “He recibido y aceptado las renuncias del secretario General de Gobierno, maestro Ludwig Marcial Reynoso Núñez; del Seguridad Pública, general Rolando Solano Rivera, y en el transcurso del día daremos a conocer a las personas que estarán al frente, encargadas de despacho de cada dependencia”, mencionó en una primera parte.

La gobernadora Evelyn Salgado Pineda durante el anuncio de la renuncia y remoción de los servidores públicos de su gobierno ante el ataque a normalistas de parte de policías estatales. Foto: Captura de la transmisión oficial.

Después habló del caso de la fiscal. “Notificaré a la maestra Sandra Luz Valdovinos Salmerón su remoción del cargo de fiscal general del estado, realizando el proceso administrativo y jurídico correspondiente, al tiempo de da vista al Poder Legislativo Estatal”, agregó.

Dijo que su interés es abonar a “una investigación imparcial y a la búsqueda de la justicia” con las instancias correspondientes, se entiende que con la Fiscalía General de la República (FGR), quien lleva el caso del ataque a los normalistas ocurrido en lo que se conoce como el viejo libramiento a Tixtla.

Vianey Peralta, la madre de Yanqui Kothan, y los normalistas de Ayotzinapa, secundados por la Federación de Estudiantes Campesinos Socialistas de México (FECSM), en su exigencia de justicia y esclarecimiento de los hechos, reclamaban la destitución de todos estos funcionarios y del coordinador de la Policía Estatal.

El abogado de los normalistas, Vidulfo Rosales Sierra, quien forma parte del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, planteó hace un par de días en este medio que para el esclarecimiento real de los hechos debían abrirles una carpeta de investigación a Reynoso Núñez y Solano Rivera, porque fueron ellos los que manipularon y crearon pruebas de los hechos para responsabilizar a los estudiantes de Ayotzinapa de su propia agresión y, además, avalaron las detenciones ilegales de tres normalistas. Públicamente sólo reconocieron la detención de un estudiante.

Los ahora ex secretarios dieron una conferencia de prensa alrededor de las dos de la mañana del día siguiente de los hechos, en la calle, muy cerca de Palacio de Gobierno, para dar su versión; dijeron que se trató de la persecución de un delito, porque la camioneta donde viajaban los estudiantes tenía reporte de robo y, además, que en ese vehículo hallaron alcohol, una arma y una sustancia granulada, lo que se sugerían como alguna droga.

En el caso, después de que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, informó que el policía estatal que disparó y asesinó al normalista Yanquin Kothan huyó, quedaron expuestas las omisiones de la Fiscalía General del Estado (FGE) y de los otros funcionarios estatales del primer círculo.

El anuncio de las renuncias y remoción de los servidores públicos ocurre mientras los normalistas esperan afuera del juzgado federal de zona Diamante de Acapulco, los resultados de la primera audiencia del caso del asesinato de su compañero.

Descuido o complicidad, razones que AMLO observa en la fuga de policía que asesinó a normalista

Texto: Margena de la O 

Miércoles 13 de marzo de 2024

Chilpancingo

Para el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, hay de dos razones en el hecho de que el policía estatal que disparó y asesinó al normalista, Yanqui Kothan Gómez Peralta, de 23 años, huyera: descuido o complicidad de quienes procuran la justicia.

Lo expuso esta mañana en su conferencia de prensa desde Palacio Nacional. “Lo cierto es que sí fue asesinado el joven de la Normal de Ayotzinapa por un policía; eso está demostrado. Se fugó porque no hubo cuidado o porque hubo complicidades al interior de los encargados de impartir justicia, pero ya se está actuando y no va haber impunidad, y se tiene ya la versión y sí fue un asesinato”, comentó.

Este nuevo señalamiento del presidente ocurre ya en medio de un pleito entre la Fiscalía General del Estado (FGE) y la Secretaría de Seguridad Pública del Estado que ayer, mediante comunicados, se repartieron culpas. Fue un intercambio de señalamientos de lo que hicieron y no, de lo que les toca y no, y de lo que es su competencia y no ante el caso de los policías implicados en el ataque a los normalistas el jueves pasado al oriente de Chilpancingo.

Todo porque la mañana del martes López Obrador informó que el policía que asesinó al normalista se fugó.

El secretario General de Gobierno, Ludwig Marcial Reynoso Núñez, anoche mismo también entró en la polémica y el reparto de culpas con un comunicado que colgaron en las redes oficiales de la secretaría. Descargó la responsabilidad en la FGE: “[…] El gobierno del estado presentó a la Fiscalía General del Estado (FGE) a los tres policías involucrados en este hecho”, además, informó, de todos los elementos de pruebas que tenían para el esclarecimiento del crimen.

El presidente Andres Manuel Lopez Obrador en la mañanera del 13 de marzo habló sobre la fuga del policía que asesino a normalista en Guerrero. Foto: Captura de transmisión.

También expuso que la instrucción de la gobernadora es actuar con “transparencia” en las indagatorias del caso.

Pero la transparencia es lo que menos define la participación de Reynoso Núñez en el ataque a los normalistas. Fue él, junto al secretario de Seguridad Pública estatal, Rolando Solano Rivera, quienes horas después de los hechos, quienes informaron que la actuación de los policías fue en la persecución de un delito porque la camioneta donde viajaba los normalistas tenía reporte de robo y, además, hallaron alcohol, una arma, y una sustancia granulada que sugerían como droga.

En el comunicado de ayer, el secretario expuso que esa primera versión fue la que le hicieron llegar los policías.

Con la información que ha soltado el presidente en las conferencias mañaneras la información oficial del gobierno estatal ha quedado diluida, al decir que sí fue un asesinato de la Policía Estatal y, ahora, al sugerir complicidades.

“Nada más que tenemos que tener todos los elementos y se va a castigar a todos los responsables”, agregó López Obrador esta mañana.

El presidente le hizo un llamado al policía fugado para que se entregue, porque “la instrucción es muy clara, cero impunidad”.

A los estudiantes normalistas de Ayotzinapa también los convocó, aun cuando reconoció que están en su derecho de manifestarse, a que “no abusen”.

FGR atrae investigación de asesinato de normalista y hace pelear a Seguridad Pública y FGE

Texto y foto: Margena de la O 

Martes 12 de marzo del 2024

Chilpancingo

El hecho de que la Fiscalía General de la República (FGR) se hiciera cargo de la investigación del ataque de policías estatales a los normalistas de Ayotzinapa ocurrido el jueves pasado, al oriente de la ciudad, donde asesinaron al estudiante Yanqui Kothan Gómez Peralta, de 23 años, puso en jaque al gobierno estatal al quedar exhibido con su falseada versión de los hechos.

En este momento, la Fiscalía General del Estado (FGE) y la Secretaría de Seguridad Pública Estatal mantiene una confrontación mediática al responsabilizarse mutuamente de lo que no hicieron con los policías estatales que participaron en la agresión a los normalistas, en particular porque este martes por la mañana el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, confirmó que el elemento que asesinó al estudiante, huyó.

“Ayer el presunto responsable del asesinato del joven de la Normal de Ayotzinapa, se fugó, el policía. Se está haciendo la investigación, la búsqueda, se van a fincar responsabilidades”.

Eso generó reacciones de parte de los estudiantes, que esa misma mañana irrumpieron en la FGE, donde lanzaron explosivos y quemaron algunos vehículos que estaban estacionados adentro del edificio.

Así quedaron las instalaciones de la FGE tras el paso de los normalistas, esta mañana del 12 de marzo, en Chilpancingo.

También acarreó que la FGE y la SSP se señalaran públicamente, mediante comunicados, sobre el caso de los policías.

El primer comunicado salió de la FGE para aclarar que “ninguna autoridad puso a disposición de esta Fiscalía a los policías estatales involucrados”, menos pudieron estar en calidad de detenidos por la dependencia, porque no realizan “arrestos administrativos”.

Enseguida a estos apuntes, en el comunicado está planteada la necesidad de que aclaren “qué autoridad mantiene bajo resguardo a los citados funcionarios estatales”.

El comunicado de la FGE lo difunden cuando todavía en las instalaciones personal oficial hacían trabajos para componer parte de los desastres, producto de la irrupción de los estudiantes al inmueble.

Más tarde, la SSP difundió un comunicado donde expuso que los policías estatales involucrados dieron su declaración ministerial ante el Ministerio Público de la Agencia Especializada de Delitos Graves de la FGE a las 7:30 horas de la mañana del viernes 8 de marzo, es decir horas después de los hechos.

Hay dos elementos que expone la SSP: es competencia de la FGE “la retención de los elementos por al menos 48 horas” o solicitar una ampliación del término o una orden de aprehensión. Señaló “dilaciones” de parte de la Fiscalía al negarse a “recepcionar la puesta a disposición”.

“Asimismo, durante todo el evento, la enlace del Jurídico Región Centro intentó entablar comunicación con el Jefe de la Unidad de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la FGE, para el apoyo correspondiente, sin obtener resultados”, es una parte del comunicado.

Dos de los tres elementos que participaron en el ataque a los normalistas el jueves pasado, de acuerdo con el comunicado de la SSP, están resguardados de manera voluntaria, sólo en carácter administrativo, pero el otro, al parecer el que reportó el presidente, sin ser localizado.

La condición actual de este agente, aclaró la secretaría, es “por no tener una situación jurídica dictada por la autoridad correspondiente”, en clara alusión a la Fiscalía.

Con esto, la SSP refutó la versión de la Fiscalía y, al mismo tiempo, expuso cómo dos dependencias de una mismo administración estatal, la que encabeza la gobernadora Evelyn Salgado Pineda, no están coordinadas. Las posiciones públicas de la FGE y la SSP las distancia de tal manera que pareciera son de estructuras gubernamentales diferentes.

Tampoco es que los funcionarios de la administración estatal hayan actuado mejor antes. La gobernadora habló públicamente del hecho hasta el cuarto día de que ocurrió, y lo hizo mediante un mensaje por redes sociales, como acostumbra, porque desde el inicio de su gobierno evita los cuestionamientos de los reporteros, así sea en actos públicos.

Secretaría de Seguridad asegura que la Fiscalía se negó a recibir a los policías implicados en hechos donde murió normalista

Texto: Marlén Castro

Martes 12 de marzo del 2024

Chilpancingo

 

A las 7:30 de la mañana del viernes 8 de marzo, los policías estatales involucrados en los hechos en los que murió el normalista Yanqui Kothan Gómez Peralta rindieron su declaración ministerial ante el Ministerio Público de la Agencia Especializada de Delitos Graves de la Fiscalía General del Estado (FGE) aseguró la Secretaría de Seguridad Pública estatal a través de un comunicado de prensa.

El comunicado es una respuesta al que emitió la Fiscalía General del Estado (FGE) en el que afirmó que “ninguna autoridad puso a disposición a los policías estatales involucrados”.

Esta guerra de comunicados entre las dos instancias encargadas de la prevención y persecución de los delitos en Guerrero ocurre después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en Ciudad de México, en su conferencia matutina, que el responsable de dispararle a Yanqui Kothan se había fugado.

Una de las patrullas incendiadas por normalistas al pie del monumento a Vicente Guerrero, en Tixtla, el pasado sábado 9 de marzo.

Seguridad Pública respondió a la FGE que era su competencia “la retención de los elementos por al menos 48 horas y, en su caso, solicitar la ampliación del término, así como solicitar la orden de aprehensión”.

La dependencia del gobierno del estado también acusó a la Fiscalía de negarse a “recepcionar la puesta a disposición” de los elementos y que eso generó dilaciones en el proceso.

Explicó que durante todo el evento la enlace jurídico de la región Centro de la Secretaría de Seguridad intentó entablar comunicación con el jefe de la Unidad de Asuntos Jurídicos y Derechos Humanos de la FGE para el apoyo correspondiente, sin obtener resultados.

Señaló que a pesar de esta complicación “la Secretaría de Seguridad Pública Estatal actuó sin ninguna omisión, pues los elementos se mantienen plenamente identificados”.

Agregó que dos de los elementos “se encuentran resguardados de manera voluntaria administrativa para aclarar los hechos, mientras que uno más está en proceso su localización por no tener una situación jurídica dictada por la autoridad correspondiente”.

Desmiente FGE que los policías señalados de disparar contra Yanqui Kothan estuvieran detenidos

Texto: Marlén Castro

Foto: Cromática agencia fotográfica 

Martes 12 de marzo del 2024

Chilpancingo

La Fiscalía General del Estado (FGE) aseguró que durante el desarrollo de las investigaciones sobre el homicidio de Yanqui Kothan Gómez Peralta “ninguna autoridad puso a disposición de esta Fiscalía a los policías estatales involucrados”.

La dependencia emitió el documento alrededor de dos horas después de que los estudiantes de la Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, irrumpieran en el edificio a pesar de la presencia de guardias nacionales quienes se replegaron y retiraron del inmueble y como tres horas después de que el presidente Andrés Manuel López Obrador declaró en la conferencia matutina que el policía responsable se había escapado.

Desde la tarde de ayer circuló el rumor de que los policías se habían fugado, pero ninguna autoridad confirmó o desmintió esa información que se divulgó como pólvora entre los mismos trabajadores de la Fiscalía.

Hasta hoy en la mañana, el presidente reconoció que de acuerdo con la información disponible el policía culpable se había fugado.

Lo que declaró el mandatario generó la movilización de los estudiantes normalistas a la capital, quienes irrumpieron en la FGE quemaron nueve autos y dañaron otros cuatro, lanzaron bombas molotovs, petardos y cohetes, de acuerdo con la versión de la Subsecretaría de Protección Civil.

En la imagen, el momento en que normalistas de Ayotzinapa irrumpen a la Fiscalía General del Estado esta mañana de martes 12 de marzo del 2024.

Hasta un par de horas después de esa irrupción, la FGE dio a conocer este comunicado en que el desmiente que tuviera a los policías estatales, que nadie se los puso a disposición.

El secretario general de Gobierno, Ludwin Marcial Reynoso Núñez y el secretario de Seguridad, el general Rolando Solano Rivera, dijeron desde la madrugada del viernes 8 de marzo que inmediatamente después de los hechos, los policías estatales señalados como responsables habían declarado ante la autoridad ministerial.

Solano Rivera dijo textual: “Los responsables de parte de la Policía Estatal ya se presentaron ante la autoridad ministerial de forma voluntaria para deslindar responsabilidades y sean la autoridad ministerial quien determine lo conducente mediante las pruebas periciales correspondientes”.

La primera versión oficial aseguraba que el hecho en el que había perdido la vida Yanqui Kothan ocurrió a partir de la persecución de un delito, supuestamente porque se activó la alerta debido a que la camioneta en la que viajaban los estudiantes tenía reporte de robo, razón por la que los policías del estado pidieron al conductor que se detuviera.

En su comunicado la Fiscalía reitera que en ningún momento tuvo en calidad detenidos a los policías estatales y agregó que la dependencia no realiza arrestos administrativos “por lo que deberá de aclararse que autoridad mantenía bajo resguardo a los citados funcionarios”.

Agregó que remitió la carpeta de investigación a la Fiscalía General de la República (FGR) integrada con testimonios y más de 30 dictámenes periciales, videos de los sucedido recabados por autoridades ministeriales y múltiples indicios asegurados.

Informó que en la irrupción de esta mañana a la Fiscalía cuatro elementos resultaron heridos por los artefactos explosivos que lanzaron los normalistas y once vehículos fueron quemados.

“Se reprueban los injustificados ataques lanzados por los normalistas a este organismo autónomo el día de hoy, toda vez que esta Fiscalía ha actuado de manera objetiva e imparcial, respetando los derechos de los familiares de la víctima”.

FGE: blanco de los normalistas al conocer que se escapó el policía que mató a Yanqui

Texto: Marlén Castro

Foto: Amapola Periodismo 

Martes 12 de marzo del 2024

Chilpancingo

Cerca de las diez de la mañana, la duda y la incertidumbre de cinco días se despejó.

El blanco de los normalistas era la Fiscalía General del Estado (FGE). Se supo desde que los autobuses en los que venían viraron dos veces a la derecha después de dejar la carretera México-Acapulco.

En la ciudad, blindaron los edificios públicos más importantes desde la madrugada del viernes 8 de marzo, unas horas después del asesinato de Yanqui Kothan Guzmán Peralta, de 23 años, por policías estatales, a la salida oriente de Chilpancingo.

Definitivamente influyó para esa decisión, lo dicho casi una hora antes desde Ciudad de México por el presidente Andrés Manuel López Obrador, de que el policía estatal que disparó había escapado.

Aspectos del momento en que los vehículos están incendiándos en la FGE, después de que esta mañana irrumpieran los normalistas de Ayotzinapa en protesta por el caso de au compañero asesinado.

Los estudiantes en la Normal Rural, en Tixtla, ubicada a unos 30 minutos de la capital, comenzaron a moverse. Subieron a los autobuses que tienen retenidos desde hace varios días, antes del asesinato de Yanqui, y se enfilaron hacia el nuevo libramiento a Tixtla.

Los movimientos de los estudiantes eran monitoreados o quizá reportados desde dentro mismo por algún normalista, ya se documentó en varias ocasiones la infiltración de los estudiantes por parte de las autoridades a través de diferentes instancias.

Cuando se movieron los normalistas, el gobierno del estado comenzó a desalojar de forma inmediata a los trabajadores en Palacio de Gobierno, Congreso del Estado, edificio Juan Álvarez, en el centro de la ciudad, y a los de la FGE.

Alrededor de las 9:40, los autobuses con los normalistas entraron a Chilpancingo, por el acceso norte de la ciudad, de ese lado el nuevo libramiento entronca con la Autopista del Sol.

La caravana de autobuses se metió a la Autopista y siguió por la vía rápida como si fuera a Acapulco, cuando llegó a la altura del Palacio de Gobierno continuó de frente. Entonces se supo que las oficinas centrales, en las que despacha la gobernadora Evelyn Salgado Pineda, no eran objetivo.

A las 10:10 arribaron al edificio blindado con barricadas de guardias nacionales. A los normalistas les bastaron 30 minutos para dejar el lugar, tal y cual queda una zona de guerra.

Unos 200 normalistas bajaron de esos autobuses, casi cada uno, con un equipo de cuatro bombas molotovs, preparadas en envases grandes de refrescos, también petardos y cohetones. Los normalistas se lanzaron contra la Fiscalía como una parvada de langostas sobre un campo de maíz.

A cierta distancia, empezaron a prender fuego y aventar los artefactos uno tras otro, superando desde el primer momento a los cerca de 100 elementos de la Guardia Nacional que desde dentro intentaron defender el edificio.

Unos 10 minutos de petardos y bombas molotovs después los guardias nacionales lanzaron gases lacrimógenos sólo para que les permitiera replegarse y retirarse.

Ya con el edificio sin protección y mientras seguían lanzando bombas y petardos, un grupo de normalistas condujo una camioneta blanca propiedad de la Normal Rural y la estrelló varias veces contra la barda de cemento al lado derecho de la entrada principal, en donde hizo un boquete por el que pasaron los normalistas.

No fue el único lugar que abrieron. De lado izquierdo de la puerta de acceso principal, otro grupo quitó un pedazo de la reja, por donde más estudiantes se brincaron.

Adentro, los estudiantes fueron incendiado los autos estacionados, algunos oficiales y otros propiedad de los mismos trabajadores.

En unos cinco minutos, con todos los autos incendiándose, el lugar se convirtió en un espacio con varias llamaradas y se envolvió en una enorme nube de humo negra, la cual podía verse a varios kilómetros a la redonda.

Mucha gente comenzó a subir a redes sociales grabaciones de lo que veían a kilómetros de la Fiscalía.

“Desde dónde estoy así se ve el lugar donde se ubica la Fiscalía”, dijo un usuario de Facebook alrededor de las 10:30 de la mañana. Estaba lejos y lo que se miraba a distancia era impresionante, pero menos de como se veía a unos cuantos metros.

Después de incendiar los autos en el estacionamiento, los estudiantes se metieron a las oficinas de la Fiscalía por el punto conocido como la pluma, por donde entran los carros. Iban atrás de ellos, los comunicadores que reportan para muchas páginas digitales.

Los normalistas les marcaron el alto a los comunicadores. Les dijeron que hasta ahí llegaban.

“Alto ahí, alto ahí, siempre dicen las cosas a su conveniencia. Nunca dicen la verdad”, increparon y salió su reclamo en los en vivos de todas estas páginas. La marabunta de estudiantes pasó la pluma y se metió a las oficinas sin permitir el paso a ningún reportero.

Al cabo de unos tres minutos salieron y se dirigieron a sus autobuses.

“Amonos, amonos, amonos ya, entiendan, vámonos todos”, decía uno de los normalistas al mando.

Todos comenzaron a subirse a los autobuses. Alrededor de las 10:40 se retiraron. Dejaron el lugar envuelto en llamas.

Sólo 30 minutos bastaron para mostrar esta fuerza demoledora de los estudiantes otra vez agraviados.

Irrumpen normalistas en la FGE al comprobarse que policía que atacó a su compañero, huyó

Estamparon una camioneta contra la barda en la que hicieron un boquete e ingresaron a la Fiscalía, nueve autos estacionados en las instalaciones fueron incendiados por los estudiantes


Texto y foto: Margena de la O

Martes 12 de marzo del 2024

Chilpancingo

 

En una acción que duró unos 30 minutos, los normalistas de Ayotzinapa irrumpieron en las instalaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE) y lanzaron petardos e incendiaron nueve vehículos oficiales después que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, confirmó que el policía estatal que disparó y asesinó a uno de sus compañeros el jueves pasado al oriente de la ciudad, huyó.

Mientras, la FGE emitió un comunicado en el que indicó que la dependencia ninguna autoridad puso a disposición de la dependencia a los policías estatales involucrados en los hechos, en donde fue asesinado Yanqui Kothan Guzmán Peralta, la noche del jueves 7 de marzo.

Normalistas de Ayotzinapa irrumpen en la FGE esta mañana del 12 de marzo del 2024.

Los estudiantes llegaron a las inmediaciones del edificio alrededor de las 10:10 horas. Tan pronto bajaron comenzaron a lanzar explosivos hacia el interior, donde había algunos elementos de la Guardia Nacional, resguardando el inmueble. Los agentes se enfrentaron con los normalistas; respondieron con gases lacrimógenos, lo que complicó el ambiente, porque la nata de humo negro por el incendio comenzaba a formarse.

Desde este fin de semana, el gobierno del estado montó una operación para blindar y resguardar los edificios públicos. La presencia de los guardias nacionales en la FGE, al parecer, tiene que ver con esa estrategia.

Los guardias nacionales que estaban en la FGE fueron rebasados por los estudiantes, y terminaron replegándose, lo que facilitó el ingreso de los normalistas.

Los estudiantes entraron luego de estampar varias ocasiones una camioneta blanca propiedad de la Normal Rural sobre la barda, al lado izquierdo de la entrada principal, mientras otros de sus compañeros entraron, al lado derecho de la puerta de entrada, después de quitar una parte de la malla.

Una vez dentro, los estudiantes también colocaron explosivos en los vehículos estacionados, algunos oficiales y otros, se entiende, de trabajadores. En total fueron contabilizados nueve vehículos incendiados, de acuerdo con el posterior reporte de Protección Civil

Los estudiantes duraron unos minutos y se retiraron. Después de eso, los vehículos quedaron incendiándose por mucho más tiempo sin que nadie interviniera.

El personal de la FGE trató a cubetazos de apagar el incendio de los vehículos. Tiempo después, a eso de las once de la mañana, llegaron los bomberos y hasta las once y media, cuando la protesta y el incendio estaba sofocado, arribó un nuevo grupo de elementos de la Guardia Nacional.

Policía de Guerrero acusado de matar a estudiante normalista de Ayotzinapa se fugó

El policía señalado como presunto responsable de disparar contra un normalista de Ayotzinapa se dio a la fuga; estaba en arresto administrativo


Texto: Animal Político

Foto: Amapola Archivo/ Óscar Guerrero

12 de marzo, 2024

 

El policía estatal que presuntamente mató en Guerrero al joven normalista de Ayotzinapa, Yanqui Kothan Gómez Peralta, se fugó, dio a conocer esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En conferencia de prensa, el mandatario dijo que el elemento de seguridad estaba en un arresto administrativo, pero no se cumplieron con los protocolos y se escapó antes de ser entregado a la FGR.

“Estaba en el tránsito de la entrega de las autoridades estatales a la Fiscalía (FGR) que ya atrajo el caso”, declaró.

Normalistas de Ayotzinapa se confrontan con la Guardia Nacional y Policía Estatal en el 2022. Foto: Archivo.

“Se va intensificar la búsqueda de este policía y pido a la gente de Guerrero, de la región de Chilpancingo, que nos ayuden porque necesitamos detenerlo”, insistió López Obrador.

El mandatario admitió que hay complicidades entre autoridades en Guerrero.

“Alguien le aviso”, dijo.

AMLO reconoció que hubo abuso de autoridad

Ayer, el presidente reconoció que hubo un abuso de autoridad y que el joven normalista de Ayotzinapa asesinado por policías de Guerrero en una persecución, nunca disparó, como sostuvo en un inicio la Secretaría de Seguridad estatal.

“Hubo un abuso de autoridad, todavía no quiero adelantar, pero no disparó el joven, por ejemplo, hay que ver todos los peritajes, ya se hicieron y ya está el expediente en manos de la Fiscalía General. No vamos a permitir ninguna injerencia, tentación de querer proteger a los responsables”, declaró.

Yanqui Rothan Gómez Peralta. Foto: Facebook.

Hace unos días, el mandatario replicó la versión de las autoridades locales, quienes argumentaban una persecución originada por el reporte de un robo de vehículo.

Las autoridades de Guerrero indicaron que la policía estatal marcó el alto a los conductores de ese vehículo porque iban tras la investigación de una unidad reportada como robada.

Yanqui Kothan, el normalista de Ayotzinapa asesinado 

Yanqui Kothan Gómez Peralta, de 23 años, fue asesinado por policías en Tixtla, en el estado de Guerrero, el 7 de marzo.

Estudiaba en la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa y era un corredor del Club Guadalupano de Tixtla.

El 6 de marzo, Yanqui Kothan estuvo en la primera línea del portazo a Palacio Nacional. Los manifestantes, que encabezaron una movilización por los 43 estudiantes desaparecidos en Guerrero, exigieron ser atendidos por López Obrador y al no recibir respuesta intentaron ingresar por la fuerza.

Con una camioneta con el logo de la CFE, los normalistas dieron un portazo al acceso de la calle Moneda 8 de Palacio Nacional, por lo que elementos de la Policía Militar usaron gas para replegarlos. Al lugar llegaron elementos antimotines de la policía capitalina.

35 horas después, Yanqui Kothan murió a manos de policías estatales de Guerrero, de un balazo.

Qué pasó 

Vidulfo Rosales, abogado de los padres de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayozinapa, declaró que Yanqui Kothan y sus compañeros que lo acompañaban en la camioneta en la que murió, iban por unas compañeras a la terminal de autobuses.

“No había retén en el lugar de los hechos, ellos se estacionan para hacer una compra cuando son agredidos”, declaró en entrevista con Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula.

De acuerdo con el abogado, la policía llegó en motocicleta, les marcó el alto a los estudiantes, a quienes les pidió que se bajara del auto de manera agresiva.

El estudiante Yanqui Kothan que era el que manejaba se asustó y aceleró para intentar regresar a Tixtla, pero al intentar dar vuelta les dispararon a las llantas y luego a los ocupantes, provocando la muerte de Yanqui.

 

A tres normalistas detuvo la Policía Estatal después del ataque en el que asesinó a Yanqui Kothan

Vidulfo Rosales Sierra reveló que en la detención también participaron elementos del Ejército. Pide que la FGR finque responsabilidades a los secretarios de Gobierno y de Seguridad Pública por falsear y ocultar información


Texto y foto: Margena de la O 

Martes 12 de marzo del 2024

Chilpancingo

Elementos policiacos y del Ejército detuvieron a tres normalistas de Ayotzinapa después del ataque de agentes estatales donde asesinaron a su compañero Yanqui Kothan Gómez Peralta, de 23 años, en el punto conocido como el viejo libramiento a Tixtla, al oriente de Chilpancingo, y no sólo a uno, como lo dieron a conocer autoridades locales, denunció el abogado de los estudiantes, Vidulfo Rosales Sierra.

El único detenido que reconocen las autoridades es Osiel Faustino Jimón Dircio, el joven de 22 años que iba de copiloto en la camioneta que manejaba Yanqui, a quien, denunció el Centro de Derechos Humanos de Personas Víctimas de la Violencia Minerva Bello, presentaron hasta la mañana siguiente de los hechos ante el Ministerio Público.

En las imágenes, normalistas de Ayotzinapa bloquean de manera parcial la Autopista del Sol la tarde de ayer 11 de marzo como parte de su plan de acción en exigencia del esclarecimiento del ataque a sus compañeros.

También detuvieron, contó el abogado, al otro estudiante que viajaba con Yanqui y Osiel, quien bajó a comprar un cigarro en el punto del ataque, al que sólo identificó como Arenita, y a uno de los dos estudiantes que minutos más tarde llegaron al lugar a auxiliarlos.

Por estos y otros detalles ocultados por los secretarios estatales de Gobierno, Ludwig Marcial Reynoso Núñez y el de Seguridad Pública, Rolando Solano Rivera, quienes salieron a ofrecer la versión oficial de los hechos, el abogado plantea que la investigación que realiza la Fiscalía General de la República (FGR) por el ataque a los normalistas incluya a estos servidores públicos.

El abogado que forma parte del Centro de derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, quien también es asesor de las madres y los padres de los 43 normalistas de Ayotzinapa desaparecidos hace casi 10 años, sostiene que estos servidores públicos manipularon y crearon pruebas de los hechos para responsabilizar a los estudiantes de Ayotzinapa de su propia agresión y avalaron las detenciones ilegales de los tres normalistas.

La versión que tiene el abogado sobre cómo pasaron los hechos es la siguiente: tres estudiantes, Yanqui, Osiel y Arenita, vinieron de Tixtla a Chilpancingo y se detuvieron en la entrada oriente de la ciudad; Arenita bajó a comprar un cigarro y a lo lejos vio cuando los policías estatales les dispararon a sus compañeros. En esa agresión mataron a Yanqui; Osiel se salvó porque se agachó dentro de la cabina.

“Arenita estuvo detenido. Arenita huye después de los hechos que se da la balacera; sale corriendo calles hacia abajo, entre la Viguri y la Indeco. En la barranca se esconde. Pide auxilio a dos de sus compañeros, van por él; cuando le hablan sus compañeros ya estamos aquí, sale de su escondite, al salir es detenido por elementos del Ejército mexicano y su compañero, uno de ellos, el que llevaba la moto”, compartió el abogado en entrevista.

En realidad, insistió, fueron tres los estudiantes detenidos, pero los llevaron en direcciones distintas, y los cargaron “dando vueltas en la ciudad alrededor de tres, cuatro horas. Después los sueltan”.

Los secretarios estatales citados dieron una conferencia de prensa para informar de lo ocurrido con los normalistas alrededor de las dos de la mañana del día siguiente en la calle, muy cerca de Palacio de Gobierno. Ahí dijeron que no habría impunidad en el caso, pero que el hecho se desprendía de la persecución de un delito porque la camioneta tenía reporte de robo y, además, que dentro del vehículo hallaron alcohol, una arma y una sustancia granulada, lo que se sugería como un tipo de droga. En ese momento mencionaron que sólo había un normalista detenido, sin más detalles.

Hasta la mañana siguiente los defensores de derechos humanos que acompañan a los normalistas informaron que se trataba de Osiel Faustino, a quien las autoridades presentaron varias horas después.

“Cuando está dando la conferencia de prensa el secretario de Seguridad Pública y el secretario General de Gobierno están detenidos los (otros) dos. En ese momento las policías andaban cargando a los chavos”, detalló el abogado.

Para el abogado esto indica que la Policía Estatal ocultó las dos detenciones ilegales y los dos secretarios nunca lo aclararon. Además, insistió, a Osiel Faustino lo presentaron hasta la siete de la mañana en el Ministerio Público.

Todas las versiones del presidente

El primer día que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, habló sobre el ataque de policías hacia los estudiantes asumió la versión de la Policía Estatal, pero ayer su versión fue diametralmente opuesta, al reconocer que en el caso hubo un abuso de autoridad de los policías estatales en el ataque contra los normalistas.

Lo expuso en su conferencia de prensa de la mañana donde, además, mencionó que el estudiante asesinado nunca disparó un arma. El caso estén manos de la FGR y “no vamos a permitir ninguna injerencia, tentación, de querer proteger a los responsables”, expuso.

Ayer por la noche, al cuarto día de los hechos, la gobernadora Evelyn Salgado Pineda salió a hablar por primera vez del caso. Sólo expuso que el asesinato de Yanqui Kothan no quedará en la impunidad y que se reunió con el Comité Estudiantil de la Normal de Ayotzinapa, a quien le refrendó que los seguirá escuchando.

“Este gobierno no defenderá a nada ni a nadie que haya actuado fuera de la ley”, dijo la gobernadora.

Pero fue su gobierno, a través de los secretarios de despacho, el General de Gobierno y de Seguridad Pública, que sin una investigación de por medio, sugirió que los normalistas eran responsables de su propia agresión.

La gobernadora nunca se retractó, aun cuando el presidente dio una versión distinta a la de sus funcionarios, que siempre hablaron de un hecho plasmado en la persecución de un delito, de la versión que su gobierno ofreció.

El abogado de Tlachinollan expuso que esta nueva agresión contra los normalistas no puede quedar una vez más sólo en la responsabilidad de servidores públicos de bajo perfil, sino en aquellos que maquinaron la versión de los hechos, como los secretarios.

Normalistas bloquean autopista y retienen autobuses para exigir esclarecimiento del asesinato de su compañero

Texto y foto: Margena de la O

Lunes 11 de marzo del 2024

Chilpancingo

Estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos, de Ayotzinapa, bloquearon por más de una hora de manera parcial la Autopista del Sol, como parte de su plan de acción en exigencia del esclarecimiento del asesinato de su compañero Yanqui Kothan Gómez Peralta, de 23 años, en manos de policías estatales el jueves pasado.

Los normalistas se concentraron en parte del carril norte-sur de la vía de cuota, a la altura del Parador del Marqués, al sur de la ciudad, pero permitieron el paso en todo momento.

Normalistas de Ayotzinapa bloquearon la Autopista del Sol y retuvieron autobuses en Chilpancingo, este 11 de marzo.

Realizaron un mitin político para, entre otras cosas, rechazar la versión oficial del gobierno del estado sobre el fondo del ataque.

Los aspectos fundamentales de esa versión que no aceptan los normalistas, es que sus compañeros atacados por los policías estatales no estaban armados ni llevaban drogas, como difundieron en el primer reporte policiacio de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.

En ese mismo texto expusieron que fueron los normalistas los primeros que agredieron a balazos y que ellos respondieron, lo que, en realidad, las autoridades locales no pudieron sostener, al grado de que esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador aceptó que en el caso hubo un abuso de autoridad.

En el mitin, los estudiantes también rechazaron que los policías estatales mantuvieran un retén al oriente de la ciudad sobre el viejo libramiento a Tixtla, donde ocurrió el ataque, y otras tantas cosas que se manejaron para responsabilizar a los normalistas de la agresión.

Para los estudiantes, en resumen, la noche del 7 de marzo, día en que asesinaron a su compañero, los policías estatales «actuaron bajo consigna política», porque no es la primera vez que agentes de Estado agreden a un normalista, hay una serie de episodios que así lo indican, el caso más público es lo que ocurrió la noche del 26 de septiembre del 2014 en Iguala, donde desaparecieron a 43 normalistas y asesinaron a tres más.

La exigencia general fue castigo a los responsables materiales e intelectuales de este caso y el freno a las acciones extrajudiciales contra los normalistas.

Para bloquear parte del carril, los normalistas atravesaron los autobuses que mantienen retenidos y en los que se trasladan de la Normal Rural hacia otras partes del estado y fuera de él.

Llegaron alrededor de las 14:30 horas y se fueron, es decir, liberaron por completo la vía, cerca de las 3:40 horas.

Antes de retirarse hacia Tixtla, donde está ubicada la Normal Rural, el contingente pasó por las centrales de autobuses, ubicadas al norte de la ciudad, donde retuvieron otras tres unidades. Al llegar al perímetro, los jóvenes marcaron el alto a las unidades y bajaron a los pasajeros para llevárselas.

En total se llevaron cinco vehículos, porque en el lugar del mitin retuvieron otros dos vehículos oficiales.

Salir de la versión móvil