El Acapulco olvidado: zonas rurales enfrentan falta de servicios, problemas de salud y ausencia de apoyos tras Otis

El Salto, Hilamos, El Carrizo y Yetla son cuatro de las más de 300 comunidades rurales que hay en Acapulco y Coyuca. A tres meses del huracán Otis aún padecen la falta de agua, problemas de salud y pérdidas de temporadas completas de cosechas. Algunas, además, se quedaron esperando el censo.


Texto: Marcela Nochebuena/Animal Político 

Foto: Luis Madrid/Animal Político 

25 de enero del 2024

 

Las comunidades rurales de Acapulco ya vivían en el olvido, pero el paso del huracán Otis el 25 octubre de 2023 vino a empeorar todo. Hoy algunas sobreviven del agua de un arroyo casi seco, con casos de dengue que se multiplican, sin certeza de cuándo podrán recuperar sus cosechas o empleos, y otras incluso sin haber sido censadas para recibir enseres y apoyos económicos.

Esa madrugada, el agua llegó a tal nivel que cubrió sus casas casi hasta la mitad, reventó muros o sistemas de abastecimiento, los dejó sin vías de traslado a otras comunidades o zonas urbanas donde compraban insumos, acabó con la producción de casi todo un año y desbordó los afluentes. Tres meses después, el agua se ha ido, pero no los efectos de la devastación.

El Salto: “Para todos, no alcanza”

El Salto es una comunidad rural que pertenece al municipio de Acapulco de Juárez, a cerca de 20 kilómetros –casi una hora– del centro del puerto. Colinda con los bienes comunales de Cacahuatepec, una ruta donde hay más de 48 poblados afectados por el paso de Otis.

Perteneciente al ejido de Tres Palos, una buena parte de sus habitantes vive de la producción de cultivos básicos, sobre todo maíz, frijol, jamaica, chiles y hortalizas.

El arroyo que atraviesa la localidad es igualmente fundamental para sus habitantes, cuenta Marichuy, productora y docente. Con la crecida del agua –que superó el metro o metro y medio–, las casas que se distribuyen a lo largo de la orilla resultaron muy dañadas.

“Hubo muchas cuestiones de afectaciones en cuanto se destruyó la parte de galeras, algunas cuestiones de infraestructura, refrigeradores, la parte de camas, son algunas de las carencias que varias de las personas de aquí de las comunidades, porque se inundaron, tienen actualmente, a parte del recurso agua”, dice.

Habitantes del Acapulco rural usan el agua de un arroyo ante la falta de agua potable. Foto: Luis Madrid

El Salto cuenta con una planta artesanal de distribución de agua potable, pero la corriente destruyó los tubos, por lo que hasta ahora siguen sin abastecimiento. A sus espaldas, Marichuy señala el arroyo al que ahora apenas le queda agua. Alrededor, algunas de las viviendas que sus propios habitantes han ido limpiando y acomodando aún conservan la marca del nivel del agua de aquella madrugada.

El otro gran problema que sigue enfrentando la comunidad es que gran parte de sus cultivos quedaron destruidos. En el caso del maíz tuvieron pérdidas de hasta dos hectáreas, mientras que las palmas de coco quedaron tiradas. A los productores les preocupa no recuperar sus terrenos y cultivos.

“Aparte de ello, las enfermedades que se han venido: ha habido presencia de dengue, de enfermedades respiratorias, yo misma he tenido muchas complicaciones desde el Otis en los pulmones, los bronquios, y ahorita el oído muy tapado que lo tengo. Llevo ya casi dos meses con eso”, relata. Los niños –añade– han sido mucho más afectados.

Los habitantes de comunidades rurales enfrenta dificultades para conseguir materiales para reconstruir sus viviendas. Foto: Luis Madrid

“Nadie vino a limpiar”

Aunque los daños poco a poco se están reparando –explica Marichuy– con los apoyos de la Secretaría de Bienestar “nunca alcanza, lamentablemente para todos no alcanza”. Es la misma gente organizada la que ha abierto los caminos, dice mientras señala los senderos destrozados que usaban para la distribución de sus productos agrícolas. Nadie fue a limpiar.

Las autoridades llegaron un par de veces a entregar despensas, pero no han vuelto. Ahora que ya hay puntos fijos en la costera, los habitantes de El Salto tienen que trasladarse hasta allá. A eso se suman los apoyos de fundaciones y organizaciones de la sociedad civil que sí llegan a la zona.

Falta muchísimo, remarca. La escasez de la mano de obra ha sido otro factor que en algunos casos ha impedido iniciar las reparaciones. “Nunca se va a volver a tener lo que se tenía antes; si antes había carencias, ahora va a ampliarse más. Mucho se comenta que después del Otis —y aquí en Acapulco se está viendo— no va a haber trabajo”, lamenta.

Las enfermedades han incrementado en comunidades rurales de Acapulco; sociedad civil ha llevado medicamentos. Foto: Luis Madrid

En El Salto viven también personas que trabajaban en los sectores turísticos del puerto o haciendo limpieza en condominios. En tanto, quienes sembraban el campo aún están limpiando sus terrenos, frente al desplome de producciones como la del coco. Muchos dependían de ingresos diarios, no de un salario fijo.

Quienes ya estaban inscritos a algún programa de apoyo al campo han recibido 7 mil 500 pesos tras los daños de Otis –para pérdidas que pueden implicar hasta un año completo de cosecha–, pero quienes no siguen a su suerte. Les han hablado de un censo específico de daños a los cultivos, pero todavía está pendiente.

“Si antes carecíamos, ahorita estamos careciendo de muchísimas cosas más. No quiero decir con esto que nos estamos derrotando, seguimos adelante, caminamos adelante, y el campo ahí está. Es entrarle a trabajar, pero también se necesita de mucho apoyo en cuanto a la producción, alternativas y estrategias de distribución y comercialización, para volver a vender y seguir creciendo, mejorar la sustentabilidad de los recursos”, insiste.

Hilamos: “Estamos en la ruina, tanto en la cosecha como en las viviendas”

La comunidad de Hilamos también forma parte de los bienes comunales de Cacahuatepec. Sus 200 habitantes viven en hogares –la mayoría con techos de lámina– que se ubican a pocos metros del Río Papagayo, cerca de La Concepción, donde se pretendió construir la presa La Parota. Por lo menos 20 comunidades subsisten a plena orilla del río.

Viven de cosechas de maíz, frijol, calabaza, jamaica y otros, que se perdieron casi en su totalidad. “Estamos en la ruina, pues, tanto en la cosecha como en las viviendas, aunque ya están ahorita un poco más o menos arregladas”, lamenta Leandro García, gestor en los bienes comunales. Reclama que además del apoyo económico de 7 mil 500, en granos no han recibido nada.

Los recursos para la reconstrucción de las casas –dos entregas de 17 mil 500–, dice, no alcanzan para ponerles loza, porque ahora, además, el material y la mano de obra están muy caros: los albañiles cobran entre 700 y mil pesos por día. Para conseguir arena, grava, cemento y varilla hay que trasladarse hasta el centro de Acapulco. En camioneta particular se llega en una hora, pero en las de pasajeros se hacen dos o más.

Al menos recuperaron el agua y la luz después de un mes. Sin embargo, todavía hace falta que el gobierno federal cense a varias personas. En Hilamos, específicamente, hay quienes estaban trabajando; después, los servidores de la nación ya no volvieron. Por otras ni siquiera han pasado: Huamuchitos, Apanhuac, El Cantón, Espinalillo, El Carrizo, Rincón, Las Cruces y Apalani.

Las despensas llegan a cuentagotas. De enseres no han recibido nada y hacen mucha falta. “Hay rumores de que nos los van a venir a entregar en estas comunidades, pero hasta la fecha no hemos tenido nada, ninguna respuesta”, cuenta.

Leandro contrajo dengue hace poco, y apenas unos cinco días atrás empezó a recuperarse del dolor de huesos, la fiebre y la tos. Fundación Origen y Brigada Otis les han apoyado con medicamentos, pero el único centro público de salud está en La Concepción, a varios kilómetros, y el médico asignado se dedica a su propia clínica particular.

Hoy solo pide que el gobierno federal no se olvide del apoyo a las comunidades –porque el gobierno municipal ni siquiera tiene con qué–, y que los servidores de la nación hagan bien su trabajo.

El Carrizo: “Tristemente, no nos tocó lo del censo” 

Para llegar a la comunidad de El Carrizo desde La Concepción hay que cruzar en panga (embarcación pequeña) el Río Papagayo. Para una parte de sus habitantes, que perdieron algunas de esas pequeñas lanchas con la crecida del río por el impacto de Otis, esa es incluso una fuente de ingresos en sus días libres de otras labores, como la producción agrícola: a 10 pesos el cruce.

Mientras va en la embarcación –ahora en aguas muy bajas que podrían cruzarse caminando en estos días–, Óscar Mendoza, habitante de El Carrizo, explica que hay tres vías de acceso: el tramo Parotillas-Crucero de Cayaco, la más rápida hacia el centro de Acapulco con todo y el cruce del Papagayo. Las otras son vía San Juan Chico, rumbo a San Marcos, y El Cortés. Ambas son más largas y solo de terracería, menos recomendables.

No siempre es posible cruzar el Río Papagayo: esta temporada lo permite porque el nivel del agua ya descendió, pero en tiempos de lluvias, por la profundidad, los habitantes de El Carrizo –unos 300 en 72 viviendas– pueden quedarse semanas completas impedidos de atravesarlo.

Hasta esta localidad no llegaron los helicópteros de la Marina –con el pretexto de que no había dónde aterrizar– y el Ejército dejó hace un par de semanas despensas del otro lado del río, apenas en su primera visita desde el paso del huracán, pero no han vuelto luego de que se enfrentaron al atascamiento en la arena de sus vehículos. A la presidenta municipal, que no está a una distancia tan larga, la siguen esperando.

“Nosotros consideramos nuestra zona, la zona olvidada de Acapulco, o el Acapulco olvidado”, dice Óscar. El trabajo principal en su localidad es la agricultura, la cosecha del maíz, el limón, el coco, la jamaica y, en algunos casos, ajonjolí. La cercanía con el Río Papagayo les permite también aprovechar otros terrenos para cultivarlos por temporada.

Entre los árboles derrumbados, hablitantes del Acapulco rural reciben ropa donada. Foto: Luis Madrid

“Fue una tristeza”

Aunque están distanciados del centro de Acapulco, desde las 8:40 de la noche del 25 de octubre de 2023 percibieron las primeras señales de la llegada del huracán. Se refugiaron en las pocas casas que tienen loza. No hubo ningún árbol del que no se desgajara al menos una rama. El río, en particular, les preocupaba, pero el nivel del agua empezó a subir hasta las 9 de la mañana, por lo que alcanzaron a darse cuenta de lo perdido.

“Fue una tristeza cuando nos topamos en esa parte de nuestros corrales, como comúnmente les llamamos aquí, ver todo devastado, pareciera que hubiese una persona pasado con un peine: todo al suelo, nuestras cosechas. Y lo peor del caso: como no había ningún árbol que no hubiera caído, la mayoría cayeron sobre las cercas, todas abajo”, cuenta Óscar.

La poca cosecha que quedó tuvieron que compartirla con los animales, que andan libres por los terrenos. En pocos días, las dos tiendas de la comunidad se quedaron sin artículos y durante ocho no pudieron cruzar el río. Conseguían alimentos hasta Huamuchito, caminando durante dos horas y media para llegar, y las mismas de regreso con la carga.

Una de las consecuencias que persiste y más les preocupa es la generación de moscos que provocan dengue, sumado a enfermedades estomacales y en vías respiratorias. La comunidad tiene un solo centro de salud, que está sin servicio.

La ausencia del maíz, que es su cosecha primordial, les hace enfrentarse a la escasez alimentaria, pues lo ocupaban también para ellos mismos. Aunque tenían reservas del año pasado, a tres meses del huracán ya es notoria la merma, y conforme pasa el tiempo mucho más. La mayoría de los productores tendrán que esperar hasta la siguiente temporada, cuando comiencen las lluvias, para obtener la cosecha hasta octubre o noviembre.

El agua de consumo se extrae de un pozo, pero la bomba no tiene la capacidad para sacarla constantemente. Con una eléctrica, se ayudan de tres pozos adicionales. Tres fundaciones –World Central Kitchen, Gilberto, Fundación Rotaris y Fundación Origen– les han llevado agua embotellada, que Óscar ha priorizado para sus hijos de 6 años y de 6 meses.

En estos tres meses, a los helicópteros solo los han visto pasar, y ni el Ejército llegó hasta allá. “Tristemente, no nos tocó lo del censo, ningún habitante de esta localidad fuimos censados. Estamos a unos cuantos metros, solo el río nos divide con la localidad de Parotillas. Parotillas toda fue censada, ya recogieron sus enseres; nosotros seguimos en espera”, lamenta.

Yetla: “Toda la red quedó devastada”

Yetla es una comunidad de poco más de mil habitantes que pertenece al municipio de Coyuca. En automóvil, se hace aproximadamente una hora desde el centro de Acapulco. Ahí la mayoría de las casas perdieron sus techos de lámina; otras de adobe quedaron totalmente destruidas y unas más dejaron de existir.

Las más afectadas fueron las de la parte alta del cerro, pero también las de la más baja del poblado, a orillas del arroyo que lo atraviesa. En ese punto, el impacto fue doble porque el aire del huracán se llevó todos los techos, pero al mismo tiempo la creciente del afluente llevó el agua hasta el interior de las casas y echó a perder todos sus muebles.

Sumado a eso, en Yetla toda la infraestructura de suministro de agua quedó destruida. A la orilla del arroyo, el comisario Ronald Pineda muestra la zona donde creció a tal nivel que reventó los tubos y muros de la red de agua potable, que se distribuía con tanques de la localidad a las casas.

Los tubos del agua potable de Yetla quedaron dañados tras Otis. Foto: Luis Madrid

“Necesitamos principalmente que las autoridades federales, y a nivel estatal, regresen a ver a la localidad de Yetla para que observen toda la red cómo quedó devastada, para diseñar un proyecto para la reconstrucción y abastecer a este pueblo que no tiene agua”, pide Pineda.

Calcula que un 85% de los habitantes ha recibido los beneficios económicos para la reconstrucción, pero enfrentan el mismo problema que en el resto de las zonas afectadas: es difícil abastecerse de material y de mano de obra por la alta demanda, los precios y los retrasos que prevalecen en estos días.

La red de agua potable quedó devastada en Yetla. Foto: Luis Madrid

El Ejército ha llegado solo dos veces con despensas. Personal de la Cruz Roja que sigue acudiendo a la comunidad a llevar apoyos señala que últimamente han tratado de priorizar a estas poblaciones porque las autoridades federales permanecen ya casi todo el tiempo solo en puntos específicos de la costera.

Te puede interesar: “Quiero olvidarme de Otis”: infancias, las más vulnerables después del huracán en Acapulco

Tres meses después del paso del huracán Otis, escenas similares se repiten a lo largo de lo que queda del arroyo de Yetla —ahora con un nivel apenas perceptible sobre la superficie—: personas acarreando agua para beberla, llegando a la orilla con cubetas para lavar ropa o para bañarse ahí mismo. Ya es agua sucia, casi estancada de tan baja, por donde todo el tiempo pasean los cerdos y otros animales.

Espectaculares en Acapulco, el enemigo a vencer después de Otis

El Ayuntamiento tiene registrados 280 anuncios espectaculares, 200 son propiedad privada y están instalados en azoteas de casas y edificios


Texto: Itzel Urieta

16 de enero del 2024

Chilpancingo

 

Después del paso del huracán Otis en Acapulco, los anuncios espectaculares son el enemigo a vencer.

La ciudadanía, las autoridades municipales y desde el Congreso se pretende evitar que se reinstalen en los edificios por el daño que causaron a viviendas y calles del puerto durante el huracán categoría cinco que azotó Acapulco la noche del 24 y madrugada del 25 de octubre del año pasado.

En la casa de la madre de Arturo García Murguía, ubicada en la avenida Farallón, cayó un espectacular de más de 20 metros, la madrugada del 25 de octubre. Los vientos de Otis arrancaron el espectacular y lo depositaron en el techo de la casa.

Las fotos que compartió Arturo en las que se observa al espectacular sobre la vivienda se viralizaron días después de Otis.

Casa de la madre de Arturo García en la calle Farallón, en Acapulco. Foto: Muro de Arturo García.

Arturo denunció que varios familiares fueron heridos por la caía del espectacular y la empresa no se hizo responsable de los daños a las personas y a la casa, ni siquiera de retirar los escombros, fue el Ayuntamiento el que realizó esa labor.

El 23 de diciembre una grúa enorme llegó a la avenida Farallón a instalar de nuevo el espectacular. Los dueños de la vivienda montaron guardias durante las noches para evitarlo.

Al final no se instaló el espectacular, pero los trabajadores dijeron que regresarían para terminar el trabajo porque, aseguraron, tener todos los permisos del Ayuntamiento.

En el Congreso local se presentó una iniciativa para evitar por completo la instalación de anuncios espectaculares en zona donde existan riesgos de accidentes.

Aunque no existe un registro oficial de cuántas viviendas fueron afectadas por la caída de estos anuncios, en redes sociales varias personas publicaron sobre daños a sus viviendas, personas heridas y también hablaron de fallecimientos por esta causa.

A inicios de enero del 2024, una grúa cayó al intentar levantar un espectacular de una tienda comercial en la zona Diamante del puerto.

El accidente dejó al menos cuatro personas heridas entre trabajadores de la tienda comercial y operadores de la grúa.

En la sesión del 12 de enero, la diputada morenista Beatriz Mojica Morga presentó ante el pleno del Congreso local una iniciativa de reforma a la Ley de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano del estado para prohibir la instalación de espectaculares en zonas que sean vulnerables a sismos, huracanes u otros fenómenos naturales.

“La iniciativa que estoy presentando versa sobre los anuncios, espectaculares, estructuras que se convirtieron en un peligro para la vida humana durante el paso del huracán Otis», dijo Mojica Morga.

Explicó que de 280 anuncios de espectaculares que el Ayuntamiento de Acapulco tiene en un padrón, 200 son propiedad privada y están instalados en azoteas de casas y edificios.

“Estructuras que pueden agregar entre 10 y 12 toneladas de peso adicional a los inmuebles que, durante el paso de Otis, la mayoría de ellos provocaron daños a personas o vehículos que obstruyeron vialidades”, dijo Mojica Morga.

Una alternativa que dio Mojica Morga es que la publicidad se plasme de manera pintada en bardas, colocar mantas o lonas y no colocarlas en estructuras altas y pesadas.

Esta iniciativa pretende agregar un párrafo al artículo 12 de la Ley 790 de Asentamientos Humanos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano del Estado de Guerrero.

“En las zonas costeras y de riesgo no se permite la colocación de espectaculares, ni estructuras peligrosas que sean vulnerables a temblores, huracanes u otros fenómenos; toda la publicidad podrá pintarse, pero no colocarse en estructuras peligrosas”, es el párrafo que pretende agregarse.

La iniciativa se turnó a la Comisión de Desarrollo Urbano para su análisis y dictaminación.

La reforma al artículo 12 de la Ley no se limita solo a Acapulco, de acuerdo con Mojica Morga, aplicaría para toda la zona costera de la entidad y a lugares donde la colocación de espectaculares sea peligrosa.

Desde inicios de diciembre del 2024, el Ayuntamiento de Acapulco prohibió la renta de este tipo de anuncios.

A pesar de la prohibición muchos espectaculares ya oferten sus servicios.

En diciembre del 2023, la secretaria de Desarrollo Urbano y Obras Públicas de Acapulco, Luz María Meraza Radilla, informó que propietarios de 200, de un total de 286 anuncios espectaculares ubicados por varias partes del puerto, fueron notificados que deberían de retirar sus estructuras por ser consideradas como de alto riesgo.

A pesar de la prohibición, las estructuras siguen en función y son promocionadas para ser rentadas.

“No sabemos nada”: familiares mantienen búsqueda de 24 desaparecidos en Acapulco tras 86 días del paso de Otis

Familiares continúan la búsqueda de 24 personas desaparecidas, quienes podrían estar debajo de las embarcaciones que siguen hundidas en el mar, pero que las aseguradoras se niegan a retirar.


Texto: Marcela Nochebuena/ Animal Político 

Foto: Luis Madrid/Animal Político 

18 de enero 2024

 

A 86 días del impacto del huracán Otis en Acapulco, familiares siguen en la búsqueda de 24 desaparecidos y no se sabe cuántos más podrían estar aún bajo los restos de más de 450 embarcaciones que siguen hundidas en el mar.

Son los mismos 86 días en los que Enrique ha buscado a su hermana Abigail incansablemente, con todos sus recursos físicos y emocionales. Afuera de la Base Naval, minutos antes de la reunión semanal a la que acude junto con las demás familias cada martes a la 1 de la tarde para ser informado por la Marina de México, cuenta que a veces ya hay una sensación de agotamiento, a veces desánimo, entre el grupo.

Esa es la razón por la cual –según ellas mismas revelan— cuatro mujeres, también familiares de personas cuya pista se perdió en el mar la noche del huracán, permanecen en unas sillas acomodadas bajo una carpa blanca, a la espera de que la reunión inicie, y prefieren ya no hablar públicamente.

 

Hermano de desaparecida por Otis narra cómo ha sido la búsqueda

En el día 86, Enrique Andrade accede a volver al punto regular de anclaje de la embarcación Litos, en la que trabajaba Abigail y donde desapareció la madrugada del 25 de octubre.

Mientras señala el lugar exacto donde habitualmente permanecía el Litos –ahora vacío al lado de un yate hundido del que solo se ve la mitad desde la superficie—, afirma con convicción:

“En Puerto Marqués nos encontramos. A quien estoy buscando es a mi hermana Abigail Andrade Rodríguez de la embarcación Litos. En la embarcación Litos se encontraban cuatro personas con mi hermana. Ese día, no nada más la embarcación Litos, sino muchas embarcaciones, se fueron a resguardar a la Base Naval”, relata.

Recuerda de nuevo que a las 12:20 la embarcación pidió auxilio en Punta Bruja, por lo que se ha sabido. En los primeros días, su búsqueda era simplemente caminar, porque no había cómo trasladarse a diferentes puntos. Con el tiempo, fue acercándose a más familiares con los que unió fuerzas.

Dueños de embarcaciones no han tramitado el seguro, por lo que las aseguradoras dicen que no pueden removerlas. Foto: Luis Madrid/Animal Político

Para el día 15 después del impacto del huracán, las familias fueron coincidiendo unas con otras, comenzaron a repartirse lugares, a acudir a hospitales, a los refugios y a los servicios forenses. Ahí también tuvieron que dejar sus muestras de ADN.

“Hasta el momento estamos ya en el día 86, y hasta el momento no sabemos nada. No ha aparecido en los hospitales, no ha aparecido en la Semefo; son 24 personas desaparecidas en el grupo que yo estoy, de diferentes embarcaciones, de las cuales a través de la Marina hacemos recorridos todos los días”, añade.

Enrique busca a su hermana Abigail que trabajaba en una embarcación la noche que Otis devastó Acapulco. Foto: Luis Madrid/Animal Político

De la Base Naval, describe Enrique, salen entre tres y cuatro embarcaciones, en las cuales abordan uno o dos familiares. Todos los martes se hace la reunión de la 1 de la tarde, se concentran en el punto y se hace mención de todo lo hallado –pertenencias personales o partes de las embarcaciones—, y los lugares donde se han hecho las búsquedas y los recorridos.

“Cuando nos muestran todo por imagen –porque todo es por imagen, no nos muestran la prenda de lo que recuperan presencial—, después de un proceso, la Marina lo entrega a Fiscalía, y los mismos familiares acudimos a Fiscalía para recuperar esa prenda personal de cada una de las diferentes personas desaparecidas”, cuenta Enrique.

 

Desconocen quién indicó a las embarcaciones ir a la Base Naval la noche del huracán

Hay otras personas, particulares, que se han sumado a la búsqueda con actividades de buceo. Algunos han hecho mayores hallazgos que la propia dependencia. Hasta el momento, se desconoce quién dio la indicación de que las embarcaciones se trasladaran a la Base Naval.

Sin embargo, el capitán Ricardo, quien sobrevivió, ha relatado que tras darse cuenta de que ahí corrían peligro, decidieron moverse con la intención de regresar a Puerto Marqués, pero en Punta Bruja –casi llegando—, Otis golpeó con toda su fuerza. Los vientos rompieron los cristales de la embarcación y las olas de más de cuatro metros los obligaron a saltar. En ese momento le perdieron la pista a Litos, que iba unos metros adelante.

A 86 días, se han encontrado solo partes de la embarcación, cerca de la isla de La Roqueta, no del lado donde llegan las embarcaciones, sino en el que corresponde al mar abierto. Una de ellas es, incluso, la moto acuática que transportaba el barco. La balsa de la embarcación Litos, para 12 personas, no ha sido encontrada, pero sí algunas prendas del uniforme de la tripulación –que no lo portaba aquel día—.

Restos de un barco en Acapulco. Foto: Luis Madrid/Animal Político

 

Piden mover los restos de embarcaciones

En la reunión del martes 16 de enero, relata el hermano de Abigail, la Marina les comentó que ahora sí van a mover las embarcaciones que todavía están hundidas, o unas encima de otras, para descartar que se encuentren ahí personas atrapadas. En esos casos, según les han dicho, la dependencia ha hecho búsquedas con drones y buzos.

Enrique revela que el dueño de la embarcación ha seguido pagando las quincenas a los familiares directos de las personas desaparecidas. Incluso, en los primeros días, preguntó en qué podía colaborar para las acciones de búsqueda. A la Marina, Enrique aún le pide una búsqueda a más de cien millas, mar adentro.

“La Marina me ha contestado que hay embarcaciones que están haciendo recorridos en los litorales donde ya no compete para ellos. Incluso hay embarcaciones pesqueras que están mar adentro, y que ellos, como ya notificaron la desaparición de las personas, a través de eso estamos esperando también una respuesta”, añade.

Las búsquedas también han tenido un costo para Enrique: un palo enterrado en la planta del pie, e infecciones en la piel o en el estómago. “Esta lucha ha sido muy dura… Yo voy a seguir adelante… La misma Marina me comenta que no tienen un submarino pequeño, que no tienen equipo más sofisticado para rastrear a una profundidad más adentro”, afirma.

 

Capitán sobreviviente vive sin apoyos de dueños de embarcación para la que trabajaba

Si en el caso del Litos el dueño estuvo pendiente y sigue pagando los sueldos de sus empleados, el capitán Vicente Herrera Carrillo, y único sobreviviente del Rosemary –del que estaba a cargo hace 9 años— se ha enfrentado a la situación opuesta: hasta la fecha, los dueños no se han acercado ni le han llamado ni han hecho ningún ofrecimiento de apoyo. Tampoco recibe ya ningún pago, que era semanal.

Su esposa, su hijo y su nieto desaparecieron en la madrugada del 25 de octubre, a bordo de la embarcación. “Esa es mi mayor preocupación, que queremos encontrarlos, ya sea el barco, pero hasta la fecha no hemos encontrado absolutamente nada, ni pistas de ese barco”, relata.

El capitán Vicente recuerda cómo se aferró hasta el último momento a la embarcación, pero la presión terminó expulsándolo. Después no supo nada, hasta que pudo agarrarse a un tronco. Dice que si hubieran tenido aviso del tamaño del fenómeno, habrían abandonado el barco. “Ni protección civil, capitanía de puerto ni la Armada de México no nos dio ningún comunicado”, asegura.

El capitán Vicente Herrera Carrillo sobrevivió a Otis, pero busca a su esposa e hijos desaparecidos esa noche del huracán. Foto: Luis Madrid/Animal Político

Aunque hay avances y pormenores en las reuniones, dice, no hay hallazgos. Vicente busca a María Hilaria Delgado Valdovinos de 55 años, Luis Sebastián Herrera Delgado de 9, y Luis Alberto López Sarabia de 4.

Un chaleco salvavidas del Rosemary y un tenis de su nieto mantienen su esperanza.

 

El “cementerio” de las embarcaciones

En el club de Yates, en la playa Caleta, en la Marina y en todo el litoral del Acapulco viejo, el escenario es el mismo a 86 días del paso de Otis: lanchas, yates y todo tipo de embarcaciones yacen a medio hundimiento, amontonadas unas sobre otras a lo largo de la costa, identificadas por boyas o con partes voladas a uno y otro lado.

Bajo los condominios y los hoteles adyacentes a la Marina es evidente a simple vista la pedacería, los contenedores que el viento aventó a tierra y un “cementerio” de embarcaciones que nadie sabe quién va a mover ni cuándo. Tampoco se sabe con exactitud si otros cuerpos yacen debajo.

Diego, integrante de la Brigada Otis –iniciativa de la sociedad civil para prestar ayuda a Acapulco— ha descendido a los puntos donde las embarcaciones permanecen hundidas, y asegura que hay personas fallecidas a quienes no se ha podido rescatar porque las aseguradoras se han negado a mover las embarcaciones.

“Han puesto de su parte (la Marina), no tanto como todos esperábamos que llegaran a hacerlo, pero tiene como un mes que hicieron el primer sobrevuelo con familiares a bordo y no se ha vuelto a hacer ningún otro, pero realmente el punto de inflexión han sido las aseguradoras”, apunta.

Cementerio de embarcaciones tras Otis. Foto: Luis Madrid/Animal Político

Muchos de los dueños de las embarcaciones no han hecho el trámite del seguro, por lo que las empresas aseguradoras prohibieron moverlas, tocarlas o acercarse a ellas; sin embargo, la mayoría de los cuerpos están debajo de los barcos.

“Yo estuve buceando desde el 28 a más o menos el 2 de noviembre, diario en esa zona, y te puedo decir de primera mano que es cierto, está repleto de cuerpos el club de yates, y el tema es que no se pudieron hacer labores de rescate debajo de esas embarcaciones porque las mismas aseguradoras no los pueden mover”, explica.

Además, hay muchas pertenencias ahí que pueden ayudar a identificarles, pero para ello sería necesario remover la mayoría de las embarcaciones, lo cual también presenta la complicación del escombro que hay en las zonas –vidrio, madera, astillas, láminas y contaminantes químicos—.

 

Las cifras de desaparecidos en Acapulco por Otis

Según el último informe de la Marina, se estima que en Acapulco se extraviaron 438 embarcaciones y en Puerto Marqués 20. Del total de 458, se han hallado 74 en Acapulco y 21 en Puerto Marqués. En quince barcos, según la dependencia, hubo personas desaparecidas; se han encontrado 11 y siguen buscando cuatro. Veinticuatro personas siguen desaparecidas, y 17 cuerpos han sido recuperados.

Para Diego aún hace falta que las actividades sean más transparentes, que los familiares tengan mayor acceso a las pertenencias halladas, así como equipo técnico y maquinaria especializada –sobre todo para la limpieza de los escombros— con los que ya no cuentan.

Enrique y el capitán Vicente solo piden que se agilice más la búsqueda, y que se llegue a una mayor profundidad.

Foto: Luis Madrid/Animal Político

Recupera Marina 95 de 458 embarcaciones extraviadas durante Otis

Texto: Itzel Urieta

Foto: Amapola Periodismo/Archivo 

10 de enero del 2024

Chilpancingo

 

El secretario de la Marina, José Rafael Ojeda Durán, informó que de 458 embarcaciones extraviadas durante la madrugada del 25 de octubre que Otis tocó tierra en Acapulco, han recuperado 95. Es decir 363 embarcaciones continúan en el fondo del lecho marino.

Ojeda Durán compartió esta información esta mañana en la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador en Acapulco.

Indicó que del 2 de noviembre del 2023 hasta ayer 9 de enero se recuperaron 74 embarcaciones en Acapulco y 21 en Puerto Marqués.

Embarcaciones que encallaron en distintos lugares del puerto. Foto: Oscar Guerrero/archivo

Sobre las 95 embarcaciones recuperadas, Ojeda Durán informó que eran embarcaciones sin personas a bordo.

Precisó que de las 458 embarcaciones extraviadas, 15 se perdieron con personas a bordo, de las que once ya fueron localizadas y continúan con labores para hallar las otra cuatro.

De estas 15 embarcaciones indicó que el número de personas desaparecidas eran 24, de las que ya recuperaron 17 cadáveres y siguen en las labores para hallar los otros siete.

Imagen de la conferencia matutina del presidente en Acapulco este 10 de enero del 2024. Foto: Captura de video.

“Todas la operaciones realizadas en la mar siempre han sido acompañadas por la Policía Ministerial, por la Fiscalía General del Estado (FGE), y en algunos casos con familiares de las personas desaparecidas”, dijo.

Explicó que del 4 al 5 de enero se realizaron operativos de búsqueda en mar, en la Marina de Acapulco, en el condominio Cocos, Punta Diamante e Isla de la Roqueta.

Embarcaciones dañadas por Otis en la costera de Acapulco. Foto: Óscar Guerrero/Archivo

En estas labores de búsqueda los acompañaron familiares de personas desaparecidas y tripulaciones de embarcaciones desaparecidas como el de el yate Litos, Sereno y Bacchus.

“Se localizaron restos óseos ahí, fueron entregados al Semefo (Servicio Médico Forense), y resultó que eran de origen animal”.

En cuanto al equipo utilizado para realizar las labores de búsqueda, Ojeda Durán dijo que se utilizaron cinco drones submarinos, siete embarcaciones con sondas de monohaz, 70 buzos y hasta la fecha se realizaron 2,430 inmersiones.

Sobre los apoyos repartidos dijo que se repartieron 370, 715 despensas, unas 800 por semana y más de un millón de litros de agua para consumo.

Aseguró que 24, 712 elementos del Ejército Mexicano, Marina y Guardia Nacional continúan en labores de apoyo.

Aún hay seis cadáveres sin reconocer entre las víctimas mortales de Otis

Texto: Itzel Urieta

Foto: Oficial

20 de diciembre del 2023

Chilpancingo

La gobernadora Evelyn Salgado Pineda actualizó las cifras de las víctimas del huracán Otis en Acapulco y Coyuca de Benítez: 52 personas fallecidas y 32 sin localizar.

Los datos los proporcionó durante la conferencia matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador, realizada en Acapulco, a 57 días del paso del huracán. El presidente estuvo acompañado de los colaborales que participan en la reconstrucción.

De las 52 personas fallecidas, seis aún están en calidad de desconocidos y sus cadáveres permanencen en el Servicio Médico Forense (Semefo), según el material de apoyo que expuso la gobernadora. Los 46 cadáveres restantes los habría entregado a familiares.

De las 32 personas sin localizar, 24 son buscadas en el mar, y eran parte de la tripulación de varias embarcaciones. Estas cifras de víctimas y desaparecidos son sólo las oficiales.

Salgado Pineda mencionó que las búsquedas continúan en coordinación con la Marina y la Fiscalía General del Estado (FGE).

El titular de la Secretaría de Marina (Semar), Rafael Ojeda Durán, mencionó que realizaron 139 búsquedas, 100 de ellas en el mar, 30 en tierra y siete por aire.

“Hasta este miércoles hemos localizado 440 embarcaciones, 420 en la bahía de Acapulco y 20 en Puerto Marqués, y han salido a flote 87, de las cuales 66 en la bahía de Acapulco y 21 en Puerto Marqués”, detalló el secretario.

Aspectos de la conferencia matutina encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador en Acapulco, donde la gobernadora Evelyn Salgado Pineda actualizó datos de las víctimas de Otis. Foto: Facebook oficial de Evelyn Salgado Pineda

Sobre las embarcaciones hundidas, mencionó que 15 tenían personas a bordo, de donde recuperaron 17 cadáveres, esta cifra a la vez es parte de las 24 personas que tenían documentadas como desaparecidas en el mar.

Salgado Pineda habló de otros temas, como de la reactivación turística de Acapulco, y dijo que “para fin de año hay una estimación de que funcionen 127 hoteles con 4,534 habitaciones”.

Agregó que ya operan 162 tiendas comerciales y casi por completo los servicios bancarios.

Pero reconoció que la basura es uno de los principales problemas a los que se enfrentan después del paso de Otis.

“Entre Acapulco y Coyuca de Benítez se han recolectado 700, 420 toneladas, para lo cual se realizaron 87,720 viajes”.

El presidente López Obrador aseguró que en marzo estará lista la reconstrucción de Acapulco y Coyuca de Benítez en un 100 por ciento.

“En marzo vamos a terminar. Estamos ayudando también a inversionistas, a hoteleros. Hicimos el compromiso originalmente que de los hoteles de Acapulco iban a estar funcionando para fin de año, 300 de los 1,373, ese fue el compromiso, y ya llevamos 127 abiertos”.

Agregó que la noche del martes 19 de diciembre sobrevoló Acapulco y constató “que la reconstrucción avanza” y aseguró “que el 24 y el 31 de diciembre los guerrerenses tendrán una situación mejor”.

Aumentan casos de dengue en Acapulco por las secuelas de Otis

Texto: Itzel Urieta

12 de diciembre del 2023

Chilpancingo

 

Los casos de dengue aumentaron en el estado, porque hasta el corte de hoy, de acuerdo con información de la secretaria de salud, Aide Ibárez Castro, hay 2,059 casos de posible dengue, y Acapulco es el de más casos.

Los casos ya confirmados de dengue son 778, al corte del pasado viernes la Secretaría de Salud Guerrero informó que había 259 casos en Acapulco, lo que podría tiene relación con el paso del huracán Otis.

De las siete regiones económicas existentes en el estado, Acapulco es la región que más presenta casos, seguida de la zona Centro, Tierra Caliente y Costa Chica.

De acuerdo con Ibárez Castro en la secretaría han registrado 10 defunciones, dos en Acapulco y uno en los siguientes municipios: San Miguel Totolapan, Tlapehuala, Iguala, Ahuacuotzingo, Chilapa, Eduardo Neri, Juan R Escudero y Tlacoachistlahuaca.

Fotografía: Facebook Evelyn Salgado Pineda

Estos datos ponen a Guerrero en el octavo estado a nivel nacional con casos de dengue.

Los registros con los que cuenta la Secretaría de Salud, mencionó la secretaria, son de personas que acudieron a centros de salud u hospitales del sistema estatal y que dieron positivo, de tal manera que los casos atendidos en casa o con médicos particulares no son contabilizados.

Esta tarde, durante la reunión del Centro de Mando para la atención del huracán Otis, la gobernadora Evelyn Salgado Pineda confirmó los aumentos de casos de dengue en Acapulco en las semanas posteriores al huracán.

Confirmó los datos proporcionados por la secretaria y dijo que en la última semana, la 47, registraron en Guerrero 694 casos y en Acapulco 253. En una semana en el puerto hay nueve casos nuevos confirmados.

Para Ibárez Castro la situación sanitaria en Acapulco es un factor para que aumenten los casos de dengue.

Foto: Aspectos de cotidianos en Acapulco después de Otis. Oscar Guerrero/Archivo.

«Ahorita Acapulco hace que Guerrero tenga muchos más riesgos de los que tenía anterior de Otis«, dijo en entrevista.

“Escenario hostil” para la población de Acapulco sino hay un plan emergente de separación de residuos con la basura que dejó Otis

 

Texto: Amapola periodismo (con información de Itzel Urieta)

Fotografía: Colectivo Kzapsy

3 de diciembre del 2023

Chilpancingo

 

Después del huracán Otis, la basura es uno de los problemas más graves del puerto, indicó el auditor ambiental Benjamín González Martínez.

El pasado 27 y 28 de noviembre, jóvenes de Chilpancingo de los colectivos Cósmica, Kzapsy y Creaciones a Corchet Mekalt, realizaron una brigada de separación de residuos en Acapulco, con el objetivo de crear conciencia en la población y mitigar un poco la contaminación que generan los residuos que aún están en las calles de Acapulco.

González Martínez, quien estudió ingeniería ambiental, con especialidad en auditoría ambiental, originario de El Ocotito, municipio de Chilpancingo, impulsó esta iniciativa con el nombre de Brigada Fuerza Acapulco.

Después de la brigada, González Martínez concluyó que el escenario en el puerto “puede ser muy hostil”.

El auditor ambiental y sus compañeros de brigada intentaron generar en la población la preocupación por la separación de sus residuos, sin éxito.

Consideró que si no se atiende con urgencia el tema de los desechos “habrá varios problemas derivados de ello”.

Los problemas que pronto podrían presentarse en Acapulco son focos de infección en las zonas críticas de acumulación de basura, taponamiento de alcantarillas e inundaciones si hubiera lluvia y accidentes viales por la obstrucción de las calles con basura.

La Brigada Fuerza Acapulco comenzó en la zona de hospitales.

“Empezamos con un montículo muy grande que media unos 500 metros; era como un gusano gigante de basura”, contó González Martínez.

Los colectivos que organizaron la brigada hicieron campaña en las redes sociales para que instituciones públicas, organizaciones y personas en general se unieran a la actividad de separación de residuos.

La Brigada Fuerza Acapulco contó solo con la participaron de las cinco personas que la convocaron.

Esas cinco personas, durante los dos días, consiguieron ordenar y separar los 500 metros de basura acumuladas en la zona de los hospitales.

“Dejamos un área bien organizada, de un lado toda la parte que es valorizable, plásticos, metales, vidrios, del otro lado dejamos todo el residuo orgánico”.

Durante la actividad, los participantes hablaron con las personas sobre la importancia de la separación, pero la gente continuó depositándolos de la misma manera a pesar del mensaje y de que los veía trabajar en la separación.

Con algunos trataron de hablar y enseñarles a separar la basura. Pocos hicieron caso.

Esos dos días observaron que las personas, a pesar de la crisis por las toneladas de basura en las calles, tiraban toda clase de residuos, incluso, materiales médicos como jeringas sin ningún aviso o etiquetado en las bolsas.

González Martínez consideró que en este tema el Ayuntamiento de Acapulco está rebasado.

Hasta el momento, el Ayuntamiento solo almacena los residuos valorizables, como latas, herramientas y partes de electrodomésticos.

Para estos residuos hay una disposición final en el Parque Papagayo, ahí depositan láminas y todo lo relacionado a los metales.

Los residuos que no son valorizables como unicel, los llevan a tirar a basureros de la periferia de Acapulco y residuos valorizables como el plástico, no tienen manejo y separación.

Los jóvenes realizarán más brigadas porque el puerto necesita apoyo de varios sectores, pero aún no tienen una nueva fecha.

Con otro bloqueo en la costera afectados por Otis exigen ser incluidos en censo

Texto: Amapola periodismo

Fotografías: Al Tanto Guerrero 

Chilpancingo

28 de noviembre del 2023

 

Habitantes de diferentes colonias de Acapulco mantienen bloqueada la costera Miguel Alemán, a la altura de la glorieta de la Diana, para exigir que el gobierno federal los cense para acceder a los apoyos por las pérdidas materiales que tuvieron con el paso del huracán Otis.

Esta protesta comenzó desde las ocho de la mañana y la anunciaron desde ayer, porque también bloquearon la vía turística por la misma razón.

El contingente de ayer, que fácil duplicaba a los de hoy, bloquearon a la altura del Parque de la Reina a partir de la nueve de la mañana por unas tres horas. La protesta estuvo concentrada frente a los módulos que ocupan los servidores de la nación, quienes fueron los encargados de realizar los censos para acceder a los apoyos oficiales del plan de reconstrucción.

Los inconformes reclamaron que este personal del gobierno federal les ha dicho que el censo ya cerró, lo que significa que están fuera de los apoyos institucionales y exigen acceso.

Expusieron diversas razones por las que no fueron censados. La que más repiten es que cuando los servidores de la nación acudieron a sus colonias no estaban porque atendían asuntos más apremiantes, como buscar atención para sus enfermos.

Ayer eran habitantes de colonias como Loma Hermosa, Plazuelas, Nueva Revolución, Cumbres de Figueroa, Nuevo Centro de Población. Hoy se sumaron otras asentamientos como Frontera. Las protestas con este mismo reclamo llevan varios días.

Después de Otis existen otros reclamos sensibles por el que los habitantes han protestado en la vía turística más destacada del puerto. Los familiares de capitanes y marineros de embarcaciones que se hundieron durante el huracán exigen a las autoridades búsquedas y rastreos más eficientes para localizarlos. Este lunes también bloquearon la costera.

En la protesta de hoy estaba el subdelegado nacional de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, Omar Hernández Echeverría, quien dijo que a petición de los habitantes de las colonias acompañaba la protesta, pero era quien ofrecía detalles del bloqueo.

“La única y sencilla razón es que se cerró la plataforma del censo. Desde hace cuatro días se ha estado haciendo este bloqueo intermitente, empezó en el Parque de la Reina; su servidor como derechos humanos, sabemos que es una manifestación pacífica”, comentó.

Los inconformes permanecen en la vía, lo que también ha generado complicaciones, porque suelen transitar vehículos de los servicios básicos, como los camiones recolectores de basura, la que todavía sigue acumulada en muchas calles del puerto.

Vigilará Félix Salgado Macedonio reconstrucción de Acapulco como parte de comisión del Senado

La comisión en la que participará Félix Salgado Macedonio, padre de la actual gobernadora de Guerrero, tendrá como objetivo vigilar el proceso de reconstrucción y apoyo a las personas damnificadas tras el huracán Otis.


Texto: Redacción Animal Político

Fotografía: José Luis de la Cruz / Archivo 

23 de noviembre 2023

 

El senador Félix Salgado Macedonio fue nombrado para encabezar la Comisión Especial para vigilar la reconstrucción de Acapulco de la Cámara alta, pese a que su hija es la gobernadora de Guerrero, Evelyn Salgado.

Este miércoles, el Pleno del Senado aprobó un acuerdo de la Junta de Coordinación Política para crear esta comisión tras la destrucción que dejó el pasado 24 de octubre el huracán Otis, el primero que toca tierra en el Pacífico mexicano en categoría 5, “a fin de dar certidumbre a las y los mexicanos”.

La Comisión Especial está integrada por el senador de Morena, Félix Salgado Macedonio, quien fue alcalde de Acapulco en 2005, y el senador del PRI, Manuel Añorve Baños, quien fue presidente municipal del puerto como interino, tras el huracán Paulina en 1997 y repitió en 2009, luego de resultar electo.

Además de la senadora por Guerrero, Nestora Salgado de Morena; Josefina Vázquez Mota del PAN; Alejandra Lagunes del Partido Verde y Miguel Ángel Mancera del PRD.

Félix Salgado Macedonio en su segundo evento de inicio de campaña en 2021. Foto: José Luis de la Cruz

También los expriistas Miguel Ángel Osorio Chong, sin grupo parlamentario, y Claudia Ruíz Massieu Salinas, registrada por Movimiento Ciudadano tras romper con Alejandro Moreno, dirigente nacional del PRI.

 

Qué hará la Comisión del Senado para vigilar la reconstrucción de Acapulco

De acuerdo con el documento, el papel del Congreso en esta y otras tragedias “implica inspección, fiscalización y revisión de las actividades del Ejecutivo”. Se trata de una especie de mecanismo de control y colaboración que existe entre los poderes, en concordancia con el artículo 93 de la Constitución.

La presidencia de la comisión será rotativa entre todos los grupos parlamentarios, empezando por Morena, por acuerdo de la Jucopo, realizarán entrevistas con las y los funcionarios que consideren y la comisión deberá presentar informes de sus trabajos. Además, las decisiones de la comisión se tomarán por voto ponderado, lo que significa que Morena tendrá mayor peso al contar con más integrantes en el Senado.

Aspectos de los daños que dejó el huracán Otis en diferentes puntos de Acapulco.

Luego del impacto devastador de Otis, la gobernadora Evelyn Salgado ha sido cuestionada por su papel antes y después del desastre natural, pero Salgado Macedonio aseguró, sin mostrar ninguna prueba y sin ser parte del gobierno de Guerrero, que “sí se avisó” a la población que se acercaba el huracán y existieron acciones preventivas.

La gobernadora Evelyn Salgado en el municipio de Tixtla, en 2021. Foto: José Luis de la Cruz.

“A todas las personas se les avisó, tan es así que no hay las consecuencias funestas de otros huracanes, como el Paulina en 1997, con 350 muertos y ahora se habla de cuarenta y tantos”, dijo el legislador desde la Cámara Alta el 7 de noviembre pasado.

También, el pasado 15 de noviembre, el morenista invitó a la ciudadanía a “festejar” el año nuevo en Acapulco, pese a las dudas de asociaciones civiles y de empresarios de Guerrero, quienes denuncian que las autoridades han minimizado el impacto del huracán y desconfían de los datos de los tres niveles de gobierno sobre las pérdidas materiales y las estimaciones para la reactivación.

“Vayan este fin de año, en diciembre, ya lo anunció el presidente: Acapulco estará en condiciones de recibirlos; la playa está limpia, la costera ya está limpia, las avenidas, la carretera, la autopista está en muy buenas condiciones”, afirmó Salgado Macedonio.

La vegetación perdida por Otis en Acapulco comenzaría a recuperarse hasta en cinco años

Texto: Margena de la O

Fotografía: Amapola Periodismo 

Acapulco

23 de novembre del 2023

 

Desde cualquier punto de la costera Miguel Alemán se observan cerros secos y pelones. Parecen parte del paisaje árido del norte del país, nada que ver con el ambiente tropical del puerto, de ello, solo queda el calor, pero este calor tampoco es normal, todo porque los fuertes vientos del huracán Otis arrasaron con el 90 y 95 por ciento, aproximadamente, de la cobertura vegetal que había en el territorio, de acuerdo con los cálculos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semaren).

La destrucción vegetal por el paso del huracán tuvo repercusiones inmediatas en Acapulco: la elevación de entre tres y cuatro grados centígrados de la temperatura –de acuerdo con el monitoreo que hacen, en medio de dificultades en el servicio de internet, la única estación meteorológica que funciona en Acapulco y que reportan a investigadores y autoridades– y el incremento en la sensación térmica.

Las temperaturas que reporta la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil en los últimos días rebasa los 30 grados. El jueves pasado la temperatura máxima fue de 32.5 grados, para el martes fue de 33.5, y este miércoles, después de una madrugada con lluvia, fue de 32.5 grados.

Tampoco son las temperaturas más altas en el estado. El problema es la sensación térmica porque no existen los reguladores naturales, es decir, los árboles.

“La capa forestal, la copa de los árboles, todo lo que es la cobertura forestal nos protege de la incidencia directa de los rayos solares, y al no estar esa capa van directamente al suelo, a la tierra, al cemento, y eso hace que se caliente un poco más la parte baja de la atmósfera, donde nosotros habitamos como seres humanos”, comentó el titular de la Semaren, Ángel Almazán Juárez, en entrevista.

Es común que en las pláticas con habitantes de Acapulco el tema sea el calor intenso que perciben, lo que fue más duro los días inmediatos al huracán, porque, además, el municipio se quedó sin energía eléctrica para la ventilación artificial.

Fotografía: Margena de la O.

El meteorólogo Roel Ayala Mata expuso también que la pérdida de la cobertura vegetal generó de manera inmediata una elevación de la temperatura y de la sensación de calor que, aclaró, ya era alta por el crecimiento de la mancha urbana y los cambios de uso de suelo en el puerto, como ocurrió en la zona diamante.

A eso se suma que “hay mucho material que, además, está incrementando la absorción de radiación solar de onda corta e irradiando mayor cantidad de onda larga, por eso la sensación de calor se ha incrementado” y “la temperatura del agua oceánica está variando entre 29 y 30 grados Celsius”, lo que favorece la evaporación del agua, o sea, la humedad, la lluvia.

Entonces, el mayor de los riesgos después del huracán es el sanitario, porque hay una contingencia por la basura y la materia orgánica en descomposición en las calles. “Lluvia, calor y material orgánico en descomposición es una bomba y no de tiempo, ya prácticamente está explotando”.

La madrugada de este miércoles y la tarde y noche del jueves llovió en el puerto, algunos momentos de forma intensa, aunque la temporada de lluvias, a estas alturas de noviembre, en otros años, ya había concluido.

Cinco años para nuevos árboles y palmeras en Acapulco

En la primera consulta sobre los daños con el titular de la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil, el académico Roberto Arroyo Matus advertía que el mayor daño dentro de toda la devastación era a la vegetación, quizá, por el tiempo que llevará recuperarla.

La Semaren maneja la pérdida vegetal en realidad por estimaciones porque, de acuerdo con Almazán Juárez, no están en posibilidades de hacer una cuantificación puntual ante la imposibilidad de un inventario de las especies arbóreas y arbustivas que había en Acapulco.

En lo que sí avanzan, comentó, es en el plan de producción de planta y reforestación que, junto a otras áreas de gobierno federales, trazaron en tres etapas anuales a partir de 2024 para las áreas devastadas por Otis en Acapulco y Coyuca de Benítez. Para estas fechas continúan en la ubicación de los polígonos más afectados.

El proceso es lento, porque para ver los primeros árboles plantados y palmeras un tanto crecidas en Acapulco se necesitan cinco años después de la reforestación. “Nosotros estamos tratando de avocarnos en primera instancia a las plantas, a las especies de rápido crecimiento para que se empiecen a cubrir las áreas desnudas”, comentó Almazán Juárez.

La devastación vegetal en Acapulco es considerado el más grave de los daños que generó Otis. Foto: Oscar Guerrero/Archivo.

Dijo que para este siguiente año tienen proyectado, primero, producir 2 millones de plantas, sobre todo en el vivero estatal, ubicado en la colonia la Cinca, en Chilpancingo, para iniciar la reforestación. Estarán concentrados en producir en particular 12 especies tropicales y nativas de esta parte costera, como la parota, caobilla, roble rosa y palmas.

La primera remesa de plantas, aclaró, saldría hasta la siguiente temporada de lluvias. Un millón y medio sería para Acapulco y Coyuca de Benítez, y el resto para los otros municipios de Guerrero.

Entre las especies de rápido crecimiento, que comenzarían a sobresalir en unos cinco años, son las palmeras.

Como en toda las zonas costeras, las palmeras destacan en los territorios e imprimen el ambiente tropical. Después de Otis, Acapulco quedó sin ellas, ya ni siquiera están en el camellón de la costera Miguel Alemán ni en otras áreas urbanas y turísticas.

El Parque Papagayo, ubicado en la zona dorada del puerto, considerado también como un espacio recreativo natural del área turística, es el ejemplo más evidente de la pérdida natural, porque todos los árboles y palmeras que definían su apariencia están vencidos.

El menoscabo de la vegetación se aprecia y se siente desde cualquier sitio del puerto.

Con humedad y calor, el riesgo sanitario

El meteorólogo consultado asoció de una manera importante el riesgo sanitario con los efectos que genera la pérdida de la vegetación. “Lo importante ahorita es sacar todo el material. Todo, a como dé lugar”, mencionó.

“El riesgo que ya está ahorita y se va a incrementar es por supuesto la condición sanitaria”. En particular, porque el pronóstico preliminar estacional para la temporada otoño-invierno que él mismo diseñó sugieren precaución por precipitaciones y humedad.

La humedad no es conveniente por toda la basura que sigue acumulada en las calles de la ciudad. La prioridad de las autoridades municipales y estatales son las áreas turísticas, como la costera Miguel Alemán, donde ya hay menos basura que la semana pasada, pero el resto del puerto tiene otra apariencia, por los cerros de desechos mezclados con materia orgánica.

La cantidad de basura en Acapulco es un problema mayor después del huracán. Unos 400 vehículos recolectores llevan a diario hasta el relleno sanitario, ubicado en Paso Texca, entre 6,000 y 7,000 toneladas de basura, de acuerdo con la encargada del tiradero, Graciela Gómez.

Aspectos de relleno sanitario de Acapulco que está a punto de llenarse por la cantidad de basura que ha llegado después del huracán. Foto: Margena de la O.

Además de que sólo funciona una celda de las tres que hay en el relleno sanitario. La funcionaria municipal calculó desde la semana que, por la cantidad de basura recogida, el tiradero tenía capacidad para unos dos meses más.

En el relleno sanitario se observó el tráfico que generan los camiones pesados con basura que nunca dejan de entrar y salir.

El plan de los gobiernos, incluido el municipal que encabeza la alcaldesa Abelina López Rodríguez, compartió Gómez, es abrir una celda emergente en un terreno adjunto de unas 100 hectáreas.

Pero todavía es un plan y, además, muchas calles de la ciudad siguen atascadas de basura.

Los animales también perdieron sus casas

Así como el huracán Otis destruyó la casa de muchos humanos, lo hizo con la de los animales, al derribar la mayoría de árboles. La consecuencia de esto fue que muchas especies de la fauna emigraran o murieran.

El titular de la Semaren reportó que con los vientos de manera principal murieron aves, sin que esto signifique la extinción de alguna especie. “Mucha de la fauna, sobre todo aves, murieron, fueron arrastradas por los vientos fuertes del huracán. Algunos otros mamíferos o animales pequeños, reptiles, se esconden entre el suelo o en madrigueras, pero sí algunos mamíferos como ardillas, tejones, mapaches, los hemos encontrado muertos». Resaltó que principalmente las aves fueron afectadas porque pernoctan entre las ramas y hojas de los árboles.

Algunas especies de aves que existen en Guerrero, según el secretario, son correcaminos, zanates, colibríes (diversos), tordos azules, zopilotes, pericos, cotorras, loros, tucaneta, jilgueros.

La única manera de incidir en la recuperación de la fauna, dijo, es con la regeneración de la vegetación para que las especies tenga un lugar de reproducción, anidación y protección para su regeneración natural.

En la imagen, aspectos de cómo quedó el parque Papagayo. Foto: Jesús Guerrero.

La recuperación vegetal podría notarse, aclaró el secretario antes, hasta en cinco años de arrancar el próximo año, y hasta entonces, las aves volverían a tener sus casas.

353 escuelas de Acapulco registran daños severos por Otis

En estos planteles no hay fecha para el regreso a clases


Texto: Itzel Urieta

Fotografía: SEG / Redes 

22 de noviembre del 2023

Chilpancingo

 

En Acapulco hay un universo de 1,224 escuelas de nivel básico, media superior y superior, distribuidas en 1,045 inmuebles, de los cuales 353 presentan daño severo y no hay fecha para un regreso a clases, informó el subsecretario de Educación Media y Superior, Marco Antonio Marbán Galván.

Para el 21 de noviembre, la Secretaría de Educación de Guerrero (SEG) anunció el regreso a clases en los dos municipios más afectados por el paso del huracán Otis: Acapulco y Coyuca de Benítez.

La indicación no fue obligatoria, por lo que, de acuerdo con Marban Galván, ningún plantel regresó el pasado martes.

A pesar de las declaraciones del subsecretario, las cuentas oficiales de la SEG publicaron que cuatro escuelas de la zona 38 de nivel primaria si regresaron a clases el 21 de noviembre.

«Este martes 21 de noviembre, regresaron a clases en cuatro escuelas, de la zona escolar número 38 de educación primaria: Francisco Sarabia, Benito Juárez, Héroes de la Reforma y José Vasconcelos», se lee en la publicación de Facebook de la SEG.

Marbán Galván aclaró que este regreso es paulatino y se realiza con alumnos que están en la disposición de ir a clases, es decir, no es completo el regreso a clases.

De acuerdo con un censo realizado por la SEG, al corte de hoy (22 de noviembre) de las 1,224 escuelas, 178 tienen un daño menor, que consiste en que el plantel tuvo caída de árboles, escombros, y basura acumulada.

Para estos planteles con daño menor la SEG recomendó reanudar clases el próximo 29 de noviembre.

Además, 394 planteles presentan un daño moderado, que consiste en, además de tener basura, escombro y árboles caídos, carecen de algún servicio como agua, o luz eléctrica.

La denominación más alta que otorgó la SEG a las escuelas afectadas, fue la de daño severo, en la que hay 353 inmuebles, que además de tener escombros y falta de servicios hay perdida de infraestructura.

Para estos plantes se valorará alguna reubicación, informó Marban Galván en entrevista telefónica.

A este número se suman 88 escuelas privadas que ya comenzaron un regreso a clases gradual.

 

La indicación de la SEG para todos los planteles es revisar la situación de los alumnos y con base en eso determinar el regreso a clases.

«Las acciones que se están implementando son para poder generar las condiciones de regreso a clases. Tenemos que ver como están los maestros y los alumnos», dijo Marbán Galván.

La SEG está pendiente de cada alumno así como de los maestros para saber cómo están y cómo vivieron el huracán, indicó.

El próximo lunes 27, de acuerdo con el subsecretario, se hará otro censo para revisar las condiciones de las 18 preparatorias populares que hay en Acapulco y Coyuca de Benítez.

Se minimiza impacto de Otis en Acapulco y ayuda ha sido “casi nula”, acusan empresarios y asociaciones civiles

Empresarios y asociaciones civiles de Guerrero acusan que la ayuda que AMLO ha dado a Acapulco tras el paso del huracán Otis «ha sido insuficiente y casi nula».


Texto: Redacción Animal Político

Fotografía: Oscar Guerrero / Archivo 

21 de noviembre 2023

 

Asociaciones civiles y de empresarios de Guerrero denuncian que las autoridades han minimizado el impacto del huracán Otis en Acapulco, y que la ayuda brindada por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) “ha sido insuficiente y casi nula”.

 

Las organizaciones señalan que los datos de los tres niveles de gobierno sobre las pérdidas materiales y las estimaciones para la reactivación varían drásticamente, por lo que exigen “se transparenten las verdaderas cifras” para poder elaborar acciones tangibles, coordinadas y secuenciadas.

“Un diagnóstico equivocado dará como consecuencia, soluciones equivocadas, costosas, desgastantes, insuficientes y en consecuencia ineficientes”, apunta el documento.

De igual manera se pide la formulación de un Plan Maestro para la Reconstrucción de Acapulco y que los poderes Legislativo y Ejecutivo, tanto federal como estatal, incluyan recursos extraordinarios para el puerto en el Presupuesto 2024.

Empresarios y asociaciones piden a autoridades no ser omisas con el tema de Otis.

Las asociaciones civiles y de empresarios también piden que se generen las condiciones para la reactivación económica de Acapulco, priorizando el sector turístico; proponen programas de empleo temporal, créditos a la palabra y estímulos fiscales.

Asimismo exigen que la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y la Comisión para la Protección contra Riesgos Sanitarios del Estado de Guerrero (Copriseg) declaren emergencia sanitaria debido a la acumulación de basura, la falta de agua potable y la presencia de insectos, fauna nociva e, incluso, “restos mortales”.

A su vez, señala que, aunque la Coordinación de Protección Civil es también de “Gestión Integral de Riesgos”, no hubo la infraestructura suficiente para atender el paso del huracán Otis, a pesar de que hay “protocolos de mitigación de riesgos y hay una amplia experiencia en ellos”.

Por último, los grupos firmantes exigen al presidente, diputados, senadores y autoridades locales no ser omisos y actuar con responsabilidad para evitar un caos social y de salud a la población de Acapulco, y reiteran que en caso de omisión puede haber acciones penales, civiles, administrativas y políticas.

Daños y damnificados por el paso del huracán Otis en Guerrero

El paso del huracán Otis dejó, hasta el momento, 49 muertos y 26 desaparecidos, de acuerdo con el más reciente informe de la Fiscalía General de Guerrero.

Por su parte, autoridades federales señalan que en Acapulco y en Coyuca de Benítez se han censado más de 250 mil viviendas dañadas.

Una mapa del servicio de gestión de emergencias Copernicus (Copernicus EMS) ubicó las afectaciones en Acapulco, Guerrero, tras el paso del huracán Otis; hasta el 30 de octubre, localizaron casi mil 400 edificaciones destruidas, 252 hectáreas inundadas, puentes afectados, carreteras dañadas y las zonas más afectadas.

Hoteleros del puerto han manifestado no saber cuáles serán los apoyos del gobierno para la reconstrucción y en algunos casos tampoco han sido visitados por trabajadores de las aseguradoras, por lo que dicen que se ve difícil la posibilidad de que en un periodo de meses se reanuden las actividades económicas relacionadas con el turismo.

Apenas días después del paso de Otis por Guerrero, AMLO dijo que tenía “el sueño, el ideal que vamos a convertir en realidad entre todos y cómo ya se está haciendo de qué en Navidad las familias van a estar muy contentas en Acapulco (…) no habrá amarga Navidad”.

Salir de la versión móvil