Desaparecen dos niñas de albergue de Acapulco y Abelina dice que se escaparon

Este sábado la FGE emitió la alerta Amber dando a conocer la desaparición de las niñas Adriana Salmerón Galeana y José Brisai Cruz, de 15 y 11 años, respectivamente.


Texto: Jesús Guerrero

Fotografía: FGE

10 de junio de 2022

Chilpancingo

 

La Fiscalía General del Estado (FGE) reportó, a través de la alerta Amber, la desaparición de dos menores de edad del albergue de Las Villas en Acapulco.

La alcaldesa morenista, Abelina López Rodríguez, aseguró que ambas se escaparon.

Este sábado la FGE emitió la alerta Amber dando a conocer la desaparición de Adriana Salmerón Galeana y José Brisai Cruz, de 15 y 11 años, respectivamente.

La institución señaló que la última vez que a ambas se les vio fue este sábado 9 de julio en el albergue Villa de las Niñas, ubicado en la calle Michoacán, en la colonia Progreso, en Acapulco.

Después que la FGE emitió el reporte, la edil de Acapulco aseguró que las dos menores reportadas como desaparecidas se escaparon del albergue.

«Las niñas a esa edad se brincan rapidito, no tengo el dato de cuando llegaron (al albergue) y es el presidente del patronato (del DIF municipal) el que tiene que responder», afirmó López Rodríguez.

Dijo que en la plática que tuvo con el presidente del (patronato del DIF) «es que las dos niñas llegaron con un problema y que se escaparon».

Hasta este domingo, las dos menores siguen desaparecidas, dijo la FGE.


14 mujeres y 3 niñas siguen desaparecidas ¿y la Fiscalía qué hace?

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

 

De enero a mayo del 2022, 17 niñas han sido reportadas como desaparecidas y, de ellas, 14 fueron localizadas y tres continúan sin aparecer, de acuerdo con las fichas activas de la Alerta Amber emitidas por la Fiscalía General del Estado (FGE).

En el caso de Protocolo Alba, que se activa por una mujer mayor de edad, los datos no son tan optimistas: de 18 fichas de mujeres desaparecidas solo se han desactivado cuatro, es decir, 14 continúan sin ser localizadas.

Entre las mujeres que continúan desaparecidas está Zuzuki Judith Blanco, de 19 años de edad.

El pasado 29 de abril Zuzuki desapareció cuando se dirigía a una reunión escolar.

Este miércoles 25 de mayo familiares y amigos de la esudiante protestaron frente de las instalaciones de la FGE para exigir su aparición.

Bloquearon el carril sur-norte del bulevar René Juárez Cisneros en la entrada de la FGE. Ahí los familiares exigieron la intervención de la gobernadora, la morenista Evelyn Salgado Pineda, como lo hizo en Acapulco para dar con la localización de la menor Yoselin Patricio Vendrel, el pasado domingo 22.

La madre de Zuzuki, Yolanda Guzmán, narró que el pasado 29 de abril fue la última vez que tuvo comunicación con su hija, cuando este se dirigía a una reunión escolar de la preparatoria abierta.

Agregó que al no localizarla acudió a presentar formalmente la denuncia ante la FGE pero hasta el momento no hay avances de la búsqueda.

“Lo único que nos han informado es que estuvo en las oficinas del PRI y que hay video de eso, pero ya no sabemos para dónde se fue y con quién pero yo nunca he visto ese video sólo nos lo dijeron de palabra”, dijo la madre de la joven.

Durante la protesta los manifestantes fueron atendidos por un Vicefiscal, pero ya no se supo de los resultados de esa reunión.

Amapola Periodismo hizo un recuento de las fichas de las Alertas Ambar y los resultados fueron los siguientes; 17 menores que estaban en calidad de desaparecidas, 14 ya fueron localizadas y tres siguen sin ser localizadas.

Las tres menores que siguen sin localizar son Linda Kristell Deloya Sánchez, Zuri Cristóbal Real y Ana Iris Ramírez Andreo.

Linda Kristell, de 15 años de edad, desapareció el pasado 13 de febrero en Acapulco. Fue vista por última vez cuando salió de su domicilio en la colonia Renacimiento, de acuerdo con la ficha de la Alerta Amber.

La segunda, Ana Iris Ramírez Andreo, de 14 años de edad, fue vista por última vez cuando salió de su domicilio en Chilpancingo, es lo único que dice la ficha.

La tercera, Zuri Cistobal Real, de 15 años, desapareció el pasado 18 de abril en Acapulco.

De las otras 14 menores de edad las fichas ya fueron desactivadas, los datos que proporciona la FGE indican que fueron entregadas a sus familiares.

Entre las fichas desactivadas están las de Jaqueline Morales García, quien desapareció en Tixtla y apareció 24 horas después. También está la de Yoseline Patricio Vendrel quien estuvo en calidad de desaparecida por tres días en los que amigos y familiares realizaron una serie de bloqueos en Acapulco para exigir a las autoridades la búsqueda y pronta aparición.

Algunas menores fueron localizadas en otros estados de la República como el caso de Valeria Campos Amateco quien fue localizada en Querétaro o Johana García Genchi en Morelos.

A la lista se suman dos menores, Rosa Iris Tapia Vargas, de 17 años, quien desapareció el 26 de abril en el poblado de Lomas de San Juan en la zona rural de Acapulco.

Y se actualizó la ficha de María Fernanda Valadez Vásquez de 9 años de edad, quien desapareció el 5 de diciembre de 2019 en el poblado de Chichihualco a la edad de siete años, la ficha fue actualizada con la imagen de un retrato hablado de cómo luce la menor en la actualidad.

En el caso de María Fernanda los hechos ocurrieron en la cabecera municipal de Leonardo Bravo, Chichihualco, el pasado 4 de diciembre del 2019 cuando Javier Valadez Millán, el padre de la menor, la sustrajo de su hogar después de asesinar con un arma blanca a su esposa, Cendy Vázquez Ramírez, la madre de la niña.

Derivado de los hechos, y después de interponer una denuncia ante el Ministerio Público (MP), se mandó a declarar a Valadez Millán, pero fue liberado horas después por falta de pruebas, denunció la hermana de la víctima, Griselda Vázquez Ramírez.

Después de rendir su declaración el 12 de diciembre del 2019, Valadez Millán huyó con su pareja sentimental, Roberto Rayo Pérez, y con la menor María Fernanda que en ese momento tenía siete años de edad.

 

Te puede interesar: Ayotzinapa que hace siglos era una hacienda representaba el motor de la economía regional

¿Has visto a?… Yuritzi: 15 meses de búsqueda incansable

Durante los últimos 15 de meses de búsqueda no hay un solo rastro. La Fiscalía General de Morelos (FGM) apenas ha realizado dos operaciones para localizarla. Sus hijos la esperan en Atoyac, Costa Grande de Guerrero


Texto: Arturo de Dios Palma

Fotografía: Cortesía

27 de abril del 2022

Chilpancingo

 

El último rastro de Ana Yuritzi García Adame fue a las 7:50 de la noche del 18 de enero del 2021 en Tequesquitengo, Morelos.

Cuatro horas antes, Adrián pasó por Ana Yuritzi al hotel donde se hospedaba, Fiesta Inn. Habían acordado comer para detallar la oferta que el hombre le hizo de invertir en tiendas de ropa en municipios de la Costa Grande, en Guerrero.

Ana Yuritzi subió al auto en el que llegó Adrián, un Jetta; se dirigieron a Tequesquitengo. Ahí comieron en el restaurante Infinity. Cuando terminaron, Adrián la llevó a una casa de renta ubicada sobre la avenida Circunvalación, en la misma zona.

En esa casa, fue donde el celular de Ana Yuritzi dejó de tener señal.

Han pasado 15 de meses y de Ana Yuritzi no hay un solo rastro. La Fiscalía General de Morelos (FGM) apenas ha realizado dos operaciones para localizarla. Adrián, quién no es Adrián sino José, está detenido. Octavio, el presunto autor intelectual, está libre: tres veces lo han detenido y, las tres veces, ha quedado en libertad.

En Atoyac, en la Costa Grande de Guerrero, las dos hijas de Ana Yuritzi sufren de manera inclemente su ausencia.

*
El 16 de enero del 2021, Ana Yuritzi llegó con su hermano Joaquín a Cuernavaca a comprar juguetes para sus hijas por el Día de Reyes.

Ese día, Joaquín regresó a Chilpancingo; Ana Yuritzi decidió quedarse para hablar con Adrián, un hombre que la contactó por las redes sociales para ofrecerle invertir en tiendas de ropa.

Ana Yuritzi estaba desempleada desde hace un par de años, vendía lo que podía para sobrevivir junto con sus hijas; tener un negocio no le pareció mala idea en ese momento.

El día 17, Ana Yuritzi terminó de hacer las compras y esperó para verse con Adrián. Todo ese tiempo estuvo en comunicación con su madre, atenta de cómo estaban sus hijas en Atoyac.

Ana Yuritzi —por instinto tal vez— envió a su madre el nombre de Adrián y una fotografía de él.

Su mamá la presionó para regresara lo más pronto porque sus hijas la querían ver.

“Nada más como y me regreso”, respondió Ana Yuritzi.

Ese 18 de enero, Ana Yuritzi comió y después desapareció.

Al día siguiente, Joaquín volvió a Cuernavaca, su hermanaestaba ilocalizable, no respondía el celular, no se comunicaba.

Joaquín no esperó más: presentó una denuncia por desaparición ante la fiscalía.

Desde entonces, Joaquín no ha parado de buscar a su hermana. La mayoría de las veces lo hace con sus recursos, por su cuenta ha obtenido la mayoría de datos y evidencias.

Con la fotografía que Ana Yuritzi envió a su madre, Joaquín descubrió que Adrián no era Adrián sino José Adame Gómez. Descubrió, también, un dato que lo aterró: era buscado por las autoridades por la desaparición de otra mujer.

Joaquín logró, por su cuenta, reconstruir esas últimas horas en las que el celular de Ana Yuritzi estuvo activo. Ubicó el trayecto que hizo José Adame con su hermana, desde que fue por ella al hotel hasta que llegaron a la casa de renta.

En el último punto, la casa de renta, Joaquín ubicó la señal de otro celular, que un mes después se enteró que era de Octavio, la ex pareja de Ana Yuritzi.

*
Era la tarde del 15 de febrero, Joaquín recibió una llamada a su celular.

“Tenemos aquí enfrente a José”, dijo del otro lado del celular la hermana de Ana Karen, desaparecida el 10 de noviembre del 2019 en Temixco, Morelos.

“Hazle un escándalo, échale el carro o algo y dile a la policía que tiene una orden de aprehensión”, le sugirió Joaquín.

Joaquín se encontraba en la Ciudad de México, llamó a la FGM para solicitar que policías ministeriales detuvieran a José Adame.

Los familiares lograron que policías municipales arrestaran a José Adame mientras llegaban los ministeriales.

Ese día, Joaquín se enteró que el otro hombre detenido era Octavio. El dato lo inquietó: su hermana se separó porque ese hombre la golpeaba, la amenazaba, la hostigaba.

Ese mismo día fue detenida en su domicilio en Jiutepec, Morelos, Jesica, la pareja de José Adame.

José Adame y Jesica están vinculados a proceso por la desaparición de Ana Karen.

José Adame además por la desaparición de Ana Yuritzi y están relacionados con un tercer caso: la desaparición de Adriana Margarita Reyes Rufino.

Ana Karen desapareció el 10 de noviembre del 2019 en Temixco. Con las dos últimas personas que estuvo fue con José Adame y Jesica. De acuerdo a lo publicado por la prensa de Morelos, Ana Karen asistió a una fiesta en el poblado de Ocotepec, en Cuernavaca, acompañada por su hija de ocho años.

Al término de la fiesta, se fue con José Adame y Jesica a una casa en Temixco, donde sólo estuvo la pareja, Ana Karen y su hija.

Por la mañana, la pareja entregó a la niña con sus abuelos. Dijeron que la joven se salió de la fiesta y no volvió, que había bebido demasiado.

La FGM ha informado que Ana Karen murió en el último lugar donde estuvo con José Adame y Jesica. Sin embargo, a más de dos años no hay rastro de ella, no hay certeza de que esté muerta.

Adriana Margarita Reyes Rufino desapareció el 26 de enero del 2021. Eran las 10 de la mañana cuando fue a dejar a su hijo menor a su ex pareja, en la misma colonia, a cinco minutos.

Ahí pidió un servicio de transporte en la aplicación Didi para que la llevara a su trabajo en la plaza comercial Averanda. Llegó un vehículo, un March azul, y desde entonces no se sabe nada de ella.

La familia de Adriana se enteró porque una de sus compañeras habló a su casa para preguntar por qué no había llegado al trabajo. Uno de sus hermanos se alertó y de inmediato fue a la casa de la ex pareja. No estaba. Lo llamó y le dijo que no sabía, luego preguntó a los vecinos, hasta que le dijeron del automóvil azul. Fue a las oficinas de la aplicación pero aseguraron que no había registro del servicio para Adriana.

La familia tiene a dos sospechosos claros en la desaparición de Adriana: a la ex pareja, quién la violentó cuando vivieron juntos, y a Jesica.

Jesica fue novia de la ex pareja de Adriana de febrero a diciembre del 2020.

Uno de los hermanos recuerda que en noviembre del 2020, Adriana les dijo que si algo le pasaba la responsable sería Jesica. Les contó que la amenazaba a través de llamadas y mensajes en su celular.

“Una vez nos dijo que un amigo le advirtió que tuviera mucho cuidado con Jesica”, recuerda el hermano.

*
En 2018, Ana Yuritzi vivió seis meses con Octavio. Renunció a su plaza como profesora en Atoyac y se mudó junto con sus dos hijas a Cuernavaca.

La relación terminó cuando la joven descubrió que Octavio era casado pero, sobre todo, por la violencia a la que la sometía junto a sus hijas.

“Nosotros nos dimos cuenta que vivió sufrió violencia extrema con Octavio, la golpeaba, la amenazaba”, recuerda Joaquín.

La violencia era constante. Una vez, cuenta, Octavio amenazó a Ana Yuritzi con una pistola, después le ponchó las llantas de su auto a balazos. Otra vez, su hermana tuvo que pasarle a una vecina a las dos niñas por la parte de atrás de la casa porque Octavio la estaba golpeando.

Incluso, Joaquín mostró un video de cómo se ve a un hombre, que identificó como Octavio, intentando brincar la barda de la casa de Ana Yuritzi.

Después de todo eso, Ana Yuritzi decidió dejarlo y regresar a Atoyac. En su pueblo, sin trabajo comenzó a vender productos de belleza, artículos por catálogo y ropa.

Ana Yuritzi era la responsable de sus dos hijas, su esposo falleció cuatro años atrás en un accidente automovilístico.

Joaquín está seguro que Octavio es el autor intelectual de la desaparición de Ana Yuritzi. Pero llevarlo ante la justicia ha resultado casi imposible.

En la primera detención, a Octavio lo acusaron del delito contra la salud, el juez de control lo dejó en libertad, pese a que acreditó que su número de celular que había estado el mismo día, la misma hora y en el mismo lugar donde ubicaron por última vez el de su hermana.

Joaquín no desistió: la FGM casi un año después volvió a solicitar una orden de aprehensión contra Octavio.

“Hasta enero del 2022, no había ningún registro de que lo estuvieran buscando. En marzo, nos comenzamos a quejar ante organismo de derechos humanos, ante el Conavim y eso provocó su segunda detención”, relata.

El 18 de marzo, lo detuvieron, al día siguiente fue la audiencia de vinculación.

En la audiencia, el agente del MP cometió un error: leyó ante el juez el número de celular de Octavio de forma equivocada: uno con terminación 100, cuando el correcto es con terminación 1000.

La defensa de Octavio se aferró al error del MP y el juez lo dejó en libertad.

De inmediato, Joaquín exigió a la fiscalía que solicitará nueva orden de aprehensión. Lo volvieron a detener y el 24 de marzo de nuevo estaba en la audiencia de vinculación.

En esta ocasión, el abogado de Octavio argumentó: “¿Cómo se sabe que el número de celular que ubican en la casa de renta es de Octavio?”.

“Efectivamente la ley no obliga a los usuarios a registrar los número telefónicos. Compras un chip y si quieres lo pones a tu nombre. De ahí se agarró la defensa: nada les aseguraba que el número del celular estaba a nombre de Octavio”, explica Joaquín.

En las dos audiencias, dice Joaquín, el MP no argumentó lo suficiente las evidencias que responsabilizan a Octavio.

“Octavio fue detenido el 15 de febrero junto con José, al hacerle la pericial al teléfono, el IMEI es el mismo que estuvo en Tequesquitengo el 18 de enero. Lo que pasa es que cambió de número pero siguió utilizando el mismo equipo y sigue siendo el mismo IMEI”, dice.

Joaquín afirma que de acuerdo a la Corte Interamericana de Derechos Humanos, en los casos de desapariciones, las pruebas circunstanciales son igual de importantes que un señalamiento directo.

“Es decir: no hay un video, un audio, un testimonio directo pero los antecedentes de violencia, las amenazas constantes, que su celular haya estado ese día y que haya sido detenido con el principal responsable, José, lo pone como un probable responsable”, asegura.

Pero Joaquín tiene un dato más para afirmar que Octavio es el autor intelectual de la desaparición de su hermana: “Platiqué con los policías ministeriales que los detuvieron. Uno de ellos me dijo que los separaron, que José luego luego cantó: `yo se la entregué a Octavio y la tiene viviendo como su mujer ́ y también reconoció a Octavio como su jefe”.

El problema es que esta declaración José Adame no la hizo ante el juez y eso le quita el valor jurídico.

—¿Ustedes conocían a Octavio?

—Sí, sí lo conocíamos, ellos vivieron como pareja, él no vino a Guerrero pero nosotros íbamos a Cuernavaca a verlos.

—¿Saben a qué se dedica Octavio?

—A nosotros nos decía que tenía unos ranchos y si tenía sus vacas, pero ya haciendo la investigación descubrimos que es de los principales generadores de violencia, que ya lo tiene identificado la fiscalía local y las autoridades federales.

—¿En la delincuencia organizada?

—Le hicieron una red de vínculos y lo vincularon con una organización criminal de Iguala, ¿Con cuál? La verdad no sé.

—¿No han recibido algún tipo de amenaza?

—No hemos recibido amenazas porque hasta ahora lo involucramos en el caso, pero él me vio en la sala de juicios, si noté que me echó miradas intimidatorias pero hasta ahí; no descartamos que intenté algo.

—Viendo el perfil de Octavio, ¿No tienes miedo?

—Sí, pero si me quedaba callado va a seguir libre, que esté consciente que desapareció a una mujer, que desapareció a la madre de dos niñas, que le quitó la hija a una madre. Sabiendo eso él no puede seguir tan tranquilo.

—¿Él tiene otras investigaciones?

—Sé que tiene otras, algunos fiscales me han dicho: `sabemos a qué se dedica, sabemos qué hace´, pero no lo detienen. No me consta si hay corrupción o qué cosa.

*
En estos 15 meses, Joaquín y su familia ha recorrido un camino a contracorriente, casi todo lo que han logrado ha sido por sus propios recursos, por su iniciativa. En las autoridades han encontrado más burocracia que resultados.

Desde el inicio, Joaquín detectó irregularidades en la investigación. De entrada, en 15 meses, la fiscalía sólo ha realizado dos búsquedas para localizar a su hermana. En los primeros días avisó a las autoridades sobre la casa de renta donde presuntamente José entregó a Ana Yuritzi a Octavio, pero tardaron más de dos meses en catearla.

Después, cuando ubicó a Octavio y ofreció toda la evidencia, la FGM tardó casi un año para solicitar la orden de aprehensión. Durante todo este tiempo, no ingresaron los datos de Octavio a la Plataforma México, el sistema donde los estados comparten información de presuntos delincuentes para que puedan ser detenidos en entidades distintas a donde cometieron el crimen.

“Tuve que ir a la Conavim y ellos me acompañaron a la fiscalía para presionar la detención de Octavio”, recuerda.

Ante la lentitud constante de la FGM, Joaquín acudió a la Comisión de Derechos Humanos de Morelos.

“Cuando llegó el momento de la mesa de trabajo para conciliación, el visitador que nos acompañaba se abrazó con el fiscal y con la MP. Se conocen y eso no permitió que le diera el contexto legal que se requería y así fue: todos los argumentos que te estoy contando no aparecen en el acta que hizo el visitador”.

“No puedo decir que en la fiscalía no me atienden, si me atienden pero no me resuelven nada. Esta es una pregunta para el fiscal, Uriel Carmona Gándara: ¿Qué les hace falta para localizar a mi hermana?”.

Salir de la versión móvil