En construcción la iniciativa de reforma a la Ley de Salud que garantiza servicios médicos para el aborto

Texto: Beatriz García

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

 

Las diputadas que impulsaron la iniciativa de despenalización del aborto en Guerrero mantienen mesas de trabajo con la secretaria de Salud, Aidé Ibarez Castro, para determinar los lineamientos de una reforma a la Ley de Salud que garantice la atención integral a las mujeres que decidan interrumpir su embarazo y se apruebe en el pleno del Congreso local.

El 12 de enero pasado las diputadas morenistas Gloria Citlali Calixto Jiménez, Nora Yanek Velázquez Martínez y Beatriz Mojica Morga presentaron la última propuesta legislativa para la despenalización del aborto.

El 17 de mayo pasado, las diputadas y los diputados en pleno aprobaron la despenalización del aborto en la entidad hasta las 12 semanas de gestación, después de una lucha histórica de 30 años por feministas en el estado, que colocó a Guerrero en el octavo estado donde es legal la interrupción del embarazo, después de Ciudad de México –el primero en hacerlo hace 14 años–, Oaxaca, Veracruz, Hidalgo, Sinaloa, Baja California y Colima.

El siguiente paso después de la aprobación de la despenalización del aborto es una reforma a la Ley de Salud, para la que se tiene un plazo de 120 días –cuatro meses– a partir del siguiente día que se publicara en el Periódico Oficial del Estado la decisión de los legisladores, lo que ocurrió el pasado 20 de mayo.

Este marte 21 de junio se cumplieron los primeros 30 días del plazo; restan tres meses para que se vote y apruebe en el pleno del Congreso local una reforma a la Ley de Salud que garantice el derecho de las mujeres a interrumpir su embarazo si así lo desean.

Velázquez Martínez informó que junto con sus compañeras diputadas promoventes de la iniciativa se reunieron con la secretaria de Salud, después con su equipo jurídico y el equipo jurídico de ellas para empezar la construcción de la iniciativa de la reforma a la Ley de Salud.

Después, es decir una vez que esté lista, según el procedimiento legislativo, la turnarán a comisiones del Congreso local, en este caso sería la de Salud, para que luego las diputadqs y los diputados la discutan en pleno.

En conjunto, las diputadas y la secretaria se pusieron plazos para las mesas de trabajo y entablar diálogo con actores políticos involucrados en el tema. La diputada dijo que es una tarea compleja y no sólo se necesitan buenas voluntades. 

Velázquez Martínez agregó que exigieron a Ibarez Castro garantizar una atención integral de salud a las mujeres, desde instalaciones médicas, médicos, enfermeras y medicamentos. 

A largo plazo, lo más idóneo para la diputada es que así como ocurre en la Ciudad de México, en Guerrero haya existen hospitales que atienden específicamente la interrupción legal del embarazo, pero por ahora lo primordial es dar las condiciones adecuadas en los hospitales que hay en la entidad.

“Queremos acercar los centros de salud que están, entonces tenemos que dar otros tipo de condiciones, por eso se tiene que dar una reforma en salud”, declaró la diputada.

Puso de ejemplo que es impirtante que las mujeres de lugares como Cochoapa el Grande, ubicado en la Montaña alta de Guerrero, no tengan la necesidad de ir hasta Tlapa para que les den el servicio de salud, que se los garanticen en los centros de salud de sus comunidades. 

Pero independiente de esta ley, en las comuidades apartadas de Guerrero, como la de región Montaña, las denuncias reiteradas son que en las casas o centros de salud no llegan médicos ni medicamentos.

Dentro de la reforma en salud uno de los aspectos importantes es la capacitación en materia de derechos humanos al personal médico para que sus creeencias personales no transgrendan un derecho de las mujeres. 

Se buscó por teléfono a la secretaria de Salud para que informara cómo se prepara para garantizar el servicio de salud a las mujeres que decidan interrumpir su embarazo, pero no atendió la llamada telefónica porque, dijeron, estaba en una reunión.

La representante del Observatorio Ciudadano de Violencia hacia las Mujeres de Guerrero, Viridiana Gutiérrez Sotelo, dijo que tiene conocimiento de las reuniones que sostienen las diputadas con la secretaria de Salud. Aseguró que las feministas también lo hacen.

Ella junto al resto de integrantes del grupo de Alerta por Agravio Comparado trabajan paralelamente con la Secretaría de Salud para dar seguimiento a las medidas dictadas con la segunda declaratoria de Alerta de Violencia de Género (AVG) en Guerrero (por agravio comparado), como garantizar a las niñas y mujeres víctimas de violación sexual la interrupción del embarazo sin tener que interponer una denuncia penal.

Te puede interesar: Emilio Barrera continúa tejiendo la tradición del rebozo

“Hay algo que no te he dicho”: un retrato íntimo de tres mujeres que deciden interrumpir su embarazo

“Hay algo que no te he dicho” de la realizadora Massiel Hernandez es una película documental que se presenta en el marco del Festival Internacional de Cine en Guadalajara con la intención de mostrar la historia de tres mujeres que están decididas a interrumpir su embarazo, acción con la desafían a la sociedad conservadora y su propia familia en un país que criminaliza el aborto.


Texto: Alondra Ángel Rodríguez / Zona Docs 

Fotografía: Zona Docs

15 de junio de 2022

 

En México, abortar no es fácil. La criminalización y los estigmas que se tienen respecto a este derecho hace complicado que las mujeres o las personas con capacidad de gestar puedan hacerlo con plena libertad y garantías; por ello, “Hay algo que no te he dicho” es una película documental que ofrece un enfoque más humano al proceso que atraviesan quienes deciden interrumpir su embarazo por distintas razones.

En entrevista con ZonaDocs, Massiel Hernandez -fotógrafa, realizadora y gestora cultural- nos propone un retrato íntimo de cómo Carmen, Melina y Fanny atravesaron este proceso marcado por el miedo y la presión social:

“Una motivación particular es el cómo estos temas no se hablaban aunque es algo muy cotidiano en la vida de las mujeres y las personas con capacidad de gestar. Son historias que no necesariamente se tienen que contar a todo el mundo, pero que el esconderlas tiene un trasfondo muy complejo para las mujeres que se enfrentan a estas decisiones llenas de miedo y culpa”.

Cómo nació todo

Massiel acompañanta de aborto y ese estar en la lucha por los derechos sexuales y reproductivos, desde tiempo atrás, le hizo darse cuenta de los estigmas y limitaciones que se pueden tener respecto al tema, además le permitió conocer la historia de muchas mujeres:

“Poder tener acceso a conocer los panoramas a los que se estaban enfrentando las mujeres fue mi motivación para decir: yo quiero hacer una película sobre esto, porque también tenía esas ganas de poder abordar el tema del aborto desde ese lugar, donde las voces de las mujeres estuvieran en primer plano”.

Dentro de esta película documental se comparten las historias que atraviesan quienes deciden ejercer el derecho de decidir sobre su propio cuerpo, pero sobre todo “Hay algo que no te he dicho” es una invitación a la empatía.

“Se trataba de colocar el tema desde las experiencias y los matices de las personas, ya que no se vive igual; por ello, buscamos retratar esto más allá de la militancia en la que está involucrado el tema para ubicar y ver al aborto desde un espacio más íntimo centrado en cómo se vive en este proceso”.

Además de hablar sobre la importancia que tiene despenalización del aborto en el país, la película documental busca combatir penalización moral, esto para poder generar reflexiones respecto al tema desde una perspectiva más humana, pues hay historias dignas que merecen ser contadas de la manera más amorosa.

“Es como si entráramos a la casa de alguien y esa metafóricamente es la intención de la película. De repente te están contando algo muy íntimo donde te encuentras miles de matices y una historia de vida que va más allá de lo que puede estar pasando”.

La lucha dentro del proceso de creación

A pesar de los contextos tan complejos, la criminalización del aborto, las limitaciones y barreras que se pueden tener en la sociedad y la fiscalización del cuerpo en la cultura hetero patriarcal, esta pieza cinematográfica rescata el que las mujeres siguen tomando con autonomía sus propias decisiones todos los días.

Y eso que Massiel Hernandez asume como algo valioso es lo que le permite resignificar el cómo las mujeres: “están decidiendo bajo sus términos lo que es mejor para sus vidas”.

Por ello, en esta pieza cinematográfica se presentan tres historias de diferentes personas gestantes que por una u otra razón decidieron no continuar su embarazo: Carmen, Melina y Fanny.

El propósito de hablar de sus vivencias es sacar el aborto de esa visión trágica, dramática, de oscuridad; es decir, no se trata de hacerlo ver como algo terrible o como lo peor que les puede pasar a las mujeres, sino de reflejar la diversidad que hay en las experiencias y cómo cada una de éstas se viven de una manera diferente.

Dentro del Festival Internacional de Cine de Guadalajara, la película tuvo una muy buena aceptación por parte del público:

“había que brindar esta experiencia y creo que la gente ha conectado muy bien con el documental, fueron proyecciones muy conmovedoras y muy enriquecedoras, estoy muy contenta de poder al fin darle vida”. expresó Massiel Hernandez.

La realizadora también comentó que el documental por el momento se encuentra en la etapa de festivales nacionales e internacionales, pero los planes son que esta película pueda seguirse proyectando pasada esta primera etapa: “queremos que está película tenga una buena vida bonita y que pueda llegar a muchos públicos y muchos espacios”.

Massiel Hernández

Este texto es propiedad de Zona Docs y lo reproducimos como parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. Puedes Leer el original en este enlace. 

 

Te Puede interesar: Aborto legal: «Era justo que nos dieran un poco de esperanza»

Con la reforma al Código Penal ya no se criminaliza a la mujer por interrumpir el embarazo

Para las colectivas y activistas feministas el siguiente paso es lograr la legalización del aborto en Guerrero, pero surge la interrogante, ¿cuál es la diferencia entre despenalizar y legalizar el aborto?


Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Oscar Guerrero / Archivo

Chilpancingo

 

Con la reforma al Código Penal que aprobó el Congreso y que ya fue publicado en el Periódico Oficial, ninguna mujer puede ser procesada penalmente por interrumpir el embarazo solo hasta 12 semanas de gestación pero falta legalizar el aborto, coinciden un abogado penalista y una abogada feminista.

Para las colectivas y activistas feministas el siguiente paso es lograr la legalización del aborto en Guerrero, pero surge la interrogante, ¿cuál es la diferencia entre despenalizar y legalizar el aborto?

Amapola periodismo consultó a una abogada feminista y un abogado penalista para explicar los claroscuros de las reformas al Código Penal en materia de aborto, y explicar la diferencia entre despenalización y legalización y por qué la confusión entre ambos términos.

“La despenalización atiente a sacar el aborto del Código Penal, que no sea un delito y que no se criminalice a la mujer por tomar esa decisión”, explica Angie de la Rosa Palafox, abogada e integrante de la Red Guerrerense Contra la Violencia hacía la Mujer.

El abogado Valentín Sandoval considera que la interrupción del embarazo continúa siendo un delito que, aún con las reformas al Código Penal, es penado por la ley, solo que ahora será después de las 12 semanas de gestación y con pena para la persona que sin el consentimiento de la mujer le practiquen un aborto.

Valentín Sandoval explicó que anteriormente el Código Penal castigaba penalmente a todas las personas implicadas en un aborto, desde la madre, al médico, enfermero o partera que lo realizaba, salvo algunas excepciones que eran por violación o que esté en riesgo la vida de la madre o del futuro bebé.

Ahora el Código Penal establece que ni la mujer ni los implicados serán sancionados por practicar un aborto.

“La mujer que decida interrumpir su embarazo ya podrá hacerlo sin responsabilidad penal alguna”, explica.

La reforma al Código Penal entró en vigor el pasado 20 de mayo cuando fue publicada en el Diario Oficial del estado y generó dudas y controversias acerca de su alcance e implicaciones en la población guerrerense, mientras que figuras públicas y religiosas como Provida han generado comentarios controversiales.

 Es el caso del obispo de la Diócesis Chilpancingo – Chilapa, José de Jesús González Hernández, que el pasado 22 de mayo durante su sermón dominical en la catedral de Chilapa, dijo que el aborto aún no está legalizado y que la iglesia tiene que luchar para que eso no suceda.

Valentín Sandoval considera que el obispo no está en un error, ya que a pesar que se despenalizó la práctica de abortar, no existe aún una normativa o marco legal para que las mujeres que decidan interrumpir su embarazo puedan hacerlo con seguridad.

Esa situación habré otra posibilidad necesaria para las activistas feministas, De la Rosa Palafox considera que el siguiente paso es lograr la legalización del aborto.

“En un estado ideal basta con la despenalización, pero no estamos en un estado ideal, por lo que la despenalización es solo un paso para lograr la legalización”, comentó De la Rosa Palafox.

¿Qué es la Legalización?

“La legalización tiene que ver con generar un marco jurídico que garantice a las mujeres un aborto seguro y gratuito, que haya médicos especializados, equipo, y materiales con el fin que no haya excusa para que no le practiquen el aborto a una mujer en el sector público”, explica De la Rosa Palafox.

Lograr la legalización implica una serie de reformas a la Ley Número 1212 de Salud del Estado de Guerrero que permita un marco jurídico que brinde certeza y seguridad a las mujeres que decidieron practicarse un aborto.

Esas reformas a la Ley de Salud permitirán que cualquier mujer que decida abortar pueda hacerlo en el hospital o centro de salud público más cercano sin costo alguno, y destinar una serie de recursos económicos para que los sistemas de salud pública brinden un aborto seguro y gratuito a todas las mujeres.

Los artículos que se reformaron del Código Penal del estado fueron el 154, 155,  156, 157 y el 159, el 158 fue derogado y respondieron a una sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) donde determinó inconstitucional sancionar penalmente a la mujer o persona gestante que decide interrumpir su embarazo.

También esta reforma fue derivada de dos alertas de género que emitió la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM) que se emitieron durante el gobierno anterior del entonces gobernador Héctor Astudillo Flores.

 

Te puede interesar: Reactivan Hospital en Tlacoapa pero no envían médicos especialistas

Con la reforma al Código Penal ya no habrá más mujeres encarceladas por aborto

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Amílcar Juárez / Archivo

23 de mayo de 2022

Chilpancingo

La Red Guerrerense por los Derechos de la Mujer, explicaron que con la reforma al Código Penal y que el pasado viernes 20 se publicó en el Periódico Oficial del Gobierno estatal ya no habrá más mujeres encarceladas por practicarse un aborto.

En rueda de prensa que ofrecieron este lunes en un restaurant ubicado frente al Congreso, las activistas feministas, dijeron que esta reforma para despenalizar el aborto beneficia a las mujeres y que si muchas de ellas tienen una carpeta de investigación abierta en su contra por haberse practicado la interrupción del embarazo ya no va a proceder.

Indicaron que saben de 28 casos de mujeres que tienen en su contra una carpeta de investigación por el delito de aborto.

“Hacemos el llamado a las 28 mujeres y sus familias que son perseguidas por abortar a que se acerquen a nosotros y darles acompañamiento, porque por su aborto ya no pueden ser criminalizadas por las instancias de justicia”, comento Viridiana Gutiérrez, integrante de la Red Guerrerense.

Agregó que se hace el llamado público porque desconocen quienes son esas mujeres perseguidas por abortar, explicó que saben que son 28 carpetas de investigación que hay en la Fiscalía General del Estado (FGE).

María Luisa Garfias Marín explicó que se tiene que buscar a las y los abogados de las mujeres presas por abortar, porque muchas de ellas fueron juzgadas por homicidio en razón de parentesco y se tiene que reclasificar el delito a aborto para que salgan libres inmediatamente.

Durante la conferencia leyeron un comunicado donde explicaron que las más beneficiadas por la reforma al Código Penal son mujeres que son criminalizadas y juzgadas por abortar y que en muchos casos fueron de manera accidental y agregaron que la despenalización no obliga a nadie a interrumpir su embarazo.

Viridiana Gutiérrez dijo que el próximo paso para un aborto legal y seguro será la reforma a Ley Salud para garantizar un aborto sin riesgo a las mujeres que deseen practicárselo.

“Estamos listas para dar el siguiente paso que es una reforma a la Ley de Salud, estamos en pláticas con las tres diputadas que presentaron la iniciativa de despenalización para trabajar una propuesta que ya tenemos lista”, comentó.

Explicó que debido a la reforma al Código Penal se tienen que armonizar otras normas y leyes estatales en un plazo no mayor a 120 días para garantizar una correcta aplicación de la ley.

La propuesta que presentaran las activistas a la Ley de Salud contempla programas de atención a mujeres que pretenden interrumpir su embarazo, guías para la interrupción y una visión intercultural para los médicos que vayan a practicar un aborto.

23 estados esperan la despenalización del aborto; con amparos, algunos apuestan por la homologación al criterio de la Corte

Mientras en nueve entidades el aborto ya se despenalizó, colectivas, organizaciones y legisladoras buscan que esto avance en el resto. Subrayan que no solo es clave evitar que esta práctica se castigue, sino garantizar que sea un servicio brindado por el sector salud.


 

Texto: Marcela Nochebuena / Animal Político 

Fotografía: Amílcar Juárez / Óscar Guerrero

23 de mayo de 2022

 

Aunque 23 estados siguen esperando por la despenalización del aborto en sus códigos penales, algunos, como Aguascalientes, Puebla y Baja California Sur, han optado por la vía del amparo para obligar a la homologación con el criterio de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SJCN) que, desde 2021, declaró inconstitucional la criminalización del aborto.

Acompañados por el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), otros tres estados se sumarán en las próximas dos semanas al esfuerzo por la vía del amparo, según confirmó la organización. Estos se darán a conocer una vez que la acción legal sea promovida, pues aún continúa el diálogo con las colectivas a nivel local para ver cuáles de ellas se sumarían.

“Estamos próximas a presentar amparos en otros cinco estados de la República. No se puede conocer aún cuáles, porque muchas colectivas piden tener la oportunidad de platicar entre ellas para determinar quiénes sí van con el amparo y quiénes no. En las próximas dos semanas promoveremos dos o tres más, para después completar cinco”, aseguró Melissa Ayala, coordinadora del área de Documentación y Litigio de Casos de GIRE.

Esto, a raíz de la determinación de la SCJN del 7 de septiembre de 2021, mediante la cual resolvió por unanimidad que es inconstitucional criminalizar el aborto de manera absoluta, y se pronunció por primera vez a favor de garantizar el derecho de las mujeres y personas gestantes a decidir, sin enfrentar consecuencias penales.

Aunque la resolución de la Corte es un precedente para que, en adelante, ningún juez local o federal determine encarcelar a una mujer por el delito de aborto, las organizaciones y colectivas coinciden en que la despenalización a nivel local sigue siendo no solo importante, sino necesaria como paso obligado para homologar las legislaciones locales con lo determinado por la SCJN.

“Como ya dijo la Corte, la criminalización absoluta del aborto viola los derechos de igualdad, de no discriminación, de dignidad, de autodeterminación, pero es muy importante que también logremos sacar el aborto de los códigos penales, donde tiene un efecto disuasor para las mujeres: el saber que hay una posibilidad de que se les meta a la cárcel o el temor de que se les abra una carpeta de investigación o les llegue un citatorio. Lo que pasó en septiembre es histórico, pero no hay que perder de vista que es el primer paso: tenemos que sacar el aborto de los códigos penales locales porque solo así, vamos a lograr que las mujeres tengan autonomía sobre sus cuerpos y puedan decidir sin miedo”, señala Ayala.

Mientras que el martes pasado, con reformas a su Código Penal y Ley de Salud locales, Guerrero se convirtió en la novena entidad donde el aborto voluntario está despenalizado, bajo ciertas condiciones —además de la Ciudad de México, Oaxaca, Hidalgo, Veracruz, Baja California, Colima, Coahuila y Sinaloa—, otros estados siguen en el intento por la vía del amparo o la insistencia legislativa, incluso tras el rechazo de varias iniciativas.

Es el caso de Quintana Roo y Puebla, donde un activismo fuerte y con mucha presencia ha llevado incluso a la toma de los congresos locales, a largos procesos de iniciativas presentadas, y también a obstáculos para dictaminarlas y pasarlas a pleno.

“En el caso de Quintana Roo, ha sido un proceso muy largo, muy obstaculizado, y parte de los acuerdos fue que el pleno pudiera tomar la iniciativa, pero ya cuando se votó, no pasó. Se han presentado otras, con el apoyo del movimiento feminista, que también se han desechado, al igual que iniciativas ciudadanas”, recuerda Cristina Santana, coordinadora de la REDedefine, del Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir (ILSB).

En Puebla, por lo menos cuatro bloques de iniciativas han sido congelados o han quedado olvidados después de haberse turnado a comisiones. En otros estados, como Guanajuato, también hubo iniciativas que quedaron olvidadas; en Durango, se dio un proceso muy amplio de recolección de firmas para una iniciativa ciudadana, que después se vio obstaculizada; en Morelos, las iniciativas nunca fueron votadas; en Michoacán, aunque también se han dado, han enfrentado diversos obstáculos; en Jalisco, se presentó una que sigue en el Congreso local en espera de ser dictaminada; en Sonora, aunque existe una movilización social fuerte, no se ha reflejado en esfuerzos legislativos, y en Nayarit, apenas comienza el diálogo entre la sociedad civil y las legisladoras.

“Las despenalizaciones están avanzando en un momento muy histórico, para el que pasaron muchos años desde la despenalización de 2007 (en la CDMX) para que Oaxaca finalmente pudiera en 2019. A partir de ahí, se han acelerado y una lucha histórica que tenía décadas justo ahorita está avanzando de manera muy acelerada en toda América Latina, producto de las movilizaciones sociales que han estado exigiendo que pueda haber acceso al aborto legal, seguro y gratuito”, explica Santana.

Por eso es indispensable en este momento, añade, conversar sobre el tema, eliminar el estigma sobre el aborto y verlo como un hecho muy común en la vida reproductiva de las mujeres, que además es un tema de salud pública, justicia social y derechos humanos. Aunque cada estado enfrenta una situación política y social muy distinta, en todos ellos existen colectivos locales y movimientos feministas que trabajan e insisten en la despenalización.

“Es muy importante decir que en todos los estados hay sociedad civil organizada, colectivas locales y activistas independientes que están reclamando muy fuertemente que se pueda despenalizar y legalizar el aborto en sus estados; muchos de ellos sí han retomado las exigencias y presentado iniciativas, pero están detenidas por falta de voluntad política. Hoy estamos en otro momento en cuanto a la despenalización del aborto, porque las resoluciones que la Corte emitió el año pasado son clave para los procesos de despenalización”, añade Santana.

Sin embargo, las estrategias diferenciadas también han resultado en reformas estatales variadas, la mayoría con la consideración de 12 semanas, pero no siempre con una modificación a las leyes estatales de salud que garanticen no solo la ausencia de castigo para mujeres y personas gestantes, sino el acceso al aborto como un servicio de salud seguro y gratuito. Aun así, en los estados, no debería ser problema que primero exista una reforma al Código Penal y después a la Ley de Salud, porque la Secretaría de Salud federal ya ha emitido lineamientos técnicos para brindar el servicio, aunque no siempre se cumplen.

“Esos modelos de semanas en realidad ya son obsoletos, porque no estamos en 2007 discutiendo ese tema. La Corte ya trascendió lo de las 12 semanas; entonces, se abre la puerta a no obstaculizar por periodos. Si bien hay iniciativas que sí contemplaron la adición en las leyes de Salud, el escenario ideal es quitar el aborto del Código Penal y, como la Corte también dijo que el aborto es un derecho, dar el acceso y, en ese sentido, modificar las leyes de Salud para que se reconozca”, subraya la coordinadora de la REDefine.

En tanto, con su acompañamiento legal, el área de Documentación y Litigio de Casos de GIRE sigue en la vía de los amparos con la confianza de que en los estados donde los congresos no estén dispuestos a legislar, esta sea la opción para lograr despenalizar mediante el trabajo conjunto de colectivas y organizaciones.

Sin certezas en el nivel federal

A nivel federal, el escenario sigue siendo incierto. Aunque la despenalización en los estados es prioritaria porque el aborto generalmente es procesado como un delito del fuero común, y la acusación se hace a nivel local, sería necesario hacer cambios en la Ley General de Salud para garantizar el acceso al aborto gratuito como un servicio más, no solo por parte de las secretarías de Salud locales, sino también del IMSS y del ISSSTE.

Con este propósito, a raíz de la resolución de la Corte de septiembre de 2021, 11 senadoras de todos los grupos parlamentarios del Senado —incluidos el PAN y el PES— presentaron una iniciativa que reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de la Ley General de Acceso de las Mujeres a una vida libre de violencia, la Ley General de Salud y el Código Penal Federal.

“Las reformas son para el Seguro Social y el ISSSTE. Por eso es importante, porque la Federación tiene muchos servicios hospitalarios y de atención en los estados; si se despenaliza solamente en el estado, únicamente los servicios de salud estatales, o municipales si hay, pueden brindar la interrupción legal del embarazo. Nosotros le hemos dicho al IMSS y al ISSSTE que no pueden negarse: si en el estado donde están sus clínicas está despenalizado y es un servicio de salud, lo tendrían que dar. Sin embargo, no es así, no está tan claro; a veces sí lo hacen, a veces no”, señala la senadora Patricia Mercado.

La iniciativa propuesta detalla que, como parte de las reformas a la Ley General de Salud, se agregaría un apartado que especifica: “Todas las personas e instituciones que integran el Sistema Nacional de Salud deberán brindar de manera gratuita los servicios de aborto seguro, independentiemente de si la usuaria cuenta o no con derechohabiencia, en los términos de la presente Ley y de las disposiciones reglamentarias o normativas que para tal efecto expida la Secretaría, debiendo garantizarle a la mujer embarazada o persona gestante las mejores condiciones de seguridad y calidad para la atención médica”.

Este texto es propiedad de Animal Político y lo reproducimos con su autorización. Puedes leer el original en este enlace. 

Firma Evelyn decreto de reforma para despenalizar aborto en Guerrero

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Amílcar Juárez

20 de mayo de 2022

Chilpancingo

 

En su edición de este viernes el Periódico Oficial de Guerrero publicó la reforma al Código Penal que contempla la interrupción del embarazo hasta con 12 semanas de gestación.

Dicha reforma que aprobó este martes 17 de mayo el Congreso local se convirtió en ley ya entra en vigor al publicarse en el Periódico Oficial del Gobierno estatal.

El decreto que es firmado por la gobernadora, Evelyn Salgado Pineda, se lee, “Decreto número 180 por el que se reforman, adicionan y derogan diversas disposiciones del Código Penal para el estado libre y soberano de guerrero, número 499, en materia de aborto”.

En la publicación se explica que con la reforma al Código Penal del estado se reformaron los artículos 154, 155,  156, 157 y el 159 de dicho Código.

De acuerdo con los antecedentes de la iniciativa y que están publicados en el Periódico Oficial  la reforma a los artículos del Código Penal es para armonizarse con la Ley General de Salud, la Ley General de Víctimas y la NOM-046 de Violencia Familiar, Sexual y contra las Mujeres.

También explica que dichas reformas formaron parte de una sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) donde determinó inconstitucional sancionar penalmente a la mujer o persona gestante que decide interrumpir su embarazo, además de una serie de recomendaciones derivadas de las dos alertas de género que emitió la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM).

Con la publicación del decreto en el Periódico Oficial  el aborto deja de ser un delito y la mujer que decida practicárselo antes de las 12 semanas de gestación podrá hacerlo sin necesidad de presentar una denuncia por violación ante la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común (AMPFC).

Este martes durante la sesión del Congreso que debatían sobre esta reforma al Código Penal, grupos religiosos de Provida, dijeron que esperaban que la gobernadora Evelyn Salgado Pineda no firmara el decreto para despenalizar el aborto.

Con la reforma al Código Penal, Guerrero se convierte en el octavo esta del país en despenalizar el aborto, detrás de la Ciudad de México, Oaxaca, Veracruz, Hidalgo, Baja California y Colima.

Mujeres feministas bailan y gritan en festejo de la despenalización del aborto

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

 

Entre bengalas verdes y moradas, mujeres feministas celebraron con abrazos, baile, llanto y gritos la despenalización del aborto en Guerrero, fuera de las instalaciones del Poder Legislativo.

En una pequeña computadora y un aparato de sonido monitorearon desde la puerta del estacionamiento del Congreso la sesión que se desarrolló dentro del pleno.

Con 30 votos a favor, 13 en contra, una abstención y un voto nulo se aprueba el dictamen”, se escuchó decir a Flor Añore Ocampo por una bocina cuando las mujeres feministas gritaron de la emoción.

 Muchas se abrazaron y entre llantos de emoción se decían “Lo logramos”.

 Frente a ellas, grupos religiosos y pro vida se manifestaron contra de los diputados por aprobar la reforma a los artículos 158 y 159 del Código Penal del Estado.

 «Si te hubieran abortado no serías diputado», «Tu mamá dijo si, por eso estás aquí», gritaban los religiosos que al igual que las colectivas feministas se concentraron desde muy temprano fuera del Congreso.

Ambos grupos estaban a 20 metros de distancia, pero ya por la tarde cuando ya las y los diputados debatían en el salón de sesiones el dictamen de la despenalización del aborto algunos jóvenes de Provida se acercaron cerca de las feministas repartiendo volantes a los automovilistas.

Pero no hubo pleito, solo algunos gritos. 

«Saquen sus rosarios para mis ovarios», gritaban las feministas.

«Si a la vida, no a la muerte», contestaban los religiosos.

Poco después de las once de la mañana, la legisladora local priísta Julieta Fernández -que ha sido la promotora de las protestas del grupo de Provida- dialogo con el grupo religioso.

Posteriormente la diputada se dirigió a la puerta del estacionamiento del Congreso donde estaba el grupo de las colectivas feministas quienes al verla le gritaron: «no nos representas, no nos representas».

Fernández alzó la mano derecha en señal de saludo y les envió un beso cuando ya estaba en el pasillo del estacionamiento.

El momento del clímax empezó cerca de las 4 de la tarde cuando las colectivas feministas vieron a través de la trasmisión de la sesión del Congreso que empezaba el debate del dictamen de la reforma del Código Penal.

Las mujeres estuvieron atentas a lo que sucedía adentro del salón de sesiones. Abuchearon a los priístas Julieta Fernández y a Jesús Parra cuando hablaban en tribuna en contra de la reforma.

A las 5 con 31 minutos, la feministas estallaron en júbilo cuando el secretario de la mesa directiva del Congreso, Jaoquín Badillo Escamilla informaba el recuento total de votos.

Para las colectivas lo que sucedió en el Congreso  fue resultado de una lucha histórica de 30 años atrás que comenzó con los primeros grupos feministas que buscaron la igualdad de derechos para las mujeres guerrerenses.

Pero mientras las feministas festejaban, los grupos religiosos despotricaban contra las y los diputados que habían aprobado el dictamen.

«Ellos (los diputados) no se van a ir al cielo», decían algunas de sus consignas.

Uno de los dirigentes de Provida, aseguraba que él milita en las filas de Morena pero que le daba verguenza que las y los legisladores morenistas hubieran votado a favor de una reforma que atenta contra los valores humanos y de la vida.

«Yo espero que la gobernadora (Evelyn Salgado) ordene que no se publique en el Periódico Oficial esta reforma para que no entre en vigor», dijo el religioso.

Pero para los del grupo Provida era ya un día de luto, para las feministas, era un día histórico de una lucha que han dado muchas mujeres de Guerrero.

María Garfias Marín, ex diputada local del desaparecido PRT, catedrática de la UAG y emblemática líder de las luchas feministas en Guerrero, decía que fueron 30 años de buscar este anhelo.

Este martes 17 de mayo, las mujeres estuvieron 10 horas fuera del Congreso esperando la culminación de esta lucha.

Durante ese tiempo (diez horas) las mujeres feministas bailaron canciones y gritaron consignas a favor del aborto.

 En medio de las protestas el resguardo policial se hizo presente. Elementos de la Policía Estatal resguardaron en todo momento los alrededores del Congreso.

 Después de la votación los colectivos feministas bloquearon por unos minutos la avenida y marcharon pocos metros en ambos sentidos para celebrar la determinación del congreso.

“Las mujeres que nos antecedieron hace 30 años en esta lucha abrieron el camino para que hoy esto fuera posible, y después de que hace 15 años en la Ciudad de México se hizo legal logramos conseguir eso para Guerrero” dijo Viridiana Gutiérrez, integrante de la Red Guerrerense a una Vida Libre de Violencia de las Mujeres.

Por su parte los grupos pro vida, representados por Gerardo García Sánchez, representante de la Asociación Nacional de Padre de Familia dijo que lo que hoy hicieron los diputados fue una traición al electorado que los apoyó con su voto en 2021 y que no desistirán en su lucha por defender las dos vidas.

 “Les queremos decir a esos diputados de Morena que no se confíen, sabemos quienes son y nos vamos ver las caras en el 2024”, dijo.

Ya casi anochecía y los grupos religiosos se retiraron del lugar.

Las feministas seguían festejando. Bailaban, gritaban y se tomaron uno que otro mezcal.

Para cerrar con broche de oro su alegría las feministas hicieron una proyección virtual sobre la fachada del Congreso con la siguiente leyenda con letras verdes: «Es ley, Guerrero».

 

Te puede interesar: Aborto legal: «Era justo que nos dieran un poco de esperanza»

Aborto legal: «Era justo que nos dieran un poco de esperanza»

Con 30 votos a favor, 13 en contra, una abstención y uno nulo, el Congreso de Guerrero reformó el Código Penal del estado que legaliza el aborto voluntario hasta las 12 semanas de gestación.


Texto: Jesús Guerrero y Arturo de Dios Palma

Fotografía: Amílcar Juárez

Chilpancingo

 

La larga espera terminó. A las 2 de la tarde de este martes comenzó la cuenta regresiva. No había vuelta atrás. La sesión que se postergó por semanas inició y los diputados y diputadas discutieron y votaron la despenalización del aborto.

Con 30 votos a favor, 13 en contra, una abstención y uno nulo, el Congreso de Guerrero reformó el Código Penal del estado que legaliza el aborto voluntario hasta las 12 semanas de gestación.  

Después de casi 15 años, de tres iniciativas, en el pleno del Congreso se aprobó la iniciativa que presentaron en enero pasado las diputadas de Morena, Beatriz Mojica, Citlali Calixto y Nora Velázquez.

Fue una jornada larga que comenzó muy temprano. A las 8 de la mañana un grupo de 20 feministas tomaron el acceso principal del Congreso. Lo cercaron con pañuelos verdes. Esta vez actuaron más rápido que los grupos provida, que semanas atrás habían ganado ese espacio.

La toma del acceso por parte de feministas garantizó la entrada de los diputados y diputadas, trabajadores y reporteros.

La sesión estaba convocada para las 11 de la mañana, pero inició casi tres horas después. Dentro y fuera del Congreso la tensión estaba centrada en el inciso b del punto cuatro del orden del día: el dictamen de reformas al Código Penal.

La sesión comenzó, en hora y media se desahogaron varios puntos del orden del día que en esta ocasión no robaron ninguna atención. Eran las 3:24 de la tarde y llegó el punto de la despenalización. Era la hora que habían tratado de evitar durante varias semanas y años.

La Mesa Directiva propuso dispensar la segunda lectura del dictamen e iniciar de inmediato la discusión y votación. 31 diputados y diputadas estuvieron a favor. La discusión comenzó.

En la lista de oradores se anotaron nueve legisladores y legisladoras, cinco a favor y cuatro en contra. La discusión duró una hora y media. Subieron a ratificar sus posturas.

Los priistas Jesús Parra García, Julieta Fernández Márquez, la panista Ana Lenis Reséndiz Javier; y la perredista, Yanelly Hernández Martínez, dieron sus argumentos en contra del dictamen.

Parra García dijo que no se podía aprobar el dictamen porque el proceso legislativo fue irregular. Como presidente de la Comisión de Justicia siguió su teoría del «albazo legislativo».

Denunció que el dictamen se aprobó de forma ilegal por los diputados Beatriz Mojica, Estrella de la Paz, de Morena y el perredista Bernardo Ortega.

Luego dijeron que con la despenalización en Guerrero se asesinará “tumultos” de niños; uno más aseguró que tras el aborto legal hay un gran negocio que deja ganancias “millonarias” a grandes empresas de “4 millones de pesos al año”. Que la iniciativa Spotlight de la ONU financia con recursos del extranjero a laboratorios que se dedican a realizar abortos en México. 

A favor participaron las tres diputadas de Morena que propusieron la iniciativa, Mojica, Calixto y Velázquez. Denunciaron el hostigamiento al que fueron sometidas; contaron que recibieron decenas de mensajes intimidatorios, incluso, la advertencia de la iglesia de ser excomulgadas.

Velázquez fue contundente, dijo que los diputados y diputadas que se oponían al dictamen no tenían calidad moral ni ética para oponerse a las libertades de las mujeres.

 «Interrumpirán su embarazo quien así lo decida, no vengan con argumentos falaces que encubren adoctrinamiento y recriminación religiosa a cuestionarnos incluso nuestra propia religiosidad para echarnos en cara de que las mujeres debemos ser sumisas y aceptar la voluntad divina de un violador», dijo Velázquez.

 También, casi de forma didáctica, explicaron que con la despenalización ninguna mujer estará obligada a practicarse el aborto; que es un derecho, una libertad de las mujeres; que la despenalización no está contra la vida.

La discusión terminó y la Mesa Directiva anunció la votación. Los diputados del PRI intentaron obstruirla, como último recurso cuestionaron la forma en que se realizaría: en voto secreto. La priísta Alicia Zamora exigió que fuera de manera económica, es decir a mano alzada. Pidió que se leyera un artículo de la Ley Orgánica del Congreso que establece la forma en que se debe de votar reformas de ley.

Visiblemente nerviosa, la presidenta de la Mesa Directiva, Flor Añorve, le pidió al secretario Joaquín Badillo que leyera la petición hecha por la Junta de Coordinación Política de que la votación fuera por cédula.

Badillo leyó el documento y en ese momento Alicia Zamora le exigió que dijera quien había firmado el documento.

Badillo se turbó y contestó que la firma era del morenista Alfredo Sánchez Esquivel en calidad de presidente de la Jucopo.

«Usted está permitiendo que se cometa una ilegalidad porque un documento como ese no debe de ir firmado sólo el presidente de la Junta», reclamó.

Poco después Badillo rectificó y leyó la página adjunta del documento en donde iban las firmas del perredista Raymundo García y la de la diputada del PT, Leticia Mosso Hernández, junto con la de presidente de la Jucopo.

Comenzó la votación. Uno a uno de los diputados y diputadas pasó hasta la tribuna a emitir su voto en la urna. Muy pocos mostraron su voto, entre ellas la priista Gabriela Bernal, que desafió la línea que impuso su partido: votó a favor.

En cuanto se supo el resultado, en el acceso del Congreso estalló la alegría. Cientos de feministas brincaron, cantaron, bailaron, lloraron.

 “Compañeras primero vamos a agradecer a todas las feministas que hemos puesto el cuerpo, el corazón y la lucha para que hoy sea ley en Guerrero. Guerrero no se podía quedar atrás, en Guerrero no se podía seguir violando ese derecho a las mujeres. Mucha gente nos dijo que no se podía, mucha gente nos dijo que era imposible, muchos atentaron contra este proyecto que hoy está dando dignidad a las mujeres. Por todas las víctimas es esta lucha. Por todas las niñas es esta lucha. Incluso es por las que están en contra de esta lucha. Era justo que nos dieran un poco de esperanza en medio de tanta violencia en la que estamos inmersas.”, dijo la feminista Viridiana Gutiérrez Solano.

De forma improvisada comenzaron una marcha en torno al Congreso. Fue reducida, desorganizada pero diferente a todas las demás: esta vez fue de alegría, no de coraje, de indignación, de dolor, de denuncia, como es casi siempre que salen a exigir justicia por los feminicidios, por las desaparecidas, por los matrimonios forzados de niñas o porque las autoridades no escuchan sus gritos de auxilio, por la lacerante impunidad.

 Guerrero se convirtió en el octavo estado en despenalizar el aborto. Este martes los diputados y diputadas no tenían muchas salidas. La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) obliga a legislar para que a ninguna mujer se le criminalice que decida abortar de manera voluntaria y, también, porque la segunda Alerta de Violencia de Género (AVG) decretada en el estado ordena homologar el Código Penal con la NOM-046 para que las mujeres accedan a servicios de salud de calidad, sobre todo, las que sufrieron una violación sexual.  

 

 

Congreso aprueba despenalización del aborto

Texto: Jesús Guerrero
Fotografía: Óscar Guerrero
17 de mayo de 2022
Chilpancingo
 Con 30 votos a favor, 13 en contra y una abstención el Congreso de Guerrero aprobó la reforma del Código Penal que establece la interrupción del embarazo hasta con 12 semanas de gestación.
Fueron los votos de Morena, PRD y PT, además de uno de una legisladora del PRI el que sacó adelante esta iniciativa que la promovieron los morenistas.
La aprobación de esta reforma provocó algarabía de unas 200 mujeres feministas que desde la mañana de este martes se colocaron afuera del Congreso en espera de la votación.
En contraste, grupos religiosos que también desde la mañana están afuera del recinto reprobaron a los diputados.
Hasta las seis de la tarde las feministas seguían bailando y cantando afuera del Congreso.

Grupos religiosos impugnarán despenalización del aborto

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Amílcar Juárez / Archivo

Chilpancingo

 

Grupos provida y religiosos de Guerrero valoran impugnar, en caso de ser aprobada la reforma al Código Penal del estado que despenalizaría el aborto hasta las 12 semanas de gestación.

Se espera que en la sesión de este martes diputados y diputadas voten el dictamen.

El representante de la Unión Nacional de Padres de Familia en Guerrero (UNPF), David Tapia Bravo, dijo que van a esperar lo que suceda en la próxima sesión para determinar sus próximas acciones, no descarta la impugnación..

El 13 de enero del 2022, las diputadas de Morena, Beatriz Mojica, Citlali Calixto y Nora Velázquez presentaron una iniciativa para despenalizar la interrupción del embarazo hasta las 12 semanas de gestación.

El 4 de mayo, en el pleno se realizó la primera lectura del dictamen. La segunda lectura, discusión y votación se pospuso para el 11, pero de último minuto la Mesa Directiva del Congreso canceló la sesión y la volvió a posponer para hoy.  

El eje del dictamen son dos artículos del Código Penal del estado: el 158 y 159. En el primero se propone su derogación, porque actualmente criminaliza a las mujeres que decidan voluntariamente abortar y, el segundo, se reforma: elimina el requisito para las mujeres sufrieron una violación sexual de presentar una denuncia penal para solicitar la interrupción del embarazo.

La propuesta polariza a la sociedad guerrerense, por un lado activistas feministas celebran la iniciativa y defienden el derecho a las mujeres a decidir sobre su cuerpo y, por otro lado, grupos religiosos y de la sociedad civil tachan la iniciativa como una puerta a la impunidad.

Amapola. Periodismo transgresor entrevistó a David Tapia Bravo representante de la Unión Nacional de Padres de Familia en Guerrero (UNPF), parte del Frente Nacional por la Familia, para conocer su perspectiva.

—¿Por qué consideran negativa la despenalización del aborto?

 —En primer lugar porque consideramos que se mata a un ser humano que está en gestación, nosotros tenemos la certeza por evidencia científica, médica y biológica que la vida comienza desde la fecundación, lo demás es un proceso de desarrollo. En segundo lugar porque hay muchas situaciones en donde la mujer es explotada sexualmente, o abusada por la propia familia y si se despenaliza el aborto simplemente se obliga a la mujer a abortar y a continuar ese círculo vicioso, y eso genera una puerta a la impunidad para los agresores, porque ahora ya no necesitan ser denunciados ante un Ministerio Público (MP).

—¿Cuál es la propuesta de ustedes para evitar la despenalización?

—Así como está el Código Penal está bien, no hay porque cambiar nada. La ley es muy clara y estipula los derechos y obligaciones de cada quien de una forma clara, no había necesidad de cambiarle nada.

—Ya hay una sentencia de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para despenalizar el aborto, ¿Cual es la postura de ustedes?

—La Suprema Corte puede dictaminar lo que quiera, pero los estados son autónomos y la salud de las mujeres y la vida de niños y niñas no puede estar a disposición de siete jueces que desconocen la realidad del estado, ellos dicen que  la despenalizarlo es para acabar con la violencia contra la mujer, pero eso no es verdad, los feminicidios cada día van a la alza en el estado y el país, si de verdad quieren erradicar la violencia que acaben con la impunidad en esos casos, eso sí está manos del Poder Judicial.

—¿Existió un acercamiento con los legisladores para exponer su postura contra la despenalización?

—Nosotros lo que vemos es una cerrazón, no hay disposición al diálogo. Ya existía un plan de trabajo que fue aprobado por tres de cinco diputados integrantes de la Comisión de Justicia. Ahí se estableció un plan de trabajo y una a ruta a seguir, iban a realizar mesas de trabajo con el Poder Judicial, con especialistas y con todos los grupos de la sociedad que están a favor y en contra del aborto, además de foros abiertos en todas las regiones para enriquecer y favorecer el dictamen. Eso ya no se hizo, ya no pudimos exponer nuestros motivos porque a la secretaria de la comisión, la diputada Beatriz Mojica se le ocurre de la noche a la mañana emitir el dictamen sin importarle el plan de trabajo, y sin tomar en cuenta a nadie aun cuando ella fue, junto con Bernardo Ortega los dos diputados que no asistieron a la sesión donde se aprobó el plan de trabajo, y ella no asistió porque estaba haciendo proselitismo a favor del presidente. 

—¿Por qué la prisa de la Comisión de Justicia por emitir el dictamen?

—Nuestra interpretación es que obedecen a intereses económicos, el aborto es un negocio, estamos viendo como organizaciones internacionales como la ONU, la Unión Europea y todas las que promueven clínicas particulares traen un negocio con todas las mujeres que van a practicarse un aborto. Lo vemos en países donde ya es legal el aborto, incluso en la Ciudad de México, como hay clínicas especializadas en eso y aparte van a querer presupuestar dinero para el aborto y entonces los y las diputadas tienen intentan sacar una ventaja política del aborto.

—¿Ustedes qué proponen para evitar los embarazos no deseados?

—Lo que Guerrero necesita son hospitales y centros de salud equipados y con medicamentos donde las mujeres tengan acceso a ejercer su derecho a la salud pública, educación sexual para las y los jóvenes, y erradicar la impunidad en los casos de violencia a la mujer, no necesitamos privar de su vida a niños inocentes. 

 —¿Cuál es el llamado a los legisladores?

—Que trabajen en cosas verdaderamente importantes, como si Guerrero no tuviera cosas más urgentes que atender, tantos hospitales y centros de salud en pésimas condiciones, desnutrición en la Montaña, violencia, inseguridad, eso deberían estar legislando. Queremos recordarles que en Guerrero 90 por ciento de la población pertenecemos a algún grupo religioso y estamos en contra de que despenalicen el aborto.  

—¿Y a la población?

—Que conozca bien a sus legisladores, que les pida cuentas sobre lo que votan, mucha gente se está dando cuenta de lo que intenta hacer Morena y el PRD, luego me dicen, de saber que Morena está a favor del aborto no voto por ellos.

 —¿En caso de ser aprobado el dictamen que sigue para el movimiento provida?

—Pues estamos en espera de la votación, a partir de ahí vamos a determinar nuestras acciones. Yo no soy abogado ni nada de eso, desconozco los procedimientos, pero se va a investigar si puede ser impugnada y si el diputado Jesús Parra denuncia lo que pasó en su comisión lo vamos apoyar también.

 

Te puede interesar: El aborto legal es justicia social, dice la activista Angie de la Rosa Palafox

El aborto legal es justicia social, dice la activista Angie de la Rosa Palafox

Texto: José Miguel Sánchez

Chilpancingo 

 

La despenalización del aborto en Guerrero está más cerca que nunca o dicho con mayor precisión: a una sesión en el Congreso local.

Desde hace 30 años, feministas de Guerrero han luchado para que las mujeres que decidan interrupción de embarazo no sean criminalizadas. Sin embargo, en los ocho años se han presentado tres iniciativas para despenalizar el aborto. En 2014, el entonces gobernador, Ángel Aguirre Rivero envió la primera iniciativa al Congreso. En 2019, la fracción de Morena presentó la segunda. Ambas fracasaron: ninguna logró salir de las comisiones.

El 13 de enero del 2022, las diputadas de Morena, Beatriz Mojica, Citlali Calixto y Nora Velázquez presentaron la tercera iniciativa para despenalizar la interrupción del embarazo hasta las 12 semanas de gestación.

Esta última rompió el límite de las comisiones y en la sesión del pasado 4 de mayo se le dio la primera lectura en el pleno.

La posibilidad de que sea aprobada es alta. Se requiere de mayoría simple: 24 votos y que se pueden lograr con la mayoría de Morena, más otros del PRD, PT y el PRI.

Mojica, Calixto y Velázquez aseguraron a colectivas feministas que el miércoles 11 de mayo se realizaría la segunda lectura del dictamen, la discusión y aprobación. Pero eso no ocurrió, esa sesión se postergó y este día se cumple el último tramo del proceso legislativo.

El eje del dictamen son dos artículos del Código Penal del estado: el 158 y 159. En el primero se propone su derogación, porque actualmente criminaliza a las mujeres que decidan voluntariamente abortar y, el segundo, se reforma: elimina el requisito para las mujeres sufrieron una violación sexual de presentar una denuncia penal para solicitar la interrupción del embarazo.

Amapola. Periodismo transgresor entrevistó a la abogada, Angie de la Rosa Palafox, integrante de la Red Guerrerense por los Derechos de las Mujeres para conocer su opinión del tema.

—¿De qué trata esta propuesta?

—Este dictamen específicamente es para despenalizar el aborto, actualmente el Código Penal del Estado lo tipifica como delito en los artículos 158 y 159 y con esta iniciativa se busca que las mujeres tengan acceso a la interrupción del embarazo por violencia sexual o consentimiento antes de las 12 semanas de gestación sin que sea considerado un delito, es decir que todas las mujeres tengamos la posibilidad de abortar.

—¿Cuál es el antecedente de esta propuesta?

Es una lucha histórica de más de 30 años por lo que feministas guerrerenses lucharon y que se logró materializar en 2014 cuando a través de la bancada del PRD se logró mandar una propuesta para que se dictaminara y subiera al pleno, pero no pasó de comisiones y la mandaron al congelador. En la legislatura pasada se intentó de nuevo como una propuesta de algunas diputadas pero no pasó ni a comisiones.

Angie de la Rosa recordó que la Secretaría de Gobernación (Segob) ya declaró dos Alertas de Violencia de Género (AVG) en Guerrero. Una por violencia feminicida en nueve municipios y la segunda por agravio comparada, por la resistencia para garantizar servicios médicos de calidad para las mujeres, incluida la interrupción del embarazo.

Con la despenalización del aborto se estaría dando cumplimiento a un porcentaje de la segunda AVG que ordena homogenizar el Código Penal con la NOM-046.

Pero los diputados deben cumplir con un mandato de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) que prohíbe criminalizar a las mujeres que decidan abortar.

La entrevista continua:

—¿Por qué es importante para las mujeres despenalizar el aborto en Guerrero?

—Estamos hablando que todas las mujeres por su consentimiento puedan abortar, es decir, si yo quedo embarazada aunque me esté protegiendo, porque ningún método anticonceptivo es cien por ciento efectivo y no es parte mi proyecto de vida. Si en ese momento no tengo el capital económico, no estoy estable en mi vida académica, personal o profesional y yo decido que no quiero ser madre tiene que existir la opción de poder acceder, pero no porque está tipificado, si no porque yo lo quiero hacer y es mi decisión.

¿Por qué es importante una maternidad deseada?

En un mes donde se conmemora el Día de las Madres es muy importante que las maternidades sean elegidas, deseadas, informadas donde se les obligue ser madres y en ese sentido tener acceso al aborto es un tema de derechos humanos, de la libertad de las mujeres y de la libertad reproductiva”.

¿Cuál es el marco jurídico del aborto?

El artículo cuarto constitucional establece que se debe de promover y garantizar nuestras libertades y hablar de maternidades deseadas es decidir libremente el momento en que queremos embarazarnos y no podemos porque no existe educación sexual ni planificación familiar. Además a un infante se le debe proporcionar los derechos básicos como son salud, vivienda, y educación pero en un estado donde 66 por ciento vive en pobreza y un 25 más en pobreza extrema es difícil garantizar esos derechos.

¿Hay mujeres en la cárcel por abortar?

En el estado hay 25 mujeres presas por abortar, pero no están procesadas por dicho delito, están condenadas por homicidio por razón de parentesco.

¿Por qué no son juzgadas por el delito de aborto?

Porque la condena por abortar es menor que por homicidio en razón de parentesco, y en un sistema patriarcal donde se juzga sin perspectiva de género los hombres y las instituciones no quieren que una mujer que abortó salga libre bajo fianza o trabajo comunitario”.

¿Quiénes denuncian estos casos?

Muchas veces es la familia, las madres y padres y en otras ocasiones son los médicos que aún cuando es un aborto accidental llaman al  Ministerio Público para abrir una carpeta de investigación en un proceso que revictimiza a las pacientes”.

¿Qué va a pasar si se despenaliza en un estado donde los sistemas de salud pública son deficientes?

Por el momento sólo se pretende despenalizar el aborto y eso no quiere decir que todas vamos ir a abortar, es científicamente imposible. La despenalización responde a un tema de salud pública, derechos humanos y libertad y es para garantizar que las mujeres no mueran en clínicas clandestinas ni en procesos riesgosos que no son seguros”.

¿Qué sigue después de lograr la despenalización?

El hecho de buscar la despenalización del aborto es simplemente sacarlo del Código Penal y es un primer paso a todo lo que nos espera, un camino legislativo donde se tiene que garantizar que las mujeres puedan acceder a abortos seguros y gratuitos a través de clínicas públicas y ahí se tiene que hacer otras reformas y derogaciones en las leyes de salud, modificaciones en los hospitales públicos, clínicas y centros de salud para las mujeres puedan llegar a que les practiquen un aborto.

 

Te puede interesar: El aborto, un derecho negado a mujeres es causa de muerte materna en Guerrero

El aborto, un derecho negado a mujeres es causa de muerte materna en Guerrero

Procesamientos legales, detenciones, muerte materna, problemas sicológicos, es el contexto de muchas mujeres en Guerrero porque la despenalización del aborto, aun cuando se discute en el Congreso local después de años de lucha feminista, es una garantía pendiente para ellas.


Texto: Beatriz García

Fotografía: Oscar Guerrero / Archivo

12 de mayo del 2022

Chilpancingo

 

Hace algunos años, Rosa, entonces una adolescente de 17 años, era una estudiante de preparatoria cuando compartió a su amiga el motivo de que se ausentara una semana de la escuela: interrumpió su embarazo. Proceso que vivió sola, por el temor al estigma, aun con el riesgo de muerte.

La joven, originaria de una comunidad nahua de Chilapa, tenía un novio y se embarazó. Él la dejó sola en esto. Sus padres no podían saberlo; seguramente querrían que se casara y tuviera al bebé, o la correrían de su casa y tendría que dejar la escuela. Le huyó a todas esas posibilidades de su destino.

Se acercó a una tía, quien la acompañó con un médico que le practicó un aborto con pastillas.

El proceso de expulsión del producto lo vivió sola, en un cuarto que rentaba en la cabecera de Chilapa, donde estudiaba. Nadie más lo supo. Estuvo encerrada por días retorciéndose del dolor.

Su amiga lo supo hasta después. Rosa, como se decidió llamar a esta adolescente para guardar su identidad  se lo contó hasta que volvió a la escuela, después de que se recuperó. Por fortuna pudo hacerlo.

Guerrero y el contexto para la despenalización de aborto

Procesamientos legales, detenciones, muerte materna, problemas sicológicos, es el contexto de muchas mujeres en Guerrero porque la despenalización del aborto, aun cuando se discute en el Congreso local después de años de lucha feminista, es una garantía pendiente para ellas.

En Guerrero se vive un momento crucial en pro de los derechos de las mujeres, la reforma al Código Penal de la entidad para la despenalización del aborto está en debate entre los diputados, lo que significa la gran posibilidad de resarcir una deuda de criminalización hacia las mujeres que deciden interrumpir un embarazo.

El miércoles 4 de mayo, los diputados y las diputadas dieron la primera lectura de la iniciativa de reforma en el pleno del Congreso local, después de que el 12 de enero las diputadas morenistas Beatriz Mojica Morga, Gloria Citlali Calixto Jiménez y Nora Yanek Velázquez Martínez presentaron la propuesta legislativa de despenalizar el aborto.

Este miércoles, darían la segunda lectura para proceder a la discusión y finalmente la votación que llevaría a la reforma del Código Penal, pero no ocurrió porque los diputados y las diputadas pospusieron la sesión, porque, al parecer, muchos de ellos no lograron llegar a la ciudad de Chilpancingo, donde está la sede legislativa, después que salieron a festejar el Día de las Madres. Reagendaron la sesión para el siguiente martes 17 de mayo.

Los motivos para que las mujeres decidan libremente sobre su vida y sus cuerpos son tantos, y los han repetido activistas, feministas e integrantes de organizaciones de la sociedad civil.

Quien sigue sin dar una postura clara sobre la despenalización del aborto es la gobernadora Evelyn Salgado Pineda. Ella se pronunció a favor del bienestar y del respeto de los derechos de las mujeres, y reprobó los matrimonios forzados que ocurrieron en la Montaña alta de Guerrero, de los cuales se supo el año pasado, pero nada de la discusión actual.

La búsqueda de la despenalización ocurre en medio de dos declaratorias de Alerta de Violencia de Género (AVG) en el estado, la última por agravio comparado, que evidencia la necesidad de homologar la Norma Oficial Mexicana 046 sobre Violencia Familiar, Sexual y Contra las Mujeres para garantizar a las niñas y mujeres víctimas de violación sexual la interrupción del embarazo sin que tengan que interponer una denuncia y así evitar un riesgo para su salud.

Hay otro indicador alarmante que también podría denotar el gran problema que se vive en el estado a causa de un aborto, provocado o espontáneo: la mortalidad materna.

En este 2022 Guerrero en crecieron las cifras de mortalidad materna en comparación con 2021 y 2020, de acuerdo con los registros del Observatorio de Mortalidad Materna en México.

Desde el inicio del año hasta la primera semana de mayo, que es el último registro que hace público el Observatorio de la situación en el país, han registrado 230 casos de mortalidad materna, y Guerrero ocupa el tercer lugar en ese registro de casos, con 16.

En el 2021, durante el mismo rango de tiempo, el estado registró la mitad de casos de muerte materna, es decir, ocho, y un año antes, en el 2020, en el mismo lapso de tiempo contabilizaron sólo seis.

De acuerdo con la Secretaría de Salud (SSA) federal, quien emite un boletín semanal en el que muestra la estadística de muertes maternas en el país –cifras que coinciden con los del Observatorio–, precisa que las muertes maternas pueden ser por 16 causas, una de ellas es el aborto. En ese listado esta causa ocupa el quinto sitio.

Guerrero casi por tradición ha ocupado los primeros lugares en muertes maternas, situación siempre vinculada a la falta de acceso a la salud, pero poco vinculado al aborto como un derecho negado a las mujeres a decidir sobre su cuerpo, lo que las lleva a practicarlo en condiciones insalubres.

En la entidad no hay una estadística oficial sobre las muertes por aborto, sus causas y consecuencias, hasta ahora las han denunciado feministas organizadas en colectivos, porque son quienes acompañan a otras mujeres, muchas adolescentes y niñas, que se han practicado abortos o los han tenido espontáneos y enfrentaron procesamientos legales.

Este miércoles, por ejemplo, la feminista Viridiana Gutiérrez Sotelo, en conferencia de prensa, expuso que en la última semana –mientras se debate la despenalización del aborto en Guerrero– llegaron a ella y otras feministas solicitudes de seis  mujeres, entre ellas dos menores de edad, para que les ayuden para acceder a la interrupción de su embarazo.

En esta conferencia de prensa, las feministas alertaron que una de las violencias que está extremadamente ligada al aborto son las cifras crecientes de violencia sexual contra las mujeres en el estado.

De acuerdo con el registro de la Asociación Guerrerense Contra la Violencia hacia las Mujeres (AGCVIM) que publican en su página web, sólo en el 2021 hubo 200 denuncias formales por abuso sexual. Es importante insistir en que estos casos son sólo de las denuncias presentadas en los Ministerios Públicos.

La criminalización de las mujeres que interrumpen su embarazo

La representante feminista de Aliadas por la Justicia, María Luisa Garfias Marín, tiene claro el panorama de las mujeres que se enfrentan a un aborto por la causa que sea.

Del 2010 al 2013, de acuerdo con los registros de la activista, es la época que supo de casos de mujeres sentenciadas por homicidios en razón de parentesco, es decir, por un aborto.

Junto con otras activistas solicitaron, en ese entonces, a las autoridades de la Procuraduría General de la República (PGR, ahora Fiscalía General de la República), que les dieran un informe de las mujeres que estaban en las cárceles detenidas y procesadas, para saber los delitos Se dieron cuenta que había detenidas por homicidio en razón de parentesco.

Junto con la representante del entonces Instituto Guerrerense de Derechos Humanos, Silvia Castillo Salgado, la activista y sus compañeras también visitaron los reclusorios y se dieron cuenta que, además, sus procesos eran irregulares.

Pidieron apoyo a las integrantes de la Asociación Civil de Guanajuato Las Libres, quienes lograron la libertad de algunas mujeres que estuvieron en una situación similar. El abogado de ellas les colaboró para la liberación de cuatro mujeres detenidas por homicidio en razón de parentesco, dos de Chilpancingo y dos de Tlapa.

Una de las mujeres se trata del caso emblemático de Adriana Manzanares, la me’phaa que estuvo presa durante siete años. La habían condenado por 22 años, después de que fue golpeada por su esposo y como consecuencia sufrió un aborto.

Garfias Marín, de manera personal, acompaña a mujeres que deciden interrumpir su embarazo, solicita apoyo al Fondo María, que apoya a las mujeres que deciden abortar, que de acuerdo a los estudios socioeconómicos que toman vía telefónica costean sus pasajes, y también solicita apoyo a la organización Marie Stopes, una clínica de aborto legal y seguro en la Ciudad de México, donde la interrupción del embarazo es legal desde el 2007.

“Se ha combinado la cuestión de la pobreza (motivo de la práctica del aborto), la otra ha sido de manera de voluntaria deciden interrumpir su embarazo, como no han tenido los recursos para pagar a un médico particular quienes cobran 20, 25, 30,000 pesos. Las han apoyado (organizaciones como Fondo María) con el pasaje y un familiar que les acompaña”, precisó la feminista.

Dos violaciones sexuales y dos embarazos

En el 2012, una niña de una comunidad de Zumpango, municipio de Eduardo Neri, fue violada por su tío y quedó embarazada. Estaba por cumplir los 12 años.

La madre de la menor la llevó a la Agencia del Ministerio Público (MP) para interponer la denuncia. En el MP la mamá solicitó le concedieran la interrupción del embarazo a su hija, quien tenía apenas dos meses de gestación, porque, además de que era una niña abusada, tenía un problema de desnutrición. El riesgo para su salud era mayor, pero les negaron esa posibilidad y la menor siguió con el embarazo.

Un día sintió la necesidad de ir al baño y tuvo un aborto espontáneo.

Después de un año y medio, contó la activista, la niña sufrió otra violación sexual por otro tío, también hermano de su papá. Ahora su madre se negó a interponer la denuncia, porque la primera vez no les hicieron caso, nadie fue detenido.

La menor quedó embarazada otra vez, pero ahora sus padres la corrieron de su casa. Se refugió en casa de Garfias Marín con apoyo de Silvia Castillo, otra activista.

Tampoco interrumpió su embarazo. La niña parió a su bebé en casa de la activista que la acompañó en todo el proceso personal y legal, pero la madre de la menor llegó hasta ahí y se la llevó a la fuerza junto con el bebé. Garfias Marín no volvió a saber de la menor y de su hijo.

En el tiempo que estuvo la niña con su bebé, ella se negó a verle la cara y a amamantarlo.

Los últimos dos acompañamientos que ha dado Garfias Marín son del año pasado, a dos mujeres que solicitaron su apoyo para interrumpir su embarazo. Las canalizó a la Ciudad de México, donde la interrupción del embarazo es legal, y monitoreó todo su proceso.

Después de todo lo que ha visto, la activista consideró que es momento de sacar de la clandestinidad el derecho de las mujeres a decidir. Es importante, mencionó, que las diputadas y los diputados tomen en cuenta que negarse a que se reforme el Código Penal para que las mujeres elijan, es abrir las posibilidades para que ellas continúen muriéndose.

Despenalizar el aborto, aclaró, no obliga a las mujeres a abortar, significa que aquella que lo decide tendrá las condiciones de un aborto seguro y gratuito en un hospital.

Mortalidad materna, menores de edad y aborto

La organización Raizubia da seguimiento puntual en el tema de mortalidad materna en Guerrero, aunque ahora las y los integrantes no tienen una estadística sobre la relación de los abortos y la mortalidad materna, sí tienen claro el panorama de esta relación.

La secretaria general de la organización, Nayeli Rodríguez Flores, en entrevista, informó que los casos de muerte materna tienen una relación estrecha en el embarazo adolescente, como la muerte por aborto.

La muerte materna por aborto, dijo, es más reincidente en mujeres jóvenes, en adolescentes, al mismo tiempo que se relaciona con otro fenómeno, el matrimonio infantil, una práctica que aun cuando no es de ahora, se visibilizó por casos públicos en la Montaña alta del estado a finales del año pasado.

Rodríguez Flores ha acompañado a unas 10 mujeres que decidieron interrumpir su embarazo, también las canaliza a la Ciudad de México. Consideró que algunos motivos de las mujeres para practicarse un aborto son la precaria situación económica y por asuntos psicológicos.

Guerrero está en un momento histórico, precisó, donde los legisladores tienen la oportunidad de hacer historia y generar acciones afirmativas a favor de los derechos de las mujeres y, sobre todo, para garantizar la reducción de la violencia de género.

La moneda está en el aire, el próximo miércoles se sabrá si en Guerrero por fin se despenaliza la interrupción del embarazo y, finalmente, a las mujeres se les otorga el derecho de decidir con libertad sobre sus cuerpos.

Te puede interesar: Congreso aplaza otra vez sesión por presiones del grupo Provida