Max y Charming continúan en adopción 

Son los perros de la familia señalada del secuestro y asesinato de Camila, en Taxco. La organización que los cuida urgió en adoptar sobre todo a Max, ya que es un perro de edad avanzada y merece pasar sus últimos días en la comodidad de un hogar estable y un dueño o dueña amorosos


Texto: Andrea Mendoza 

Foto: Cortesía de Adopta un amigo Taxco

4 de mayo del 2024

Chilpancingo

 

Max y Charming, los perros de la familia señalada del secuestro y asesinato de Camila, en Taxco, a más de un mes de su rescate, continúan sin ser adoptados.

Max es un perro raza Pitbull. Se hizo famoso por las imágenes en las que se le veían intentando proteger a su dueña, Ana Rosa Aguilar, a quien una muchedumbre linchó, presuntamente por ser la culpable del asesinato de Camila, de ocho años.

Max fue rescatado ese mismo día, mientras que su compañero, Charming, un perro de estatura mediana parecido a un labrador, fue rescatado dos días más tarde, después de que Amapola Periodismo informó que se hallaba otro perro en el domicilio. Charming se escondió cuando la turba tiró las puertas de la vivienda de Ana Rosa para sacarla a ella y a sus dos hijos. Los sacaron a la avenida Plateros y los golpearon. Ana Rosa murió a causa de la golpiza y los dos hijos presos se reponen todavía del castigo recibido.

Max recibió algunos de los golpes que daban a Ana Rosa. El médico veterinario zootecnista David Gómez Blanco lo rescató y atendió de los golpes recibidos. Max estaba desnutrido y varios tumores en el cuerpo que no eran producto de la golpiza, sino probablemente derivados de maltrato. Charming también padecía desnutrición y evidencias de maltrato.

Los posibles adoptantes de Max y Charming manifiestan el temor de que sean agresivos, dado su contexto, el que se cree era violento.

El refugio de animales Adopta un amigo Taxco cuida a ambos perros y aclara mediante sus redes sociales que Max y Charming son perros dóciles, juguetones y con mucho corazón.

En específico solicitaron difundir la información de que urge que Max sea adoptado, pues es un perro de edad avanzada, quien necesita pasar sus últimos días en la comodidad de un hogar estable y un dueño o dueña amoroso.

Las heridas de Max sanaron poco a poco y ya está libre de tumores. Max, luce contento y fornido, pues en Adopta un amigo Taxco han tomado como prioridad su situación anémica.

Charming tampoco ha sido adoptado, pero es un perro joven que puede esperar más tiempo a conseguir dueño.

Ambos perros gozan de buena salud y un muy buen temperamento.

Es necesario dejar los prejuicios y verlos como seres que fueron violentados y necesitan una segunda oportunidad para ser queridos y respetados.

Para adoptar puede mandar un mensaje directo a la página Adopta un amigo Taxco. Además, los rescatistas se comprometieron a cubrir las zonas de Ciudad de México, Morelos, Estado de México y Guerrero, donde pueden llevar a Max y Charming, si ahí está su nuevo hogar.


Este texto es parte de una iniciativa de Amapola Periodismo para sensibilizar a la sociedad acerca del respeto y cuidado de los animales.

En Amapola Periodismo creemos que los altos índices de violencia en México, expresado principalmente en la tasa de homicidios, están relacionados a la falta de respeto a la vida.

El cuidado o maltrato a los animales silvestres y domésticos demuestran nuestra calidad humana.

¡No maltrates, protege!

Agradece mamá de Camila apoyo de la ciudadanía 

La mamá de la menor asesinada en Taxco subio video a una red social en donde agradeció apoyo en la búsqueda de Camila 


Texto: Andrea Mendoza

Martes 16 de abril del 2024

Chilpancingo

 

Mediante un vídeo en redes, publicado por su hermana Erika Gama, la madre de la menor Camila Ortega, secuestrada y asesinada en Taxco el 28 de marzo, agradeció a la comunidad taxqueña, familiares y amigos por unirse en su dolor y acompañarla en este difícil proceso.

«Yo sé que sin ustedes en estos momentos, a lo mejor, no sabría nada de Cami», dijo Magui Díaz en su vídeo, la madre no lloró, pero en su mirada reflejó cansancio y dolor.

Magui Diaz también agradeció a las hermandades que se unieron en su pena.

Foto: Captura de pantalla

La muerte de la menor Camila Ortega ocurrió a mitad de Semana Santa en Taxco, por lo que varias hermandades pusieron moños blancos y fotografías de la menor durante la procesión, otras de ellas no participaron por respeto al caso.

La madre recalcó la bondad de su hija, quien confió en las personas equivocadas y por su inocencia fue asesinada. «Cami sólo brindaba amor», dijo la madre mientras abrazó a un pequeño muñeco de juguete de la menor.

«Créanme que en Camila van a encontrar un ángel que cuide y protega de todos ustedes», finalizó la madre entre lágrimas.

En el fondo se visualiza un pequeño altar de la menor con una fotografía grande, velas y flores rosas.

Camila Ortega fue secuestrada el 27 de marzo de este año, y hallada sin vida un día después de su desaparición.

La información brindada por su madre fue que Camila Ortega habría ido a jugar con una amiga a su casa. Horas después la madre fue a buscarla, pero la madre de su amiga, Ana Rosa comentó que nunca llegó para jugar con su hija.

Las horas transcurrieron y comenzó la búsqueda de Camila. Las cámaras de vigilancia de los vecinos grabaron el momento en el que Camila se dirige a la casa de su amiga y no hay una grabación posterior que indique se se regresó.

Una hora después salen Ana Rosa y su pareja. Ana Rosa lleva un canasto con ropa y el hombre carga una bolsa negra, en la que, se cree, iba Camila Ortega.

Horas después, regresaron a casa.

Elementos de la Guardia Nacional cubrieron la zona de la casa de los presuntos responsables, sin embargo, no podían aprenderlos sin una orden.

La comunidad taxqueña cerró la Avenida de Los Plateros, al norte de la ciudad, zona en la que vivían las personas señaladas.

Horas más tarde, el hartazgo social hizo que la comunidad taxqueña linchara a Ana Rosa y sus dos hijos, de 21 y 17 años.

Ana Rosa murió a causa de los golpes y su pareja y sus hijos están presos.

Sepultan a Ana Rosa, la mujer linchada en Taxco implicada en el secuestro y asesinato de Camila  

En Taxco, sus familiares no pudieron velarla y sepultarla porque los amenazaron con quemar el cadáver 


Texto: Jesús Guerrero 

Martes 9 de abril del 2024

Chilpancingo   

 

Ana Rosa Aguilar, la mujer que murió linchada por una turba que la acusó de ser presunta responsable del secuestro y asesinato de Camila, en Taxco, fue sepultada en un panteón de Iguala este lunes, 12 días después de su fallecimiento.

El cadáver de Ana Rosa fue recogido por un familiar este sábado 6 de abril de las instalaciones del Servicio Médico Forense (Semefo), en Iguala, tras permanecer diez días en una gaveta.

El jueves 27 de marzo, Ana Rosa y sus hijos Axel y Alfredo fueron sacados de su casa en Taxco por una multitud y golpeados brutalmente luego de que ninguna autoridad llegó para detenerlos y ponerlos a disposición de un juez por su presunta responsabilidad en el secuestro y asesinato de la niña Camila, de 8 años.

Por la golpiza que recibió por la turba, Ana Rosa falleció al parecer cuando era trasladada a bordo de una patrulla de la policía municipal pero no a un hospital para que le dieran atención médica sino a la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común.

El sábado 30 de marzo, los familiares de Ana Rosa se presentaron a la morgue de Iguala, pero decidieron no llevarse su cadáver para velarlo y sepultarlo en un panteón de Taxco porque recibieron amenazas de que lo quemarían.

Este lunes el cadáver de Ana Rosa fue inhumado bajo el resguardo de la policía estatal en un panteón de Iguala.

Axel, el hijo mayor de Ana Rosa, fue vinculado a proceso por un juez de Iguala por el delito de feminicidio y está preso en la cárcel de Tuxpan, en esa ciudad.

Alejandro, el adolescente de 17 años, también hijo de Ana Rosa, fue vinculado a proceso bajo internamiento en un Centro de Ejecución de Medidas para Adolescentes, en Chilpancingo.

 

Salir de la versión móvil