Elio y César Rentería migraron para buscar oportunidades y este julio serán parte de las estrellas de Netflix

Última actualización:

Texto: Marlén Castro

Foto: Luceli Pastrana

Sábado 6 de julio del 2024

Chilpancingo


Hace 22 años, la familia Rentería Guzmán, compuesta por la madre, el padre y nueve hermanos, llegaron a Chilpancingo para mejorar sus condiciones de vida.

“Nuestra migración fue motivada para buscar oportunidades para la familia”, cuenta con timidez, vestida de playera amarilla y mandil negro, Elio Enai Rentería Guzmán, de 31 años.

Las cámaras y los micrófonos que tiene enfrente Elio, la rebasan. A su lado, también de playera amarilla y mandil negro su hermano César Rentería Guzmán, de 34 años, el diseñador de pasteles (Cake designer) más famoso de Guerrero, intenta transmitirle confianza.

Durante varios años, las cámaras y los micrófonos sólo los tuvo César, pero este julio del 2024 es diferente. Elio y César son una de las parejas que aparecerá en el espectáculo en vivo (reality show) de Netflix, Pasteleros contra el tiempo, que se estrena el próximo miércoles 10 de julio.

La mañana de este sábado, Elio y César convocaron a una conferencia de prensa en el número 33 de la avenida Lázaro Cárdenas, al sur de Chilpancingo, donde desde febrero del 2022 funciona Café Rincón Dulce, para invitar a los guerrerenses a ver la serie de Netflix y, obvio, a que los apoyen. Varios medios de comunicación acudieron a la cita. En el piso debajo de la cafetería hay una especie de set de grabación para la conferencia. Donde los hermanos se sentarán a contar algo sobre su vida hay a los costados los patrones de dos pasteles de diseño en color blanco. Hay algunos bocadillos y café.

Ambos salen de la cocina, vestidos de amarillo y mandil negro, justo como aparecen en los adelantos (trailer) de la serie, donde compiten como el equipo amarillo. Si la felicidad tuviera rostro, serían las caras de Elio y César. Salen sonrientes, desbordados de alegría.

La intención de este encuentro con los medios es invitar a ver la serie, pero también para contar algo de ellos, de sus raíces y de sus inicios, también de los proyectos futuros. En 2019, cuando la fama comenzaba, César contó que para apoyar en los gastos de la casa trabajó en una panadería. En un nuevo encuentro con Amapola Periodismo, los hermanos revelaron que la Panadería Olivia, en la colonia Amelitos, al poniente de la ciudad, fue donde César trabajó.

Elio cuenta en esta conferencia que todo empezó como un juego allá en las Joyitas, una comunidad de la sierra en el municipio de Leonardo Bravo, en la que en este momento hay 222 habitantes, de acuerdo con el INEGI. Desde las Joyitas, revela Elio, ya jugaban a ser los pasteleros del pueblo. Tenían un horno de leña en la que experimentaban.

Cuando César tenía 12 años y Elio nueve llegaron a Chilpancingo. En esta capital, César entró a trabajar a una panadería, donde reforzó su pasión por creaciones a base de harina, huevos y mantequilla. Tenía sus propios encargos y cuando el trabajo y la emoción lo desbordaba, agrega, lo calmaba Elio, porque “yo soy muy loco y ella muy ordenada”.

De 20 años, cuenta César, abrió la primera pastelería de Rincón Dulce, en la calle Valerio Trujano, en el centro de la ciudad. Cada paso que dio lo hizo para mejorar las condiciones de vida de su familia. César destaca que todo lo logrado tiene que ver con la unión que hay en la familia Rentería Guzmán. Elio y César están esta mañana frente a las cámaras, pero atrás, están más integrantes de su familia. Las mujeres más chicas de esta familia parece que se comen las uñas de los nervios.

Antes de este programa de televisión de mucha fama, César participó en El Desafío de Buddy, otro espectáculo en vivo de la empresa de televisión norteamericana Discovery Home & Healt. Lo invitaron para hacer una audición (casting) y se quedó hasta la final. De ahí el diseñador de pasteles se convirtió en una marca. Dice que en este nuevo desafío también recibieron la invitación para hacer una audición.

Lo que han logrado lo consiguieron “con pasión, amor y perseverancia”, responde Elio a una pregunta específica. César la secunda: “si hay pasión y perseverancia todo llega por añadidura”.

De acuerdo con los adelantos de Netflix, la pareja que gane la competencia recibirá un millón de pesos.

-Qué harían con ese millón de pesos si los ganaran, se le pregunta a los pasteleros. Ríen más desbordados que antes.

“Estaría bien unas vacaciones para Elio, porque es la que más trabaja”, responde César sin pensarlo mucho. Elio también ríe, pero mueve la cabeza en señal de desaprobación.

César se serena y añade: “seguir invirtiendo para que más personas cumplan sus sueños”.

Se refiere a mejorar su Escuela de Alta Repostería.

“Lo que más anhelo es compartir con más gente mi pasión por la pastelería”.