Denuncias en redes sociales deben formalizarse ante autoridades para acabar con maltrato animal

Texto: Itzel Urieta

Fotografía: Cortesía / Peludos de la montaña 

14 de enero del 2023

Chilpancingo

En Guerrero el maltrato animal está sancionado desde el 2014. De acuerdo con organizaciones de bienestar animal, las instituciones no prestan atención al tema.

Gretta Fuentes de María, coordinadora de Bienestar Animal de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales de Guerrero (Semaren), expuso que es importante realizar las denuncias formales ante las instancias correspondientes para que se aplique la ley y haya castigo para los agresores de animales.

 

En agosto del 2022, Tlapa de Comonfort, en la región Montaña, se convirtió en el primer municipio del estado en sancionar a dos personas por maltrato animal.

La asociación civil Peludos de la Montaña acompañó ambos casos.

Actualmente Tlapa es el municipio con más multas por maltrato animal aplicadas. Lleva cinco.

Uno de estos casos fue el de Angelita, una perrita a la que su dueña la dejaba abandonada en un terreno baldío, sin comida y sin agua, por periodos de hasta 15 días.

Vecinos del lugar denunciaron el caso de Angelita a Peludos de la Montaña y la organización canalizó la denuncia al Ayuntamiento de Tlapa.

El Ayuntamiento sancionó a la dueña de Angelita con el pago de los gastos médicos.
Aunque si hubo una sanción, ésta no estuvo regulada por la Ley 491 de Bienestar Animal.

En diciembre de 2022, en Acapulco, también se multó a una persona que atropelló a un perro. La multa consistió en el pago de los gastos médicos del canino.

Aunque en algunos municipios estas sanciones se realizan, hay otros en los que no se aplica ningún tipo de sanción a personas que maltratan animales.

Fuentes de María considera que muchas personas no denuncian el maltrato animal porque desconocen la legislación y porque normalizan el maltrato a los animales. No saben que hay una ley que protege a los animales.

Otra de las causas es que no se denuncia por miedo o por evitar conflictos con los vecinos o personas conocidas.

Las denuncias se realizan de manera anónima. Se pide un nombre y un número de teléfono solo para informar cómo va el caso.

Loki y Panda fueron encerrados por su dueño en un domicilio en Tlapa, Guerrero Foto: Cortesía Peludos de la Monu

«Hace falta la cultura de la denuncia. Hemos normalizado el maltrato animal tanto que si vemos un perro amarrado en una azotea nos parece normal, cuando no es así», mencionó Fuentes de María.

Las denuncias en Facebook sobre maltrato animal son comunes, pero no son denuncias oficiales.

Si bien las redes sociales son un apoyo para difundir y ejercer presión a las instituciones, lo ideal es que estas denuncias primero se realicen de manera formal y después se viralicen en Facebook.

El área de Bienestar Animal tiene registradas desde septiembre de 2022, a la fecha, solo 15 denuncias formales de maltrato animal, a las cuales se les brinda asesoría y acompañamiento.

«Es importante que se realicen las denuncias de manera formal para que las instituciones vean que a la gente sí le interesa en el tema, haya más presión y se pueda sancionar y aplicar la ley».

Son diversas las instituciones ante las que se realizan las denuncias por maltrato animal.

Si conoces algún caso de maltrato animal acude a los ayuntamientos con el síndico procurador, a la Dirección de Medio Ambiente o Ecología, a la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de Guerrero (Propaep), al Ministerio Público y a la Fiscalía General del Estado (FGE).

Los datos que se solicitan para realizan las denuncias son: datos de localización del infractor (agresor), evidencias del maltrato (fotografía o video), descripción de los hechos y el nombre del denunciante con un número de contacto.

Las denuncias se realizan de manera anónima, el nombre del denunciante se solicita solo para informarle cuestiones de la denuncia.

Algunos municipios tienen su propio reglamento de bienestar animal y consejos municipales de bienestar animal, esto facilita obtener información y acercamiento con otras instituciones.

Fuentes de María llamó a las personas a denunciar de manera formal los casos de maltrato animal.

«Debemos dejar de pensar que los animales no sienten. Los animales merecen que hablemos por ellos».


Te puede interesar:

Los watusis y la cebra están en el Estado de México y Querétaro, reveló Semarnat

Denuncian a director de Bachilleres plantel Ocotito por maltrato animal

Texto: Itzel Urieta

Fotografía: Redes

Chilpancingo

 

Alumnas y alumnos del Colegio de Bachilleres, del plantel ubicado en Ocotito, denunciaron mediante videos y fotografías, al director y un trabajador administrativo de ese plantel por maltratar a un perro en situación de calle.

Lomito es un perro comunitario del Ocotito, conocido y alimentado por pobladores de esa localidad.

El día lunes, Lomito ingresó a las instalaciones del plantel y el director con otro trabajador lo sacaron de manera agresiva.

De acuerdo con los testigos, el director utilizó un teaser para dar toques eléctricos al perrito, además de que en una fotografía publicada en Facebook, se observa que amarra su cuello con rafia mientras el perro duerme en el piso.

El caso se viralizó y llegó a Protección Animal Ocotito, quienes se dedican a velar por el derecho y cuidado de los animales.

Protección Animal Ocotito es una asociación pública que se rige bajo un reglamento de protección animal de la comunidad. Este reglamento fue avalado y firmado por el comisario municipal.

Después de que el perrito fue sacado de la institución, llegó a uno de los locales donde lo alimentan.

“La chava que trabaja en un local de los que lo alimenta, lo revisó y afortunadamente está bien”, comentó una integrante de Protección Animal Ocotito.

La exigencia es que el director y el trabajador sean sancionados de acuerdo con el reglamento de la comunidad, además de la denuncia formal para que también se apliquen sanciones de acuerdo con la Ley de Bienestar Animal 491.

“Se espera que hoy platiquen con el director y el trabajador para ver la sanción correspondiente”.

Respecto a por qué actuó así el director, algunos alumnos externaron que el director les dijo que el perrito estaba lleno de pulgas.

Lomito no sufrió heridas graves y está bajo resguardo de Protección Animal Ocotito.

“Queremos que con la multa se cubran los gastos médicos del perrito y su valoración con un veterinario”.

Protección Animal Ocotito realizará una campaña de esterilización canina y felina el sábado 8 de octubre, en esta campaña se esterilizará a Lomito para que sea dado en adopción.

Integrantes de Protección Animal Ocotito informaron que La Procuraduría de Protección Ambiental del Estado de Guerrero (Propeg), y el Colegio de Bachilleres (Cobach) iniciaron una investigación contra el director por maltrato animal.

 

 

 

¿Pueden castigar a quien envenenó a mi perrito?

Texto: Itzel Urieta

Fotografía: Amílcar Juárez / Archivo

Chilpancingo

 

Toby era un perro mestizo, blanco con manchas negras. Se lo regalaron a María Valenzuela Zarate desde que era un cachorro porque su anterior dueña no tenía espacio para cuidar de él y de sus hermanos. La camada en la que nació Toby fue de cinco perros.

Desde que llegó a casa de María, Toby tuvo todos los cuidados necesarios para crecer y desarrollarse en un ambiente de amor, cuidado y respeto.

Cuando creció, Toby se convirtió en un perro al que le gustaba acompañar al esposo de María al campo, también era buen cuidador de la casa. El objetivo de haberlo adoptado no era para que cuidara su casa, pero Toby siempre estaba alerta cuando alguien tocaba la puerta o cuando un desconocido quería entrar.

El perro vivió tres años con María y su familia. Los vecinos lo catalogaban como “un perro bravo” porque era buen cuidador, pero nunca mordió ni atacó a nadie.

Un día salió al campo como ya era costumbre, y se desaparto de su dueño. Toby sabía regresar solo a casa, por lo que su dueño creyó que ya estaba ahí. Toby Nunca llegó y días después hallaron su cuerpo cerca de su casa con espuma en el hocico y esponjado.

“Era un perro que ladraba cuando alguien desconocido se acercaba, pero no era malo siempre estábamos pendientes de él y de que no fuera a morder a alguien, no sé quién sería capaz de envenenarlo. Pero sé que fue alguien de los vecinos porque a muchos no les gustaba cuando que les ladrara cuando tocaban la puerta”, recuerda María.

Hasta ahora, no sabe quién o quiénes fueron los responsables del envenenamiento de Toby. Esas personas no recibieron sanción ni castigo, aunque hay una ley que protege a los animales.

El caso de Toby es uno de los tantos casos de animales envenados que se viven a diario. El envenenamiento no solo se da en perros, es común también en gatos.

Miguel es dueño de tres gatos que fueron envenenados. Se dio cuenta a tiempo que algo andaba mal en ellos y los salvó. Les dio de beber agua con sal. A partir de ese momento es más cuidadoso con sus gatos.

Los casos de envenenamiento de animales ahora son más recurrentes debido a la sobrepoblación de éstos. En días pasados, en Facebook hubo diversas publicaciones de personas que denunciaban que en colonias de Chilpancingo se envenenaban a perros y gatos.

Diversas asociaciones defensoras de animales mostraron su indignación y piden se cumpla la Ley de Bienestar Animal 491 que sanciona y castiga a toda aquella persona que atente contra el bienestar animal.

La Ley 491 considera una infracción de gravedad alta el envenenamiento. El artículo 129, del capítulo XXl, dice: “Se considera infracción de alta gravedad suministrar a los animales de forma intencional o negligente, sustancias u objetos que causen o puedan causar daños o muerte al animal”.

Esta ley también protege a los animales silvestres. Si la Ley 491 se aplicara, los responsables de la muerte de Toby hubieran pagado una sanción.

Sobre la sanción la ley es muy ambigua y no especifica alguna sentencia determinada contra las personas que envenenan animales.

Una vez interpuesta la denuncia será la autoridad competente y a su consideración quien dicte la sentencia.

En Chilpancingo la Fundación Tesan, dedicada al bienestar animal, mencionó que es difícil tener datos precisos sobre envenenamiento si no hay denuncias formales.

A la asociación llegan aproximadamente cinco denuncias al mes, pero la cantidad puede variar.

Izelt Anaya, confundadora de Fundación Tesan, mencionó que en ocasiones les llegan reportes diarios, o en ocasiones casos masivos de envenenamiento al día, 20 reportes en un día o siete a la semana.

Las multas y sanciones son diferentes en cada estado, en Guerrero, no hay un tabulador que marque cuánto dinero se tendría que pagar en caso de envenenamientos.

Tampoco existen multas por maltrato animal. En días pasados se obligó a dos dueños de perros, en Tlapa de Comonfort, a pagar los gastos médicos de los animalitos por tenerlos en mal estado.

El pago lo determinó el jurídico del Ayuntamiento de Tlapa pero solamente se cobraron gastos médicos no una sanción por el maltrato.

Ante el aumento de envenenamientos masivos de perros y gatos, las asociaciones defensoras de animales se manifestaron en días pasados para exigir se cumpla con la Ley 491.

Querétaro se conviertió en el primer estado en castigar el maltrato animal. Una juez en materia penal fijó 10 años de prisión a un hombre por envenenar a Athos y Tango, dos perros rescatistas de la Cruz Roja, en julio de 2021. El hombre fue considerado responsable de crueldad animal.

¿A dónde denunció a quien envenenó a mi perrito o gatito?

El primer paso es hacer la denuncia formal (hacer una denuncia pública en Facebook puede ayudar a visibilizar el caso y alertar a otras personas) pero para que se aplique la Ley 491 se acude a la Procuraduría de Protección Ecológica del Estado de Guerrero (Propeg), ubicada en la Avenida Juárez, esquina con Quintana Roo, en el centro, en el edificio de las oficinas del gobierno del estado. El teléfono es 7474 71 95 14, correo electrónico: propaegguerrero@hotmail.com

También se puede hacer la denuncia en la Agencia del Ministerio Público, ubicada en Adrián Castrejón no. 3, ubicado en la colonia Cuauhtemoc Sur. El número de teléfono es 747 472 3359.

 

Te puede interesar:

Obligan a dueño a pagar gastos médicos de mascotas en mal estado, en Tlapa

Obligan a dueño a pagar gastos médicos de mascotas en mal estado, en Tlapa

Texto: Itzel Urieta

Fotografía: Cortesía Peludos de la Montaña

Chilpancingo

Marfeli Ríos Sánchez, presidenta de la asociación civil Peludos de la Montaña, informó que el Ayuntamiento de Tlapa obligó al dueño de dos perritos, a los que tenía encerrados y sin alimento, a pagar los gastos médicos.

La denuncia anónima de los perritos en mal estado la recibió la organización Peludos de la Montaña.

Los reportes indicaban que el dueño de los perritos Locki y Panda salía de su casa hasta por más de 15 días y los dejaba sin alimento y sin agua.

Los perritos eran alimentados por vecinos, quienes lanzaban comida a la azotea, y los perros subían por ella.

Peludos de la Montaña, con apoyo de elementos de Protección Civil del municipio, los rescataron.
Los perros estaban desnutridos y tenían garrapatas; fueron llevados con un veterinario para su tratamiento.

Después de rescatar a Locki y Panda, el Ayuntamiento de Tlapa mandó la notificación al dueño para que pasara a pagar los gastos médicos.

El dueño pagó 1,200 pesos por el tratamiento y ya no le devolvieron a sus mascotas.

Locki y Panda estuvieron en el refugio Peludos de la Montaña hasta que les consiguieron hogar. Para Ríos Sánchez esto es algo importante e histórico.

«Es un gran logro, algo que no nos esperábamos. Ahora la gente ya le piensa antes de tener a sus perros en las azoteas».

Este es el segundo caso en Tlapa en el que se obliga a dueños de mascotas a pagar gastos médicos.

El primer caso fue el de Angelita, una perra abandonada en un terreno baldío, a la que su dueña dejó amarrada, sin agua y sin alimento. Cuando rescataron a la perrita presentaba desnutrición y, a causa de una infección que no se trató a tiempo, perdió una pierna.

Angelita está en recuperación en el refugio de Peludos de la Montaña.

«Queremos que Tlapa sea la primera ciudad del estado que cobre multas por maltrato animal con base a la ley 491. Este solo es el pago por los gastos médicos, esperemos que pronto también se aplique la multa”, dijo Ríos Sánchez.

La Ley de Bienestar Animal 491, aprobada desde el año 2014, busca sancionar y castigar a quienes maltraten y cometan actos de crueldad contra los animales.

En los últimos días, ya en tres ocasiones, asociaciones defensoras de animales y población en general, marcharon por las calles de Chilpancingo en contra del maltrato animal, a raíz de los múltiples casos de envenenamiento y asesinato de perros en diversas colonias de la capital.

 

Te puede interesar: 

Rescatan y liberan a oso hormiguero en la Sierra de Tecpan

¿Pueden multarme por tener a mi perro en la azotea? Miniguía de la Ley de Bienestar Animal en Guerrero

La Ley Número 491 de Bienestar Animal del Estado de Guerrero es el marco legal que sanciona el maltrato animal.


Texto: Itzel Urieta

Fotografía: José Miguel Sánchez (Archivo)

Chilpancingo

 

Para muchas personas los perros son los cuidadores de sus casas, por esta razón, es común ver a los perritos en azoteas o amarrados cerca de la puerta.

¿Sabías que tener a tu perro en la azotea o amarrados es delito y puedes pagar una multa por eso?

En Guerrero, desde 2014 es delito tener a los perros en la azotea o amarrados por mucho tiempo, pues se considera un tipo de maltrato animal y por esos actos puedes ser arrestado y pagar multas que van desde los 5,000 a los 170,000 pesos, depende del tipo de maltrato animal.

La Ley Número 491 de Bienestar Animal del Estado de Guerrero es el marco legal que sanciona el maltrato animal.

De acuerdo con la ley las personas, físicas o morales, tiene la obligación de brindar un trato digno y respetuoso a cualquier animal, es lo que dice el capitulo décimo, artículo 42, de la Ley de Bienestar Animal.

Dicha ley establece que son actos de crueldad animal si privas a tus mascotas de aire, luz, alimento, agua e higiene.

Incluso si los tienes alojados en un espacio insuficiente, acorde a su especie, porque no pueden moverse y eso eso es maltrato.

Muchas personas aún desconocen que existe la ley y que maltratar animales es un delito que se sanciona con multas y arresto.

¿Qué pasa si tengo a mi mascota en la azotea?

De acuerdo con el artículo 43 párrafo III, “Aislarlos en azoteas, cuartos obscuros y terrenos baldíos e impedirles el movimiento que les son naturales, así como dificultar la realización de sus necesidades primarias, como defecar, orinar, caminar, reposar o dormir” se considera delito y se sanciona.

Angelita es una perrita que estuvo abandona en un terreno baldío en Tlapa de Comonfort en la región de la Montaña. Su dueña la dejaba sola, amarrada y sin alimento hasta por 15 días. La asociación civil Peludos de la Montaña la rescató y dio aviso al Ayuntamiento de Tlapa sobre el caso.

La dueña de Angelita pagó 3,000 pesos por los gastos médicos de la perrita y está pendiente la sanción por maltrato animal.

Las sanciones por maltratar animales van desde amonestaciones, multas, arresto y decomiso de los animales.

Algunas sanciones que la Ley dicta para quienes maltraten animales son:

El arresto administrativo hasta por 36 horas, el arresto administrativo no eximirá al infractor del pago de la sanción económica respectiva.

Decomiso de los animales, así como de los bienes e instrumentos directamente relacionados con las infracciones a la Ley.

Pago de todos los gastos erogados por el depositario de los animales decomisados durante el procedimiento administrativo, tales como hospedaje, alimentación y atención veterinaria, entre otros.

Realización de trabajo comunitario. En caso de que el dictamen lo considere necesario, asistir a terapia psicológica, lo cual será supervisado por la autoridad competente.

Para el caso de las sanciones económicas, las autoridades corresondientes

Aplicarán una cuota de recuperación de 50 a 1,000 días de salario mínimo general vigente en el estado, según se determine en resolución fundada y motivada.

¿Dónde puedo hacer una denuncia contra personas que tengan a sus perros en azoteas?

El capítulo XIX, artículo 109, establece que cualquier personas puede denunciar un caso de maltrato animal.

Se puede hacer la denuncia ante la Procuraduría de Protección Ecológica (Propeg), el ayuntamiento o directamente en la Fiscalía General del Estado (FGE).

Los requisitos para denunciar son el nombre, teléfono y domicilio del maltratador, contar por escrito el hecho y alguna prueba.

La denuncia puede ser anónima y las autoridades tienen la facultad de investigar la denuncia.

Si la denuncia procede será un Juez de Paz quien dicte la sentencia condenatoria.

La Ley 491 de Bienestar Animal del Estado de Guerrero fue publicada en el Diario Oficial del Estado el 26 de diciembre del 2014. Desde entonces existen sanciones para quienes agreden o maltratan animales domésticos o silvestres. La nula difusión y la falta de voluntad política hace que no se aplique ni se difunda la Ley.

A ocho años de entrar en vigor la Ley 491, las personas desconoces su alcance y sus sanciones.

Gracias a las redes sociales, actualmente son más visibles los actos de maltrato animal.

Gretta Fuentes de María, coodinadora de Bienestar Animal de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semaren), considera que si bien las redes sociales sirven para hacer visibles el maltrato animal, es mejor realizar la denuncia correspondiente para que se castigue a las personas maltratadoras de animales.

También reconoce que no hay una difusión adecuada por parte de las autoridades correspondientes, es por ello que la ciudadanía desconoce de dicha ley.

En la imagen de archivo se muestra una marcha de asociaciones protectoras de animales, el 21 de agosto del 2021, en Chilpancingo, para exigir la aplicación de la Ley de Bienestar Animal. Foto: José Miguel Sánchez

Este texto es parte de una iniciativa de Amapola periodismo para sensibilizar a la sociedad acerca del respeto y cuidado de los animales.

En Amapola Periodismo creemos que los altos índices de violencia en México, expresado principalmente en la tasa de homicidios, están relacionados a la falta de respeto a la vida.

El cuidado o maltrato a los animales silvestres y domésticos demuestran nuestra calidad humana.

¡No maltrates, protege!

Con caminata canina, ciudadanos y mascotas exigen un alto al maltrato animal

Texto: Itzel Urieta
Fotografía: José Miguel Sánchez 
21 de agosto del 2022

Asociaciones protectoras de animales, sociedad civil y perros rescatados recorrieron las principales calles de Chilpancingo para exigir justicia para Katrin y un alto a la violencia y al maltrato animal.

Katrin era un perro callejero que adoptaron vecinas del fraccionamiento La Nuez, desapareció el pasado 7 de agosto y fue hallado muerto tres días después dentro de una bolsa de basura.

La caminata salió del Teatro Hundido hacia el parque Pezuapa, más conocido como los túneles.

De acuerdo con Monserrat Jorge Rodriguez, quien acompañó a las dueñas de Katrin durante su desaparición y que tiene una casa hogar para animales en situación de calle, Katrin fue torturado antes de ser embolsado.

“El cadaver de Katrin tenía fracturado el cráneo, las costillas y un hematoma en las patas, y la bolsa estaba rasgada, señal de que Katrin intentó abrir la bolsa desde dentro y al no poder salir murió por asfixia”.

El caso de Katrin fue denunciado ante la Dirección de Ecología del Ayuntamiento de Chilpancingo y ante la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de Guerrero (Propeg).

Ambas insitancias dijeron que investigarán el caso, a 10 días de los hechos aún no hay respuesta.

Por eso, diversas asociaciones de protección animal y ciudadanos en compañía de sus mascotas marcharon y exigieron dar con los responsables del asesinato de Katrin y atender los casos de maltrato animal.

“Es preocupante saber que vivimos entre personas que son capaces de matar a un ser vivo, y que despues de asesinatos como el de Katrin continuarán con personas”, mencionó Jorge Rodriguez.

A la caminata asistió Frida, una perra mestiza que fue atropellada en las calles de Chilpancingo, por el accidente quedó mal de su columna y de sus piernas, pero sus afectaciones no le impiden exigir justicia para los de su raza.

Angie Naranjo Adame, integrante de la Fundación Huellas de Vida y Esperanza, mencionó que, a raíz del caso de Katrin, llegaron más denuncias de maltrato animal a su refugio.

Llamó a la ciudadanía a denunciar estos casos para que se sancione a los responsables.

Naranjo Adame considera que el maltrato animal es un problema invizibilizado porque las personas no saben cómo realizar una denuncia o a que instancias acudir.

Los asistentes portaron pañuelos y ropa naranja. Este color es el color contra el maltrato animal.

Mascotas marcharon por las principales calles de Chilpancingo para exigir un alto al maltrato animal y justicia para Katrin; torturado y asesinado en la fraccionamiento La Nuez en Chilpancingo

 

Fue el gobierno quien entregó 354 animales al santuario Black Jaguar-White Tiger; en inspecciones, Profepa no reportó fallas

El gobierno dio al santuario Black Jaguar-White Tiger no solo felinos, sino también aves y reptiles. De muchos de ellos se desconoce su paradero, mientras las inspecciones de las autoridades no dieron cuenta de problemas en el lugar.


Texto: Sergio Rincón / Animal Político

 

La Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) entregaron en depósito o donación 354 ejemplares de fauna silvestre, principalmente felinos, al santuario Black Jaguar-White Tiger, asociación que está denunciada ante la Fiscalía General de la República (FGR) por posible maltrato animal.

Desde el pasado 5 de julio, la Profepa acudió al santuario para realizar diligencias y encontró felinos en “estado crítico”; algunos ejemplares ya fueron trasladados al Zoológico de Chapultepec. Pero antes de esta coyuntura, entre 2014 y 2019, al menos 26 funcionarios ambientales federales —de diversos estados— realizaron decenas de donaciones a la organización, cuyo predio está ubicado en el Ajusco, al sur de la Ciudad de México, de acuerdo con 39 actas de depósito o entrega-recepción notariadas, que se encuentran en la página web de Black Jaguar-White Tiger.

Animal Político buscó a la Semarnat y la Profepa para preguntarles por qué eligieron este santuario como destino de estos animales, pero no hubo respuesta. También se solicitó postura de la organización, pero tampoco respondió.

Entre las donaciones que realizaron las autoridades ambientales se encuentran leones, tigres, jaguares, pumas, ocelotes, tucanes, búhos, águilas, monos, cocodrilos y hasta un oso negro (muerto), de los cuales, según los documentos, la asociación fundada por Eduardo Serio debía dar reportes periódicos de su estado de salud y condiciones generales.

Estos animales provenían de decomisos en operativos de seguridad y de rescates en parques temáticos, circos o zoológicos. Algunos hasta tenían nombres artísticos como Jimbo, Simba, Mufasa, Princess, Kiara y Shambala, entre otros.

Las donaciones se hicieron a pesar de las inspecciones, las cuales se detallan en la mayoría de las actas de donación o depósito. Por ejemplo, el 21 de enero de 2018 dos funcionarios de la Profepa realizaron una visita de inspección (acta FA/007/18) a la instalaciones de Black Jaguar-White Tiger. En ese momento, solo estaba uno de los trabajadores del santuario, quien designó a una testigo para la diligencia. Tras la evaluación, dejaron en depósito a un león africano que provenía de un parque temático.

Los funcionarios ambientales decidieron dejar al león, pues tras su inspección resolvieron que “no existen faltas en materia de trato digno y respetuoso… (se cuenta) con las instalaciones adecuadas para su debida estancia”.

Meses más tarde, en junio de 2018, se realizó otra inspección de funcionarios de la Profepa pertenecientes a sus oficinas centrales en la CDMX; la diligencia resultó positiva y en esta ocasión dejaron a una pantera.

En las actas, casi todas firmadas por Eduardo Serio, se especifica que el santuario debía procurar el bienestar de los ejemplares, conservarlos en instalaciones adecuadas y emitir informes mensuales a las autoridades ambientales para detallar su condición y valorar su liberación.

Hasta el momento, la Semarnat no ha dado detalle sobre dónde están esos ejemplares o si murieron. Es público un caso ocurrido en agosto de 2017, cuando la dependencia y el santuario liberaron a cuatro pavones cornudos en Chiapas, que inicialmente estaban en custodia de la fundación.

El pasado 5 de julio, la Profepa informó que dentro del santuario se encontraron 190 felinos, entre ellos, leones africanos, tigres, jaguares y pumas, además de 17 primates y dos coyotes. Pero con la información recabada por Animal Político, se sabe que por el santuario han pasado al menos 354 ejemplares, como águila real, tití, guacamayas y cocodrilos, cuyo destino se desconoce.

Cristopher Estupiñan, abogado de la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de México, AC (AZCARM), dijo en entrevista que sus representados no comprenden por qué hubo favoritismo por parte de las autoridades para llevar a ejemplares a ese santuario, pese las condiciones del predio.

Agregó que puede ser mayor el número de animales que han pasado por Black Jaguar-White Tiger, pero pueden estar en otros predios en la CDMX y otros estados.

“Es inaceptable la inacción de las autoridades, mandar a los ejemplares ahí y que ni siquiera comprobaran las condiciones en las que los tenían, estando a 10 kilómetros de sus oficinas centrales (…) Vamos a pedir que se investiguen a todos los involucrados, pero ahora estamos buscando que se nos reconozca la calidad de víctimas como asociación civil”, dijo Estupiñan.

Este medio publicó que en la denuncia presentada ante la FGR por la AZCARM se detalla que algunos de los ejemplares murieron y el santuario no notificó a la Semarnat. También se narra que los restos presuntamente fueron dados de alimento a los animales o enterrados

“Tenemos conocimiento de que también hay fosas donde enterraban a animales que fallecían. Por eso debe investigar la fiscalía y asegurar el predio, y descubrir (cuántos animales fueron enterrados)”, dijo Estupiñan.

El pasado viernes 8 de julio, la FGR comenzó las diligencias en el santuario. En la denuncia que la AZCARM presentó, se describe que dentro del lugar había una gran cantidad de animales en peligro de extinción en condiciones deplorables, mal estado de salud, desnutrición y con heridas expuestas que no habían sido tratadas.

Donaciones por centenas

Tan solo en las oficinas centrales de la Semarnat y la Profepa, en la CDMX, se autorizó la donación o depósito de 227 ejemplares; el funcionario que firmó las actas de depósito fue Joel González Moreno, que hasta 2019 trabajó como director general de inspección de vida silvestre y recursos marinos en la Profepa.

Entre enero y junio de 2019, se entregaron a Black Jaguar-White Tiger al menos 100 ejemplares de fauna silvestre. La mayoría de estos supuestamente fueron entregados por particulares al santuario, luego la Semarnat autorizó oficialmente el acta de depósito.

De acuerdo con los documentos, el santuario era considerado una Unidad de Manejo para la Conservación de la Vida Silvestre (UMA) y tenía el registro DGVS-PIMVS-CR-IN-1745-DF/2015 ante la Semarnat. En algunas actas, se menciona que el predio es una PIMVS, es decir, una instalación que maneja vida silvestre en forma confinada, fuera de su hábitat natural.

El pasado 5 de julio, la Profepa informó que en el predio del santuario antes estaba registrada la UMA, pero ya no estaba en funcionamiento; no detalló desde cuándo.

La explicación de por qué las autoridades eligen el destino de los ejemplares decomisados se contempla en la fracción XV del artículo 32 del Reglamento Interior de la Semarnat, donde se refiere que la Dirección General de Vida Silvestre tiene la atribución de: “Participar con las unidades administrativas competentes de la secretaría, en la determinación del destino de los ejemplares, partes y derivados de vida silvestre, incluidas especies en riesgo, entre ellas, las acuáticas y forestales que tengan esa categoría y decomisados, entregados voluntariamente o rescatados y devueltos por otros países”.

¿Y las inspecciones?

En la denuncia ante la FGR se narra que las jaulas no cumplían con la protección para los animales y para el personal. Los espacios de confinamiento no tenían puertas ni candados, ni tampoco letreros para advertir riesgos.

“Las instalaciones del predio no cuentan con los permisos suficientes para poder desarrollar la actividad de protección, cuidado, reproducción y preservación de estas especies, no cuentan con los planes de manejo necesarios para poder tener a especies en riesgo y mucho menos a especies en peligro de extinción”, señala.

No se sabe cuántas inspecciones ha realizado la Profepa en el santuario. Incluso, por medio de transparencia se le ha solicitado información al respecto, pero la institución federal aún no ha dado detalles precisos ni un número de diligencias.

Esta semana, la Profepa informó que analiza los elementos que encontró en el santuario, con el fin de tener elementos de prueba y armar una denuncia sólida.

 

Este texto fue elaborado por el equipo de Animal Político y lo reproducimos con su autorización.

Salir de la versión móvil