Relevo en seguridad pública en Guerrero, con la presencia de altos mando federales

El nuevo secretario de Seguridad Pública rinde protesta ante altos funcionarios federales, en Chilpancingo, este 25 de enero del 2024. Foto: Facebook oficial de Evelyn Salgado Pineda

El relevo en medio de un contexto violento en todas las regiones del estado


Texto: Itzel Urieta

25 de enero del 2024

Chilpancingo

 

Esta mañana en una ceremonia pública en Palacio de Gobierno, el general Rolando Solano Rivera rindió protesta como nuevo titular de la Secretaría de Seguridad Pública de Guerrero (SSP).

Suplió al capitán de la Marina, Evelio Méndez Gómez.

El cambio de secretario de Seguridad Pública ocurre en medio de una ola de violencia en Guerrero, donde en las primeras semanas del 2023 ocurrieron en distintos puntos de la entidad asesinatos, desapariciones y suspensiones del transporte público en las ciudades más importantes.

La ceremonia fue pública y la encabezó la gobernadora Evelyn Salgado Pineda; el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), Luis Crescencio Sandoval González; la titular de la Secretaría de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Rosa Isela Rodríguez Velázquez y el senador y padre de la gobernadora, Félix Salgado Macedonio.

Se desconoce el motivo de la renuncia de Méndez Gómez y porque ocurre en medio de la ola de inseguridad por la que pasa el estado.

De acuerdo con el perfil de Solano Rivera, es originario de Tlapa de Comonfort, en la Montaña de Guerrero, es general brigadier del Ejército con capacitaciones en Colombia sobre combate a grupos criminales traficantes de drogas.

En México estuvo a cargo de cuarteles en Guerrero, San Luis Potosí y Tlaxcala.

Con el nombramiento de Solano Rivera al frente de la SSP continúa la militarización de instituciones civiles.

En Guerrero, la Fiscalía General del Estado (FGE) está a cargo de la teniente Sandra Luz Valdovinos Salmerón y los cuarteles de la Guardia Nacional, una dependencia que en el papel es civil, también tiene mandos militares.

Durante su intervención, Salgado Pineda agradeció a Méndez Gómez por los años al frente de la dependencia y aseguró que el cambio es para bien de la seguridad pública de los guerrerenses.

La ceremonia fue pública, con varios funcionarios estatales como invitados y la explanada de Palacio de Gobierno se llenó con contingentes de todas las dependencias de seguridad.

Ejército, Guardia Nacional y Policía Estatal se formaron para recibir al nuevo titular de Seguridad Pública.

Es la primera ceremonia de toma de protesta a un funcionario estatal que se realiza de esta manera, generalmente, el nombramiento es otorgado de manera privada de manos del secretario de gobierno o la gobernadora y posteriormente lo publican en las redes sociales del gobierno estatal.

Como invitados el acto estuvieron el presidente del Poder Judicial, Raymundo Casarrubias Vázquez; el diputado presidente de la Comisión de Seguridad Pública del Congreso local, Joaquín Badillo Escamilla; la presidenta de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), Citlali Calixto Jiménez y la titular de la FGE, Sandra Luz Valdovinos Salmerón.

El cambio de secretario de seguridad se da en medio de hechos violentos en todo el estado.

El nuevo secretario de Seguridad Pública rinde protesta ante altos funcionarios federales, en Chilpancingo, este 25 de enero del 2024. Foto: Cortesía de David Juárez

En la región Montaña, esta mañana se confirmó el asesinato del ex alcalde de Atlixtac, Marcelino Ruiz Esteban y su esposa Guadalupe Guzmán Cano.

En Taxco, no hay transporte público desde hace cuatro días, después del asesinato de un conductor del servicio público y una turista herida.

Además hay 10 personas desaparecidas que fueron privadas de su libertad en el relleno sanitario entre el 24 y 28 de diciembre.

En la Sierra de Heliodoro Castillo, a principios de año, un ataque armado contra pobladores de Buenavista de los Hurtado dejó el saldo de 10 personas asesinadas.

Días después un ataque armado en un palenque de gallos, en Petatlán, dejó el saldo oficial de cinco personas asesinadas, aunque las autoridades municipales aseguran que fueron 13 muertos.

En Acapulco, Taxco y Zihuatanejo hay falta de transporte público por amenazas de grupos del crimen organizado contra los trabajadores.