«Hubo paz» dice obispo emérito sobre el acuerdo que tuvo con líder de un grupo del crimen organizado en Semana Santa en Taxco

Texto: Amapola periodismo

Fotografía: José Luis de la Cruz (Archivo)

9 de abril del 2023

Chilpancingo 

 

El obispo emérito Salvador Rangel Mendoza aseguró que a través de un interlocutor el dirigente de un grupo del crimen organizado le prometió que la Semana Santa en Taxco se realizaría en paz y así se cumplió.

«Ojalá y quiera Dios que esos señores cumplan su promesa y vi que sí», dijo el prelado en entrevista.

Unos días antes de que iniciaran los actos religiosos de Semana Santa, usuarios de las redes sociales denunciaron que miembros del grupo del crimen organizado de la Familia Michoacana (FM) exigían a los dirigentes de la Hermandades que les entregaran la lista de los nombres de los penitentes que iban a realizar el recorrido cargando en el hombro los rollos de varas de zarza.

La Hermandad se le dice a los encargados de las procesiones religiosas.

Los integrantes de la FM pretendían cobrarles a dos mil pesos el rollo de varas de zarza a los penitentes que en número de participantes en las peregrinaciones ronda entre los 300 y 500.

Rangel Mendoza aseguró que las extorsiones a los penitentes por parte de la delincuencia fue solo «un rumor».

«Pero hubo el acuerdo de que las autoridades del ayuntamiento de Taxco pagaron los rollos de varas de zarza a los penitentes», dijo Rangel Mendoza.

El obispo emérito contó que hace días habló con un contacto y le dijo que el hijo del «Rani» (Roberto Carlos Zagal, alías el Pelón y líder de la FM) prometió que la Semana Santa en Taxco se iba a desarrollar con tranquilidad y paz.

Carlos Zagal, «El Pelón», es hijo de José Ranulfo Zagal, alías «El Rani», ex líder de la FM que en el 2020 fue detenido por fuerzas de seguridad federal y estatal y actualmente está en prisión.

«El Rani» le heredó el cargo a su hijo Carlos Zagal quien tiene bajo su control Taxco y los municipios vecinos de Pilcaya y Tetipac realizando todo tipo de acciones delictivas como extorsiones y cobro de piso.

«Antes de que el Rani fuera detenido tuve pláticas con él para plantearle la pacificación de Taxco y otros municipios de esa zona», reveló el obispo emérito.

En el 2015, Rangel Mendoza fue designado por el Vaticano como obispo de la diócesis Chilpancingo-Chilapa y desde su llegada ha dado a conocer públicamente los encuentros que ha tenido con líderes de organizaciones del crimen organizado a quienes les ha planteado la pacificación de Guerrero.

En abril del 2022, Rangel fue designado obispo emérito y le entregó el obispado a monseñor Jesús González.

«Yo hablo con esas personas (líderes de las organizaciones criminales) sin ningún compromiso que me beneficie y solo busco que haya paz», afirmó Rangel Mendoza.

Afirmó que después de que se desataron las versiones que se les estaba extorsionando a los penitentes, el gobierno envió a Taxco a elementos del Ejército, Guardia Nacional y Policía estatal para patrullar la ciudad.

Siguen las desapariciones en Taxco

Pese a que días antes de las actividades  religiosas la gobernadora Evelyn Salgado Pineda puso en marcha un operativo especial de seguridad en Taxco, presuntos miembros de la Familia Michoacana secuestraron al profesor Germán García Hernández y Francisco Gabriel Hernández.

La Guardia Nacional y la Policía estatal así como la Comisión Estatal de Búsqueda realizan la búsqueda de los dos desaparecidos.

El 28 de febrero pasado, el servidor de la nación Miguel Huerta Torres, fue secuestrado por una mujer y un hombre armados cuando estaba en una asamblea en la comisaría de la comunidad de Temaxcalapa, del municipio de Taxco.

Aparte de Huerta Torres, hay cuando menos otras diez personas desaparecidas en esa zona rural de Taxco.

Los pobladores que ya constituyeron la Unión de Pueblos, denunciaron que el secuestro del servidor de la nación es el mismo modus operandi de las otras personas que fueron llevadas por la fuerza por integrantes de la FM.

«No hay ninguna búsqueda de nuestro amigo Miguel por parte del gobierno federal y estatal y nosotros no sabemos si bajar la guardia o seguir la lucha porque aquí en Taxco la delincuencia es la que manda y no la autoridad», dijo una persona allegada a Huerta Torres.

El obispo emerito Salvador Rangel Mendoza durante una misa celebrada en Chilapa, el pasado 28 junio del 2020, a su lado el párroco Filiberto Velázquez Florencio, director del Centro de Derechos Humanos de la Víctimas Minerva Bello. Foto: José Luis de la Cruz (Archivo Amapola)