En la calle del ataque en San Miguel Totolapan, nulas evidencias de una refriega

Supuestamente en ese sitio quienes asesinaron al alcalde, su padre y a los principales funcionarios municipales de esta administración, tirotearon a uno de los supuestos líderes de la Familia Michoacana cuando llegaba, de acuerdo con la propia versión de ese hombre en un video


Texto: Marlén Castro y Arturo de Dios

Fotografía: Marlén Castro y Carlos Navarrete

San Miguel Totolapan

 

En la calle Emiliano Zapata, una de las principales avenidas de San Miguel Totolapan, no hay una sola casa con puertas y ventanas abiertas. Todos están encerrados y nadie sale si tocan a la puerta.

Sobre la calle, en las casas o sobre el pavimento, no hay evidencias de una persecución o de un enfrentamiento. No hay casas perforadas y sobre el suelo no hay casquillos percutidos. Lo que hay es mucho silencio.

Es el día siguiente de la balacera en la que 23 personas fueras acribilladas –las autoridades sólo reconocen 20–, entre ellas el alcalde Conrado Mendoza Almeda y su padre Juan Mendoza Acosta.

El domicilio donde fue el ataque -la casa de Javier Domínguez, quien fue asesinado y también su hijo-, donde funciona un lavado de autos, el portón de herrería color negro no tiene ningún impacto, tampoco la barda de cemento color café. La casa de enfrente, una vivienda de un solo piso color amarilla, que ocupa casi media cuadra, tampoco.

En la calle, frente al domicilio del Lavado de autos Totolapan, la casa del ataque, hay dos autos. Uno de ellos es una ambulancia para traslados de emergencia de la Secretaría de Salud. Tiene el número 1866. Se presume que en ella llegó el administrador de la Jurisdicción Sanitaria de la Tierra Caliente, Roberto Mata Marcial, uno de los asesinados. El otro carro es una Urvan de transporte público de la ruta San Miguel-Arcelia. Tiene vidrios polarizados. Ambas unidades están intactas. Sólo al pie de la ambulancia, en el suelo, hay un casquillo percutido. Se presume que quien llegó en esta ambulancia, lo bajaron, a punta de pistola. Habrían soltado el disparo al aire. La ambulancia no tiene huellas de sangre o vidrios rotos.

Esto es lo que se ve en el sitio de la trampa que supuestamente le tenían a uno de los líderes de la Familia Michoacana, un grupo criminal con ramificaciones entre los grupos económicos y políticos de la región, o al revés, los grupos económicos y políticos de la región, con ramificaciones en ese grupo del crimen organizado.

La calle Emiliano Zapata al día siguiente de la masacre en San Miguel Totolapan. Foto: Marlén Castro

“Una trampa bien hecha”

“Nos tenían la trampa bien hecha”, dice en un video difundido en redes sociales un hombre al que identifican como José Alfredo Hurtado Olascoaga, alías El Fresa, presunto líder del grupo criminal la Familia Michoacana.

De la trampa, Hurtado Olascoaga salió ileso y no sólo eso, dice que terminó con todos los que se atrevieron a entrar a San Miguel Totolapa a asesinar al alcalde, Conrado Mendoza Almeda, a su padre, el ex alcalde, Juan Mendoza Acosta y otras 21 personas más.

El presunto líder criminal asegura en video que el ataque del 5 de octubre iba dirigido en su contra; que ese día estaba convocado a la reunión y que de su casa salió en su “blindada” sin “hombres”, es decir, sin su cerco de protección, sólo con el “comandante Colima”.

Se salvó porque los atacantes “comieron ansias”, le dispararon cuando aún no se bajaba de su camioneta blindada.

“Si me hubieran dejado bajar ahí estuviera yo también (entre los asesinados), me alcance a salir y ahí quedó la camioneta desbaratada”, cuenta en el video.

Después, sigue narrando, salió huyendo hacia San Francisco-Valle Luz, donde tenía muchos hombres en los cerros, brechas y caminos.

“Nunca creímos que alguien se fuera a atrever a hacer eso”, dice.

Esta es de las pocas ocasiones en las que un presunto líder criminal toma el riesgo de presentarse en un video, que su identidad sea conocida, para “explicar” qué pasó el 5 de octubre en San Miguel Totolapan.

La versión de Hurtado Olascoaga, sin embargo, deja más dudas que certezas, más preguntas que respuestas.

La calle de la trampa no tiene una sola evidencia de una refriega. Adentro de la casa de Javier Domínguez quedaron los cadáveres de las víctimas. Estaban reunidos esperando a alguien.

Tampoco estaba la camioneta blindada que quedó “desbaratada”. No hay ningún rastro a diferencia del zócalo donde cientos de casquillos de rifles de alto poder seguían regados por donde sea.

¿La camioneta pudo haber sido removida por la Fiscalía General del Estado (FGE) como parte de la investigación? No. El grupo de reporteros que vio esto, llegó un par de horas antes que los peritos, ministerios públicos y policías ministeriales a iniciar con las diligencias.

Tal vez, la camioneta no estaba ahí porque nunca quedó “desbaratada”.
¿En qué huyó Hurtado Olascoaga ese día?, ¿Corriendo?, ¿Cómo logró llegar a Valle Luz sin camioneta, sin hombres, cuando según los pobladores es casi media hora de camino?

“Iban siguiéndome a mí, pensaban no llevaba gente, que iba ya de huida sin gente y nos llegan allá”, dice.

Después muestra un video, donde se ven camionetas quemándose, es su evidencia de que “terminó” con todos los que realizaron la masacre.

“No dejamos ni un cabrón ahí, decidí que no merecían ni enterrarse, por qué, porque se volaron la barda”.

Eso tuvo que haber sido otra masacre, sin embargo, hasta ahora ninguna autoridad ha informado del hallazgo de los cadáveres, sólo una camioneta calcinada.

Sobre las víctimas, Hurtado Olascoaga dice que los tomaron por sorpresa, que ya estaban dentro, también asegura que él vive (o vivía) en San Miguel Totolapan, a una calle del Ayuntamiento, donde se sentía tranquilo.

San Miguel Totolapan, tal vez, era una de sus guaridas y con vigilancia constante, como él lo dice, con hombres en las brechas, en los caminos, en los cerros.

“La responsabilidad sí a lo mejor es de nosotros por habernos confiado, jamás pensamos que fuera a pasar algo así en San Miguel”.

Un reporte filtrado de la Mesa Regional de la Coordinación para la Construcción de la Paz cuenta una versión diametralmente distinta a la de Hurtado Olascoaga.

Dice que el presunto líder criminal convocó a la reunión, cuando llegó con sus “hombres”, desarmó a los policías y escoltas que acompañaban al alcalde y luego los asesinó.

Según el reporte, Hurtado Olascoaga les “tenía la trampa bien hecha”

Una patrulla de la Policía Estatal en las calles de San Miguel Totolapan. Foto: Carlos Navarrete

Te puede interesar:

Tlacolol – La masacre en Totolapan y la inexperiencia del clan de los Salgado

Saúl Beltrán Orozco, el político señalado por el crimen en Guerrero y su relación con la matanza en San Miguel Totolapan

Desde que ocupaba cargos públicos, primero como alcalde y luego como diputado, Beltrán Orozco enfrentó señalamientos de tener vínculos con el grupo criminal Los Tequileros. La fiscalía de Guerrero incluso solicitó su desafuero, que no se concretó. Hoy, se desconoce dónde está el expresidente municipal.


Texto: Animal Político 

Fotografía: Internet

9 de octubre del 2022

 

A tres días del ataque en San Miguel Totolapan, que dejó al menos 20 muertos —entre ellos el alcalde, su padre y trabajadores del ayuntamiento—, el nombre de Saúl Beltrán Orozco resurgió en este poblado de Guerrero, donde durante años se le señaló por sus presuntos vínculos con el grupo delictivo Los Tequileros, considerado responsable de la matanza.

Pobladores, autoridades de Guerrero e incluso presuntos líderes delictivos han señalado a Beltrán Orozco de tener un vínculo cercano con este grupo armado que irrumpió violentamente en San Miguel Totolapan el pasado 5 de octubre.

Beltrán Orozco fue alcalde de San Miguel Totolapan, por el PRI, de octubre de 2012 a 2015. Durante su administración, la población denunció el aumento de la violencia, principalmente homicidios y secuestros.

Incluso, el propio exalcalde denunció el desplazamiento forzado de familias en 2013, al señalar que 1,300 personas, entre ellas 217 niños, buscaron refugio en la iglesia de San Miguel Totolapan; dijo entonces que a esas personas se les proporcionó atención médica y alimentación por parte del ayuntamiento.

De acuerdo con el medio Amapola Periodismo, fue durante la administración del priista cuando Los Tequileros, presuntamente dirigidos por Raybel Jacobo Dealmonte, se dieron a conocer en la región, cometiendo secuestros masivos, extorsiones y asesinatos.

El auge delictivo de Jacobo Dealmonte y su grupo fue entre 2013 y 2016 en los municipios de San Miguel Totolapan, Ajuchitlán del Progreso y una parte del municipio de Arcelia.

Para 2015, Beltrán Orozco ganó una diputación local, también por el PRI. Sin embargo, la violencia permaneció en San Miguel Totolapan, donde quedó como presidente municipal Juan Mendoza Acosta, quien también fue asesinado en la matanza de este miércoles, junto con su hijo y quien era el alcalde hasta ese momento, Conrado Mendoza Almeida.

La violencia dio origen al Movimiento por la Paz de San Miguel Totolapan, el cual comenzó a señalar públicamente a Saúl Beltrán Orozco como responsable de proteger a Los Tequileros y a su líder delictivo.

El 12 de enero de 2017, pobladores de San Miguel Totolapan salieron a las calles a manifestarse por la paz y a exigir la detención de Raybel Jacobo Dealmonte, el Tequilero.

“Saúl Beltrán Orozco otorga información acerca de las estrategias del gobierno, apoyo económico y asesoramiento logístico para que los criminales de la banda de los Tequileros puedan evitar su captura”, dijo uno de los líderes del movimiento con el rostro cubierto para evitar ser identificado.

El compadre del Tequilero

El 16 de enero de 2017, el noticiero En Punto, conducido por la periodista Denise Maerker, dio a conocer un documento que vincula directamente a Saúl Beltrán con Jacobo Dealmonte, al ser padrino del bautizo de Marisol Jacobo Castillo, hija del presunto líder delictivo y Victoria Castillo Amaya, de acuerdo con el libro de la parroquia de San Miguel Arcángel.

 El noticiero contactó al exdiputado para conocer su versión, quien en ese momento reconoció ser el padrino de la niña, pero rechazó tener una relación cercana con el Tequilero.

“No tengo relación con él. Ya vi que dicen que tengo contacto directo. Yo no tengo relación con él, o sea… yo saludo a todo mundo pero de tener alguna relación con nadia”, dijo.

“¿No bautizó usted a la hija de Raybel?”, le cuestionaron.

“De una señora que vivió con él hace 8 años”, respondió.

Casi un año antes, en junio de 2016, la Agencia Periodística de Investigación de Guerrero publicó parte de declaración ministerial de la expolicía municipal de San Miguel Totolapan Perla García Navarro, quien sostuvo que el exalcalde Saúl Beltrán les ordenó secuestrar al al sacerdote José Ascensión Acuña en septiembre de 2014, por problemas que tuvo con el presidente municipal.

 “Dicho presidente municipal tuvo y mantiene a la fecha buenas relaciones con el grupo criminal que opera en dicha población, también era uno de los jefes otro de nombre Raybel Jacobo de Almonte, alias el Tequilero, incluso me di cuenta de que esta gente trabajaba para el presidente municipal, quien les daba protección legal y policiaca”, dice la declaración.

 De acuerdo con la investigación que dio a conocer En Punto, el sacerdote José Ascensión Acuña fue el mismo que celebró el bautizo donde Jacobo de Almonte y Saúl Beltrán se hicieron compadres. 

“El presidente ordenó que levantáramos al cura, por problemas que tenía con él y lo fuimos a sacar de la iglesia, el día 22 de septiembre de 2014”, relató la policía municipal, que hasta 2017 seguía detenida.

“Dice ahí que yo le pagaba como informante pero eso es mentira. Todos podemos hacer declaraciones infundadas, ¿no? Yo no estoy loco para tomar esas decisiones”, fue lo único que respondió el exalcalde tras la publicación.

Pese a señalamiento, lo dejaron huir

 El 31 de mayo de 2017, se dio a conocer un video donde el exfiscal de Guerrero Xavier Olea advierte que Saúl Beltrán Orozco es un líder delictivo y que goza de protección.

 “Tengo perfectamente la radiografía, y ya les dije, el tequilero número uno se llama Saúl Beltrán Orozco. Punto. ¡Pero tiene fuero!”, dice el fiscal.

https://www.youtube.com/watch?v=Jmaju4ZWt24&t=1s

 Al inicio de 2017,  la Fiscalía de Guerrero ya había solicitado el juicio de desafuero contra el entonces diputado Saúl Beltrán Orozco, al contar con una orden de aprehensión en su contra, pues era acusado de ser el presunto autor intelectual del homicidio de José Antonio Zeferino Gil, un trabajador de Catastro de la Presidencia municipal de San Miguel Totolapan.

 José Antonio Zeferino desapareció en septiembre del 2014 cuando Saúl Beltrán Orozco era presidente municipal de San Miguel Totolapan, Guerrero.

Según el noticiero En Punto, el Movimiento por la Paz de este municipio dijo que a Zeferino lo mandaron matar por ser testigo del levantamiento del cura José Ascención Acuña, quien días después de su desaparición apareció muerto.

 Tras la acusación, Saúl Beltrán Orozco solicitó licencia como legislador por “tiempo indefinido”, pues argumentó que quería aclarar su situación legal. Se le concedió la licencia sin embargo, el juicio de desafuero se congeló.

Beltrán Orozco, en el ojo del crimen

 Tras la masacre en San Miguel Totolapan, Juan Hurtado Oloscuaga, identificado como el Fresa, presunto líder de La Familia Michoacana, publicó un video donde dice que él y el alcalde eran el objetivo del atentado.

 Juan Hurtado afirma en el video que todos los autores del ataque del miércoles ya están muertos, que en el ataque iban por él, por el alcalde y su padre, que cuando llegó a la reunión les “comieron las ansias” y “no me dejaron bajar”, es decir, lo atacaron antes de entrar, razón por la que, dice, escapó.

 En el video, el cual es analizado por la Fiscalía de Guerrero, el supuesto líder de la Familia Michoacana advierte a El Vago, La Mula y a Saúl Beltrán que va por ellos.

 Hasta ahora, se desconoce la ubicación de Beltrán Orozco, quien fue visto por última vez en un paseo por el zócalo de Chilpancingo, Guerrero, en junio de 2018.

 Ahí, dijo al periódico El Sur que su caso “ya estaba cerrado”, sin descartar su retorno a la política.

En la imagen, el entonces diputado local Saúl Beltrán Orozco durante un sesión en el Congreso de Guerrero. Foto: Internet

Este texto es propiedad de Animal Político y lo reproducimos con su autorización. Puedes leer el original en este enlace.

 

Te puede interesar: 

Antecedentes del ataque en San Miguel Totolapan

FGE confirma 20 muertos en San Miguel Totolalapan, entre ellos un menor de edad

Texto:Jesús Guerrero

Fotografía: Especial 

Chilpancingo

 

La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que entre las 20 personas asesinadas ayer miércoles en San Miguel Totolapan está un menor de edad que, de acuerdo con la versión que recogieron de los lugareños, caminaba por la zona del tiroteo y fue alcanzado por las balas.

En un comunicado, la dependencia informó que derivado de los hechos fue integrada una carpeta de investigación por los delitos de homicidio calificado múltiple y lesiones por arma de fuego en contra de quienes resulten responsables.

Estos hechos fueron en agravio del alcalde Conrado Mendoza Almeda, de su padre, Juan Mendoza Acosta, ex edil de este municipio, así como de Roberto «N», José «N», Gilberto «N», Javier «N», Wilbert «N», Génesis «N», Rogelio «N», Ulises «N», Guillermo «N», Carmelo «N», Oscar “N», Javier «N», Samuel «N», José «N», Gustavo «N», Fredy «N», Rómulo «N», y el menor de edad asesinado.

El delito de lesiones por arma de fuego agravió a Richard «N» y Jesús “N”. Estos dos heridos de bala fueron trasladados la tarde de ayer en un helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública a un hospital de Chilpancingo.

Según la FGE, agentes de la policía investigadora y servicios periciales continúan en San Miguel Totolapan para realizar los actos de investigación correspondientes, que permitan los datos necesarios para esclarecer el ilícito.

Con este comunicado, la dependencia también confirma que son 20 las víctimas asesinadas en los hechos de ayer en San Miguel Totolapan, uno de los municipios de la Tierra Caliente, como lo informaron autoridades federales esta mañana. En el reporte de anoche la FGE apenas sumaba 18.

Son 20 las víctimas de ataques en San Miguel Totolapan, dice gobierno federal

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Redes

6 de octubre del 2022

Chilpancingo

 

El gobierno federal informó esta mañana que las víctimas de los ataques armados registrados el día de ayer en San Miguel Totolapan ascendió a 20 personas.

En la conferencia de prensa matutina presidencial, realizada en Palacio Nacional, el presidente Andrés Manuel López Obrador y el subsecretario de Seguridad Ciudadana, Ricardo Mejía Berdeja, hablaron sobre los hechos ocurridos ayer en San Miguel Totolapan, donde civiles armados atacaron el Ayuntamiento, y domicilios particulares.

Durante la conferencia, Mejía Berdeja informó que fueron 20 las víctimas de los ataques múltiples en esa cabecera municipal de Tierra Caliente. Entre las víctimas destacó al presidente municipal, Conrado Mendoza y a su padre y ex presidente municipal del mismo municipio, Juan Mendoza Acosta, lo que se supo inmediatamente a los hechos.

“Hubo 20 personas victimadas, entre ellas el alcalde Conrado Mendoza, y su señor padre, exalcalde de ese municipio, junto con otras 18 personas”.

Mejía Berdeja atribuyó el ataque a los grupos criminales que operan en la región, una versión que las autoridades con regularidad mencionan después de hechos de violencia, independiente del lugar que sea de Guerrero, pero nunca expuso cuál fue la indagatoria que hicieron para saberlo en menos de 24 horas.

“El evento se da en el contexto criminal entre grupos delictivos. En esa región imperó durante algún tiempo un grupo conocido como Los Tequileros, dedicados el trasiego y comercialización de amapola, pero también se dedicaban al secuestro, extorsión y perpetuó diversas homicidios y desapariciones en la región”, comentó.

Lo que mencionó fue un video donde personas que se presentan como supuestos miembros de Los Tequileros se adjudican el asesinato de Nazario Domínguez Nájera, director de Desarrollo Rural de San Miguel Totolapan, de quien se supo falleció en un accidente automovilístico hace tres días. Parece que el subsecretario da por certero un material de esta naturaleza.

Mejía Berdeja dijo que siguen distintas líneas de investigación y una de las hipótesis es que el ataque armado fue originado por Los Tequileros o por La Familia Michoacana, porque son los grupos criminales que operan en la región.

“Ya hay una intervención del Ejército y la Guardia Nacional en esa zona, y estamos en coordinación con las autoridades del Estado de Guerrero”.

Por su parte, López Obrador lamentó el hecho y se solidarizó con las familias, y mencionó que la violencia se originó «en los gobiernos neoliberales».

Funcionarios municipales y gente cercana al alcalde, las víctimas del ataque en San Miguel Totolapan

Fueron 18 víctimas, confirmó la Fiscalía General del Estado (FGE)


Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Redes

Chilpancingo

 

La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que fueron 18 personas asesinadas en el ataque de esta tarde al Ayuntamiento de San Miguel Totolapan, en la Tierra Caliente del estado.

Entre las víctimas están directores de distintas dependencias del municipio y personas cercanas al alcalde Conrado Mendoza Almeda, quien también fue asesinado.

De acuerdo con el reporte preliminar de la FGE, Coordinación Coyuca de Catalán, fueron tres ataques armados; el primero contra el inmueble del Ayuntamiento municipal, el segundo en la casa del ex presidente municipal y por último la comandancia de la Policía Preventiva.

En el ataque armado fueron asesinados el alcalde y su padre, el ex alcalde de San Miguel Totolapan, Juan Mendoza Acosta, junto con 15 personas de su gabinete durante una reunión en la casa de un particular, quién también fue asesinado.

“Se conoció que el presidente Conrado Mendoza Almeda sostenía una reunión de trabajo con su equipo en el domicilio particular de Javier Dominguez Vicente», se lee en reporte de la FGE

De acuerdo con el reporte de los hechos en ese lugar fue donde civiles armados llegaron y dispararon.

Las otras víctimas son Fredi Martínez Suazo, director de Seguridad Pública; Roberto Mata Marcial, consejero del presidente municipal; Génesis Araujo Marcos, administrador de la Jurisdicción Sanitaria 01 de Tlapehuala; Samuel García N, seguridad personal del alcalde; José Antolín Calvo Caballero, seguridad personal del alcalde y Javier Domínguez N, dueño del lugar donde ocurrió el ataque y su hijo Javier Domínguez N.

De manera extraoficial se menciona que las demás víctimas son policías preventivos que intentaron repeler la agresion de los civiles armados.

La FGE también informó que un helicóptero de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) arribó al lugar para trasladar a tres heridos; Rómulo Robles Bernabé, de 33 años, y otros dos hombres de los cuales se desconocen sus identidades.

Salir de la versión móvil