Asesinan a jefe policiaco en Acapulco

En septiembre del 2021, Buenfil denunció al entonces secretario de Seguridad Pública de Acapulco de tener nexos con el crimen organizado


Texto: Jesús Guerrero

Fotografía:  Especial

Chilpancingo

10 de enero del 2023

 

Hombres armados asesinaron a balazos al jefe operativo de la policía auxiliar de Acapulco, Samuel Buenfil Espinoza, alrededor de las 11 de la mañana de este martes, a una cuadra de las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública, ubicadas en la colonia Progreso de este puerto.

El jefe policiaco caminaba por la calle Sonora y se dirigía a las instalaciones de la SPP cuando individuos que viajaban en una motocicleta le dispararon.

Buenfil Espinoza quedó tirado en la banqueta.

Tras el ataque contra el jefe policiaco, elementos de la policía estatal, policía municipal, Ejército y Guardia Nacional desplegaron una operación en las calles de esta colonia, donde están las instalaciones regionales de la Fiscalía General del Estado (FGE).

En el inicio del gobierno de Abelina López Rodríguez, el 30 de septiembre del 2021, Buenfil Espinoza fue designado como director de la Policía Municipal pero fue removido de ese cargo por el entonces secretario de Seguridad, Maximiliano Serrano Pérez.

Buenfil acudió ante la Comisión de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG) para denunciar a Serrano Pérez de tener pactos con el crimen organizado.

En su queja, Buenfil Espinoza aseguró que integrantes del crimen organizado operaban como jefes operativos en la corporación policiaca.

Mencionó que fue destituido por Serrano Pérez luego de que se negó a recibir 50 mil pesos de una persona a cambio de que hiciera nombramientos de comandantes.

Después de su denuncia ante la CEDHEG, Buenfil Espinoza fue designado como director de la policía auxiliar.

En julio del 2022, Serrano Pérez fue destituido como secretario de Seguridad Pública de Acapulco.

 

Matan a taxista hieren a dos más en este puerto

 

Durante la madrugada de este martes, un taxista fue asesinado a balazos y otros dos más resultaron heridos en diferentes hechos registrados en Acapulco.

Un taxista atacado a tiros cuando conducía su unidad en el fraccionamiento de Costa Azul, resultó herido y poco después falleció cuando era atendido en un hospital.


Te puede interesar:

Paola, la niña de los pasteles del centro de Chilpancingo que nunca será cadete

Paola, la niña de los pasteles del centro de Chilpancingo que nunca será cadete

Texto: José Miguel Sánchez 

Fotografía: Oscar Guerrero (Archivo)

5 de enero del 2022

Chilpancingo 

 

La tarde del 29 de diciembre Paola Michelle Jiménez Valadez recorrió, como de costumbre, las calles del centro de Chilpancingo para vender los pasteles que hace su madre. Los vendía en los negocios establecidos en las principales calles de la ciudad para apoyar en los gastos del hogar.

Su madre, entonces, atendía el negocio ambulante de dulces, aguas, refrescos y cigarros que hace años tenía fuera del edificio Vicente Guerrero. Cuando Paola recorría el centro de Chilpancingo su madre atendía el puesto, era una dinámica diaria establecida entre las dos.

Por la mañanas, Paola, de 14 años, estudiaba el tercer grado en la Escuela Secundaria General Antonio I Delgado (ESGAID).

Eran cerca de las cuatro y media de la tarde cuando Paola ingresó al Billar Deportivo Guerrero, ubicado sobre avenida Benito Juárez, a una cuadra del puesto de dulces de su madre. Era común que pasara ahí a vender sus pasteles.

Sólo pasó unos minutos, ya estaba por salir del lugar, pero antes de que lo hiciera dos personas armadas entraron al local e hicieron disparos.

Un reporte oficial sobre los hechos indica que los civiles armados le dispararon a una persona que consumía bebidas alcohólicas en el billar.

Pero esas balas que tenían remitente alcanzaron a Paola, quien bajaba las escaleras para salir del local.

“Me pasó a avisar un chavo de donde yo guardo mi mercancía y me preguntó si la niña andaba vendiendo, le dije que sí y me respondió que fuera a ver porque hubo una balacera y la charola (de los pasteles) estaba tirada”, narra la madre de Paola, Brenda Valadez Espinoza.

Brenda acudió al lugar de los hechos y vio el cuerpo de su hija en el piso. “Traté de moverla para ver si reaccionaba, pero no respondió”.

Después de terminar la secundaria, Paola quería ingresar al Heroico Colegio Militar y ser una cadete.

“Ella (Paola Michelle) siempre quiso ser cadete, cuando veía a los militares se emocionaba y se les acercaba, les preguntaba cómo podía ingresar al Colegio Militar”, dice su madre.

Con la venta de los dulces y pasteles, Paola y su madre se mantenían; tenían el plan de adquirir una computadora para cuando la niña entrara a la preparatoria.

Algunos militares, miembros de la institución a la que Paola quiso pertenecer, resguardaron la escena de su asesinato, porque ocurrió en medio de una operación policiaca conjunta entre Ejército, Guardia Nacional, Marina y Policía Municipal. Se supone que recorren las calles del centro de Chilpancingo, pero no estuvieron para impedir su muerte.

En la imagen, compañeras y compañeros de Paola Michelle realizan un homenaje de cuerpo presente en las instalaciones de la Secundaria Antonio I Delgado, institución de la que era alumna, el pasado 30 de diciembre. Foto: Oscar Guerrero

Las víctimas de diciembre

En diciembre asesinaron en Guerrero a 82 personas, 77 hombres y cinco mujeres. De la cifra general destacan varios asesinatos a jóvenes, como el caso de Paola.

El número de víctimas es resultado de una documentación que realiza Amapola, periodismo transgresor sobre la difusión de estas noticias en distintos medios de comunicación locales.

La cifra correspondiente a todo diciembre es la misma que arrojó el mes anterior. En noviembre también asesinaron 82 personas, la única diferencia fue que fueron ocho mujeres y 72 hombres.

De los 31 días de diciembre, en cuatro no hubo víctimas, pero en otros casos, en un sólo día hubo hasta 12, como ocurrió el 10 de diciembre; el mayor número de víctimas fue en la comunidad del Durazno, municipio de Coyuca de Catalán, en la Sierra de la Tierra Caliente de Guerrero, donde mataron a siete personas, entre ellas un menor de 11 años llamado Elder.

El mayor número de víctimas lo concentran tres municipios: Acapulco con 40, Chilpancingo con 11, Coyuca de Catalán con siete e Iguala con cuatro, juntos suman 62 casos

Los jóvenes en las cifras de muerte

Este mes documentado fue el último de 2022, con una importante evidencia, los niños y jóvenes están en las cifras de asesinatos de manera más constante, marcada y con los mismos patrones de saña que en el caso de los adultos.

En septiembre y octubre fueron documentados casos de mujeres asesinadas con su hijos en brazos o resguardándolos.

Además de los casos de Paola, en Chilpancingo, y Elder, en la Sierra de Coyuca de Catalán, otros tres asesinatos de jóvenes saltan en diciembre.

En Chilpancingo, en el mismo día fueron asesinados tres jóvenes en dos hechos distintos.

El primero fue en el parque Avispa Skate, un espacio creado para el esparcimiento de jóvenes y estudiantes que practican skate, un deporte que se práctica con un monopatín en rampas. La tarde noche del 3 de diciembre asesinaron a Víctor Moisés de 30 años y Édgar de 28. Moisés fue impulsor del skate en Chilpancingo.

Dos horas después de este homicidio colectivo en el parque Skate, un joven de 27 años, originario de la comunidad de Omiltemi, fue asesinado mientras comía con su esposa y su hijo en un marisquería de Chilpancingo.

A un mes de estos hechos no hay ningún detenido por los tres homicidios.

El asesinato de jóvenes, de acuerdo con la antropóloga e integrante del Centro de Estudios sobre Infancias y Juventudes en Guerrero (Ceijgro), Rosa Isela Robles Jiménez, representa un problema para la sociedad y es la evidencia más clara de que no hay oportunidades para ellos.

“Una sociedad como la que experimentamos limita las posibilidades de desarrollo de nuestras juventudes, disminuyendo las oportunidades de crecimiento en muchos aspectos, principalmente profesional y laboral, lo que empuja a que éstas busquen alternativas de sobrevivencia, colocándolos muchas veces en condiciones de elevado riesgo”, mencionó en entrevista.

Los asesinatos dirigidos a los jóvenes, de acuerdo con Robles Jiménez, es la evidencia también de las condiciones de precariedad en las que viven.

“Una sociedad que asesina a sus jóvenes pierde la oportunidad de transformarse, de renovar sus ideas y generar una nueva filosofía que permita desarrollar acciones políticas, sociales, morales, culturales y económicas que vislumbren una nueva y renovada sociedad. Se pierde la oportunidad de crear un mundo mejor”, agregó.

Sobre la avenida Benito Juárez, donde sucedieron los hechos, no hay ninguna cámara de vigilancia.

Elementos del Ejército resguardan el billar donde fue asesinada Paola el pasado 29 de diciembre. Foto: Oscar Guerrero

La vulnerabilidad de Paola

Paola y su madre Brenda siempre fueron comerciantes, al principio tenían un puesto de dulces en el andador Emiliano Zapata, pero fueron desalojados durante la administración del alcalde perredista Antonio Gaspar Beltrán (2018-2021).

De ahí les permitieron colocarse fuera del edificio Vicente Guerrero, a un lado del restaurante de comida rápida Lidanys.

En ese lugar, Paola ayudaba todos los días a descargar la camioneta de insumos. A los meseros también solía ayudarles con algunas charolas para los repartidores.

Cuenta su madre que su hija era muy conocida en el centro de Chilpancingo por su venta de pasteles, y por los dulces.

En el perímetro de su asesinato, en pleno centro de la ciudad, no hubo una cámara de seguridad servible para que concediera al menos un asomo a la justicia.

Asesinan a líder transportista en Acapulco

Texto: Jesús Guerrero

Fotografía: Cromática Agencia Fotográfica y Multimedia (Archivo)

Chilpancingo

 

Un individuo armado asesinó a balazos al presidente de la Confederación Regional de Transportistas del Estado de Guerrero (CRTEG), Raúl Portillo Andraca, cuando estaba en sus oficinas en la colonia Unidos por Guerrero en Acapulco, la tarde de este miércoles.

De acuerdo con las autoridades, alrededor de las 04:20 de la tarde, un hombre irrumpió en las oficinas del líder transportista, ubicadas entre la avenida El Quemado y la calle Aristóteles.

En ese momento ahí estaba Portillo Andraca y el delincuente le disparó varias veces. Momentos después el líder transportista murió.

Personal de la Fiscalía General del Estado (FGE), Guardia Nacional, Ejército y La Marina llegaron al lugar.

El cadáver del líder transportista fue trasladado al Servicio Médico Forense.

Portillo Andraca participó en diversas campañas y con distintos candidatos de partidos políticos.

Para las elecciones a la gubernatura en el 2015, participó en la campaña de la candidata a gobernadora de la coalición PRD-PT, Beatriz Mojica Morga.

En el 2021, Portillo Andraca apoyó al priísta Ricardo Taja Ramírez, quien iba como candidato a la alcaldía de Acapulco.

En la imagen, cintas de seguridad rodean el cadáver de una persona en la colonia Progreso, a una cuadra del cuartel de la Secretaría de Seguridad Publica y de la Fiscalía Regional del puerto de Acapulco, el pasado 18 de noviembre. Foto: Cromática Agencia Fotográfica y Multimedia.

 

Septiembre: más violencia contra mujeres y asesinan a un joven con dos hermanos desaparecidos

Abel (de 19 años) fue asesinado el pasado 29 de agosto; sus hermanos Héctor (28 años) y Martín (26) están desaparecidos desde hace tres años y ocho meses. Abel forma parte del Colectivo de Familiares en Búsqueda María Herrera


Texto: Margena de la O

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

Jessica llegó a Chilpancingo a vivir con una de sus tías a la colonia del PRI cuando salió de Acapulco huyendo de su anterior pareja porque “la golpeaba mucho”, alguna vez le dijo a una de sus vecinas de la colonia CNOP, sección B, ubicada al oriente de la ciudad, donde vivió hasta el sábado 17 de septiembre pasado con su hija y una nueva pareja.

La niña, que la vecina calcula no rebasa ni los tres años, es hija de su ex marido. Por esa violencia que vivió Jessica, y muy probable su hija, supo la misma vecina, que en su momento buscó ayuda en la Secretaría de Mujer (Semujer), pero nunca trascendió su petición, y por esa razón decidió huir de él, pero, al final, al parecer descubrió donde vivía en Chilpancingo.

Entre el 17 y 18 de septiembre, en los medios de comunicación circuló la noticia de que la noche de ese sábado una mujer de 31 años, de nombre Jessica, que vivía en la calle Caritino Maldonado de la colonia CNOP sección B, fue asesinada con arma blanca; la lesionaron del cuello y el tórax. Fue degollada.

El feminicidio de Jessica ocurrió en la casa donde vivía con su pareja y su hija. El agresor intentó quemar el cadáver y el lugar, pero el fuego no se propagó porque, supone la vecina, en el cuarto hay mucha humedad.

Lo que se lee en las noticias del hecho, sustentada en los reportes policiacos y de la Fiscalía General del Estado (FGE) es que el cadáver de la mujer tenía quemaduras, porque él o los agresores incendiaron su habitación. Los familiares o vecinos supieron del crimen porque entraron después de ver que salía humo del cuarto.

En la colonia se sabe que Jessica estaba en casa sólo con su hija. La vecina cree que la pequeña fue testigo del asesinato de su madre, pero desconoce por qué razón su pareja no estaba ahí.

Después de los hechos, la FGE sólo informó que abrió una carpeta de investigación contra quienes resulten responsables por el feminicidio en agravio de Jessica.

La Fiscalía nunca ofreció detalles de quién podría ser el autor del feminicidio, pero la vecina de Jessica, quien la escuchó contar del trato que le daba su ex pareja, ve en ese antecedente un indicio de la razón de su destino.

Jessica es una de las cinco mujeres que asesinaron en Guerrero entre el sábado 17 y el lunes 19 de septiembre. Cuatro de estos asesinatos ocurrieron en Acapulco (tres) y en Chilpancingo (uno) en menos de 24 horas.
Sólo en ese fin de semana ocurrieron la mitad de los asesinatos de mujeres documentados en septiembre, mes en el que asesinaron a 10, y el de Jessica fue el de las circunstancias y características más descarnadas, porque pone en evidencia la saña feminicida, con que las mujeres son castigadas sólo por el hecho de serlo.

Dentro del mismo fin de semana mataron a otras tres mujeres en circunstancias parecidas, hubo hijos presentes en la escena de sus crímenes. Entre la tarde y noche del domingo 18, dos mujeres jóvenes, porque en los reportes policiacos les calcularon unos 18 años, fueron asesinadas a balazos en la colonia La Mica de Acapulco; desde un vehículo les dispararon mientras caminaban sobre la esquina de las calles Cacahuates y Limones. Una de ellas llevaba un bebé de unos siete meses, a quien hirieron, pero se salvó porque los familiares llegaron y lo llevaron a un hospital.

Para la madrugada del lunes 19, es decir unas horas después, mataron en Marquelia a Kelly cuando dormía en su casa. En el reporte policiaco le calcularon unos 18 años. Tenía un hijo de pocos meses de nacido, quien estaba con ella.

A Kelly entraron hasta su casa a matarla.

Las víctimas del mes

En total, en septiembre asesinaron en Guerrero a 104 personas, 94 hombres y 10 mujeres. La mayoría son hombres, pero los crímenes de mujeres son destacados en el bloque anterior por los patrones de saña evidenciados en el contexto.

Este número de víctimas de septiembre es resultado de la documentación que lleva Amapola, periodismo transgresor sobre los asesinatos que son publicados a diario en los medios de comunicación locales. El saldo es mayor en comparación con el mes anterior, donde fueron documentados 92 víctimas de homicidios dolosos, cifra que corresponde a los números del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP); la dependencia difundió que este mes era el de menos homicidios en lo que iba del año.

El mes pasado, la dependencia reportaba una disminución de 36 casos en comparación con el mes de julio, donde documentaron 128 víctimas, pero en septiembre, en referencia al conteo de este medio, las estadísticas tuvieron un nuevo repunte, con 12 casos más. Aun así, en septiembre hay menos casos que en julio.

De los 30 días de septiembre sólo en dos no hubo víctimas, pero en otros casos, en un sólo día hubo hasta nueve víctimas, como ocurrió el 21, en seis hechos distintos asesinaron a ocho hombres y una mujer. En otros tres días diferentes del conteo hubo saldo de ocho víctimas, es decir, que tan sólo en cuatro días del mes, se contabilizaron 33 víctimas.

El mayor número de víctimas lo concentran tres municipios: Acapulco con 49, Iguala con 18, y Chilpancingo con seis. Juntos suman 73 casos, es decir, un 70.1 por ciento de la cifra total de víctimas de septiembre.

Los resultados de este conteo sostienen lo expuesto al principio de septiembre en este medio, acerca de que Acapulco ocupaba el quinto lugar de las 50 ciudades más violentas del país, aún con operaciones policiacas de por medio para disminuir delitos.

Esta coincidencia, el crecimiento del número de homicidios en lugares donde es reforzada la seguridad, apela a reflexionar la violencia de manera diferentes, es decir, sobre quienes la generan. En este reporte, Iguala es la segunda ciudad con más homicidios en Guerrero durante septiembre, aun cuando el alcalde David Gama Pérez informó a principios del mes que seguía en coordinación con el Ejército, la Marina y la Policía Estatal para la seguridad en su municipio, de acuerdo con lo que publicaron algunos medios.

En Iguala está fuera de funciones la Policía Municipal desde el 18 de marzo del 2021 para capacitación y aplicarles exámenes de confianza; es la segunda ocasión que desarman y sacan de funciones a los agentes municipales después de los hechos en que desaparecieron a normalistas de Ayotzinapa (26 de septiembre del 2014), donde se confirmó la participación de miembros de la corporación.

La confirmación de un crimen

Era 1 de septiembre cuando sus hermanos confirmaron que una parte del cadáver de Abel estaba en el Servicio Médico Forense (Semefo) de Chilpancingo, el asunto complicado sería decírselo a su mamá, pero cuando llegaron a casa ya lo sabía, una vecina, que desconocen cómo lo supo, se lo contó.

Abel tenía 19 años, era hijo de Rosario, una mujer de unos 45 años que en total tuvo cinco hijos, pero ahora sólo dos están con ella. Abel fue asesinado y Héctor (de 28 años) y Martín (de 26) están desaparecidos desde hace tres años y ocho meses, es por esa razón que Gema Antúnez Flores, quien coordina el Colectivo de Familiares en Búsqueda María Herrera, conoció a Abel.

El joven formó parte de las actividades de búsqueda del colectivo, con el propósito de localizar a sus hermanos, a quienes se lo llevaron unos hombres que interceptaron el taxi en el que llegaban a su casa. Abel dejó de asistir a las búsquedas para trabajar y aportar para los gastos de su casa. Su madre trabajaba en el aseo de casas.

Lo que sabe Antúnez Flores de caso de Abel es que trabajaba en una tienda de conveniencia cerca de Petaquillas, el pueblo más cercano a la ciudad de Chilpancingo, y que el 29 de agosto salió de su casa, de la que sólo se mencionará que está cerca de una barranca, para ir a trabajar a la tienda, donde se sabe cubrió turnos hasta la noche.

Ella sabe, por lo que le han contado los familiares, que Abel salió de la tienda y se vio con su novia, porque fue ella quien después le hizo saber a la familia que estaban juntos cuando unos hombres de un carro los alcanzaron, los subieron al vehículo y se los llevaron, pero a ella la soltaron.

Los familiares no lo buscaron pronto porque pensaba que andaba con los amigos. Antúnez Flores describe a Abel como un joven tranquilo, quien trabajaba para mantener a su mamá que es diabética.

Cuando la novia avisó a una prima de Abel lo que les pasó y ésta le dijo a su mamá para que le contara a Rosario –la mamá de Abel no conoce a quien era novia de su hijo–, entonces sus otros dos hijos buscaron a Abel en hospitales, barandillas (cárcel municipal) y el Semefo, donde reconocieron un resto del cuerpo de su hermano.

De acuerdo con lo que está documentado en los medios de comunicación, a las 18:30 horas del 30 de agosto, policías municipales y ministeriales confirmaron el hallazgo de la cabeza de un hombre, en la colonia 4 de abril. La abandonaron dentro de una hielera.

Era Abel, pero los hermanos lo supieron hasta que lo reconocieron en el Semefo.

Cuando buscaban a su hermano, una vecina le dijo a Rosario que policías habían hallado una cabeza cercenada y que se trataba de Abel. Algunos medios de comunicación documentaron sin muchos detalles de la víctima y el hallazgo; algunos difundieron algunas imágenes del lugar dónde la localizaron y de los restos, sin que se distingan los rasgos, lo que hace poco probable su reconocimiento.

El énfasis en este apunte es porque Gema Antúnez explicó que la familia, al ampliar la denuncia hace unos días, pidió que en la investigación incluyeran todos estos elementos y llamaran a declarar a todas las personas que tienen información sobre la desaparición y asesinato de Abel.

 

Te pude interesar: 

«Ya perdimos la confianza en este gobierno: madres y padres de los 43

Salir de la versión móvil