Reconoce Abelina López que la violencia rebasa sus facultades como alcaldesa de Acapulco

Texto: Amapola Periodismo

Foto: Facebook Oficial de Abelina López Rodríguez 

Lunes 8 de julio de 2024

Chilpancingo

 

La presidenta municipal de Acapulco, Abelina López Rodríguez, advirtió que ella sola no puede con la inseguridad del puerto.

“(La violencia) me rebasa en facultades”, reconoció luego de varias semanas en las que el índice de homicidios dolosos en el puerto se ha incrementado de manera alarmante.

En entrevista con reporteros durante un recorrido para inaugurar obras públicas en diversas colonias, Abelina López atribuyó a la Fiscalía General del Estado (FGE) la responsabilidad para investigar y perseguir los delitos.

Acapulco vivió días de violencia extrema en diversos lugares el fin de semana reciente, con 11 asesinatos, nueve de los cuales las víctimas fueron desmembradas.

Para Abelina López, el gobierno que preside solo está facultado para prevenir los delitos e infraccionar a la gente que tira basura o que hace sus necesidades en la calle.

Por ello, estableció: “Yo lo que creo es que cada quien debe de asumir lo que le toca. Quizá los más vulnerables siempre son los municipios, porque dicen: ‘Ah, es el alcalde’… es la Fiscalía la que debe de realizar la investigación; los municipios no tenemos ese nivel de investigación, porque entonces que me permitan ser fiscal para que yo investigue. Se requiere de que cada quien asuma lo que le toca y dejar de echarnos la culpa”.

Al referirse a los asesinatos que ocurren en las calles y las mantas que aparecieron este fin de semana atribuidas al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), Abelina López mencionó que ella se enteró a través de las redes sociales.

Y se deslindó: “No se supone que la Fiscalía debe de tener información real; yo no la tengo. Uno las ve porque las comparten en las redes. Por eso digo que cada quien debe asumir lo que le toca”.

Confirmó que en Acapulco hay un despliegue de 10,000 elementos de la Guardia Nacional desde noviembre de 2023, después del paso del huracán Otis.