La crianza difícil de un hijo por un papá inmóvil de las piernas

Última actualización:

Gustavo requiere recuperar la cuatrimoto que le robaron para la manutención de su hijo

Texto : Andrea Mendoza

Foto: Alberto Ramírez

14 de mayo del 2024
Chilpancingo

A dos meses del robo de su moto, Gustavo no se da por vencido. A diario pregunta a sus vecinos si necesitan algún mandado en la colonia para hacerlo en su silla de ruedas.

Con estos mandados Gustavo puede ganar unos 30 pesos al día si bien le va; en sus condiciones económicas, esa cantidad es muy importante.

Hace depósitos en Oxxo, pagos de servicios y compras de frutas y verduras son algunos de los mandados que hace.

Gustavo sienta a su pequeño en sus piernas y sale en busca de trabajo. “Es un poco pesado tener que jalar la silla conmigo y con mi hijo, pero no hay de otra”, comenta.

Su hijo de cuatro años cursa el segundo año de preescolar; dejarlo en casa no es una opción, porque no hay nadie más de su familia. No tiene pareja.

La madre de Gustavo tampoco puede hacerse cargo, a diario trabaja 10 horas en una empresa de comida rápida. Por el momento es la única proveedora del hogar.

Gustavo tiene un cúmulo de emociones, siente coraje por su moto robada, frustración por no contar con una fuente de ingreso y desesperación al no poder cubrir las necesidades de su hijo.

Pero quedarse sin hacer nada no es una opción.

Gustavo cuenta que cuando tenía la moto, en días buenos, ganaba hasta 200 pesos.

“Por lo menos eran para darle de comer a mi hijo y comprarle algunas cosas para el kinder”, dice.

Gustavo también siente desesperación al quedarse todo el día en casa. Hasta hace dos meses Gustavo tenía una rutina y un trabajo.

Tenía una cuatrimotora adaptada a sus necesidades, en la que podía subirse y bajarse por sí solo. Con aquella cuatrimotora podía llevar a su pequeño al kinder y a su madre al trabajo.

Después de eso, hacía mandaditos a cualquier zona de la capital. Ir a la lavandería, hacer trámites, comprar despensa, eran una de las actividades diarias que Gustavo hacía para solventarse.

Un día, después de llevar a su hijo al kinder, Gustavo estacionó su moto justo fuera de su casa, donde siempre la ponía. A la media hora que se asomó para hacer un mandado, su cuatrimoto ya no estaba.

Gustavo preguntó inmediatamente a todos sus vecinos, con desesperación y el temor de no hallar su moto, preguntó en tiendas, casas cercanas y lejanas.

Nadie vio nada. Aquel día la moto fue robada, así como la única solvencia económica que tenía Gustavo para su hijo, su mamá y él.

Gustavo necesita recuperar su cuatrimoto por ser un empleo propio, donde su discapacidad no es un impedimento.

Su discapacidad se debe a que hace cuatro años, Gustavo sufrió un accidente en el trabajo.

Trabajaba de albañil, Gustavo cuenta que ese día, mientras estaba en un riel alto sintió un poco de mareo. Gustavo cayó desde una gran altura, lo cual provocó una fractura en la columna vertebral en 12 partes.

Desde aquel día su vida cambió. El encargado de la obra no lo indemnizó, pues el oficio de albañil casi nunca tiene prestaciones ni seguros en la ley. Es un trabajo de azar.

Gustavo tardó algunos meses para asimilar su nueva vida, su pareja y la madre de su pequeño hijo se apartó de la situación. Gustavo quedó desempleado y sin poder caminar.

Además de eso, Gustavo quedó con una bolsa que drena sus necesidades, pues tras el accidente tuvo problemas con su pelvis.

Gustavo necesita recuperar su moto porque después del accidente tuvo que trabajar el doble para mantener a su hijo y a él.

Además de eso, los trabajos donde podría desempañarse no son aptos para el.

Buscar soluciones en la tempestad

Hoy en día Gustavo busca la forma de conseguir una cuatrimoto usada para tener una fuente de ingreso para su familia.

Gustavo esperó que con estas elecciones algún político le ayudara con su estado actual, algunos prometieron darle un trabajo y capacitarlo, otros prometieron ayudarle con su estado actual de salud, pues además de quedar discapacitado también sufre fuertes dolores de cabeza a causa de su accidente.

Los pocos apoyos que recibió fueron en especie.

Para terminar con la situación actual, de Gustavo requiere una oportunidad laboral.

Hace un mes, Amapola Periodismo organizó una rifa con causa para ayudar a la situación de Gustavo, en aquella rifa se recaudó la cantidad de 4,500 pesos y organiza una segunda rifa para ayudar con el mismo propósito de ayudar a Gustavo.

Power your creative ideas with pixel-perfect design and cutting-edge technology. Create your beautiful website with Zeen now.