Elígeme, un espacio para gatos adultos en Chilpancingo

Texto: Itzel Urieta

Fotografía: Cortesía Elígeme

Chilpancingo

 

Los brazos de Wendy Flores salinas están marcados por pequeños rasguños, no se queja y no le duelen. No es nada grave. Son rasguños que hicieron los gatos que tiene a su cuidado.

Wendy dedica su vida al rescate de gatos adultos, los acepta, les da alimento, cuidado, los lleva al veterinario y los pone a salvo en Elígeme, una casa hogar para gatos adultos.

Wendy es amante de los gatos. Desde pequeña siempre quiso tener gatos, pero a su mamá no le gustaban.

Cuando se independizó y se fue a vivir sola, lo primero que hizo fue adoptar a su primer gato que se llama Kodiac.

Después de Kodicac, Wendy adoptó a otra gata y posteriormente rescató a otra gatita que falleció por una mala cirugía.

Se dio cuenta de que los gatos son un sector invisibilizado y que existe mucha desinformación respecto a ellos. Eso fue la que la motivó a ayudar a otros gatos, comenzó con su labor de rescate para después crear su refugio dedicado al apoyo a gatos en situación de calle, adultos, enfermos y con discapacidad.

Tommy es uno de los gatos que Wendy alberga en su refugio, cuando Tommy llegó, Wendy pensó que el daño de sus ojos era porque alguna persona o animal lo habían golpeado. Pero no , Tommy era un gato en situación de calle que contrajo una infección que al no atenderse hizo que perdiera la vista.

El caso de Tommy fue para Wendy un reto, los veterinarios no le daban esperanza de vida, le decían que dormirlo era una de las opciones.

No se dio por vencida e investigó en grupos y con más rescatadoras de gatos qué podía hacer.

Le dijeron que un gato ciego podía desarrollarse normal, por lo que Wendy decidió no dormir a Tommy.

“Hasta ahorita ha sido un gato que se guía por lo que escucha, olfatea, brincar, no se cómo le hace para saber si está alto o no”.

Elígeme, el asilo para gatos, comenzó en el 2012. Junto con su amiga Xóchitl, quien ya falleció, hacían rescate de gatos, pero aun no tenían el refugio. El refugio se llamaba en un inicio, Todos por una segunda oportunidad.

Xóchitl apoyaba a Wendy con los rescates y con la página de Facebook, después del fallecimiento de Xóchitl, Wendy se encargó de todo. Así decidió cambiar el nombre a Elígeme e implementar una imagen nueva en sus redes sociales.

El refugio está en la casa de Wendy, no informa dirección para protegerse a ella y a los gatos.

Aunque su labor inició en 2012, fue en 2015 cuando creó la página de Facebook y en 2020 modificó el nombre y la imagen del refugio.

Ahora, Elígeme es un refugio para gatos adultos con discapacidad y gatos ferales.

Primero rescataba a gatos cachorros, cuando notó que era más fácil que adoptaran a gatos pequeños, vio la necesidad de crear un espacio para ese sector de animales.

A raíz de la pandemia por Covid-19, Wendy renunció a su trabajo para dedicar todo su tiempo a los gatos de su refugio. Al ver que había dificultades para mantenerlos, pagar sus gastos médicos y alimento, comenzó a realizar cosas para vender en bazares y a través de su página de Facebook. Todo lo recaudado es para el refugio.

“Tengo que trabajar en ellos, porque ellos son mi prioridad. Para otros su prioridad son sus hijos, para mi son mis gatos”.

La mayoría de gatos que están en Elígeme son gatos rescatados de la calle, algunos tenían hogar y fueron abandonados.

Actualmente hay 40 gatos en el refugio. Tenía 45 gatos, cinco fallecieron en estos meses del año.

Los gatos están divididos, en una parte tiene a los gatos con discapacidad, en otra a los gatos con alguna enfermedad y después están los que recién llegan, éstos tienen que pasar unos días en cuarentena para posteriormente incorporarse con los demás.

La adopción es algo importante, Wendy sabe que no todos los gatos son aptos para adopción, al ser un refugio de gatos adultos algunos padecen enfermedades que requieren de cuidados especiales.

Para adoptar en Elígeme es necesario aportar una cuota de recuperación y llenar un formulario.
Elígeme visita el hogar del adoptante para corroborar que sea adecuado, en esa visita se lleva al gato para ver como reacciona ante su nuevo hogar, se firma un contrato de adopción y los gatos se entregan esterilizados, vacunados y desparasitados.

“Siempre estoy al pendiente y les pido que me manden fotos para ver cómo están”.

El refugio cuenta con el apoyo de veterinarios que le dejan los estudios, el medicamento y cuando se requiere, las cirugías, de manera económica, así la apoyan en su labor.

Eligeme

Dificultades

Elígeme se mantiene de las aportaciones que hacen las personas. Wendy realiza diversas actividades y programas para obtener recursos económicos y en especie.

El dinero para mantener el refugio es una de las dificultades, concientizar a las personas sobre la sobrepoblación de gatos y que éstas aporten para la causa, es otra.

Elígeme recibe aportaciones económicas a través de un número de cuenta en el que se deposita el dinero, también asiste a bazares en los que vende productos para mascotas, tiene un programa llamado Michipadrinos, que consiste en que una persona elija a un gato y por mes deposite 100 pesos para sus gastos.

En Amazon tiene una lista de deseos para que las personas que gusten apoyar con objetos de esa lista como camas para gatos las compren y la envíen al refugio. Realiza una colecta cada primer domingo de mes.

Aunque el apoyo de los chilpancingueños es bueno, reconoce que tiene más aportaciones de personas de otros estados que la siguen por redes sociales.

Más que el dinero, lo difícil para Wendy es ver partir a los gatos.

Convive todos los días con ellos, se encariña, sabe que hay ocasiones en las que llegan gatos enfermos por los que no hay mucho qué hacer. Emocionalmente eso le afecta.

En lo que va del año cinco gatos fallecieron. Recuerda a Timothy, un gato que estuvo con ella seis meses y enfermó de cáncer. Ella tuvo que viajar con él a sus quimioterapias, alimentarlo y cuidarlo.

“Timothy fue un gato querido por muchas personas, gracias a eso pude viajar con él a sus citas, y cuando llegó el momento de dormirlo me sentí muy mal, estuve mal por algunos meses”.

Llama a que las personas sean dueños y dueñas responsables, para evitar que se den más casos de abandono y maltrato hacia gatos.

Elígeme a futuro

Además de continuar con su labor de rescate de gatos, Wendy quiere crear conciencia entre la sociedad sobre estos animales.

“Hay muchos mitos sobre los gatos, algunas personas piensan que no se vacunan o que no se enferman, pero son propensos a desarrollar muchas enfermedades, como la leucemia”.

Reconoce que actualmente hay más cultura sobre el cuidado de los gatos, ya los llevan a vacunar y a esterilizar más.

“La gente poco a poco está cambiando no como quisiéramos, pero ya son más responsables”.

El sueño más grande de Wendy es tener un terreno donde tenga su refugio, un espacio seguro para los gatos, adaptar la casa hogar, abrirla para que más personas que quieran ayudar se unan y brindar apoyo a muchos más gatos.

“Ahorita estoy en un plan de ahorrar para comprar un terreno, por si en un futuro algo me pasa dejarles a ellos un hogar seguro”.

 


Este texto es parte de una iniciativa de Amapola periodismo para sensibilizar a la sociedad acerca del respeto y cuidado de los animales.

En Amapola Periodismo creemos que los altos índices de violencia en México, expresado principalmente en la tasa de homicidios, están relacionados a la falta de respeto a la vida.

El cuidado o maltrato a los animales silvestres y domésticos demuestran nuestra calidad humana.

¡No maltrates, protege!


Te puede interesar: Las palomas del zócalo llegaron hace más de 500 años y son consideradas una plaga