Vallas metálicas y policías vestidos de civil rodean a gobernadora durante desfile

Texto: ​Jesús Guerrero

Fotografía: Especial

Chilpancingo

 

En el primer desfile oficial del 16 de septiembre que preside la gobernadora Evelyn Salgado Pineda, vallas metálicas y decenas de elementos policiacos vestidos de civil resguardaron el presidium.

La gobernadora estuvo acompañada en el template, rodeado por policías en un perímetro de unos 50 metros, por su papá el senador Félix Salgado Macedonio.

Al final del desfile, el que duró sólo 40 minutos, los elementos de seguridad custodiaron a Salgado Pineda hasta su camioneta sin permitir que la gente se acercara.

Si una persona pretendía abordar a Salgado Pineda, las vallas y sus guardaespaldas se lo impedían. Se notó que la gente disfrutó esta cabalgata luego de dos años de suspensión por la pandemia de la Covid-19.

Desde las ocho de la mañana, cientos de personas colocaron sus sillas a lo largo de las baquetas de la avenida Guerrero para presenciar el paso de los estudiantes, personal de bomberos y miembros de la policía montada. Algunos llevaban gallardetes con las imágenes de los héroes de la Independencia como Miguel Hidalgo, José María Morelos y Pavón o Vicente Guerrero.

El templete se instaló en la banqueta de esta misma avenida, a unos 20 metros del viejo Hospital General Raymundo Abarca Alarcón, desde donde la gobernadora, su papá Félix Salgado, su hermana Liz Salgado, presidenta estatal del DIF, y funcionarios de su gabinete, entre ellos, el secretario General de Gobierno, Ludwing Marcial Reynoso Núñez; la alcaldesa de esta capital, Norma Otilia Hernández Martínez, y diputados y diputadas locales, todos de Morena, presenciaron el desfile cómodamente sentados.

También llegó la fiscal general del Estado, Sandra Luz Valdovinos Salmerón, que al igual que Salgado Pineda, utiliza un numeroso grupo de guardaespaldas para que la cuiden.

Poco después de las once de la mañana pasó la última columna de los participantes del desfile. Salgado Pineda se levantó de su asiento para saludar a los funcionarios de su gabinete y legisladores.

Félix Salgado también saludó a los funcionarios e intercambió palabras con algunos. El senador bajó del templete y caminó por la banqueta de la avenida. De nadie se despidió.

Ayer jueves en la explanada del Palacio, Salgado Macedonio y su nieto, Félix Salgado Jr. formaron parte del espectáculo durante la verbena popular con motivo del grito.

«No dejes pasar a nadie», le dijo un policía que vestía de guayabera blanca a otro agente. Salgado Pineda, que lucía un vestido largo, se le vio entretenida tomándose fotografías con las legisladoras Beatriz Mojica Morga y Yoloczin Domínguez Serna, quien este viernes cumplió cinco días de haber tomado protesta como líder de la bancada de Morena y a la vez presidenta de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso.

Domínguez Serna, gente cercana a los Salgado, sustituyó a Alfredo Sánchez Esquivel, quien será investigado para que explique porque pidió que se demoliera la vieja biblioteca y se construyera otra cuando solo requería una remodelación.

Esta obra en la que se han invertido diez millones de pesos, está tirada, declaró Domínguez.

La gobernadora acompañada de algunos de sus colaboradores, entre ellos, Rubén Hernández Fuentes, quien es su asesor, subió a su camioneta blanca estacionada en la calle Rodolfo Neri, casi esquina con la avenida Guerrero.

En el interior de una casa ubicada en la misma avenida Guerrero, la familia Salgado disfrutó de un desayuno.

Al ver la presencia de algunos reporteros que caminaban por esa vía, Hernández Fuentes, quien aparece en la nómina del gobierno del estado con un salario neto de 29,000 pesos mensuales, cerró la puerta de la vivienda de dos plantas, pintada de color blanco y verde. Poco después, los Salgado abandonaron el lugar seguidos de varias camionetas con guardaespaldas.

Los reporteros se percataron de este hecho desde un café ubicado a media cuadra donde desayunaron los Salgado.

 

Te pude interesar:

La familia Salgado es la protagonista durante el grito de independencia