“Es como un dolor eterno”: Aranza vio morir a su mejor amiga en el choque en la Línea 3; hoy, busca honrar su memoria

Aranza de la Cruz reconstruye el choque de trenes que hace un mes ocurrió en la Línea 3 del Metro, recuerda a Yaretzi Adriana Hernández —su mejor amiga, fallecida en el incidente— y exige que el hecho no se olvide: “La memoria colectiva es lo que nos dice quiénes fuimos, quiénes somos ahora y quiénes podríamos ser”.


Texto: Nayeli Roldán/ Animal Político
Fotografía: Ethan Murillo y cortesía Aranza 
7 de febrero del 2023

Es Aranza de la Cruz, una joven de 18 años sobreviviente al choque de trenes en la Línea 3 del Metro de la Ciudad de México, ocurrido el 7 de enero. Yaretzi Adriana Hernández, la víctima mortal del hecho, era su mejor amiga y estaban juntas hasta antes del impacto. Aranza no puede explicarse cómo es que ella terminó a metros de distancia del asiento que había tomado al ingresar al vagón, lo que le salvó la vida, mientras que su amiga quedó en el mismo sitio.

“Su cuerpo estaba prensado en el tren. Solo podía ver su tronco lleno de sangre y su cabeza ya estaba caída; sus cabellos, que eran largos, tapaban su rostro. Le empecé a gritar ‘¡Adri, Adri!’ pero no me contestaba; entonces, yo dije ‘está muerta’”.

Apenas habían pasado unos minutos del choque entre las estaciones Potrero y La Raza. Era sábado e irían a una clase muestra de pintura en la escuela del INBAL La Esmeralda, a la que Aranza quería ingresar y Yaretzi Adriana la acompañaría. Quedaron de verse a las 8:40 de la mañana en el Metro 18 de Marzo, pero ambas llegaron tarde, y se encontraron hasta las 9:00.

“El Metro se empezó a parar, pensé que era como de costumbre, no, pero esta vez era raro porque se paraba de verdad muy fuerte, casi nos caíamos. Cuando íbamos de Potrero a La Raza, nuestro tren chocó con otro que estaba parado adelante. Nuestros vagones empezaron a hacer movimientos trepidatorios y yo me asusté mucho porque se fue la luz al instante, yo salí volando, me golpeé contra todo. Cerré los ojos y no supe qué pasó, solo escuchaba los gritos de mi amiga”.

Eran las 9:06 de la mañana.

“Yo le gritaba, pero ya no me contestaba. Cuando el tren finalmente se detuvo, yo estaba una puerta más adelante de donde nos habíamos sentado. Sentí que había sido un milagro que estuviera viva. Empecé a buscar con las manos a mi amiga porque todas las personas estaban tiradas por todos lados. Empecé a sentir los cabellos, los brazos de otros, y pensé que ahí estaba Adri pero no, ella sí estaba en el mismo asiento”.

En ese momento todo era desconcierto. La otra treintena de mujeres del vagón también gritaba, lloraba, entre ellas, una madre desesperada viendo a su hija con una pierna prensada y quejándose. Aranza sentía que la cabeza le explotaría del dolor y su pierna lastimada le impedía caminar bien. Tenía las manos ensangrentadas, también la cabeza, tenía incrustados vidrios de las ventanas que se hicieron trizas tras el impacto.

Aún sin saber qué estaba pasando, quiso buscar su celular entre los escombros. Lo encontró dentro de su bolsa que había terminado debajo de un asiento. Le marcó a su madre, Miriam Coronel.

“¡Mamá, estoy viva, estoy viva! Yo me salvé, pero Adri murió”, le dijo.

El miedo a la oscuridad

Ha pasado un mes del choque y Aranza sigue asimilando lo que ocurrió. No ha sido fácil intentar retomar la vida después de ver morir a su mejor amiga, con quien tenía planes para los siguientes años. Tenían el sueño de poner una galería-café, porque el arte era una de las cosas que más las había acercado. Yaretzi Adriana dibujaba y Aranza pintaba. Querían crear un espacio de encuentro con otros artistas y apenas habían hablado de eso una tarde de diciembre, un par de semanas antes del siniestro.

Se conocieron en el último año de preparatoria y, aunque ya estaban en diferentes escuelas, la amistad seguía intacta. Yaretzi Adriana estudiaba en la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM, en Xochimilco, y Aranza en la Facultad de Filosofía y Letras, en Ciudad Universitaria, pero eran vecinas y las visitas se podían alargar hasta entrada la noche.

Aranza es delgada, de cabello al hombro. Se expresa con claridad sobre lo ocurrido, sobre sus ideales y, aunque le cuesta trabajo hablar en pasado sobre Yaretzi Adriana, los ojos se le iluminan y sonríe al describirla. “Era muy talentosa. Era una artista. Sus flores favoritas eran los girasoles, le gustaba mucho el amarillo, le gustaba mucho los atardeceres. Era una persona muy cálida. Era una persona llena de amor. Le encantaba la ciudad, el Centro; por eso, ahora cualquier lugar del Centro que paso me acuerdo de ella”.

La joven concede esta entrevista para que las personas sepan quién era Adri y honrar su memoria: “No somos una más, no somos un dígito. No solo es un cuerpo, es una vida. Es una familia, son lazos de amistades. Adri pertenecía a una comunidad, a la UNAM, a un grupo de amigos; entonces, cuando una vida termina, no queda en esa vida, sino que afecta todo”.

Sin embargo, recordar es duro. Aún tiene pesadillas y a ratos está bien, pero en otros no puede controlar el llanto. Las noches tampoco han vuelto a ser iguales que antes.

“A mí no me daba miedo la oscuridad, pero después del accidente no puedo estar con la luz apagada, necesito correr como una niña chiquita a prender la luz porque siento que me voy a morir o siento que algo me persigue o recuerdo el cuerpo de mi amiga o los olores, esa sensación de que estoy en peligro, de que mi vida va a terminar”.

Mientras relata esto, Aranza tiene la mirada hacia sus manos. Tiene puesto un anillo, al que le da vueltas sobre su dedo una y otra vez. Ya avanzada la entrevista confiesa que era de Yaretzi Adriana y lo traía el día del choque; siempre lo usaba porque era regalo de su exnovia. Recuerda que, al ver su cuerpo inerte, ni siquiera intentó moverlo porque sería imposible hacerlo entre los fierros, pero en su mano sobresalía ese anillo, el dedo en el que lo usaba quedó estirado, como señalando.

Aranza pensó en que quería rescatarlo, “como un amuleto, como lo último que tuve de ella”. Por eso es que cuando personal acudió a su rescate, le pidió a un brigadista que le diera el anillo de su amiga. Ahora lo usa especialmente en las noches, cuando tiene miedo de la oscuridad y se siente protegida. “Es como si mi amiga me cuidara”.

Ha pasado un mes, y para Aranza cada día es una lucha permanente. “Han sido muchas emociones encontradas. Me duele mucho, mucho, y me hago bolita y no termino de llorar. Tengo llantos repentinos o hay días en los que la gente me vuelve a preguntar y de repente me encuentro con sensaciones nuevas, especialmente negativas, con las que no me había encontrado”.

Ninguna actividad cotidiana ha vuelto a la normalidad, explica Aranza. “Quizá salir al pan no vuelve a ser lo mismo porque me acuerdo que a mi amiga le gustaba este pan. Toda mi vida empieza a resignificarse de cierta manera”.

Este 30 de enero regresó a clases en la carrera de Desarrollo y Gestión Intercultural en la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM, pero volver también significará encontrar nuevas rutinas. Su camino comenzaba en la estación 18 de Marzo y concluía en la última estación, Universidad, pero aún no está lista para volver a subir a ese transporte. Solo de pensar en los túneles, en la oscuridad, “tan solo pasar por la estación Potrero me parte; entonces, no considero que esté preparada mentalmente”. Por eso, probablemente usará Metrobús, aunque haga casi dos horas de camino.

A esto se suma el dolor físico. Su diagnóstico es policontusión, pero el daño en la pierna le impide caminar sin la ayuda de muletas. Desde el día del choque fue atendida en el hospital San Ángel Inn y ha tenido pase abierto en las semanas siguientes para revisión, pero no está recuperada del todo. Se cansa rápido y, por supuesto, no puede moverse como lo hacía.

Aun así, intenta todos los días retomar su vida, porque eso es lo que hubiera querido Adri: es la mejor manera de honrarla, dice. Además, ha tomado algunas sesiones con una tanatóloga que el Gobierno de la Ciudad de México le ofreció, y también le ofrecieron terapia psicológica, que aceptará. Sabe que necesitará trabajar en su salud mental durante más tiempo.

También busca que su testimonio abone a la memoria colectiva: “Porque la memoria colectiva es lo que nos dice quiénes fuimos, quiénes somos ahora y quiénes podríamos ser. Si uno vuelve a pasar por Potrero, quizá lo ve como una estación, si uno no recuerda que ahí murió una persona. Por eso me gustaría que hubiera un mural en el Metro donde hablemos de quién era Adri”.

Después de todo esto, Aranza solo pide que cualquier ciudadano esté seguro al usar un transporte público. “No pedimos un lujo al viajar en el Metro, solo pedimos un transporte digno”, que cada uno de los funcionarios públicos redignifiquen su trabajo y que sepan que “su trabajo no solo repercute en ellos, sino que repercute en miles de personas”.

Este texto es propiedad de Animal Político y lo reproducimos con su autorización. Puedes leer el original en este enlace.

 

Otra menor desapareció este domingo 5 en Chilpancingo

Texto: José Miguel Sánchez
Fotografía:
6 de febrero del 2022
Chilpancingo 

 

El día de ayer desaparecieron dos menores, una de ellas fue localizada horas después, pero hoy, al volver a activarse el Protocolo Violeta, se conoció de la desaparición de Estrella Ramos Rojas también de 17 años.

Esta tarde se supo por la Alerta Violeta que Estrella desapareció también ayer domingo, de acuerdo con la ficha de búsqueda. Norma Anyeli, la otra adolescente de 17 años desaparecida, fue hallada esta madrugada, de acuerdo con la versión de sus familiares.

El gobierno del estado y la Fiscalía General del Estado (FGE) activaron la alerta para localizar a Estrella.

En la ficha de búsqueda la describen: “complexión delgada, tez morena clara, cara redonda, cabello negro y lacio, ojos grandes de tono café oscuro”.

En dicha ficha no establece el último lugar donde la vieron y tampoco qué vestimenta portaba al momento de su desaparición.

La ficha circuló en las redes sociales de distintas dependencias de la administración estatal, donde piden la colaboración de la población para dar con el paradero de la joven.

El caso de Estrella sería la tercer desaparición ocurrida el día de ayer en Chilpancingo contra menores. Junto a Norma Anyeli se llevaron a un adolescente de nombre Agustín que también apareció.

A las 10 de la mañana la menor Norma Anyeli, también de 17 años, junto con un amigo de nombre Agustín fueron subidos por la fuerza a una camioneta por sujetos desconocidos, de acuerdo con lo relatado por la madre de Norma.

Horas después la madre de Norma informó que su hija, junto con su amigo fueron localizados.

No fue el caso de Estrella, quien al no ser localizada se activo la ficha de búsqueda.


Te podría interesar:

A 10 años de la desaparición de Ivette Melissa en Guerrero, familiares denuncian que no hay avances en su caso

En siete años suman 25,000 personas desplazadas en Guerrero por la violencia

Texto: José Miguel Sánchez
Fotografía: Arturo de Dios /Archivo
6 de febrero del 2023
Chilpancingo

 

De 2016 hasta el cierre del año pasado, 25,000 personas son víctimas de desplazamiento forzado a causa de la violencia, así lo informó el Centro de Defensa de Derechos Humanos José María Morelos y Pavón (Centro Morelos).

A través de un comunicado expuso que en Guerrero las víctimas de desplazamiento forzado interno podrían llegar a las 30,000 este año “si las autoridades no frenan la situación de violencia que se vive en las regiones del Centro, Tierra Caliente, Sierra y Costa Grande”.

Además que el Centro Morelos acusa al gobierno estatal de minimizar la violencia que hay en la entidad.

También realizó un recuento de hechos violentos de los últimos meses, donde incluyó “la masacre de 22 personas en San Miguel Totolapan”, el ataque armado del pasado 2 de febrero, donde un grupo de pobladores y policías estatales se enfrentaron a balazos en El Parotal, municipio de Petatlán, hecho que dejó el saldo de cinco muertos.

“Con estos hechos violentos no hay paz ni tranquilidad y es la consecuencia de una guerra por el control del territorio, lo que ha provocado que decenas de familias sean desplazadas de sus lugares de origen”.

En el documento explican a la gobenadora Evelyn Salgado Pineda que de 2016 al 2021 hubo 22,840 personas desplazadas, además de los 2,500 que documentaron sólo en 2022.

El Centro Morelos estima que a la fecha ya suman 25,000 personas desplazadas víctimas de violencias previas.

El Centro Morelos también llamó a las autoridades a actualizar y reglamentar la Ley 487 para Atender y Prevenir El Desplazamiento Forzado Interno y que el Senado de la República ratifique la Ley General para Prevenir, Atender y Reparar Integralmente el Desplazamiento Forzado Interno.

Plantearon que los tres niveles de gobierno atienda este problema para que las personas desplazadas sean reubicados o regresen a sus comunidades, y les garanticen una reparación del daño con “una estrategia de paz y seguridad que en realidad aporte resultados”.


Te podría interesar:

“Ya no podremos regresar a nuestros pueblos”, dicen desplazados de la Sierra durante visita de relatora de la ONU

Hallan a menor que desapareció la mañana de ayer en Chilpancingo

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: José Luis de La Cruz / Archivo

Chilpancingo

 

Norma Anyeli, la adolescente de 17 años desaparecida el domingo pasado en el centro de Chilpancingo, fue localizada con vida, y ya está con sus familiares, informó la madre de la menor.

Después de 10 horas desaparecida, y sin dar detalles de las condiciones en las que regresó, los familiares informaron que esta ya estaba en casa, al igual que el joven Agustín.

Desapareció junto con el joven, también de 17 años, en la avenida Miguel Alemán esquina con Cristóbal Colón, en el centro de Chilpancingo, a unos metros del Ayuntamiento municipal. De acuerdo con lo que narró su madre, unos sujetos desconocidos los subieron a una camioneta.

Familiares y amigos de Norma Anyeli denunciaron en redes sociales su desaparición y hoy confirmaron que fue localizada, está bien y con su familia.

Los hechos ocurrieron la mañana de ayer. Norma Anyeli salió de su domicilio, en el centro de Chilpancingo, para comprar en una farmacia ubicada cerca de su casa

La madre de Norma Anyeli a los 20 minutos que vio que su hija no regresaba de la farmacia salió a buscarla. No la halló. Le marcó a su celular varias veces y no le contestó.

Después de unos minutos de llamadas constantes, el celular mandó al buzón de voz

“Finalmente comencé a mandarle mensaje por messenger y me contestó que estaba en el centro con un niño que se le está declarando», contó la madre en una entrevista difundida en redes sociales.

Contó que el menor con el que estaba su hija es un amigo de nombre Agustín, también de 17 años.

Norma Anyeli le escribió a su mamá y le dijo que unas personas subieron a ella y a Agustín a una camioneta y se los llevaron por un camino que no logró identificar.

También alcanzó a escribirle que los sujetos golpearon a Agustín cuando él les pedía que jedaran libre a Norma Anyeli.

 

La imagen corresponde a una operación policiaca anterior en el viejo a libramiento a Tixtla, donde participaron la Guardia Nacional, Policía Estatal y Tránsito municipal para detectar autos o motos con irregularidades.

Habitantes de Tierra Caliente expulsan a militares

Texto: Amapola Periodismo

Fotografía: Especial 

6 de febrero de 2023

Chilpancingo

 

Habitantes y transportistas de Ajuchitlán del Progreso, en la región de Tierra Caliente, expulsaron a un grupo de soldados del Ejército que presuntamente torturaron físicamente a dos jóvenes.

Los transportistas y habitantes gritaron insultos y amenazas a los militares. Fueron hasta donde estaban los militares, su campamento en Ajuchitlán, armados con palos.

Después de eso los elementos soldados salieron de su campamento a bordo de dos camionetas.

En videos difundidos en las redes sociales se ve cuando decenas de personas llegan al campamento. «Hay que desarmarlos», gritan.

Un soldado le pide a los habitantes que le presenten las pruebas.
«Que más pruebas quieren si aquí están los muchachos», le replica alguien militar.

Durante el ríspido diálogo, llegan dos jóvenes que se quitan la playera y muestran sus espaldas con heridas recientes.

Uno de los manifestantes dice que los dos jóvenes fueron golpeados por los militares cuando estaban en el campo. «Hagan su trabajo y a nosotros déjennos trabajar», dice uno de los lugareños.

Las imágenes corresponden al momento en que los habitantes de Ajuchitlán del Progreso encaran a los militares por las agresiones contra dos jóvenes.

El militar que se aprecia en el video sólo que no a casa acusación de los lugareños.

Después la exigieron a los soldados que se retiraran de inmediato.

Un individuo advirtió que interpondrían una denuncia por las torturas que le hicieron a los dos jóvenes.

–¿Qué tiempo le damos a los militares para que se vayan?, –pregunta

–¡Ya, que se vayan!, –grita el resto.

Poco antes de que los militares salieran de su campamento, un ciudadano le pregunta a uno de ellos que cómo le harían para pagar los daños (los gastos médicos) que le hicieron a los dos jóvenes golpeados.

Uno de los militares contestó: «amigo, pongan su denuncia».

Después, los militares salieron en las dos camionetas entre gritos de los ciudadanos. «¡Ratas!», les dijeron.

El 12 septiembre del 2022, transportistas y ciudadanos del municipio de Arcelia, también de la región de Tierra Caliente, sacaron por la fuerza a un grupo de 30 soldados del Ejército y Guardia Nacional que tenían su campamento en las inmediaciones de esta localidad porque, presuntamente, habrían cometido abusos.

En julio del 2022, el gobierno federal dispuso de una operación con Ejército, Guardia Nacional y Policía Estatal para entrar al municipio de Arcelia y otros lugares de Tierra Caliente para catear casas y ranchos.

La acción fue frenada por transportistas y ciudadanos de esa zona que bloquearon la carretera federal Iguala-Ciudad Altamirano a la altura de Arcelia, donde retuvieron a los militares.

Arcelia es donde tiene su centro de operaciones Jhonny Hurtado Olascoaga, alias El Pez, hermano de José Alfredo Hurtado, El Fresa, ambos identificados por las autoridades como líderes del grupo del crimen organizado de la Familia Michoacana, de quienes se ha expuesto una relación autoridades municipales, estatales y corporaciones de fuerzas de seguridad.


Te podría interesar:

Enero, un inicio de año con asesinatos en zonas dominadas por grupos del crimen organizado

 

Enero, un inicio de año con asesinatos en zonas dominadas por grupos del crimen organizado

Texto: Amapola Periodismo

Fotografía: Oscar Guerrero / Archivo

Chilpancingo

 

2023 arrancó con mucha violencia. Este primer mes del año se registraron 130 asesinatos, los que ocurrieron, principalmente, en zonas en las que desde hace más de una década dominan grupos del crimen organizado, en donde participan, actores ilegales coludidos con políticos, funcionarios y corporaciones de seguridad federal, estatal y municipal.

También fue un mes de varios homicidios contra mujeres, los cuales, tienen características de feminicidios, es decir, de actos violentos dirigidos contra mujeres por el hecho de serlo.

El 28 de enero, en El Parotal, comunidad de la Sierra del municipio de Petatlán, en la región de la Costa Grande, los pobladores se enfrentaron a balazos con policías estatales que llegaron con tres integrantes del grupo del crimen organizado la Familia Michoacana que, según los lugareños, pretende extender su territorio de Tierra Caliente a la Costa Grande.

La confrontación dejó un saldo de un comandante y un policía muerto, además de los tres acompañantes que, de acuerdo con la gente de El Parotal, fueron identificamos como miembros de la FM.

Uno de los pobladores interrogó a una policía, de las cinco mujeres policías que irrumpieron en El Parotal.

La mujer reveló que ese mismo sábado 28 pasaron a recoger a esos tres individuos al hotel Fiesta Americana, en Acapulco, para unirse al convoy y que la orden la había dado “el subsecretario Irvin”.

De acuerdo con los pobladores, ellos investigaron más quién era “el subsecretario Irvin” y supieron que es un funcionario de primer nivel de la Secretaría de Seguridad Pública.

De acuerdo con el directorio de esta dependencia, se trataría de Irvin de Jesús Jiménez Sánchez, subsecretario de Prevención y Operación Policial.

Días después de los hechos, trascendió que el comandante que protegió a los tres integrantes presuntos de la FM era el capitán Jaime Téllez Ruiz, a quien culpan de iniciar el enfrentamiento a tiros, según los pobladores.

Téllez Ruiz, quien murió en la refriega, fungía como jefe de la Unidad de Fuerzas Especiales de la Policía Estatal.

La irrupción armada del sábado 28 en El Parotal desencadenó en más enfrentamientos a tiros en otras comunidades de la Costa Grande, región controlada por un hombre conocido como Chano Arreola y también por Los Granados, líderes de organizaciones criminales asentadas principalmente en los municipios de Tecpan de Galeana y Petatlán, coludidos con autoridades de los tres niveles de gobierno.

A diez días de los hechos en El Parotal, no hay una versión oficial sobre cuál fue el propósito de esa operación y de las acusaciones que hicieron los habitantes de esa comunidad por la supuesta complicidad de la Policía Estatal con la Familia Michoacana.

Acapulco, el más violento

En este mes de enero, Acapulco nuevamente ocupó el primer lugar en número de homicidios en Guerrero.

De los 130 asesinatos en la entidad, 72 se registraron en este destino turístico.

En enero del 2022, Acapulco tuvo 29 homicidios dolosos y, en este 2023, 72, con lo que subió más del doble el número de casos.

El 31 de enero el puerto cerró con la jornada más violenta del mes: hubo siete asesinatos y dos de estas víctimas cayeron abatidos durante un enfrentamiento con policías ministeriales en la avenida Constituyentes.

Estos dos presuntos delincuentes asesinados llevaban en la cajuela de un automóvil el cadáver de un individuo al que tenían planeado tirar en algún sitio de Acapulco.

Alejandro Martínez Sidney, líder de la Federación de Cámaras de Comercio (Fedecanaco), denunció que la situación de inseguridad que priva en Acapulco pareciera que ya se normalizó para las autoridades, porque no les interesa enfrentar a las organizaciones criminales.

El empresario dijo que de forma insólita, a pesar de la violencia, la afluencia turística de fin de semana no ha bajado.

Reportes oficiales del gobierno estatal aseguraron que este fin de semana de asueto oficial hay una ocupación hotelera del 91.1 por ciento.

Otro municipio donde no para la violencia es en Iguala en donde en enero se registraron diez homicidios dolosos, señala el registro mensual que realiza Amapola. Periodismo transgresor desde 2020.

Nueve presuntos feminicidios

Durante enero se registró el asesinato de nueve mujeres, con presunción de feminicidio, de los cuales siete se registraron en Acapulco.

Un caso que conmocionó fue el de una señora que se dedicaba a vender aguas frescas en la colonia Libertad, quien fue herida de un balazo por un individuo que se dio a la fuga acompañado por dos de sus cómplices. Eso ocurrió el 15 de enero a mediodía frente a decenas de testigos.

La mujer falleció dos días después del ataque. Las versiones extraoficiales que se cuentan es de que la víctima fue asesinada porque se negó a pagar la cuota a integrantes de una organización criminal que controla esta zona suburbana de Acapulco.

El 2 de enero, en la colonia Alta Cuauhtémoc, en este mismo puerto, una mujer fue degollada con un cuchillo por su pareja.

Luz María, una mujer de 34 años, madre de dos hijos y empleada de la empresa minera La Suriana, en Arcelia, fue a una cita con su ex pareja sentimental Fernando Flores Martínez, la tarde del 2 de enero, a una colonia ubicada a la salida de Taxco.

La mujer ya no regresó a su casa porque Fernando la empujó a un barranco, resultó herida y después falleció en el Hospital General.

El presunto feminicida estuvo en la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común en Taxco pero antes de las 48 horas lo dejaron en libertad.

La familia de Luz María exige a la Fiscalía General del Estado (FGE) la recaptura del feminicida quien sigue trabajando en una empresa.

 

Desaparece menor de edad en el centro de Chilpancingo 

Texto: José Miguel Sánchez 

Fotografía: Redes

5 de febrero del 2023

Chilpancingo 

 

La menor de edad Norma Anyeli Tejada Ramírez desapareció la mañana de hoy en el centro de Chilpancingo y hasta el momento las autoridades no han emitido alguna ficha de búsqueda.

A través de redes sociales, la madre de Norma Anyeli denunció que la desaparición de su hija ocurrió alrededor de las 10:15 de la mañana.

La denuncia que circula en redes sociales y que su madre difundió en distintas páginas de Chilpancingo menciona que a Norma Anyeli, se la llevaron, se entiende un grupo de personas, de la Avenida Miguel Alemán, esquina con Cristóbal Colón, en el centro de Chilpancingo.

Este cruce de calles es en el primer cuadro de la ciudad y es la salida de distintos edificios gubernamentales que se ubican en el zócalo capitalino.

En esa esquina hay cámaras de seguridad que, de acuerdo con vecinos de la zona, nunca funcionan.

Varios de las vecinos de la zona evitaron declarar sobre los hechos, por seguridad.

A siete horas de los hechos, ninguna autoridad ha emitido algún protocolo para su búsqueda ni tampoco se ha generado la alerta Amber o el Protocolo Violeta, esta última es una iniciativa del gobierno de la morenista Evelyn Salgado Pineda para que las búsquedas sean inmediatas.

El protocolo de la Alerta Amber establece que se debe emitir inmediatamente después de la desaparición de una menor, pero no sucede así, por eso, el gobierno actual implementó el Protocolo Violeta..

Norma Anyeli vestía pantalón de mezclilla, blusa negra y chamarra blanca al momento de su desaparición.

«Por favor, ayúdenme a difundir, se llevaron a mi hija aproximadamente a las 10:30», se lee en la denuncia que realizó la madre en redes sociales.

Sin clases las niñas y niños de la comunidad de Llano de la Rana, en la Montaña de Guerrero

En la comunidad Ñuu Savi de Llano de la Rana, municipio de Metlatonoc, desde mayo de 2021 las niñas y los niños no han tenido clases porque no cuentan con docentes. Las autoridades comunitarias y el comité de padres de familia han solicitado maestras y maestros, pero no han sido escuchadas.


Texto: Mecapal: cargadores de esperanza / Animal Político

 

Enero no fue nada alentador no solo por la ola de asesinatos y desapariciones que genera la violencia de los grupos de la delincuencia organizada en el estado de Guerrero, sino por el descontento social expresada en 85 protestas sociales para exigir la falta de maestros y maestras, plazas, salarios y construcción de escuelas.

En la Montaña de Guerrero, a pesar del histórico abandono por parte de las autoridades, las comunidades indígenas tienen una espantosa esperanza de que tarde o temprano llegarán maestros o maestras para que las niñas y los niños por fin vayan a las abandonadas escuelas.

En la comunidad Ñuu Savi de Llano de la Rana, municipio de Metlatonoc, desde mayo de 2021 las niñas y los niños no han tenido clases porque no cuentan con docentes. Las autoridades comunitarias y el comité de padres de familia han solicitado maestras y maestros, pero no han sido escuchadas. “No hay educación para nuestras hijas e hijos. La profesora quería que fuéramos a un plantón para que manden maestros, pero les dijimos que no porque en otras ocasiones hemos ido, pero no resuelven nada, sólo llegan en septiembre y en octubre se van”, señalaron madres y padres de familia.

La esperanza esta en las butacas. Los maestros y maestras llegaran con el tiempo.

El presidente de la Asociación del Comité de padres de familia Rufino Guerrero Ortiz, el secretario Moisés Cano Vázquez y el tesorero Paulino Cano Aguilar relataron que las familias están “esperando que las autoridades manden maestras o maestros para que ya inicien las clases, principalmente en el preescolar porque las aulas están vacías. Entregamos los papeles de nuestros hijos e hijas, acudimos a una reunión donde estaban presentes 28 niños y niñas, ahí nos dijo la maestra que ya no iba a regresar porque su contrato ya había terminado. –Platiquen con el supervisor para que mande otra maestra porque yo vengo nada más por contrato, nos dijo”.

A pesar que el Centro de Educación Preescolar Indígena “Cuitláhuac» de la comunidad Llano de la Rana cuenta con clave de centro de trabajo 12DCC0055Z, la supervisora Gregoria y la jefa de zona 033 Angelina, acudieron en una ocasión para decirles que “la gente espere a la otra maestra” para que se entregaran los certificados a las niñas y niños que iban a terminar, pero nunca llegó. “Varios niños y niñas se quedaron sin la posibilidad de seguir sus estudios en la primaria por falta de una constancia”, señaló don Rufino Guerrero.

El 16 de septiembre hubo cambio de comité de padres de familia, sin la presencia de las maestras, sin embargo, la esperanza estaba en la supervisora. Con el tiempo los niños y las niñas se quedaron en sus casas con sus libros y cuadernos abiertos para que no quedaran rezagados en su formación básica. Otras familias tuvieron que migrar a los campos agrícolas de Sinaloa para trabajar en el corte de chile, jitomate y verduras chinas.

Todas las niñas y niños empezaron a acompañar a sus papás y mamás al trabajo cotidiano porque se les hacían eternas las horas y el día se prolongaba dejando un ambiente de melancolía. Las familias que migraron volvieron a la comunidad. Llegó el 2022, pero sólo el viento de las montañas pasaba haciendo remolinos de polvo por las calles. Las aulas permanecían en silencio.

Fue hasta septiembre de 2022 cuando llegó la “supervisora sólo para pedirnos de favor que fuéramos a un plantón y como ya hemos mencionado le respondimos que no era posible porque nos prometen y no cumplen”, reiteró una madre de familia.

A finales de septiembre de 2022 el comisario, así como el comité de padres de familia de la escuela preescolar “Cuitláhuac” y la primaria de la comunidad Nuu Savi acudió a las oficinas del Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan porque niñas y niños no estaban accediendo al derecho a la educación.

El 24 de noviembre de 2022 integrantes de Tlachinollan acudieron a la localidad de Llano de la Rana para recabar información y observar en qué condiciones se encontraban las escuelas en ese rincón de la Montaña. Las familias estaban preocupadas por la educación de sus hijas e hijos. Una maestra ha ido en dos ocasiones, una vez fue para invitarlos a protestar, pero como se negaron no volvió más.

«Las maestras que se fueron no entregaron calificaciones ni certificados a las niñas y niños que estaban en tercero. Son 28 niños, solo faltan otros dos que andan en Chihuahua, pero ya van a llegar. La última maestra que estuvo se llevó todo, hasta el sello y la llave. La maestra Gregoria nos dijo que hubiéramos ido al plantón para hablar con la profesora que se fue para que renovara su contrato. La verdad es que ya estamos desesperados porque nuestros hijos no pueden seguir estudiando”, dijo don Moisés Cano.

Los habitantes de Llano de la Rana recuerdan que el preescolar “Cuitláhuac” se abrió entre el 2005 y 2006. Que Yazmidali Néstor Vidal ha sido la única maestra que ha tardado siete años. Después mandaron a la maestra Gregoria, pero como no hablaba Tuun Savi los niños no le entendían. Luego estuvo tres años el maestro Samuel Camilo. La última fue Senorina que, con clave de primaria, dio la clase en preescolar durante cinco años. En los últimos años las niñas y los niños han estado abandonados.

En la primaria es la misma historia. El 23 de septiembre de 2021 las niñas y los niños no han podido tener clases porque la maestra simplemente dijo que se iba, mientras que otra maestra se cambió porque los alumnos se fueron a los campos agrícolas. Sin embargo, varias niñas y niños se quedaron en la comunidad, pero en ocasiones ávidos de conocimiento acuden a las instalaciones educativas, se sientan en sus butacas y abren sus cuadernos.

La maestra que había quedado “no sabía cómo atender a todos” y terminó por “irse sin avisar al comisario, llevándose el sello. Días después llegó con el supervisor para entregar el sello” a dos practicantes de maestría.

“Los padres de familia tienen una bonita organización, se comunican un día o una semana antes, entonces la maestra que se fue debió avisarnos, al menos al comité de padres de familia. Nada más llegaron de sorpresa y me dieron el sello, ya no hubo tiempo para llamar a una reunión porque, así como llegaron, se fueron rápido”, comentó el maestro pasante. También expuso al comité de padres de familia que están trabajando con los niños y niñas con herramientas pedagógicas y que están subiendo las calificaciones al sistema porque llegaron en el mes de noviembre.

La maestra y maestro que están en prácticas, sin sueldo, se hacen cargo de más de 40 estudiantes. Se dividieron en tres grupos y dentro de un aula están los de primero, segundo y tercero, en la otra aula de cuarto a sexto. La escuela primaria no es multigrado, pero está funcionando con esa modalidad.

La realidad de las niñas y niños de la comunidad de Llano de la Rana es complicada y compleja porque de acuerdo con estimaciones del Censo de Población y Vivienda 2020 de INEGI hay un alto grado de marginación. Los 179 habitantes viven en condiciones de pobreza. Metlatonoc es el municipio más pobre no sólo de la región de la Montaña, sino de México. El 97.7 por ciento de su población vive en condiciones de pobreza; el 67.8 por ciento en pobreza extrema y el 30 por ciento en pobreza moderada, según datos de CONEVAL.

No solo es la precarización de las familias y las pocas oportunidades de trabajo en las comunidades indígenas de la Montaña, sino el abandono de la niñez por parte de las autoridades municipales, estatales y federales. El titular de la Secretaría de Educación en Guerrero, Marcial Rodríguez Saldaña, ha señalado que en el ciclo escolar 2022-2023 fueron entregadas 721 plazas persiste el problema. La falta de maestros y maestras ha sido histórica en esta región golpeada por el olvido, la violencia, la discriminación y el desprecio de los gobiernos.

El caso de la comunidad de Llano de la Rana evidencia la problemática que se padece las niñas y los niños indígenas de la Montaña. Es urgente que las autoridades educativas atiendan la grave situación de falta de maestros y maestras. Las autoridades estatales y federales están obligadas a respetar las leyes y deben garantizar los derechos básicos en los términos que marca el artículo tercero de nuestra constitución política, así como los tratados internacionales para que no se siga violentando el derecho a la educación de la niñez en la Montaña de Guerrero.

 

Este texto fue elaborado por el equipo de Animal Político y lo reproducimos con su autorización.

Denuncia alcaldesa de Acapulco agresión de escoltas de la gobernadora

Texto: Jesús Guerrero

Fotografía: Facebook Abelina López Rodríguez

3 de febrero 2023

Chilpancingo

 

La alcaldesa de Acapulco, Abelina López Rodríguez, denunció que escoltas de la gobernadora Evelyn Salgado Pineda la agredieron y optó por retirarse de un acto oficial que encabezaba la mandataria estatal en la colonia Emiliano Zapata.

En un comunicado oficial, el Ayuntamiento de Acapulco informó que en las redes sociales existe un video donde se ve que uno de los escoltas de la gobernadora encara y empuja a la presidenta municipal durante su complicada salida del evento de hoy en la zona suburbana donde presentaron el programa Territorio Violeta.

«La alcaldesa reacciona defendiéndose de la agresión sufrida, a pesar de que se había identificado».

En ese video se ve a López Rodríguez gritarle al escolta: «¡Cálmate, estás en el territorio de Acapulco, cálmate!».

En la imagen, Abelina López Rodríguez junto a la gobernadora Evelyn Salgado Pineda en la presentación del programa Territorio Violeta en Acapulco.

En el comunicado informaron que desde el arranque de la actividad que encabezó Salgado Pineda no aplicaron protocolos para la entrada y salida del evento; la aglomeración fue incontrolable.

También que el equipo de escoltas de la gobernadora complicó y entorpeció el tránsito de las autoridades, pero sobre todo el de la alcaldesa, a quien la bloquearon durante todo su trayecto.

«Cabe mencionar que esta no es la primera ocasión en que la presidenta municipal y su equipo de trabajo son víctimas de alguna agresión o discriminación por parte de las escoltas de la gobernadora o del personal de logística y avanzada del gobierno del estado», se lee en el comunicado.

El Ayuntamiento de Acapulco difundió que después de esos hechos la edil optó por retirarse y no participar en el banderazo de inicio del programa para salvaguardar su integridad.

La administración municipal informó a través ese comunicado que solicitarán a los organismos administrativos y de derechos humanos que investiguen y castiguen a los responsables de la agresión contra la alcaldesa.


Te podría interesar:

Piden a alcaldesa de Acapulco que ya no hable sobre homicidios

Faltan reformas para garantizar el aborto en Guerrero: activistas

Texto: José Miguel Sánchez
Fotografía: Foto Amilcar Juárez / Archivo
3 de febrero del 2023
Chilpancingo

Aun cuando en Guerrero el aborto es legal desde el 17 de mayo del 2022 faltan reformas a leyes de Salud y al Código Penal del Estado para garantizarles a las mujeres el acceso pleno a una interrupción segura del embarazo.

Durante la conferencia Aborto Legal, Derecho Constitucional, realizada en el marco de la Semana Jurídica organizada por la Secretaría General de Gobierno, las activistas feministas Jesica Estévez Ojendiz y Lourdes Juárez Díaz coincidieron en que falta camino legislativo y constitucional para que las mujeres en Guerrero puedan acceder a un aborto seguro.

Juárez Díaz mencionó que la reforma al Código Penal presentada por las diputadas Beatriz Mojica Morga, Citlali Calixto Jiménez y Nora Yanek Velázquez Martínez aprobada en mayo del 2022, aunque es un avance en el reconocimiento de los derechos de las mujeres, hay ciertos aspectos que pueden mejorar.

«La reforma de 2022 contempla y favorece mucho el tema del aborto electivo, es decir las mujeres que por decisión propia deciden practicarlo, y deja un poco relegado el tema de los abortos producto de agresiones sexuales», mencionó Juárez Díaz.


En la imagen, una joven festeja afuera del Congreso del estado por la aprobación de la despenalización del aborto en Guerrero.

Además mencionó que a ocho meses de la despenalización del aborto no hay información adecuada, tanto que el personal de salud sigue sin conocer protocolos para atender los casos de mujeres que van a abortar.

Otro tema que denunciaron en la conferencia es que se necesita otra reforma al Código Penal del Estado de Guerrero para garantizarle al personal de salud que no irán a la cárcel por practicar un aborto.

El Código Penal estatal en su artículo 159 aún establece penas para la persona o médico «que haga abortar a la mujer voluntariamente», a quien le impondrían una pena de uno a tres años de prisión.

«Ese artículo aún causa dudas en los médicos y es la causa de que muchos de ellos no practiquen una interrupción de embarazo», mencionó Estévez Ojendiz.

Otro tema es el llamado objetor de conciencia, una figura legal para que el personal médico evite practicar un aborto por considerarlo contra sus ideas religiosas o éticas.

Aun cuando en Guerrero no existen objetores de conciencia, la realidad es que «el personal médico hace muchas veces desistir a las mujeres que acuden por situaciones de violencia sexual o que quieren acceder voluntariamente a una interrupción del embarazo», explicó Estévez Ojendiz.

Las activistas mencionaron que aún faltan acciones de parte del Estado para garantizar a las mujeres el acceso total a una interrupción del embarazo y a erradicar la violencia contra las mujeres.

También mencionaron que son preocupantes las 13 carpetas de investigación abiertas por el delito de homicidio en razón de parentesco contra mujeres que abortaron y que deben salir libres porque no cometieron delito.


Te podría interesar:

El Poder Judicial retrasa la sentencia de Aurelia, encarcelada por un aborto fortuito

Otro enfrentamiento a balazos en comunidad de Petatlán que deja un muerto

Texto: Amapola Periodismo

Fotografía: José Luis de la Cruz / Archivo 

2 de febrero 2023

Petatlan

Un enfrentamiento a balazos ocurrió esta tarde en la comunidad de Coyuquilla Norte, municipio de Petatlán, con un saldo de un individuo muerto, cuatro lesionados y cuatro detenidos.

Según los informes extraoficiales, la confrontación armada ocurrió entre policías estatales con un grupo de delincuentes, quienes agredieron a los agentes en las inmediaciones de una escuela secundaria del pueblo.

La otra versión es que el enfrentamiento en realidad fue entre integrantes del grupo criminal de la Familia Michoacana y pobladores.

Según una fuente consultada, de la que se guardará la identidad por su seguridad, los miembros de la FM llegaron a la comunidad y cuando la gente se percató de su presencia fueron perseguidos desatándose un enfrentamiento.

Después de estos hechos llegó el Ejército y Guardia Nacional y detuvieron a cuatro individuos y aseguraron dos armas largas.

Desde hace seis días en el municipio de Petatlán han ocurrido diversos hechos de violencia.

El pasado sábado 28 de enero habitantes de la comunidad de El Parotal, también municipio de Petatlán, pero hacia la Sierra, desarmaron y retuvieron por casi 24 horas a 28 policías estatales después de que se enfrentaron con ellos a balazos.

La balacera dejó un saldo de cinco muertos, un comandante de la corporación y un policía, además de tres presuntos delincuentes que acompañaron a los agentes a esa comunidad de la Sierra a realizar una presunta operación.

De acuerdo con la versión de los lugareños, la confrontación armada empezó luego de que un comandante de la corporación policiaca protegió a los tres individuos que iban con ellos.

Estos tres sujetos, según los pobladores, eran miembros de la FM; son los murieron en el enfrentamiento al igual que el comandante y un policía.

 

Estampa de la comunidad de Tepochica, Iguala, un día después del supuesto enfrentamiento entre civiles y elementos del Ejército, donde murieron un militar y 14 de los civiles.

Después de ese sábado han ocurrido balaceras en varios pueblos de Petatlán y del municipio vecino, Tecpan de Galeana.

El martes 31 de enero se instaló una Base de Operaciones Mixtas con fuerzas de seguridad federal y estatal en la comunidad de Santa Rosa de Lima, municipio de Tecpan de Galeana, porque también ahí hubo un ingreso armado de presuntos delincuentes.

Los comisarios municipales y comisarios ejidales de comunidades de Tecpan de Galeana, Petatlán, Coyuca de Catalán y Ajuchitlán del Progreso pidieron a la gobernadora Evelyn Salgado Pineda que estas bases de seguridad se extiendan a las comunidades de San Antonio las Texas y Las Mesas.

En lo alto de la Sierra colindan las regiones de Costa Grande y Tierra Caliente. Los municipios de Tecpan y Petatlán pertenecen a la primera, y Coyuca de Catalán y Ajuchitlán del Progreso a la segunda.

Los comisarios plantearon su petición a Salgado Pineda durante una reunión que tuvieron ese martes en la comunidad de Santa Rosa de Lima, donde el lunes 30 ocurrió un enfrentamiento a balazos entre dos grupos de civiles armados.


Te podría interesar:

Familias de Tecpan se desplazan por temor después de ataque armado

Más de 3 mil toneladas de basura diarias en Guerrero sin manejo adecuado por falta de presupuesto

Texto: José Miguel Sánchez 

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo  

 

En Guerrero, de acuerdo con datos oficiales, se generan al día 3,421 toneladas de basura, de esta cantidad 78 por ciento es recolectada y el resto es vertida en tiraderos clandestinos, barrancas o quemada, y se carece de políticas públicas para el manejo de los residuos.

En el servicio público estatal no existen maneras adecuadas de manejar la basura, porque ningún municipio cumple con las normas de recolección de residuos, informaron de la Dirección de Residuos Sólidos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales de Guerrero (Semaren),

Flora Luz Cortés Sánchez, jefa de área de Residuos Sólidos, mencionó que uno de los problemas es el poco presupuesto en los ayuntamientos para tratar la basura.

“No tenemos una cobertura de recolección del 100 por ciento de residuos porque los ayuntamientos no tienen el recurso suficiente y al ser un estado con pocos recursos no alcanzamos a cubrir todas las necesidades”, mencionó Cortés Sánchez durante la conferencia La regulación de residuos sólidos a través de planes de manejo en Guerrero, celebrada en la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción CMIC, en el marco de la Semana Jurídica.

Un 30 por ciento de las 3,000 toneladas diarias de basura, expusieron en esta actividad, podrían aprovecharse, es decir, de manera reciclada, pero no existen programas ni infraestructura para hacerlo.

Toda la basura generada en la entidad es vertida en tiraderos a cielo abierto y la situación con respecto dichos sitios es inadecuada.

“No tenemos rellenos sanitarios, sólo tenemos sitios de disposición final que no son más que tiraderos a cielo abierto y ninguna cuenta con infraestructura básica, no están cercados, cerrados, no compactan la basura y genera más contaminación porque no hay un control”, mencionó Cortés Sánchez.

Otros dato manejado Semaren es que en Guerrero hay 116 sitios registrados como tiraderos, los cuales sólo 38 tienen cerca perimetral.

Para Cortés Sánchez los principales contaminantes de basura son los 1,700 negocios registrados que hay en Guerrero y que no tienen algún plan para tratar residuos.

Aunque estos datos sean oficiales, para diversos activistas ambientales, los datos pueden tener un sesgo importantes.

La responsable del Programa de Sustentabilidad de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro) –conocido como Uagro Verde, dedicado a la educación ambiental, separación de residuos y cuidado del medio ambiente–, María Guadalupe Díaz Salazar, mencionó que no se puede dar una cifra real sobre el tema de los residuos.

 

“Es muy diverso y no se puede generalizar, por ejemplo, en Chilpancingo mucha de su población es flotante, es decir, aquí sólo vienen a trabajar o estudiar y por temporadas hay mucha población y otras baja drásticamente, y obviamente la cantidad de residuos generados va a cambiar”, mencionó en entrevista.

Aun cuando no hay esfuerzos institucionales para atender el tema de la separación de residuos, a través de programas como la Uagro Verde o centros de reciclaje creados por la sociedad, se trata de dar una salida al problema.

En la Uagro Verde, los días viernes, de 11 de la mañana a dos de la tarde, hay un espacios para que la ciudadanía acuda a entregar sus residuos separados, desde electrónicos, medicamentos, ropa, pet y cartón.

Otra alternativa para la recolección son espacios como Amo Tlazolli, creado por especialistas para intercambio de residuos por productos como despensa, libros o materiales escolares, el único en su tipo de Chilpancingo.


Te podría interesar: 

Chilpancingo genera casi 500 toneladas de basura al día sin política para la separación de residuos

Salir de la versión móvil