Después de Otis, llegan las ballenas a Acapulco

Una ballena de la especie jorobada se zambulle la tarde del jueves (28 de enero del 2022), en las costas del puerto de Acapulco. Foto: Andrew Guzmán - Cromática, la imagen relatora de la realidad.

Texto: Itzel Urieta

10 de diciembre del 2023

Chilpancingo

 

La tarde del viernes 8 de diciembre, unas ballenas jorobadas fueron vistas cerca de la isla de La Roqueta, en Acapulco; este avistamiento es uno de los primeros de la temporada y ocurre después de las afectaciones que dejó el paso del huracán Otis en el puerto.

Oficialmente, la temporada comienza el 15 de diciembre, aunque ya hay avistamientos en partes del litoral guerrerense. La oportunidad de ver estos animales marinos en el puerto de Acapulco y otras ciudades costeras concluye en marzo.

Para estos avistamientos, de acuerdo con GroBios, una asociación dedicada al cuidado del medio ambiente en Acapulco, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), ya publicó un decreto donde se establecen las zonas oficiales para la observación de ballenas, en México.

La Semarnat recomienda contratar los servicios de observación con embarcaciones autorizadas.

El motivo de la llegada de las ballenas, de acuerdo con Katherina Audley, directora del proyecto Ballenas de Guerrero, es porque estos cetaceos “viajan desde el norte del océano pacífico y llegan al litoral mexicano en busca de aguas más calidas, porque allá las aguas son frías”.

El avistamiento de ballenas es una actividad turística que consiste en observarlas en su entorno natural; dicha actividad generalmente se realiza desde embarcaciones especialmente diseñadas para este propósito.

Desde Ballenas de Guerrero se pretende hacer conciencia sobre los avistamientos de estos animales marinos, por eso publicaron una guía para realizar esta actividad.

La principal recomendación para quien desee realizar un avistamiento es darles su propio espacio, “lo recomendable es dejar 240 metros entre la embarcación y la ballena, además de que no sean demasiadas las embarcaciones para que no se estresen”, dijo la directora de Ballenas de Guerrero.

La ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) es un cetáceo misticeto y comparte familia con otras especies como la ballena azul.

Una hembra suele medir entre 11 y 13 metros, con máximos de hasta 15; los machos suelen estar en el rango de entre los 11 y 13 metros.

Una ballena de la especie jorobada se zambulle la tarde del jueves (28 de enero del 2022), en las costas del puerto de Acapulco. Foto: Andrew Guzmán – Cromática, la imagen relatora de la realidad.

Las ballenas se han destacado por ser visibles cada año durante esta temporada de Invierno, mencionó Katherina Audley.

También son visibles en todos los destinos de playa del país, desde Baja California Sur hasta la costa de Chiapas.

En Acapulco, las ballenas suelen apreciarse a mitad de la bahía o desde los acantilados de Sinfonía del Mar o Puerto Marqués.