En 2023 creció la violencia contra los jóvenes, documentó Centro de Infancias y Juventudes

Texto: Itzel Urieta

Fotografía: Oscar Guerrero / Archivo

Chilpancingo

Durante del primer semestre de este año, de enero a junio, 25 jóvenes fueron asesinados con una crueldad mayor, alertó el Centro de Estudios sobre Infancias y Juventudes en Guerrero (Ceijgro).

La cifra puede aumentar porque hay datos que no se dan a conocer. Algunos de los casos que registró el Ceijgro a finales del 2022 e inicios del 2023, fue el asesinato de Paola Michelle, de 14 años.

La menor estudiaba el tercer grado en la Escuela Secundaria General Antonio I Delgado (ESGAID) y por las tardes ayudaba a su madre en la venta de dulces y postres en las calles del centro de Chilpancingo.

Cerca de las cuatro y media de la tarde Paola ingresó al Billar Deportivo Guerrero, ubicado sobre avenida Benito Juárez, a una cuadra del puesto de dulces de su madre, ahí fue asesinada, víctima colateral de una balacera que ocurrió en el lugar.

En febrero pasado, la joven de 29 años identificada como Ilse fue asesinada dentro de un hotel ubicado en el centro de Chilpancingo, de acuerdo con los reportes oficiales fue asfixiada, después de vivir violencia sexual.

Durante marzo, de acuerdo con el registro del Ceijgro, fue el mes más violento para los jóvenes, con un total de 13 jóvenes asesinados de manera violenta en distintos hechos en Guerrero.

«Desde la Montaña hasta las costas, ese mes fueron asesinados de manera directa 13 jóvenes en hechos que las autoridades al parecer no investigan», dijo la coordinadora del Ceijgro, Rosa Icela Robles Jiménez.

En junio, el caso de la familia Peralta Catalán encendió de nuevo las alertas del Ceijgro por el tipo de violencia ejercida en contra de dos menores de edad.

La familia Peralta Catalán, conformada por Elizabeth, Eloy, el hijo de ambos, Diego, de 17 años, y su novia, Brithany, de 16 años, fueron hallados sin vida la madrugada del sábado 24 de junio.

La forma en que asesinarin a estas cuatro personas es considerada como «brutal» por el Ceijgro; sus cadáveres fueron desmembrados, decapitados y esparcidos sobre la calle 16 de septiembre, esquina con Lerdo de Tejada, en el céntrico barrio de San Mateo.

Días antes del hallazgo la familia apareció en un video, donde Diego comenta ser el responsable de varios asesinatos en Chilpancingo como el de Paola, la menor que vendía dulces y postres en el centro de la ciudad, el del periodista Fredid Román Román, y el de un médico de Quechultenango.

Hasta el momento ninguna autoridad ha confirmado la veracidad de este video o si Diego fue obligado a inculparse. El video fue hecho durante el cautiverio de él, sus padres y su novia.

Robles Jiménez mencionó que muchas veces los jóvenes son los más criminalizados y estigmatizados.

“Esto no quiere decir que sean culpables, mucho menos que lo merezcan, esto es un tema estructural y de condiciones de vida, tiene un origen social, económico y laboral que tienen que atender las instituciones”, mencionó.

El asesinato de jóvenes, de acuerdo con Robles Jiménez, representa un problema para la sociedad y es la evidencia más clara de que no hay oportunidades para ellos.

“Una sociedad como la que experimentamos limita las posibilidades de desarrollo de nuestras juventudes, disminuyendo las oportunidades de crecimiento en muchos aspectos, principalmente profesional y laboral, lo que empuja a que éstas busquen alternativas de sobrevivencia, colocándolos muchas veces en condiciones de elevado riesgo”, mencionó en entrevista.