Por el tema de la biblioteca, diputados de Morena se acusan de todo

El diputado y presidente estatal de Morena, Jacinto González Varona, llamó a discutir los temas administrativos en privado 


Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Óscar Guerrero

15 de noviembre del 2022

Chilpancingo

 

En una discusión sobre violencia política de género y acusaciones entre los diputados de Morena terminó la sesión de hoy después de una serie de declaraciones públicas en torno a la demolición de la Biblioteca Siervo de la Nación del Congreso local.

Después de que el diputado local, Alfredo Sánchez Esquivel, llamó en declaraciones públicas «ignorante» a la actual presidenta de la Junta de Coordinación Política (Jucopo), Yoloczin Domínguez Serna, diputadas del PRI, PRD y Morena salieron en su defensa y acusaron de violencia política de género a Sánchez Esquivel.

Las declaraciones de Sánchez Esquivel fueron en torno al tema de la demolición de la Biblioteca Siervo de la Nación, después de que Domínguez Serna mencionara que no hubo razón para demolerla y que hay indicios de que hubo recursos destinados a la biblioteca que no se usaron para tal fin.

Esas declaraciones que se publicaron en diversos medios de comunicación llegaron al pleno del Congreso local esta tarde.

El tema terminó en una fuerte discusión entre los legisladores de Morena, en la que también se involucraron priistas y perredistas.

Comenzó en el último punto del orden del día, en el momento de las participaciones. La sesión transcurrió normal, lenta, aburrida, sin alguna ley o iniciativa que resaltara de las demás.

Pocos asistentes y pocos diputados estaban atentos a la sesión cuando la diputada priista y presidenta de la Comisión para la Igualdad de Género, Gabriela Bernal Reséndiz, subió a tribuna a hablar sobre la violencia contra las mujeres.

«El diputado Alfredo Sánchez Esquivel no tendrá más la comodidad de nuestro silencio, hoy hablo a nombre de muchas compañeras y compañeros que se suman a esta denuncia, las expresiones contra nuestra compañera diputada Yoloczin Domínguez Serna serán expuestas aquí, no tendrán nuestro encubrimiento porque, además, no ha sido la única víctima”, declaró en tribuna la diputada.

En ese momento muchos de los presentes en la sesión comenzaron a murmurar y se miraban entre si.

«Diputadas y mujeres trabajadoras de este Congreso han padecido expresiones agresivas y de violencia de género», agregó Bernal Reséndiz.

Al término de la participación de Bernal Reséndiz, Sánchez Esquivel levantó la mano. ¿Con que objeto diputado?, pregunto la presidenta de la Mesa Directiva. «Por alusiones personales», contestó el morenista.

En la tribuna Sánchez Esquivel se disculpó con Domínguez Serna y las trabajadoras «a las que haya ofendido o faltado al respeto» y argumentó que «siempre hablo en un tono donde parece que estoy enojado pero no es así», y dijo que tomaría un taller de nuevas masculinidades.

Ya comenzada la discusión, los y las legisladoras morenistas encendieron los ánimos, Jacinto González Varona, Citlali Calixto Jiménez y Fortunato Hernández Carbajal levantaron la mano para hablar sobre el tema.

Al final, la palabra le fue otorgada a la morenista Citlali Calixto Jiménez quien dijo que los procesos de deconstrucción no deben usarse para limpiar la imagen pública y pidió a Sánchez Esquivel «haga una autocrítica».

Agregó que las declaraciones en contra de Domínguez Serna no son un tema político ni de partidos. «Es una lucha contra la violencia de género que trastocó a todas las mujeres guerrerenses”.

Otra de las morenistas que participó en el debate fue Leticia Castro Ortiz, quien defendió a Sánchez Esquivel y acusó a Domínguez Serna de llevar a tribuna diferencias políticas y personales.

“Si te falta conocimiento en otros temas capacítate y capacita a tus asesores, pero no lleves eso a un plano ridículo”, espetó Castro Ortiz a Domínguez Serna.

Durante las participaciones, un grupo de diputadas entre las que estaban Calixto Jiménez, Beatriz Mojica Morga y la panista Ana Lendis Resendis Javier, rodearon la curul donde estaba sentada Domínguez Serna en muestra de apoyo.

Domínguez Serna permaneció sentada y parecía no inmutarse por el debate generado.

«Serenense. Yo aplaudo que aquí se mencione lo que está mal pero no hay que perder compostura», pidió la priista Alicia Zamora Villalba.

Al último, se mandó a votación la discusión, que en su mayoría los diputados votaron como concluida.

Antes de la discusión se entrevistó al diputado y actual presidente estatal de Morena, Jacinto González Varona, quien mencionó que como presidente del partido haría un llamado a discutir temas administrativos del Congreso en privado.

Y que como partido de manera privada se hablaría con ambos.

Como diputado mencionó que él nunca tuvo información acerca de la demolición de la Biblioteca y que ese siempre fue un tema que se manejó de manera muy discreta.

«Pero si de verdad hay irregularidades pues se tendrá que proceder, y será otro proceso».

Power your creative ideas with pixel-perfect design and cutting-edge technology. Create your beautiful website with Zeen now.