Se suicida interna del Cereso de Chilpancingo

Texto: Amapola Periodismo

Fotografía: Oficial  

4 de junio del 2020

 

Deprimida por el fallecimiento de su madre, Belén Alcocer Sánchez, alías La Güera, se habría suicidado en el baño de su celda del Centro de Reinserción Social de esta ciudad.

 

La Fiscalía General del Estado (FGE) asegura que el cadáver de esta mujer fue hallado colgado, por lo que se presume que ella se mató.

 

En las últimas semanas, Belén Alcocer estaba en terapia psicológica debido a que atravesaba crisis de depresión.

 

Su situación emocional se agravó cuando se enteró del fallecimiento de su madre Josefina Sánchez quien desde que ella fue detenida (en agosto del 2018) se quedó a cargo de sus tres pequeños hijos.

 

La Fiscalía General señala que el proceso judicial de Belén Alcocer seguía su curso por el delito de homicidio en agravio de dos mujeres.

 

A La Güera se le acusa de haber asesinado a las meseras Lizbeth y Karen y lesionar de bala a otra mujer más la noche del 25 de abril en la calle Galo Soberón y Parra, frente a las oficinas de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos, en el centro de Chilpancingo.

 

Uno de los testigos de los homicidios contó que ella y las dos meseras recién habían salido de un bar ubicado en el Andador Zapata y cuando caminaban por la calle Soberón y Parra una motocicleta con varios tripulantes armados les dispararon.

 

En el ataque murió Lizbet, y herida Karen, quien falleció posteriormente cuando era atendida en el Hospital General Raymundo Abarca Alarcón.

 

El hombre que acompañaba a las dos víctimas resultó ileso.

 

Una mujer que caminaba por la calle resultó herida, pero quedó fuera de peligro.

 

Días después de estos hechos, la FGE informó de la detención de Belén, alías la Güera, a quien la acusaron del doble homicidio, además de dedicarse a la venta de drogas, extorsionar y cobro de cuotas a los vendedores ambulantes que se instalan en el primer cuadro de Chilpancingo.

 

La Güera también tenía un puesto de venta de piratería en Andador Zapata.

 

Días después de la detención de Belén, su madre, doña Josefina Sánchez encabezó una protesta de vendedores ambulantes afuera del ayuntamiento de Chilpancingo exigiendo la libertad de su hija.

 

La señora quien dio a conocer que padecía cáncer iba acompañada por los tres pequeños hijos de Belén.

 

En esa ocasión, la mamá de La Güera denunció que a raíz de la detención de su hija, ella y sus demás compañeros eran amenazsdos de muerte por supuestos miembros de la delincuencia.

 

«Yo tengo cáncer y me están atacando que soy sicaria. Si apenas me puedo levantar de mi cama para caminar, eso es injusto y tenemos miedo de que esas amenazas que nos hacen las cumplan», denunció aquella vez doña Josefina.

 

Los vendedores ambulantes acusaron al alcalde perredista Antonio Gaspar Beltrán de enviar agentes de Gobernación municipal para desalojarlos a pesar de que daban su cuota de dinero todos los días.

 

La señora y los demás vendedores acudieron esa vez a la Comisión Estatal de Defensa de Derechos Humanos (CEDH) para acusar al alcalde Antonio Gaspar Beltrán y exigir la libertad de La Güera, su lideresa.

 

 

Salir de la versión móvil