Hallan asesinado al joven Miguel Alexander, llevaba un día desaparecido

El cadáver del joven fue hallado con un mensaje del crimen organizado


Texto: Amapola Periodismo

23 de mayo del 2024

Chilpancingo 

 

Miguel Alexander Guerrero Mejía, de 21 años, reportado como desparecido el 21 de mayo, en Iguala, fue hallado asesinado en la colonia El Tomatal, de esa ciudad.

Miguel Alexander vestía solo un bóxer gris y estaba amarrado de las manos, tenía los ojos vendados y un disparo en la sien.

Junto a él se halló una cartulina color fosforescente donde un grupo del crimen organizado, que lo señalaba de cometer delitos. Los integrantes de estos grupos no son ministerios públicos para señalar a alguien de cometer delitos, pues no realizan investigaciones para ello y, menos, de quitar la vida por ello, como justicieros.

Su madre, Lisset Mejía Solano, quien trabaja como enfermera reportó la desaparición de su hijo, el 21 de mayo.

“Por favor, ayúdenme a encontrar a mi hijo, me lo levantaron (privaron de su libertad) el día de hoy”, publicó Mejía Solano en su página de Facebook.

Un medio de comunicación de Iguala, La voz de la Noticia, informó que según la versión de los familiares, un grupo de hombres desconocidos se lo llevaron a la fuerza desde su domicilio.

La familia acudió al instante a la Fiscalía General del Estado (FGE) a interponer la denuncia por la desaparición.

Tan solo unas unas horas más tarde, Mejía Solano dio las gracias a amigos, familiares y conocidos que compartieron la ficha de búsqueda de su hijo, pero ya lo había hallado sin vida.

En Guerrero, en lo que va del mes de mayo suman 21 personas desaparecidas, 13 personas fueron localizadas, entre ellas Miguel Alexánder Guerrero quien fue hallado asesinado.

 

 

No hay nada que festejar, gritan madres de Guerrero que buscan a sus hijos desaparecidos

Marchan el Día de las Madres para exigir a la gobernadora más presupuesto para acciones de búsqueda

Texto y foto: Jesús Guerrero
Viernes 10 de mayo de 2024
Chilpancingo

Con gritos de “no hay nada que festejar” y reclamos a la gobernadora Evelyn Salgado Pineda de más presupuesto para las acciones de búsqueda de desaparecidos y que el congreso local legisle en esa materia, madres buscadoras de fosas clandestinas se manifestaron en el marco del Día de las Madres en Chilpancingo.

«Vimos a la gobernadora en sus redes sociales cómo abraza a su mamá, pero no la vemos que se solidarice con las madres que sufrimos la desaparición de un hijo», reprochó la mamá del normalista de Ayotzinapa desaparecido Cristian Alonso Rodríguez.

Durante la protesta que encabezaron madres del colectivo Guadalupe Rodríguez Narciso y de los normalistas de Ayotzinapa, hubo reclamos a Evelyn Salgado y a la presidenta municipal de Chilpancingo, Norma Otilia Hernández Martínez, ambas de Morena, de encabezar pomposos festejos con un inmenso derroche de presupuesto.

«No hemos visto que la gobernadora y la alcaldesa Norma Otilia realicen acciones de gobierno para la localización de desaparecidos», insistió la madre de Cristian Alonso durante el mitin efectuado en el antimonumento de los 43 colocado en el monumento de Las Banderas.

El jueves 9 de mayo, la gobernadora Evelyn Salgado encabezó un festejo a las madres en la explanada de la sede del gobierno estatal, donde se rifaron motocicletas y otros regalos, pero hubo quejas de las asistentes de que no hubo suficiente comida.

Madres de desaparecidos marchan en la capital de Guerrero para exigir respuestas ante las desapariciones de sus familiares. Foto: Jesús Guerrero

Este sábado 11 de mayo, Norma Otilia encabezará el festejo a las madres, con entrega de regalos, comida y baile con varios grupos musicales en el zócalo de Chilpancingo.

Una de las hermanas de Juan Álvarez Gil, desaparecido hace 11 años, denunció que la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas Desaparecidas carece de presupuesto suficiente y de autonomía.

La iniciativa de ley estatal de desaparición forzada sigue vetada en el Congreso local.
«Los diputados locales ya van a dejar el cargo en los próximos meses y nos deben la aprobación de esa ley», señaló la hermana de Juan Álvarez.

Durante la protesta, las madres denunciaron que en Guerrero se carece de un centro de identificación humana.

«Nosotros hemos hallado restos humanos en fosas clandestinas, y pasan meses para que sean identificados, porque se carece de equipo», denunció una de las madres.

A la protesta, llegó doña Petra Gaspar, madre de Juan Carlos Díaz Gaspar, de 27 años, desaparecido este 17 de abril luego de salir de trabajar en el restaurante Vips.

Fichas de búsqueda pegadas fuera del restaurante VIPs donde se le vio por última vez a a Jun Carlos Díaz Gaspar. Foto: Amilcar Juarez

Desde la colonia Independencia, ubicada al poniente de Chilpancingo, doña Petra bajo y cuando llegó al mitin dijo estar cansada.

«Me duele la espalda de tanto caminar; y es que allá en mi colonia no hay transporte público», se quejó doña Pera, quien suele llorar cuando habla de su hijo desaparecido.

«Las autoridades, la Fiscalía General del Estado (FGE) no hace nada. Ya casi se cumple un mes de que mi hijo desapareció y no hay ninguna investigación», recriminó doña Petra.

Desde el 18 de abril, un día después de la desaparición de Juan Carlos, Petra y familiares salieron a las calles a pegar copias de la ficha de búsqueda que emitió la Fiscalía en los postes y otros lugares públicos, parav pedir la colaboración de la ciudadanía para localizarlo.

Doña Petra no fue la única que criticó la inacción de la Fiscalía para investigar el paradero de desaparecidos.
Doña Margarita Leyva Cruz, dijo que interpuso una denuncia en 2019 por la desaparición el 18 de mayo de ese año de su hijo Alberto Ponce Leyva, y que este lunes 6 de mayo le enseñaron el expediente de la carpeta de investigación en blanco.

«Es decir, desde hace cinco años que mi hijo desapareció, y la Fiscalía no ha investigado nada», acusó Margarita, quien soltó en llanto frente a los reporteros.

Otro engaño que la FGE le hizo a doña Margarita fue cuando un funcionario le aseguró en 2021 que su hijo se había ido a Estados Unidos, sin mostrarle ninguna prueba.

«Yo le dije a ese funcionario de la Fiscalía que me diera videos o fotografías donde está mi hijo en Estados Unidos o abordando un autobús, pero no me dio nada. Todo fue un engaño, acusó.

Recordó que su hijo Alberto Ponce trabajaba de ayudante de albañil de una obra que se estaba construyendo en la colonia Eduardo Neri.

Los días subsecuentes de la desaparición de Alberto Ponce, doña Margarita, otros familiares y amigos lo buscaron por los cerros y barrancas de esa zona ubicada al poniente de Chilpancingo.

«Después de la desaparición de mi hijo, yo estuve buscándolo cinco meses por esa zona, recorriendo barrancas y montes, pero lo lo encontré», aseguró Margarita Leyva.

De los desaparecidos en abril, 65 por ciento son jóvenes y menores

Texto: Margena de la O

Foto: Cortesía de Tlachinollan

8 de mayo del 2023

Chilpancingo

El promedio de desaparición de personas durante abril en Guerrero es de más de una persona por día, debido a que el acumulado del mes fue de 40, y la mayoría son jóvenes menores de 30 años.

El seguimiento que Amapola, periodismo transgresor da a los casos con base a las fichas de la Fiscalía General de Estado (FGE) y en los reportes que hacen familiares a través de redes sociales expone que fueron 25 hombres y 15 mujeres.

Del acumulado general, 26 son menores de 30 años, 13 de cada grupo, lo que arroja un 65 por ciento de jóvenes y niñas y niños desaparecidos durante el mes pasado.

De este grupo que da la certeza de que la desaparición estuvo concentrada en los jóvenes, 12 son menores de edad, ocho mujeres y resto hombres.

Si cruzamos estos mismos datos, queda en evidencia, además, que la mayoría de las mujeres que desaparecieron en Guerrero el mes pasado son menores; de las 15 contabilizadas, ocho tienen menos de 18 años. Las menores desaparecidas fueron: Rebeca Itzel, Zuria Magaby, Mía Lizeth, Jhoana Bethzy, Angelique Daniel, Teresa, Duadis Yamilet y Ana Karen. De ellas han aparecido cinco y vivas.

Una vez situados en la cifras generales, el más pequeño desaparecido durante abril fue Lucas, de cinco años, en la ciudad de Ometepec, el 27 de marzo pasado. Su caso está concentrado en el mes pasado porque la denuncia fue puesta por sus familiares hasta el 1, de acuerdo a lo aparece en la ficha de la Alerta Ámber.

Afortunadamente fue localizado vivo tres días después, el 4. Las condiciones en que aparecen no es una información que exponga la Fiscalía General del Estado (FGE) como parte del seguimiento del caso, lo más que ofrecen es la ficha con la palabra localizado, y en pocos aclaran si es con vida o no, eso ya forma parte del rastreo periodístico de este acumulado de datos.

El reporte de este mes ofrece algunos datos alentadores, porque 11 personas del concentrado general, incluido Lucas y parte de las menores mencionadas, fueron localizados: siete mujeres y cuatro hombres. Casi a todos los hallaron vivos, sólo a uno no. Se trata de Feliciano García Nava, de 20 años.

Al joven, de acuerdo con los escasos datos de la ficha de búsqueda, lo vieron por última vez el 5 de abril pasado en Acapulco; la localización de su cadáver fue reportado el 15, pero el hallazgo ocurrió dos días antes.

Resulta que Feliciano era miembro de la Guardia Nacional, originario de la localidad de Río Claro, perteneciente al municipio de Papantla, Veracruz. Llevaba un año en la corporación militar y estaba destacamento en Acapulco, Guerrero.

Lo único que se sabe del caso es que Feliciano había participado en un enfrentamiento armado en el puerto, de acuerdo a lo que consignaron algunos medios de comunicación por parte de su familia, después de que recibieron su cadáver el 15 de abril pasado.

Las autoridades de Guerrero nunca dieron detalles de lo que pasó o cómo fue que, primero, desapareció y, después, murió. Lo único que existe es la ficha de búsqueda de la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas, donde sólo aparecen generalidades.

Feliciano cumpliría 21 años el próximo 29 de noviembre.

Aspectos de la búsqueda que el Colectivo Luciérnaga realizó en las inmediaciones de Tlapa, el 22 de junio del 2023.

Para exponer los casos de desaparición de personas en territorio, las cifras de abril arrojan que en los municipios de región Centro, en particular en Chilpancingo, es donde más casos de desaparición de personas fueron documentados, con 16 casos, de los 40 que son en total.

Le sigue en este Costa Grande, con siete casos; Acapulco, con seis; región Norte, con cuatro; Costa Chica, con tres, en particular ocurrieron en Ometepec, y la Montaña, con dos casos. Sólo hay dos casos en los que en sus fechas no es claro dónde fue la última vez que les vieron.

El porcentaje de desaparición se mantiene

En los dos meses anteriores, marzo y febrero, las cifras de desaparición en Guerrero, medidas con los mismos parámetros, se mantiene en números similares, entre las cuatro decenas.
En febrero, por ejemplo, 42 personas fueron reportadas como desaparecidas, 24 hombres y 18 mujeres, y en marzo 46 en las mismas proporciones, 23 hombres y 23 mujeres.

Es decir, que con las cifras del último trimestre no hay indicios de que el panorama mejore.

Especial Otis: seis meses

Texto: Amapola Periodismo

Foto: Javier Verdín 

Sábado 27 de abril del 2024

Acapulco

 

El 24 de octubre del 2023, Acapulco amaneció con la amenaza de la presencia de una tormenta tropical que durante el transcurso del día aumentó su nivel, hasta que por la noche llegó a categoría 5.

Los acapulqueños amanecimos con la sensación de que habían enfrentado la fuerza más devastadora en la historia del puerto, pero aún desconocían la magnitud de los daños. Así fue el amanecer en Acapulco el 25 de octubre.

 

Primeras imágenes del paso del huracán Otis, en el amanecer del 25 de octubre en Acapulco, aún con intensa lluvia y rachas de viento intensas. Resultado: destrucción total.

Aspecto de la calle Nuevo León de la colonia Progreso de Acapulco. El río se desbordó. Dejó autos muebles y casas hundidas en el fango.

Así se veía el Club de Yates de La Marina, en la zona del fraccionamiento Las Playas. En este lugar se podía apreciar decenas de yates hundidos. Los capitanes y oficiales de las embarcaciones comenzaron a hacer las cuentas de las pérdidas humanas. El dato oficial indica que la noche de Otis fallecieron 52 personas y 32 siguen desaparecidas.

Otis provocó una destrucción enorme de la naturaleza, cientos de árboles cayeron y también animales domésticos y silvestres fueron arrasados, cuyo número es incuantificable.

Al primer día de la destrucción que dejó Otis, cientos de personas comenzaron con el saqueo en tiendas departamentales y también a casas, por lo que grupos de vecinos por las noches bloqueaban los accesos a las calles y se armaron con cuchillos, machetes y palos para defenderse. Esta imagen corresponde a la colonia Aguas Blancas.

Días después, pareciera que el gobierno quería minimizar los daños entre los marinos, por lo que familiares de desaparecidos de embarcaciones iniciaron protestas afuera de la Décima Segunda Región Naval de Acapulco, para exigir su búsqueda.

Durante la noche del huracán, varias familias perdieron a seres queridos y todas las desapariciones son importantes, sin embargo, el caso de la familia Trinidad Ortega, de la colonia Nueva Era, se convirtió en un caso emblemático.

La familia Trinidad Ortega, compuesta por Yanet Ortega González, madre de Ángel Martín, Camila de Jesús y la esposa de Ángel Martín, Arely Texta Sánchez, y Estefanía Orozco, amiga de Yanet, quien estaba de visita, fueron arrastrados por un aluvión de agua y tierra. Sólo quedó vivo Cándido Trinidad de la Cruz, el esposo de Yanet y padre de Ángel Martín y Camila.

 

En la imagen Cándido Trinidad y su madre colocan un altar con velas e imágenes en memoria de los desaparecidos y en el preciso lugar donde la corriente se los llevó.

Convocan familiares de Juan Díaz Gaspar, desaparecido desde el 17 de abril, a una marcha para exigir su búsqueda

Texto: Andrea Mendoza

23 de abril del 2024

Chilpancingo

 

Familiares de Juan Carlos Díaz Gaspar, de 27 años, desaparecido desde el 17 de abril en Chilpancingo, convocaron a amistades, conocidos y público en general a unirse a una marcha pacífica el próximo viernes, a las ocho de la mañana, para exigir su búsqueda.

 

Galy Díaz Gaspar, la hermana de Juan Carlos, pidió apoyo a la ciudadanía para hacer esta marcha el viernes, a las ocho de la mañana, en el punto conocido como Las Banderas, al sur de la ciudad.

 

Juan Carlos Díaz Gaspar, de 27 años, desapareció el 17 de abril, después de salir de su jornada laboral en el restaurante Vips, ubicado al sur de la ciudad.

Juan Díaz portaba una playera negra con el logo de Vips, pantalón gris con cuadro chico y tenis rojos. Al salir del restaurante, Juan Díaz llevaba consigo una motoneta marca Italika color rojo con negro, que tampoco ha sido localizada.

Juan Díaz es moreno claro, ojos medianos cafés oscuros y cabello castaño oscuro. Como señas particulares, el joven tiene un tatuaje en el hombro derecho con números romanos, otro tatuaje en el pecho del lado izquierdo de un león, en las costillas una frase con la leyenda ‘si después de esta vida volviera a nacer, una sola cosa le pediría a Dios, que mi madre volviera a ser mi madre’, y también un tatuaje en la espalda de letras japonesas.

El joven también tiene dos cicatrices de dos centímetros, una en la frente y otra en el cuello.

Los familiares de Juan Carlos están desesperados por la falta de noticias del joven. Todos los días comparten la ficha de búsqueda en su redes sociales para hacer difusión y encontrarlo.

Galy Gaspar tiene colgado en sus redes sociales el siguiente posteó: «Te vamos a encontrar manito, ¿dónde estás” y pide a todos marcar al número 800 932 7692, si tienen alguna información para localizar a su hermano.

Acuerdan colectivos suspender acciones de busqueda en Chilpancingo, a causa de la inseguridad

Texto y foto: Jesús Guerrero

Jueves 18 de abril del 2024

Chilpancingo, Gro.

 

Los colectivos de madres acordaron suspender acciones de búsqueda de sus desaparecidos en distintos puntos de Chilpancingo, debido a la violencia e inseguridad que existe en esta ciudad, derivado de la pugna entre las organizaciones del crimen organizado.

Las activistas de los colectivos María Herrera y Centro Minerva Bello anunciaron que en el marco de la Jornada Nacional de Búsqueda Humanitaria, que empezó este jueves 18 de abril, acordaron pegar fotografías de sus desaparecidos en las calles del primer cuadro de Chilpancingo el sábado 19.

«Vamos a realizar estas actividades sin el acompañamiento del gobierno», informó Gema Antúnez Flores, representante del colectivo María Herrera.

La tarde de este jueves, integrantes de los dos colectivos pegaron fotografías de los desaparecidos en la fachada de la catedral de La Asunción, en donde desarrollaron un mitin en el que exigieron al gobierno que deje de «desaparecer a sus desaparecidos».

La mayoría de los colectivos del país van a realizar búsquedas en los cerros y en diversos puntos sin el acompañamiento de las autoridades.

«Aquí en Chilpancingo no hay condiciones para que nosotros vayamos a los cerros a buscar fosas clandestinas, por la inseguridad, y no queremos arriesgarnos», señaló Gema Antúnez, cuyo hijo, Juan Sebastián García Antúnez está desaparecido desde 2011.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (ENSU), del INEGI, aplicada en 90 ciudades del país, en el primer trimestre de este 2024, Chilpancingo ocupó el cuarto lugar en la percepción de inseguridad, según su propia ciudadanía.

En los últimos ocho días, se registró una nueva oleada de violencia en las calles de esta capital, con ataques al transporte público local y foráneo, además del asesinato a balazos de tres hombres, entre ellos un taxista.

Después de estos hechos violentos, se han visto con más frecuencia los patrullajes de la policía estatal, la Guardia Nacional y el Ejército en las calles durante el día y la noche.

La ola de violencia en esta capital y otros municipios de Guerrero se da en el contexto de las campañas políticas de los candidatos a la senaduría, diputaciones federales, diputados locales y los 83 ayuntamientos.

Gema Antúnez aseguró que Chilpancingo ocupa uno de los más altos índices de inseguridad en todo el país y que solo de 2021 a febrero de 2024, hay un registro oficial de más de 800 personas desaparecidas.

«Sabemos que en esta ciudad se están enfrentando los grupos del crimen organizado y desconocemos los motivos de su lucha, pero nosotros no vamos a arriesgarnos, y por eso decidimos no realizar actividades de búsqueda en campo», advirtió Gema Antúnez.

Los familiares pegaron más de cien fotografías de los desaparecidos en la fachada de la catedral.

 

Madre y padre desaparecidos, la historia de los hijos de Marla Jiménez Carachure

La maestra Marla fue en 2019 a hacer un trámite a Acapulco y ya no regresó; un año antes desaparecieron a su esposo y padre de sus tres hijos


Texto y foto: Andrea Mendoza

21 de marzo del 2024

Chilpancingo

 

Marla Jiménez Carachure había comprado un coche nuevo unos meses antes de su desaparición. Ese día, 21 de julio del 2019, viajaría a Acapulco con un compañero de trabajo para entregar documentación de la escuela de educación básica donde laboraban como maestros.

Su hijo Brayan Maximiliano Ángel Jiménez, en ese entonces tenía 22 años. Un día antes él le pidió a su madre ir con ella, pero no accedió porque él y sus dos hermanos adolescentes, uno de 17 años con autismo y la niña de 16, tenían escuela.

Su madre le pidió que los cuidara y salió a la mañana siguiente de su casa; dijo que llegaría más tarde.

Brayan le marcó varias veces a su celular para saber si ya estaba en Acapulco; el celular sonaba pero no contestaba. Al paso de unas horas, el celular enviaba directo al buzón. No había noticias de su madre ni de su compañero con el que viajaba.

A los dos días, Brayan levantó una denuncia en la Fiscalía General del Estado (FGE) y en los cuatro años siguientes nunca le proporcionaron un indicio, respuesta o hallazgo de datos.

Lo único que supo es que Marla Carachure no viajaba sólo con un compañero, iban dos personas más con ellos.

Para Brayan y sus hermanos era su segundo pérdida. Su padre desapareció un año antes; los tres hermanos se quedaron solos.

Un año después de la desaparición de su madre, Brayan conoció a integrantes del Colectivo Familiares en Búsqueda María Herrera, de Chilpancingo. Gema Antúnez Flores, la representante del colectivo, y otras madres de desaparecidos auxiliaron a Bryan y a sus hermanos para comenzar la búsqueda de su madre por vías externas a las dependencias oficiales.

Brayan dejó la Universidad, estudiaba Ingeniería Civil en la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro); al desaparecer su madre dejó los papeles de hijo y estudiante para convertirse en proveedor del hogar y mantener a sus dos hermanos. Comenzó a trabajar en la construcción, actualmente es albañil y sus amigos de la carrera, quienes finalizaron sus estudios, le dan espacio en sus obras.

Sus hermanos también dejaron la escuela, al llegar a la mayoría de edad empezaron a trabajar. Tienen en la actualidad una beca federal. De la escuela donde laboraba su madre nunca les dieron ningún apoyo, porque Marla estaba desaparecida, no fallecida.

Brayan y sus hermanos tienen unos tíos que les ayudan y están atentos de ellos, pero desde hace cuatro años se cuidan solos.

Bryan Ángel Jiménez, hijo de Marla Carachure, en la conferencia de prensa en Chilpancingo este 21 de marzo

Gema Antúnez dio a conocer hoy el hallazgo de cuatro cadáveres en una fosa, en Acapulco. Hasta el martes pasado las autoridades dieron aviso sobre la fosa y los cadáveres; uno de ellos es muy probable sea el de Marla.

Hace un año recibió la noticia de que hallaron la cartera de Marla Carachure cerca de una fosa reportada en Acapulco.

Las autoridades no le han confirmado a Brayan que el cadáver sea el de su madre, pero las pruebas de ADN, la vestimenta y algunas cicatrices lo confirman, según la representante del colectivo.

Bryan comenta que estaba esperanzado de hallar a su madre con vida, después se le corta la voz y comienza a llorar. Él ni la activista aún no saben cuándo le darán el cadáver de su madre.

El joven recuerda a su madre como una mujer alegre; sólo tiene buenos recuerdos de ella.

Gema Antúnez, por su parte, pide la aclaración del hallazgo de la fosa, porque el colectivo la reportó desde junio del 2023, pero apenas el martes pasado hallaron los cadáveres de manera oficial.

Porque este hallazgo es resultado de la Jornada Nacional de Búsquedas en Vida en la que participan varios colectivos de búsqueda de familiares de personas desaparecidas, entre ellos el María Herrera.

La jornada tuvo éxito para tres familias de diferentes partes del país; hallaron a seis personas, tres de ellas sin vida: Marla Jiménez Carachure, de Chilpancingo; Goyita Ortiz Garnica, de Guadalajara y el hijo de Sonia Povedeno, integrante del colectivo Una Luz en el Camino, de la Ciudad de México.

Las personas que hallaron con vida son tres que ubicaron en el Centro de Readaptación Social (Cereso), de Acapulco. Uno de ellos es un hombre de 34 años, hijo de Luisa Romo, integrante del Colectivo Voz, de Coahuila. Estuvo cuatro años desaparecido; perdió la memoria de muchas fases de su vida, como su infancia y del momento de la privación ilegal, comparte la representante del colectivo.

Al encontrarse con su madre, cuenta, se abrazaron, pero él sólo pudo cantar una canción de cuna; es lo único que recuerda de su infancia. La madre le dijo a Gema Antúnez que era la canción de cuna que ella le cantaba cuando estaba pequeño.

Otro localizado en el Cereso es Valentín Santibáñez Ramírez, originario de la Ciudad se México.

El tercer localizado con vida es José Manuel Ramos Catalán, también de Ciudad de México.

Al día de hoy Gema Antúnez tiene 96 casos activos de desaparición, de los cuales 22 se han unido en lo que va de este año.

Gobierno reduce 20 mil casos del censo nacional de desaparecidos; dice haber localizado a 3 mil 512 en lo que va del año

El gobierno federal reportó que el censo de desaparecidos es de 99 mil 729 casos, luego de no haber actualizado el registro desde agosto de 2023.


Texto: Redacción Animal Político

Foto: Amapola Periodismo/Archivo 

18 de marzo, 2024

 

El Gobierno Federal presentó una actualización del censo de desaparecidos en la cual reducen 20 mil casos de los 114 mil 815 que reporta el registro nacional.

Durante la conferencia de prensa matutina, la secretaria de Gobernación, Luisa María Alcalde, detalló que en agosto de 2023 se tenía un total de 110 mil 964 personas desaparecidas y no localizadas, sin embargo, con la actualización hasta el 15 de marzo pasado, se registraron 9 mil 427 casos más.

Foto: Oscar Guerrero/Archivo

“Lo anterior tiene que ver con las entidades federativas que van actualizando el registro pero aquí debemos restar 5 mil 576 personas que ya fueron localizadas por lo que nos da un total de 114 mil 815 personas desaparecidas”, declaró la secretaria.

Además, la titular de Gobernación señaló que a la cifra de 114 mil se le deben restar 15 mil 158 ya que son personas que ya fueron localizadas con la metodología de búsqueda del Gobierno Federal.

“Actualmente hay 99 mil 729 personas que aún estamos en proceso de búsqueda”, declaró Alcalde.

Visitas, defunciones o duplicidad, las localizaciones de desaparecidos

La funcionaria también expuso que de la reducción de 20 mil 193 personas, 4 mil 656 se localizaron a través de las visitas de casa por casa; 4 mil 629 por informe de defunción; 10 mil 717 informados por autoridad local; y 191 personas se han encontrado en centros penitenciarios.

Además, sostuvo de las 20 mil localizaciones, 3,512 se hicieron en lo que va de 2024, las cuales se suman al primer corte dado a conocer en diciembre pasado.

Actualización del nuevo censo hecho por el gobierno de López Obrador

Al mostrar los resultados por entidad federativa, se tiene que los tres estados con mayor número de localizaciones son CDMX (3 mil 80), Jalisco (2 mil 607) y Edomex (1, 493).

Luisa Alcalde mencionó que “en la mayoría de las personas no localizadas no son víctimas de desaparición forzada, la gran mayoría se trata de ausencias voluntarias. De las personas localizadas, el 86% no fue víctima de un delito”.

Foto: Itzel Urieta/Archivo

Irregularidades del censo de desaparecidos

Con el nuevo censo de personas desaparecidas, presentado en diciembre de 2023 por el presidente López Obrador, al menos 10 mil 720 nombres fueron borrados del registro nacional de víctimas de este delito, según los resultados de un análisis comparativo realizado por Animal Político y la asociación civil Data Cívica.

Entre esos nombres borrados se incluyen casos de víctimas cuya localización ha sido confirmada, aunque también están muchas personas que permanecen desaparecidas y a las que, indebidamente, las autoridades ya no reconocen esta condición.

Además, una investigación de A dónde van los desaparecidos, señala que más de 260 personas desaparecidas figuran con una clasificación errónea en el censo de la Estrategia Nacional de Búsqueda Generalizada.

Foto: Oscar Guerrero/Archivo

Se trata de casos mediáticos, víctimas que no han sido vistas desde la Guerra Sucia y personas cuyas familias informaron en las jornadas de búsqueda que no habían sido localizadas, están registradas como ubicadas sin confirmar su identidad o sin datos que permitan hallar a quien reportó el delito.

También se han denunciado irregularidades como que el nuevo censo de desaparecidos confunde a víctimas con familiares que los buscan, por ejemplo, el caso de una familia cuyo hijo está desaparecido, pero en el listado fue registrado su papá.

Desaparecen dos jóvenes, en Chilpancingo agreden a otro a balazos

Semana violenta para adolescentes y jóvenes en Guerrero


Texto: José Miguel Sánchez
30 de enero del 2024
Chilpancingo

 

En los últimos ocho días dos adolescentes fueron reportados como desaparecidos en Tixtla y Acapulco, uno más fue hallado asesinado en Huamuxtitlán y la madrugada de hoy un joven fue atacado a balazos al oriente de Chilpancingo.

La tarde del 27 de enero Omar Jaimes Muñoz, de 14 años, salió de su domicilio en la colonia Sinaí, a entregar unas medias para jugar futbol a uno de sus amigos en una cancha cercana a la colonia.

Por lo que se supo, Omar no llegó al lugar de la cita a entregar las medias, tampoco regresó a su domicilio, desde entonces está en calidad de desaparecido.

Al no llegar a su domicilio los familiares interpusieron una denuncia y el 28 de enero la Comisión Estatal de Búsqueda de Personas (CEBP) emitió su ficha de búsqueda.

Ficha de búsqueda de Omar Jaimes Muñoz, desaparecido en Tixtla el 27 de enero del 2024. Foto: CEBP

Además del caso de Omar, el mismo 27 de enero desapareció en Tixtla el menor de 15 años Joshua Tadeo Suárez Bibiano. Joshua es originario de Tixtla, lugar donde se le vio por última vez.

Ficha de Alerta Amber de Joshua Tadeo Bibiano, menor desaparecido en Tixtla el 27 de enero del 2024. Foto: FGE

Como señas particulares, de acuerdo con la ficha de búsqueda Joshua tiene marcas de varicela en la frente y brackets.

En el poblado de Santa Cruz, municipio de Huamuxtitlán, en la Montaña de Guerrero, el lunes fue hallado el cadáver de un joven de alrededor de 25 años, identificado como Nicacio N.

De acuerdo con reportes policíacos, el cadáver fue hallado en estado de descomposición en un domicilio particular, en el que hallaron indicios de robo.

El hallazgo coincidió con otro caso parecido, pero en contra de un adulto mayor.

La madrugada de hoy en Chilpancingo, un joven de 25 años, identificado como Wilbert, fue atacado a balazos en la colonia Aurora, al oriente de la capital.

El primer reporte policíaco menciona que se reportaron disparos de arma de fuego en la citada colonia, por lo que se trasladaron elementos de la Policía Estatal a corroborar el hecho.

En el lugar hallaron al joven herido de bala, por lo que paramédicos lo trasladaron al hospital general Raymundo Abarca Alarcón, donde reportaron su estado como delicado.

Ayer lunes, en Acapulco, de acuerdo con reportes de seguridad, alrededor de las cinco de la tarde, un grupo de hombres armados llegaron a la playa Los Morros y dispararon contra un grupo de personas.

Elementos de la Guardia Nacional resguardan la playa El Morro donde asesinaron a dos personas y un menor quedó herido, el 29 de enero del 2024. Foto: Cromática

En el ataque asesinaron a dos personas y dos más resultaron heridas, entre ellas un menor.

El nuevo censo de desaparecidos confunde a víctimas con familiares que los buscan

Entre las irregularidades del nuevo censo se encuentra el caso de una familia cuyo hijo está desaparecido, pero en el listado fue registrado su papá, pese a que él nunca ha estado en esa situación.


Texto: París Martínez/Animal Político

Foto: Animal Político 

26 de enero del 2024

 

Al cumplirse 15 años desde la desaparición forzada del ingeniero José Antonio Robledo Fernández, ocurrida el 25 de enero de 2009 en Monclova, Coahuila, los familiares de este profesionista denuncian que su caso es un ejemplo de las irregularidades cometidas durante el más reciente censo de víctimas realizado por el gobierno federal, ya que en el nuevo listado no era su hijo el que aparecía registrado, sino el padre de éste, quien, por cierto, nunca ha estado desaparecido.

Aunque este error le fue advertido a las autoridades desde diciembre pasado, hasta la fecha, el nuevo censo sigue presentando al padre del ingeniero como víctima de desaparición.

Durante un “acto de memoria” realizado este jueves en homenaje al ingeniero José Antonio Robledo Fernández, su madre, la señora Guadalupe Fernández, relató que su caso fue registrado en el nuevo censo de desaparecidos sin que las autoridades contactaran a la familia para verificar que la información incluida fuera correcta.

El ingeniero José Antonio Robledo Fernández desapareció el 25 de enero de 2009 en Monclova, Coahuila. Foto: Foto: facebook.com/guadalupe.fernandezmartinez

Dejan sin corregir error en censo de desaparecidos

Los resultados del censo fueron presentados el 14 de diciembre del año pasado, pero los padres del ingeniero desaparecido fue contactados seis días después, momento en el que advirtieron a las autoridades sobre los datos incorrectos que el registro presentaba, pero estos errores nunca fueron corregidos.

“El sábado 20 de diciembre de 2023, al mediodía –narró la señora Fernández–, se presentaron en mi casa dos muchachos jóvenes, en una patrulla. Uno de ellos me preguntó por José Antonio Robledo Chavarría, mi esposo. Yo le pregunté que para qué asunto lo buscaba y me respondieron que José Antonio Robledo Chavarría estaba desaparecido y que venían a preguntar si ya había aparecido.” El señor Robledo Chavarría, no obstante, se encontraba en ese momento sentado en la sala del domicilio.

“Enseguida, yo me indigné –relató la señora Fernández–, y les dije ‘mi esposo está aquí, está vivito y coleando’, estaba yo tan sorprendida y tan enojada, porque tuve que aclararles que mi esposo es el que está buscando a nuestro hijo, nuestro hijo es el desaparecido y se llama José Antonio Robledo Fernández, pero los muchachos del censo sólo se quedaron mirando entre ellos, luego revisaron la documentación que llevaban e insistieron en que ‘no, a él no lo tenemos, al que buscamos es a Robledo Chavarría’… imagínense el grado de indignación que yo sentí en ese momento.”

Guadalupe Fernández, mamá de José Antonio Robledo Fernández, en un acto en el Memorial de personas desaparecidas junto al Palacio Nacional. Foto: Foto: facebook.com/guadalupe.fernandezmartinez

Denuncian falta de capacitación a personal del censo de desaparecidos

Cuestionados por la madre de la víctima, esos dos jóvenes le informaron que eran trabajadores de la Secretaría del Bienestar federal (aunque se trasladaban en una patrulla) y que nunca recibieron ningún tipo de capacitación para realizar el nuevo censo, con el cual, de un plumazo, las autoridades federales redujeron la cifra oficial de víctimas de desaparición de 113 mil, a sólo 12 mil.

A pesar de que esos servidores públicos recibieron en ese momento la información necesaria para corregir el registro sobre este caso de desaparición, dicha enmienda sólo se aplicó a medias. Tal como el nuevo censo muestra en su página de consulta, el ingeniero Robledo Fernández ya fue incluido en el censo con su nombre correcto, pero su papá, el señor José Antonio Robledo Chavarría sigue siendo presentado por las autoridades como víctima de desaparición.

“Es tal el manoseo al Registro Nacional de Personas Desaparecidas –lamentó la señora Fernández– que pareciera intencionalmente hecho para distorsionar la información.”

Inconsistencias del nuevo censo de desaparecidos

Desde principios de enero, Animal Político dio a conocer que el nuevo censo presenta diversas inconsistencias, errores y omisiones, gracias a las cuales la cifra oficial de desaparecidos logró reducirse a finales de 2023.

Por ejemplo, en este listado oficial de víctimas quedaron eliminados los registros de cinco de los 43 normalistas desaparecidos en Iguala en el año 2014, aunque, en realidad, esos jóvenes siguen sin ser localizados; además, se da por “ubicados” a tres policías municipales de Úrsulo Galván, raptados desde el año 2013, y que permanecen en calidad de desaparecidos hasta el día de hoy, tal como confirmaron sus familiares en entrevista.

Teresa Guadalupe Reyes Sahagún, comisionada Nacional de Búsqueda. Foto: Cuartoscuro/Archivo

“No sabemos nada”: familiares mantienen búsqueda de 24 desaparecidos en Acapulco tras 86 días del paso de Otis

Familiares continúan la búsqueda de 24 personas desaparecidas, quienes podrían estar debajo de las embarcaciones que siguen hundidas en el mar, pero que las aseguradoras se niegan a retirar.


Texto: Marcela Nochebuena/ Animal Político 

Foto: Luis Madrid/Animal Político 

18 de enero 2024

 

A 86 días del impacto del huracán Otis en Acapulco, familiares siguen en la búsqueda de 24 desaparecidos y no se sabe cuántos más podrían estar aún bajo los restos de más de 450 embarcaciones que siguen hundidas en el mar.

Son los mismos 86 días en los que Enrique ha buscado a su hermana Abigail incansablemente, con todos sus recursos físicos y emocionales. Afuera de la Base Naval, minutos antes de la reunión semanal a la que acude junto con las demás familias cada martes a la 1 de la tarde para ser informado por la Marina de México, cuenta que a veces ya hay una sensación de agotamiento, a veces desánimo, entre el grupo.

Esa es la razón por la cual –según ellas mismas revelan— cuatro mujeres, también familiares de personas cuya pista se perdió en el mar la noche del huracán, permanecen en unas sillas acomodadas bajo una carpa blanca, a la espera de que la reunión inicie, y prefieren ya no hablar públicamente.

 

Hermano de desaparecida por Otis narra cómo ha sido la búsqueda

En el día 86, Enrique Andrade accede a volver al punto regular de anclaje de la embarcación Litos, en la que trabajaba Abigail y donde desapareció la madrugada del 25 de octubre.

Mientras señala el lugar exacto donde habitualmente permanecía el Litos –ahora vacío al lado de un yate hundido del que solo se ve la mitad desde la superficie—, afirma con convicción:

“En Puerto Marqués nos encontramos. A quien estoy buscando es a mi hermana Abigail Andrade Rodríguez de la embarcación Litos. En la embarcación Litos se encontraban cuatro personas con mi hermana. Ese día, no nada más la embarcación Litos, sino muchas embarcaciones, se fueron a resguardar a la Base Naval”, relata.

Recuerda de nuevo que a las 12:20 la embarcación pidió auxilio en Punta Bruja, por lo que se ha sabido. En los primeros días, su búsqueda era simplemente caminar, porque no había cómo trasladarse a diferentes puntos. Con el tiempo, fue acercándose a más familiares con los que unió fuerzas.

Dueños de embarcaciones no han tramitado el seguro, por lo que las aseguradoras dicen que no pueden removerlas. Foto: Luis Madrid/Animal Político

Para el día 15 después del impacto del huracán, las familias fueron coincidiendo unas con otras, comenzaron a repartirse lugares, a acudir a hospitales, a los refugios y a los servicios forenses. Ahí también tuvieron que dejar sus muestras de ADN.

“Hasta el momento estamos ya en el día 86, y hasta el momento no sabemos nada. No ha aparecido en los hospitales, no ha aparecido en la Semefo; son 24 personas desaparecidas en el grupo que yo estoy, de diferentes embarcaciones, de las cuales a través de la Marina hacemos recorridos todos los días”, añade.

Enrique busca a su hermana Abigail que trabajaba en una embarcación la noche que Otis devastó Acapulco. Foto: Luis Madrid/Animal Político

De la Base Naval, describe Enrique, salen entre tres y cuatro embarcaciones, en las cuales abordan uno o dos familiares. Todos los martes se hace la reunión de la 1 de la tarde, se concentran en el punto y se hace mención de todo lo hallado –pertenencias personales o partes de las embarcaciones—, y los lugares donde se han hecho las búsquedas y los recorridos.

“Cuando nos muestran todo por imagen –porque todo es por imagen, no nos muestran la prenda de lo que recuperan presencial—, después de un proceso, la Marina lo entrega a Fiscalía, y los mismos familiares acudimos a Fiscalía para recuperar esa prenda personal de cada una de las diferentes personas desaparecidas”, cuenta Enrique.

 

Desconocen quién indicó a las embarcaciones ir a la Base Naval la noche del huracán

Hay otras personas, particulares, que se han sumado a la búsqueda con actividades de buceo. Algunos han hecho mayores hallazgos que la propia dependencia. Hasta el momento, se desconoce quién dio la indicación de que las embarcaciones se trasladaran a la Base Naval.

Sin embargo, el capitán Ricardo, quien sobrevivió, ha relatado que tras darse cuenta de que ahí corrían peligro, decidieron moverse con la intención de regresar a Puerto Marqués, pero en Punta Bruja –casi llegando—, Otis golpeó con toda su fuerza. Los vientos rompieron los cristales de la embarcación y las olas de más de cuatro metros los obligaron a saltar. En ese momento le perdieron la pista a Litos, que iba unos metros adelante.

A 86 días, se han encontrado solo partes de la embarcación, cerca de la isla de La Roqueta, no del lado donde llegan las embarcaciones, sino en el que corresponde al mar abierto. Una de ellas es, incluso, la moto acuática que transportaba el barco. La balsa de la embarcación Litos, para 12 personas, no ha sido encontrada, pero sí algunas prendas del uniforme de la tripulación –que no lo portaba aquel día—.

Restos de un barco en Acapulco. Foto: Luis Madrid/Animal Político

 

Piden mover los restos de embarcaciones

En la reunión del martes 16 de enero, relata el hermano de Abigail, la Marina les comentó que ahora sí van a mover las embarcaciones que todavía están hundidas, o unas encima de otras, para descartar que se encuentren ahí personas atrapadas. En esos casos, según les han dicho, la dependencia ha hecho búsquedas con drones y buzos.

Enrique revela que el dueño de la embarcación ha seguido pagando las quincenas a los familiares directos de las personas desaparecidas. Incluso, en los primeros días, preguntó en qué podía colaborar para las acciones de búsqueda. A la Marina, Enrique aún le pide una búsqueda a más de cien millas, mar adentro.

“La Marina me ha contestado que hay embarcaciones que están haciendo recorridos en los litorales donde ya no compete para ellos. Incluso hay embarcaciones pesqueras que están mar adentro, y que ellos, como ya notificaron la desaparición de las personas, a través de eso estamos esperando también una respuesta”, añade.

Las búsquedas también han tenido un costo para Enrique: un palo enterrado en la planta del pie, e infecciones en la piel o en el estómago. “Esta lucha ha sido muy dura… Yo voy a seguir adelante… La misma Marina me comenta que no tienen un submarino pequeño, que no tienen equipo más sofisticado para rastrear a una profundidad más adentro”, afirma.

 

Capitán sobreviviente vive sin apoyos de dueños de embarcación para la que trabajaba

Si en el caso del Litos el dueño estuvo pendiente y sigue pagando los sueldos de sus empleados, el capitán Vicente Herrera Carrillo, y único sobreviviente del Rosemary –del que estaba a cargo hace 9 años— se ha enfrentado a la situación opuesta: hasta la fecha, los dueños no se han acercado ni le han llamado ni han hecho ningún ofrecimiento de apoyo. Tampoco recibe ya ningún pago, que era semanal.

Su esposa, su hijo y su nieto desaparecieron en la madrugada del 25 de octubre, a bordo de la embarcación. “Esa es mi mayor preocupación, que queremos encontrarlos, ya sea el barco, pero hasta la fecha no hemos encontrado absolutamente nada, ni pistas de ese barco”, relata.

El capitán Vicente recuerda cómo se aferró hasta el último momento a la embarcación, pero la presión terminó expulsándolo. Después no supo nada, hasta que pudo agarrarse a un tronco. Dice que si hubieran tenido aviso del tamaño del fenómeno, habrían abandonado el barco. “Ni protección civil, capitanía de puerto ni la Armada de México no nos dio ningún comunicado”, asegura.

El capitán Vicente Herrera Carrillo sobrevivió a Otis, pero busca a su esposa e hijos desaparecidos esa noche del huracán. Foto: Luis Madrid/Animal Político

Aunque hay avances y pormenores en las reuniones, dice, no hay hallazgos. Vicente busca a María Hilaria Delgado Valdovinos de 55 años, Luis Sebastián Herrera Delgado de 9, y Luis Alberto López Sarabia de 4.

Un chaleco salvavidas del Rosemary y un tenis de su nieto mantienen su esperanza.

 

El “cementerio” de las embarcaciones

En el club de Yates, en la playa Caleta, en la Marina y en todo el litoral del Acapulco viejo, el escenario es el mismo a 86 días del paso de Otis: lanchas, yates y todo tipo de embarcaciones yacen a medio hundimiento, amontonadas unas sobre otras a lo largo de la costa, identificadas por boyas o con partes voladas a uno y otro lado.

Bajo los condominios y los hoteles adyacentes a la Marina es evidente a simple vista la pedacería, los contenedores que el viento aventó a tierra y un “cementerio” de embarcaciones que nadie sabe quién va a mover ni cuándo. Tampoco se sabe con exactitud si otros cuerpos yacen debajo.

Diego, integrante de la Brigada Otis –iniciativa de la sociedad civil para prestar ayuda a Acapulco— ha descendido a los puntos donde las embarcaciones permanecen hundidas, y asegura que hay personas fallecidas a quienes no se ha podido rescatar porque las aseguradoras se han negado a mover las embarcaciones.

“Han puesto de su parte (la Marina), no tanto como todos esperábamos que llegaran a hacerlo, pero tiene como un mes que hicieron el primer sobrevuelo con familiares a bordo y no se ha vuelto a hacer ningún otro, pero realmente el punto de inflexión han sido las aseguradoras”, apunta.

Cementerio de embarcaciones tras Otis. Foto: Luis Madrid/Animal Político

Muchos de los dueños de las embarcaciones no han hecho el trámite del seguro, por lo que las empresas aseguradoras prohibieron moverlas, tocarlas o acercarse a ellas; sin embargo, la mayoría de los cuerpos están debajo de los barcos.

“Yo estuve buceando desde el 28 a más o menos el 2 de noviembre, diario en esa zona, y te puedo decir de primera mano que es cierto, está repleto de cuerpos el club de yates, y el tema es que no se pudieron hacer labores de rescate debajo de esas embarcaciones porque las mismas aseguradoras no los pueden mover”, explica.

Además, hay muchas pertenencias ahí que pueden ayudar a identificarles, pero para ello sería necesario remover la mayoría de las embarcaciones, lo cual también presenta la complicación del escombro que hay en las zonas –vidrio, madera, astillas, láminas y contaminantes químicos—.

 

Las cifras de desaparecidos en Acapulco por Otis

Según el último informe de la Marina, se estima que en Acapulco se extraviaron 438 embarcaciones y en Puerto Marqués 20. Del total de 458, se han hallado 74 en Acapulco y 21 en Puerto Marqués. En quince barcos, según la dependencia, hubo personas desaparecidas; se han encontrado 11 y siguen buscando cuatro. Veinticuatro personas siguen desaparecidas, y 17 cuerpos han sido recuperados.

Para Diego aún hace falta que las actividades sean más transparentes, que los familiares tengan mayor acceso a las pertenencias halladas, así como equipo técnico y maquinaria especializada –sobre todo para la limpieza de los escombros— con los que ya no cuentan.

Enrique y el capitán Vicente solo piden que se agilice más la búsqueda, y que se llegue a una mayor profundidad.

Foto: Luis Madrid/Animal Político

Privan de la libertad a nueve personas en Buenavista de Cuéllar, región Norte del estado

Texto: José Miguel Sánchez

14 de enero 2024

Chilpancingo

 

Nueve personas fueron privadas de su libertad por hombres armados durante una fiesta familiar en la comunidad de Santa Fé Tepetlapa, municipio de Buenavista de Cuéllar, en la zona Norte de Guerrero.

De acuerdo con un informe policíaco, las nueve personas estaban en una fiesta familiar y alrededor de las 10:30 de la noche del sábado 13 de enero un grupo de hombres armados entraron al lugar y se los llevaron por la fuerza.

La Fiscalía General del Estado (FGE) informó que se trata de Israel N, Juan Manuel N, Carlos N, Emmanuel N, Rubén N, José Manuel N, Alfredo N, Rodolfo N y Santiago N. Hasta el momento no existe una denuncia formal de la desaparición masiva.

Policía Ministerial, Ejército y Guardia Nacional recorren la comunidad de Santa Fe Tepetlapa, donde ayer sábado hombres armados privaron de su libertad a nueve personas. Foto: Oficial FGE

El reporte policíaco mencionó que al menos 15 hombres armados vestidos con ropa tipo militar, encapuchados y con armas de alto poder, llegaron en dos camionetas negras y se llevaron a las nueve personas.

Este hecho se le atribuye al grupo del crimen organizado conocido como La Familia Michoacana, que opera en gran parte de la zona Norte y Tierra Caliente del estado.

La tarde de hoy, la FGE emitió un comunicado donde informó que a pesar de no existir una denuncia formal junto con elementos del Ejército, Guardia Nacional y Policía Ministerial iniciaron labores de búsqueda.

“La Policía Investigadora Ministerial continúa con las investigaciones de gabinete y campo para poder establecer la hipótesis de lo sucedido y dar con el paradero de las ahora víctimas”, se lee en el comunicado de la FGE.

Este hecho es la segunda desaparición masiva que ocurre en la zona Norte. Entre el 23 y 28 de diciembre del 2023, desaparecieron a 14 personas en Taxco de Alarcón, cuatro fueron halladas con vida.

Del resto aún se desconoce su paradero.

Salir de la versión móvil