La catrina y el jumil, rasgos de identidad que convergen en celebración a los muertos en Taxco

14,000 plantas de cempasúchil de campesinos locales son utilizadas en la octava edición de la catrina

 

Texto y Foto: Margena de la O

Taxco

22 de octubre del 2023

La catrina monumental de Taxco de este año, hecha con 14,000 plantas de cempasúchil de campesinos de la comunidad de El Ejido, orientada como una atracción de esta municipio en el contexto de la celebración del Día de Muertos, lleva en su mano huesuda un jumil, el insecto que dota a los taxqueños de rasgos culturales y de identidad.

La más grande tradición de México, coincide en Taxco con la del Día del Jumil, que celebran en esta ciudad el primer lunes de noviembre; este año será el 6. Los habitantes suben ese día al cerro del Huixteco a recoger los insectos que yacen a los pies de los encinos para después usarlos en la gastronomía local como condimentos en ciertas preparaciones, como salsas.

La congregación de los habitantes en el cerro, en realidad forma parte de una celebración mayor, donde hay danzas tradicionales en torno al jumil, lo que provee al acontecimiento de otros matices culturales.

La importancia de esta celebración está presente en la figura de la catrina con la que en Taxco comenzaron a celebrar a los muertos; es una continuidad de celebraciones.

Esta es la octava edición de la catrina monumental –comenzó en 2016– montada sobre plaza Borda, frente a la catedral de Santa Prisca y, aun cuando tiene más elementos de atracción turística, los taxqueños convergen en su creación de diferentes maneras y le imprimen más que su talento.

En la explanada de Taxco se observa la catrina monumental hecha con 1,400 plantas de cempasúchil este domingo 22 de octubre.

Fue expuesto que los cultivadores de la flor de cempasúchil sólo son locales, de una comunidad ubicada a 15 ó 20 minutos de la cabecera municipal. De acuerdo con el área de Comunicación Social del Ayuntamiento de Taxco, la decisión tomada fue adquirir sólo la flor que se dé o produzca en Taxco. Fueron usadas flores con diferentes tonalidades: naranja, rojizo y amarillo.

El diseño de la catrina monumental también es de un oriundo del municipio. El autor es Jared Galindo Giles, de 18 años, que estudia el primer semestre de la carrera universitaria de Diseño Industrial de la Escuela Superior de Diseño y Arquitectura de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro). Resultó ganador, por la votación del público a través de redes sociales, de la convocatoria que lanzó el Ayuntamiento sobre el diseño de catrinas.

Jared combinó de manera intencional las dos tradiciones. “Lo que quise es involucrar a este insecto a la catrina para que las personas que quieren conocer Taxco se cuestionen qué es y le den un seguimiento”, comenta en entrevista.

La catrina monumental está en la principal explanada de Taxco desde el 19 de octubre, día de la inauguraron, pero los trabajos comenzaron desde dos días antes, el 17, a las ocho de la mañana, y duraron 48 horas, con la colaboración de hasta 250 personas, porque hubo equipo para diferentes procesos.

De acuerdo con los datos de Comunicación Social del Ayuntamiento de Taxco, el mayor número participó en el montaje de la catrina basándose en el diseño de Jared; hubo tres turnos con equipos distintos a lo largo del día. La Secretaría de Turismo estima sólo en este proceso a unas 100 personas a cargo.

Las flores de cempasúchil para la elaboración de la catrina monumental son de producción local, de la comunidad El Ejido, a 20 minutos de Taxco.

Pero hubo otros grupos, como el que se ocupó de la selección de las 14,000 plantas, y otro del traslado de la comunidad a la plaza. Además la ciudad está tapizada de esta flor de muerto.

La catrina monumental, debido a que forma parte de las actividades turísticas de la ciudad, está enmarcada en un festival que inició el 19 de octubre y que está previsto concluya el próximo 2 de noviembre, el día más grande de la celebración a los muertos, donde las autoridades prevén repartir entre la población todas las plantas para que sean colocadas en los altares de las familias locales.

El festival tiene otras actividades contempladas, una de ellas son las grandes proyecciones de video de animación sobre la fachada de Casa Borda, donde retrataron la vinculación de los taxqueños a la celebración a los muertos, a la que llamaron Luces del recuerdo. A través de este material honran a los artistas y personajes destacados del municipio y a su propia historia.

Uno de los datos que documentaron en el material que es proyectado todas las noches es que la emblemática película mexicana llamada Macario, que da cuenta de la conexión de los pueblos mexicanos con la muerte y el respeto que deben guardarle, fue filmada en escenarios de Taxco. El Centro Cultural Casa Borda es uno de los lugares desde donde Macario atendió a sus pacientes.

La catrina monumental y el festival en sí es la mayor atracción actual de esta ciudad turística y las autoridades locales lo miden con todas las personas que han subido al puente provisional que montaron para sacar una fotografía de la imagen de flores: 12,696 personas del 19 de octubre hasta ayer domingo.

Este Día de Muerto consume cempasúchil mexicano, te decimos como identificarlo

La semilla modificada genéticamente amenaza a la flor nativa


Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Arturo de Dios / Archivo

Chilpancingo

 

Cada año, en los meses de octubre y noviembre las casas y espacios públicos de todo el país se tapizan de color amarillo y naranja con la flor de Cempasúchil que caracteriza las fechas cercanas al día de muertos.

Desde un mes antes es común ver diferentes espacios de venta de esta flor, de la cual varían los precios, tamaños y presentaciones.

Esto se debe a que existen diferentes tipos de cempasúchil, entre ellos está el cempasúchil chino que amenaza la especie nativa de la planta.

De acuerdo con la bióloga Natividad Herrera Castro, directora del Herbario de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro), las variantes que existen de la flor de cempasúchil se deben a una razón; la alteración genética de las semillas para crear productos que respondan a fines estéticos y de comercialización.

Es común ver en los viveros y en las calles de la ciudad la venta de estas flores características de los meses de octubre y noviembre, pero si prestamos atención a los diferentes tipos de flores que hay en venta, veremos que son diferentes.

“El cempasúchil nativo de México es silvestre, el tallo puede alcanzar dos metros de alto y en Guerrero es producto del trabajo de agricultores locales principalmente de Tixtla y Chilapa”, comenta Herrera Castro.

“La semilla utilizada para su reproducción es de origen mexicano y se ha utilizado por generaciones para cosecharla en los meses de octubre y noviembre”, agregó.

Estas flores de origen mexicano y guerrerense están a la venta en los mercados locales, los propios productores y sembradores de Tixtla se trasladan a Chilpancingo a venderla.

En tanto, si ponemos atención al cempasúchil de los viveros, veremos que las flores son muy uniformes, las venden en maceta y son producto de grandes invernaderos ubicados en Xochimilco, Morelos y el Estado de México, y utilizan semillas mejoradas en laboratorios extranjeros.

A continuación te contamos como puedes diferenciar el cempasúchil mexicano del extranjero.

De acuerdo con los datos proporcionados por Herrera Castro, en la actualidad el cempasuchil mejorado genéticamente en el extranjero tiene su propia versión modificada de la semilla; aunque en aspecto es similar, posee algunas diferencias notables a la vista.

El primero es el tamaño de la flor, el cual es considerablemente más grande, generalmente se vende en macetas pequeñas, sus semillas son incapaces de germinar, su color tiende a tener tonos más fosforescentes en comparación con las silvestres y el olor que emiten es mucho menor al de la originaria de México.

En el caso de la flor originaria, ¿en qué se diferencia el cempasúchil mexicano?

El color llamativo de sus pétalos varía entre el anaranjado rojizo y el amarillo, su tallo es largo y erguido, al germinar, las flores del cempasúchil mexicanas no son idénticas entre sí y pueden tener pétalos largos y pequeños, por lo que no son uniformes ni en tamaño ni en forma.

Por último su venta es común en ramos y generalmente se vende en los mercados como un ramo de flores y no en maceta.

Para Herrera Castro no existe motivo para consumir la flor traída de grandes invernaderos, porque los efectos negativos superan las ventajas que puede tener la flor alterada.

“La única ventaja de consumir flores perfectas que fueron alteradas es la comodidad de entregarlas en maceta”, sentenció Herrera Castro.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), el cempasúchil es endémico del continente americano y se compone de 58 especies, de las que 35 se dan en el país, por lo que México es considerado centro nativo.

Eso no impide que países como China, India y Perú sean los principales productores del cempasúchil, que además de tener una función ornamental se ocupa en la industria textil y alimentaria, en México sólo se cubre el consumo para el Día de Muertos.

 

Te puede interesar:

Salir de la versión móvil