Mueren miles de peces en presa por culpa de CONAGUA, acusan pescadores

Texto: Jesús Guerrero

Fotografía: Cortesía

15 de mayo de 2022

 

Personal de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) no arregló un desperfecto en la compuerta de una  presa de Guerrero quedándose sin agua y como consecuencia miles de peces han muerto.

Se trata de la presa Andrés Figueroa que está ubicada en la comunidad de Las Garzas, del municipio de Ajuchitlán del Progreso, en la región de la Tierra Caliente.

Los lugareños que en su mayoría son pescadores de esta zona se percataron de la baja de agua en la presa el pasado 10 de mayo cuando notaron que toneladas de peces estaban muertos cerca de la compuerta principal.

Elfego Jiménez Figueroa, presidente de la cooperativa Pescadores Unidos de las Garzas denunció que el personal de la CONAGUA nunca pudo manejar el desfogue del agua de la presa y dejaron que millones de litros de agua se salieran.

Contó que cuando los pescadores le pidieron una explicación al personal de la CONAGUA por la mortandad de peces recibieron como contestación que eso no les importaba y que les interesaba más drenar la presa.

Jiménez Figueroa dijo que nunca había pasado una situación como esta y lo peor es que al quedar sin agua la presa las familias de esa zona que viven de la venta del pescado y de su alimentación van a sufrir más.

Antonio Jaimes Terrones, presidente de la Cooperativa Pescadores Liberales Ajuchitlecos señaló que en lo que falló la CONAGUA fue en no sellar la compuerta de la presa lo que provocó la salida de agua y miles de peces que murieron fuera de su hábitat.

«Se perdieron millones de pesos por la irresponsabilidad de la CONAGUA porque todas las familias de la comunidad de Las Garzas tienen como principal actividad económica la pesca», señaló.

Según el dirigente de los pescadores la gente de esta localidad vende la mojarra a los nueve municipios de la Tierra Caliente.

Los dirigentes de las cooperativas pesqueras pidieron el apoyo del presidente Andrés Manuel López Obrador, a la gobernadora Evelyn Salgado y al alcalde de Ajuchitlán del Progreso Hugo Vega Hernández que ayuden a las familias para que no se queden sin sustento económico.

«Para poder recuperarse de esta tragedia que es un ecocidio se necesita que en las próximas semanas llueva para que de nueva cuenta se llene la presa y sembrar los alevines», afirmó.

Los dirigentes de las cooperativas denunciaron que tiene ocho años de que las autoridades no los apoyan para la siembra de alevines que es una actividad de suma importancia en acuicultura.

Dijeron que en caso de que de nueva cuenta se llene la presa de agua es necesario que la CONAGUA repare la compuerta para que no se vuelva a presentar el mismo problema de que se salga el agua.

Defensoras del agua: cómo la escasez afecta más a las mujeres y luchan por ella

Las mujeres son las principales afectadas por la falta de agua, pero también se han convertido en luchadoras para acceder a este derecho.


Texto: Samedi Aguirre / Animal Político 

Fotografía: José Miguel Sánchez / Archivo 

13 de mayo de 2022

 

Son las 5:00 de la mañana y Marisela se levanta para juntar y calentar el agua con la que Francisco, su hijo, se bañará antes de irse a trabajar. Ellos viven en el municipio de Nezahualcóyotl, Estado de México, en donde la falta de agua en algunas colonias es una constante y su acceso al recurso es a través de pipas, que “hay que corretear”.

Al igual que muchas otras mujeres, Marisela es la responsable de cuidar que una de las pipas les dejen agua. Y como no se sabe a qué hora van a pasar, los martes y los jueves ella no sale de su casa y se asegura de quedarse frente a su portón el tiempo que sea necesario, para lograr que la pipa abra su manguera solo por un minuto. De no ser por Marisela, Francisco no se podría ni bañar.

“La escasez de agua, la contaminación y su mala gestión afecta a muchas comunidades en el mundo; pero históricamente son las mujeres las encargadas de los cuidados y servicios del hogar, así que la falta de agua afecta más a las mujeres”, explicó a Animal Político la doctora Helena López, académica del Centro de Investigaciones y Estudios de Género de la UNAM, quien recalcó que la principal causa de esto es la división del trabajo por razón de género.

Es decir, socialmente se asignan tareas y responsabilidades diferentes para hombres y mujeres. Por ejemplo, a las mujeres se les asigna el rol de cuidadoras y encargadas de las labores del hogar, sin que por ello perciban un sueldo, y a los hombres el del trabajo remunerado fuera de casa.

Basta con ver las cifras de INMUJERES para saber que esto va más allá de un concepto, pues durante el primer trimestre de 2021, la tasa de participación en trabajo no remunerado, es decir, que realizan alguna labor sin recibir un sueldo, fue de 72.7 para hombres, pero de 95.38 para mujeres.

De acuerdo con el INEGI, en 2020 el valor económico de las labores domésticas y de cuidados reportó un monto de 6.4 billones de pesos, equivalente a 27.6% del PIB del país. Y fueron las mujeres quienes aportaron 2.7 veces más valor económico que los hombres por sus actividades de labores domésticas y de cuidados en el hogar.

Hablando específicamente de agua, un estudio realizado en Hidalgo que se encuentra disponible en la plataforma Scielo concluyó que “los problemas de escasez, falta de calidad y deficiente gestión ponen en riesgo el ejercicio del derecho humano al agua de las mujeres”.

Y esto implica sobrecargas de trabajo para abastecerse de otras fuentes y gastos adicionales para comprar agua. “Como responsables de todas las tareas domésticas, las mujeres son las primeras afectadas por esta situación”, destaca.

“Las desigualdades de género en el ámbito del agua son profundas y persisten en todos los niveles, con graves repercusiones en los esfuerzos internacionales para el logro del desarrollo sostenible”, recalca la Unesco.

Dicha institución describe que el género define los roles, las responsabilidades y las oportunidades de las personas en la sociedad y, muy a menudo, determina potencial, conocimientos, talentos y oportunidades que pueden alcanzar.

“El género también determina la relación que establecen las personas con el agua al moldear las necesidades, acceso, uso y beneficios de este recurso vital”, señala.

Mujeres que luchan por el agua

Nezahualcóyotl es una de las demarcaciones de la zona metropolitana del centro del país a la que el Sistema Cutzamala provee del 30% del agua que utiliza. Pero esa agua proviene de las presas Tuxpan y El Bosque, en el estado de Michoacán, y Colorines, Ixtapan del Oro, Villa Victoria, Valle de Bravo y Chilesdo en el Estado de México.

Es decir, el agua que usamos en la Ciudad de México y parte del área metropolitana se extrae de otros sitios. Esto sucede desde hace 40 años, debido a la sobreexplotación de las cuencas de los valles de México y Toluca-Ixtlahuaca.

Este es un ejemplo de extractivismo, que se entiende como esta situación en la que se explota la riqueza natural de un lugar, en este caso el agua, para exportarla a otro sitio sin ningún tipo de compensación para los habitantes de donde se saca el recurso, aunque eso implique reordenar los territorios.

Por ello, la investigadora señala que para resolver el problema del acceso al agua en particular, y del extractivismo en general, “lo más importante es cambiar la cultura patriarcal, colonial y racista”.

 

Ante presión ciudadana comienza Capaseg trabajos de la red de agua en Huiziltepec

Si incumplen con los acuerdos, los habitantes mantienen su postura de trasladar su protesta a la Autopista del sol


Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Oscar Guerrero / Archivo

21 de abril de 2022

Chilpancingo

 

Habitantes de Huiziltepec, en el municipio de Eduardo Neri, informaron que la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Estado de Guerrero (Capaseg) y el ayuntamiento están trabajando en la rehabilitación de la red de drenaje y alcantarillado que lleva 11 años colapsado, pero acordaron que si los trabajos se detienen siguen dispuestos a bloquear la Autopista del Sol.

Consultado vía telefónica el presidente del comisariado de bienes comunales, Francisco García Carlos, dijo que ayer miércoles comenzaron los trabajos de rehabilitación de la red de drenaje.

“Ya están trabajando, llegó personal de Capaseg y del ayuntamiento con las maquinas y ya están abriendo las ollas de drenaje”, mencionó.

La población de Huiziltepec mantiene la postura de bloquear la Autopista del Sol, que se ubica a pocos metros de la localidad, en caso de que las autoridades incumplan los acuerdos de rehabilitación.

Agregó que vigilaran de cerca los trabajos que se realizan y si ven que se detienen bloquearan la Autopista del Sol.

“Los vamos a estar viendo, si vemos que se detienen o ya no regresan a trabajar, nosotros como población estamos dispuestos a bloquear la autopista”, dijo García Carlos.

Sin precisar una cifra, García Carlos, dijo que el Instituto Nacional de Pueblos Indigenas (INPI) se comprometió a aportar el 70 por ciento del presupuesto y el ayuntamiento de Eduardo Neri el 30 por ciento restante necesario para la rehabilitación.

Hace 11 años que en la comunidad de Huiziltepec la red de drenaje y la planta tratadora de aguas residuales no funciona, la población convive todos los días con los malos olores que las aguas residuales generan, provocando daños a la salud y al medio ambiente, denunciaron los pobladores,

Fue a través de una asamblea que la población decidió bloquear la Autopista del Sol para que las autoridades pongan atención a sus demandas, específicamente el problema con las aguas residuales y la planta tratadora, y que ninguna autoridad solucionó en 11 años.

El bloqueo estaba previsto para el pasado 13 de abril, día que inicio el periodo vacacional de Semana Santa. Ante la amenaza de impedir el paso a los turistas la presidenta municipal de Eduardo Neri, Sara Salinas Bravo, se traslado a Huiziltepec junto con personal de Capaseg para hablar con la población e impedir el bloqueo.

En un asamblea en la que estuvo presente la alcaldesa, y los funcionarios de Capaseg, los pobladores acordaron una reunión en Chilpancingo, en la cual se acordó comenzar con los trabajos de rehabilitación.

En esa reunión estuvo presente personal de la Secretaría General de Gobierno, y de Asuntos Indigenas y Afromexicanos, del INPI y el ayuntamiento de Eduarno Neri.

Evitaron el primer bloqueo y para que los funcionarios cumplieran, García Carlos informó que si las autoridades no se presentaban a trabajar, como acordaron, cumplirían con la amenaza de bloquear.

 

Familias siguen con las protestas por falta de agua en Chilpancingo y alcaldesa dice que no hay

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Oscar Guerrero / Archivo

12 de abril de 2022

Chilpancingo

Mientras que la alcaldesa morenista de Chilpancingo, Norma Otilia Hernández, dijo que hay graves problemas de abasto de agua para las colonias y barrios, grupos de vecinos de esta ciudad nuevamente protestaron en las calles para exigir el suministro en sus tomas domiciliarias.

La presidenta municipal y el director de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach), Luis Enrique Carbajal Neri, ofrecieron una conferencia de prensa para salir al paso a las críticas que ha hecho la población por la falta de este servicio.

Hernández admitió que debido a la baja captación de agua de los tres principales sistemas de abastecimiento (Omiltemi, Acahuizotla y Mochitlán) será difícil darle el agua a las familias de las 700 colonias de Chilpancingo.

Carbajal Neri informó que el caso más grave es el del sistema de Omiltemi, donde están captando 50 litros por segundo de agua cuando lo normal es de 150 litros. Dijo que la Capach tiene un adeudo histórico con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por 68 millones de pesos, y por esa situación hay cortes de luz por un par de horas de manera constante, lo que a su vez impide un bombeo continuo de agua en la ciudad.

Dijo que la paramunicipal adeudaba 78 millones de pesos a la CFE, pero que en lo que va de esta administración le abonaron 10 millones de pesos y aun así siguen cortándoles el suministro de luz eléctrica a los sistemas de agua de Mochitlán y Acahuizotla.

Otro problema que se enfrenta y que contaron los funcionarios municipales es el taponamiento de las tuberías de la red, porque el agua que se trae de los sistemas de captación de Mochitlán y Acahuizotla tiene muchos minerales. «El sarro que se acumula en las tuberías es lo que provoca que estas se tapen e impidan que corra el agua generándose fugas», dijo Carbajal Neri.

También mencionó que de las 44,000 tomas de servicio de agua, 30 por ciento no paga el recibo de agua a la Capach, lo que le genera un déficit financiero a este organismo paramunicipal.

En la misma conferencia de prensa en el ayuntamiento, el director de Obras Públicas del ayuntamiento, Carlos Alberto Leyva Vázquez, informó que en este 2022 se están invirtiendo 69 millones de pesos para restaurar las tuberías de la red de agua y drenaje de esta ciudad, y otros 16 millones para reparar los sistemas de captación de agua de Mochitlán y Acahuizotla.

En tanto, vecinos de la colonia del PRI protestaron en las oficinas de Capach para exigir que el gobierno que encabeza la alcaldesa Norma Otilia Hernández cumpla con el suministro de agua como  les prometieron las autoridades el pasado 2 de abril, cuando cerraron un puente peatonal y vehicular que está frente a una tienda departamental, al sur de esta ciudad.

De acuerdo con Arturo Brito Castillo, vecino de la colonia del PRI, Capach incumplió el acuerdo de enviar el agua a más tardar el 6 de abril, por lo que decidieron manifestarse en las instalaciones de la paramunicipal.

Funcionarios de Capach que se percataron de la protesta salieron a dialogar con los colonos.

Después de la reunión, uno de los colonos comentó que les prometieron que este martes les caería el agua a sus tomas domiciliarias.

Desde la semana pasada en varios puntos de Chilpancingo han incrementado las protestas de la gente para exigir el suministro del agua. Las autoridades municipales para desactivar las protestas han enviado pipas de agua a colonias y barrios de esta ciudad. Los inconformes se han quejado porque solamente les dan para llenar un tinaco de 500 litros o, a veces, sólo seis u ocho cubetas.

Desde la semana pasada, familias de los barrios de San Mateo, San Antonio, las colonias Alianza Popular, Emiliano Zapata, CNOP, Sección B, San Lucas, Guerrero, Obrera, Vista Hermosa y El Bordo de San Mateo han bloqueado calles en reclamo de agua.

La alcaldesa ha minimizado estas protestas acusando a  funcionarios de la anterior municipal de participar en estas movilizaciones contra su gobierno.

Familias de Chilpancingo gastan en agua seis salarios mínimos al mes

Aumentan las protestas en reclamo de agua; hoy cinco bloqueos simultáneos en la ciudad


Texto: José Miguel Sánchez 

Fotografía: Oscar Guerrero 

7 de abril de 2022

Chilpancingo

 

Como cada temporada de estiaje la captación de agua en los sistemas para municipales se reduce y las familias deben comprarla en pipas, lo que afecta la economía familiar. Sonia Fernández y su familia, habitantes de la colonia Alianza Popular de Chilpancingo, quienes llevan tres meses sin recibir agua potable en sus casas, gastan en promedio 1,000 pesos mensuales en pipas, lo que representa un 35 por ciento del salario mínimo.

“Ya tenemos bien calculada el agua, cada 20 días sin falta llamamos a la pipa de 10,000 litros, que nos cobra 750 pesos”, comentó Sonia. Con esta cantidad se calculó el gasto mensual de agua de esta familia de cinco integrantes.

Por los tres meses transcurridos sin agua potable lleva 3,000 pesos gastados. “Nosotros ya ni marcamos a la pipa, al contrario, ellos ya saben y a los 20 días nos marcan preguntando si ya nos traen el agua”, contó Sonia.

Si tomamos como base el salario mínimo, que es 172 pesos diarios, una persona con esa percepción necesita trabajar cinco días, destinando todo su ingreso, para adquirir una pipa de agua de 10,000 litros.

La familia de Sonia compró una pipa cada 20 días, entonces, su gasto para tener agua fue similar a un 35 por ciento del salario mínimo, aun cuando la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach) cobra a la población por el servicio.

La realidad es que el organismo no cuenta con los recursos para abastecer completamente de agua a la ciudad. A Chilpancingo no entra el agua suficiente para abastecer a las 700 colonias que existen.

Se requieren de 600 a 700 litros de agua por segundo para que el tandeo de agua sea una vez a la semana; sólo ingresan en temporadas buenas, no como en esta de estiaje, 250 litros.

Además de la falta de agua para abastecer a la ciudad, la Capach tiene una deuda de 73 millones de pesos con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), lo que genera un bombeo de agua insuficiente.

El monitor de sequía de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) indica que este año se observaron lluvias por arriba del promedio en Tabasco, Chiapas y la Península de Yucatán, pero no son suficientes para contrarrestar la sequedad del suelo en 15 de 32 estados de la República que “en estos momentos sufren de sequía extremadamente alta”, se lee en el informe de Conagua.

Aun cuando Guerrero no figura en los estados con sequía extrema, la realidad es que la falta de agua obliga a los colonos de Chilpancingo a manifestarse para exigir agua.

El día de hoy ocurrieron cinco bloqueos en distintos puntos de la ciudad para exigir a la Capach el suministro eficiente de agua: dos en el antiguo Libramiento a Tixtla, a la altura del cuartel de la Policía Municipal; dos en el barrio de San Mateo, calle s Corregidora y Humberto Osorio Regino, y otro en la colonia Emilia Zapata, donde es la tercera que protestan.

En el barrio de San Mateo, los vecinos denunciaron que llevan seis meses sin agua potable; por es razón de bloquearon las calles.

A ese punto de la ciudad llegó Arturo Carranza Martinez, del área de atención a usuarios de Capach, y se comprometió a darles dos pipas de agua para minimizar la escasez de agua en el barrio.

Dos horas después de que inició el bloqueo llegaron al barrios las pipas gestionadas por Capach, y fue que los vecinos se retiraron.

De manera simultánea en el Libramiento a Tixtla, vecinos de la colonia CNOP, Paraíso, Atlitenco de Altamira, y Ahuiyuco bloquearon la circulación, y una cuadra más adelante, en la esquina de la calle Heroico Colegio Milita, estaban los vecinos de la Alianza Popular.

En ambos bloqueos, los vecinos pedían lo mismo, el suministro de agua.

Moises Olivares Peña, vecino de la colonia Atlitenco de Altamira, dijo que llevan de tres a seis meses sin agua, por lo que decidieron manifestarse.

Aun con los bloqueos constantes, el ayuntamiento municipal no ha presentado una estrategia o proyecto para dar solución a la problemática del agua.

 

Te puede interesar: ¡Prensa, no disparen! Hacer periodismo en México entre la precariedad, el desplazamiento y la impunidad

No solo es Nuevo León: Sequía en México es 3 veces mayor este año que en 2020

La emergencia solo puede atenderse con políticas públicas para regular la escasez y desigualdad en el acceso al agua


Texto: Samedi Aguirre / Animal Político

Fotografía: José Luis de la Cruz (Archivo) / Animal Político 

4 de abril de 2022

 

La falta de agua en Nuevo León ha prendido las alarmas de autoridades, por eso el presidente López Obrador prometió visitar el estado, también se anunció del “Plan Agua para Todos”; pero la situación de esa entidad es solo una muestra del problema al que México se enfrenta: 15 de los 32 estados de la república padecen un nivel de estrés hídrico “extremadamente alto”, según un reporte de WRI. Lo que significa que la demanda de agua es más alta que la cantidad disponible.

Y de acuerdo con la Comisión Nacional del Agua (Conagua), al 15 de marzo de 2022 el área del país con sequía —de moderada a excepcional— fue de 30.4%; en 2021, el porcentaje a nivel nacional fue de 65.21 %; mientras que en el mismo periodo pero de 2020 el porcentaje a nivel nacional de sequía de moderada a extrema fue de 8.97 %.

Es decir, aunque es menor que el año pasado,en 2022 el área de sequía es casi 3 veces más de lo que se vivió a inicios de la pandemia.

La emergencia solo puede atenderse con políticas públicas para tratar de regular la escasez y desigualdad en el acceso al agua, coincidieron especialistas entrevistados.

Una sequía pronunciada

La ausencia de lluvias en Nuevo León ha provocado un desabasto de agua en las presas Cerro Prieto y La Boca. En consecuencia, el gobierno emitió una declaratoria de emergencia por sequía, y anunció “cortes de agua” semanales a partir del 22 de marzo.

Este martes, el gobernador Samuel García se reunió con el presidente López Obrador para hablar sobre el tema que, según dijo, “se arreglará de una vez por todas”.

Sin embargo, hay que considerar que el “tema del agua”, como lo llama García, es multidimensional, pues intervienen diversos factores que van desde las condiciones geográficas de cada zona, los usos que se le da al agua en cada cuenca, y las políticas públicas.

Alberto Búrquez Montijo, investigador del Instituto de Ecología de la UNAM, destaca que la sequía es una construcción social sobre “la percepción humana de la escasez de agua”, por lo que cada comunidad lo percibe diferente.

En el caso de Monterrey, dice, la falta de agua depende de diferentes factores. Entre ellos, la suma de sequías meteorológicas, agrícola e hidrológica, combinada con aspectos socioeconómicos como el estado de la infraestructura y la distribución del agua en la zona.

De acuerdo con el monitor de sequía de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), durante la primera quincena del mes de marzo del 2020 hubo fenómenos meteorológicos que favorecieron precipitaciones “por arriba de lo normal”, en algunos estados.

Pero este año, aunque se observaron lluvias por arriba del promedio en Tabasco, Chiapas y la Península de Yucatán, no fueron suficientes para contrarrestar la sequedad del suelo.

Imagen: Animal Político 

Eduardo Hinojosa, del Instituto de Recursos Mundiales (WRI por sus siglas en inglés), explicó a Animal Político que “la sequía se refiere a una escasez temporal de agua en comparación con condiciones normales o habituales.También se le refiere como una anomalía transitoria, ya que regularmente pues es por un tiempo determinado y tiene una conclusión este fenómeno”.

La sequía es solo uno de los problemas derivados de la falta de agua, y entre ellos uno de los que más preocupa es el llamado estrés hídrico, que básicamente consiste en extraer más agua de la que logra ingresar al sistema para recargarlo. Es como sacar del banco más dinero del que ganamos.

Ahora mismo, como ejemplo de esa situación, la presa La Boca de Monterrey, Nuevo León, sólo tiene el 13% de su capacidad; mientras que Cierro Prieto sólo tiene el 7%, según la Conagua.

“Yo creo que no logramos dimensionarlas en su totalidad como sociedad pero en resumen la cantidad y calidad de agua que tenemos a nuestra disposición, se va reduciendo, se ha ido reduciendo y esto tiene efectos nocivos en la salud pública en el desarrollo económico de la sociedad en general en la biodiversidad y los ecosistemas”, señala Hinojosa.

La ‘tragedia de los comunes’ 

Búrquez explica que hay algunos recursos naturales de uso colectivo, que al ser reconocidos como de la comunidad, terminan por ser sobreexplotados y terminan por agotarse. A esto se le conoce como la “tragedia de los comunes” y el agua forma parte de ello.

El especialista de la UNAM señala que el agua se ha considerado como un recurso inagotable desde tiempos inmemoriales, aunque no necesariamente es así.

Un tema que es de conocimiento general es el funcionamiento del ciclo hidrológico, todos aprendimos que el agua que usamos se evapora y regresa a la tierra de forma aparentemente infinita

Pero aunque Hinojosa reconoce que en términos físicos el agua ciertamente no se pierde, el agua de la que disponemos para consumo sí se ha ido reduciendo debido a la contaminación y deterioro de las fuentes de agua.

Si bien el ciclo hidrológico sigue su camino, los seres humanos lo hemos afectado, por ejemplo, al pavimentar zonas por donde se infiltraba el agua a los acuíferos.

De acuerdo con atlas de riesgos hídricos elaborado por WRI,  México ocupa el lugar número 24 del mundo en un nivel de estrés hídrico definido como alto, esto significa que entre el 40 y el 80% del agua disponible se extrae cada año.

Pero de forma local, la situación es un poco más complicada pues 15 de las 32 entidades federativas se encuentran un nivel extremadamente alto y esto significa que al año se extrae más del 80% del agua que se tiene disponible, explica Hinojosa.

De acuerdo con este instrumento casi la mitad de los estados de la República están bajo una situación de estrés hídrico extremadamente alto.

Baja California Sur encabeza la lista, seguido de Guanajuato, Ciudad de México, Aguascalientes, Estado de México y Querétaro. Siguen Zacatecas, Chihuahua, Hidalgo, Sonora, Sinaloa, Nuevo León, Morelos, Jalisco y Tamaulipas.

Manejo ineficiente del agua 

De acuerdo con el INEGI, en México, 76% del agua se utiliza en la agricultura; 14% en el abastecimiento público; 5% en las termoeléctricas y otro 5% en la industria.

Cifras que, de acuerdo con Búrquez, deberíamos empezar a repensar.

“Utilizamos el agua de una manera muy desordenada en general. La agricultura, por ejemplo, es una actividad que utiliza el agua de manera sumamente ineficiente, utilizamos los mismos métodos que se utilizaban hace 4 mil años”.

El especialista también señala que más del 60% del agua que llega al servicio público se pierde en fugas; mientras que el 5% que se emplea para la industria es agua que se toma directamente del acuífero y que muchas veces no se ve, pero que ahí está.

Búrquez destaca que necesitamos incrementar la eficiencia en el uso,  mejores sistemas agrícolas, ganaderos y forestales; así como mejorar la infraestructura urbana y suburbana para distribución del agua.

Pero lo más importante, de acuerdo con Búrquez, es reconocer que las responsabilidades en el uso del agua no son únicamente de los ciudadanos.

“Esta idea de que hay que ahorrar el agua (en casa) como una medida que va a ser que disminuya la la posibilidad de una sequía no es no es real”, señala.

De acuerdo con el especialista “el ciudadano debe de ahorrar agua y hacer lo posible por utilizar la menor cantidad de agua, pero eso no va a ser que las cosas cambien. Lo que va a hacer que las cosas cambien realmente va a ser cuando tengamos legislación adecuada que regule los grandes usuarios del agua, el agua de carácter agrícola, el agua ganadera y el agua asociada a procesos industriales como la minería y los textiles”.

Hinojosa coincide y señala que, además de las acciones individuales, “como ciudadanos podemos demandar ciertas acciones de nuestros gobiernos, para que ellos establezcan políticas públicas y se vayan creando las bases para tener acciones mucho mucho más potentes y más definidas”.

Destaca que algunas de las acciones para mejorar las condiciones en relación al agua se denominan como soluciones basadas en la naturaleza, como podrían ser la implementación de Sistemas de Captación de lluvia.

Fotografía: José Luis de la Cruz (Archivo)

 

Este texto es propiedad de Animal Político y lo reproducimos con su autorización, puedes leer el original en el siguiente enlace. 

Siguen los bloqueos en Chilpancingo por falta de agua

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Itzel Urieta

28 de marzo de 2022

Chilpancingo

Vecinos del barrio de San Antonio bloquearon las calles 5 de febrero y Niños Héroes, en el centro de Chilpancingo, para exigir el suministro de agua a la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach).

Los vecinos denunciaron que llevan tres meses sin este servicio por lo que recurren a comprar pipas, generando un gasto extra en su economía.

«Desde hace tres meses que no tenemos agua compramos pipas hasta en  400 pesos por cada una  y ya compramos cuatro en en las últimas semanas» dijo un vecino de la calle 5 de febrero.

A las 8 de la mañana comenzó el bloqueo en la esquina de las calles 5 de febrero y Niños Héroes, en el centro de la ciudad.

Fueron unos 20 vecinos con carteles donde se leía, «Queremos agua», «Exigimos a CAPACH el suministro de agua», se leía.

 Mencionó el vecino de esta calle que desde el viernes pasado hablaron con las autoridades de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo y se comprometieron a suministrar el agua este domingo.

A las familias de esta calle del barrio de San Antonio si les llegó el agua pero de manera insuficiente y por ese motivo decidieron bloquear la calle.

Antes de que iniciaran el cierre de la vía llegó Arturo Carranza Martínez, director de atención a usuarios de la Capach para dialogar con las familias.

Carranza Martínez les informó que el agua no logró surtir a todos debido a la falla de una válvula en las tuberías.

El funcionario  propuso hacer llegar el agua sólo a la calle Niños Héroes, en lo que personal de Capach repara la válvula dañada.

Los vecinos no estuvieron de acuerdo y dijeron que van a esperar a que se repare la válvula para que todos tengan agua al mismo tiempo.

Los vecinos dijeron que mantendrán el bloqueo hasta que Capach repare la válvula o suministre el agua.

En otro punto de la ciudad, a las 11 de la mañana, vecinos del oriente de Chilpancingo bloquearon el Libramiento a Tixtla, a la altura del cuartel de la Policía Municipal, exigiendo a Capach el agua, después de mes y medio sin recibirla, denunciaron los manifestantes.

Los bloqueos por falta de agua en la ciudad son porque, de acuerdo con datos de Capach, en temporada de estiaje a la ciudad entran 250 litros por segundo de agua, y para abastecerla correctamente se necesitan 600.

En temporada de lluvia la cantidad de agua aumenta solo a 350 litros por segundo, lo cuál sigue siendo insuficiente para abastecer a las 700 colonias de la capital.

De acuerdo con la ambientalista Ángela Memije Alarcón, quién lleva 20 años en el activismo para rescatar el Rio Huacapa y solucionar las problemáticas de agua en Chilpancingo, los bloqueos son consecuencia de un fenómeno llamado estrés hídrico.

El cual se da cuando la cantidad de agua es menor a la requerida por la población.

Te puede interesar: Justicia comunitaria: sentencian a 25 años de trabajos comunitarios a feminicida

Día Mundial del Agua. No funcionan cinco plantas tratadoras en Río Huacapa, dice ambientalista

Se necesitan de 500 a 600 litros por segundo para que el tandeo de agua sea por lo menos una vez a la semana, pero las fuentes de captación en buenas temporadas solo logran recolectar 350


Texto: José Miguel Sánchez 

Fotografía: Amílcar Juárez

22 de marzo de 2022 

Chilpancingo  

La activista por el medio ambiente, Ángela Memije Alarcón, denunció que cinco de las seis plantas tratadoras de aguas residuales que se ubican en la micro cuenca del Río Huacapa – Río Azul siguen sin funcionar, y la de Chilpancingo, que es la única en activo, no está operando al cien por ciento.

Explicó que esta micro cuenca comienza en la comunidad Omiltemi, en la Sierra de Chilpancingo, y termina en Quechultenango, donde el Río Azul se convierte en Río Omitlán para juntarse con en el Papagayo y finalmente desembocar en las aguas del Océano Pacífico, en Acapulco.

Para sanear el recorrido que hace el agua existen seis plantas tratadoras para la micro cuenca, las cuales se ubican en Jaleaca, Amojileca, Chilpancingo, Tepechicotlán, Cozcamila y Quechultenango, de las cuales la única que funciona es la de Chilpancingo, dijo Memije Alarcón.

Agregó que el proyecto de las seis plantas tratadoras era sanear toda el agua de la cuenca desde río arriba con el objetivo de llegar al río Omitlán lo menos contaminada y que en el proceso el agua tratada fuera de ayuda para los agricultores de la zona.

“Tenemos seis plantas de tratamiento, ya existe la infraestructua, lo que le pedimos a las autoridades es que se rehabiliten para lograr sanear el agua”, comentó.

A pesar que la planta tratadora de Chilpancingo es la única en funcionamiento, no está trabajando el cien por ciento debido a la descompostura de algunos equipos necesarios para sanear el agua.

Memije Alarcón explicó que eso es una problemática que se debe abordar con todos los niveles de gobierno e hizo un llamado a las autoridades municipales, estatales y federales para, en conjunto, resolver la problemática del agua.

“Se deben gestionar tarifas especiales para que los organismos operadores de agua como Capach no paguen tanto por el servicio de luz, los costos elevados hacen que se bombee menos agua y que las plantas tratadoras no funcionen”, dijo.
Datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) aseguran que en México hay 44 millones de personas que no tienen acceso diario al agua, y ocho millones no cuentan con tuberías que les provean este servicio a sus hogares.

Chilpancingo vive estrés hídrico  

De acuerdo con datos de Capach a Chilpancingo ingresan 250 litros de agua por segundo, lo que es insuficiente para abastecer a toda la ciudad.

Se necesitan de 500 a 600 litros por segundo para que el tandeo de agua sea por lo menos una vez a la semana, pero las fuentes de captación en buenas temporadas solo logran recolectar 350.

La falta de agua en Chilpancingo genera un fenómeno llamado estrés hídrico, y de acuerdo con Memije Alarcón eso es el causante de las protestas y bloqueos de los colonos de Chilpancingo porque la demanda de agua es más alta que la cantidad disponible.

“Nos dan agua cada 20 días o tres meses y tenemos que bañarnos, lavarnos las manos, lavar nuestra ropa, pero ¿cómo vamos hacer todo eso si no hay agua? eso al ama de casa, al estudiante, al padre de familia le causa estrés, porque no sabe cómo le va hacer”, dijo.

Datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO) indican que para el año 2025, mil 900 millones de personas vivirán en países o regiones que enfrentan una escasez absoluta de agua, y dos tercios de la población mundial en una situación de estrés hídrico.

La ambientalista que este martes participò en un acto oficial por el Día Mundial del Agua y que se desarrolló en la plaza central de Chilpancingo, planteó que para solucionar el tema del agua es necesario realizar acciones conjuntas entre la autoridades y sociedad.

Es decir, detalló, que haya propuestas que sean apoyadas económicamente desde los tres niveles de gobierno.

 

Te puede interesar: Día Mundial del Agua. El Río Huacapa sin saneamiento

Día Mundial del Agua. El Río Huacapa sin saneamiento

Las aguas negras que corren a cielo abierto por el encauzamiento provocan malos olores e incluso enfermedades, denunciaron los vecinos que viven en las márgenes de esta obra


Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Amílcar Juárez

22 de marzo del 2022

Chilpancingo

 

El encauzamiento del Río Huacapa que se ha convertido en desagüe de aguas negras y que en el 2013 sufrió daños por el huracán Ingrid y la tormenta tropical Manuel no ha tenido un tratamiento adecuado de sus descargas y funciona parcialmente.

La planta tratadora de aguas residuales localizada en Petaquillas fue puesta en marcha en el 2011 durante el gobierno del perredista Zeferino Torreblanca Galindo.

La Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (CAPACH) informó que esta planta fue construida para una capacidad de tratar 250 litros de aguas residuales por segundo. Llegan a través de 24 barrancas de Chilpancingo.

Pero hasta el momento dicha planta que es administrada por la Comisión de Agua, Alcantarillado y Saneamiento del Estado de Guerrero (CAPASEG) no funciona al cien por ciento, dijeron los de CAPACH.

Las aguas negras que corren a cielo abierto por el encauzamiento provocan malos olores e incluso enfermedades, denunciaron los vecinos que viven en las márgenes de esta obra.

Ana quien tiene su vivienda entre las calles Moisés Guevara y el Paseo Alejandro Cervantes, señala que el río siempre ha generado olores fétidos que se agudizan en los meses de abril y mayo por las intensas oleadas de calor.

Los colonos de la Juan N. Álvarez, que se ubica sobre el encauzamiento, aprendieron a convivir con la situación, pues reconocen que no pueden hacer más.

“Aunque nosotros quisiéramos hacer algo no podemos, el gobierno es el que tiene la maquinaria y el dinero para desazolvar el río cada temporada”, reclamó Ana.

Chilpancingo da el 83 por ciento de las aguas negras al Huacapa

De acuerdo con la tesis académica La Gestión del Saneamiento en la Cuenca del Río Huacapa-Río Azul, que realizó el estudiante del Instituto Mexicano de Tecnología del Agua (IMTG) Armando Catalán Castro, Chilpancingo aporta el 83% de las aguas residuales descargadas en el Río Huacapa, el resto lo hacen las comunidades pequeñas como Amojileca y Petaquillas.

Estas aguas sucias van a desembocar al Río Azul que se ubica en el municipio de Quechultenango.

De acuerdo con este estudio académico la condición topográfica de Chilpancingo sirvió para que el cauce del Río Huacapa fuera utilizado como receptor natural de aguas residuales que generan los pobladores.

Esas condiciones convirtieron al río Huacapa en un canal a cielo abierto de aguas residuales, lo que genera los olores fétidos que afectan a 40 colonias que están asentadas en sus márgenes.

Algunos vecinos de estos asentamientos humanos recuerdan que antes el río Huacapa era un espacio libre de agua negras, y fue por el crecimiento de la ciudad que se comenzó a verter las aguas residuales.

“Yo he vivido toda mi vida aquí y recuerdo que antes en el Huacapa no era de agua negras, salíamos y lavábamos ropa y nos bañábamos”, recuerda Ana.

Desde que encauzaron el Huacapa las familias que viven en sus márgenes sufren los malos olores, y de acuerdo con un informe realizado por la Comisión Nacional del Agua (Conagua), provoca daños a la salud.

“El río Huacapa presenta serios problemas de contaminación, teniendo en esta zona un foco de infección muy fuerte que afecta principalmente a niños, y adultos mayores”, dice la tesis del estudiante Armando Catalán Castro.

El encauzamiento del Huacapa tiene siete kilómetros que inician en la colonia de la San Rafael Norte y concluye en el Fraccionamiento La Cinca.

 

Te puede interesar: Desaparece desde hace un año programa de Escuela de Tiempo Completo en Chilpancingo

Desabasto de agua en Chilpancingo: Emma y la historia de los lavaderos públicos

Texto y fotografía: José Miguel Sánchez

1 de marzo de 2022

Chilpancingo

A las 8 de la mañana Emma Ávila espera que abran los lavaderos públicos de la barranca Pezuapa. A los cinco minutos llega el encargado de los lavaderos, Fabián Ramírez Rodríguez y abre la puerta.

Emma es la única persona que la mañana de hoy fue a lavar cuatro kilos de ropa aproximadamente, la transporta en una bolsa negra y una cubeta de pintura algo envejecida.

Los lavaderos públicos en la capital son alternativas para las personas que sufren el desabasto de agua en la ciudad, como una medida para cuidar su agua, prefieran pagan 15 pesos por lavar en estos espacios públicos, que gastar agua que en muchos casos fue comprada a pipas debido a la falta de agua en la ciudad.

Para Emma, que vive en la colonia los sauces a poco metros de estos lavaderos no se le complica mucho el traslado, y lo hace como una medida para ahorrar agua.

Hay personas que se trasladan de colonias muy alejadas de Chilpancingo para lavar ropa y tienen que pagar traslado en taxi por lo pesado de la ropa.

“Aquí luego llegan señoras que de la Plan de Ayala, de la 1 de Mayo, de la CNOP a lavar su ropa, y muchas de ellas lavan ropa ajena”, cuenta Ramírez Rodríguez.

Ramírez Rodríguez no solo es el encargado de los lavaderos, lo es de todo el andador Pezuapa que conecta la colonia Margarita Viguri con el barrio de Tequicorral.

Y cuenta que los lavaderos de la barranca Pezuapa son de los más económicos de la ciudad, cobran 15 pesos por el tiempo que necesiten, mientras que otros lavaderos las cobran por hora.

Aun así la mañana de hoy solo Emma está lavando su ropa.

“Yo me vengo una vez a la semana y aprovecho para lavar la ropa de toda mi familia, de mi esposo y de mis tres hijos, y si me llevo como unas tres horas para acabar, llegó a las 8 y me voy como a las 12 del día”, cuenta Emma.

Emma lo hace para no gastar el agua que compró, ya que dice que en su colonia no cae agua desde hace un mes.

Este lavadero tiene una capacidad para que 20 personas estén lavando ropa simultáneamente aunque Ramírez Rodríguez acepta que por la pandemia del Covid-19 la afluencia de personas en los lavaderos bajo demasiado, como el día de hoy que solo Emma está lavando su ropa.

“Antes eran espacios para saludarnos entre vecinos, platicar, aquí nos juntábamos todos, pero hoy ya es muy poca la gente que viene”, comenta Ramírez Rodríguez.

Uno de los problemas que genera la falta de gente es que no se junte el dinero para el mantenimiento o para comprar las pipas de agua para llenar los tanques, Ramírez Rodríguez admite que el agua entubada que le debe surtir la Comisión de Agua y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach) es muy escasa y no abastase como se merece un servicio de este tipo.

Ramírez Rodríguez aprovechó para contar la historia de estos lavaderos, que en un principio fue administrado por su madre, Ofelia Rodríguez Jiménez, quien para ganar dinero lavaba ropa ajena de sus vecinos.

Por esa razón los lavaderos de la barranca Pazuepa fue su centro de trabajo, día con día iba a lavar ropa.

Fue durante la administración del gobernador Alejandro Cervantes Delgado que se creó el parque conocido como Los Tuneles y se remodelaron los lavaderos.

Los vecinos del lugar, sabiendo que Ofelia estaba a diario en los lavaderos la propusieron como encargada del lugar.

Cervantes Delgado aceptó la propuestas y por 35 años Ofelia fue encargada de los lavaderos, falleció a la edad de 93 años en 2015, a partir de ahí, su hijo es el encargado.

Ramírez Rodríguez contó que hay desatención gubernamental a estos espacios, ya que con los 15 pesos que él cobra por lavar le tiene que dar mantenimiento no solo a los lavaderos, sino a todo el parque Pezuapa, conocido popularmente como Los Tuneles.

“De repente se roban los tinacos de los baños públicos y hay que comprarlos, hacemos la gestión y con trabajos nos lo reponen, piensan que yo me quedo con el dinero”, comentó.

 

Indiferencia municipal ante el crítico desabasto de agua en Chilpancingo

Los tres puntos de producción de agua son los mismos que los de hace 60 años y la ciudad ha crecido. Hasta en la década de los ochentas eran 60 colonias y cuatro barrios, ahora son más de 700


Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Amílcar Juárez

28 de febrero del 2022

Chilpancingo

Han pasado tres meses sin que haya agua potable en la casa de Teresa Molina Valle, vecina de la colonia Ampliación Primero de Mayo, ubicada al poniente de la ciudad.

Teresa es parte de la familia Solache Molina, que comparte su hogar con otras tres familias más. Todos juntos suman 15 personas en una vivienda que lleva 60 días sin el servicio de agua por parte de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach). En esa colonia, todas las familias están igual: a la espera de que les llegue el agua.

En Chilpancingo el abastecimiento de agua es un problema que ninguna administración municipal ha resuelto pese a que cuando empiezan su mandato, las nuevas autoridades informan de obras de millonarias en infraestructura hídrica.

Incluso es una promesa recurrente de campaña. Al menos fue para la actual acaldesa, Norma Otilia Hernández Martínez.

Vivir en esa incertidumbre es difícil, porque, además de no tener el abastecimiento de agua, la economía de las familias se complica porque tienen que comprar pipas.

Teresa Molina Valle contó que entre todos los inquilinos que habitan su vivienda se cooperan para la compra de pipas.

“Yo pago el agua por año el servicio a Capach pero nunca nos llega a nuestras tuberías». «Aquí vivimos 15 personas y tenemos que comprar una pipa grande que vale 900 pesos”, comparte.

Una de las alternativas que esta familia busca es reciclar el agua.

“El agua que utilizamos para lavar la ropa o trastes la ocupamos para el baño y para regar las plantas”, dice Teresa.

Tan grave es la situación de la escasez de agua en sus tomas de agua que, muchas de las familias de esta colonia Primero de Mayo tienen que acudir a algunos lavaderos públicos ubicados en distintos puntos de Chilpancingo.

Por ejemplo, narra Teresa Molina, en su caso va a lavar su ropa al lavadero de la colonia Vicente Lombardo Toledano que está ubicada al sureste de esta capital.

Trasladarse a ese punto es para ellos una verdadera travesía: se levantan a las cinco de la mañana para llegar puntuales al lavaderoy así alcanzar por un espacio de 3 horas que utilizan para lavar sus kilos de ropa.

Por el agua y los lavaderos que utilizan, les cobran diez pesos, cuenta Teresa.

¿De dónde se abastece de agua a Chilpancingo?

De acuerdo a la Capach, son tres las principales fuentes de abastecimiento de agua para las familias de esta capital: Omiltemi, Acahuizotla y Mochitlán.

Omiltemi surte a las colonias del norte, noreste y poniente de la ciudad, mientras que Acahuizotla y Mochitlán a la zona sur y sureste.

Desde hace años, familias de varias colonias del poniente de esta ciudad participaron en la construcción de dos fuentes de abasto: Iglesia Vieja y Peña Rajada.

Ayer domingo, familias de las colonias Plan de Ayala, La Pradera, Independencia, Las Palmas, Eduardo Neri y Lomas del Poniente, dieron una conferencia de prensa para presentar a sus integrantes de la Asociación del Sistema de Agua Peña Rajada.

Exigieron a las autoridades la rehabilitación de cuatro kilómetros de tubería de este sistema que opera desde hace 30 años y que beneficia a 30 mil habitantes de estas seis colonias de Chilpancingo.

En entrevista, el director de atención integral de Capach, Arturo Martínez Carranza, en estos momentos de estiaje, los tres principales sistemas de agua Mochitlán, Omiltemi y Acahuizotla, producen 250 litros de agua por segundo que es insuficiente para abastecer a las familias de esta capital.

Dijoa que es en época de lluvias cuando se logra captar entre 300 y 400 litros por segundo de agua pero también no alcanza para cubrir todas las necesidades de abasto a los más de 300 mil habitantes de Chilpancingo.

Los tiempos para que Capach otorgue este servicio a determinada colonia dependen de la cantidad o temporada de captación de agua en cualquiera de los tres principales sistemas.
“Capach tarda mucho en surtir agua en las colonias porque no tenemos de donde sacar más, debido a que los tres sistemas principales en época de estiaje no captan lo suficiente”, explicó Martínez Carranza.

Otro problema para garantizar el abastecimiento es que los tres puntos de producción de agua son los mismos que los de hace 60 años pero además a través de los años las colonias en Chilpancingo han venido en aumento.

Hasta en la década de los ochentas eran 60 colonias y cuatro barrios, ahora son más de 700, señala un informe de la dirección de Barrios y Colonias del ayuntamiento municipal de Chilpancingo.

Para Capach, dijo Martínez Carranza, son dos los principales problemas que enfrentan como institución, lo que impide garantizar a la población el suministro de agua.

El primero es la poca captación de agua que se da en los sistemas, y el segundo es un déficit financiero, según ellos, generado por los usuarios morosos.

De las 42 mil tomas de los usuarios que tienen registradas, solo 12 mil tienen sus pagos al corriente.

Datos extraoficiales de Capach indican que este organismo paramunicipal enfrenta una deuda de 45 millones de pesos con la Comisión Federal de Electricidad (CFE) por concepto de suministro de energía eléctrica en los bombeos que se realizan en los sistemas de Acahuizotla, y Mochitlán y otros cárcamos de captación de agua ubicados en diferentes puntos de Chilpancingo.

En las tres últimas administraciones municipales la CFE ha realizado cortes de luz debido a que las autoridades no pagan con puntualidad este servicio.

Aumentan protestas por abasto

Desde el inicio de este año, familias de colonias y barrios de Chilpancingo han salido a las calles en protesta por el desabasto de agua.

Han realizado bloqueos en las calles y protestas afuera de las oficinas de Capach.

Es precisamente en los cuatro primeros meses del año cuando se registran estas movilizaciones por ser la época de mayor estiaje.

La nueva administración municipal, dirigida por la morenista Norma Otilia Hernández Martínez, intentó tener una calendarización por día de las colonias que serían abastecidas de agua.
Como una medida de contención para los bloqueos y para informar a los colonos el día de abastecimiento, esa fue la decisión.

Dicha calendarización no funcionó y a los pocos meses dejaron de publicarlo en las redes sociales del ayuntamiento y de la Capach.

Arturo Martínez Carranza dijo que la Capach dejó de publicar esa calendarización porque es complicado cumplirlo, ya que la cantidad de agua que se capta en los tres principales sistemas varía todos los días.

No hay recursos para obras de captación de agua

En los últimos diez años se han presentado varios proyectos para realizar obras de captación en otros lugares pero para ello se requiere de miles de millones de pesos para realizar la obra. Las opciones para traer agua es de los ríos Papagayo o Mezcala.

Uno de los proyectos que en caso de que se lleve a cabo es el de Mezcala que tendría una inversión de tres mil millones de pesos y que solucionaría el abasto de agua a Chilpancingo en los próximos 40 años.

Para que se realice esta obra se necesitarían ocupar el presupuesto de los tres mil millones de pesos que ejercerá el ayuntamiento de Chilpancingo en los próximos tres años.

El 13 de abril del 2012, el entonces candidato del PRI a la presidencia, Enrique Peña Nieto, firmó un compromiso ante un notario público de realizar una obra para abastecer de agua a la ciudadanía de Chilpancingo.

La obra prometía remodelar y actualizar la red de tuberías, los tanques de abastecimiento y aumentar la captación de agua, de 230 litros a 500 y aunque Peña Nieto entregó la obra, estas nunca dieron resultado.

A 10 años de que se buscó una solución con apoyo del gobierno federal, el agua sigue siendo uno de los principales problemas que sufren día a día los habitantes de la capital.

 

Chilpancingo sin agua, con obra incumplida para su abastecimiento desde Peña Nieto

El 22 de mayo del 2017, cuatro años después de la firma del convenio de coordinación entre el gobierno federal y el estatal que tenía como objetivo cumplir con el compromiso de incrementar el abasto de agua potable y asegurar que la gente de esta capital tuviera agua suficiente para los próximos 15 años, pero no ha sido así


Texto: Jesús Guerrero

Fotografía: José Luis de la Cruz / Archivo

22 de febrero del 2022

Chilpancingo

 

Una obra de abasto de agua potable para Chilpancingo en la que oficialmente se invirtieron 489.5 millones de pesos y que fue puesta en marcha por ex presidente Enrique Peña Nieto y el ex gobernador Ángel Aguirre Rivero, no ha funcionado.

Actualmente el desabasto de agua ha generado que desde hace tres meses mujeres y hombres que viven en distintas colonias de esta capital con cubeta en mano cierran calles para exigir el servicio.

El 13 de abril del 2012, el entonces candidato del PRI a la presidencia Enrique Peña Nieto firmó un compromiso ante un notario público de realizar una obra para abastecer de agua a la ciudadanía de Chilpancingo.

El 19 de abril del 2013, un año después de haber hecho ese compromiso público, el gobierno federal a través del director general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) David Korenfeld, el ex gobernador Ángel Aguirre y el entonces alcalde de Chilpancingo, Mario Moreno Arcos dan a conocer el inicio esta obra.

En dicho convenio se planteaba la realización de nuevas redes de tuberías de conducción, tanques de almacenamiento y rehabilitación de acueductos.

En uno de los puntos de dicho acuerdo se contempla la necesidad de construir una nueva fuente de abastecimiento y esta obra se realizará en cuanto se dispongan de los resultados de estudios y proyecto y en forma preliminar se propone estudiar los arroyos ubicados en las comunidades de La

Esperanza y Azinyahualco, del municipio de Chilpancingo.

Así como el acuífero de la localidad de Mochitlán, Río Azul, y el Río Mezcala, los dos últimos ubicados en los municipios de Quechultenango y Zumpango de Neri, respectivamente.

Sin embargo, dichos estudios para determinar una nueva fuente de abastecimiento nunca se realizaron.

El mismo proyecto firmado por Conagua, Ángel Aguirre y Mario Moreno, menciona varias pequeñas obras que se construyeron pero no operan como es la línea de interconexión Acahuizotla, planta de bombeo Las Torres-Tanque Texcalco en 8 pulgadas de diámetro con un cárcamo y subestación eléctrica.

También no funciona el tanque de almacenamiento del Tomatal-Colinas del Sur.

Son 14 acciones, entre obras y estudios, que este proyecto contempla en este convenio para la obra de abasto de agua para las familias de Chilpancingo que se realizaron pero que no han funcionado.

El 22 de mayo del 2017, cuatro años después de la firma del convenio de coordinación entre el gobierno federal y el estatal que tenía como objetivo cumplir con el compromiso de incrementar el abasto de agua potable para la ciudadanía de Chilpancingo, Peña Nieto, entrega la obra y asegura que la gente de esta capital tendrá agua suficiente para los próximos 15 años.

Según las autoridades federales y estatales, la obra contemplaba la oferta de 230 a 500 litros por segundo de agua.

Según trabajadores del organismo de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach) cuando el caudal en las fuentes de abastecimiento de Mochitlán, Omiltemi y Acahuizotla, es alto llega hasta los 325 litros por segundo de agua.

El secretario General de la Sección 15 del Sindicato Independiente de la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado de Chilpancingo (Capach) Asunción Rodríguez Flores, pidió que la Secretaría de la

Función Pública (SFP) realice una auditoría a este organismo para que se sepa de los funcionarios responsables de su quiebra financiera.

Recordó que cuando el priísta, Mario Moreno Arcos (que busca la dirigencia estatal del PRI) era alcalde de Chilpancingo -en el período 2012-2015- fue cuando supuestamente se realizaron obras para que la gente tuviera suficiente de agua.

«La verdad no sabemos la cantidad de millones de pesos que se gastaron en esa obra pero que no ha funcionado y la prueba está de que la gente tiene varios meses protestando en las calles exigiendo el servicio», externó.

El dirigente sindical dijo que la quiebra financiera que enfrenta Capach también a ellos como trabajadores les ha pegado en sus salarios y prestaciones sociales.

Cuenta que a los 400 trabajadores les adeudan parte de su aguinaldo del 2020 además de que las quincenas se las pagan con retraso.

«Nos deben dos millones de pesos de adeudos por diversos beneficios sociales», aseveró.

Según Asunción Rodríguez, Capach, enfrenta un déficit de 85 millones de pesos por adeudos a la Comisión Federal de Electricidad (CFE) a diversos proveedores y a los trabajadores.

Durante el 2013, autoridades y pobladores de la comunidad de Aziyahualco, rechazaron la propuesta que les planteó Moreno Arcos de que su río El Alquitrán abasteciera de agua a las familias de Chilpancingo.

«La ciudadanía y el comisario le dijeron a Mario Moreno que no iban a dar agua a Chilpancingo porque la que tienen la utilizan para sembrar sus tierras», contó un ciudadano de esa comunidad que pertenece al municipio de Chilpancingo.

El convenio que firmó con la Federación el propio Mario Moreno Arcos en el 2013 proponía que el río Alquitrán de la comunidad de Azinyahualco, fuera uno de los candidatos como una nueva fuente de abastecimiento de agua para la capital.

En las tres campañas políticas que ha realizado el priísta Mario Moreno (dos veces para alcalde y en el 2021 a gobernador de Guerrero) ha utilizado como bandera garantizar el abasto de agua a las familias de esta capital.

Ahora en este 2022 y como gobernadora Evelyn Salgado y alcaldesa de Chilpancingo, Norma Otilia Hernández, ambas de Morena, no han planteado como resolver este problema del desabasto de agua.

Durante su campaña política, Norma Otilia, al igual que sus antecesores del PRI, tuvo como su principal bandera de campaña darle solución a este problema.

Pero hoy en día, y en plena temporada de estiaje, la gente se manifiesta en las calles para exigir aunque sea una sola cubeta de agua.