Resistir para vivir: El reto de los agricultores frente a la pandemia en Chiapas

Resistir para Vivir es un reportaje que aborda el reto de los agricultores frente a la pandemia en Chiapas, en el se cuenta la historia de tres productores dedicados a la siembra y cosecha de productos simbólicos de la región Soconusco como: cacao, rambután y soya.


 

Texto: Teresita Morales y Damián Sánchez / ZonaDocs

Fotografías: Damián Sánchez

29 de septiembre del 2020

 

En Mazatán, Chiapas existe un cultivo simbólico: La soya.

Oliver Arroyo es un productor de Soya en Mazatán, Chiapas, México, su relación con el campo la ha mantenido desde pequeño, así que, pese a las adversidades, él mencionó: No queda de otra más que echarle ganas, porque es lo único que sabemos hacer.

 

 

El campo siempre ha significado productividad para el Soconusco, Chiapas, pero con la pandemia del Coronavirus muchos sectores económicos se vieron afectados y la agricultura no fue la excepción, aunque las actividades de la tierra a diferencia de otros negocios no hicieron ninguna pausa.

 

 

El chino trabaja en la siembra de la soya, este año tuvo que cubrir su rostro con un pañuelo, para protegerse del Covid- 19.

 

Los campos de soya verán su producción en unos meses, por eso durante junio- agosto se empezó con la cosecha de otoño- invierno, narró Oliver Arroyo, quien como gente de campo protege su cabeza con una gorra y usa una playera de manga larga gris para cuidarse de los fuertes rayos del sol.

 

El joven productor expresó que la situación del campo se ha visto difícil debido a que los insumos están caros y el precio del combustible se elevó.

 

Nos hemos visto afectados en esa cuestión, en costo -beneficio; pues los costos de nuestro producto no han mejorado, y últimamente también lo que es el apoyo de gobierno nos ha golpeado un poco. En cuestión de la soya nos quitó la comercialización, ajuste de precios

 

Nos hemos visto afectados en esa cuestión, en costo -beneficio; pues los costos de nuestro producto no han mejorado, y últimamente también lo que es el apoyo de gobierno nos ha golpeado un poco. En cuestión de la soya nos quitó la comercialización, ajuste de precios; entonces sí nos hemos visto afectado en producción.

 

Con el Coronavirus las actividades del campo no pararon.

 

Este es nuestro trabajo, a esto nos dedicamos y no nos queda otra que echarle ganas y salir adelante.

 

En los años 80, la soya surgió como un cultivo alternativo luego de que el algodón dejó de ser rentable.

 

 

En Mazatán, Chiapas existe una diversidad de cultivos:   plátano, caña de azúcar, soya, ajonjolí, girasol; también la ganadería es un sector económico para el pueblo.

 

Productores de rambután continúan sufriendo los estragos de la pandemia

En el cantón Victoria en Tapachula, Chiapas, se encuentra una de las empacadoras de rambután con más de 35 años de experiencia en el mercado; la fruta exótica ha llegado a países como Japón y Estados Unidos gracias a su exportación internacional.

 

Al llegar al lugar, se aprecia un clima laboral agradable, pero parece que todo va a prisa, las mujeres se encuentran seleccionando y limpiando el rambután que se habrá de exportar; los hombres por su parte hacen la tarea más pesada cargar las rejas para que en otro espacio este fruto se ha lavado.

 

Por la pandemia, todos llevan puestos unos cubrebocas, son gente de campo, saben que la jornada tiene que sacarse a delante con calor o lluvia, el trabajo sigue solo hay que seguir algunos lineamientos de higiene y seguridad que les ha marcado la empresa.

 

 

Hace 35 años aproximadamente el rambután fue introducido a Chiapas y cambió la economía de toda una región.

 

 

Víctor Pérez Saldaña, gerente de Exóticos Agrícolas lleva la batuta de este rancho, se encarga de muchas tareas administrativas, pero en ocasiones se toma un tiempo para convivir con sus empleados.

 

En Exóticos Agrícolas no esperábamos esto y nadie…pero, algo importante es que, la agricultura no puede parar, la mano de obra, la cosecha y todo lo que tenga que ver con el salario o mano de obra no baja.

 

 

El rambután fue un cultivo nuevo que cambió a toda una población, empezó de manera muy rentable, pues un kilo llegaba a costar hasta 50 pesos. Actualmente en la región del Soconusco existe una superficie de dos mil hectáreas de este fruto; existe una producción de 35 a 45 mil toneladas, lo que ha hecho que los precios bajen.

 

 

Un grupo de trabajadores camina sobre la carretera su jornada laboral ha terminado. En sus manos llevan una tijera hecha de bambú con la que cortan el rambután.

 

Eilser Alchiler tiene 24 años, desde hace seis años se dedica a las jornadas agrícolas, ve en el rambután una forma de ganarse un dinero para mantener a su pequeña familia.

 

Desde las seis de la mañana camina diferentes senderos para cortar el rambután, no va solo, lo acompaña Wilfrido.

 

 

Durante la cuarentena, productores de cacao aprovecharon a renovar sus plantaciones.

Durante la pandemia, algunos productores de cacao aprovecharon la cuarentena para renovar sus plantaciones, tal fue el caso, de Ruth Mileni Hernández.

 

 

El rancho “Lupita” ubicado en el municipio de Tuxtla Chico, Chiapas, cuenta con plantaciones de más de 80 años.

 

Vamos ir haciéndolo de forma natural sin químicos, si fumigas y usas pesticidas eso le quita la calidad al cacao.

 

 

Aunque, el municipio de Tuxtla Chico le ha apostado a un nuevo cultivo como lo es el rambután, la productora asegura que el cacao sigue siendo rentable.

 

 

*  *  *

 

Esta es una versión especial para ZonaDocs; el reportaje completo lo puedes encontrar en la página

 

https://losrestosdelaagricultura.wordpress.com/

 

Este trabajo fue elaborado por el equipo de ZonaDocs y lo reproducimos como parte de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie. 

<