La realidad de niñas en región Montaña: feminicidios, violaciones y asesinatos

Texto: Beatriz García

Fotografía: Salvador Cisneros Silva / Archivo

30 de abril del 2021

Chilpancingo

 

En Cochoapa el Grande, el municipio más pobre de Guerrero, de acuerdo al Instituto Nacional de Estadística Geografía e Informática (INEGI), la violencia contra las mujeres incrementó. Un ejemplo claro es el caso de la niña de 14 años de esa cabecera municipal que fue violada y asesinada a puñaladas. Le dieron 14.

 

Durante la pandemia de la Covid-19, que lleva 13 meses, el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan registró 20 feminicidios, de éstos siete son de niñas de entre tres y 15 años.

 

Este viernes, en la Celebración del Día del Niño y de la Niña, el organismo defensor informó que los casos ocurrieron en Zapotitlán Tablas y Cochoapa el Grande, con dos feminicidios en cada uno, y en Tlapa, Cuajinicuilapa y Tixtla, uno en cada uno.

 

 

Algunos de los feminicidios

Uno de los casos que documentó el organismo es el de las hermanas de cuatro y 12 años que desaparecieron junto con su mamá y su papá en Huitlatzala, municipio de Zapotitlán. Al siguiente día sus cadáveres aparecieron calcinados en un crucero de Tlapa.

 

También, en una calle de la cabecera de Cochoapa el Grande una niña de siete años fue asesinada cuando caminaba junto a su mamá.

 

En Cuajinicuilapa, una niña de nueve años fue violada y estrangulada en una casa en ruinas.

 

En Tixtla, el 15 de octubre del año pasado asesinaron a Ayelín Iczae Gutiérrez Marcelo; tenía 13 años. La menor desapareció después de salir de su casa; cuatro días después fue hallado su cadáver mutilado en una barranca.

 

“La violencia sexual contra las niñas es uno de los delitos más recurrentes que suceden en buena medida dentro de sus hogares o que son víctimas de la violencia de personajes vinculados con la delincuencia”, expuso el organismo en un comunicado.

 

 

Violencia sexual y desaparecidas

Durante esta pandemia, Tlachinollan también documentó 17 casos de violaciones sexuales en contra de menores de entre seis y 16 años. La mayoría de los casos no cuentan con carpetas de investigación. Tampoco hay garantías de seguridad para sus familias.

 

El grado de indefensión de las menores en región Montaña es un círculo funesto porque desde el nacimiento las niñas son testigos “silentes” de los malos tratos y golpes que padece su madre, planteó la organización.

 

Tlachinollan registró del 2018 al 2020 la desaparición de 10 mujeres en la Montaña; sólo el año pasado tres y una de ellas es una una niña de 13 años, originaria de Zapotitlán Tablas.

 

La menor desapareció junto con su mamá en Atlixtac. No hay avance en las investigaciones.

 

 

Muertes perinatales

Las muertes perinatales de niñas y niños indígenas es otro dato que el organismo defensor documentó. Un claro ejemplo de estos casos son los que se viven en el Hospital de la Madre y el Niño de Tlapa.

 

“Hemos sido testigos y en varios casos intervenimos para atender a las madres indígenas que se endeudan para comprar medicinas e instrumental médico para que sus niñas y niños que se encuentran en incubadoras puedan sobrevivir”, se lee en un párrafo del documento.

 

El organismo tiene un recuento de 54 niñas y niños indígenas que murieron en este hospital por diferentes causas relacionadas con la desatención, desabasto de medicamentos, carencia de equipo médico y negligencia médica.

 

El 20 de abril una mujer na savi que perdió a su bebé por asuntos similares. El organismo documentó que ese mismo día la muerte de otros tres niños recién nacidos.

 

A eso le agregó en el comunicado que la situación de las familias indígenas de la Montaña es atroz por la escases de alimentos y el encarecimiento de los productos de la canasta básica.

 

 

Tags

Publicidad, La viña