El maíz mejorado que se daría a campesinos de Guerrero se queda almacenado

Productores lo rechazaron porque no está certificado


 

Texto y fotografía: Especial Amapola Periodismo

13 de noviembre del 2019

 

Más de 46 mil sacos de semilla mejorada que significaron una inversión de 40 millones de pesos de parte del gobierno federal, a través de la Secretaría de Desarrollo Rural (Sader), para los campesinos de Guerrero, quedaron almacenadas en diferentes bodegas en la entidad.

 

Para octubre, si estos bultos continuaban almacenados, corrían el riesgo de infectarse y por lo tanto inservibles, por las condiciones de humedad de Guerrero.

 

Para el ciclo agrícola 2018, la Sader adquirió 276 mil bultos de semilla con una inversión de 360 millones de pesos, de los que se quedaron en bodegas 46 mil sacos. Los productores guerrerenses rechazaron el maíz por la falta de certificación de origen de la semilla.

 

En un escrito con fecha 12 de septiembre de este año, Miguel Carrillo Villarreal, director general de precios garantías y estímulos de Seguridad Alimentaria Mexicana (Sagalmex) le hace saber al director general de Productividad y Desarrollo Tecnológico de la Secretaría de Desarrollo Rural (Sader), Jorge Gage Francois, que en los centros de distribución de Guerrero hay almacenados 46 mil 337 sacos de 20 kilos de semilla de maíz.

 

El funcionario le pide a Gage que de manera urgente emita las instrucciones para que dicha semilla sea retirada en los centros de distribución de forma inmediata y resguardada en lugares donde se les pueda aplicar fumigación y conservación adecuada.

 

 

 

Según el servidor público federal, de permanecer esos 46 mil 337 sacos de semilla en los centros de distribución, se corría el riesgo de que se infestaran debido a las condiciones de temperatura y humedad de Guerrero.

 

La Sagalmex empezó a distribuir en mayo la semilla de maíz (mejorada) junto con los bultos de fertilizante de sulfato de amonio y el DAP (fosfato diamónico), un fertilizante sólido aplicado directamente al suelo.

 

Durante el reparto de la semilla hubo inconformidad de los campesinos y las organizaciones sobre este grano. Dijeron que no contaba con la certificación del Servicio Nacional de Inspección y Certificación de Semillas (SNICS), por lo que la rechazaron.

 

Para la compra de los 276 mil bultos de semilla, con una inversión de 360 millones de pesos, no hubo ninguna licitación pública aunque, según la Sader, 36 empresas vendieron este grano al gobierno federal.

 

La Sader fijó el 6 de agosto como último día para la entrega de los bultos de fertilizante y de los sacos de semilla.

 

Marco Antonio Reyes Campos, líder estatal de la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA), señaló que esta organización detectó en las bodegas que operaron como centros de distribución en los municipios de Olinalá, Mochitlán y, en otros de la región de la Costa Chica, sacos de semilla mejorada almacenados.

 

Durante septiembre y octubre, cuando el periodo de siembras ya había pasado, personal de Sagalmex regaló sacos de semilla a los campesinos, que probablemente ya estaban en descomposición.

 

"Es lamentable lo que está pasando con esas semillas que aparte de que no estaban certificadas se gastó una millonada en la compra; los funcionarios engañaron al presidente Andrés Manuel López Obrador”, afirmó el dirigente campesino.

 

Según un informe oficial de la Sader, se entregaron 371 mil toneladas de fertilizante de sulfato de amonio, 147 mil toneladas de fosfato diamónico y 275 mil 462 sacos de semilla mejorada.

 

El número de productores del campo beneficiados son 270 mil para 458 mil hectáreas de sembradíos de maíz.

 

Reyes Campos exigió a la Secretaría de la Función Pública (SFP) del gobierno federal una auditoría a la Sader y si se comprueban irregularidades que el secretario de Agricultura, Víctor Villalobos Arámbula y el resto de los funcionarios federales, sean sancionados e, incluso, removidos del cargo.

 

 

 

 

 

 

 

Este trabajo fue elaborado por el equipo de Amapola. Periodismo transgresor. Se autoriza su reproducción siempre y cuando se cite claramente al autor.