Con atención parcial y precariedades reactiva actividades el ISSSTE de Chilpancingo

Después del sismo del 7 de septiembre pasado, la institución de salud inhabilitó el edificio y los servicios del nosocomio, pero desde el miércoles usan el patio y el estacionamiento para atender a algunos derechohabientes


 

Texto: Beatriz García

Fotografía: Especial / Archivo

17 de septiembre del 2021

Chilpancingo

 

Fuera del edificio del hospital del ISSSTE en Chilpancingo se instalaron 10 consultorios médicos, donde el personal médico sólo da el servicio de urgencias, surten recetas, remiten traslados y dan información, después de que el edificio quedara dañado y fuera inhabilitado por el sismo de 7.1 grados que sacudió Guerrero el pasado 7 de septiembre.

 

Los trabajadores del hospital saben que en la misma avenida en que se ubica el hospital, la Ruffo Figueroa, directivos del ISSSTE rentaron un lugar donde también se habilitarán algunas áreas médicas, informó la delegada sindical del instituto, Rocío Larumbe Gutiérrez.

 

Desde fuera del hospital se logran ver algunas fisuras y cuarteaduras en el inmueble y que algunas personas, que se entiende son parte de la aseguradora, retiran material del techo y paredes. En el inmueble también están los letreros en la entrada principal que dan cuenta que el nosocomio sigue inhabilitado.

 

La única información oficial actualizada que circuló entre los derechohabientes y que además publicaron en la cuenta de Facebook de este hospital es que desde el miércoles surten otra vez medicamentos en la explanada principal del edificio.

 

Por la misma vía se supo que se habilitaron consultorios para dar información, remitir traslados, subrogación de hemodiálisis, farmacia y atención de urgencias.

 

“Por el momento consulta general y especialidades, laboratorios y estudios de gabinete continúan suspendidos HASTA NUEVO AVISO ya que no contamos con la infraestructura necesaria para brindar nuestros servicios, y estamos en la espera de la construcción de módulos provisionales para las consultas (sic)”, así finaliza el texto difundido en redes por personal del ISSSTE Chilpancingo.

 

La delegada sindical precisó que algunos trabajos–los que ya se citaron –ya se retomaron en el hospital, porque estuvo inhabilitado en su totalidad.

 

Aun cuando se habilitaron 10 módulos, de los 12 que se supo instalarían, es deficiente el servicio, porque no cuentan con agua en el sitio donde habilitaron el área de urgencias, entonces tienen que trasladarse a otra parte del hospital para acarrear agua.

 

Tampoco se habilitó un baño y a los pacientes internados– que sólo permanecen ahí por unas horas y después son remitidos al Hospital General Raymundo Abarca Alarcón o al hospital particular del Sur o hasta la Ciudad de México –les ponen pañal o usan cómodos.

 

En el caso de los pacientes que necesitan hemodiálisis primero los remitieron a Cuernavaca, ahora a hospitales privados de Chilpancingo.

 

Los trabajadores están laborando por guardia, pero según la delegada les dijeron que el lunes ya debían presentarse los 500 trabajadores si darles muchos detalles.

 

“Parece que ya se rentó un lugar, en la misma avenida, Ruffo Figueroa. Ahí va a estar una área que solamente va a ser para lo que tenemos ahorita en el lobby, cuatro o cinco camillas para atender urgencias, eso es lo que se va a llevar ahí”, informó.

 

Mencionó también que desde antes del sismo en el laboratorio daban un servicio precario, porque no había reactivos y con el sismo se agravó la situación. Ahora ni laboratorio hay, tampoco el servicio de rayos equis y el de electrocardiogramas.

 

Aseguró que para los trabajadores es difícil tener diálogo con los directivos del hospital para hablar sobre sus condiciones laborales. “Se les olvida que están incumpliendo primero con sus obligaciones de darle a los trabajadores un lugar seguro, sobre todo las herramientas de trabajo”, agregó.

 

La información que tiene el personal del hospital es que al edificio le quitarán todo el plafón, para, entonces, hagan un dictamen real de los daños. También que el inmueble no será demolido si no rehabilitado, sin tener claridad en qué tiempo.

 

En Guerrero no sólo el hospital del ISSSTE de Chilpancingo sufrió daños en su infraestructura, lo mismo pasó en el hospital de Acapulco, epicentro del sismo. Incluso, apenas el domingo circuló un video en el que se ve cómo llueve sobre las carpas que se instalaron en el patio del nosocomio para atender a los pacientes, lo que denota las condiciones de precariedad de su actual atención médica.

 

 

mascar