Afectaciones en Tierra Caliente aún no son contabilizadas

Texto: Itzel Urieta

Fotografía: Ayuntamiento de Ajuchitlán 

30 de octubre del 2023

Chilpancingo

 

La tarde del 25 de octubre Francisco Mendoza, de 75 años, salió con su nieto Jorge, de siete, a su bajial, ubicado en el barrio la Unión, en Ajuchitlán del Progreso, en la Tierra Caliente.

Las noticias sobre el huracán Otis que, en ese momento, aun era una tormenta tropical comenzaban a circular. La lluvia había comenzado en la región.

El río Truchas, uno de los más cercanos a Ajuchitlán comenzó a crecer. Francisco tenía algunos chivos en su bajial y acudió con Jorge a intentar salvarlos, en ese lapso el río se desbordó y arrasó con algunos sembradíos.

Don Francisco y su nieto quedaron atrapados. En la tarde y noche, a través de bocinas en el pueblo, anunciaron que irían a rescatarlos, que no “se preocuparan”.

Fue hasta las diez de la noche que vecinos de Ajuchitlán y del barrio se organizaron para rescatar a Francisco y a Jorge.

Debido a la creciente del río, fue imposible ingresar con lanchas. Para ese momento, Francisco y Jorge llevaban más de ocho horas atrapados en un árbol.

Los voluntarios improvisaron con cuerdas una tirolesa para rescatarlos.

El rescate se prolongó hasta las dos de la madrugada debido a que era complicado ingresar al río por lo fuerte que era la corriente de agua.

Finalmente, entre unos ochos vecinos sacaron primero a Jorge y después a Francisco, incluso también rescataron a dos de los chivos que abuelo y nieto fueron a buscar.

Otras cuatro personas fueron rescatadas en diferentes puntos del municipio de Ajuchitlán.

La región de Tierra Caliente fue una de las afectadas ante el paso de Otis por Guerrero, casas inundadas, sembradíos perdidos, ríos crecidos y postes de energía eléctrica tirados son parte de los daños.

Pobladores de San Pablo y Gómez Farías, municipio de San Miguel Totolapan, denunciaron por redes sociales que estaban incomunicados y sin alimento, por lo que solicitaron al gobierno estatal su intervención.

Entre San Pablo y Gómez Farías está el puente Hamaca, que utilizaban los pobladores para cruzar hacia Ajuchitlán a comprar víveres.

La pérdida del puente entre Ajuchitlán y El Reparo ocasiona que la gente baje por una escalera. Foto: Ayuntamiento de Ajuchitlán.

A casi una semana del paso de Otis, en estas comunidades continúan sin alimento ni agua. Los habitantes de dichas comunidades informaron que utilizan animales de carga para trasladarse hacia Ajuchitlán.

En redes sociales, el alcalde de Ajuchitlán Victor Hugo Vega Hernández, informó que, recibió víveres por parte de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro) y de otros alcaldes de la región, los cuales ya comenzaron a repartirse entre las familias afectadas.

“No descansaremos hasta que la ayuda llegue a todas las comunidades y familias afectadas”, expuso Vega Hernández en sus redes sociales.

Familias que tenían animales como chivos y marranos tuvieron pérdidas.

Habitantes mencionaron que murieron más de 200 animales entre marranos y chivos a raíz de la creciente de los ríos.

Ayer, el delegado de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural (Sagadregro), Rosalío Damián Navarrete, mencionó que se inició el conteo de las parcelas de maíz y ajonjolí afectadas y en próximos días tendrán información para apoyar a los campesinos.

El vocero del Ayuntamiento de Ajuchitlán, Himberth Campos Ocampo, indicó vía comunicación telefónica que el puente que conecta a Ajuchitlán con San Miguel Totolapan registra daño estructural pero como es vía única la usan los habitantes y existe un riesgo alto de colapsar.

Se dañó completamente el puente que conecta Ajuchitlán con la comunidad El Reparo y se perdió el camino hacia la comunidad  Gómez Farías y el puente hamaca de esta misma comunidad a San Rafael.

Además de que hubo daños en un total de 254 viviendas y en la cabecera cinco casas son de pérdida total.

Señaló que hicieron un censo y se perdieron 1,000 hectáreas de siembra con diferentes productos.

En toda la región de la Tierra Caliente, hasta el momento, no se tienen daños concretos ni oficiales sobre las pérdidas y el gobierno estatal no ha emitido algún comunicado o información referente a los apoyos para esta región.