El huracán Otis convierte a Acapulco en una isla por la incomunicación

Última actualización:

 

Texto: Margena de la O

Fotografía: Redes

Chilpancingo

24 de octubre del 2023

 

En estos momentos el puerto de Acapulco es una isla, y no precisamente por su condición costera, se debe a la incomunicación que comenzó desde la medianoche de ayer que el huracán Otis tocó tierra en este lugar.

La incomunicación del puerto tiene que ver con que los servicios de energía eléctrica, la telefonía fija y de celular, y el paso por las carreteras que comunican con la Ciudad de México están suspendidos, lo que ha dificultado saber hasta estos momentos la magnitud del impacto de la manifestación natural.

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) en su último comunicado reportó que al tocar tierra el huracán 504,340 usuarios de Acapulco se quedaron sin el servicio, pero que ya lo restablecieron a 202,932, es decir, a un 40 por cierto de la población afectada.

“Los usuarios afectados representan el 36.7 por ciento de los 1.37 millones de usuarios totales en el estado de Guerrero”, se lee en el comunicado.

Fue reportado en Amapola, periodismo transgresor, que la Autopista del Sol y la carretera federal Chilpancingo-Acapulco, es decir, las mismas vías que conectan hasta la capital del país, quedaron cerrados a la circulación por los derrumbes, deslaves y accidentes que provocaron las lluvias del huracán Otis.

Antes de llegar a la caseta de La Venta, en el kilómetro 360 de la Autopista del Sol hubo uno de estos deslaves.

Caminos y Puentes Federales de Ingresos y Servicios Conexos (Capufe), reportó alrededor de las 12:30 horas a través de la red social X que la Autopista Cuernavaca-Acapulco continuaba cerrada a la circulación por deslave de talud.

A través de redes sociales reportaron desde muy temprano que la comunicación por la carretera federal Chilpancingo-Acapulco estaba impedida, porque a unos 20 o 30 kilómetros del acceso a Tierra Colorada, cabecera municipal de Juan R Escudero, un río ya se desbordaba por la carretera, lo que impedía el paso.

“Tanto por libre como por la autopista está sin comunicación”, dice un usuario que compartió un breve video.

Las líneas de autobuses que cubren la mayoría de las rutas de Guerrero, Costa Line y Estrella de Oro (ADO), tienen suspendidos los servicios de transporte hacia Acapulco por las afectaciones del huracán, lo publicaron a través de sus cuentas de redes sociales.

La telefonía hasta cerca de la una de la estaba sin ser restablecida, porque al intentar hacer contacto con números fijos y celulares de diversas compañías hacia Acapulco, el servicio seguía sin responder, al igual que la señal de internet.

Esto ha dificultó el flujo de la información y la documentación de los daños en el puerto.

La incomunicación también incluye a la Costa Grande, una región resentida por las afectaciones de las lluvias. El 9 de octubre pasado tocó tierra la tormenta tropical Max y generó daños fuertes en cuatro municipios, en particular a los habitantes de Tecpan de Galeana, donde hubo casas inundadas, caminos y carreteras afectadas, y dos personas fallecidas.

El servicio de telefonía tampoco funciona para Costa Chica; las carreteras afectadas en el centro del estado también impiden el paso hacia estas dos regiones, que junto a Acapulco conforman la zona costera de Guerrero.