Continúa la violencia contra transportistas, en Chilpancingo; siguen paradas las rutas foráneas

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: Oscar Guerrero

Chilpancingo

Rutas foráneas que llegan a Chilpancingo de la Sierra y Tierra Colorada, cabecera de Juan R Escudero, aún no se normalizan después de varios hechos de violencia donde los transportistas y sus unidades fueron objeto de ataques armados.

Chilpancingo es el centro económico de distintos pueblos de la Sierra de la región Centro y de la llamada zona del Valle, que abarca comunidades sobre la carretera federal Chilpancingo-Acapulco, y que en este momento están incomunicados con la capital por la suspensión del servicio del transporte público.

La base de las urvans Chilpancingo-Tlacotepec permanecen cerradas desde que el 10 de julio sujetos armados atacaron el inmueble, ubicado en la colonia Morelos, y que dejó varias personas heridas.

Este ataque fue simultáneo a la irrupción violenta de unos 2,000 pobladores de cinco municipios de las regiones Centro y Montaña baja que ingresaron a la capital después de enfrentarse a pedradas y palos contra elementos de la Policía Estatal y Guardia Nacional.

A casi un mes del ataque armando contra la base de urvans, la base de Tlacotepec continúa sin servicio y el transporte llega a Zumpango, cabecera municipal de Eduardo Neri, donde los usuarios deben de tomar otro transporte para llegar a Chilpancingo.

Otro servicio suspendido desde hace cuatro días es el de los taxis colectivos que van a Tierra Colorada. El domingo por la tarde, sin explicación alguna, informaron que el servicio de Tierra Colorada-Chilpancingo quedaba suspendido.

Al día siguiente también suspendieron el servicio de Tierra Colorada-Acapulco y servicio local de la cabecera.

Esta suspensión ocurrió después de que dos urvans de la ruta Chilpancingo-Copalillo fueron incendiadas en Tixtla, con sus choferes dentro.

Durante un recorrido que realizó Amapola, periodismo transgresor por las bases de transporte se constató que las labores están detenidas.

La base de taxis hacia Tierra Colorada está ubicada en la calle 20 de Noviembre, en el barrio de Tequicorral, zona céntrica de Chilpancingo, y luce sola desde el domingo pasado.

El lunes, un taxi que estaba estacionado en la colonia Ruffo Figueroa, en Tierra Colorada, fue incendiado por hombres desconocidos.

Al lugar llegaron bomberos de Protección Civil de Juan R Escudero que sofocaron el incendio del vehículo.

Después de este hecho suspendieron además las rutas Tierra Colorada-Xaltianguis y Tierra Colorada-Acapulco.

El martes, otra unidad fue hallada en llamas en la carretera Chilpancingo-Acapulco, en las inmediaciones de Tierra Colorada.

El hecho ocurrió en el kilómetro 83 de la carretera federal México-Acapulco, a la altura de la comunidad del Playón, perteneciente al municipio de Juan R Escudero.

En la unidad no fue hallado el chofer y las autoridades tampoco informaron si se trató de un accidente o fue un acto provocado.

Ante esta situación los usuarios toman taxis a poblados cercanos o el autobús de la Estrella de Oro para que los acerque a Tierra Colorada.

Una mujer que acude a vender sus hortalizas al mercado de San Francisco de Chilpancingo contó que tiene que tomar un taxi colectivo de la ruta Chilpancingo-Ocotito y de ahí pide a los autimovilistas que la acerquen a Tierra Colorada.

«No hay transporte, pero si nosotros no salimos a trabajar tampoco tenemos dinero, tenemos que arriesgarnos, porque aquí es donde yo puedo sacar mi producto», dice la mujer que no quiso revelar su nombre.

«Está inseguro, pero si nos quedamos en nuestra casa a resguardarnos no comemos», agrega.

Las rutas hacia Ocotito y el Circuito Río Azul operan con cierta normalidad, desde los últimos hechos de violencia en Chilpancingo redujeron unidades y horarios.

Este no es el único hecho de violencia contra los trabajadores del volante, ayer por la noche en la ciudad de Tlapa, en la Montaña de Guerrero, ocurrieron ataques contra transportistas.

De acuerdo con reportes policiacos, alrededor de las nueve y media de la noche del miércoles sucedieron varios ataques armados de manera simultánea contra taxis de la ruta Chilapa-Tlapa, de una urvan del DIF Municipal del municipio de Xochihuehuetlán y de automovilistas que circulaban por el lugar.

Luego de estos ataques armados, transportistas de la ruta Chilapa-Tlapa suspendieron el servicio y a casi 24 horas el alcalde de Tlapa, el priista Gilberto Soliano Arriaga, no se ha pronunciado al respecto.

 

Salir de la versión móvil