Tlacolol – El tráfico de influencias del poderoso funcionario estatal de la 4T, Rubén Hernández Fuentes

Última actualización:

Por Arturo de Dios Palma, Emiliano Tizapa Lucena y Jesús Guerrero Salgado

La omisión para una autoridad es un delito. No cumplir sus funciones o obviar información evidentemente es una omisión.

Por ejemplo, si un integrante del círculo más cercano —pero de verdad más cercano— de la gobernadora, Evelyn Salgado Pineda, tiene un hermano que es el que palomea todas las licitaciones y contratos de obra pública en el gobierno del estado, se le pasó poner en su currículo un pequeño detallito: que es representante legal de una empresa constructora y, no sólo eso, que ha sido un proveedor recurrente de distintos gobiernos en distintos momentos. Eso, sin duda, es una omisión. Y no cualquier omisión. Lo peor de todo es que esto ocurre ahora mismo.

¿Adivinan de quién estamos hablando?

Atinaron: de Rubén Hernández Fuentes, el coordinador general operativo de la Oficina de la Gubernatura y pareja sentimental de Salgado Pineda.

En la ficha curricular que el gobierno del estado publicó en su portal, Rubén Hernández, dice que sus últimos empleos fueron como médico en la clínica privada San Antonio y en la Dirección Municipal de Salud de Chilpancingo como encargado del programa de referencia y contrarreferencia.

Pero Rubén Hernández o el gobierno del estado omitieron que desde el 16 de abril del 2013 es el representante legal de la Compañía Distribuidora y Constructora Zedna S.A. de C.V., como consta en el acta constitutiva número 54,420 de la empresa que fundaron sus padres.

En su declaración patrimonial que presentó el 30 de mayo de 2022 ante la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental, Rubén Hernández ratificó que es el representante legal y gerente general de la Compañía Distribuidora y Constructora Zedna S.A. de C.V.

Incluso, informó, que por esa representación legal recibe 24,000 pesos mensuales.

La declaración patrimonial de este año no está disponible en el portal de la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental.

La empresa, Compañía Distribuidora y Constructora Zedna S.A. de C.V., hasta donde se pudo documentar, ha sido proveedora de distintas secretarías del gobierno del estado, del ayuntamiento de Acapulco, de Chilpancingo, del gobierno de Michoacán, de Morelos, de la Fiscalía General del Estado (FGE), del IMSS, del Senado de la República, de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

Es proveedora de diversos servicios y productos, que van desde papelería, equipamiento, muebles, hasta perfumería y, por supuesto, la realización de proyectos de infraestructura y la construcción de obras públicas.

Uno de los últimos contratos que se pudieron detectar es uno con el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) de Guerrero en diciembre del 2020, en pleno proceso electoral por la gubernatura.

El contrato forma parte de la licitación nacional pública que lanzó el IEPC para “la adquisición de bienes informáticos para la campaña “Por amor a Guerrero, vota desde el extranjero”.

A la Compañía Distribuidora y Constructora Zedna S.A. de C.V. le otorgaron el fallo para proveer proyectores y memorias, como lo indica en el inciso XXI, en el que detalla que por cada proyector se le pagaría 15,965.45 pesos para los distritos electorales y las oficinas centrales del IEPC, así como 1,338.26, por cada memoria.

Lo que no precisa el documento del IEPC es cuántos proyectores y memorias fueron adquiridas.

Un año después, en 2021, Rubén Hernández apoyaba abiertamente la campaña del candidato de Morena a la gubernatura de Guerrero, primero, a Félix Salgado Macedonio y, después, a Salgado Pineda.

Y en campaña, nos dicen, fue donde Salgado Pineda y Hernández Fuentes se conocieron. Fue amor a primera campaña.

En su declaración patrimonial, Rubén Hernández dijo tener cuatro propiedades, dos casas, una bodega y un terreno.

La primera casa, de 219 metros cuadrados de construcción, le costó 2,500,000 pesos.

La segunda, tiene 158 metros cuadrados de construcción que compró en 2011 por 1,029,000 pesos.

La bodega la compró por 20,700 y tiene 46 metros cuadrados de construcción.

Y el terreno son 600 metros cuadrados y lo compró por 1,800,000 pesos.

Además cuenta con siete vehículos entre camionetas, automóviles y una motocicleta Ducati que le costó 150,000 pesos.

Junto a esta omisión, en el gobierno de Salgado Pineda, está el hermano de Hernández Fuentes y ni más ni menos que en el espacio donde se reparte todo el pastel.

Oscar Omar Hernández Fuentes es el director de Costos, Presupuestos, Licitaciones y Contratos de la Secretaría de Desarrollo Urbano, Obras Públicas y Ordenamiento Territorial (SDUOPOT).

Y qué creen: sí, Oscar también es empresario constructor y también ha sido proveedor del gobierno de estado y de otras tantas dependencias.

De acuerdo a su declaración patrimonial, Oscar Omar tiene 80 por ciento de las participaciones de la empresa Corporativo Constructor de Proyectos y Servicios de Ingeniería S.A. de C.V.  Y se nombra como el administrador general y, por ese cargo, dijo recibir 10,000 pesos mensuales.

Oscar Hernández está en el gobierno de Salgado Pineda desde el primer minuto. De acuerdo a su declaración dejó la administración de su empresa el primero de octubre del 2021 y quince días después se incorporó al gobierno estatal.

Ahora sí ya comienza a tomar forma la cosa. Pero seguimos. En los pasillos del Palacio de Gobierno e, incluso, fuera de ellos, se ubica a Rubén Hernández como uno de los hombres fuertes dentro del gobierno del estado, sólo por debajo de la propia gobernadora y su padre, Félix Salgado.

No es para menos, tiene el control de la obra pública, incluso, por encima de la titular de la SDUOPOT, Irene Jiménez Montiel.

“Para obtener un contrato de obra es con Rubén, no hay más”, contó un constructor que por obvias razones no quiso que se publicara su nombre.

Y tiene lógica, la influencia de Rubén Hernández en la asignación de obra pública puede ser muy grande porque quien revisa, presupuesta y lanza las licitaciones y determina los  contratos es su hermano y es —literal— uno de los más cercanos a Salgado Pineda, quien debe tener la última palabra.

Bajo esas condiciones, es imposible que la secretaria otorgue un contrato sin que Rubén Hernández no lo sepa, ahí está su hermano y, si Jiménez Montiel no autoriza un contrato que le interesa tiene acceso directo a la gobernadora, quien es su pareja y jefa.

Hay muchas preguntas, una obvias pero que resultan pertinentes hacerlas: ¿Por qué los hermanos Hernández Fuentes decidieron dejar sus empresas para convertirse en empleados del pueblo?

¿A poco en sus empresas ganaban menos de los salarios que reciben como funcionarios públicos o es tanto su amor por Guerrero?

Por ejemplo, Oscar Hernández en declaración patrimonial dijo que gana 20,803 pesos al mes, mientras que Rubén Hernández 252,00 pesos anuales, es decir, 21,000 mensuales.

Aunque en la nómina del gobierno de estado, hasta el 26 de enero del 2023, el salario mensual de Rubén Hernández es de 42 mil 641 pesos netos mensuales. Ahí ya no cuadran las cifras, en su declaración patrimonial informa  21,641 pesos menos de su salario real.

¿Por qué no declaró su salario completo?

Según la nómina, Rubén Hernández recibe un salario bruto de 11,554 y un salario neto de 42,641 pesos.

¿En qué consiste tanta diferencia? ¿Rubén Hernández es de los privilegiados que recibe compensaciones, bonos, prestaciones ilimitadas?

Hay que estar atentos, porque podemos estar frente a uno de los beneficiarios del gobierno del clan Salgado.

CHIRRIONAZO.- El lunes 4 de junio, más de medio millar de comerciantes del mercado central de Acapulco vieron como de un plumazo sus locales quedaron hecho cenizas por un incendio que hasta el momento la Fiscalía General del Estado (FGE) ni la Secretaría de Protección Civil ha dicho las causas, que según fuentes de los mismos afectados fue un grupo del crimen organizado el que realizó esta acción. Pero mientras los afectados estaban en shock, ese mismo lunes en la tarde, la gobernadora Evelyn Salgado y la alcaldesa del puerto, Abelina López Rodríguez se trasladaron a la Ciudad de México, según, dijeron las dos, para gestionar recursos ante la Federación para apoyar a los damnificados.

El mismo lunes en la noche, Evelyn, estuvo en la reunión convocada por el presidente Andrés Manuel López Obador en un restaurant en la Ciudad de México. Evelyn fue para escuchar la orden del jefe máximo de Morena sobre el proceso para la elección del candidato presidencial.

Abelina López, obvio no fue invitada a esa reunión, pero se quedó porque el martes 5, estuvo en la conferencia que dio el canciller Marcelo Ebrard donde anunció su renuncia para participar en la contienda interna por la candidatura presidencial.

Asi, mientras los comerciantes del mercado central siguen esperando el apoyo, Abelina y Evelyn, están más entretenidas con la matraca para apoyar a sus prospectos presidenciales. Evelyn, es obvio, y casi todo su gabinete, van con todo con Claudia Sheinbaum. El INE y el IEPC, están mudos ante la propaganda política que realiza el gobierno estatal para promover a Sheinbaum, muy al viejo estilo priísta.

Colaboración especial en Amapola periodismo de sus brothers, sus panas, hermanos, su sangre y su clicka: Arturo de Dios Palma, Emiliano Tizapa Lucena y Jesús Guerrero Salgado. Aquí nos pueden enviar sus comentarios y chismecitos: eltlacololcolumna@gmail.com


Tlacolol es una columna satírica que cuestiona los hechos y dichos de lo que acontece en Guerrero. La opinión vertida en esta columna es responsabilidad de sus autores. Agradecemos el espacio a Amapola Periodismo por respetar la libertad de expresión y no censurar nuestras opiniones e interpretaciones