Tlacolol-El festejo de Félix, un exceso de poder al viejo estilo

Son las seis de la tarde del sábado 14 de enero, en el zócalo de Taxco, familiares y amigos de Luz María Mota protestan para que la Fiscalía General del Estado (FGE) recapture a su feminicida que liberó días atrás.

A esa hora y ese mismo día: en las instalaciones deportivas Hermenegildo Galeana de Chilpancingo, la gobernadora Evelyn Salgado Pineda le canta una canción a su papá el senador, Félix Salgado Macedonio, que es agasajado por la mayoría de los integrantes del gabinete estatal, el presidente del Poder Judicial, Raymundo Casarrubias, la presidenta de la Junta de Coordinación Política del Congreso, Yoloczin Domínguez, diputados y alcaldes con motivo de su cumpleaños.

En los tres festejos oficiales que tuvo Félix, por la mañana en Iguala, después de mediodía en Chilpancingo y en la noche en Acapulco, hubo comida, música y por supuesto regalos para el festejado de funcionarios, ediles y legisladores que le deben favores.

Obvio, podemos decir que todas esas pachangas, en las que no hubo alcohol, fue a costillas del erario no del bolsillo de Félix, ni de Evelyn ni de su otra hija Liz Salgado, presidenta «honoraria» del DIF estatal que en este 2023 va a manejar un presupuesto de más de 800 millones de pesos mucho más recursos que al menos cuatro secretarías juntas del gabinete estatal.

Así mientras el clan de los Salgado, cantaban, comían y bailaban, en la plaza Borda de Taxco, Cristian Mota Pérez, tío de Luz María Mota relataba ante decenas de activistas feministas la manera en la que el 2 de enero de este año su sobrina acudió a una cita con su ex pareja sentimental en la colonia El Espejo y la aventó a un barranco de una profundidad de 15 metros, donde murió.

Fernando, el presunto feminicida, alegó que Luz María se había suicidado y a pesar deque hay evidencias de que la asesinó, la FGE lo dejó en libertad, dijo en el mitin Cristian la noche de ese sábado en el zócalo de Taxco.

Mientras la gente protestaba en Taxco para exigir justicia al gobierno de Evelyn Salgado, en uno de los jardines del Centro Internacional de Acapulco (CIA) estaba el tercer y último festejo del día al senador e influencer, Félix Salgado.

Los Yonics, Grupo Caribe y Los Karkis, tres de los grupos musicales preferidos del clan de Los Salgado, amenizaron la pachanga en el CIA.

«Este es un encuentro cultural y poético», dijo el senador para supuestamente aclarar lo de sus tres fiestas de cumpleaños.

En Chilpancingo, Salgado Macedonio cantó y obligó que le hiciera segunda al magistrado Raymundo Casarrubias. Luego hizo que su nieto Félix Junior, sus hijas Liz y Celeste también cantaran.

Total, fue todo un show que montaron Los Salgado. Incluso, Félix se aventó del templete hacia un grupo de personas ya excitado y creyéndose una estrella de rock.

Los excesos de la clase política en turno y de la cuarta transformación que gobierna en Guerrero y que encabezan los Salgado, son iguales a las prácticas que tenían el PRI y el PRD cuando estaban en el poder.

De los años setentas hasta nuestros días en que han gobernado los Figueroa, Aguirre (dos veces), René Juárez, Zeferino Torreblanca, Rogelio Ortega, Héctor Astudillo y ahora los Salgado se han creído los reyecitos de Guerrero.

Una crónica publicada en el diario Reforma el 22 de abril de 1998 pone un ejemplo de esos excesos de poder de la clase política de Guerrero.

El 21 de abril de 1998, el entonces gobernador interino, el priísta Ángel Aguirre Rivero hizo una magna fiesta en los amplios jardines de la residencia oficial de Casa Guerrero con motivo de su cumpleaños número 42.

Desde la mañana de ese día un mariachi que fue llevado por un funcionario de la administración de Aguirre le cantó las mañanitas y después siguió la fiesta. Unas 3,000 personas, entre funcionarios estatales, alcaldes y líderes del PRI, PRD y del PAN, le llevaron regalos a Aguirre. Botellas de whisky, coñac, brandy y mezcal, recibió el entonces gobernador.

En la crónica se relata que ese día Aguirre recibió hasta un chivo al que amarraron en un arbolito del jardín del inmueble oficial.

Los cantantes de trayectoria nacional e internacional Chamín Correa, Pepe Jara y el trío Los Santos cobraron 100 mil pesos cada uno, por amenizar la fiesta en honor a Aguirre, el 21 de abril de 1998, publicó Reforma.

En esa ocasión un artista plástico le regaló a Aguirre un cuadro con su imagen.

En el festejo de Félix un pintor del municipio de Olinalá le entregó una pintura con su retrato.

Versiones de periodistas de la vieja guardia, relatan que en los tiempos de Rubén Figueroa había fiestas en Casa Guerrero cuando era su cumpleaños.

Con Figueroa Alcocer (hijo de Figueroa Figueroa) los 15 de septiembre en la noche con motivo del Grito de la Independencia se instalaba un garito en la Sala de la República de Casa Guerrero. Había apuestas, cena, alcohol y en dichas fiestas también asistían periodistas afines al gobierno.

Con José Francisco Ruiz Massieu, también se hacían festejos e incluso a grupos de periodistas. Igual con René Juárez y con Zeferino Torreblanca.

Si bien el festejo de cumpleaños del patriarca de los Salgado no fue en recintos oficiales si se utilizaron recursos públicos. Esto porque se sabe que fue la Secretaría de la Cultura la que por lo menos, contrató a los grupos musicales que amenizaron los tres festejos a Félix.

Es más que reprobable que mientras el sábado 14 de enero el clan de los Salgado estuvo de fiesta hasta muy noche, los familiares de María de la Luz regresaron a sus casas sin ser atendidos por las autoridades estatales. Otro caso criminal en la impunidad como hay cientos en Guerrero.

Chirrionazo: Resulta extraña la operación que realizó la mañana de este sábado 21 de enero la Policía del Estado de un desarme a los grupos armados en pugna en Apaxtla de Castrejón y Teloloapan.

Estas acciones que incluyeron detenciones de ocho presuntos policías comunitarios se registró luego de una denuncia de empresas mineras que, según sus directivos, son extorsionadas en Guerrero.

Es raro, porque estas empresas canadienses han echado mano de estos grupos armados para despoblar las zonas de explotación de minerales y mantener un control territorial. Nos dicen que fue solo para replegar a los supuestas autodefensas para quedar bien con el presidente López Obrador, porque realmente no hubo detenciones de ningún cabecilla de los grupos armados.

¿Realmente son víctimas estas empresas mineras que extraen de estas tierras el oro con el que ganan millones de dólares, de verdad invierten y dejan ganancias a la población y al Estado, qué intereses se defienden, es más qué intereses defiende López Obrador?

 

Colaboración especial en Amapola periodismo de sus brothers, sus panas, hermanos, su sangre y su clicka: Arturo de Dios Palma, Emiliano Tizapa Lucena y Jesús Guerrero Salgado. eltlacololcolumna@gmail.com Aquí nos pueden enviar sus comentarios y chismecitos.


*Tlacolol es una columna satírica que cuestiona los hechos y dichos de lo que acontece en Guerrero. La opinión vertida en esta columna es responsabilidad de sus autores. Agradecemos el espacio a Amapola Periodismo por respetar la libertad de expresión y no censurar nuestras opiniones e interpretaciones


Te podría interesar:

Tlacolol – En Guerrero a los periodistas nadie los protege