Reconoce Juez que dejó libres a dos secuestradores pero por una orden de Tribunal Federal

Texto: Jesús Guerrero

Fotografía: José Miguel Sánchez 

Chilpancingo

 

El Juez Segundo de Primera Instancia del Ramo Penal, Marco Antonio Ordorica Ortega, reconoció que dejó en libertad a dos presuntos secuestradores pero en acatamiento a un amparo que les otorgó un juzgado federal.

Ordorica Ortega, que el pasado viernes 2 de septiembre fue exhibido durante la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, por el subsecretario de Seguridad Pública y Protección Ciudadana, Ricardo Mejía Berdeja, como parte de la estrategia para que la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) no elimine la prisión preventiva oficiosa.

“Ese señalamiento (de Mejía Berdeja) está fuera de contexto legal e injustificado y considero que se debe a la mala información que le hicieron llegar a ese funcionario”, dijo Ordorica.

En entrevista, el juez penal de Chilpancingo afirmó que en acatamiento a un amparo que le concedió el Juzgado Décimo de Distrito dejó en libertad a Edgar Arturo Zacarías González y Lucio Zacarías García, en tanto que a Emilio Zacarías García le confirmó la formal prisión, el 26 de julio del 2019.

Los tres estaban acusados por el delito de secuestro bajo la causa penal 85/2016-II.

“Nosotros hemos actuado conforme a derecho y en los marcos legales y hemos dejado en libertad a presuntos secuestradores pero dándole cumplimiento a diversos juicios de amparo que ellos promueven”, dijo Ordorica.

Indicó que estas personas acusadas recurren a amparos porque argumentan que fueron detenidas de manera ilegal.

“Las pruebas que se recaben por parte del Ministerio Público son ilícitas y no tienen ningún valor y eso lo ha determinado la Suprema Corte y nosotros como juzgadores de primer grado tenemos la obligación de darle cumplimiento a esas determinaciones de jueces y magistrados federales”, afirmó.

Ordorica afirmó que él nunca emitió ninguna sentencia condenatoria a los tres presuntos secuestradores, quienes desde el 2016 ya tenían auto de formal prisión y en el 2019, cuando él se hizo cargo del Juzgado, fue cuando la justicia federal les concedió el amparo a dos de ellos.

“Lo que hubo fue una mala integración de la averiguación previa por parte del Ministerio Público”, aseveró el juez.

Dijo que está de acuerdo que los magistrados del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) revisen los expedientes del caso para que se den cuenta que todo está en orden.