Militante de Morena agrede a reportero; lo acusa de ser infiltrado del PRI

Ocurrió cuando el colaborador del portal Pulso Informativo documentaba la toma de las oficinas de Morena, que cumplió ocho días. Sus compañeros de gremio protestaron para exigir respeto a sus funciones periodísticas


 

Texto y fotografía: Beatriz García

20 de abril del 2021

Chilpancingo

 

Reporteros de Chilpancingo protestaron en las oficinas del Comité Ejecutivo Estatal (CEE) de Morena y en las instalaciones de la Fiscalía Especializada para la Atención de los Delitos Electorales (Fepade), luego de que el militante del partido, Rodrigo Ariel Cortés Vivar, agrediera y acusara de infiltrado del PRI al reportero Juan Blanco, quien documentaba la toma de las oficinas estatales de Morena.

 

A mediodía, reporteros de Chilpancingo se reunieron en las instalaciones de la dirigencia estatal del partido para protestar en la entrada de las oficinas. Llevaron pancartas para denunciar su inconformidad por la agresión contra su compañero.

 

En las pancartas se leía: “Si tocan a uno tocan a todos”, “¡Somos reporteros no infiltrados!”, “Respeto a la labor periodística”, “Respeto a la Prensa”.

 

Los reporteros también lanzaron consignas como: “¡Morena represor con el informador!”.

 

Juan Blanco, reportero de Pulso Informativo, acudió horas antes a las instalaciones del partido, para documentar la toma del lugar que mantienen desde hace ocho días militantes del propio Morena en desacuerdo con la selección de candidaturas, entre ellas la de la alcaldía de Chilpancingo que fue asignada a la diputada con licencia Norma Otilia Hernández.

 

Ahí lo agredió Cortés Vivar, quien fue precandidato a diputado local por el Distrito 02 de Chilpancingo. El reportero pudo grabar en video el momento en que éste se identificaba como enlace de quien hace funciones de dirigente estatal del partido, Marcial Rodríguez Saldaña. También cuando señala al reportero como infiltrado del PRI, aun cuando Blanco mostró la credencial para el medio de comunicación que labora.

 

Se le escucha decir: “Este cabroncito (refiriéndose al reportero) viene de infiltrado, compañero, viene de infiltrado. Tú vienes de infiltrado, acredítate, tu credencial de reportero y de qué medio vienes. Estás irrumpiendo las oficinas del partido, nada tienes que hacer aquí”.

 

Siguió: “Dame tu permiso por escrito, quién te permitió entrar aquí, compañerito. No seas marica amigo, eres mariquita sin calzones”. Además le dijo que se enfrentaría a “una bronca legal” por estar en las oficinas.

 

Desde hace ocho días, las oficinas están tomadas por militantes del partido y los reporteros le han dando cobertura. Esta mañana Juan Blanco acudió para darle seguimiento al tema.

 

En el video se observa como Cortés Vivar también se confronta con militantes de Morena y quienes desaprueban su actitud con el reportero; le piden que no amenace. Éste que se identificó como cercano a quien hace las funciones de dirigente estatal de Morena le grita a una militante, y ella le dice que está ejerciendo violencia de género y le exige respeto.

 

 

La protesta

Ante la agresión al reportero, sus compañeros de gremio acudieron a las instalaciones del CEE para protestar y exigir respeto a la labor periodística.

 

Los reporteros escribieron consignas en la fachada de la entrada del partido reclamando respeto. Cortés Vivar estaba en las oficinas y se asomó por el cristal de la puerta; mantuvo su actitud de prepotencia: le gritó al reportero que colaborara con una televisora: “¡Televisa vete a la mierda!”.

 

Posteriormente, los reporteros acudieron a las instalaciones de la Fepade, donde Marcial Rodríguez interponía una denuncia contra el candidato del PRI-PRD, Mario Moreno Arcos, por la entrega de despensas a los afectados por los incendios en Llanos de Tepoxtepec, Chilpancingo.

 

Rodríguez Saldaña dijo que no conocía a Cortés Vivar, pero en la página de Facebook del militante identificado como agresor hay unas fotografías donde aparece con él.

 

El dirigente estatal desaprobó la actitud de violencia y pidió respeto a los reporteros, pero comentó que él estaba en la Fepade por otro asunto, que si los reporteros querían protestar lo hicieran en otro lado, como si esa decisión dependiera de él.

 

Después soltó que quién les había avisado a los reporteros que estaría en la Fepade, que le parecía “muy raro”. Al parecer, al dirigente se le olvidó cuál es el trabajo de los reporteros. El grupo de comunicadores inconformes lo encaró y le exigió que aclarara las intenciones de su comentario, que si también los señalaba de infiltrados. Rodríguez Saldaña ya no respondió.

 

 

mascar