Mario Moreno, el candidato del PRI, una imposición de Astudillo

Aguirre también hizo su parte en el PRD y la alianza entre ambos partidos parece ya estar deliberada


 

Texto: Amapola Periodismo

Fotografía: Santiago Torres

10 de enero del 2020

Chilpancingo 

 

Como en los viejos tiempos, en el PRI se impuso candidato a gobernador. Mario Moreno Arcos, un viejo político que desde hace dos décadas ha ostentado cargos públicos y de representación popular, tiempo en el que lo han señalado desde tener relación con grupos criminales hasta cometer actos de corrupción.

 

En enero del 2014, en la comunidad Ocotito se desarrollaba una asamblea en la que la ciudadanía aprobaba que un grupo armado que se asumió como Policía Comunitaria se encargara de las tareas de seguridad en la zona.

 

Moreno Arcos, entonces alcalde de Chilpancingo, presenciaba esa asamblea ciudadana, y entre el contingente sobresalía el entonces dirigente de la Cámara Nacional de Comercio (Canaco), Pioquinto Damián Huato.

 

El controvertido empresario no perdió la oportunidad para tomar la palabra y en ese momento acusó a Moreno Arcos de tener vínculos con delincuentes a quienes se les hacía responsable de la violencia de ese tiempo en Chilpancingo.

 

Moreno Arcos endureció el rostro y después tomó la palabra rechazando las acusaciones.

 

Ese mismo día por la noche, Damián Huato, su hijo y su nuera fueron atacados a tiros por un grupo armado cuando entraban a Chilpancingo a bordo de una camioneta procedentes de El Ocotito. La nuera del empresario falleció en ese atentado.

 

El empresario acusó ante la Procuraduría General de la República (PGR) a Moreno Arcos por ese ataque.

 

A siete años de esos hechos, la dirigencia nacional del PRI designó a Moreno Arcos como candidato del PRI a gobernador.

 

El gobernador Héctor Astudillo Flores, quien en esta carrera para la candidatura jugó con dos cartas, Manuel Añorve Baños y Mario Moreno Arcos, avaló que éste último sea el abanderado, de acuerdo con las versiones recabadas en ese partido.

 

En el 2018, Mario Moreno, después de renunciar a la delegación estatal del ISSSTE, fue designado por Astudillo Flores como secretario de Desarrollo Social.

 

 

Desde esta posición Moreno Arcos hizo sus operaciones políticas.

 

Durante éstos últimos siete días la carrera para que uno de los tres aspirantes a la candidatura (Mario Moreno Arcos, Manuel Añorve Baños y Héctor Apreza Patrón) ganara la candidatura fueron cruciales.

 

A principios de esta semana, la dirigencia nacional del PRI llamó a los tres aspirantes a una reunión, a quienes les dio a conocer los resultados de una encuesta. En entrevista, Apreza Patrón confirmó esa versión pero se negó a informar el resultado.

 

Según versiones confidenciales, la encuesta favorecía a Añorve Baños al ser evaluado como el político priista más popular, pero con mayores saldos negativos.

 

La dirigencia del PRI ordenó que se realizara una segunda encuesta, que los tres aspirantes conocieron la noche de este sábado 9 de enero, unas horas antes de que se abriera el registro de precandidatos a la gubernatura en las instalaciones del partido en Chilpancingo.

 

Esta última encuesta la realizó Heras Democtenia, empresa que fundó la fallecida María de las Heras, quien militó en las filas del PRI.

 

La noche de ese sábado, Alejandro Moreno Cárdenas, líder nacional del PRI, citó por separado a cada uno de los aspirantes en un salón de un hotel de Acapulco.

 

Según la versión de Apreza Patrón, el dirigente nacional le informó que se realizaron varias evaluaciones y que se decidió que Mario Moreno Arcos fuera el candidato.

 

“No me dieron a conocer los resultados de la encuesta, pero yo estoy conforme porque yo di mi palabra de que aceptaría la decisión de mi partido, y ahora a trabajar”, comentó.

 

Añorve Baños también tuvo la reunión con Moreno Cárdenas.

 

“Yo vi cuando entró Manuel (a la reunión) pero ya no crucé palabra con él”, agregó Apreza Patrón.

 

El también jefe de la bancada del PRI en el Congreso local dijo que él va a apoyar la candidatura de Moreno Arcos.

 

También cree que eso hará Añorve Baños, quien era impulsado, como lo hicieron antes, por los priistas de viejo cuño a nivel nacional, como el ex gobernador de Sonora, Manlio Fabio Beltrones y la ex líder nacional del PRI, Beatriz Paredes Rangel. Esto es público desde hace varios años.

 

Desde esta mañana se abrió el registro en el PRI de las precandidaturas, y Moreno Arcos acudió a hacer el trámite muy a la usanza de su partido, con un nutrido grupo de gente que pasó por alto la pandemia por la Covid-19, también a sabiendas que él es el elegido.

 

Los pendientes de Mario Moreno

Moreno Arcos, quien en dos ocasiones ha sido alcalde de Chilpancingo (2005-2008 y 2012-2015), según la Auditoría Superior del Estado (ASE), en su última administración no ha comprobado 9 millones de pesos de los recursos públicos que ejerció, y por ello enfrenta un juicio resarcitorio, es decir, debe de regresar ese dinero.

 

En el 2008, cuando todavía era alcalde, una empresa constructora que levantó viviendas para 448 trabajadores afiliados al Fondo de Vivienda del Instituto de Seguridad y Servicios de los Trabajadores del Estado (Fovissste) le otorgó una casa a Moreno Arcos en el fraccionamiento Río Azul, ubicado al sur de esta ciudad.

 

Un dictamen del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), especifica que estas viviendas están una zona de alto riesgo.

 

La vivienda del ex alcalde y ahora abanderado del PRI está registrada bajo el folio 75458, con la escritura en la Dirección General del Registro Público de la Propiedad y del Comercio.

 

La casa tiene una superficie de 201.81 metros cuadrados, es decir, más del doble de tamaño de cualquier otra casa del fraccionamiento, pues, apenas llegan a los 90 metros cuadrados.

 

Los empleados de diferentes dependencias federales, estatales y de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG) adquirieron una de las casas normales del fraccionamiento, no como la de Morenos Arcos, a través de un crédito del Fovissste por 350,000 pesos que pagarán en 30 años.

 

El cambio de uso de suelo y la licencia de construcción que otorgó el ayuntamiento de Chilpancingo a la empresa Constructora y Desarrolladora Unida “Jomar”, encargada de la construcción de ese fraccionamiento, ocurrió en el 2008, cuando Moreno Arcos era alcalde de este municipio.

 

 

El PRD feliz porque el abanderado sea Mario Moreno

 

Probablemente porque saben que su precandidato Evodio Velázquez Aguirre no será el candidato de la alianza electoral con el PRI, varias tribus de este partido ya están trabajando con el equipo de Moreno Arcos.

 

Una de éstas es la corriente Izquierda Progresista Guerrerense (IPG), que dirige el diputado local Alberto Catalán Bastida, fundada por los allegados del ex gobernador Ángel Aguirre Rivero, y con la que tiene juego político en el partido.

 

Fue el propio Aguirre Rivero quien acordó con Astudillo Flores esta alianza con el PRI y es quien mueve los hilos en su actual partido para que apoyen a Moreno Arcos, aun cuando Añorve Baños es su primo. Todos estos detalles se consultaron con varias fuentes en ambos partidos.

 

“Le vemos más puntos favorables a Mario (Moreno) que a Manuel Añorve”, dijo el líder de una corriente política del PRD.

 

El acuerdo entre el PRI y PRD es que una vez que ambos partidos tengan a su precandidato se van a medir en una encuesta, el ganador será el candidato de la alianza electoral.

 

El ex alcalde de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, quien cerró su precampaña este viernes en Chilpancingo, será el que se medirá en esa encuesta con el candidato del PRI, Mario Moreno.

 

 

 

¡Llegaste hasta el final!

En Amapola. Periodismo transgresor queremos reconocer a nuestros lectores/as que leen completos nuestros trabajos, porque implica que estamos ante alguien que prefiere la información rigurosa, completa, la que genera reflexión. Contar contigo da sentido al trabajo de este equipo que tiene un compromiso con la verdad y la calidad.