Incendios forestales dejan sin red de agua a habitantes de la Sierra de Chilpancingo

La situación se complica porque los incendios, aunque con menor intensidad, continúan activos en El Tejocote, El Calvario y Llanos de Tepoxtepec. Hasta ahora se han perdido 2,000 hectáreas de los ejidos, y con ello su fuente de empleo, como el maguey


 

Texto: Beatriz García

Fotografía: José Luis de la Cruz

19 de abril del 2021

Chilpancingo

 

El incendio en la parte alta de Chilpancingo, entre El Tejocote, El Calvario y Llanos de Tepoxtepec, está controlado en un 90 por ciento, calcularon los ejidatarios, quienes creen que una semana más sofocarán el fuego por completo. Por ahora, junto al resto de los pobladores, vigilan la zona para que el fuego no se propague otra vez, informó Alejandro Solano González, poblador de Llanos de Tepoxtepec.

 

El ejidatario también expuso su preocupación de que se queden sin agua, porque el fuego consumió la red de distribución en esa parte de Chilpancingo.

 

Este lunes, el ambiente en la capital es más nítido. La nube gris que cubría la ciudad hace unos días se desvaneció, aunque eso no significa que los incendios forestales se sofocaron en Chilpancingo.

 

Alejandro Solano participa activamente desde hace nueve días en las brigadas preventivas de incendios que después se convirtieron en acciones de sofocación. Junto a otros pobladores realizaron labores preventivas, pero el martes pasado notaron que el fuego se descontroló.

 

Recordó cuando los habitantes de Llanos de Tepoxtepec les llamaron a los habitantes del ejido de El Calvario mediante radios para decirles que el fuego ya invadía su ejido. La alarma se encendió en el pueblo.

 

En entrevista, Alejandro agradeció que desde el martes pasado que difundieron por redes sociales la situación del incendio en la zona llegaran unos 350 brigadistas voluntarios de otras comunidades como La Ciénega, El Fresno, Chacoalcingo, El Tejocote, Petaquillas, y hasta de la ciudad de Chilpancingo, Zumpango (cabecera de Eduardo Neri) y de Mochitlán. El sábado pasado se retiraron los últimos brigadistas que llegaron a auxiliarlos con el incendio.

 

Los habitantes de El Calvario dos veces tomaron la caseta de cobro de Palo Blanco de la Autopista del So para pedir ayuda de fuerza humana y económica; con el recurso compraron insumos y alimentos para los brigadistas voluntarios. Durante la protesta del viernes, policías antimotines del estado los desalojaron.

 

 

Alejandro le tocó combatir el incendio desde Llanos de Tepoxtepec y para él la etapa más difícil la vivió el viernes. Ese día, las llamas quedaron muy cerca de una vivienda y brigadistas casi quedan cercados por las llamadas.

 

Hasta entonces, comentó, llegó una brigada de unos 200 integrantes de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semaren), el Ejército, y Protección Civil y Bomberos.

 

“Nos da pena que ya actúen demasiado tarde, por qué dicen que nosotros somos los culpables, pero si todavía ni es temporada de siembras, de lluvias”, comentó.

 

La versión de los ejidatarios, es que en su visita reciente a la zona del incendio, la presidenta del DIF, Mercedes Calvo, los acusó de provocar el incendio. Al parecer a ese se refiere Alejandro.

 

El ejidatario dijo que si se hubiera actuado de inmediato con el apoyo institucional, sólo unas 50 hectáreas de terreno estuvieran afectadas.

 

Pero reconoció que el agua que llevaron los bomberos ayudó mucho para controlar el fuego. Para los pobladores era imposible llevar agua hasta la zona, porque no tenían cómo hacerlo.

 

El sábado hubo una nueva alerta en Llanos de Tepoxtepec, nuevamente el fuego se expandió, pero los brigadistas lo controlaron.

 

En esa comunidad se perdieron unas 900 hectáreas de terreno, de éstas 400 estaba sembradas de maguey, pues, en la zona se produce mezcal. Pero este incendio, que pasó por otras localidades, como El Calvario y El Tejocote, devastó en total unas 2,000 hectáreas.

 

También se perdieron pinos, oyamel, ayacahuite, árboles de manzanas, aguacates, durazno, y de fauna, los habitantes vieron correr a una manada de venados en medio de las llamas; además había gavilanes y águilas.

 

Cuando el fuego esté sofocado, dijo Alejandro, tendrán más claridad de las afectaciones.

 

De lo que sí tienen más claridad es la pérdida de la red de agua que ellos mismos instalaron. Sólo en Llanos de Tepoxtepec son cinco kilómetros de red hidráulica. La red la calcinó el fuego y no tienen manera de distribuir el agua.

 

Alejandro agradeció a quienes han sido solidarios y pidió lo sigan haciendo, porque el incendio no acaba.

 

Los habitantes necesitan principalmente el suministro de agua por pipas, y alimentos. También necesitan manguera de dos pulgadas para reparar la red con la que distribuyen el agua en la zona alta de Chilpancingo: 1,600 metros para El Calvario, y 5,000 metros para la de Llanos de Tepoxtepec.

 

En el último reporte de Protección Civil estatal, de ayer domingo, indica que hay un registro de 11 incendios forestales activos en todo el estado.

 

De esos incendios tres están en Chilpancingo: uno es el que está entre Llanos de Tepoxtepec- El Calvario, controlado en un 90 por ciento; otro más es el de Mochitlán-Chilpancingo, controlado en un 80 por ciento, y el de San Vicente-Coapango-Xocomanatlán, controlado en un 70 por ciento.

 

 

mascar