El Zoochilpan: de lugar de entretenimiento a cuidado animal y preservación ambiental

El Zoochilpan cuenta con tres de los trecientos lobos grises mexicanos que hay en todo el mundo, un ejemplar en peligro de extinción y alberga a Chucho, uno de los chimpancés más longevos del país


 

Texto: José Miguel Sánchez

Fotografía: José Luis de la Cruz

20 de marzo del 2021

Chilpancingo

 

Dos leones, un tigre de bengala, un puma y dos águilas reales fueron los primeros huéspedes del zoológico Zoochilpan, inaugurado el 22 de enero de 1978 por el entonces gobernador Rubén Figueroa Figueroa.

 

El Zoochilpan fue construido en el espacio que ocupaban los viveros del gobierno estatal sobre una superficie de dos hectáreas.

 

Se ubica en el corazón de Chilpancingo, en la esquina de la calle Moisés Guevara y el paseo Alejandro Cervantes, y a unos pasos de la iglesia del tradicional barrio de Santa Cruz.

 

El espacio se acerca a cumplir 50 años exhibiendo y cuidando animales silvestres y exóticos.

 

“El origen de los zoológicos se remontan a las colecciones de animales que tenían los grandes monarcas de la antigüedad, y ese concepto tardó mucho en cambiar”, comenta Fernando Domínguez Bernáldez, director del área médica del Zoochilpan.

 

En un principio, el Zoochilpan fue concebido como un lugar para el entretenimiento de las personas que lo visitaban y los espacios donde radicaban los animales no eran los adecuados.

 

“Con esa visión de entretener nació el Zoochilpan pero con el tiempo se ha ido cambiando el concepto y ahora somos un lugar de cuidado y conservación ambiental”.

 

Inicialmente, el zoológico dependía del Sistema Estatal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF). Fue en 2007 cuando pasó a la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semaren).

 

Actualmente, el Zoochilpan cuenta con una población de 593 ejemplares de 83 especies diferentes entre mamíferos aves y reptiles.

 

Entre los animales que alberga están tres ejemplares del lobo gris, en peligro de extinción y al chimpancé Chucho, uno de los más longevos del país.

 

 

Una nueva manera de cuidar a los animales

Hoy se está trabajando en la manera de cuidar a los animales, su principal objetivo es la preservación y conservación.

 

“Actualmente nosotros estamos trabajando en nuevas y mejores maneras de cuidar a los animales, a través de un método denominado condicionamiento positivo por recurso operante”.

 

El cual consiste en trabajar con los animales y prepararlos para que sus revisiones médicas se hagan sin necesidad de sedarlos.

 

Es lunes y hay poca gente paseando en el zoológico. Es el turno de trabajar con Nudos, una jirafa macho. El cuerpo médico explica a un grupo de practicantes procedentes de distintas escuelas del país qué hacer para atender a Nudos.

 

El ejercicio que realizarán con la jirafa se llama el reloj. Consiste en rodearlo y darle una zanahoria, con el fin de que poco a poco vaya reconociendo a sus cuidadores.

 

Domínguez Bernáldez trata de aproximarse a Nudos. La jirafa se pone nerviosa y lo evidencia con movimientos en sus patas. No permite que se le acerquen demasiado.

 

–¿Vieron lo que pasó? –pregunta Domínguez Bernáldez a sus practicantes.

 

–Todavía no se deja tocar, tantito me acercó y ya está nervioso, por eso es importarte seguir intentando y realizar este ejercicio tres veces a la semana –responde el mismo director.

 

 

Un lugar de conservación

Actualmente, el Zoochilpan está registrado en la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semaren) como predio o instalación que maneja vida silvestre fuera de su hábitat natural.

 

El Zoochilpan es integrante de la Asociación de Zoológicos, Criaderos y Acuarios de la República Mexicana (Azcarm) y también forma parte de la alianza binacional para la recuperación del lobo mexicano.

 

El Zoochilpan cuenta con tres de los trecientos lobos grises mexicanos que hay en todo el mundo.

 

“Actualmente el lobo gris mexicano está prácticamente extinto, no hay lobos grises en vida libre, hay muchos en cautiverio, en pre liberación y en liberación controlada”, explica Gustavo Vélez, integrante del área médica del zoológico.

 

La alianza binacional para la recuperación del lobo mexicano es un proyecto donde participan 50 instituciones de México y Estados Unidos, y una de ellas es el Zoochilpan.

 

Domínguez Bernáldez pidió recordar a la gente que visita el Zoochilpan que en estos espacios se procura el bienestar de los animales. Cuando hagan sus visitas deben cuidarlos, no aventarles comida ni objetos porque eso les genera estrés.

 

“Cuando un animal entra a un estado estresante preferimos aislarlos o cerrar el área, por eso a veces no ven a ciertos animales en las áreas”, explica.

 

El Zoochilpan es un lugar emblemático de la capital, donde muchas familias han compartido fines de semana de convivencia.

 

Los zoológicos dejaron de ser lugares de entretenimiento. Se convirtieron en una forma de conservación de animales, por lo tanto, cuando visites el Zoochilpan cuida y respeta a los animales.