Diciembre: violencia instalada como fenómeno

Aunque Acapulco fue considerada la tercera ciudad más violenta del país el turismo nacional llenó el puerto. Se registraron 20 asesinatos de mujeres, una de ellas fue asesinada junto a su bebé de ocho meses, otra sobrevivió pero su bebé de seis meses no.


 

Texto: Jacob Morales Antonio

Fotografía: Jose Luis De La Cruz

6 de enero  del 2019

 

En un baile la madrugada del 31 de diciembre fue asesinado a balazos junto a otro hombre, Luciano Moreno López, ex presidente priista de Metlatónoc, en la región Montaña, de 2012 a 2015.

 

Moreno López fue atacado a balazos alrededor de la 1:30 de la madrugada por un sujeto armado en la fiesta de fin de año de la colonia Los Chávez en la cabecera municipal. El ex alcalde estaba al frente de la delegación de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación en su región.

 

Fue sepultado en un cortejo fúnebre de casi 500 habitantes en su natal Cochoapa El Grande, municipio contiguo a Metlatónoc. El ataúd fue llevado de su casa a la iglesia cubierto con la bandera de México y acompañado de ocho coronas de flores blancas, depositadas sobre su tumba en el panteón municipal.

 

Hasta este domingo (5 de Enero) la Fiscalía de Guerrero no había divulgado información de las investigaciones y posibles causas de la ejecución del ex alcalde priista de uno de los municipios más pobres y apartados del estado. 

 

La familia de Luciano Moreno comparte la tragedia con otras 137 en el estado, número de los asesinados en diciembre, entre éstos, fueron atacadas dos mujeres embarazadas: una de ellas murió con un embarazo de ocho meses, otra sobrevivió, pero su bebé de seis meses de embarazo no. 

 

Entre otras causas de homicidio, se observó una expansión de las formas cruentas de matar: tortura, asfixia con torniquete, desmembramientos.

 

Estas formas han sido señaladas por especialistas que analizan la violencia en Guerrero: el fenómeno está instalado, pese a que en cifras haya una disminución de homicidios, en comparación con años anteriores. Las víctimas tienen edades diversas y pertenecen a varios grupos de población: mujeres, adolescentes, niños, ancianos, y miembros de las poblaciones Lésbico, Gay, Bisexual, Transexual (LGBT +) que cerró el año con seis casos.

 

Hasta noviembre del 2019, el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), reportó mil 711 homicidios. En 2018, de acuerdo a The Guerrero Violence Project (Proyecto de Violencia en Guerrero) el estado tuvo una cifra de 2 mil 305 homicidios, similar al 2017.

En 2019, de acuerdo a las estadísticas oficiales, hubo 16 feminicidios. Guerrero se ubica, según la SEGOB, como el quinto estado con la tasa más alta de asesinatos en México. Los primeros lugares los ocupa Colima, que concentró el 78.15; Baja California, 67.29 de los casos; Chihuahua, 53.59; y, Guanajuato, con 40.82 por ciento, de un total de 161 mil 574 víctimas en el país.

 

En su recuento de diciembre, el periódico El Sur reportó 136 homicidios, el mismo número de noviembre.

 

Acapulco fue una de las ciudades con el mayor número de homicidios; 73, seguida de Chilpancingo con nueve; Zihuatanejo, ocho; Eduardo Neri (Zumpango) e Iguala cinco; Cocula cuatro; Atoyac y Taxco tres casos; Huitzuco, Tlapa, Coyuca de Benitez, Coautepec, Pilcaya, y Atlamajalcingo del Monte con dos.

Malinaltepec, Marquelia, Ometepec, Huamuxtitlán, Tepecoacuilco, Ometepec, Tecoanapa, Leonardo Bravo (Chichihualco), y Petatlán registraron un caso.

 

Feminicidio: un fenómeno instalado

Martha fue localiza con múltiples golpes en el cuerpo en una pequeña casa de techo de tejas en la colonia Plan de Ayala, de Chilpancingo.

 

Ella al igual que otras 19 mujeres fueron asesinadas en diciembre, y 191 en todo el año de acuerdo con Marina Reyna Aguilar de la Asociación Guerrerense contra la violencia hacia las mujeres, organización que promovió la Alerta de Violencia de Género (AVG).

 

De las mujeres víctimas en el mes, dos estaban embarazadas. Una joven de 22 años fue hallada muerta en su casa el 11 de diciembre, en el poblado de El Coacoyul, municipio de Zihuatanejo con un disparo en la cabeza; tenía ocho meses de embarazo. El 7 de dicembre, en Acapulco, atacaron a una familia, entre ellos, una joven con seis meses de embarazo. Ella sobrevivió, su hijo no alcanzó a   nacer.

 

La mañana del 14 diciembre, una llamada dio el aviso a las autoridades que en la pequeña caseta, donde apenas cabe una mesa y una silla, estaba el cuerpo de una mujer asesinada.

 

El parte informativo revela que Martha tenía golpes en el rostro y otras partes del cuerpo. La mujer a pesar de tener familia en una colonia de Chilpancingo vivía sola en ese lugar, con muy pocos muebles. Los vecinos decían que era indigente.

 

El cuerpo de la mujer estaba boca arriba, vestía una blusa morada, y otro pantalón del mismo color y su ropa interior estaba a mitad de las piernas. Fuentes de la fiscalía no confirmaron si había sufrido de abuso sexual.

 

La mano izquierda doblada a la espalda, y la otra sobre el pecho, así yacía Martha con la cabeza frente a una pequeña puerta al parecer de un baño. La puerta de metal muestra señales de que la cabeza de Martha fue azotada una y otra vez, y las paredes manchadas indican que forcejeó con su asesino.

 

Su familia la reclamó dos días después en el Servicio Médico Forense para enterrarla. El estudio realizado a su cuerpo reveló que murió por traumatismo craneoencefálico severo.

 

Los datos recopilados durante los 12 meses del año por Reyna Aguilar indican que los homicidios se registraron en 37 de los 81 municipios del estado. Esto demuestra, dice la activista, que aunque las cifras representen una disminución, el fenómeno está presente cada vez en más municipios.

 

Acapulco, con todo y alerta de género, es la ciudad con mayores homicidios con presunción de feminicido con 73 casos en diciembre, Chilpancingo, con 24, Chilapa con 16, Zihuatanejo con nueve casos, Iguala con ocho casos, Taxco siete casos (sin alerta de género), Ometepec con cinco, Eduardo Neri (Sin alerta), y Tlapa, cuatro casos en cada municipio.

 

También fueron localizados un cuerpo y los restos de dos mujeres en fosas clandestinas en las cercanías de Iguala que no fueron informados en los diarios, y que reveló una fuente de la Fiscalía, lo que indica que la cifra de mujeres podría ser mayor a las documentadas.

 

Otro caso que tampoco fue público es el de María Victoria, asesinada el 15 de diciembre en la comunidad de Huitzapula Sur, municipio de Atlixtac, presuntamente por su marido. Era originaria de Chilpancingo.

 

Acapulco, la violenta

El secretario de Seguridad y Protección Ciudadana, Alfonso Durazo informó el 17 diciembre que Acapulco era la tercera ciudad más violenta del país conforme a los registros de homicidios en los primero 11 meses del año.

 

Acapulco, junto a las ciudades de Tijuana, Baja California, y Ciudad Juárez, Chihuahua concentraron el 13 por ciento de los asesinatos de todo el país. En primer lugar Ciudad Juárez con mil 856 asesinatos, seguida de Chihuahua con mil 195 homicidios, y Acapulco, con 542 homicidios.

 

El viernes 20 de diciembre, el día que para muchos iniciaban las vacaciones, los restos de una mujer fueron dejados en tres puntos del fraccionamiento Magallanes.

 

Uno de los primeros homicidios ocurridos fue el de un bombero, el 2 de diciembre. Su cuerpo quedó en la banqueta. El miércoles por la noche, el hombre convivía en un bar ubicado en la calle López de Legaspi del Fraccionamiento Hornos Insurgente, atrás del edificio inteligente, cuando sujetos armados le dispararon de frente. A Ezequiel le dispararon 11 veces con un arma calibre 9 milímetros.

 

Una familia fue atacada a balazos cuando llegaba a su casa, el 7 de diciembre en la colonia Miguel de la Madrid en la zona suburbana, el papá murió en el lugar de los hechos, la mamá y su hija embarazada sobrevivieron, el bebé no.

 

Uno de los días con más homicidios en el puerto fue el 11 de diciembre con cinco hombres acribillados, en el centro de Acapulco; barrio de Las Crucitas y la Central de Abasto, así como en la colonia La Cima, y el poblado de Los Órganos. El 22 de diciembre un teniente militar retirado fue asesinado en el bulevar de Las Naciones, en la zona diamante cuando conducía su camioneta.

 

Antes de cerrar el año, el 31 de diciembre, un hombre fue asesinado a puñaladas en la colonia El Roble. El cadáver del hombre de unos 40 años estaba boca abajo, vestía una playera blanca, una bermuda gris, y calzado café.

 

Estos homicidios no inhibieron la llegada de turistas nacionales al puerto. El turismo internacional, de acuerdo a las propias estadísticas del gobierno de Guerrero, tiene casi una década que disminuyó.

El 25 de diciembre un día después de navidad la ocupación hotelera fue del 74.2 por ciento, y el 31 de diciembre las autoridades reportaron una ocupación del 91.8 por ciento, de acuerdo con un muestreo en 58 hoteles que realiza la Secretaría de Turismo de Guerrero.