Con tercera ola se encarecen recargas y renta de oxígeno medicinal para enfermos Covid-19

Texto: Jesús Guerrero

Fotografía: Oscar Guerrero

6 de agosto del 2021

Chilpancingo

 

Chilpancingo que ya ocupa el primer lugar en Guerrero en esta tercera ola de contagios por Covid-19, hay una creciente demanda de oxígeno medicinal en los establecimientos comerciales. Una recarga de oxígeno de un tanque de 1,800 litros cuesta hasta 1,000 pesos, cuando a principio de este año, una recarga similar oscilaba entre los 600 pesos.

 

En el centro de esta capital hay dos proveedores de oxígeno medicinal, uno ubicado en la avenida Benito Juárez y otro en la Juan Álvarez.

 

–¿Oiga en cuánto le llenan el tanque de oxígeno medicinal?, –se le preguntó a un señor mientras saca de la cajuela de su automóvil dos cilindros, uno mediano y otro grande.

 

–No sé cuánto vale, es la primera vez que vengo a llenarlos, mis familiares apenas lo están necesitando.

 

Con dificultad, este hombre rueda sobre el pavimento los dos cilindros hacia la entrada del establecimiento de la avenida Álvarez.

 

Fuera del negocio de este proveedor hay tres personas que están en la espera de que llegue el camión con tanques de oxígeno medicinal.

 

Una señora está sentada en una banqueta. Se le nota cansada. Las personas en espera de que llegue el camión llevaban ahí desde la mañana, esperando. Cuando se les vio en el lugar era alrededor de la una de la tarde.

 

El secretario de salud municipal, Abraham Jiménez Montiel, quien realizaba labores de supervisión en estos establecimientos, reveló que cuando un enfermo de coronavirus tiene menos de 90 por ciento de oxigenación es necesario que se le auxilie con un aparato para que normalice su saturación.

 

“Si la oxigenación del paciente baja más de un 85 por ciento es necesaria su hospitalización para que sea atendido por personal médico y se le brinde oxigenación”, comentó el funcionario.

 

Reconoció que en esta tercera ola de coronavirus en Guerrero, Chilpancingo se ha convertido el nuevo epicentro de casos activos.

 

“De los más de 4,000 activos, Chilpancingo va en primer lugar, después de Acapulco”, puntualizó.

 

Montiel Jiménez dijo que solamente en las últimas 24 horas, Chilpancingo registró 200 casos de Covid-19 y desde que empezó la pandemia tiene un acumulado de más de 500 personas fallecidas. “En esta ola (de Covid-19) en Chilpancingo hay muchos jóvenes y niños infectados”, alertó.

 

El funcionario dijo que aun cuando el lunes se regresa al color rojo en el semáforo epidemiológico, el ayuntamiento de Chilpancingo no tiene contemplado cerrar los bares, cantinas, antros, restaurantes y cafeterías.

 

“Lo que vamos hacer es evitar que haya fiestas en los centros sociales, y en los bares y restaurantes reducir el número de personas y con medidas sanitarias muy estrictas”, comentó.

 

Sobre los elevados precios de la renta y carga de oxígeno medicinal por parte de los establecimientos de esta ciudad, Jiménez Montiel dijo que el ayuntamiento no puede hacer nada para frenar esos abusos.“Es la Procuraduría Federal del Consumidor la que tiene que revisar todo eso”, agregó.

 

La importancia del oxígeno en la recuperación de María

Narciso Salgado no puede ocultar su emoción al saber que su hija María ya no requirió el oxígeno medicinal para restablecer su saturación pulmonar.

 

“Ya está bien, dice el doctor que el lunes (9 de agosto) la va a revisar, le harán la prueba (GRP) y si sale negativo de Covid ya me la puedo llevar a mi casa para que atienda”, dijo con cierta alegría.

 

Hace 10 días Narciso vivió horas de miedo e incertidumbre cuando a él y a su yerno les dijo el médico que María requería oxigenación para saturar su pulmón. Tenía 85 de oxigenación cuando lo menos que debía manejar es 92.

 

Ese día, narró, su yerno consiguió un tanque lleno de oxígeno y aislaron a su hija en un cuarto. Esa misma noche, su hija empezó a saturar 90 de oxigenación.

 

“Ya no le colocamos el oxígeno y creemos que fueron los tés calientes de diferentes hierbas la que la sacaron adelante”, comentó.

 

Este viernes 6 de agosto, la saturación de su hija es de 97, según el número que indicó el oxímetro. “La verdad ni conocía la importancia de este aparatito (oxímetro), porque de lo que marcaba establecía la suerte de mi hija, es decir, si la llevábamos o no al hospital”, agregó.

 

mascar