Zianya Eco, cosmética natural que ayuda a disminuir el impacto ambiental

Texto: Itzel Urieta

Fotorafía: Itzel Urieta y especial 

14 de junio del 2021

Chilpancingo

 

Zianya significa eterna es un nombre de origen náhuatl. Alondra Sarias Cueto y Mónica Cueto adoptaron este nombre para su negocio porque querían algo que las identificara, que representara sus raíces como mexicanas y guerrerenses. Eco va más relacionado a una cuestión de marketing, pero también tiene que ver con que sus productos son ecológicos.

 

Zianya Eco es una marca que se dedica a realizar productos de cosmética natural amigables con el medio ambiente y libres de crueldad animal. Alondra y Mónica son sus creadoras, son madre e hija y son chilpancingueñas.

 

Zianya Eco nació como una necesidad personal de generar el menor número de basura posible.

 

“Yo todos los meses tiraba de dos a cuatro botellas de shampoo, entonces dije estoy generando mucha basura y esto va en contra de mi filosofía, tengo que ser una consumidora responsable”, comenta Mónica.

 

Mónica es química de profesión, con ese conocimiento buscó la manera de generar sus productos para consumo propio y familiar, tomó cursos desde hace tres años en los que aprendió a realizar shampoo en formato sólido que ayudarían a disminuir el impacto ambiental.

 

Alondra es estudiante de administración pública en Puebla. En un principio ella tuvo la inciativa de dedicarse a todo lo relacionado con la publicidad de sus productos, con la creación de la página de Facebook e Instagram.

 

“Mi mamá me enseñó las formulaciones del shampoo y aprendí en talleres otras formulaciones de otros productos como el jabón de carbón activado, el desodorante, así que prácticamente yo comencé a involucrarme para ampliar el catálogo de productos”, comenta Alondra.

 

El shampoo sólido es un shampoo en barra que no requiere de ningún empaque, eso le da el plus de no generar basura. Mónica creó ese shampoo para ella posteriormente lo probó Alondra, después parte de su familia.

 

Primero decidieron probarlo en ellas por una cuestión de consumo consciente, y para ver si funcionaba y no generaba algún tipo de reacción, afortunadamente su producto hasta el día de hoy no ha generado ninguna alteración en ellas ni en sus clientes.

 

A pesar de ya tener tres años de preparación y conocimientos en el área de la cosmética natural, fue hasta octubre del 2020, cuando estábamos en un punto crítico de la pandemia por Covid-19, que decidieron comenzar a comercializar sus productos que además, fueron creciendo.

 

Primero lanzaron el shampoo sólido en tres presentaciones; para cabello normal, cabello seco y cabello graso, los que vienen en barras de 80, 50 y 100 gramos, posteriormente se unió a la familia de Zianya Eco una crema de cabello para peinar elaborada a base de aceite de coco.

 

Después tomaron un curso en Tepoztlán donde aprendieron a realizar una pomada para la circulación, tienen también desodorantes hechos a base de piedra de alumbre y aceites esenciales como el romero, la lavanda y Melissa. También tienen un jabón de carbón activado, un desmaquillante sólido.

 

Su más reciente producto, unas toallitas desmaquillantes reutilizables, estas sustituyen a las toallas desmaquillantes que se compran por paquetes y posteriormente se van a la basura.

 

Alondra y Mónica han visto crecer a Zianya Eco en medio de este panorama de pandemia, sus productos les han permitido generar ingresos extra para los gastos familiares.

 

Con el contexto de la pandemia aprovecharon las redes sociales para darse a conocer, han asistido a bazares para promocionar sus productos pero su meta es crecer y consolidarse como una marca que pueda competir con grandes marcas nacionales e internacionales.

 

Sus productos los hacen en su casa, ahí tienen su espacio, su pequeño laboratorio y realizan productos cada quince días con todas las medidas de higiene que se requieren.

 

No les gusta sobre producir para entregar a sus clientes productos de calidad.

 

Zianya Eco es una alternativa a todos los producto de cosmética que conocemos. “A veces no sabemos que es lo que nos estamos poniendo, no sabemos el daño que nos puede causar los ingredientes que utilizan en algunos productos”, comenta Mónica.

 

Para los productos que requieren de un envase como la crema para peinar, los desodorantes y las pomadas, utlizan envases reutilizables que, además puedes rellenar si vuelves a adquirir un producto de Zianya Eco y te hacen un descuento.

 

Mónica y Alondra quieren crecer, quieren que Zianya Eco en un futuro sea una empresa de cosmética natural reconocida, que puedan generar empleos.

 

“Queremos generar empleos para la gente de Chilpancingo y devolverle a nuestra ciudad un poco de los que nos ha dado”.

 

 

mascar