¡Vamos con toro! o ¡Vamos con la Cuarta!

Crónica que explica acerca de la imposibilidad de que ambas cosas sean lo mismo


 

Texto: Marlén Castro

Fotografía: Santiago Torres

6 de enero del 2021

Chilpancingo 

 

Un toro es un rumiante grande domesticado. Eso dice el diccionario.

 

Por eso un toro no puede ser gobernador en ningún lugar. Sea en sentido literal o figurado.

 

Sin embargo, en Guerrero, un toro, en sentido figurado, es el aspirante más fuerte al gobierno del estado.

 

¡Vamos con toro! Es el grito de batalla de las huestes del coordinador estatal de los comités de defensa de la cuarta transformación, o sea, el candidato de Morena al gobierno de Guerrero, Félix Salgado Macedonio.

 

Todavía no es candidato, si lo confirman como tal, lo será hasta después del 1 de marzo. En estos momentos, ese nombramiento se tambalea por una campaña en su contra de supuesto violador sexual, también por la inconformidad de Pablo Amilcar Sandoval Ballesteros, uno de los 18 aspirantes de Morena, con los resultados de la encuesta en la que se definió la candidatura.

 

En los actos que encabezó nadie trajo el tema de la acusación de violación en su contra. Algo tan delicado parece no importarles.

 

Félix Salgado tiene tiempo, de aquí al último día de febrero, para hacer una especie de campaña disfrazada, para demostrarle al comité nacional de Morena, que por simpatía no queda.

 

La tarde de este martes 5 de enero, Félix Salgado se presentó en dos actos partidistas en Chilpancingo, en las colonias Cooperativa y PRD, no como candidato a gobernador, aclaró de inmediato, sino como coordinador estatal de los comités de defensa. Pero los seguidores traían globos rojos que decían ¡Félix gobernador!

 

¿Con quién vamos en Chilpancingo?, –arengó Félix a sus seguidores en la colonia PRD, en el segundo acto político.

 

–¡Vamos con toro!, respondieron.

 

–¿Con quién vamos en Chilpancingo? –vuelve a preguntar

 

– ¡Vamos con la cuarta!

 

–¿Qué significa para ustedes ¡Vamos con toro!? Se le pregunta a un grupo de los seguidores del toro.

 

–No sé, pero suena bien chingón, –responde de inmediato alguien del grupo. El resto ríe extasiado.

 

–¿Y vamos con la cuarta?

 

–Pues que vamos con Morena.

 

–¿Qué significa ¡Vamos con toro!? Se le pregunta a Félix Salgado.

 

–¡Vamos con todo! Responde sin entrar en detalles.

 

La asociación entre Félix Salgado y un toro la construyó él mismo.

 

La primera vez que Félix Salgado disputó el gobierno del estado y, dicen los especialistas que la ganó, en 1993, se instaló en plantón indefinido en el zócalo de la capital guerrerense.

 

El priísta Rubén Figueroa Alcocer, un hombre de temer por su historia familiar y económica obtuvo la constancia de mayoría. Los adversarios no eran simétricos.

 

Félix Salgado se llamó asimismo un toro sin cerca para hacer ver que no le importaban las diferencias de cuna entre él y Figueroa.

 

Sus enemigos lo llamaron el toro sin tuerca.

 

La segunda vez que fue candidato, en 1999, ocasión en la que dicen que también le arrebataron el triunfo. Se instaló de nueva cuenta en plantón en el zócalo y el ahora presidente Andrés Manuel López Obrador, entonces líder nacional del PRD, lo nombró gobernador moral. 

 

 

Primer acto: colonia Cooperativa

Las canchas de baloncesto de la colonia Cooperativa, en la parte oriente de la ciudad, están al tope de gente. Son las cuatro de la tarde. Un carro con sonido aún sigue invitando a los colonos a acudir al lugar al que se presentará el coordinador estatal de los comités de defensa. No dicen a qué se presentará, solamente que ahí estará.

 

El propósito de estas reuniones es que el coordinador tome protesta a los integrantes de los comités de defensa. No tendrían que ser actos masivos, incluso sin contingencia sanitaria por el coronavirus y la amenaza de retornar al semáforo rojo.

 

Sólo se requiere que acudan los representantes de los comités de defensa a que protesten.

 

No hay sana distancia. ¿Quién puede tener sana distancia en un lugar que está por reventar de gente? Como medida preventiva un joven rocía con desinfectante a los asistentes.

 

La gente que acompaña a Félix Salgado baja de automóviles que traen pintados en los parabrisas unos cuernos de rumiante grande y la leyenda ¡Vamos con toro!

 

Los asistentes están a la expectativa de cómo llegará Félix. ¿En la combi destartalada? o ¿en el famoso Tétanos? aunque éste ya quedó varias campañas atrás. ¿En qué va a llegar? Se preguntan.

 

Pero esta vez, Félix Salgado baja de un auto normal y se va igual. Un auto blanco Nissan. Nada de fanfarronerías.

 

La combi destartalada fue puntada de un día. El sábado 2 de enero llegó a la colonia Zapata, del puerto de Acapulco, a bordo de una combi desvencijada. Suficiente para captar la atención de la gente y de los medios de comunicación.

 

Cuando Félix Salgado arriba a las canchas deportivas de la colonia Cooperativa se suelta una porra inusual en otras latitudes.

 

¡Toro! ¡Toro! ¡Toro! ¡Toro! ¡Vamos con toro! Un rumiante no se acomoda a la idea de una transformación.

 

Félix Salgado explica de inmediato que todavía no se le puede llamar candidato, pero que volverá cuando lo sea, después del 1 de marzo, que ahora sería sancionado si estuviera ahí como tal.

 

En las canchas de la Cooperativa están los representantes de los comités de defensa de la cuarta transformación de varias colonias de la parte oriente de la ciudad, a quienes les debe tomar protesta.

 

Lo acompañan el diputado local de Morena, Ricardo Castillo, aspirante a la candidatura de su partido a la presidencia de Chilpancingo. También está presente la ex candidata a la alcaldía capitalina, Silvia Alemán Mundo.

 

En 2018, en plena contienda, Félix Salgado levantó la mano en señal de victoria al adversario de Silvia Alemán, al candidato del PRD Antonio Gaspar Beltrán, quien recibió la constancia de mayoría y se hizo alcalde de la capital guerrerense en medio de rumores de un fraude.

 

Eso fue en 2018. En este comienzo de 2021 Silvia Alemán, quien apoyó las aspiraciones como candidato a gobernador del diputado federal Rubén Cayetano, quizá ya olvidó el agravio.

 

Cuando Félix Salgado saluda a todos y menciona a quienes lo acompañan, alguien le hace saber que también está Silvia Alemán, quien busca de nuevo ser la candidata de Morena a la alcaldía.

 

–¿Silvia? ¿Dónde está Silvia? –pregunta, pues, como en 2018 otra vez no la ve.

 

Silvia Alemán está justo frente a él y levanta la mano para que la ubique. Para resarcir la descortesía de que no está sentada entre quienes lo acompañan al frente, sino como parte del público, como los cientos de asistentes, le echa pétalos de cempasúchil en la cabeza.

 

Otra aspirante a la alcaldía capitalina por parte de Morena es la diputada local Norma Otilia Hernández, quien apoyó a Pablo Amílcar Sandoval. Por lo mismo, no anda aquí placeándose junto a Félix Salgado.

 

 

Segundo acto: Colonia PRD

El acto en la colonia PRD, al poniente de la ciudad, tiene lugar a las seis de la tarde. También es en las canchas deportivas. La gente espera expectante la llegada del coordinador-candidato.

 

¡Toro! ¡Toro! ¡Toro! ¡Vamos con toro! Gritan.

 

Félix llega en medio de aplausos. Repite la operación, no es el candidato, les dice. Será hasta después del 1 de marzo.

 

La comitiva que lo acompaña creció. Los nombra. Ahora sí Silvia Alemán tuvo un asiento al frente. La doctora América Beltrán gestionó su lugar. A esta parte del recorrido llegó la diputada local Erika Valencia, adversaria en el Congreso estatal del grupo de legisladores que apoyaron a Pablo Amílcar Sandoval, y defensora de las aspiraciones de Félix Salgado.

 

Félix abunda un poco en la coyuntura en la que lo nombraron coordinador.

 

–Convoco al resto de los candidatos, fuimos 18, a sumarse al proyecto de la Cuarta Transformación. Firmamos todos cuatro o cinco formatos en los que nos comprometimos a respetar los resultados, –explica a sus seguidores.

 

Pide a todos los aspirantes respetar los resultados de la encuesta, a que no pongan en duda el honor del partido. No dice nombres de quienes no quieren respetar los resultados. Sus seguidores gritan de nuevo ¡Toro! ¡Toro! ¡Toro! como advirtiendo que cierran filas.

 

Félix les pide a todos acomodarse para una foto para el Feis. Se acomodan de inmediato.

 

–Va luego luego para el feis, –les dice.

 

Estas fotos que, efectivamente, circularon rápidamente por Facebook generaron la también rápida explicación de Silvia Alemán de porque andaba ahí con el que le levantó la mano a su adversario hace tres años y a ella la desdibujó como candidata.

 

Acudió junto con Ricardo Castillo “para presentar a Félix Salgado a los responsables de ruta y de sección de los distritos 01 y 02 locales, para que los reconozca como la estructura institucional de Morena y así evitar dispersión”.

 

Porque ella y Castillo son los responsables de coordinar estos trabajos en el Distrito 07 federal, explicó.

 

Para cerrar su presentación en la colonia PRD, Félix Salgado tomó protesta a los representantes de los comités de defensa de 12 colonias de esta parte de la ciudad. Lo hace con brevedad, como si esto no fuera lo importante.

 

–Prometen cumplir y hacer los principios de la Cuarta Transformación.

 

–Sí, prometemos, respondieron automáticamente los nuevos protagonistas de la 4T.

 

Integrantes que se identifican como la agrupación Acciones juveniles para transformar Guerrero piden a Félix Salgado hacer un recorrido por la calle principal de la colonia PRD, la que fundó su ex partido.

 

Ya es de noche. Félix sale a hacer este recorrido y desquicia el tránsito.

 

¡Hay toro! ¡Hay toro! ¡Hay toro!, gritan los jóvenes con las gargantas estropeadas.

 

¡Hay toro! Es evidente.

 

¿Pero habrá cuarta transformación con un toro al frente?